LA SANTA BIBLIA

Versión Reina-Valera 1865

Romanos / Romans,  1 Corintios / 1 Corinthians,  2 Corintios



Romans 1:1
PABLO, siervo de Jesu Cristo, llamado a ser apóstol, apartado para el evangelio de Dios,

Romans 1:2
Que él había ántes prometido, por sus profetas en las Santas Escrituras,

Romans 1:3
De su Hijo Jesu Cristo, Señor nuestro, (el cual fué hecho de la simiente de David según la carne,

Romans 1:4
Y fué declarado ser el Hijo de Dios con poder, según el Espíritu de santidad, por la resurrección de los muertos;)

Romans 1:5
Por el cual recibimos la gracia y el apostolado, para hacer que se obedezca a la fé en todas las naciones, en su nombre:

Romans 1:6
(Entre las cuales sois también vosotros los llamados de Jesu Cristo:)

Romans 1:7
A todos los que estáis en Roma, amados de Dios, llamados a ser santos: Gracia a vosotros y paz de Dios nuestro Padre, y del Señor Jesu Cristo.

Romans 1:8
Primeramente, doy gracias a mi Dios por Jesu Cristo acerca de todos vosotros, de que se habla de vuestra fé por todo el mundo.

Romans 1:9
Porque testigo me es Dios, al cual sirvo en mi espíritu en el evangelio de su Hijo, que sin cesar me acuerdo de vosotros siempre en mis oraciones;

Romans 1:10
Rogando, si de algún modo ahora al fin haya de tener por la voluntad de Dios próspero viaje para venir a vosotros.

Romans 1:11
Porque deseo en gran manera veros, para repartir con vosotros algún don espiritual, a fin de que seais confirmados;

Romans 1:12
Es a saber, para ser juntamente consolado con vosotros por la mutua fé, la vuestra y juntamente la mía.

Romans 1:13
Mas no quiero, hermanos, que ignoréis, que muchas veces me he propuesto de venir a vosotros, (empero hasta ahora he sido estorbado,) para tener también entre vosotros algún fruto, como entre los otros Gentiles.

Romans 1:14
A Griegos y a bárbaros, a sabios y a ignorantes soy deudor.

Romans 1:15
Así que, en cuanto está en mí, pronto estoy a anunciar el evangelio también a los que estáis en Roma.

Romans 1:16
Porque no me avergüenzo del evangelio de Cristo; porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree: al Judío primeramente, y también al Griego.

Romans 1:17
Porque en él la justicia de Dios se descubre de fé en fé, como está escrito: El justo vivirá por la fé.

Romans 1:18
Porque se manifiesta la ira de Dios desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres, que detienen la verdad con injusticia:

Romans 1:19
Porque lo que de Dios se puede conocer, en ellos es manifiesto; porque Dios se lo ha manifestado.

Romans 1:20
Porque las cosas invisibles de él, entendidas son desde la creación del mundo, por medio de las cosas que son hechas, se ven claramente, es a saber, su eterno poder y divinidad, para que queden sin excusa.

Romans 1:21
Porque habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias: ántes se desvanecieron en sus discursos, y el tonto corazón de ellos fué entenebrecido:

Romans 1:22
Que diciéndose ser sabios, fueron hechos insensatos;

Romans 1:23
Y trocaron la gloria del Dios incorruptible en semejanza de imágen de hombre corruptible, y de aves, y de animales de cuatro piés, y de reptiles.

Romans 1:24
Por lo cual Dios también los entregó a la inmundicia, según las concupiscencias de sus corazones, para que deshonrasen sus cuerpos entre sí:

Romans 1:25
Que mudaron la verdad de Dios en mentira, y honraron y sirvieron a la criatura ántes que al Creador, el cual es bendito por los siglos. Amén.

Romans 1:26
Por lo cual Dios los entregó a afectos vergonzosos; porque aun sus mujeres mudaron el natural uso, en el uso que es contra naturaleza.

Romans 1:27
Y asimismo, los varones, dejado el uso natural de la mujer, se encendieron en sus concupiscencias los unos con los otros, cometiendo torpezas varones con varones, y recibiendo en sí mismos la recompensa de su error que convino.

Romans 1:28
Y como a ellos no les pareció bien tener a Dios en su conocimiento, Dios también los entregó a un perverso entendimiento, para que hiciesen lo que no conviene;

Romans 1:29
Atestados de toda iniquidad, de fornicación, de malicia, de avaricia, de maldad: llenos de envidia, de homicidios, de contiendas, de engaños, de malignidades:

Romans 1:30
Murmuradores, detractores, aborrecedores de Dios, injuriosos, soberbios, altivos, inventores de males, desobedientes a sus padres,

Romans 1:31
Insensatos, desleales, sin afecto natural, implacables, sin misericordia:

Romans 1:32
Los cuales, entendiendo la justicia de Dios, a saber, que los que hacen tales cosas son dignos de muerte; no solamente las hacen, mas aun se complacen con los que las hacen.

Romans 2:1
POR lo cual eres inexcusable, oh hombre, cualquiera que juzgas; porque en lo mismo que juzgas al otro, te condenas a tí mismo; porque lo mismo haces tú que juzgas a los otros.

Romans 2:2
Porque sabemos que el juicio de Dios es según verdad contra los que hacen tales cosas.

Romans 2:3
¿Y piensas esto, oh hombre, que juzgas a los que hacen tales cosas, haciendo las mismas, que tú escaparás el juicio de Dios?

Romans 2:4
¿O menosprecias las riquezas de su benignidad, y paciencia, y longanimidad: ignorando que la benignidad de Dios te guia a arrepentimiento?

Romans 2:5
Ántes, según tu dureza, y tu corazón impenitente, atesoras para tí mismo ira para el día de la ira, y de la manifestación del justo juicio de Dios;

Romans 2:6
El cual pagará a cada uno conforme a sus obras:

Romans 2:7
A los que perseverando en bien hacer, buscan gloria, y honra, e inmortalidad, dará la vida eterna;

Romans 2:8
Mas a los que son contenciosos, y que no obedecen a la verdad, ántes obedecen a la injusticia, enojo, e ira.

Romans 2:9
Tribulación y angustia sobre toda alma de hombre que obra lo malo, del Judío primeramente, y también del Griego;

Romans 2:10
Mas gloria, y honra, y paz a todo aquel que obra el bien, al Judío primeramente, y también al Griego:

Romans 2:11
Porque no hay acepción de personas para con Dios.

Romans 2:12
Porque todos los que sin ley pecaron, sin ley también perecerán; y todos los que en la ley pecaron, por la ley serán juzgados.

Romans 2:13
Porque no los que oyen la ley son justos delante de Dios, mas los hacedores de la ley serán justificados.

Romans 2:14
Porque cuando los Gentiles que no tienen la ley, hacen naturalmente las cosas de la ley, los tales aunque no tengan la ley, a sí mismos son ley:

Romans 2:15
Mostrando la obra de la ley escrita en sus corazones, dando testimonio juntamente sus conciencias; y acusándose mientras tanto, o también excusándose sus pensamientos, unos con otros,

Romans 2:16
En el día que juzgará el Señor los secretos de los hombres conforme a mi evangelio, por Jesu Cristo.

Romans 2:17
He aquí, tú te llamas por sobrenombre Judío, y estás reposado en la ley, y te glorías en Dios,

Romans 2:18
Y sabes su voluntad, y apruebas lo mejor, siendo instruido por la ley;

Romans 2:19
Y te jactas de que tú mismo eres guía de los ciegos, luz de los que están en tinieblas,

Romans 2:20
Enseñador de los que no saben, maestro de niños, que tienes la forma de la ciencia y de la verdad en la ley.

Romans 2:21
Tú, pues, que enseñas a otro, ¿no te enseñas a tí mismo? Tú que predicas que no se ha de hurtar, ¿hurtas?

Romans 2:22
Tú que dices que no se ha de adulterar, ¿adulteras? Tú que abominas los ídolos, ¿haces sacrilegio?

Romans 2:23
Tú que te jactas de la ley, ¿por transgresión de la ley deshonras a Dios?

Romans 2:24
Porque el nombre de Dios es blasfemado por causa de vosotros entre los Gentiles, como está escrito.

Romans 2:25
Porque la circuncisión a la verdad aprovecha, si guardares la ley; mas si eres rebelde a la ley, tu circuncisión es hecha incircuncisión.

Romans 2:26
De manera que si el incircunciso guardare las justicias de la ley, ¿no será tenida su incircuncisión por circuncisión?

Romans 2:27
Y lo que de su natural es incircunciso, si guardare la ley, ¿no te juzgará a tí, que por la letra y por la circuncisión eres rebelde a la ley?

Romans 2:28
Porque no es Judío el que lo es por de fuera, ni es la circuncisión la que es por de fuera, en la carne;

Romans 2:29
Mas el que lo es por de dentro Judío es; y la circuncisión es la del corazón, en el espíritu, no en la letra: la alabanza del cual no es de los hombres, sino de Dios.

Romans 3:1
¿QUÉ, pues, tiene más el Judío? ¿o cuál es el provecho de la circuncisión?

Romans 3:2
Mucho en todas maneras. Lo primero ciertamente, porque los oráculos de Dios les han sido confiados.

Romans 3:3
¿Porque qué hay, si algunos de ellos han sido incrédulos? ¿La incredulidad de ellos habrá por eso hecho vana la fé de Dios?

Romans 3:4
En ninguna manera; ántes, sea Dios veraz, y todo hombre mentiroso, como está escrito: Para que seas justificado en tus dichos, y venzas cuando fueres juzgado.

Romans 3:5
Mas si nuestra iniquidad encarece la justicia de Dios, ¿qué diremos? ¿Será por eso injusto Dios que da castigo? (hablo como hombre.)

Romans 3:6
En ninguna manera: de otro modo, ¿cómo juzgaría Dios el mundo?

Romans 3:7
Porque si la verdad de Dios con mi mentira creció a gloria suya, ¿por qué aun también soy yo juzgado como pecador?

Romans 3:8
Y no, (como somos infamados, y como algunos aseguran, que nosotros decimos,) ¿Hagamos males para que vengan bienes? la condenación de los cuales es justa.

Romans 3:9
¿Pues qué? ¿Somos nosotros mejores que ellos? En ninguna manera; porque ya hemos acusado a Judíos y a Gentiles, que todos están debajo de pecado,

Romans 3:10
Como está escrito: No hay justo, ni aun solo uno:

Romans 3:11
No hay quien entienda, no hay quien busque a Dios.

Romans 3:12
Todos se apartaron del camino de la justicia, a una se han hecho inútiles: no hay quien haga lo bueno, no hay ni aun uno solo.

Romans 3:13
Sepulcro abierto es su garganta: con sus lenguas tratan engañosámente: veneno de áspides está debajo de sus labios:

Romans 3:14
Cuya boca está llena de maledicencia, y de amargura:

Romans 3:15
Sus piés son ligeros para derramar sangre:

Romans 3:16
Quebrantamiento y desventura hay en sus caminos:

Romans 3:17
Y el camino de paz no conocieron:

Romans 3:18
No hay temor de Dios delante de sus ojos.

Romans 3:19
Empero ya sabemos, que todo lo que la ley dice, a los que están bajo la ley lo dice; para que toda boca se tape, y que todo el mundo se tenga por reo delante de Dios:

Romans 3:20
Por tanto, por las obras de la ley ninguna carne se justificará delante de él; porque por la ley es el conocimiento del pecado.

Romans 3:21
Empero ahora, la justicia de Dios sin la ley se ha manifestado, testificada por la ley, y por los profetas:

Romans 3:22
La justicia, digo, de Dios, que es por la fé de Jesu Cristo, para todos, y sobre todos los que creen en él; porque no hay diferencia;

Romans 3:23
Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios.

Romans 3:24
Siendo justificados gratuitamente por su gracia, por la redención que es en Jesu Cristo.

Romans 3:25
Al cual Dios ha propuesto por aplacamiento por la fé en su sangre, para manifestación de su justicia por la remisión de los pecados pasados, en la paciencia de Dios;

Romans 3:26
Para manifestación de su justicia en este tiempo; para que él sea justo, y justificador del que cree en Jesús.

Romans 3:27
¿Dónde, pues, está la jactancia? Es echada fuera. ¿Por cuál ley? ¿De las obras? No: sino por la ley de la fé.

Romans 3:28
Así que, concluimos ser el hombre justificado por fé sin las obras de la ley.

Romans 3:29
¿Es Dios solamente Dios de los Judíos? ¿No es también Dios de los Gentiles? Cierto, él es también Dios de los Gentiles.

Romans 3:30
Porque un Dios es de todos, el cual justificará de la fé la circuncisión, y por la fé a la incircuncisión.

Romans 3:31
¿Luego deshacemos la ley por la fé? En ninguna manera: ántes establecemos la ley.

Romans 4:1
QUÉ, pues, diremos que halló Abraham nuestro padre según la carne?

Romans 4:2
Porque si Abraham fué justificado por las obras, tiene de que gloriarse; mas no delante de Dios.

Romans 4:3
Porque, ¿qué dice la Escritura? Y creyó Abraham a Dios, y le fué imputado a justicia.

Romans 4:4
Empero al que obra, no se le cuenta la recompensa por gracia, sino por deuda.

Romans 4:5
Mas al que no obra, sino cree en aquel que justifica al impío, su fé le es contada por justicia.

Romans 4:6
Como también David describe la bienaventuranza del hombre, al cual Dios imputa justicia sin las obras,

Romans 4:7
Diciendo: Bienaventurados aquellos, cuyas iniquidades son perdonados, y cuyos pecados son cubiertos.

Romans 4:8
Bienaventurado el varón al cual el Señor no imputará pecado.

Romans 4:9
¿Esta bienaventuranza pues viene solamente sobre la circuncisión, o también sobre la incircuncisión? porque decimos que a Abraham fué contada la fé por justicia.

Romans 4:10
¿Cómo pues le fué contada? ¿estando él en la circuncisión o en la incircuncisión? no en la circuncisión, sino en la incircuncisión.

Romans 4:11
Y recibió el signo de la circuncisión, por sello de la justicia de la fé que tuvo siendo aun incircunciso; para que fuese padre de todos los creyentes, aunque no sean circuncidados; para que también a ellos les sea contado por justicia:

Romans 4:12
Y padre de la circuncisión, a los que no solamente son de la circuncisión, mas también siguen las pisadas de la fé de nuestro padre Abraham, que tenía ántes de ser circuncidado.

Romans 4:13
Porque no por la ley fué dada la promesa a Abraham, o a su simiente, que sería heredero del mundo, sino por la justicia de la fé.

Romans 4:14
Porque si los de la ley, son los herederos, hecha vana es la fé; y anulada es la promesa.

Romans 4:15
Por cuanto la ley obra ira; porque donde no hay ley, allí tampoco hay transgresión.

Romans 4:16
Por tanto es por la fé, para que sea por gracia; a fin de que la promesa sea firme a toda la simiente, es a saber, no solamente al que es de la ley, mas también al que es de la fé de Abraham: el cual es padre de todos nosotros,

Romans 4:17
(Como está escrito: Por padre de muchas naciones te he puesto, delante de Dios, a quien creyó: el cual da vida a los muertos, y llama las cosas que no son, como si fuesen.

Romans 4:18
El cual creyó en esperanza contra esperanza, para ser hecho padre de muchas naciones, conforme a lo que le había sido dicho: Así será tu simiente.

Romans 4:19
Y no siendo débil en fé, no consideró su cuerpo ya muerto, (siendo ya de casi cien años,) ni la matriz muerta de Sara.

Romans 4:20
Tampoco en la promesa de Dios dudó con desconfianza: ántes fué esforzado en fé, dando gloria a Dios:

Romans 4:21
Enteramente persuadido que todo lo que había prometido, era también poderoso para hacerlo.

Romans 4:22
Y por tanto le fué imputado a justicia.

Romans 4:23
Y no está escrito esto solamente por causa de él, que le haya sido así contado;

Romans 4:24
Sino también por nosotros, a quienes será así contado, a los que creemos en el que levantó de los muertos a Jesús, Señor nuestro:

Romans 4:25
El cual fué entregado por nuestros delitos, y resucitado para nuestra justificación.

Romans 5:1
JUSTIFICADOS pues por la fé, tenemos paz para con Dios por nuestro Señor Jesu Cristo:

Romans 5:2
Por el cual también tenemos entrada por la fé en esta gracia, en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios.

Romans 5:3
Y no solo esto, mas aun nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación obra paciencia;

Romans 5:4
Y la paciencia, experiencia; y la experiencia, esperanza;

Romans 5:5
Y la esperanza no nos avergüenza; porque el amor de Dios está derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo, que nos es dado.

Romans 5:6
Porque Cristo, cuando éramos aun sin fuerza, a su tiempo murió por los impíos.

Romans 5:7
Porque apenas morirá alguno por un justo; aunque quizá por uno bueno podrá ser que alguno aun osare morir.

Romans 5:8
Mas Dios encarece su amor para con nosotros, en que siendo aun pecadores, Cristo murió por nosotros.

Romans 5:9
Luego mucho más, ahora justificados en su sangre, por él seremos salvos de la ira.

Romans 5:10
Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, ya reconciliados, seremos salvos por su vida.

Romans 5:11
Y no solo esto, mas aun nos gloriamos en Dios por nuestro Señor Jesu Cristo, por el cual hemos ahora recibido la reconciliación.

Romans 5:12
Por tanto, de la manera que el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte; y la muerte así pasó a todos los hombres porque todos pecaron;

Romans 5:13
(Porque hasta la ley el pecado estaba en el mundo; mas el pecado no es imputado, no habiendo ley.

Romans 5:14
Mas reinó la muerte desde Adam hasta Moisés, aun sobre los que no pecaron a la manera de la rebelión de Adam, el cual es figura del que había de venir.

Romans 5:15
Mas no como el delito, así también fué el don gratuito; porque si por el delito de uno murieron muchos, mucho más la gracia de Dios, y el don por la gracia que es de un solo hombre, Jesu Cristo, abundó para muchos.

Romans 5:16
Ni tampoco de la manera que fué por uno que pecó, así también el don; porque el juicio a la verdad fué de un pecado para condenación, mas el don gratúito es de muchos delitos para justificación.

Romans 5:17
Porque si por el delito de uno reinó la muerte por causa de uno, mucho más los que reciben la abundancia de la gracia, y del don de la justicia reinarán en vida por uno solo, Jesu Cristo.)

Romans 5:18
Así que, de la manera que por el delito de uno vino la culpa a todos los hombres para condenación, así por la justicia de uno vino la gracia a todos los hombres para justificación de vida.

Romans 5:19
Porque como por la desobediencia de un hombre muchos fueron hechos pecadores, así por la obediencia de uno muchos serán hechos justos.

Romans 5:20
La ley empero entró para que el pecado abundase; mas cuando el pecado abundó, sobreabundó la gracia;

Romans 5:21
Para que de la manera que el pecado reinó para muerte, así también la gracia reine por la justicia para vida eterna, por Jesu Cristo Señor nuestro.

Romans 6:1
¿PUES qué diremos? ¿Perseve-rarémos en el pecado, para que la gracia abunde?

Romans 6:2
En ninguna manera. Porque los que somos muertos al pecado, ¿cómo viviremos aun en él?

Romans 6:3
¿O no sabéis que todos los que somos bautizados en Cristo Jesús, somos bautizados en su muerte?

Romans 6:4
Porque somos sepultados juntamente con él en la muerte por el bautismo, para que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en novedad de vida.

Romans 6:5
Porque si fuimos plantados juntamente con él en la semejanza de su muerte, también lo seremos juntamente en la semejanza de su resurrección:

Romans 6:6
Sabiendo esto, que nuestro viejo hombre fué crucificado juntamente con él, para que el cuerpo del pecado sea deshecho, a fin de que no sirvamos más al pecado.

Romans 6:7
Porque el que está muerto, justificado es del pecado.

Romans 6:8
Y si morimos con Cristo, creemos que también viviremos con él:

Romans 6:9
Ciertos que Cristo habiendo resucitado de los muertos, ya no muere: la muerte no se enseñoreará más de él.

Romans 6:10
Porque, en cuanto al morir, al pecado murió una vez; mas en cuanto al vivir, para Dios vive.

Romans 6:11
Así también vosotros, juzgád que vosotros de cierto estáis muertos al pecado; mas que vivís para Dios en Cristo Jesús Señor nuestro.

Romans 6:12
No reine pues el pecado en vuestro cuerpo mortal, para que le obedezcáis en sus concupiscencias.

Romans 6:13
Ni tampoco presentéis vuestros miembros al pecado como instrumentos de iniquidad: ántes presentáos a Dios como vivientes de entre los muertos; y vuestros miembros a Dios como instrumentos de justicia.

