Espacio de Armonía

El imperio de la razón

En esta etapa de nuestra cultura occidental y ya desde comienzos del Renacimiento, la primacía de la razón y la lógica rige nuestra forma de acercarnos al entorno, interpretar lo que sucede en nuestro interior y fuera de él, y organizar las sociedades en lo económico, político y cultural.

 

A un lado han quedado el sentir y la intuición.

 

Solo vale lo que nos viene de la parte lógica del cerebro (hemisferio izquierdo), lo demás hay que rechazarlo, a falta de evidencia científica.

 

Así estamos los seres humanos, en tensión constante entre lo que sentimos y nos han enseñado a pensar. “La cabeza me dicta esto, pero el corazón me pide lo otro”. Y surgen neuras, enfermedades y desarmonía por doquier. Además, en este tren del hemisferio izquierdo todopoderoso (con derecho a explotar el medio para su beneficio) nos llevamos por delante a la naturaleza y a los otros ser vivos que la misma sustenta. ¡Ojo! La madre tierra también es la que hace factible nuestra vida en su seno.

 

Ahora parece que algo se mueve. Ante tal crisis global (desajustes mentales y físicos de las personas, libertinaje de la economía de mercado, cambio climático,…), proliferan voces y actitudes rompedoras de inercias creadas. También en la Geobilogía es recomendable acercarse a los distintos fenómenos de un lugar desde el sentir, sin juzgar y con actitud de apertura. ¿Qué nos transmite ese sitio? He aquí la cuestión.