LA SANTA BIBLIA

Versión Reina-Valera 1865

Salmos / Psalms,  Proverbios / Proverbs,

Eclesiastés / Ecclesiastes,  Cantares / Song of Solomon


Psalms 1:1
BIENAVENTURADO el varón, que no anduvo en consejo de malos, ni estuvo en camino de pecadores, ni se asentó en silla de burladores.

Psalms 1:2
Mas ántes en la ley de Jehová es su voluntad: y en su ley meditará de día y de noche.

Psalms 1:3
Y será como el árbol plantado junto a arroyos de aguas, que da su fruto en su tiempo: y su hoja no se marchita, y todo lo que hace, prosperará.

Psalms 1:4
No así los malos: sino como el tamo, que lo lanza el viento.

Psalms 1:5
Por tanto no se levantarán los malos en el juicio: ni los pecadores en la congregación de los justos.

Psalms 1:6
Porque Jehová conoce el camino de los justos: y el camino de los malos se perderá.

Psalms 2:1
¿POR qué se amotinan las gentes, y los pueblos piensan vanidad?

Psalms 2:2
Estarán los reyes de la tierra, y príncipes consultarán en uno contra Jehová, y contra su ungido, diciendo:

Psalms 2:3
Rompamos sus coyundas: y echemos de nosotros sus cuerdas.

Psalms 2:4
El que mora en los cielos se reirá: el Señor se burlará de ellos.

Psalms 2:5
Entónces hablará a ellos con su furor, y con su ira los conturbará.

Psalms 2:6
Y yo te establecí mi rey sobre Sión, el monte de mi santidad.

Psalms 2:7
Yo recitaré el decreto. Jehová me dijo: Mi hijo eres tú: yo te engendré hoy.

Psalms 2:8
Demándame, y yo daré las gentes por tu heredad, y por tu posesión los cabos de la tierra.

Psalms 2:9
Quebrantarlos has con vara de hierro: como vaso de ollero los desmenuzarás.

Psalms 2:10
Y ahora reyes entendéd: admitíd consejo jueces de la tierra.

Psalms 2:11
Servíd a Jehová con temor: y alegráos con temblor.

Psalms 2:12
Besád al hijo, porque no se enoje, y perezcáis en el camino: cuando se encendiere un poco su furor, bienaventurados todos los que confian en él.

Psalms 3:1
Salmo de David, cuando huía de delante de Absalom su hijo. JEHOVÁ, ¡cuánto se han multi- plicado mis enemigos! muchos se levantan contra mí.

Psalms 3:2
Muchos dicen de mi alma: No hay para él salud en Dios. Selah.

Psalms 3:3
Mas tú, Jehová, eres escudo por mí: mi gloria, y el que ensalza mi cabeza.

Psalms 3:4
Con mi voz clamé a Jehová, y él me respondió desde el monte de su santidad. Selah.

Psalms 3:5
Yo me acosté, y dormí, y desperté: porque Jehová me sustentaba.

Psalms 3:6
No temeré de diez millares de pueblo, que pusieren cerco sobre mí.

Psalms 3:7
Levántate, Jehová; sálvame, Dios mío: porque tú heriste a todos mis enemigos en la quijada: los dientes de los malos quebrantaste.

Psalms 3:8
De Jehová es la salud: sobre tu pueblo será tu bendición. Selah.

Psalms 4:1
Al Vencedor en Neginot. Salmo de David. CUANDO llamo, respóndeme, o! Dios de mi justicia: en la angustia me hiciste ensanchar: ten misericordia de mí, y oye mi oración.

Psalms 4:2
Hijos de hombre, ¿hasta cuándo volveréis mi honra en infamia? ¿amaréis la vanidad? ¿buscaréis la mentira? Selah.

Psalms 4:3
Sabéd, pues, que Jehová hizo apartar al piadoso para sí: Jehová oirá, cuando yo clamare a él.

Psalms 4:4
Temblád, y no pequéis: hablád en vuestro corazón, sobre vuestra cama, y callád. Selah.

Psalms 4:5
Sacrificád sacrificios de justicia, y confiád en Jehová.

Psalms 4:6
Muchos dicen: ¿Quién nos mostrará el bien? Alza sobre nosotros, o! Jehová, la luz de tu rostro.

Psalms 4:7
Tu diste alegría en mi corazón, al tiempo que el grano de ellos, y el mosto de ellos se multiplicó.

Psalms 4:8
En paz me acostaré, y asimismo dormiré: porque tú, Jehová, solo me harás estar confiado.

Psalms 5:1
Al Vencedor, sobre Nehilot. Salmo de David. ESCUCHA, o! Jehová, mis pala- bras: entiende mi meditación.

Psalms 5:2
Está atento a la voz de mi clamor, Rey mío, y Dios mío, porque a tí oraré.

Psalms 5:3
Jehová, de mañana oirás mi voz: de mañana me presentaré a tí, y esperaré.