Romans 6:14
Porque el pecado no se enseñoreará de vosotros; porque no estáis debajo de la ley, sino debajo de la gracia.

Romans 6:15
¿Pues qué? ¿Pecaremos, porque no estamos debajo de la ley, sino debajo de la gracia? En ninguna manera.

Romans 6:16
¿O no sabéis, que a quien os presentasteis vosotros mismos por siervos para obedecerle, sois siervos de aquel a quien obedecéis, o del pecado para muerte, o de la obediencia para justicia?

Romans 6:17
Gracias a Dios, que fuisteis siervos del pecado; mas habéis obedecido de corazón a la forma de doctrina a la cual habéis sido entregados:

Romans 6:18
Y libertados del pecado, sois hechos siervos de la justicia.

Romans 6:19
Hablo humanamente a causa de la flaqueza de vuestra carne: que como presentasteis vuestros miembros por siervos de la inmundicia y de la iniquidad para iniquidad; así ahora presentéis vuestros miembros por siervos de la justicia para santidad.

Romans 6:20
Porque cuando fuisteis siervos del pecado, libres erais de la justicia.

Romans 6:21
¿Qué fruto teníais entónces de aquellas cosas, de las cuales ahora os avergonzáis? porque el fin de ellas es la muerte.

Romans 6:22
Mas ahora librados del pecado, y hechos siervos de Dios, tenéis por vuestro fruto la santidad, y por fin la vida eterna.

Romans 6:23
Porque el salario del pecado es la muerte: mas el don gratuito de Dios es la vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.

Romans 7:1
¿O IGNORÁIS, hermanos, (pues hablo con los que saben la ley,) que la ley solamente se enseñoréa del hombre entre tanto que vive?

Romans 7:2
Porque la mujer que está sujeta a marido, mientras él vive, está ligada a su marido por la ley; mas muerto el marido, ella está libre de la ley del marido.

Romans 7:3
Así que viviendo el marido se llamará adúltera, si fuere de otro varón; mas si su marido hubiese muerto, está libre de la ley, de tal manera que no será adúltera, si fuere de otro marido.

Romans 7:4
Así también vosotros, hermanos míos, estáis muertos a la ley por el cuerpo de Cristo, para que seais de otro esposo, es a saber, del que resucitó de los muertos, para que llevemos fruto a Dios.

Romans 7:5
Porque mientras estábamos en la carne, los afectos del pecado que eran por la ley, obraban en nuestros miembros para llevar fruto a la muerte:

Romans 7:6
Mas ahora estamos libres de la ley, habiendo muerto a aquello en que nos detenía presos, para que sirvamos en novedad de espíritu, y no en vejez de la letra.

Romans 7:7
¿Qué pues diremos? ¿La ley es pecado? En ninguna manera. Ántes yo no conociera al pecado, sino por la ley; porque no conociera la concupiscencia, si la ley no dijera: No codiciarás.

Romans 7:8
Empero el pecado, tomando ocasión por el mandamiento, obró en mí toda suerte de concupiscencia; porque sin la ley el pecado estaba muerto.

Romans 7:9
Así que, yo sin la ley vivía en algún tiempo; mas venido el mandamiento, el pecado revivió, y yo morí.

Romans 7:10
Y hallé que el mandamiento, que de suyo era para vida, a mí era para muerte.

Romans 7:11
Porque el pecado, tomando ocasión por el mandamiento, me engañó, y por él me mató.

Romans 7:12
De manera que la ley a la verdad es santa, y el mandamiento santo, y justo, y bueno.

Romans 7:13
¿Luego lo que es bueno, para mí me es hecho muerte? No, sino que el pecado, para mostrarse pecado, por lo bueno me obró la muerte; para que, por el mandamiento, el pecado se hiciese sobre manera pecaminoso.

Romans 7:14
Porque ya sabemos que la ley es espiritual; mas yo soy carnal, vendido debajo del pecado.

Romans 7:15
Porque lo que hago, no lo apruebo, pues el bien que quiero, no hago; ántes lo que aborrezco, aquello hago.

Romans 7:16
Y si lo que no quiero, esto hago, consiento que la ley es buena.

Romans 7:17
De manera que ya no obro yo aquello, sino el pecado que mora en mí.

Romans 7:18
Porque yo sé que en mí, es a saber, en mi carne, no mora cosa buena; porque tengo el querer; mas obrar lo bueno, no lo alcanzo.

Romans 7:19
Porque no hago el bien que quiero; mas el mal que no quiero, esto hago.

Romans 7:20
Y si hago lo que no quiero, ya no lo obro yo, sino el pecado que mora en mí.

Romans 7:21
Así que, en queriendo yo hacer el bien, hallo esta ley; que el mal habita conmigo.

Romans 7:22
Porque según el hombre interior me deleito en la ley de Dios;

Romans 7:23
Mas veo otra ley en mis miembros rebelándose contra la ley de mi espíritu, y llevándome cautivo a la ley del pecado que está en mis miembros.

Romans 7:24
¡Miserable hombre de mí! ¿quién me librará del cuerpo de esta muerte?

Romans 7:25
Gracias doy a Dios por Jesu Cristo Señor nuestro. Así que, yo mismo con el espíritu sirvo a la ley de Dios, mas con la carne a la ley del pecado.

Romans 8:1
ASÍ que ahora, ninguna conde- nación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu.

Romans 8:2
Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la ley del pecado y de la muerte.

Romans 8:3
Porque lo que era imposible a la ley, en cuanto era débil por la carne, Dios enviando a su Hijo en semejanza de la carne del pecado, y por pecado, condenó al pecado en la carne;

Romans 8:4
Para que la justicia de la ley fuese cumplida en nosotros, que no andamos conforme a la carne, sino conforme al Espíritu.

Romans 8:5
Porque los que son según la carne, piensan en las cosas que son de la carne; mas los que son según el Espíritu, en las cosas que son del Espíritu.

Romans 8:6
Porque el ánimo carnal es muerte; mas el ánimo espíritual, vida y paz;

Romans 8:7
Por cuanto el ánimo carnal es enemistad contra Dios; porque no se sujeta a la ley de Dios, ni tan tampoco puede.

Romans 8:8
Así que, los que son según la carne, no pueden agradar a Dios.

Romans 8:9
Mas vosotros no sois según la carne, sino según el Espíritu : si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, el tal no es de él.

Romans 8:10
Empero si Cristo es en vosotros, el cuerpo a la verdad está muerto a causa del pecado; mas el Espíritu vive a causa de la justicia.

Romans 8:11
Y si el Espíritu de aquel que levantó de los muertos a Jesús, mora en vosotros, el que levantó a Cristo de los muertos, vivificará también vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que mora en vosotros.

Romans 8:12
Así que, hermanos, deudores somos, no a la carne para que vivamos conforme a la carne.

Romans 8:13
Porque si viviereis conforme a la carne, moriréis; mas si por el Espíritu mortificareis las obras de la carne, viviréis.

Romans 8:14
Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, los tales son hijos de Dios.

Romans 8:15
Porque no habéis recibido el espíritu de servidumbre para estar otra vez en temor; mas habéis recibido el Espíritu de adopción, por el cual clamamos: Abba, Padre.

Romans 8:16
Porque el mismo Espíritu da testimonio a nuestro espíritu que somos hijos de Dios.

Romans 8:17
Y si hijos, también herederos: herederos de Dios, y coherederos con Cristo: si empero padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos también glorificados.

Romans 8:18
Porque yo juzgo, que lo que en este tiempo se padece, no es digno de compararse con la gloria venidera que en nosotros ha de ser manifestada.

Romans 8:19
Porque el continuo atalayar de la criatura espera la manifestación de los hijos de Dios;

Romans 8:20
Porque la criatura fué sujetada a vanidad, no de su voluntad, sino por causa de aquel que la sujetó,

Romans 8:21
Con esperanza de que también la misma criatura será librada de la servidumbre de corrupción, en la libertad gloriosa de los hijos de Dios.

Romans 8:22
Porque ya sabemos, que toda la creación gime a una, y a una está en dolores de parto hasta ahora.

Romans 8:23
Y no solo ella, mas también nosotros mismos que tenemos las primicias del Espíritu, nosotros también gemimos dentro de nosotros mismos, esperando la adopción, es a saber, la redención de nuestro cuerpo.

Romans 8:24
Porque en esperanza somos salvos: empero la esperanza que se ve, no es esperanza; porque lo que alguno ve, ¿cómo aun lo espera?

Romans 8:25
Mas si lo que no vemos esperamos, por paciencia lo esperamos.

Romans 8:26
Y asimismo también el Espíritu a una ayuda nuestra flaqueza; porque no sabemos lo que hemos de pedir como conviene; mas el mismo Espíritu intercede por nosotros con gemidos indecibles.

Romans 8:27
Mas el que escudriña los corazones, sabe cual es el deseo del Espíritu, porque conforme a la voluntad de Dios intercede por los santos.

Romans 8:28
Y sabemos, que todas las cosas obran juntamente para el bien de los que a Dios aman, es a saber , a los que conforme a su propósito son llamados.

Romans 8:29
Porque a los que ántes conoció, también predestinó para que fuesen hechos conformes a la imágen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos.

Romans 8:30
Y a los que predestinó, a estos también llamó; y a los que llamó, a estos también justificó; y a los que justificó, a estos también glorificó.

Romans 8:31
¿Qué, pues, diremos a estas cosas? Si Dios es por nosotros, ¿quién será contra nosotros?

Romans 8:32
El que aun a su propio Hijo no perdonó, ántes le entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos ha de dar también con él gratuitamente todas las cosas?

Romans 8:33
¿Quién acusará contra los escogidos de Dios? Dios es el que los justifica.

Romans 8:34
¿Quién es el que los condena? Cristo es el que murió: ántes el que también resucitó, el que también está a la diestra de Dios, el que también demanda por nosotros.

Romans 8:35
¿Quién nos apartará del amor de Cristo? ¿Tribulación? ¿o angustia? ¿o persecución? ¿o hambre? ¿o desnudez? ¿o peligro? ¿o espada?

Romans 8:36
(Como está escrito: Por causa de tí somos muertos todos los dias: somos estimados como ovejas para el matadero:)

Romans 8:37
Ántes en todas estas cosas vencemos, y aun más, por aquel que nos amó.

Romans 8:38
Por que estoy cierto que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir,

Romans 8:39
Ni lo alto, ni lo bajo, ni ninguna otra criatura nos podrá apartar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús, Señor nuestro.

Romans 9:1
VERDAD digo en Cristo, no miento, dándome testimonio mi conciencia en el Espíritu Santo:

Romans 9:2
Que tengo gran tristeza, y continuo dolor en mi corazón.

Romans 9:3
Porque deseara yo mismo ser anatema de Cristo por causa de mis hermanos, los que son mis parientes según la carne:

Romans 9:4
Que son Israelitas, de los cuales es la adopción, y la gloria, y los conciertos, y la ley dada, y el culto, y las promesas;

Romans 9:5
Cuyos son los padres, y de los cuales vino Cristo según la carne, el cual es Dios sobre todas las cosas, bendito por los siglos. Amén.

Romans 9:6
No empero que la palabra de Dios haya faltado; porque no todos los que son de Israel son Israelitas:

Romans 9:7
Ni por ser simiente de Abraham luego son todos hijos; mas: En Isaac te será llamada simiente.

Romans 9:8
Quiere decir: No los que son hijos de la carne, estos son los hijos de Dios; mas los que son hijos de la promesa, estos son contados en la generación.

Romans 9:9
Porque la palabra de la promesa es esta: Como en este tiempo vendré; y tendrá Sara un hijo.

Romans 9:10
Y no solo esta, mas también Rebeca concibiendo de una vez, a saber, de Isaac nuestro padre;

Romans 9:11
(Porque no siendo aun nacidos, ni habiendo hecho aun ni bien ni mal, para que permaneciese el propósito de Dios conforme a la elección, no por las obras, sino por el que llama;)

Romans 9:12
Le fué dicho, que el mayor serviría al menor:

Romans 9:13
Como está escrito: A Jacob amé, mas a Esaú aborrecí.

Romans 9:14
¿Qué diremos pues? ¿Qué hay injusticia acerca de Dios? En ninguna manera.

Romans 9:15
Porque a Moisés dice: Tendré misericordia del que tendré misericordia; y me compadeceré del que me compadeceré.

Romans 9:16
Así que no es del que quiere, ni del que corre; sino de Dios, que tiene misericordia.

Romans 9:17
Porque la Escritura dice de Faraón: Para esto mismo te he levantado, para mostrar en tí mi poder, y que mi nombre sea anunciado por toda la tierra.

Romans 9:18
De manera que del que quiere tiene misericordia; y al que quiere, endurece.

Romans 9:19
Me dirás pues: ¿Por qué pues se enoja? ¿porque quién ha resistido a su voluntad?

Romans 9:20
Mas ántes, oh hombre, ¿tú, quién eres, para que alterques con Dios? ¿o dirá el vaso de barro al que le labró: Por qué me has hecho así?

Romans 9:21
¿O no tiene potestad el ollero para hacer de la misma masa un vaso para honra, y otro para vergüenza?

Romans 9:22
¿Y qué, si Dios queriendo mostrar su ira, y hacer notorio su poder, soportó con mucha mansedumbre los vasos de ira, preparados para destrucción;

Romans 9:23
Y haciendo notorias las riquezas de su gloria para con los vasos de misericordia, que él ha ántes preparado para gloria;

Romans 9:24
A los cuales también llamó, es a saber, a nosotros, ni solo de los Judíos, mas también de los Gentiles?

Romans 9:25
Como también en Oséas dice: Llamaré al que no era mi pueblo, pueblo mío; y amada, a la que no era amada.

Romans 9:26
Y será que en el lugar donde ántes les era dicho: Vosotros no sois pueblo mío; allí serán llamados hijos del Dios viviente.

Romans 9:27
Isaías también clama tocante a Israel: Aunque fuere el número de los hijos de Israel como la arena de la mar, un residuo será salvo.

Romans 9:28
Porque él consumará la obra, y la abreviará en justicia; porque obra abreviada hará el Señor sobre la tierra.

Romans 9:29
Y como ántes dijo Isaías: Si el Señor de los ejércitos no nos hubiera dejado simiente, como Sodoma fuéramos hechos, y como Gomorra fuéramos semejantes.

Romans 9:30
¿Qué diremos pues? Que los Gentiles que no seguían justicia han alcanzado la justicia: es a saber, la justicia que es por la fé;

Romans 9:31
E Israel que seguía la ley de justicia, no ha alcanzado a la ley de la justicia.

Romans 9:32
¿Por qué? Porque no la buscaron por fé; mas como por las obras de la ley. Por lo cual tropezaron en la piedra de tropiezo;

Romans 9:33
Como está escrito: He aquí, pongo en Sión piedra de tropiezo, y roca de caida; y todo aquel que creyere en él, no será avergonzado.

Romans 10:1
HERMANOS, el deseo vehe- mente de mi corazón, y mi oración a Dios por Israel, es para su salvación.

Romans 10:2
Porque yo les doy testimonio, que a la verdad tienen zelo de Dios, mas no conforme a ciencia.

Romans 10:3
Porque ignorando la justicia de Dios, y procurando de establecer la suya propia, no se han sujetado a la justicia de Dios.

Romans 10:4
Porque el fin de la ley es Cristo, para dar justicia a todo aquel que cree.

Romans 10:5
Porque Moisés describe así la justicia que es por la ley: Que el hombre que aquellas cosas hiciere, vivirá por ellas.

Romans 10:6
Mas de la justicia que es por la fé, dice así: No digas en tu corazón: ¿Quién subirá al cielo? (esto es, para traer de lo alto a Cristo.)

Romans 10:7
¿O, quién descenderá al abismo? (esto es, para volver a traer a Cristo de los muertos.)

Romans 10:8
Mas ¿qué dice? Cercana te está la palabra, es a saber, en tu boca, y en tu corazón. Esta es la palabra de fé la cual predicamos:

Romans 10:9
Que si confesares con tu boca al Señor Jesús, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo.

Romans 10:10
Porque con el corazón se cree para alcanzar justicia; y con la boca se hace confesión para salud.

Romans 10:11
Porque la Escritura dice: Todo aquel que en él creyere, no será avergonzado.

Romans 10:12
Porque no hay diferencia entre el Judío y el Griego; porque uno mismo es el Señor de todos, rico para con todos los que le invocan.

Romans 10:13
Porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo.

Romans 10:14
¿Cómo pues invocarán a aquel en el cual no han creido? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oido? ¿Y cómo oirán si no hay quien les predique?

Romans 10:15
¿Y cómo predicarán si no fueren enviados? como está escrito: ¡Cuán hermosos son los piés de los que anuncian el evangelio de la paz, de los que traen la buena nueva de los bienes:

Romans 10:16
Mas no todos obedecieron al evangelio; porque Isaías dice: Señor, ¿quién creyó nuestro dicho?

Romans 10:17
Luego la fé es por el oir, y el oir por la palabra de Dios.

Romans 10:18
Mas digo yo: ¿Qué no han oido? Ántes cierto por toda la tierra ha salido el sonido de ellos, y hasta los cabos de la redondez de la tierra las palabras de ellos.

Romans 10:19
Mas digo yo: ¿No lo ha conocido Israel? Primeramente Moisés dice: Yo os provocaré a zelos por un pueblo que no es mi pueblo, y con una nación insensata os provocaré a ira.

Romans 10:20
Mas, Isaías habla claro, y dice: Fuí hallado de los que no me buscaban; manifestéme a los que no preguntaban por mí.

Romans 10:21
Mas contra Israel dice: Todo el día extendí mis manos a un pueblo rebelde y altercador.

Romans 11:1
DIGO pues: ¿Ha desechado Dios a su pueblo? En ninguna manera. Porque también yo soy Israelita, de la simiente de Abraham, de la tribu de Benjamín.

Romans 11:2
No ha desechado Dios a su pueblo, al cual ántes conoció. ¿O no sabéis lo que dice en Elías la Escritura? cómo se queja a Dios contra Israel, diciendo:

Romans 11:3
Señor, a tus profetas han muerto, y a tus altares han minado, y yo he quedado solo, y procuran quitarme mi vida.

Romans 11:4
Mas ¿qué le dice la divina respuesta? Yo me he reservado siete mil varones que no han doblado la rodilla delante de la imágen de Baal.

Romans 11:5
Así también, pues, en este tiempo ha quedado un residuo según la elección de la gracia.

Romans 11:6
Y si por gracia, luego no es por obras: de otro modo la gracia ya no es gracia. Mas si por obras, ya no es gracia: de otra manera la obra ya no es obra.

Romans 11:7
¿Pues qué? Lo que buscaba Israel, aquello no ha alcanzado; mas la elección lo ha alcanzado; y los demás fueron endurecidos.

Romans 11:8
(Como está escrito: Dióles Dios espíritu de adormecimiento, ojos con que no vean, y oidos con que no oigan;) hasta el día de hoy.

Romans 11:9
Y David dice: Séales hecha su mesa un lazo, y una red, y un tropezadero, y una retribución;

Romans 11:10
Sus ojos sean oscurecidos para que no vean; y agóviales siempre el espinazo.

Romans 11:11
Digo pues: ¿Tropezaron luego de tal manera que cayesen del todo? En ninguna manera; ántes mas bien por la caida de ellos vino la salud a los Gentiles, para que por ellos fuesen provocados a zelos.

Romans 11:12
Y si la caida de ellos es la riqueza del mundo, y el menoscabo de ellos la riqueza de los Gentiles, ¿cuánto más la plenitud de ellos?

Romans 11:13
Porque, a vosotros hablo, Gentiles, en cuanto a la verdad yo soy apóstol de los Gentiles, mi ministerio ensalzo,

Romans 11:14
Si en alguna manera provocase a emulación a los de mi carne, e hiciese salvos a algunos de ellos.

Romans 11:15
Porque si el desechamiento de ellos es la reconciliación del mundo, ¿qué será el recibimiento de ellos, sino vida de los muertos?

Romans 11:16
Porque si el primer fruto es santo, también lo es la masa; y si la raíz es santa, también lo son los ramos.

Romans 11:17
Y si algunos de los ramos fueron quebrados, y tú siendo acebuche has sido injerido en lugar de ellos, y has sido hecho participante de la raíz, y de la grosura de la oliva;

Romans 11:18
No te jactes contra los ramos; mas si te jactas, sabe que no sustentas tú a la raíz, sino la raíz a tí.

Romans 11:19
Dirás pues: Los ramos fueron quebrados para que yo fuese injerido.

Romans 11:20
Bien: por su incredulidad fueron quebrados, mas tú por la fé estás en pié. No te ensoberbezcas, ántes teme;

Romans 11:21
Porque si Dios no perdonó a los ramos naturales, teme que a tí tampoco te perdone.

