P. ¿Qué tiene de malo tener bebés? ¿No les gustan los bebés?

Los voluntarios del VHEMT aman a los bebés tanto como cualquier otra persona. "Tener bebés" no es tanto el problema: es tener adultos lo que está causándolo. El impacto ambiental de los pañales desechables es considerable, pero somos adultos por mucho más tiempo del que somos niños.

Las personas que planean tener un bebé suelen olvidar que están creando un ser humano enteramente nuevo que en unos años dejará el hogar como adulto.

La juventud es una etapa maravillosa de la vida, trátese de personas, osos panda o panteras. Es triste imaginar un mundo sin más seres jóvenes. Puede que un bebé cóndor no sea tan bonito como un bebé humano, pero debemos estar preparados para renunciar a unos si queremos que los otros sobrevivan.

El bienestar social de los niños mejorará a medida que haya menos que cuidar. Considerando el mundo que estamos creando para las generaciones futuras, hoy la procreación es como alquilar habitaciones en un edificio en llamas... para nuestros hijos, nada menos.

Al abstenerse de procrear, los voluntarios están demostrando un profundo amor por toda forma de vida.


P. ¿No es la gente equivocada la que está procreando hoy en día?

Algunos dicen, "Es la gente equivocada la que se está reproduciendo estos días". ¿Cuántas veces has oído decir eso? Podemos estar seguros de que no están hablando de sí mismos: son aquéllos los equivocados. Son "esos degenerados ignorantes y bobalicones que no deberían reproducirse. Los que son demasiado pobres para criar niños, o tan desequilibrados que ni siquiera les gustan los niños y podrían maltratarlos". Claramente, esta lógica sigue así: "los malos especímenes genéticos nunca deberían transmitir sus defectos".

En estas opiniones es implícita la actitud de que ciertas personas son las adecuadas para transmitir sus genes. Las personas inteligentes, acomodadas, responsables, con conciencia social y genes superiores deberían reproducirse. Después de todo, alguien va a hacerlo, ¿no?

Puede ser así, pero, incluso si la inteligencia pudiera medirse o heredarse, no hay evidencia de que a los inteligentes les huela mejor el trasero que a los idiotas. Además, como los ricos pueden dar mejores cuidados materiales a los que dependen de ellos que los pobres, también son quienes más daño pueden hacerle al ambiente con su excesivo consumo.

Algunos dicen que su sistema de creencias religiosas o políticas necesita más miembros para poder hacer del mundo un lugar mejor, pero no hay garantía de que la progenie siga las tradiciones de los padres. De hecho, la norma en las sociedades modernas parece ser exactamente lo opuesto. Además, si las únicas personas que van a aceptar un sistema de creencias son las que han nacido dentro de él, debe de haber algunas fallas serias en ese sistema.

Otros sostienen que su raza o grupo étnico es una minoría, o lo será pronto si no siguen reproduciéndose. La preservación del apellido se ha dado por sentado durante largo tiempo como justificación para procrear, y cuando una pareja dice: "queremos un hijo propio", lo que quiere decir es: "uno que lleve nuestros genes". La idea que hay tras esta mentalidad de linaje es profunda y fuerte: más de "Nosotros" y menos de "Ellos". ¿Te huele a racismo? Cuando las parejas tratan de concebir un bebé de un sexo específico, se asoma también el sexismo. Y crear réplicas de Nosotros mientras decenas de miles de los hijos de Otros mueren diariamente por falta de cuidados va más allá del elitismo.

De todas maneras, el simple hecho de aumentar el número de personas que comparten una filosofía o herencia genética no siempre mejora su posición social. Las "guerras de procreación" entre grupos rivales han desplazado el poder político en algunos gobiernos regidos por mayorías, pero los miembros de esos grupos no se hallan mejor por el mero hecho de estar en un electorado mayor. La procreación para perpetuar el poder es un vestigio de aquella antigua tradición de matanza masiva que llamamos genocidio. La motivación sigue siendo la misma.

En realidad, como saben los voluntarios del VHEMT, es la especie equivocada la que se está reproduciendo. Sin importar nuestras diferencias superficiales, todos somos Homo Sapiens. Mientras la extinción de especies continúe a este ritmo desenfrenado, la creación intencional de uno más de nosotros no es justificable.


P. Soy muy inteligente. ¿No debería transmitir mis genes?

Bueno, ¿podrías pasar una prueba de inteligencia mínima si esto fuera un requisito para obtener una "licencia para procrear"?

Para averiguarlo, simplemente contesta esta pregunta:

Dados los 40.000 niños que mueren de desnutrición cada día y, considerando el número de especies que está extinguiéndose como resultado de nuestra excesiva reproducción, piensas que crear una réplica de ti mismo/a sea una buena idea?

No

Gracias por jugar.