Psalms 5:4
Porque tú no eres Dios que quieres la maldad; el malo no habitará junto a tí.

Psalms 5:5
No estarán los insensatos delante de tus ojos: a todos los que obran iniquidad, aborreciste.

Psalms 5:6
Destruirás a los que hablan mentira: al varón de sangres y de engaño abominará Jehová.

Psalms 5:7
Y yo en la multitud de tu misericordia entraré en tu casa: adoraré al santo templo tuyo con tu temor.

Psalms 5:8
Jehová, guíame en tu justicia a causa de mis enemigos: endereza delante de mí tu camino.

Psalms 5:9
Porque no hay en su boca rectitud: sus entrañas son pravedades: sepulcro abierto su garganta, con su lengua lisonjearán.

Psalms 5:10
Asuélales, o! Dios, caigan de sus consejos: por la multitud de sus rebeliones échales, porque se rebelaron contra tí.

Psalms 5:11
Y alegrarse han todos los que esperan en tí; para siempre se regocijarán, y cubrirles has, y alegrarse han en tí los que aman tu nombre.

Psalms 5:12
Porque tú bendecirás al justo, o! Jehová; como de un pavés le cercarás de benevolencia.

Psalms 6:1
Al Vencedor en Neginot sobre Seminit. Salmo de David. JEHOVÁ, no me reprendas con tu furor: ni me castigues con tu ira.

Psalms 6:2
Ten misericordia de mí, o! Jehová, porque yo estoy debilitado: sáname, o! Jehová, porque mis huesos están conturbados.

Psalms 6:3
Y mi alma está muy conturbada: y tú, Jehová, ¿hasta cuándo?

Psalms 6:4
Vuelve, o! Jehová, escapa mi alma, sálvame por tu misericordia:

Psalms 6:5
Porque en la muerte no hay memoria de tí: en el sepulcro ¿quién te loará?

Psalms 6:6
Trabajado he con mi gemido: toda la noche hago nadar mi cama en mis lágrimas: deslío mi estrado.

Psalms 6:7
Mis ojos están carcomidos de descontento: hánse envejecido a causa de todos mis angustiadores.

Psalms 6:8
Apartáos de mí todos los obradores de iniquidad: porque Jehová ha oido la voz de mi lloro.

Psalms 6:9
Jehová ha oido mi ruego: Jehová ha recibido mi oración.

Psalms 6:10
Avergonzarse han, y turbarse han mucho todos mis enemigos: volverán, y avergonzarse han súbitamente.

Psalms 7:1
Sigayón de David, que cantó á Jehová, sobre las palabras de Cus, hijo de Benjamín. JEHOVÁ, Dios mío, en tí he confiado: sálvame de todos los que me persiguen, y líbrame;

Psalms 7:2
Porque no arrebate mi alma: como el león, que despedaza, y no hay quien libre.

Psalms 7:3
Jehová, Dios mío, si yo he hecho esto: si hay en mis manos iniquidad;

Psalms 7:4
Si dí mal pago a mi pacífico: si no salvé al que me perseguía sin motivo.

Psalms 7:5
Persiga el enemigo a mi alma, y alcáncela, y pise en tierra mi vida: y a mi honra ponga en el polvo. Selah.

Psalms 7:6
Levántate, o! Jehová, en tu furor, álzate a causa de las iras de mis angustiadores: y despierta para mí el juicio que mandaste,

Psalms 7:7
Y rodearte ha congregación de pueblos: por causa pues de él vuélvete en alto.

Psalms 7:8
Jehová juzgará los pueblos: júzgame, o! Jehová, conforme a mi justicia; y conforme a mi integridad venga sobre mí.

Psalms 7:9
Consuma ahora mal a los malos, y enhiesta al justo: el Dios justo es el que prueba los corazones, y los riñones.

Psalms 7:10
Mi escudo es en Dios, el que salva a los rectos de corazón.

Psalms 7:11
Dios es el que juzga al justo: y Dios se aira todos los dias.

Psalms 7:12
Si no se volviere, él afilará su espada: su arco ha armado ya, y aparejádolo ha.

Psalms 7:13
Y para él ha aparejado armas de muerte: ha labrado sus saetas para los que persiguen.

Psalms 7:14
He aquí, ha tenido parto de iniquidad: y concibió trabajo, y parió mentira.

Psalms 7:15
Pozo ha cavado, y ahondádolo ha: y en la fosa que él hizo caerá.

Psalms 7:16
Su trabajo será vuelto sobre su cabeza: y su agravio descenderá sobre su mollera.

Psalms 7:17
Alabaré a Jehová conforme a su justicia, y cantaré al nombre de Jehová el Altísimo.

Psalms 8:1
Al Vencedor sobre Gitit. Salmo de David. O! JEHOVÁ, Señor nuestro, ¡cuán grande es tu nombre en toda la tierra! que has puesto tu alabanza sobre los cielos.