Romans 11:22
Mira pues la bondad, y la severidad de Dios: la severidad ciertamente para con los que cayeron; mas la bondad para contigo, si permanecieres en su bondad; de otra manera tú también serás cortado.

Romans 11:23
Y aun ellos, si no permanecieren en incredulidad, serán injeridos; que poderoso es Dios para volverlos a injerir.

Romans 11:24
Porque si tú fuiste cortado del natural acebuche, y contra natura fuiste injerido en la buena oliva, ¿cuánto más estos, que son los ramos naturales, serán injeridos en su oliva?

Romans 11:25
Porque no quiero, hermanos, que ignoréis este misterio, para que no seais acerca de vosotros mismos arrogantes; y es, que el endurecimiento en parte ha acontecido a Israel, hasta tanto que entrase la plenitud de los Gentiles.

Romans 11:26
Y así todo Israel será salvo; como está escrito: Vendrá de Sión el Libertador, y apartará de Jacob la impiedad.

Romans 11:27
Y éste es mi concierto con ellos, cuando quitare sus pecados.

Romans 11:28
Así que, en cuanto al evangelio, son enemigos por causa de vosotros; mas en cuanto a la elección, son muy amados por causa de los padres.

Romans 11:29
Porque sin arrepentimiento son las mercedes y la vocación de Dios.

Romans 11:30
Porque como también vosotros en algún tiempo no creistéis a Dios, mas ahora habéis alcanzado misericordia por ocasión de la incredulidad de ellos;

Romans 11:31
Así también estos ahora no han creido, para que en vuestra misericordia, ellos también alcancen misericordia.

Romans 11:32
Porque Dios encerró a todos en incredulidad, para tener misericordia de todos.

Romans 11:33
¡Oh profundidad de las riquezas de la sabiduría, y de la ciencia de Dios! ¡Cuán incomprensibles son sus juicios, e investigables sus caminos!

Romans 11:34
Porque ¿quién entendió la mente del Señor? ¿o quién fué su consejero?

Romans 11:35
¿O quién le dió a él primero, para que le sea pagado?

Romans 11:36
Porque de él, y por él, y en él son todas las cosas. A él sea gloria por los siglos. Amén.

Romans 12:1
ASÍ que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional.

Romans 12:2
Y no os conforméis a este siglo; mas transformáos por la renovación de vuestro entendimiento, para que experimentéis cual sea la voluntad de Dios, la buena, agradable y perfecta.

Romans 12:3
Digo pues, por la gracia que me es dada, a cada uno de los que están entre vosotros, que no piense de si mismo más elevadamente de lo que debe pensar; sino que piense discretamente, cada uno conforme a la medida de fé que Dios le repartió.

Romans 12:4
Porque de la manera que en un cuerpo tenemos muchos miembros, empero todos los miembros no tienen el mismo oficio:

Romans 12:5
Así nosotros siendo muchos, somos un mismo cuerpo en Cristo, y cada uno, miembros los unos de los otros.

Romans 12:6
De manera que teniendo diferentes dones según la gracia que nos es dada, si de profecía, sea conforme a la medida de la fé;

Romans 12:7
O si de ministerio, en servir; o el que enseña, en enseñar;

Romans 12:8
O el que exhorta, en exhortar; el que reparte, hágalo en simplicidad; el que preside, en solicitud; el que hace misericordia, en alegría.

Romans 12:9
El amor sea sin fingimiento: aborreciendo lo malo, llegándoos a lo bueno.

Romans 12:10
Amándoos los unos a los otros con amor de hermanos; en la honra prefiriéndoos los unos a los otros.

Romans 12:11
En los quehaceres no perezosos: ardientes en espíritu: sirviendo al Señor:

Romans 12:12
Gozosos en la esperanza: sufridos en la tribulación: constantes en la oración:

Romans 12:13
Comunicando a las necesidades de los santos: siguiendo la hospitalidad.

Romans 12:14
Bendecíd a los que os persiguen: bendecíd, y no maldigáis.

Romans 12:15
Regocijáos con los que se regocijan; y llorád con los que lloran.

Romans 12:16
Sed entre vosotros de un mismo ánimo: no altivos, mas acomodándoos a los humildes: no seais sabios acerca de vosotros mismos.

Romans 12:17
No paguéis a nadie mal por mal: aplicándoos a hacer lo bueno delante de todos los hombres.

Romans 12:18
Si se puede hacer, en cuanto es en vosotros, tenéd paz con todos los hombres.

Romans 12:19
No os venguéis a vosotros mismos, amados; ántes, mas bien, dad lugar a la ira; porque escrito está: Mía es la venganza: yo pagaré, dice el Señor.

Romans 12:20
Así que si tu enemigo tuviere hambre, dále de comer: si tuviere sed, dále de beber: que en haciendo esto, áscuas de fuego amontonarás sobre su cabeza.

Romans 12:21
No seas vencido de lo malo; ántes vence con bien el mal.

Romans 13:1
TODA alma sea sujeta a las potestades superiores; porque no hay potestad sino de Dios: las potestades que son, de Dios son ordenadas.

Romans 13:2
Así que el que se opone a la potestad, al órden de Dios resiste; y los que resisten, ellos mismos recibirán condenación para sí.

Romans 13:3
Porque los magistrados no son para temor de las buenas obras, sino de las malas. ¿Quieres pues no temer la potestad? Haz lo bueno, y tendrás alabanza de ella;

Romans 13:4
Porque te es el ministro de Dios para bien. Mas si hicieres lo malo, teme; porque no sin causa trae la espada, porque es el ministro de Dios, vengador para ejecutar su ira al que hace lo malo.

Romans 13:5
Por lo cual es necesario que le seais sujetos: no solamente por motivo de la ira, mas aun por la conciencia.

Romans 13:6
Porque por esto les pagáis también los tributos; porque son ministros de Dios que sirven a esto mismo.

Romans 13:7
Pagád pues a todos lo que debéis: al que tributo, tributo: al que impuesto, impuesto: al que temor, temor: al que honra, honra.

Romans 13:8
No debáis a nadie nada, sino que os améis unos a otros; porque el que ama al prójimo, cumplió la ley.

Romans 13:9
Porque esto: No adulterarás: no matarás: no hurtarás: no dirás falso testimonio: no codiciarás; y si hay algún otro mandamiento, en esta palabra se comprende sumariamente: Amarás a tu prójimo, como a tí mismo.

Romans 13:10
El amor no hace mal al prójimo, así que el amor es el cumplimiento de la ley.

Romans 13:11
Y esto, conociendo el tiempo, que es ya hora de levantarnos del sueño; porque ahora nos esta más cerca nuestra salvación, que cuando creíamos.

Romans 13:12
La noche ya pasa, y el día va llegando: desechemos pues las obras de las tinieblas, y vistámonos las armas de luz.

Romans 13:13
Andemos honestamente, como de día: no en glotonerías y borracheras, no en lechos y disoluciones, no en pendencias y envidia:

Romans 13:14
Mas vestíos del Señor Jesu Cristo; y no penséis en la carne para cumplir sus deseos.

Romans 14:1
AL enfermo en la fé recibídle, sin andar en contiendas de opiniones.

Romans 14:2
Porque uno cree que se ha de comer de todas cosas: otro enfermo come legumbres.

Romans 14:3
El que come, no menosprecie al que no come; y el que no come, no juzgue al que come; porque Dios le ha recibido.

Romans 14:4
¿Tú, quién eres, que juzgas el siervo ajeno? Para su señor está en pié, o cae; mas, se afirmará: que poderoso es Dios para afirmarle.

Romans 14:5
Uno juzga que hay diferencia entre día y día: otro juzga iguales todos los dias. Cada uno esté asegurado en su mismo ánimo.

Romans 14:6
El que hace caso del día, lo hace para el Señor; y el que no hace caso del día, para el Señor no lo hace. El que come, para el Señor come; porque da gracias a Dios; y el que no come, para el Señor no come, y da gracias a Dios.

Romans 14:7
Porque ninguno de nosotros vive para sí; y ninguno muere para sí.

Romans 14:8
Que si vivimos, para el Señor vivimos; y si morimos, para el Señor morimos. Así que, o que vivamos, o que muramos, del Señor somos.

Romans 14:9
Porque Cristo para esto murió, y resucitó, y volvió a vivir, para enseñorearse así de los muertos como de los que viven.

Romans 14:10
Mas tú ¿por qué juzgas a tu hermano? O tú también ¿por qué menosprecias a tu hermano? porque todos hemos de comparecer delante del tribunal de Cristo.

Romans 14:11
Pues escrito está: Vivo yo, dice el Señor, que a mí se doblará toda rodilla; y toda lengua confesará a Dios.

Romans 14:12
De manera que cada uno de nosotros dará a Dios razón de sí.

Romans 14:13
Así que, no juzguemos más los unos a los otros; mas ántes juzgád esto, que nadie ponga tropiezo al hermano, o ocasión de caer.

Romans 14:14
Yo sé, y estoy persuadido en el Señor Jesús, que nada hay de suyo inmundo; mas a aquel que piensa ser inmunda alguna cosa, a aquel le es inmunda.

Romans 14:15
Empero si por causa de tu comida tu hermano es contristado, ya no andas conforme a la caridad. No eches a perder con tu comida a aquel por el cual Cristo murió.

Romans 14:16
Que no se hable mal, pues, de vuestro bien:

Romans 14:17
Porque el reino de Dios no es comida ni bebida; sino justicia, y paz, y gozo en el Espíritu Santo.

Romans 14:18
Porque el que en esto sirve a Cristo, agrada a Dios, y es acepto a los hombres.

Romans 14:19
Sigamos pues lo que hace a la paz, y a la edificación de los unos a los otros.

Romans 14:20
No destruyas la obra de Dios por causa de la comida. Todas las cosas a la verdad son limpias; mas malo es para el hombre que come con ofensa.

Romans 14:21
Bueno es no comer carne, ni beber vino, ni nada en que tu hermano tropiece, o se ofenda, o se enflaquezca.

Romans 14:22
¿Tu, tienes fé? Ténla contigo delante de Dios. Bienaventurado el que no se condena a sí mismo con lo que aprueba.

Romans 14:23
Mas el que duda, si comiere, es condenado, porque no comió con fé; y todo lo que no es de fé, es pecado.

Romans 15:1
ASÍ que los que somos fuertes debemos sobrellevar las flaquezas de los flacos, y no agradarnos a nosotros mismos.

Romans 15:2
Cada uno de nosotros agrade a su prójimo para su bien, a fin de edificarle.

Romans 15:3
Porque aun Cristo no se agradó a sí mismo; ántes, como está escrito: Los vituperios de los que te vituperaban, cayeron sobre mí.

Romans 15:4
Porque las cosas que ántes fueron escritas, para nuestro enseñamiento fueron escritas; para que por la paciencia, y consolación de las Escrituras, tengamos esperanza.

Romans 15:5
Mas el Dios de la paciencia y de la consolación, os dé que entre vosotros seais unánimes según Cristo Jesús:

Romans 15:6
Para que de un solo corazón y de una misma boca glorifiquéis al Dios y Padre de nuestro Señor Jesu Cristo.

Romans 15:7
Por tanto recibíos los unos a los otros, como también Cristo nos ha recibido para gloria de Dios.

Romans 15:8
Digo pues, que Cristo Jesús fué ministro de la circuncisión, por la verdad de Dios, para confirmar las promesas hechas a los padres;

Romans 15:9
Y para que los Gentiles glorifiquen a Dios por su misericordia, como está escrito: Por tanto yo te confesaré a tí entre los Gentiles, y cantaré a tu nombre.

Romans 15:10
Y otra vez dice: Regocijáos, vosotros los Gentiles, con su pueblo.

Romans 15:11
Y otra vez: Alabád al Señor todos los Gentiles, y magnificádle todos los pueblos.

Romans 15:12
Y otra vez dice Isaías: Saldrá raíz de Jessé, y el que se levantará para regir los Gentiles, los Gentiles esperarán en él.

Romans 15:13
Y el Dios de esperanza os hincha de todo gozo y paz en el creer, para que abundéis en esperanza por la virtud del Espíritu Santo.

Romans 15:14
Empero aun yo mismo estoy persuadido de vosotros, hermanos míos, que vosotros también estáis llenos de bondad, hartos de todo conocimiento, de tal manera que podáis amonestaros los unos a los otros.

Romans 15:15
Mas os he escrito, hermanos, en alguna parte osadamente, como recordándoos por la gracia que de Dios me es dada,

Romans 15:16
Para que fuese yo ministro de Jesu Cristo a los Gentiles, ministrando el evangelio de Dios, para que la ofrenda de los Gentiles le sea acepta, siendo santificada por el Espíritu Santo.

Romans 15:17
Así que tengo de que gloriarme en Cristo para con Dios.

Romans 15:18
Porque no osaría hablar de alguna cosa que Cristo no haya hecho por mí para hacer obedientes a los Gentiles, por palabra y obra:

Romans 15:19
Con poder de milagros y prodigios, en virtud del Espíritu de Dios; de tal manera que desde Jerusalem, y al derredor hasta Ilirico, lo haya henchido todo del evangelio de Cristo.

Romans 15:20
Y de esta manera me esforcé a predicar este evangelio; no donde Cristo fuese ya nombrado, por no edificar sobre ajeno fundamento;

Romans 15:21
Ántes, como está escrito: A los que no fué anunciado de él, estos verán; y los que no oyeron, entenderán.

Romans 15:22
Por lo cual también he sido impedido muchas veces de venir a vosotros.

Romans 15:23
Mas ahora no teniendo ya más lugar en estas partes, y deseando venir a vosotros muchos años ha:

Romans 15:24
Cuando me partiere para España, vendré a vosotros; porque espero que pasando os veré, y que seré encaminado por vosotros hacia allá: cuando primero me hubiere en parte saciado de vuestra compañía.

Romans 15:25
Mas ahora parto para Jerusalem a ministrar a los santos.

Romans 15:26
Porque Macedonia y Acaya tuvieron por bien de hacer una colecta para los pobres de entre los santos que están en Jerusalem.

Romans 15:27
Porque les pareció bueno, y cierto, que son deudores a ellos; porque si los Gentiles han sido hechos participantes de sus bienes espirituales, deben también ellos servirles en los carnales.

Romans 15:28
Así que, cuando yo hubiere concluido esto, y les hubiere consignado este fruto, pasaré por vosotros a España.

Romans 15:29
Y ya sé que cuando viniere a vosotros, vendré en la plenitud de la bendición del evangelio de Cristo.

Romans 15:30
Ruégoos empero, hermanos, por el Señor nuestro Jesu Cristo, y por el amor del Espíritu, que os esforcéis conmigo en vuestras oraciones por mí a Dios;

Romans 15:31
Que yo sea librado de los incrédulos que están en Judea, y que éste mi servicio para los de Jerusalem sea acepto a los santos;

Romans 15:32
Para que con gozo venga a vosotros por la voluntad de Dios, y que sea recreado juntamente con vosotros.

Romans 15:33
Y el Dios de paz sea con todos vosotros. Amén.

Romans 16:1
ENCOMIÉNDOOS a Febe nues- tra hermana, la cual está en el servicio de la iglesia que está en Cencreas:

Romans 16:2
Que la recibáis en el Señor como es propio de santos; y que le ayudéis en cualquiera cosa en que os hubiere menester; porque ella ha ayudado a muchos, y a mí mismo también.

Romans 16:3
Saludád a Priscila y a Aquila, mis coadjutores en Cristo Jesús:

Romans 16:4
(Que pusieron sus cuellos al degolladero por mi vida, a los cuales no doy gracias yo solo, mas aun todas las iglesias de los Gentiles:)

Romans 16:5
Asimismo a la iglesia que está en su casa. Saludád a Epeneto, amado mío, que es las primicias de Acaya para Cristo.

Romans 16:6
Saludád a María, la cual ha trabajado mucho por nosotros.

Romans 16:7
Saludád a Andrónico y a Junia, mis parientes, y mis compañeros en prisiones, los cuales son insignes entre los apóstoles; los cuales fueron en Cristo ántes que yo.

Romans 16:8
Saludád a Amplias, amado mío en el Señor.

Romans 16:9
Saludád a Urbano, nuestro ayudador en Cristo Jesús, y a Staquis, amado mío.

Romans 16:10
Saludád a Apéles, aprobado en Cristo. Saludád a los que son de Aristóbulo.

Romans 16:11
Saludád a Herodión, mi pariente. Saludád a los que son de Narciso, los que son en el Señor.

Romans 16:12
Saludád a Trifena, y a Trifosa, las cuales trabajan en el Señor. Saludád a la amada Perside, la cual ha trabajado mucho en el Señor.

Romans 16:13
Saludád a Rufo, escogido en el Señor; y a su madre y mía.

Romans 16:14
Saludád a Asincrito, a Flegonte, a Hérmas, a Patrobas, a Hérmes, y a los hermanos que están con ellos.

Romans 16:15
Saludád a Filologo, y a Julia, a Nereo, y a su hermana, y a Olímpas, y a todos los santos que están con ellos.

Romans 16:16
Saludáos los unos a los otros con santo beso. Os saludan las iglesias de Cristo.

Romans 16:17
Y os ruego, hermanos, que miréis por los que causan disensiones y escándalos contrarios a la doctrina que vosotros habéis aprendido; y apartáos de ellos.

Romans 16:18
Porque los tales no sirven al Señor nuestro Jesu Cristo, sino a sus vientres; y con suaves palabras y buenas razones engañan los corazones de los sencillos.

Romans 16:19
Porque vuestra obediencia divulgada es por todos lugares; así que, me regocijo por causa de vosotros; mas quiero que seais sabios en el bien, y simples en el mal.

Romans 16:20
Y el Dios de paz quebrantará presto a Satanás debajo de vuestros piés. La gracia del Señor nuestro Jesu Cristo sea con vosotros. Amén.

Romans 16:21
Os saludan Timoteo, mi coadjutor, y Lucio, y Jasón, y Sosipáter mis parientes.

Romans 16:22
Yo Tercio, que escribí está epístola, os saludo en el Señor.

Romans 16:23
Salúdaos Gayo, mi huésped, y de toda la iglesia. Salúdaos Erasto, tesorero de la ciudad, y el hermano Cuarto.

Romans 16:24
La gracia de nuestro Señor Jesu Cristo sea con todos vosotros. Amén.

Romans 16:25
Y al que puede confirmaros según mi evangelio, y la predicación de Jesu Cristo, según la revelación del misterio encubierto desde tiempos eternos,

Romans 16:26
Mas manifestado ahora, y por las Escrituras de los profetas según el mandamiento del Dios eterno, declarado a todas las naciones para que obedezcan a la fé:

Romans 16:27
A el solo Dios sabio, sea gloria por Jesu Cristo para siempre. Amén. Fué escrita de Corinto a los Romanos, y enviada con Febe servidora de la iglesia de Cencreas.

 

 

 

 

 

 

 

1 Corintios / 1 Corinthians



1 Corinthians 1:1
PABLO, llamado a ser apóstol de Jesu Cristo por la voluntad de Dios, y el hermano Sosténes,

1 Corinthians 1:2
A la iglesia de Dios que está en Corinto, a los santificados en Cristo Jesús, llamados a ser santos, con todos los que en cualquier lugar invocan el nombre de nuestro Señor Jesu Cristo, así de ellos como el nuestro:

1 Corinthians 1:3
Gracia a vosotros, y paz de Dios nuestro Padre, y del Señor Jesu Cristo.

1 Corinthians 1:4
Doy gracias a mi Dios siempre por vosotros, por la gracia de Dios que os es dada en Cristo Jesús;

1 Corinthians 1:5
Que en todas las cosas sois enriquecidos en él, en toda palabra y en toda ciencia;

1 Corinthians 1:6
Según que el testimonio de Cristo ha sido confirmado en vosotros:

1 Corinthians 1:7
De tal manera que nada os falte en ningún don, esperando la manifestación de nuestro Señor Jesu Cristo;

1 Corinthians 1:8
El cual también os confirmará hasta el fin, para que seais inculpables en el día de nuestro Señor Jesu Cristo.

1 Corinthians 1:9
Fiel es Dios por el cual fuisteis llamados a la participación de su Hijo Jesu Cristo nuestro Señor.

1 Corinthians 1:10
Os ruego, pues, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesu Cristo, que habléis todos una misma cosa; y que no haya entre vosotros disensiones; ántes seais perfectamente unidos en un mismo entendimiento, y en un mismo parecer.

1 Corinthians 1:11
Porque me ha sido declarado de vosotros, hermanos míos, por los que son de la familia de Cloé, que hay entre vosotros contiendas.

1 Corinthians 1:12
Quiero decir, que cada uno de vosotros dice: Yo cierto soy de Pablo; mas yo de Apolós; mas yo de Céfas; mas yo de Cristo.