P. ¿Qué hay del instinto humano de procrear?

Los humanos, como todas las criaturas, tienen impulsos que conducen a la reproducción. Nuestro impulso biológico es tener sexo, no engendrar bebés. Nuestro "instinto de procrear" es equivalente al instinto de una ardilla de plantar árboles: su necesidad es almacenar comida; los árboles son una consecuencia natural. Si el sexo es un impulso de procrear, entonces el hambre es un impulso de defecar.

Los deseos inducidos culturalmente pueden ser tan fuertes que parecen ser biológicos, pero no hay mecanismo evolutivo para que exista un instinto de procrear. ¿Por qué dejamos de reproducirnos cuando hemos engendrado todos los hijos que queremos? Si el instinto es reproducirse, ¿cómo pueden vencerlo tantas personas? Hay demasiados que jamás han sentido esa necesidad: las mutaciones no ocurren en un porcentaje tan elevado de la población.

Viendo hacia nuestras raíces evolutivas, imagina al Homo erectus sintiendo el impulso de crear un nuevo ser humano. A continuación tiene que comprender que se necesita una mujer cavernícola, que el asunto involucra relaciones sexuales y habrá que esperar nueve meses.

Considerando la frecuencia con que nuestra especie siente el impulso sexual, es probable que la sexualidad humana cumpla principalmente una función más social que reproductiva. Los bebés humanos son vulnerables por tanto tiempo que en tiempos prehistóricos su supervivencia pudo haber dependido de un fuerte vínculo entre los padres. Los bonobos, quizás nuestro pariente biológico más cercano, practican el sexo por razones sociales mucho más que por razones reproductivas.


P. ¿No existen buenas razones para la procreación humana?

"Si se trajeran niños al mundo sólo por un acto de razón pura, ¿seguiría existiendo la raza humana? ¿Preferiría un hombre tener tanta simpatía con la generación venidera como para ahorrarle la carga de existir? ¿O al menos para no ser él quien le imponga esa carga a sangre fría?

Arthur Schopenhauer (1788-1860)
en "Sufrimientos del Mundo" (1851)

Como el filósofo griego Diógenes, que buscaba el día entero a una persona honesta con una linterna encendida, la búsqueda de un motivo racional y ético para crear hoy un nuevo ser humano sigue sin éxito. Pregunta a cualquiera por qué planea engendrar una réplica de sí mismo, y lo más probable es que ofrezca una de las razones enumeradas en la tabla de aquí abajo. Sus verdaderas razones se encuentran en la columna del medio, y las alternativas a la procreación por estas mismas razones en la columna de la derecha.

¿Por qué procrear?
Razones dadas
Verdaderas razones
Alternativas sugeridas

No puedo evitarlo, es una necesidad biológica.

No ha analizado sus motivaciones.

Existen instituciones con las puertas abiertas para los que no pueden controlar sus impulsos biológicos.

Quiero darles nietos a mis padres.

Todavía busca aprobación paterna.

Vive tu propia vida y anima a tus padres a que hagan lo mismo.

Simplemente adoro a los niños.

No tiene contacto con su niño interior y con los niños ya existentes.

Adopta, cuida hijastros. Trabaja con niños o sé profesor.

Tengo genes humanos superiores.

No reconoce una contradicción. Megalomanía.

Haz grandes cosas con tus genes, en vez de esperar que la próxima camada lo haga.

Necesito ayuda en la granja o en el negocio familiar.

Demasiado tacaño para contratar ayudantes. Las leyes sobre trabajo infantil no son convenientes.

La mecanización da más dividendos sobre las inversiones.

Quiero tener a alguien que me cuide en la vejez.

Miedo a envejecer. Personalidad explotadora.

Ahorra y prepárate para tu jubilación. Sé amable con las personas y te visitarán en el asilo de ancianos.

El embarazo y el parto son experiencias de la vida.

Opciones de vida limitadas por el adoctrinamiento social.

Alquila un simulador de embarazos. Elige tener otras experiencias de vida.

Una buena familia es esencial para avanzar en la carrera y tener una buena posición en la comunidad.

Inseguridad social. Quiere hijos como trofeos para mejorar su posición social.

Alquila niños en una agencia de talentos, para ocasiones especiales. Haz que te instalen una cerca de estacas blancas.

Queremos crear una vida que encarne nuestro amor mutuo.

Ego por dos menos imaginación es igual a tres.

Haz jardinería. Adopta un arroyo, sendero o carretera. Rescata animales. Protege y restaura ecosistemas para encarnar el amor.

Quiero que mis hijos (que no existen aún) tengan todo lo que yo nunca tuve.

Fantasías y deseos infantiles insatisfechos.

Enfrenta tus remordimientos y saca el mejor provecho de tu vida. Ayuda a los niños que ya existen.