1 Corinthians 1:13
¿Es dividido Cristo? ¿Fué crucificado Pablo por vosotros? ¿o habéis sido bautizados en el nombre de Pablo?

1 Corinthians 1:14
Doy gracias a mi Dios, que a ninguno de vosotros he bautizado, mas que a Crispo y a Gayo;

1 Corinthians 1:15
Para que ninguno diga que yo le bauticé en mi nombre.

1 Corinthians 1:16
Y también bauticé la casa de Estefánas; mas no sé si haya bautizado a algún otro.

1 Corinthians 1:17
Porque no me envió Cristo a bautizar, sino a predicar el evangelio: no en sabiduría de palabra, porque no sea hecha vana la cruz de Cristo.

1 Corinthians 1:18
Porque la predicación de la cruz a la verdad, insensatez es para los que se pierden; mas para los que se salvan, es a saber, para nosotros, poder de Dios es.

1 Corinthians 1:19
Porque está escrito: Destruiré la sabiduría de los sabios, y la inteligencia de los entendidos haré venir a la nada.

1 Corinthians 1:20
¿En dónde está el sabio? ¿En dónde el escriba? ¿En dónde el disputador de este siglo? ¿No ha enloquecido Dios la sabiduría de este mundo?

1 Corinthians 1:21
Porque por no haber el mundo conocido, en la sabiduría de Dios, a Dios por sabiduría, agradó a Dios salvar los creyentes por la insensatez de la predicación.

1 Corinthians 1:22
Porque los Judíos piden señales, y los Griegos buscan sabiduría;

1 Corinthians 1:23
Mas nosotros predicamos a Cristo crucificado, que es a los Judíos ciertamente tropezadero, y a los Griegos insensatez:

1 Corinthians 1:24
Empero a los llamados, así Judíos como Griegos, Cristo poder de Dios, y sabiduría de Dios.

1 Corinthians 1:25
Porque la insensatez de Dios es más sabia que los hombres; y lo flaco de Dios es más fuerte que los hombres.

1 Corinthians 1:26
Porque mirád, hermanos, vuestra vocación, que no sois muchos sabios según la carne, no muchos poderosos, no muchos nobles:

1 Corinthians 1:27
Ántes las cosas fatuas del mundo escogió Dios para avergonzar a los sabios; y las cosas flacas del mundo escogió Dios para avergonzar a las que son fuertes;

1 Corinthians 1:28
Y las cosas viles del mundo, y las menospreciadas escogió Dios; y hasta las que no son, para deshacer las que son:

1 Corinthians 1:29
Para que ninguna carne se jacte en su presencia.

1 Corinthians 1:30
De él empero sois vosotros en Cristo Jesús, el cual es hecho para nosotros de Dios sabiduría, y justicia, y santificación, y redención;

1 Corinthians 1:31
Para que, como está escrito: El que se gloría, gloríese en el Señor.

1 Corinthians 2:1
ASÍ que, hermanos, cuando yo vine a vosotros, no vine con excelencia de palabra o de sabiduría, para anunciaros el testimonio de Cristo.

1 Corinthians 2:2
Porque había determinado no saber cosa alguna entre vosotros, sino a Jesu Cristo, y a este crucificado.

1 Corinthians 2:3
Y estuve yo entre vosotros con flaqueza, y con temor, y mucho temblor;

1 Corinthians 2:4
Y ni mi palabra ni mi predicación fué con palabras persuasivas de humana sabiduría, sino con demonstración del Espíritu y con poder;

1 Corinthians 2:5
Para que vuestra fé no sea en sabiduría de hombres, mas en poder de Dios.

1 Corinthians 2:6
Empero hablamos sabiduría entre los que son perfectos; y sabiduría, no de este siglo, ni de los príncipes de este siglo, que vienen a nada;

1 Corinthians 2:7
Mas hablamos la sabiduría misteriosa de Dios, es a saber, la sabiduría ocultada: la que Dios predestinó ántes de los siglos para nuestra gloria,

1 Corinthians 2:8
La que ninguno de los príncipes de este siglo conoció; porque si la conocieran, nunca crucificaran al Señor de gloria;

1 Corinthians 2:9
Ántes, como está escrito: Ni ojo vió, ni oido oyó, ni en corazón de hombre subió lo que Dios preparó para los que le aman.

1 Corinthians 2:10
Empero Dios nos lo reveló a nosotros por su Espíritu; porque el Espíritu todo lo comprende, aun las profundidades de Dios.

1 Corinthians 2:11
Porque ¿quién de los hombres sabe las cosas que son del hombre, sino el espíritu del mismo hombre que está en él? así tampoco nadie conoció las cosas que son de Dios, sino el Espíritu de Dios.

1 Corinthians 2:12
Y nosotros hemos recibido no el espíritu del mundo, sino el Espíritu que es de Dios; para que conozcamos lo que Dios nos ha dado.

1 Corinthians 2:13
Lo cual también hablamos no con palabras que enseña la humana sabiduría, sino en las que enseña el Espíritu Santo, acomodando lo espiritual a lo espiritual.

1 Corinthians 2:14
Mas el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios; porque le son insensatez; ni las puede conocer, porque son espiritualmente examinadas.

1 Corinthians 2:15
Empero el espiritual examina (ciertamente) todas las cosas; mas él de nadie es examinado.

1 Corinthians 2:16
Porque ¿quién conoció la mente del Señor, para que le instruyese? Mas nosotros tenemos entendida la mente de Cristo.

1 Corinthians 3:1
DE manera que yo, hermanos, no pude hablaros como a espirituales; mas os hablé como a carnales, es a saber, como a niños en Cristo:

1 Corinthians 3:2
Os di a beber leche, no os di vianda; porque aun no podíais, y ni aun ahora podéis dijerirla;

1 Corinthians 3:3
Porque aun sois carnales; porque mientras que hay entre vosotros celos, y contiendas, y disensiones, ¿no sois carnales, y andáis como hombres?

1 Corinthians 3:4
Porque diciendo el uno: Yo cierto soy de Pablo; y el otro: Yo de Apólos, ¿no sois carnales?

1 Corinthians 3:5
¿Quién pues es Pablo, y quién es Apólos, sino ministros por los cuales habéis creido; y cada uno conforme a lo que el Señor le dió?

1 Corinthians 3:6
Yo planté, Apólos regó; mas Dios ha dado el crecimiento.

1 Corinthians 3:7
Así que ni el que planta es algo, ni el que riega, sino Dios que da el crecimiento.

1 Corinthians 3:8
Empero el que planta y el que riega son una misma cosa; aunque cada uno recibirá su propio galardón conforme a su labor.

1 Corinthians 3:9
Porque nosotros colaboradores somos con Dios: vosotros labranza de Dios sois, edificio de Dios sois.

1 Corinthians 3:10
Conforme a la gracia de Dios que me ha sido dada, yo como sabio maestro de obra, puse el fundamento; mas otro prosigue el edificio: empero cada uno vea como edifica sobre él.

1 Corinthians 3:11
Porque nadie puede poner otro fundamento del que está puesto, el cual es Jesu Cristo.

1 Corinthians 3:12
Y si alguno edificare sobre este fundamento oro, plata, piedras preciosas, madera, heno, hojarasca:

1 Corinthians 3:13
La obra de cada uno será hecha manifiesta; porque el día la declarará; porque por el fuego será revelada, y la obra de cada uno cual sea, el fuego hará la prueba.

1 Corinthians 3:14
Si la obra de alguno que prosiguió el edificio permaneciere, recibirá el galardón.

1 Corinthians 3:15
Mas si la obra de alguno fuere quemada, sufrirá pérdida: él empero será salvo, mas así como por fuego.

1 Corinthians 3:16
¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros?

1 Corinthians 3:17
Si alguno violare el templo de Dios, Dios destruirá al tal; porque el templo de Dios, el cual sois vosotros, santo es.

1 Corinthians 3:18
Nadie se engañe: si alguno entre vosotros parece ser sabio en este siglo, hágase necio para ser de veras sabio.

1 Corinthians 3:19
Porque la sabiduría de este mundo insensatez es para con Dios; porque escrito esta: El prende a los sabios en la astucia de ellos.

1 Corinthians 3:20
Y otra vez: El Señor conoce los pensamientos de los sabios, que son vanos.

1 Corinthians 3:21
Así que ninguno se gloríe en los hombres; porque vuestras son todas las cosas,

1 Corinthians 3:22
Sea Pablo, sea Apólos, sea Céfas, sea el mundo, sea la vida, sea la muerte, sea lo presente, sea lo porvenir: todo es vuestro;

1 Corinthians 3:23
Y vosotros de Cristo, y Cristo de Dios.

1 Corinthians 4:1
ASÍ nos tenga el hombre, como a ministros de Cristo, y dispensadores de los misterios de Dios.

1 Corinthians 4:2
Empero se requiere en los dispensadores, que el hombre sea hallado fiel.

1 Corinthians 4:3
Yo en muy poco tengo el ser juzgado de vosotros, o de humano día; ántes ni aun yo a mí mismo me juzgo.

1 Corinthians 4:4
Porque de nada tengo mala conciencia, empero no por eso soy justificado; mas el que me juzga es el Señor.

1 Corinthians 4:5
Así que no juzguéis nada ántes de tiempo, hasta que venga el Señor, el cual también sacará a luz las cosas ocultas de las tinieblas, y manifestará los intentos de los corazones; y entónces cada cual tendrá de Dios su premio.

1 Corinthians 4:6
Esto empero, hermanos, he pasado por ejemplo a mí y a Apólos por amor de vosotros; para que en nosotros aprendáis a no pensar fuera de lo que está escrito, hinchándoos por causa de otro el uno contra el otro.

1 Corinthians 4:7
Porque ¿quién hace que te diferencies de otro? ¿o qué tienes que no hayas recibido? y si también tú lo recibiste, ¿por qué te jactas como si no lo hubieras recibido?

1 Corinthians 4:8
Ya estáis hartos, ya estáis ricos; sin nosotros habéis reinado como reyes; y ojalá reinaseis, para que nosotros reinásemos también juntamente con vosotros.

1 Corinthians 4:9
Porque a lo que pienso, Dios nos ha puesto a nosotros, los apóstoles, por los postreros, como a sentenciados a muerte; porque somos hechos espectáculo al mundo, y a los ángeles, y a los hombres.

1 Corinthians 4:10
Nosotros somos insensatos por amor de Cristo, mas vosotros sois sabios en Cristo: nosotros flacos, y vosotros fuertes: vosotros nobles, y nosotros viles.

1 Corinthians 4:11
Hasta esta hora hambreamos, y tenemos sed, y estamos desnudos, y somos heridos de pescozones, y andamos vagabundos,

1 Corinthians 4:12
Y trabajamos, obrando con nuestras propias manos: siendo maldecidos, bendecimos: padeciendo persecución, la sufrimos:

1 Corinthians 4:13
Siendo difamados, rogamos: somos hechos como la basura del mundo, como las inmundicias de todas las cosas, hasta ahora.

1 Corinthians 4:14
No escribo esto para avergonzaros; mas os amonesto como a mis hijos amados.

1 Corinthians 4:15
Porque aunque tengáis diez mil ayos en Cristo, sin embargo no tendréis muchos padres; porque en Cristo Jesús yo os engendré por el evangelio.

1 Corinthians 4:16
Por tanto os ruego que seais imitadores de mí.

1 Corinthians 4:17
Por lo cual os envié a Timoteo, que es mi hijo amado, y fiel en el Señor, el cual os recordará de mis caminos, cuales sean en Cristo, como yo enseño en todas partes, en todas las iglesias.

1 Corinthians 4:18
Mas como si nunca hubiese yo de venir a vosotros, así están hinchados algunos.

1 Corinthians 4:19
Empero vendré presto a vosotros, si el Señor quisiere; y entenderé no las palabras de estos que así están hinchados, sino el poder.

1 Corinthians 4:20
Porque el reino de Dios no consiste en palabras, sino en poder.

1 Corinthians 4:21
¿Qué queréis? ¿He de venir a vosotros con vara, o en amor, y en espíritu de mansedumbre?

1 Corinthians 5:1
SE oye por todas partes que hay entre vosotros fornicación, y tal fornicación cual ni aun se nombra entre los Gentiles, tanto que alguno tenga la mujer de su padre.

1 Corinthians 5:2
Y vosotros estáis hinchados, y no tuvisteis ántes luto, para que fuese quitado de en medio de vosotros el que hizo tal obra.

1 Corinthians 5:3
Porque yo ciertamente como ausente en cuerpo, mas presente en espíritu, ya he juzgado como presente a aquel, que esto así ha cometido:

1 Corinthians 5:4
En el nombre de nuestro Señor Jesu Cristo, congregados vosotros y mi espíritu, con la facultad de nuestro Señor Jesu Cristo,

1 Corinthians 5:5
El tal sea entregado a Satanás para muerte de la carne, a fin de que el espíritu sea salvo en el día del Señor Jesús.

1 Corinthians 5:6
No es buena vuestra jactancia. ¿No sabéis que con un poco de levadura toda la masa se leuda?

1 Corinthians 5:7
Limpiád pues la vieja levadura para que seais nueva masa, como sois sin levadura; porque Cristo nuestra páscua ha sido sacrificado por nosotros.

1 Corinthians 5:8
Así que hagamos la fiesta no en la vieja levadura, ni en le levadura de malicia y de maldad, sino en panes por leudar de sinceridad y de verdad.

1 Corinthians 5:9
Os he escrito por carta, que no os acompañéis con los fornicarios:

1 Corinthians 5:10
Mas no del todo con los fornicarios de este mundo, o con los avaros, o con los ladrones, o idólatros; de otra suerte os sería menester salir del mundo.

1 Corinthians 5:11
Mas ahora os he escrito, que no os acompañéis, si alguno llamándose hermano fuere fornicario, o avaro, o idólatra, o maldiciente, o borracho, o ladrón, con el tal ni aun comáis.

1 Corinthians 5:12
Porque ¿qué me va a mí en juzgar también de los que están fuera? ¿no juzgáis vosotros de los que están dentro?

1 Corinthians 5:13
Mas de los que están fuera, Dios juzga. Quitád pues de entre vosotros al malvado.

1 Corinthians 6:1
¿OSA alguno de vosotros, teniendo pleito con otro, ir a juicio delante de los injustos, y no delante de los santos?

1 Corinthians 6:2
¿O no sabéis que los santos han de juzgar al mundo? Y si el mundo ha de ser juzgado por vosotros, ¿seréis acaso indignos de juzgar en cosas muy pequeñas?

1 Corinthians 6:3
¿O no sabéis que hemos de juzgar los ángeles? ¿cuánto más las cosas de este siglo?

1 Corinthians 6:4
Por tanto si hubiereis de tener juicios de cosas de este siglo, los más bajos que están en la iglesia, a los tales ponéd por jueces.

1 Corinthians 6:5
Para avergonzaros lo digo. ¿Será así, que no hay entre vosotros algún sabio, ni uno solo, que pueda juzgar entre sus hermanos;

1 Corinthians 6:6
Sino que el hermano con el hermano pleitéa en juicio, y esto delante de los infieles?

1 Corinthians 6:7
Luego de todas maneras hay culpa entre vosotros, porque tenéis juicios los unos con los otros. ¿Por qué no sufrís ántes el agravio? ¿por qué no aguantáis ántes ser defraudados?

1 Corinthians 6:8
Mas vosotros hacéis el agravio, y defraudáis; y esto a vuestros hermanos.

1 Corinthians 6:9
¿No sabéis que los injustos no poseerán el reino de Dios? No os engañéis, que ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los sodomitas,

1 Corinthians 6:10
Ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los robadores, no heredarán el reino de Dios.

1 Corinthians 6:11
Y esto erais algunos de vosotros; mas sois lavados, mas sois santificados, mas sois justificados en el nombre del Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro Dios.

1 Corinthians 6:12
Todas las cosas me son lícitas, mas no todas las cosas me convienen: todas las cosas me son lícitas, mas yo no me meteré debajo de potestad de ninguna.

1 Corinthians 6:13
Las viandas para el vientre, y el vientre para las viandas; empero y a él y a ellas deshará Dios. Mas el cuerpo no es para la fornicación, sino para el Señor; y el Señor para el cuerpo.

1 Corinthians 6:14
Empero Dios levantó al Señor, y también a nosotros nos levantará con su propio poder.

1 Corinthians 6:15
¿Ignoráis, acaso, que vuestros cuerpos son miembros de Cristo? ¿Tomaré pues los miembros de Cristo, y los haré miembros de una ramera? Léjos sea.

1 Corinthians 6:16
¿O no sabéis que el que se junta con una ramera, es hecho con ella un cuerpo? porque los dos, dice, serán una misma carne.

1 Corinthians 6:17
Empero el que se junta con el Señor, un mismo espíritu es.

1 Corinthians 6:18
Huid la fornicación: cualquier otro pecado que el hombre hiciere, fuera del cuerpo es; mas el que fornica, contra su propio cuerpo peca.

1 Corinthians 6:19
¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros?

1 Corinthians 6:20
Porque comprados sois por precio: glorificád pues a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios.

1 Corinthians 7:1
EN cuanto a las cosas de que me escribisteis: bueno sería al hombre no tocar mujer.

1 Corinthians 7:2
Mas por evitar las fornicaciones, cada varón tenga su mujer, y cada mujer tenga su marido.

1 Corinthians 7:3
El marido pague a la mujer la debida benevolencia; y asimismo la mujer al marido.

1 Corinthians 7:4
La mujer no tiene la potestad de su propio cuerpo, sino el marido; y por el semejante tampoco el marido tiene la potestad de su propio cuerpo, sino la mujer.

1 Corinthians 7:5
No os defraudéis el uno al otro, sino fuere algo por tiempo, de consentimiento de ámbos, por ocuparos en ayuno y en oración; y volvéd a juntaros en uno, porque no os tiente Satanás a causa de vuestra incontinencia.

1 Corinthians 7:6
Mas esto digo por permisión, no por mandamiento.

1 Corinthians 7:7
Porque querría que todos los hombres fuesen como yo; empero cada uno tiene su propio don de Dios: uno de una manera, y otro de otra.

1 Corinthians 7:8
Digo, pues, a los solteros y a las viudas, que bueno les es si se quedaren como yo.

1 Corinthians 7:9
Empero si no se pueden contener, cásense; que mejor es casarse, que quemarse.

1 Corinthians 7:10
Mas a los casados mando, y no yo, sino el Señor: Que la mujer no se aparte del marido.

1 Corinthians 7:11
Y si se apartare, quédese por casar, o reconcíliese con su marido; y que el marido no despida a su mujer.

1 Corinthians 7:12
Y a los demás yo digo, no el Señor. Si algún hermano tiene mujer no creyente, y ella consiente para habitar con él, no la despida.

1 Corinthians 7:13
Y la mujer que tiene marido no creyente, y él consiente para habitar con ella, no le deje.

1 Corinthians 7:14
Porque el marido no creyente es santificado por la mujer; y la mujer no creyente es santificada por el marido; de otra manera vuestros hijos serían inmundos, empero ahora son santos.

1 Corinthians 7:15
Mas si el no creyente se aparta, apártese; que el hermano, o la hermana, no está sujeto a servidumbre en semejantes casos: ántes a paz nos llamó Dios.

1 Corinthians 7:16
Porque ¿de dónde sabes, oh mujer, si quizá salvarás a tu marido? ¿o de dónde sabes, oh marido, si quizá salvarás a tu mujer?

1 Corinthians 7:17
Empero como el Señor repartió a cada uno, y como el Señor llamó a cada uno, así ande; y así yo lo ordeno en todas las iglesias.

1 Corinthians 7:18
¿Es llamado alguno circuncidado? no se haga incircunciso: ¿es llamado alguno en incircuncisión? no se circuncide.

1 Corinthians 7:19
La circuncisión nada es, y la incircuncisión nada es, sino la observancia de los mandamientos de Dios.

1 Corinthians 7:20
Cada uno en la vocación en que fué llamado en ella se quede.

1 Corinthians 7:21
¿Eres llamado siendo siervo? no se te dé nada; mas también si puedes hacerte libre, usa ántes de ello.

1 Corinthians 7:22
Porque el que en el Señor es llamado siendo siervo, horro es del Señor: asimismo también el que es llamado siendo libre, siervo es de Cristo.

1 Corinthians 7:23
Por precio sois comprados, no os hagáis siervos de los hombres.

1 Corinthians 7:24
Cada uno, hermanos, en lo que es llamado en esto se quede para con Dios.

1 Corinthians 7:25
Empero de las vírgenes no tengo mandamiento del Señor; mas doy mi parecer, como quien ha alcanzado misericordia del Señor para ser fiel.

1 Corinthians 7:26
Tengo, pues, esto por bueno a causa de la aflicción actual; digo, que bueno es al hombre estarse así.

1 Corinthians 7:27
¿Estás atado a mujer? no procures soltarte. ¿Estás suelto de mujer? no busques mujer.

1 Corinthians 7:28
Mas también si te casares, no pecaste; y si la vírgen se casare, no pecó; pero aflicción en la carne tendrán los tales; mas yo os perdono.

1 Corinthians 7:29
Esto empero digo, hermanos, que el tiempo es corto: lo que resta es, que los que tienen mujeres sean como si no las tuviesen;

1 Corinthians 7:30
Y los que lloran, como si no llorasen; y los que se regocijan, como si no se regocijasen; y los que compran, como si no poseyesen;

1 Corinthians 7:31
Y los que usan de este mundo, como no abusando de él; porque la apariencia de este mundo se pasa.

1 Corinthians 7:32
Mas querría que estuviéseis sin cuidado. El soltero tiene cuidado de las cosas que pertenecen al Señor, como ha de agradar al Señor.

1 Corinthians 7:33
Empero el casado tiene cuidado de las cosas que son del mundo, como ha de agradar a su mujer.

1 Corinthians 7:34
Diferencia hay también entre la mujer casada y la vírgen. La mujer por casar, tiene cuidado de las cosas del Señor, para ser santa así en cuerpo como en espíritu; mas la casada, tiene cuidado de las cosas del mundo, como ha de agradar a su marido.

1 Corinthians 7:35
Esto empero digo para vuestro propio provecho: no para echaros un lazo, sino para lo que es decente, y para que sin distracción sirváis al Señor.

1 Corinthians 7:36
Mas si a alguno parece cosa fea en su vírgen, que pase ya de edad, y así conviene que se haga, haga lo que quisiere; no peca, que se casen.

1 Corinthians 7:37
Empero el que está firme en su corazón, y no tiene necesidad, mas tiene poder sobre su voluntad, y determinó en su corazón esto, de guardar su vírgen, hace bien.

1 Corinthians 7:38
Así que el que da su vírgen en casamiento, hace bien; mas el que no la da, hace mejor.

1 Corinthians 7:39
La mujer casada está atada por la ley, mientras vive su marido; mas si su marido muriere, libre es para ser casada con quien quisiere; solamente en el Señor.

1 Corinthians 7:40
Empero más feliz es, según mi parecer, si se queda así; y pienso que también yo tengo el Espíritu de Dios.

1 Corinthians 8:1
EMPERO en cuanto a lo que a los ídolos es sacrificado, sabemos que todos tenemos ciencia. La ciencia hincha, mas la caridad edifica.

1 Corinthians 8:2
Y si alguno se piensa que sabe algo, aun no sabe cosa alguno como le conviene saber.

1 Corinthians 8:3
Mas el que ama a Dios, el tal es conocido de Dios.

1 Corinthians 8:4
Así que de las viandas que son sacrificadas a los ídolos, sabemos que el ídolo nada es en el mundo, y que no hay otro Dios, sino solo uno.

1 Corinthians 8:5
Porque aunque haya algunos que se llamen dioses, o en el cielo, o en la tierra, (como hay muchos dioses, y muchos señores,)

1 Corinthians 8:6
Para nosotros empero hay un solo Dios, el Padre, del cual son todas las cosas, y nosotros en él; y un Señor, Jesu Cristo, por el cual son todas las cosas, y nosotros por él.

1 Corinthians 8:7
Mas no en todos hay esta ciencia; porque algunos con conciencia del ídolo hasta ahora, lo comen como sacrificado a ídolos; y su conciencia, siendo flaca, es contaminada.

1 Corinthians 8:8
Empero la vianda no nos hace mas aceptos a Dios; porque ni que comamos, seremos más ricos: ni que no comamos, seremos más pobres.

1 Corinthians 8:9
Mas mirád que esta vuestra libertad no sea de algún modo tropezadero para los que son flacos.

1 Corinthians 8:10
Porque si te ve alguno, a tí que tienes esta ciencia, que estás sentado a la mesa en el lugar de los ídolos, ¿la conciencia de aquel que es flaco, no será edificada para comer de lo sacrificado a los ídolos?

1 Corinthians 8:11
¿Y por tu ciencia se perderá el hermano flaco, por el cual Cristo murió?

1 Corinthians 8:12
De esta manera, pues, pecando contra los hermanos, e hiriendo su flaca conciencia, contra Cristo pecáis.

1 Corinthians 8:13
Por lo cual si la comida es para mi hermano ocasión de caer, no comeré carne jamás por no hacer caer a mi hermano.

1 Corinthians 9:1
NO soy yo apóstol? ¿no soy libre? ¿no he visto a Jesu Cristo el Señor nuestro? ¿no sois vosotros mi obra en el Señor?

1 Corinthians 9:2
Si para los otros no soy apóstol, sin embargo para vosotros ciertamente lo soy; porque el sello de mi apostolado vosotros sois en el Señor.

1 Corinthians 9:3
Mi respuesta para con los que me preguntan, es esta:

1 Corinthians 9:4
¿No tenemos potestad de comer y de beber?

1 Corinthians 9:5
¿No tenemos potestad de traer con nosotros aquí y allá una hermana, mujer, como también los otros apóstoles, y los hermanos del Señor, y Céfas?

1 Corinthians 9:6
¿O será que solo yo y Barnabás no tenemos potestad de no trabajar?

1 Corinthians 9:7
¿Quién jamás salió a la guerra a sus propias expensas? ¿Quién planta viña, y no come de su fruto? ¿o quién apacienta el rebaño, y no come de la leche del rebaño?

1 Corinthians 9:8
¿Digo yo esto como hombre? ¿No dice lo mismo también la ley?

1 Corinthians 9:9
Porque en la ley de Moisés está escrito: No embozalarás la boca al buey que trilla. ¿Tiene Dios cuidado tan solo de los bueyes?

1 Corinthians 9:10
¿O dícelo particularmente por causa de nosotros? Por causa de nosotros sin duda está escrito: que con esperanza debe arar el que ara; y el que trilla, con esperanza de participar de su esperanza.

1 Corinthians 9:11
Si nosotros os sembramos las cosas espirituales, ¿será gran cosa si segáremos vuestras cosas carnales?

1 Corinthians 9:12
Si otros son partícipes de esta potestad sobre vosotros, ¿por qué no más bien nosotros? Mas no usamos de esta potestad, ántes lo sufrimos todo por no dar alguna interrupción al evangelio de Cristo.

1 Corinthians 9:13
¿No sabéis que los que ministran en las cosas santas, comen de las cosas del templo? ¿y los que sirven al altar, con el altar participan?

1 Corinthians 9:14
Así también ha ordenado el Señor a los que anuncian el evangelio, que vivan del evangelio.

1 Corinthians 9:15
Mas yo de nada de esto me he aprovechado; ni tampoco he escrito esto para que se haga así conmigo; porque es mejor para mí morir, ántes que nadie haga vana mi glorificación.

1 Corinthians 9:16
Porque aunque anuncie el evangelio, no tengo por qué gloriarme; porque me está impuesta necesidad; y ¡ay de mí, si no anunciare el evangelio!

1 Corinthians 9:17
Por lo cual si hago esto de voluntad, premio tendré; mas si por fuerza, la dispensación del evangelio me ha sido encargada.

1 Corinthians 9:18
¿Qué premio pues tendré? Cierto, que predicando el evangelio, ponga el evangelio de Cristo de balde, por no usar mal de mi potestad en el evangelio.

1 Corinthians 9:19
Por lo cual siendo libre para con todos, me he hecho siervo de todos, por ganar a más.

1 Corinthians 9:20
Me he hecho para los Judíos como Judío, por ganar a los Judíos; para los que están sujetos a la ley, como sujeto a la ley, por ganar a los que están sujetos a la ley.

1 Corinthians 9:21
Para los que están sin ley, como sin ley, (no estando yo sin ley para con Dios, mas bajo la ley para con Cristo,) por ganar a los que estaban sin ley.

1 Corinthians 9:22
Me he hecho para los flacos como flaco, por ganar a los flacos. Me he hecho todo para todos, para que todo punto salve a algunos.

1 Corinthians 9:23
Y esto hago por causa del evangelio, para ser hecho con vosotros partícipe de él.

1 Corinthians 9:24
¿No sabéis que los que corren en el estadio, todos corren, mas uno solo lleva el premio? Corréd pues de tal manera que le alcancéis.

1 Corinthians 9:25
Y todo aquel que se ejercita en la lucha, es sobrio en todo; y aquellos lo hacen para recibir una corona corruptible; mas nosotros, incorruptible.

1 Corinthians 9:26
Así que yo de esta manera corro, no como a cosa incierta: de esta manera peléo, no como quien hiere al aire.

1 Corinthians 9:27
Ántes hiero mi cuerpo, y le pongo en servidumbre; para que predicando a los otros, no sea yo mismo reprobado.

1 Corinthians 10:1
MAS no quiero, hermanos, que ignoréis, que nuestros Padres todos estuvieron debajo de la nube, y todos pasaron por la mar;

1 Corinthians 10:2
Y todos en Moisés fueron bautizados en la nube y en la mar;

1 Corinthians 10:3
Y todos comieron la misma vianda espiritual;

1 Corinthians 10:4
Y todos bebieron la misma bebida espiritual; porque bebían de la Roca espiritual que los seguía, la cual Roca era Cristo:

1 Corinthians 10:5
Mas de muchos de ellos no se agradó Dios; porque fueron derribados en el desierto.

1 Corinthians 10:6
Empero estas cosas fueron tipos para nosotros; a fin de que no codiciemos cosas malas, como ellos codiciaron:

1 Corinthians 10:7
Ni seais adoradores de ídolos como eran algunos de ellos, como está escrito: Sentose el pueblo a comer y a beber, y se levantaron a jugar:

1 Corinthians 10:8
Ni forniquemos, como algunos de ellos fornicaron, y cayeron en un día veinte y tres mil:

1 Corinthians 10:9
Ni tentemos a Cristo, como algunos de ellos le tentaron, y perecieron por las serpientes:

1 Corinthians 10:10
Ni murmuréis, como algunos de ellos murmuraron, y perecieron por el destruidor.

1 Corinthians 10:11
Mas todas estas cosas les acontecieron por tipos, y son escritas para nuestra amonestación, sobre quien los fines de los siglos han llegado.

1 Corinthians 10:12
Así que el que se piensa estar firme, mire no caiga.

1 Corinthians 10:13
No os ha tomado alguna tentación, fuera de las que son comunes a los hombres; mas fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis; ántes dará también salida con la tentación, para que la podáis llevar.

1 Corinthians 10:14
Por lo cual, amados míos, huid de la idolatría.

1 Corinthians 10:15
Como a sabios hablo, juzgád vosotros lo que digo.

1 Corinthians 10:16
La copa de bendición la cual bendecimos, ¿no es la comunión de la sangre de Cristo? el pan que rompemos, ¿no es la comunión del cuerpo de Cristo?

1 Corinthians 10:17
Porque siendo muchos, somos un solo pan, y un solo cuerpo; porque todos participamos de aquel mismo pan.

1 Corinthians 10:18
Mirád a Israel según la carne. Los que comen los sacrificios, ¿no son participantes del altar?

1 Corinthians 10:19
¿Pues qué digo? ¿Qué el ídolo es algo? ¿o que lo que es sacrificado a los ídolos es algo?

1 Corinthians 10:20
Ántes, digo que lo que los Gentiles sacrifican, a los demonios lo sacrifican, y no a Dios; y no querría que vosotros fueseis partícipes con los demonios.

1 Corinthians 10:21
No podéis beber la copa del Señor, y la copa de los demonios: no podéis ser partícipes de la mesa del Señor, y de la mesa de los demonios.

1 Corinthians 10:22
¿Provocamos a zelos al Señor? ¿Somos acaso más fuertes que él?

1 Corinthians 10:23
Todo me es lícito, mas no todo me conviene: todo me es lícito, mas no todo edifica.

1 Corinthians 10:24
Ninguno busque lo que es suyo propio; mas cada uno lo que es del otro.

1 Corinthians 10:25
De todo lo que se vende en la carnicería, coméd sin preguntar nada por causa de la conciencia.

1 Corinthians 10:26
Porque del Señor es la tierra, y la plenitud de ella.

1 Corinthians 10:27
Si alguno de los que no creen os convida, y queréis ir, de todo lo que se os pone delante, coméd, sin preguntar nada por causa de la conciencia.

1 Corinthians 10:28
Mas si alguien os dijere: Esto fué sacrificado a los ídolos: no lo comáis por causa de aquel que os lo declaró, y por causa de la conciencia; porque del Señor es la tierra, y la plenitud de ella.

1 Corinthians 10:29
Conciencia digo, no la tuya, sino la del otro. ¿Pues por qué ha de ser juzgada mi libertad por conciencia de otro?

1 Corinthians 10:30
Y si yo por gracia participo, ¿por qué se ha de hablar mal de mí por lo que doy gracias?

1 Corinthians 10:31
Si pues coméis, o si bebéis, o hacéis otra cosa, hacédlo todo a gloria de Dios.

1 Corinthians 10:32
Sed sin ofensa a Judíos, y a Griegos, y a la iglesia de Dios:

1 Corinthians 10:33
Como también yo en todas las cosas agrado a todos: no buscando mi mismo provecho, sino el de muchos, para que ellos sean salvos.

1 Corinthians 11:1
SED imitadores de mí, como yo también lo soy de Cristo.

1 Corinthians 11:2
Aláboos pues, hermanos, que en todo os acordáis de mí; y retenéis los preceptos, de la manera que os los entregué.

1 Corinthians 11:3
Mas quiero que sepáis, que Cristo es la cabeza de todo varón; y el varón es la cabeza de la mujer; y Dios la cabeza de Cristo.

1 Corinthians 11:4
Todo varón que ora, o profetiza cubierta la cabeza, afrenta su cabeza.

1 Corinthians 11:5
Mas toda mujer que ora, o profetiza no cubierta su cabeza, afrenta su cabeza; porque lo mismo es que si se rayese.

1 Corinthians 11:6
Porque si la mujer no se cubre, raígase también; y si es vergüenza para la mujer raerse o raparse, cúbrase.

1 Corinthians 11:7
Porque el varón no ha de cubrir la cabeza; porque él es imágen y gloria de Dios; mas la mujer es gloria del varón.

1 Corinthians 11:8
Porque el varón no es de la mujer, sino la mujer del varón.

1 Corinthians 11:9
Porque tampoco el varón era criado por causa de la mujer, sino la mujer por causa del varón.

1 Corinthians 11:10
Por lo cual la mujer debe tener la señal de potestad sobre su cabeza por causa de los ángeles.

1 Corinthians 11:11
Mas ni el varón es sin la mujer, ni la mujer sin el varón, en el Señor.

1 Corinthians 11:12
Porque como la mujer es del varón, así también el varón es por la mujer; empero todas las cosas de Dios.

1 Corinthians 11:13
Juzgád en vosotros mismos: ¿es honesto orar la mujer a Dios no cubierta?

1 Corinthians 11:14
¿No os enseña aun la misma naturaleza que al hombre sea deshonesto criar cabello?

1 Corinthians 11:15
Por el contrario a la mujer criar el cabello le es honroso; porque en lugar de velo le es dado el cabello.

1 Corinthians 11:16
Con todo eso si alguno parece ser contencioso, nosotros no tenemos tal costumbre, ni las iglesias de Dios.

1 Corinthians 11:17
Esto empero os anuncio, que no os alabo, que no por mejor, sino por peor os juntáis.

1 Corinthians 11:18
Porque lo primero, cuando os juntáis en la iglesia, oigo que hay entre vosotros disensiones, y en parte lo creo.

1 Corinthians 11:19
Porque es menester que también haya entre vosotros heregías, para que los que son probados se manifiesten entre vosotros.

1 Corinthians 11:20
De manera que cuando os juntáis en uno, esto no es comer la cena del Señor:

1 Corinthians 11:21
Porque cada uno se anticipa al otro para comer su propia cena; y el uno tiene hambre, y el otro está embriagado.

1 Corinthians 11:22
¡Qué! ¿no tenéis casas en que comáis y bebáis? ¿O menospreciáis la iglesia de Dios, y avergonzáis a los que no tienen? ¿Qué os diré? ¿Os alabaré en esto? No os alabo.

1 Corinthians 11:23
Porque yo recibí del Señor lo que también os he entregado: Que el Señor Jesús la misma noche que fué entregado, tomó pan:

1 Corinthians 11:24
Y habiendo dado gracias lo rompió, y dijo: Tomád, coméd: éste es mi cuerpo que por vosotros es rompido: hacéd esto en memoria de mí.

1 Corinthians 11:25
Asimismo tomó también la copa, después de haber cenado, diciendo: Esta copa es el nuevo testamento en mi sangre: hacéd esto todas las veces que la bebiéreis, en memoria de mí.

1 Corinthians 11:26
Porque todas las veces que comiéreis este pan, y bebiéreis esta copa, la muerte del Señor anunciais hasta que venga.

1 Corinthians 11:27
De manera que cualquiera que comiere este pan, o bebiere esta copa del Señor indignamente, será culpado del cuerpo y de la sangre del Señor.

1 Corinthians 11:28
Por tanto examínese cada uno a sí mismo, y así coma de aquel pan, y beba de aquella copa.

1 Corinthians 11:29
Porque el que come y bebe indignamente, condenación come y bebe para sí, no discerniendo el cuerpo del Señor.

1 Corinthians 11:30
Por lo cual hay muchos enfermos y debilitados entre vosotros, y muchos duermen.

1 Corinthians 11:31
Que si nos juzgásemos a nosotros mismos, no seríamos juzgados.

1 Corinthians 11:32
Mas siendo juzgados, somos castigados del Señor, para que no seamos condenados con el mundo.

1 Corinthians 11:33
Así que, hermanos míos, cuando os juntáis a comer, esperáos unos a otros.

1 Corinthians 11:34
Y si alguno tuviere hambre, coma en su casa; porque no os juntéis para juicio. Las demás cosas las pondré en órden cuando viniere.

1 Corinthians 12:1
Y EN cuanto a los dones espiri- tuales, no quiero, hermanos, seais ignorantes.

1 Corinthians 12:2
Sabéis que erais Gentiles, yendo, como erais llevados, a los ídolos mudos.

1 Corinthians 12:3
Por tanto os hago saber, que nadie que hable por el Espíritu de Dios, llama anatema a Jesús; y que nadie puede llamar a Jesús Señor, sino por el Espíritu Santo.

1 Corinthians 12:4
Empero hay diferencias de dones; mas el mismo Espíritu.

1 Corinthians 12:5
Y hay diferencias de ministerios; mas el mismo Señor.

1 Corinthians 12:6
Y hay diferencias de operaciones; mas el mismo Dios es, el que obra todas las cosas en todos.

1 Corinthians 12:7
Empero a cada uno le es dada la manifestación del Espíritu para provecho.

1 Corinthians 12:8
Porque a éste es dada por el Espíritu palabra de sabiduría: al otro, palabra de ciencia por el mismo Espíritu:

1 Corinthians 12:9
A otro, fé por el mismo Espíritu; y a otro, dones de sanidades por el mismo Espíritu:

1 Corinthians 12:10
A otro, operaciones de milagros; y a otro, profecía; y a otro, discernimiento de espíritus; y a otro, diversos géneros de lenguas; y a otro, interpretación de lenguas.

1 Corinthians 12:11
Mas todas estas cosas obra uno y el mismo Espíritu, repartiendo particularmente a cada uno como él quiere.

1 Corinthians 12:12
Porque de la manera que es uno el cuerpo, y tiene muchos miembros, empero todos los miembros de este un cuerpo, siendo muchos, son un mismo cuerpo, así también es Cristo.

1 Corinthians 12:13
Porque por un mismo Espíritu somos todos bautizados en un mismo cuerpo, Judíos o Griegos, siervos o libres; y a todos se nos ha hecho beber en un mismo Espíritu.

1 Corinthians 12:14
Porque el cuerpo no es un solo miembro, sino muchos.

1 Corinthians 12:15
Si dijere el pié: Porque no soy mano, no soy del cuerpo: ¿por eso no será del cuerpo?

1 Corinthians 12:16
Y si dijere la oreja: Porque no soy ojo, no soy del cuerpo: ¿por eso no será del cuerpo?

1 Corinthians 12:17
Si todo el cuerpo fuese ojo, ¿dónde estaría el oido? si todo fuese oido, ¿dónde estaría el olfato?

1 Corinthians 12:18
Mas ahora Dios ha colocado los miembros cada uno de ellos por sí en el cuerpo, como él quiso.

1 Corinthians 12:19
Que si todos fueran un mismo miembro, ¿dónde estuviera el cuerpo?

1 Corinthians 12:20
Mas ahora muchos miembros son, empero sin embargo un solo cuerpo.

1 Corinthians 12:21
No puede el ojo decir a la mano: No te he menester: ni tampoco la cabeza a los piés: No tengo necesidad de vosotros.