Para perpetuar el apellido.

Trata de complacer a papá. Embaucado por la superstición del linaje.

Crea algo que dure y dale tu apellido. Sé donante, para que otros lleven tu sangre.

Quiero ver un pequeño yo.

Obsesión consigo mismo/a. Falta de gratificación del ego.

Ordena un muñeco de tamaño real hecho a la medida. Busca satisfacción en tu propia vida.

Dios lo manda.

Obediencia ciega a los buhoneros dogmáticos que buscan aumentar sus rebaños.

Busca la verdadera naturaleza de Dios como tú la percibas.

Mi esposo/a quiere un bebé.

Cede por miedo a perder a la pareja.

Comunica tus verdaderos deseos. Tu cónyuge puede creer que eres tú quien quiere procrear. Alquila un bebé de juguete.

Quiero un hijo con nuestra sangre.

Extensión del ego. Identidad racial.

Reconoce el valor de la gente con otras conformaciones genéticas.

Es un asunto espiritual para mí.

Las otras razones fueron demasiado fáciles de refutar.

Encuentra experiencias verdaderamente espirituales.

Siempre quise tener niños, es lo que la gente hace.

No cuestiona el condicionamiento cultural.

Considera alternativas. Cuestiona tus expectativas. Adopta.

Quiero consolidar nuestra relación.

Miedo a un matrimonio fracasado.

Dialoguen para fortalecer la relación. Asistan a retiros para parejas.

Amo a los bebés.

Una visión miope de la realidad.

Los bebés pronto se vuelven niños, y luego adultos. Hay empleo disponible cuidando bebés.

Ser madre es la vocación más noble para una mujer.

Se dejó convencer de que el conformismo es una elección libre y noble.

La maternidad (y paternidad) pueden lograrse sin procrear. Muchos niños necesitan un buen hogar.

Mi hijo/a podría encontrar una manera de salvar al mundo.

Complejo de "Madre de Dios". (También se aplica a los hombres).

Si quieres que algo se haga bien, hazlo tú mismo/a.

Nos gustaría un niño/niña esta vez.

Extensión del ego. Inseguridad en la identificación sexual. Insatisfacción con los hijos existentes.

Aprecia a los hijos que tienes: podrían tener resentimientos hacia los hermanos del sexo preferido.

Simplemente quiero hacerlo.

Simplemente quiere hacerlo.

Optar por la procreación excluye la mayoría de las otras cosas que simplemente querrás hacer.

Quiero a alguien que me ame y no me deje.

Miedo al rechazo. Problemas de pareja no resueltos.

Da amor para recibir amor. Acepta los cambios y las pérdidas.

Nuestra economía necesita trabajadores jóvenes para reemplazar a los que se jubilan.

Está dispuesto a sacrificar sus hijos a los dioses de la economía nacional.

La automatización reduce la necesidad de esclavos asalariados. Considera que los no nacidos tienen derecho a permanecer así.

El mundo necesita más de nosotros o nos excederán en número.

Elitismo. Xenofobia. La eugenesia es más fácil de disimular que el genocidio.

Convierte a otros a tu punto de vista y así habrá más de los tuyos y menos de "ellos".

Lo hagamos o no, el planeta ya está condenado.

Natalismo nihilista.

Pregúntate si es ético sentenciar a un inocente a vivir (y morir) en medio de un colapso ecológico.

Me gustaría alcanzar una sensación de inmortalidad.

Miedo a la muerte y a la inexistencia.

Acepta tu mortalidad. Disemina ideas, no genes. Los herederos de Sócrates no se ven mucho, pero sus ideas permanecen.

Mi reloj biológico se ha detenido.

El deseo sexual femenino, que normalmente aumenta a los 30 ó 40, es difícil de aceptar en las sociedades puritanas.

Desarma esa bomba de tiempo culturalmente implantada. Está bien hacer el amor sin procrear.

No sé.

Nunca se lo pensó. Conformidad sin cuestionamientos.

Piensa antes de procrear: puede que no lo hagas.

Después, cuando sea tarde, podría lamentar no haber tenido esa experiencia.

Miedo de futuros pesares y de que la vida se pase demasiado rápido.

No podemos tener todas las experiencias. Es mucho mejor lamentar no haber procreado que lamentar haberlo hecho.

No quiero negarles a mis hijos (que aún no existen) la alegría de existir.

Ignora la alegría de los niños ya existentes.

Promueve la existencia de la alegría, en vez de imaginarte la alegría en el mero hecho de existir.

Tradicionalmente, la procreación ha sido una fuente personal de poder para la mujer.

Se siente débil. Desea el poder y el respeto que la sociedad parece darles a las madres y negarles a las demás.

Las madres reciben más adulación que respeto. Asumir todo el trabajo que exige una familia no es fuente de poder. Busca fuentes de poder en ti misma.