1 Corinthians 12:22
Ántes, los miembros del cuerpo que parecen más flacos, son mucho más necesarios;

1 Corinthians 12:23
Y los miembros del cuerpo que estimamos menos dignos, a estos ceñimos más honrosamente; y los que en nosotros son menos decentes, tienen más decoro.

1 Corinthians 12:24
Porque los que en nosotros son más decorosos, no tienen necesidad de nada; mas Dios templó a una el cuerpo, dando más abundante honor al que le faltaba;

1 Corinthians 12:25
Para que no haya disensión en el cuerpo, sino que los miembros tengan el mismo cuidado los unos por los otros.

1 Corinthians 12:26
De tal manera que si el un miembro padece, todos los miembros a una se duelen: o si el un miembro es honrado, todos los miembros a una se regocijan.

1 Corinthians 12:27
Vosotros, pues, sois el cuerpo de Cristo, y miembros en particular.

1 Corinthians 12:28
Y a unos puso Dios en la iglesia, primeramente apóstoles, luego profetas, lo tercero enseñadores, luego milagros, luego dones de sanidades, auxilios, gobernaciones, géneros de lenguas.

1 Corinthians 12:29
¿Son todos apóstoles? ¿son todos profetas? ¿son todos enseñadores? ¿son todos hacedores de milagros?

1 Corinthians 12:30
¿Tienen todos dones de sanidades? ¿hablan todos lenguas? ¿interpretan todos?

1 Corinthians 12:31
Empero deseád con vehemencia los mejores dones; y aun yo os enseño un camino más excelente.

1 Corinthians 13:1
SI yo hablase en lenguas de hombres y de ángeles, y no tuviese caridad, soy hecho como metal que resuena, o platillo que retiñe.

1 Corinthians 13:2
Y si tuviese el don de profecía, y entendiese todos los misterios, y toda ciencia; y si tuviese toda la fé, de manera que pudiese traspasar las montañas, y no tuviera caridad, nada soy.

1 Corinthians 13:3
Y si repartiese toda mi hacienda para dar de comer a pobres; y si entregase mi cuerpo para ser quemado, y no tuviere caridad, de nada me sirve.

1 Corinthians 13:4
La caridad es sufrida, es benigna: la caridad no tiene envidia: la caridad no es jactanciosa, no es hinchada,

1 Corinthians 13:5
No se comporta indecorosamente, no busca lo que es suyo, no se irrita, no piensa mal,

1 Corinthians 13:6
No se huelga en la injusticia, mas huélgase en la verdad:

1 Corinthians 13:7
Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.

1 Corinthians 13:8
La caridad nunca se acaba: aunque las profecías se han de acabar, y cesar las lenguas, y desaparecer la ciencia.

1 Corinthians 13:9
Porque en parte conocemos, y en parte profetizamos.

1 Corinthians 13:10
Mas después que venga lo que es lo perfecto, entónces lo que es en parte será abolido.

1 Corinthians 13:11
Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, sabía como niño; mas cuando ya fuí hombre hecho, puse a un lado las cosas de niño.

1 Corinthians 13:12
Porque ahora vemos por espejo oscuramente; mas entónces, cara a cara. Ahora conozco en parte; mas entónces conoceré como soy conocido.

1 Corinthians 13:13
Y ahora permanece la fé, la esperanza, y la caridad, estas tres; empero la mayor de ellas es la caridad.

1 Corinthians 14:1
SEGUÍD la caridad: codiciád los dones espirituales; mas sobre todo que profeticeis.

1 Corinthians 14:2
Porque el que habla en lenguas desconocidas, no habla a los hombres, sino a Dios; porque nadie le entiende, aunque en espíritu hable misterios.

1 Corinthians 14:3
Mas el que profetiza, habla a los hombres para edificación, y exhortación, y consolación.

1 Corinthians 14:4
El que habla una lengua desconocida, a sí mismo edifica; mas el que profetiza, edifica a la iglesia.

1 Corinthians 14:5
Así que querría que todos vosotros habláseis lenguas, más bien empero que profetizáseis; porque mayor es el que profetiza que el que habla en lenguas extrañas, si también no interpretare, para que la iglesia reciba edificación.

1 Corinthians 14:6
Ahora pues, hermanos, si yo viniere a vosotros hablando en lenguas extrañas, ¿qué os aprovecharé, si no os hablare, o por revelación, o por ciencia, o por profecía, o por doctrina?

1 Corinthians 14:7
Y aun las cosas inanimadas que dan sonido, (sea flauta o arpa,) si no dieren distinción de sonidos, ¿cómo se sabrá lo que se tañe con la flauta o con la arpa?

1 Corinthians 14:8
Y si la trompeta diere sonido incierto, ¿quién se apercebirá a la batalla?

1 Corinthians 14:9
Así también vosotros, si por la lengua no diéreis palabras bien inteligibles, ¿cómo se entenderá lo que se dice? porque hablaréis al aire.

1 Corinthians 14:10
Tantos géneros de voces, (por ejemplo,) hay en el mundo; y ninguna de ellas es sin significado;

1 Corinthians 14:11
Mas si yo ignorare el valor de la voz, seré bárbaro para aquel que habla; y el que habla, será bárbaro para mí.

1 Corinthians 14:12
Así también vosotros: puesto que sois codiciosos de dones espirituales, procurád de sobresalir en ellos para la edificación de la iglesia.

1 Corinthians 14:13
Por lo cual el que habla en lengua extraña, ore que interprete.

1 Corinthians 14:14
Porque si yo orare en lengua desconocida, mi espíritu ora; mas mi entendimiento es sin fruto.

1 Corinthians 14:15
¿Qué hay pues? Oraré con el espíritu, y oraré también con el entendimiento: cantaré con el espíritu, y cantaré también con el entendimiento.

1 Corinthians 14:16
Porque si tú bendijeres solamente con el espíritu, el que ocupa el lugar del pueblo sencillo, ¿cómo dirá, Amén, sobre tu acción de gracias? porque no sabe lo que dices.

1 Corinthians 14:17
Porque tú a la verdad das bien gracias; mas el otro no es edificado.

1 Corinthians 14:18
Doy gracias a mi Dios que hablo en lenguas extrañas más que todos vosotros.

1 Corinthians 14:19
Empero en la iglesia quiero más bien hablar cinco palabras con mi entendimiento, para que enseñe también a los otros, que diez mil palabras en una lengua desconocida.

1 Corinthians 14:20
Hermanos, no seais niños en el sentido; mas sed niños en la malicia, empero en el sentido sed hombres.

1 Corinthians 14:21
En la ley está escrito: Con otras lenguas, y con otros labios hablaré a este pueblo; y ni aun así me oirán, dice el Señor.

1 Corinthians 14:22
Así que las lenguas por señal son, no a los que creen, sino a los incrédulos; mas la profecía sirve, no para los que no creen, sino a los creyentes.

1 Corinthians 14:23
De manera que si toda la iglesia se juntare en un mismo lugar, y todos hablaren en lenguas extrañas, y entraren gentes sencillas, o incrédulos, ¿no dirán que estáis locos?

1 Corinthians 14:24
Mas si todos profetizaren, y entrare algún incrédulo o ignorante, de todos es convencido, de todos es juzgado:

1 Corinthians 14:25
Y así lo oculto de su corazón se hace manifiesto; y así postrándose sobre su rostro adorará a Dios, declarando que verdaderamente Dios está en vosotros.

1 Corinthians 14:26
¿Qué hay, pues, hermanos? Cuando os juntáis, cada uno de vosotros tiene salmo, tiene doctrina, tiene lengua, tiene revelación, tiene interpretación: Háganse todas las cosas para edificación.

1 Corinthians 14:27
Si hablare alguno en lengua desconocida, sea por dos, o a lo más por tres, y esto a su turno; y uno interprete.

1 Corinthians 14:28
Mas si no hubiere intérprete, calle en la iglesia; y hable a sí mismo, y a Dios.

1 Corinthians 14:29
Empero los profetas, hablen dos o tres; y los demás juzguen.

1 Corinthians 14:30
Y si a otro que estuviere sentado, fuere revelada alguna cosa, calle el primero.

1 Corinthians 14:31
Porque podéis todos profetizar uno por uno; para que todos aprendan, y todos sean exhortados.

1 Corinthians 14:32
(Y los espíritus de los profetas están sujetos a los profetas;)

1 Corinthians 14:33
Porque Dios no es autor de disensión, sino de paz, como en todas las iglesias de los santos.

1 Corinthians 14:34
Vuestras mujeres callen en las iglesias; porque no les es permitido hablar, sino que estén sujetas como también lo dice la ley.

1 Corinthians 14:35
Y si quieren aprender alguna cosa, pregunten en casa a sus maridos; porque deshonesta cosa es hablar las mujeres en la iglesia.

1 Corinthians 14:36
¡Qué! ¿Ha salido de vosotros la palabra de Dios? ¿o a vosotros solos ha llegado?

1 Corinthians 14:37
Si alguno, a su parecer, es profeta, o espiritual, reconozca que las cosas que yo os escribo son mandamientos del Señor.

1 Corinthians 14:38
Mas si alguno quiere ser ignorante, sea ignorante.

1 Corinthians 14:39
Así que, hermanos, codiciád el profetizar; y no impidáis el hablar en lenguas extrañas.

1 Corinthians 14:40
Empero háganse todas las cosas decentemente, y con órden.

1 Corinthians 15:1
EMPERO os declaro, hermanos, el evangelio que os he predicado, el cual también recibisteis, y en el cual estáis firmes;

1 Corinthians 15:2
Por el cual asimismo sois salvos, si retenéis en la memoria lo que os he predicado, si no es que habéis creido en vano.

1 Corinthians 15:3
Porque primeramente os he enseñado lo que asimismo yo recibí, es a saber: que Cristo fué muerto por nuestros pecados, conforme a las Escrituras;

1 Corinthians 15:4
Y que fué sepultado, y que resucitó al tercero día, conforme a las Escrituras;

1 Corinthians 15:5
Y que fué visto por Céfas; y después por los doce:

1 Corinthians 15:6
Que después fué visto de más de quinientos hermanos a la vez: de los cuales los más viven aun, empero algunos han dormido.

1 Corinthians 15:7
Que después fué visto por Santiago, después por todos los apóstoles.

1 Corinthians 15:8
Y a la postre de todos, fué visto por mí también, como por uno nacido fuera de debido tiempo.

1 Corinthians 15:9
Porque yo soy el menor de los apóstoles, que no soy digno de ser llamado apóstol, porque perseguía a la iglesia de Dios.

1 Corinthians 15:10
Empero por la gracia de Dios soy lo que soy; y su gracia no ha sido en vano para conmigo; ántes he trabajado más que todos ellos: pero no yo, sino la gracia de Dios que fué conmigo.

1 Corinthians 15:11
Por tanto, sea yo, o sean ellos, así predicamos, y así habéis creido.

1 Corinthians 15:12
Mas si se predica a Cristo, que resucitó de los muertos, ¿cómo dicen algunos entre vosotros, que no hay resurrección de los muertos?

1 Corinthians 15:13
Porque si no hay resurrección de los muertos, Cristo tampoco resucitó.

1 Corinthians 15:14
Y si Cristo no resucitó, luego vana es nuestra predicación, y vana es también vuestra fé.

1 Corinthians 15:15
Y también somos hallados falsos testigos de Dios; porque hemos testificado de Dios, que él haya levantado a Cristo: al cual empero no levantó, si es así que los muertos no resucitan.

1 Corinthians 15:16
Porque si los muertos no resucitan, tampoco Cristo resucitó.

1 Corinthians 15:17
Y si Cristo no resucitó, vuestra fé es vana; aun os estáis en vuestros pecados.

1 Corinthians 15:18
Luego también los que durmieron en Cristo, son perdidos.

1 Corinthians 15:19
Si en esta vida solamente tenemos esperanza en Cristo, los más desdichados somos de todos los hombres.

1 Corinthians 15:20
Mas ahora, Cristo ha resucitado de los muertos: y él es hecho primicias de los que durmieron.

1 Corinthians 15:21
Porque por cuanto la muerte vino por hombre, también por hombre vino la resurrección de los muertos.

1 Corinthians 15:22
Porque a la manera que todos en Adam mueren, así también todos en Cristo serán vivificados.

1 Corinthians 15:23
Mas cada uno en su órden: Cristo las primicias; luego los que son de Cristo en su venida.

1 Corinthians 15:24
Luego viene el fin: cuando entregará el reino a Dios y al Padre; cuando hubiere abatido todo imperio, y toda potencia, y potestad.

1 Corinthians 15:25
Porque es menester que él reine, hasta que sujete a todos sus enemigos debajo de sus piés.

1 Corinthians 15:26
Y el postrer enemigo que será destruido, es la muerte.

1 Corinthians 15:27
Porque todas las cosas sujetó debajo de sus piés. Mas cuando dice: Todas las cosas son sujetadas a él, claro es que está esceptuado el mismo que sujetó a él todas las cosas.

1 Corinthians 15:28
Mas después que todas las cosas le fueren sujetas, entónces también el mismo Hijo se sujetará al que le sujetó a él todas las cosas, para que Dios sea todo en todos.

1 Corinthians 15:29
De otro modo, ¿qué harán, los que son bautizados por los muertos, si en ninguna manera los muertos resucitan? ¿Por qué, pues, son bautizados por los muertos?

1 Corinthians 15:30
¿Y por qué nosotros peligramos a toda hora?

1 Corinthians 15:31
Cada día muero; lo protesto por vuestra gloria, la cual tengo en Cristo Jesús Señor nuestro.

1 Corinthians 15:32
Si como hombre batallé en Efeso contra las bestias, ¿qué me aprovecha si los muertos no resucitan? Comamos y bebamos, que mañana moriremos:

1 Corinthians 15:33
No os engañéis. Las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres.

1 Corinthians 15:34
Despertád, como es justo, y no pequéis; porque algunos no conocen a Dios, para vergüenza vuestra lo digo.

1 Corinthians 15:35
Mas alguno dirá. ¿Cómo resucitan los muertos? ¿Con qué cuerpo salen?

1 Corinthians 15:36
¡Insensato! lo que tú siembras, no revive, si ántes no muriere:

1 Corinthians 15:37
Y lo que siembras, no siembras el cuerpo que ha de ser, sino el grano desnudo, puede ser de trigo, o de alguno de los otros granos:

1 Corinthians 15:38
Mas Dios de la el cuerpo como él ha querido, y a cada simiente su propio cuerpo.

1 Corinthians 15:39
Toda carne no es la misma carne, mas una carne es la de los hombres, y otra carne es la de los animales, y otra la de los peces, y otra la de las aves.

1 Corinthians 15:40
Hay también cuerpos celestes, y cuerpos terrestres; mas una es la gloria de los celestes, y otra la de los terrestres.

1 Corinthians 15:41
Una es la gloria del sol, y otra la gloria de la luna, y otra la gloria de las estrellas; porque una estrella se diferencia de otra estrella en gloria.

1 Corinthians 15:42
Así también es la resurrección de los muertos. Se siembra en corrupción; se levantará en incorrupción:

1 Corinthians 15:43
Se siembra en vergüenza; se levantará en gloria: se siembra en flaqueza; se levantará en poder:

1 Corinthians 15:44
Se siembra cuerpo animal; resucitará cuerpo espiritual. Hay cuerpo animal, y hay cuerpo espiritual.

1 Corinthians 15:45
Y así está escrito: Fué hecho el primer hombre Adam en alma viviente; el postrer Adam fué hecho en espíritu vivificante.

1 Corinthians 15:46
Mas lo que es espiritual no es primero, sino lo que es animal; y después lo que es espiritual.

1 Corinthians 15:47
El primer hombre es de la tierra, terreno: el segundo hombre, que es el Señor, es del cielo.

1 Corinthians 15:48
Cual el terreno, tales también los terrenos; y cual el celestial, tales también los celestiales.

1 Corinthians 15:49
Y así como hemos llevado la imágen del terreno, llevarémos también la imágen del celestial.

1 Corinthians 15:50
Esto empero digo, hermanos: Que la carne y la sangre no pueden heredar el reino de Dios: ni la corrupción hereda la incorrupción.

1 Corinthians 15:51
He aquí, un misterio, os digo: Todos ciertamente no dormiremos; mas todos seremos transformados.

1 Corinthians 15:52
En un momento, en un abrir de ojo, a sonido de la final trompeta; porque será tocada la trompeta, y los muertos serán levantados incorruptibles, y nosotros seremos transformados.

1 Corinthians 15:53
Porque es menester que esto corruptible sea vestido de incorrupción, y esto mortal sea vestido de inmortalidad.

1 Corinthians 15:54
Y cuando esto corruptible fuere vestido de incorrupción, y esto mortal fuere vestido de inmortalidad, entónces será cumplida la palabra que está escrita: Sorbida es la muerte en la victoria.

1 Corinthians 15:55
¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿Dónde está, oh sepulcro, tu victoria?

1 Corinthians 15:56
El aguijón de la muerte es el pecado; y la fuerza del pecado, la ley.

1 Corinthians 15:57
Mas a Dios gracias, que nos dió la victoria por el Señor nuestro Jesu Cristo.

1 Corinthians 15:58
Así que, hermanos míos amados, estád firmes y constantes, abundando siempre en la obra del Señor, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es vano.

1 Corinthians 16:1
EN cuanto a la colecta que se hace para los santos, hacéd vosotros también de la manera que yo ordené en las iglesias de Galacia.

1 Corinthians 16:2
El primer día de la semana cada uno de vosotros ponga aparte algo, atesorándolo, según Dios le hubiere prosperado; para que cuando yo viniere, no se hagan entónces las colectas.

1 Corinthians 16:3
Y cuando yo estuviere presente, los que aprobaréis por cartas, a estos enviaré que lleven vuestra gracia a Jerusalem.

1 Corinthians 16:4
Y si fuere digno el negocio de que yo también vaya, irán conmigo.

1 Corinthians 16:5
Empero a vosotros vendré, cuando pasare por Macedonia; porque por Macedonia tengo de pasar.

1 Corinthians 16:6
Y podrá ser que me quedaré con vosotros, o invernaré también; para que vosotros me llevéis donde hubiere de ir.

1 Corinthians 16:7
Porque no quiero ahora veros de paso; mas espero estar con vosotros algún tiempo, si el Señor lo permite.

1 Corinthians 16:8
Empero estaré en Efeso hasta la Pentecóstes.

1 Corinthians 16:9
Porque se me ha abierto una puerta grande y eficaz; y muchos adversarios hay.

1 Corinthians 16:10
Y si viniere Timoteo, mirád que esté con vosotros sin temor; porque la obra del Señor hace, como yo también.

1 Corinthians 16:11
Por tanto nadie le tenga en poco; ántes llevádle en paz, para que venga a mí; porque le espero con los hermanos.

1 Corinthians 16:12
Cuanto al hermano Apólos, mucho le he rogado que fuese a vosotros con los hermanos; mas en ninguna manera tuvo voluntad de ir por ahora; mas irá cuando tuviere oportunidad.

1 Corinthians 16:13
Velád, estád firmes en la fé: portáos varonilmente, y esforzáos.

1 Corinthians 16:14
Todas vuestras cosas sean hechas con caridad.

1 Corinthians 16:15
Ruégoos empero, hermanos, (ya sabéis la casa de Estéfanas que es las primicias de Acaya, y que se han dedicado al ministerio de los santos,)

1 Corinthians 16:16
Que vosotros os sujeteis a los tales, y a todos los que nos ayudan, y trabajan.

1 Corinthians 16:17
De la venida de Estéfanas y de Fortunato, y de Acaico, me huelgo; porque estos suplieron lo que faltaba de vuestra parte.

1 Corinthians 16:18
Porque recrearon mi espíritu y el vuestro. Reconocéd pues a los tales.

1 Corinthians 16:19
Las iglesias de Asia os saludan. Os saludan mucho en el Señor Aquila y Priscila, con la iglesia que está en su casa.

1 Corinthians 16:20
Os saludan todos los hermanos. Saludáos los unos a los otros con santo beso.

1 Corinthians 16:21
La salutación de mi propia mano, de Pablo.

1 Corinthians 16:22
Si alguno no amare al Señor Jesu Cristo sea Anatema Maranatha.

1 Corinthians 16:23
La gracia de nuestro Señor Jesu Cristo sea con vosotros.

1 Corinthians 16:24
Mi amor en Cristo Jesús sea con todos vosotros. Amén. La primera epístola a los Corintios fué escrita de Filipos por Estefanas, y Fortunato, y Acaico, y Timoteo.

 

 

 

 

 

 

 

2 Corintios / 2 Corinthians



2 Corinthians 1:1
PABLO, apóstol de Jesu Cristo por la voluntad de Dios, y el hermano Timoteo, a la iglesia de Dios que está en Corinto, con todos los santos que están por toda la Acaya.

2 Corinthians 1:2
Gracia a vosotros, y paz de Dios nuestro Padre, y del Señor Jesu Cristo.

2 Corinthians 1:3
Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesu Cristo, el Padre de misericordias, y el Dios de toda consolación.

2 Corinthians 1:4
El que nos consuela en todas nuestras tribulaciones; para que podamos nosotros consolar a los que están en cualquiera angustia, con la consolación con que nosotros mismos somos consolados de Dios.

2 Corinthians 1:5
Porque de la manera que abundan en nosotros las aflicciones de Cristo, así abunda también por Cristo nuestra consolación.

2 Corinthians 1:6
Y si somos atribulados, es por vuestra consolación y salvación, la cual es eficiente en el sufrir las mismas aflicciones que nosotros también padecemos; o si somos consolados, es por vuestra consolación y salvación.

2 Corinthians 1:7
Y nuestra esperanza de vosotros es firme, estando ciertos que como sois participantes de las aflicciones, así también lo seréis de la consolación.

2 Corinthians 1:8
Porque, hermanos, no queremos que ignoréis acerca de nuestra tribulación que nos fué hecha en Asia, que sobre manera fuimos cargados sobre nuestras fuerzas, de tal manera que aun dudábamos de la vida.

2 Corinthians 1:9
Mas nosotros tuvimos en nosotros mismos sentencia de muerte, para que no confiásemos en nosotros mismos, sino en Dios, que levanta los muertos:

2 Corinthians 1:10
El cual nos libró de tamaña muerte, y nos libra: en el cual esperamos que aun nos librará;

2 Corinthians 1:11
Ayudándonos también vosotros con oración por nosotros, para que por el don alcanzado para nosotros por medio de muchas personas, por muchas también sean dadas gracias por nosotros.

2 Corinthians 1:12
Porque nuestra gloria es esta, es a saber, el testimonio de nuestra conciencia, que en simplicidad y sinceridad de Dios, no en sabiduría carnal, mas en la gracia de Dios, hemos conversado en el mundo, y más con vosotros.

2 Corinthians 1:13
Porque no os escribimos otras cosas de las que leeis, o también reconocéis; y espero que aun hasta el fin las reconoceréis:

2 Corinthians 1:14
Como también en parte nos habéis reconocido que somos vuestra gloria, como también vosotros sois la nuestra, en el día del Señor Jesús.

2 Corinthians 1:15
Y en esta confianza quise primero venir a vosotros, porque tuviéseis otro segundo beneficio:

2 Corinthians 1:16
Y pasar por vosotros a Macedonia; y de Macedonia venir otra vez a vosotros, y ser llevado por vosotros a Judea.

2 Corinthians 1:17
Así que pretendiendo esto, ¿usé quizá de liviandad? ¿o lo que pienso hacer, piénsolo según la carne, para que haya en mí sí, sí, y no, no?

2 Corinthians 1:18
Ántes como Dios es fiel, nuestra palabra para con vosotros no ha sido sí y no.

2 Corinthians 1:19
Porque el Hijo de Dios, Jesu Cristo, que por nosotros ha sido entre vosotros predicado por mí, y Silvano, y Timoteo, no ha sido sí y no; mas en él ha sido sí.

2 Corinthians 1:20
Porque todas las promesas de Dios son en él sí, y en él Amén para gloria de Dios por nosotros.

2 Corinthians 1:21
Y el que nos confirma con vosotros en Cristo, y el que nos ungió, es Dios:

2 Corinthians 1:22
El cual también nos selló, y nos dió las arras del Espíritu en nuestros corazones.

2 Corinthians 1:23
Mas yo llamo a Dios por testigo sobre mi alma, de que por perdonaros, no he venido hasta ahora a Corinto:

2 Corinthians 1:24
No que nos enseñoreamos de vuestra fé; ántes somos ayudadores de vuestro gozo, porque por la fé estáis en pié.

2 Corinthians 2:1
EMPERO esto he determinado entre mí, de no venir otra vez a vosotros con tristeza.

2 Corinthians 2:2
Porque si yo os contristo, ¿quién será pues el que me alegrará, sino el mismo a quien yo contristare?

2 Corinthians 2:3
Y esto mismo os escribí, porque cuando viniere no tuviese tristeza sobre tristeza de lo que había de haber gozo: confiando en vosotros todos que mi gozo es el de todos vosotros.

2 Corinthians 2:4
Porque de en medio de mucha tribulación y angustia de corazón, os escribí con muchas lágrimas: no para que fueseis contristados, mas para que conocieseis cuán abundante amor tengo para con vosotros.

2 Corinthians 2:5
Que si alguno ha causado tristeza, no me contristó a mí sino en parte, por no cargar la culpa sobre todos vosotros.

2 Corinthians 2:6
Bástale al tal esta reprensión que fué hecha por muchos:

2 Corinthians 2:7
De manera que ahora al contrario vosotros debéis más bien perdonarle, y consolarle, porque no sea el tal absorbido de demásiada tristeza.

2 Corinthians 2:8
Por lo cual os ruego que confirméis vuestro amor para con él.

2 Corinthians 2:9
Porque también por este fin os escribí a vosotros, para conocer la prueba de vosotros, si sois obedientes en todo.

2 Corinthians 2:10
Al que vosotros perdonareis algo, también yo; porque también yo si algo he perdonado, a quien lo he perdonado, por vuestra causa lo he hecho en la persona de Cristo;

2 Corinthians 2:11
Para que Satanás no nos gane alguna ventaja; porque no ignoramos sus maquinaciones.

2 Corinthians 2:12
Mas cuando yo vine a Troas por predicar el evangelio de Cristo, y me fué abierta puerta en el Señor,

2 Corinthians 2:13
No tuve reposo en mi espíritu, por no haber hallado a Tito mi hermano; y así despidíendome de ellos, me partí desde allí para Macedonia.

2 Corinthians 2:14
Mas gracias a Dios, el cual hace que siempre triunfemos en Cristo Jesús; y manifiesta el olor de su conocimiento por nosotros en todo lugar;

2 Corinthians 2:15
Porque somos para Dios suave olor de Cristo en los que son salvos, y en los que se pierden:

2 Corinthians 2:16
A estos olor de muerte para muerte; y a aquellos olor de vida para vida. Y para estas cosas ¿quién es suficiente?

2 Corinthians 2:17
Porque no somos, como muchos, adulteradores de la palabra de Dios; ántes como de sinceridad, ántes como de Dios, delante de Dios, en Cristo hablamos.

2 Corinthians 3:1
COMENZAMOS otra vez a ala- barnos a nosotros mismos? ¿O tenemos necesidad, como algunos, de cartas de recomendación para vosotros, o de recomendación de vosotros para otros?

2 Corinthians 3:2
Nuestra carta sois vosotros mismos, escrita en nuestros corazones, sabida y leida de todos los hombres;

2 Corinthians 3:3
Por cuanto es manifiesto que vosotros sois la carta de Cristo ministrada por nosotros, y escrita no con tinta, sino con el Espíritu de Dios vivo: no en tablas de piedra, sino en las tablas de carne del corazón.

2 Corinthians 3:4
Y la tal confianza tenemos por Cristo para con Dios.

2 Corinthians 3:5
No que seamos suficientes de nosotros mismos para pensar algo como de nosotros mismos; sino que nuestra suficiencia es de Dios:

2 Corinthians 3:6
El cual aun nos hizo ministros suficientes del nuevo testamento: no de la letra, sino del espíritu; porque la letra mata, mas el espíritu vivifica.

2 Corinthians 3:7
Empero si el ministerio de muerte escrito y grabado en piedras, fué para gloria, tanto que los hijos de Israel no pudiesen fijar los ojos en la cara de Moisés, a causa de la gloria de su rostro, la cual se había de acabar:

2 Corinthians 3:8
¿Cuánto más no será para gloria el ministerio del espíritu?

2 Corinthians 3:9
Porque si el ministerio de condenación fué gloria, mucho más abundará en gloria el ministerio de justicia.

2 Corinthians 3:10
Porque lo que fué hecho tan glorioso, ni aun fué glorioso en esta parte, en comparación de la gloria que sobresale.

2 Corinthians 3:11
Porque si lo que se acaba fué para gloria, mucho más será para gloria lo que permanece.

2 Corinthians 3:12
Así que teniendo tal esperanza, hablamos con mucha confianza.

2 Corinthians 3:13
Y no como Moisés, que ponía un velo sobre su rostro, para que los hijos de Israel no pudiesen fijar los ojos en el fin de aquello que se había de acabar:

2 Corinthians 3:14
Mas los entendimientos de ellos se embotaron; porque hasta el día de hoy les queda el mismo velo no descorrido en la lectura del viejo testamento, cuyo velo en Cristo es quitado:

2 Corinthians 3:15
Ántes hasta el día de hoy, cuando Moisés es leido, el velo está sobre el corazón de ellos.

2 Corinthians 3:16
Empero cuando se convirtieren al Señor, el velo se quitará.

2 Corinthians 3:17
Y el Señor es el Espíritu; y donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad.

2 Corinthians 3:18
Empero nosotros todos, con cara descubierta, mirando como en un espejo en la gloria del Señor, somos transformados en la misma semejanza de gloria en gloria, como por el Espíritu del Señor.

2 Corinthians 4:1
POR lo cual teniendo nosotros este ministerio, según hemos alcanzado la misericordia, no desmayamos;

2 Corinthians 4:2
Ántes hemos renunciado las cosas encubiertas de vergüenza, no andando con astucia, ni adulterando la palabra de Dios; mas por manifestación de la verdad encomendándonos a nosotros mismos a la conciencia de todo hombre delante de Dios.

2 Corinthians 4:3
Que si nuestro evangelio es encubierto, para los que se pierden es encubierto:

2 Corinthians 4:4
En los cuales el dios de este siglo cegó los entendimientos de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, que es la imágen de Dios.

2 Corinthians 4:5
Porque no nos predicamos a nosotros mismos, sino a Jesu Cristo, el Señor; y nosotros siervos vuestros por amor de Jesús.

2 Corinthians 4:6
Porque Dios, que dijo que de las tinieblas resplandeciese la luz, es el que resplandeció en nuestros corazones, para dar la iluminación de la ciencia de la gloria de Dios en el rostro de Jesu Cristo.

2 Corinthians 4:7
Tenemos empero este tesoro en vasijas de barro, a fin que la excelencia del poder sea de Dios, y no de nosotros.

2 Corinthians 4:8
Por todo lado somos atribulados, mas no estrechados: perplejos, mas no desesperados;

2 Corinthians 4:9
Perseguidos, mas no desamparados: abatidos, mas no destruidos:

2 Corinthians 4:10
Llevando siempre por todas partes en el cuerpo la muerte del Señor Jesús , para que también la vida de Jesús sea manifestada en nuestro cuerpo.

2 Corinthians 4:11
Porque siempre nosotros que vivimos, somos entregados a la muerte a causa de Jesús, para que también la vida de Jesús sea manifestada en nuestra carne mortal.

2 Corinthians 4:12
De manera que la muerte obra en nosotros, mas en vosotros la vida.

2 Corinthians 4:13
Teniendo, pues, el mismo espíritu de fé, conforme a lo que está escrito: Creí, y por lo tanto hablé: nosotros también creemos, y por lo tanto hablamos:

2 Corinthians 4:14
Estando ciertos que el que levantó al Señor Jesús, a nosotros también nos levantará por Jesús; y nos presentará con vosotros.

2 Corinthians 4:15
Porque todas las cosas son por vuestra causa, para que la abundante gracia por la acción de gracias de muchos, redunde a gloria de Dios.

2 Corinthians 4:16
Por tanto no desmayamos; ántes aunque este nuestro hombre exterior se destruya, el interior empero se renueva de día en día.

2 Corinthians 4:17
Porque nuestra leve tribulación, que no es sino por un momento, obra por nosotros un peso de gloria inconmensurablemente grande y eterno:

2 Corinthians 4:18
No mirando nosotros a lo que se ve, sino a lo que no se ve; porque lo que se ve, es temporal; mas lo que no se ve, es eterno.

2 Corinthians 5:1
PORQUE sabemos, que si la casa terrestre de éste nuestro tabernáculo se deshiciere, tenemos de Dios edificio, casa no hecha de manos, eterna en los cielos.

2 Corinthians 5:2
Y por esto también gemimos, deseando vehementamente ser sobrevestidos de aquella nuestra habitación que es del cielo:

2 Corinthians 5:3
Si es que fuéremos hallados vestidos, y no desnudos.

2 Corinthians 5:4
Porque los que estamos en este tabernáculo, gemimos estando sobre cargados; porque no querríamos ser desnudados, ántes sobrevestidos, para que lo que es mortal sea absorbido por la vida.

2 Corinthians 5:5
Mas el que nos hizo para esto mismo es Dios, el cual asimismo nos ha dado las arras del espíritu.

2 Corinthians 5:6
Así que vivimos confiados siempre, sabiendo, que entre tanto que estamos en el cuerpo, ausentes estamos del Señor:

2 Corinthians 5:7
(Porque por fé andamos, no por vista:)

2 Corinthians 5:8
Estamos confiados, digo, y querríamos más bien peregrinar del cuerpo, y estar presentes con el Señor.

2 Corinthians 5:9
Y por tanto procuramos, que o ausentes, o presentes, le seamos aceptos.

2 Corinthians 5:10
Porque es menester que todos nosotros comparezcamos delante del tribunal de Cristo; para que cada uno reciba las cosas hechas en su cuerpo, según lo que hubiere hecho, sea bueno, o sea malo.

2 Corinthians 5:11
Así que conociendo el terror del Señor, persuadimos a los hombres, mas a Dios somos hechos manifiestos; y espero que también en vuestras conciencias somos hechos manifiestos.

2 Corinthians 5:12
No nos encomendamos otra vez a vosotros; ántes os damos ocasión de gloriaros de nosotros, para que tengáis que responder a los que se glorían en las apariencias, y no en el corazón.

2 Corinthians 5:13
Porque si loqueamos, es para Dios, y si estamos en seso, es por vuestra causa.

2 Corinthians 5:14
Porque el amor de Cristo nos constriñe: juzgando esto: Que si uno murió por todos, luego todos estaban muertos:

2 Corinthians 5:15
Y que murió por todos, para que los que viven, ya no vivan para sí, sino para aquel que por ellos murió y resucitó.

2 Corinthians 5:16
De manera que nosotros de aquí adelante a nadie conocemos según la carne; y si aun a Cristo conocimos según la carne, ahora empero ya no le conocemos más.

2 Corinthians 5:17
De manera que si alguno es en Cristo, nueva criatura es. Lo viejo se pasó ya: he aquí todo es hecho nuevo.

2 Corinthians 5:18
Y todas las cosas son de Dios, el cual nos reconcilió consigo por Jesu Cristo, y nos ha dado el ministerio de la reconciliación.

2 Corinthians 5:19
Es a saber, que Dios estaba en Cristo reconciliando el mundo consigo, no imputándoles sus pecados, y ha entregado a nosotros la palabra de la reconciliación.

2 Corinthians 5:20
Así que embajadores somos de Cristo, como si Dios os rogase por nosotros: os suplicamos de parte de Cristo, que os reconcilieis con Dios.

2 Corinthians 5:21
Porque a él que no conoció pecado, hizo pecado por nosotros, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él.

2 Corinthians 6:1
POR lo cual nosotros, como colaboradores juntamente con él, os exhortamos también que no hayais recibido en vano la gracia de Dios;

2 Corinthians 6:2
(Porque dice: En tiempo acepto te he oido, y en día de salud te he socorrido: he aquí, ahora el tiempo acepto, he aquí, ahora el día de la salud:)

2 Corinthians 6:3
No dando a nadie motivo de ofensa, porque el ministerio no sea vituperado:

2 Corinthians 6:4
Ántes habiéndonos en todas cosas como ministros de Dios, en mucha paciencia, en tribulaciones, en necesidades, en angustias,

2 Corinthians 6:5
En azotes, en cárceles, en alborotos, en trabajos, en vigilias, en ayunos,

2 Corinthians 6:6
En pureza, en ciencia, en longanimidad, en bondad, en el Espíritu Santo, en amor no fingido,

2 Corinthians 6:7
En palabra de verdad, en potencia de Dios, en armas de justicia a diestro y a siniestro:

2 Corinthians 6:8
Por honra y por deshonra: por infamia, y por buena fama: como engañadores, y sin embargo veraces:

2 Corinthians 6:9
Como desconocidos, y sin embargo bien conocidos: como muriendo, y, he aquí, vivimos: como castigados, mas no muertos:

2 Corinthians 6:10
Como dolorosos, mas siempre gozosos: como pobres, mas que enriquecen a muchos: como los que no tienen nada, y sin embargo lo poseen todo.

2 Corinthians 6:11
Nuestra boca está abierta para vosotros, oh Corintios, nuestro corazón es ensanchado.

2 Corinthians 6:12
No estáis estrechados en nosotros; mas estáis estrechados en vuestras propias entrañas:

2 Corinthians 6:13
Pues por recompensa de lo mismo, (como a mis hijos hablo,) ensancháos también vosotros.

2 Corinthians 6:14
No os juntéis desigualmente en yugo con los que no creen; porque ¿qué compañía tiene la justicia con la injusticia? ¿y qué comunión la luz con las tinieblas?

2 Corinthians 6:15
¿Y qué concordia Cristo con Belial? ¿o qué parte el que cree con el incrédulo?

2 Corinthians 6:16
¿Y qué avenencia el templo de Dios con ídolos? porque vosotros sois el templo del Dios viviente, como Dios ha dicho: Yo habitaré en ellos, y andaré en ellos; y yo seré el Dios de ellos, y ellos serán mi pueblo.

2 Corinthians 6:17
Por lo cual salíd de en medio de ellos, y apartáos, dice el Señor; y no toquéis cosa inmunda, y yo os recibiré.

2 Corinthians 6:18
Y seré a vosotros Padre, y vosotros me seréis a mi hijos e hijas: dice el Señor Todopoderoso.

2 Corinthians 7:1
ASÍ que, amados míos, pues que tenemos tales promesas, limpiémonos de toda inmundicia de la carne y del espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios.

2 Corinthians 7:2
Admitídnos: a nadie hemos injuriado, a nadie hemos corrompido, a nadie hemos defraudado.

2 Corinthians 7:3
No para condenaros lo digo; que ya he dicho ántes, que estáis en nuestros corazones para morir, y para vivir con vosotros.

2 Corinthians 7:4
Mucho atrevimiento tengo para con vosotros, mucha gloria tengo de vosotros: lleno estoy de consolación: sobreabundo de gozo en todas nuestras tribulaciones.

2 Corinthians 7:5
Porque cuando vinimos a Macedonia, ningún reposo tuvo nuestra carne; ántes en todo fuimos atribulados: de fuera había contiendas, de dentro temores.

2 Corinthians 7:6
Mas Dios que consuela a los que están abatidos, nos consoló con la venida de Tito.

2 Corinthians 7:7
Y no solo con su venida, mas también con la consolación con que él fué consolado de vosotros, haciéndonos saber vuestro deseo grande, vuestro lloro, vuestro zelo por mí, así que me regocijé tanto más.

2 Corinthians 7:8
Porque aunque os contristé por la carta, no me arrepiento: aunque me arrepentí, porque veo que aquella carta, aunque por poco tiempo, os contristó.

2 Corinthians 7:9
Ahora me huelgo: no porque hayais sido contristados, mas porque hayais sido contristados para arrepentimiento; porque habéis sido contristados según Dios, de manera que ninguna pérdida hayais padecido por nosotros.

2 Corinthians 7:10
Porque la pesadumbre que es según Dios, obra arrepentimiento para la salud, de la cual nadie se arrepiente; mas la pesadumbre del mundo obra la muerte.

2 Corinthians 7:11
Porque he aquí esto mismo, que según Dios fuisteis contristados, ¡qué solicitud ha obrado en vosotros! y aun, ¡qué cuidado en purificaros! y aun, ¡qué indignación! y aun, ¡qué temor! y aun, ¡qué vehemente deseo! y aun, ¡qué zelo! y aun, ¡qué venganza! En todo os habéis mostrado limpios en este negocio.

2 Corinthians 7:12
Así que aunque os escribí, no fué tan solo por causa del que hizo la injuria, ni por causa del que la padeció, sino también para que os fuese manifiesta nuestra solicitud que tenemos por vosotros delante de Dios.

2 Corinthians 7:13
Por tanto tomamos consolación de vuestra consolación: empero mucho más nos gozamos por el gozo de Tito, porque fué recreado su espíritu por todos vosotros.

2 Corinthians 7:14
Que si en algo me he gloriado con él de vosotros, no he sido avergonzado; ántes como todo lo que habíamos dicho a vosotros era con verdad, así también nuestra gloria con Tito fué hallada ser verdad.