Aunque en su mayoría los embarazos no son intencionales, probablemente la causa número uno de los que sí lo son es el deseo de cumplir con lo que la sociedad considera normal. Muchas de las personas que siguen reproduciéndose nunca han considerado hacer otra cosa.

La propaganda natalista sigue siendo perjudicialmente descontrolada y descontroladamente perjudicial.


P. Siempre quise tener mi propio bebé. ¿Qué más hay en la vida?

Para muchos de nosotros no es suficiente decir: "simplemente no lo hagas". La mayoría de los que aún no son padres necesitan alternativas para satisfacer las necesidades que la procreación parece cumplir.

Tanto hombres como mujeres pueden sentir la necesidad de criar hijos, y la crianza de los otros "hijos" de la Tierra puede ser una alternativa viable. La rehabilitación y protección de especies, la preservación de hábitats, la reforestación, la "adopción" de un arroyo y la jardinería ofrecen posibilidades.

Para los que prefieren no usar la naturaleza para reemplazar a los humanos, hay muchos niños que necesitan padres. Adoptar, criar hijastros o "tomar prestados"' los hijos de parientes o amigos podría llenar ese hueco. Además, el cuidado de bebés y la educación pueden dar amplias oportunidades para compartir y cuidar.

Los niños no son los únicos que necesitan cuidados. Los humanos, como otros animales domésticos, siempre necesitamos que nos cuiden en algún momento de la vida. Ayudar a los viejos, discapacitados, enfermos u otras personas con dificultades también podría satisfacer las necesidades altruistas.

Las mascotas tienen menos impacto ambiental que los humanos, y muchas personas sin hijos encuentran satisfacción emocional en la adopción de un perro o gato.

El primer paso hacia una alternativa a la procreación es reflexionar sobre la mentalidad pronatalista del pasado. Desde pequeños se nos dice que algún día tendremos hijos propios. Se nos pregunta: "¿cuántos?, ¿cuándo?". Cuando nuestra respuesta es: "nunca más", las alternativas empiezan a cobrar significado.


P. ¿Debemos dejar de tener sexo?

El sexo es la forma como comienza la mayoría de los bebés, pero, ¿es el coito realmente la causa principal de la reproducción humana? Consideremos las estadísticas:

La Organización Mundial de la Salud calcula que 100 millones de parejas tienen relaciones sexuales en un día promedio, lo cual es sólo el 3,3 % de los seis mil millones de humanos del mundo. Este porcentaje tan lamentablemente bajo de relaciones sexuales resulta en alrededor de 910.000 embarazos, en parte gracias a los anticonceptivos y la esterilidad. Por una variedad de razones, el 55 % de estos embriones no pasa de la etapa fetal hasta llegar al nacimiento. Según un cálculo de la oficina estadounidense del censo, 359.000 lo logran diariamente.

Así, menos del 0,4 % de los retozos heterosexuales de cada día resulta en la creación de seres humanos nuevos; una correlación estadística demasiado insignificante como para probar causalidad. De hecho, al redondear obtenemos cero.

Pruébalo tú mismo/a. Calcula cuántas veces has tenido sexo en el curso de tu vida. Ahora calcula cuántas veces estabas intentando hacer un bebé. Divide el número pequeño entre el grande para obtener el porcentaje de veces que el sexo y la procreación te han motivado simultáneamente.

Quizás si hubiera más oportunidades para la gratificación sexual, no le urgiría a tanta gente llenar un vacío constante con una persona nueva que depende de nuestros cuidados.

(Nota: Esto muestra cómo pueden manipularse las estadísticas. Si vemos la ecuación desde el otro lado, más del 99% de nosotros surgió del sexo.)


P. ¿El VHEMT apoya el aborto?

Sólo cuando hay un embarazo.

Ya en serio, el embarazo debería evitarse siempre que fuera posible. Los embarazos no deseados son la causa de casi todos los abortos, y el VHEMT ciertamente no apoya los embarazos no deseados.

El Movimiento ni siquiera apoya los embarazos deseados. Desafortunadamente, las concepciones accidentales aún ocurren, así que una red de seguridad disponible y segura es esencial para el bienestar de las muchachas y las mujeres. La criminalización del aborto nunca ha impedido que éste se lleve a cabo; sólo lo ha vuelto más inseguro: los abortos ilegales causan de 78.000 a 80.000 muertes cada año.

El aborto es inconcebible sin la concepción.

La cuestión del derecho de la mujer a un aborto legal y seguro está por fuera del campo de acción del VHEMT. Sin embargo, éste es el Movimiento por la Extinción Humana Voluntaria, y los partos obligados no lo son. Dentro del Movimiento existe una amplia gama de opiniones sobre este tema.