2 Corinthians 7:15
Y su entrañable afecto es más abundante para con vosotros, cuando se acuerda de la obediencia de todos vosotros; y de como le recibisteis con temor y temblor.

2 Corinthians 7:16
Así que me regocijo de que en todo tengo confianza de vosotros.

2 Corinthians 8:1
ASIMISMO, hermanos, os hace- mos saber la gracia de Dios, que ha sido dada a las iglesias de Macedonia:

2 Corinthians 8:2
Que en grande prueba de tribulación, la abundancia de su gozo y su profunda pobreza abundaron para las riquezas de su simplicidad.

2 Corinthians 8:3
Porque conforme a sus fuerzas, (yo soy testigo,) y aun sobre sus fuerzas han sido voluntarios;

2 Corinthians 8:4
Rogándonos con muchos ruegos, que recibiésemos el don, y nos encargásemos de la comunicación del servicio que se hace para los santos.

2 Corinthians 8:5
Y esto hicieron, no como lo esperábamos, mas a sí mismos dieron primeramente al Señor, y a nosotros por la voluntad de Dios.

2 Corinthians 8:6
De tal manera que exhortamos a Tito, que como había comenzado ya, así también acabase en vosotros la misma gracia también.

2 Corinthians 8:7
Por tanto como en todo abundáis, en fé, y en palabra, y en ciencia, y en toda diligencia, y en vuestro amor con nosotros, mirád que abundéis en esta gracia también.

2 Corinthians 8:8
No hablo como quien manda; sino por motivo de la prontitud de los otros, y para probar la sinceridad de vuestro amor.

2 Corinthians 8:9
Porque ya sabéis la gracia del Señor nuestro Jesu Cristo, que por amor de vosotros se hizo pobre, siendo rico; para que vosotros por su pobreza fueseis ricos.

2 Corinthians 8:10
Y en esto doy mi consejo; porque esto os conviene a vosotros, que comenzasteis ántes no solo a hacerlo, sino también a quererlo hacer el año pasado:

2 Corinthians 8:11
Ahora pues acabád de hacerlo; para que como fué pronto el ánimo en el querer, así también lo sea en el cumplirlo de lo que tenéis.

2 Corinthians 8:12
Porque si primero hay voluntad pronta, será acepta según lo que alguno tiene, y no según lo que no tiene.

2 Corinthians 8:13
No en verdad que para otros haya relajación, y para vosotros apretura:

2 Corinthians 8:14
Sino a la iguala, para que ahora en este tiempo, vuestra abundancia supla la falta de los otros; para que también la abundancia de ellos supla vuestra falta, de manera que haya igualdad:

2 Corinthians 8:15
Como está escrito: El que recogió mucho, no tuvo más; y el que poco, no tuvo ménos.

2 Corinthians 8:16
Empero gracias a Dios que puso la misma solicitud por vosotros en el corazón de Tito.

2 Corinthians 8:17
Porque en verdad admitió la exhortación; mas estando él muy solícito, de su prop voluntad se partió para vosotros.

2 Corinthians 8:18
Y enviámos con él al hermano, cuya alabanza en el evangelio es notoria en todas las iglesias.

2 Corinthians 8:19
Y no solo esto, sino que también fué escogido por las iglesias para acompañarnos en nuestro viaje con este beneficio, que es administrado por nosotros para gloria del mismo Señor, y declaración de vuestro ánimo pronto:

2 Corinthians 8:20
Evitando esto, que nadie nos vitupere en esta abundancia que ministramos:

2 Corinthians 8:21
Cuidando de las cosas honestas, no solo delante del Señor, sino también delante de los hombres.

2 Corinthians 8:22
Y enviámos con ellos a nuestro hermano, al cual muchas veces hemos experimentado ser diligente en muchas cosas; mas ahora mucho más diligente con la mucha confianza que tenemos en vosotros.

2 Corinthians 8:23
Tocante a Tito, si alguno preguntare, él es mi compañero y coadjutor para con vosotros; o en cuanto a nuestros hermanos, son los mensajeros de las iglesias, y la gloria de Cristo.

2 Corinthians 8:24
Mostrád pues para con ellos, y a la faz de las iglesias, la prueba de vuestro amor, y de nuestra gloria de vosotros.

2 Corinthians 9:1
PORQUE en cuanto al servicio que se hace para los santos, por demás me es escribiros.

2 Corinthians 9:2
Porque conozco la prontitud de vuestro ánimo, por cuyo motivo me jacto de vosotros entre los de Macedonia, que Acaya está apercibida desde el año pasado; y vuestro zelo ha provocado a muchos.

2 Corinthians 9:3
Sin embargo he enviado a los hermanos, porque nuestra jactancia de vosotros no sea vana en esta parte; para que, como lo he dicho, estéis apercibidos;

2 Corinthians 9:4
Porque no sea que si vinieren conmigo los Macedonios, os hallen desapercibidos, y nos avergoncemos nosotros, (por no decir vosotros,) de este atrevimiento de jactancia.

2 Corinthians 9:5
Por tanto tuve por cosa necesaria exhortar a los hermanos que viniesen primero a vosotros, y aparejasen primero vuestra bendición ántes prometida, para que esté aparejada como cosa de bendición, y no como de avaricia.

2 Corinthians 9:6
Esto empero digo: El que siembra con escasez, con escasez también segará; y el que siembra con abundancia, con abundancia también segará.

2 Corinthians 9:7
Cada uno como propuso en su corazón, así dé, no con tristeza, o por necesidad; porque Dios ama el dador alegre.

2 Corinthians 9:8
Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia, para que teniendo siempre en todo, todo lo que habéis menester, abundéis para toda obra buena:

2 Corinthians 9:9
Como está escrito: Derramó; dió a los pobres; su justicia permanece para siempre.

2 Corinthians 9:10
Y el que da la simiente al que siembra, también dará pan para comer; y multiplicará vuestra sementera, y aumentará los frutos de vuestra justicia;

2 Corinthians 9:11
Para que enriquecidos en todo, abundéis en toda liberalidad, la cual obra por medio de nosotros acción de gracias a Dios.

2 Corinthians 9:12
Porque la administración de este servicio no solamente suple lo que a los santos falta, mas también abunda en muchas acciones de gracias a Dios;

2 Corinthians 9:13
Mientras ellos, por la experiencia de esta administración, glorifican a Dios por vuestra sujeción que profesais al evangelio de Cristo, y por la liberalidad de vuestra repartición para con ellos, y para con todos;

2 Corinthians 9:14
Y por la oración de ellos por vosotros, los cuales os aman de corazón a causa de la eminente gracia de Dios en vosotros,

2 Corinthians 9:15
Gracias a Dios por su inenarrable don.

2 Corinthians 10:1
RUÉGOOS, empero, yo Pablo, por la mansedumbre y dulzura de Cristo, (yo que en presencia soy despreciable entre vosotros, pero que estando ausente soy osado para con vosotros,)

2 Corinthians 10:2
Ruégoos, pues, que cuando estuviere presente, no tenga que ser atrevido con la confianza con que pienso ser osado contra algunos, que nos tienen como si anduviésemos según la carne:

2 Corinthians 10:3
Porque aunque andamos en la carne, no militamos según la carne:

2 Corinthians 10:4
(Porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas de parte de Dios para destrucción de fortalezas;)

2 Corinthians 10:5
Derribando conceptos, y toda cosa alta que se levanta contra la ciencia de Dios; y cautivando todo entendimiento a la obediencia de Cristo,

2 Corinthians 10:6
Y estando prestos para castigar a toda desobediencia, desde que vuestra obediencia fuere cumplida.

2 Corinthians 10:7
¿Miráis las cosas según la apariencia exterior? Si alguno está confiado en sí mismo que es de Cristo, esto también piense por sí mismo, que como él es de Cristo, así también nosotros somos de Cristo.

2 Corinthians 10:8
Porque aunque yo me jacte algún tanto más de nuestra potestad, (la cual el Señor nos dió para edificación, y no para vuestra destrucción,) no me avergonzaré.

2 Corinthians 10:9
A fin de que no parezca como que os quiero espantar por cartas.

2 Corinthians 10:10
Porque a la verdad, dice él, las cartas suyas son graves y fuertes; mas su presencia corporal endeble, y la palabra de menospreciar.

2 Corinthians 10:11
Esto piense el tal, que cuales somos en la palabra por cartas estando ausentes, tales seremos también de obra estando presentes.

2 Corinthians 10:12
Porque no osamos ni a contarnos, ni a compararnos con algunos que se alaban a sí mismos; mas ellos midiéndose a sí mismos por sí mismos, y comparándose a sí mismos consigo mismos, no entienden.

2 Corinthians 10:13
Nosotros empero no nos jactarémos de cosas fuera de nuestra medida; sino conforme a la medida de la regla que Dios nos repartió, medida que llega también hasta vosotros,

2 Corinthians 10:14
Porque no nos extendemos más allá de nuestra medida, como si no llegásemos hasta vosotros; porque también hasta vosotros hemos llegado en el evangelio de Cristo:

2 Corinthians 10:15
No jactándonos de cosas fuera de nuestra medida, es a saber, de trabajos ajenos; mas teniendo esperanza de que en creciendo vuestra fé, seremos bastantemente engrandecidos entre vosotros conforme a nuestra regla;

2 Corinthians 10:16
Para predicar el evangelio en las partes que están más allá de vosotros, no entrando en la medida de otro, para gloriarnos de lo que ya estaba aparejado.

2 Corinthians 10:17
Mas el que se gloría, gloríese en el Señor.

2 Corinthians 10:18
Porque no el que se alaba a sí mismo, el tal luego es aprobado; mas aquel a quien Dios alaba.

2 Corinthians 11:1
¡OJALÁ toleraseis un poco mi insensatez! Mas, sí, tolerádme.

2 Corinthians 11:2
Porque os zelo con zelo de Dios; porque os he desposado con un marido, para presentaros como una vírgen pura a Cristo.

2 Corinthians 11:3
Mas tengo miedo de que, en alguna manera, como la serpiente engañó a Eva con su astucia, así no sean corrompidos vuestros ánimos, apartándose de la simplicidad que es en Cristo:

2 Corinthians 11:4
Porque si alguno viniere que predicare otro Cristo que el que hemos predicado; o si recibiereis otro espíritu del que habéis recibido; o otro evangelio del que habéis abrazado, le sufriríais bien.

2 Corinthians 11:5
Empero yo pienso, que en nada he sido inferior a los más eminentes apóstoles.

2 Corinthians 11:6
Porque aunque soy tosco en la palabra, no empero en la ciencia; mas en todas las cosas somos ya del todo manifiestos a vosotros.

2 Corinthians 11:7
¿Pequé yo humillándome a mí mismo, para que vosotros fueseis ensalzados, porque os he predicado el evangelio de Dios de valde?

2 Corinthians 11:8
He despojado las otras iglesias, recibiendo salario de ellos para servir a vosotros.

2 Corinthians 11:9
Y estando con vosotros, y teniendo necesidad, a ninguno fuí carga; porque lo que me faltaba, lo suplieron los hermanos que vinieron de Macedonia; y en todas cosas me guardé de seros gravoso, y me guardaré.

2 Corinthians 11:10
Como la verdad de Cristo es en mí, nadie me atajará esta jactancia en las partes de Acaya.

2 Corinthians 11:11
¿Por qué? ¿por qué no os amo? Dios lo sabe.

2 Corinthians 11:12
Mas lo que hago, haré aun; para quitar ocasión de los que querrían ocasión por ser hallados, en aquello de que se glorían, semejantes a nosotros.

2 Corinthians 11:13
Porque los tales son falsos apóstoles, obreros fraudulentos que se transfiguran en apóstoles de Cristo.

2 Corinthians 11:14
Y no es maravilla; porque el mismo Satanás se transfigura en ángel de luz.

2 Corinthians 11:15
Así que no es mucho, si sus ministros se transfiguren como ministros de justicia, cuyo fin será conforme a sus obras.

2 Corinthians 11:16
Otra vez digo: Nadie me tenga por insensato; de otra manera, recibídme aun como a insensato, para que me jacte yo un poco.

2 Corinthians 11:17
Lo que hablo, no lo hablo según el Señor, sino como con insensatez, en este atrevimiento de jactancia.

2 Corinthians 11:18
Puesto que muchos se glorían según la carne: también yo me gloriaré.

2 Corinthians 11:19
Porque de buena gana toleráis a los insensatos, siendo vosotros sabios;

2 Corinthians 11:20
Porque toleráis si alguien os pone en servidumbre, si alguien os devora, si alguien toma lo vuestro, si alguien se ensalza, si alguien os hiere en la cara.

2 Corinthians 11:21
Hablo en cuanto a la afrenta; como si nosotros hubiésemos sido débiles; mas en lo que otro tuviere osadía (hablo con insensatez) también yo tengo osadía.

2 Corinthians 11:22
¿Son ellos Hebreos? yo también soy. ¿Son Israelitas? yo también. ¿Son simiente de Abraham? también yo.

2 Corinthians 11:23
¿Son ministros de Cristo? (sin cordura hablo) yo soy más: en trabajos más abundante, en azotes sobre medida, en cárceles más frecuentemente, en muertes, muchas veces.

2 Corinthians 11:24
De los Judíos he recibido cinco cuarentenas de azotes, menos uno.

2 Corinthians 11:25
Tres veces he sido azotado con varas, una vez apedreado, tres veces he padecido naufragio, noche y día he estado en lo profundo de la mar.

2 Corinthians 11:26
En viajes muchas veces: en peligros de ríos, en peligros de ladrones, en peligros de los de mi nación, en peligros entre los Gentiles, en peligros en la ciudad, en peligros en el desierto, en peligros en la mar, en peligros entre falsos hermanos:

2 Corinthians 11:27
En trabajo y fatiga, en muchas vigilias, en hambre y sed, en muchos ayunos, en frio y en desnudez:

2 Corinthians 11:28
Sin las cosas de fuera, lo que me sobreviene cada día, es a saber, el cuidado de todas las iglesias.

2 Corinthians 11:29
¿Quién desfallece, y yo no desfallezco? ¿Quién se ofende, y yo no me abraso?

2 Corinthians 11:30
Si es menester gloriarme, me gloriaré yo de las cosas que son de mis flaquezas.

2 Corinthians 11:31
El Dios y Padre de nuestro Señor Jesu Cristo, que es bendito por los siglos, sabe que no miento.

2 Corinthians 11:32
En Damasco, el gobernador por el rey Aretas guardaba la ciudad de los Damascenos queriendo prenderme;

2 Corinthians 11:33
Y fuí abajado del muro por una ventana en una espuerta, y me escapé de sus manos.

2 Corinthians 12:1
CIERTO que no me es conve- niente gloriarme; mas vendré a las visiones y a las revelaciones del Señor.

2 Corinthians 12:2
Conozco a un hombre en Cristo, que hace catorce años (si en el cuerpo, no lo sé; si fuera del cuerpo, no lo sé: Dios lo sabe) fué arrebatado hasta el tercer cielo.

2 Corinthians 12:3
Y conozco al tal hombre, (si en el cuerpo, o fuera del cuerpo, no lo sé: Dios lo sabe.)

2 Corinthians 12:4
Que fué arrebatado al paraiso, donde oyó palabras inefables que al hombre no le es lícito decir.

2 Corinthians 12:5
De este tal me gloriaré; mas de mí mismo no me gloriaré, sino en mis flaquezas.

2 Corinthians 12:6
Por lo cual si quisiere gloriarme, no seré insensato, porque diré verdad: empero ahora lo dejo, porque nadie piense de mí más de lo que en mí ve, o oye de mí.

2 Corinthians 12:7
Y porque no me ensalzase desmedidamente a causa de la grandeza de las revelaciones, me fué dada una espina en mi carne, el mensajero de Satanás, que me apescozonase.

2 Corinthians 12:8
Por lo cual tres veces rogué al Señor que se quitase de mí.

2 Corinthians 12:9
Y él me dijo: Bástate mi gracia; porque mi poder en la flaqueza se perficiona. Por tanto de buena gana me gloriaré de mis flaquezas, porque habite en mí el poder de Cristo.

2 Corinthians 12:10
Por lo cual tomo contentamiento en las flaquezas, en las afrentas, en las necesidades, en las persecuciones, en las angustias por amor de Cristo; porque cuando soy flaco, entónces soy fuerte.

2 Corinthians 12:11
Me he hecho insensato en gloriarme; vosotros me constreñisteis; que yo había de ser alabado de vosotros; porque en nada soy ménos que los más eminentes apóstoles, aunque soy nada.

2 Corinthians 12:12
Verdaderamente las señales de mi apostolado han sido hechas en medio de vosotros, en toda paciencia, en señales, en prodigios, y en maravillas.

2 Corinthians 12:13
Porque ¿qué hay en que hayais sido menos que las otras iglesias, sino en que yo mismo no os he sido carga? perdonádme este agravio.

2 Corinthians 12:14
He aquí, estoy preparado para ir a vosotros la tercera vez, y no os seré gravoso, porque no busco a lo vuestro, sino a vosotros; porque no han de atesorar los hijos para los padres, sino los padres para los hijos.

2 Corinthians 12:15
Yo empero de bonísima gana gastaré y seré gastado por vuestras almas; aunque amándoos más, sea amado ménos.

2 Corinthians 12:16
Mas sea así, yo no os he agravado; sino que, como soy astuto, os he tomado con engaño.

2 Corinthians 12:17
¿Os he defraudado quizá por alguno de los que he enviado a vosotros?

2 Corinthians 12:18
Rogué a Tito, y envié con él al otro hermano. ¿Os defraudó Tito? ¿no andámos en un mismo Espíritu? ¿no andámos en las mismas pisadas?

2 Corinthians 12:19
¿O pensáis aun que nos escusamos con vosotros? Delante de Dios, en Cristo hablamos; mas lo hacemos todo, o amadísimos, por vuestra edificación.

2 Corinthians 12:20
Porque tengo miedo que cuando viniere, no os halle en alguna manera como no querría; y que vosotros me halléis cual no querríais; porque no haya entre vosotros contiendas, envidias, iras, disensiones, detracciones, murmuraciones, engreimientos, sediciones;

2 Corinthians 12:21
A fin de que cuando volviere, no me humille Dios en medio de vosotros, y haya yo de llorar por muchos de los que han pecado ya, y no se han arrepentido de la inmundicia, y fornicación, y deshonestidad que han cometido.

2 Corinthians 13:1
ESTA es la tercera vez que vengo a vosotros: en la boca de dos o de tres testigos constará toda palabra.

2 Corinthians 13:2
Ya he dicho ántes, y ahora digo otra vez como si estuviera ya presente; y ahora estando ausente lo escribo a los que pecaron ántes, y a todos los demás, que si vengo otra vez, no perdonaré;

2 Corinthians 13:3
Pues que buscáis la experiencia de Cristo que habla en mí, el cual no es flaco para con vosotros, ántes es poderoso en vosotros.

2 Corinthians 13:4
Porque aunque fué crucificado por flaqueza, vive empero por poder de Dios; porque también nosotros aunque somos flacos en él, empero viviremos con él por el poder de Dios hacia vosotros.

2 Corinthians 13:5
Examináos a vosotros mismos si sois en la fé; probáos a vosotros mismos. ¿No sabéis vosotros mismos, como que Jesu Cristo es en vosotros, si no sois reprobados?

2 Corinthians 13:6
Mas espero que conoceréis que nosotros no somos reprobados.

2 Corinthians 13:7
Oramos empero a Dios que ninguna cosa mala hagáis: no para que nosotros seamos hallados aprobados, mas para que vosotros hagáis lo que es bueno, aunque nosotros seamos como reprobados.

2 Corinthians 13:8
Porque ninguna cosa podemos contra la verdad, sino por la verdad.

2 Corinthians 13:9
Por lo cual nos gozamos de que seamos nosotros flacos, y que vosotros seais fuertes; y aun deseamos esto, a saber, vuestra consumación.

2 Corinthians 13:10
Por tanto os escribo esto estando ausente, por no usar, estando presente, de dureza, conforme al poder que el Señor me ha dado para edificación, y no para destrucción.

2 Corinthians 13:11
En fin, hermanos, hayáis gozo, seais perfectos, consoláos, sintáis una misma cosa, vivíd en paz, y el Dios de paz y de caridad será con vosotros.

2 Corinthians 13:12
Saludáos los unos a los otros con beso santo.

2 Corinthians 13:13
Todos los santos os saludan.

2 Corinthians 13:14
La gracia del Señor Jesu Cristo, y el amor de Dios, y la comunión del Espíritu Santo sea con vosotros todos. Amén. La segunda epístola a los Corintios fué escrita de Filipos, ciudad de Macedonia, por Tito, y Lúcas.