Psalms 8:2
De la boca de los chiquitos, y de los que maman, fundaste la fortaleza a causa de tus enemigos: para hacer cesar al enemigo, y al que se venga.

Psalms 8:3
Cuando veo tus cielos, obra de tus dedos, la luna, y las estrellas que tú compusiste,

Psalms 8:4
¿Qué es el hombre, para que tengas de él memoria? ¿y el hijo del hombre, para que le visites?

Psalms 8:5
Y le hiciste poco menor que los ángeles, y le coronaste de gloria y de hermosura.

Psalms 8:6
Hicístele enseñorear de las obras de tus manos; todo lo pusiste debajo de sus piés.

Psalms 8:7
Ovejas, y bueyes, todo ello: y asimismo las bestias del campo.

Psalms 8:8
Las aves de los cielos, y los peces de la mar: lo que pasa por los caminos de la mar.

Psalms 8:9
O! Jehová, Señor nuestro, ¡cuán grande es tu nombre en toda la tierra!

Psalms 9:1
Al Vencedor sobre Mut-laben. Salmo de David. ALABARÉ a Jehová con todo mi corazón: contaré todas tus maravillas.

Psalms 9:2
Alegrarme he, y gozarme he en tí: cantaré a tu nombre, o! Altísimo.

Psalms 9:3
Por haber sido mis enemigos vueltos atrás: caerán y perecerán delante de tí.

Psalms 9:4
Porque has hecho mi juicio y mi causa: sentástete en trono juzgando justicia.

Psalms 9:5
Reprendiste gentes, destruiste al malo, raiste el nombre de ellos para siempre y eternalmente.

Psalms 9:6
O! enemigo, acabados son los asolamientos para siempre: y las ciudades que derribaste, su memoria pereció con ellas.

Psalms 9:7
Y Jehová quedará para siempre, él ha aparejado para juicio su trono.

Psalms 9:8
Y él juzgará al mundo con justicia, juzgará a los pueblos con rectitud.

Psalms 9:9
Y será Jehová refugio al pobre, refugio en tiempos de la angustia.

Psalms 9:10
Y confiarán en tí los que saben tu nombre, por cuanto no desamparaste a los que te buscaron, o! Jehová.

Psalms 9:11
Cantád a Jehová, el que habita en Sión: notificád en los pueblos sus obras.

Psalms 9:12
Porque, demandando las sangres se acordó de ellos: no se olvidó del clamor de los pobres.

Psalms 9:13
Ten misericordia de mí, Jehová: mira la aflicción que sufro de los que me aborrecen, ensalzador mío de las puertas de la muerte.

Psalms 9:14
Para que cuente yo todas tus alabanzas en las puertas de la hija de Sión: y me regocije en tu salud.

Psalms 9:15
Hundiéronse las gentes en el foso que hicieron: en la red que escondieron fué tomado su pié.

Psalms 9:16
Jehová fué conocido en el juicio que hizo: en la obra de sus manos fué enlazado el malo: Consideración. Selah.

Psalms 9:17
Volverse han los malos al infierno: todas las gentes que se olvidan de Dios.

Psalms 9:18
Porque no para siempre será olvidado el necesitado: ni la esperanza de los pobres perecerá para siempre.

Psalms 9:19
Levántate, o! Jehová, no se fortalezca el hombre: sean juzgadas las naciones delante de tí.

Psalms 9:20
Pon, o! Jehová, temor en ellos: conozcan las gentes que son hombres. Selah.

Psalms 10:1
¿POR qué estás léjos, Jehová? ¿por qué te escondes en los tiempos de la angustia?

Psalms 10:2
Con arrogancia el malo persigue al pobre; sean tomados en los pensamientos que pensaron.

Psalms 10:3
Por cuanto se alabó el malo del deseo de su alma: y diciendo bien del robador, blasfema de Jehová.

Psalms 10:4
El malo por la altivez de su rostro no busca a Dios: no hay Dios en todos sus pensamientos.

Psalms 10:5
Sus caminos atormentan en todo tiempo: altura son tus juicios delante de él: en todos sus enemigos resopla.

Psalms 10:6
Dice en su corazón: No seré movido de generación a generación, porque no fuí en mal.

Psalms 10:7
De maldición hinchió su boca, y de engaños y fraude: debajo de su lengua molestia y maldad.

Psalms 10:8
Está en las asechanzas de las aldeas; en los escondrijos mata al inocente: sus ojos están mirando por el pobre.

Psalms 10:9
Asecha de encubierto, como el león desde su cama: asecha para arrebatar al pobre: arrebata al pobre trayéndole en su red.

Psalms 10:10
Encógese, abájase, y cae en sus fuerzas multitud de afligidos.

Psalms 10:11
Dice en su corazón: Dios está olvidado, ha encubierto su rostro, nunca lo vió.

Psalms 10:12
Levántate, o! Jehová Dios, alza tu mano: no te olvides de los pobres.

Psalms 10:13
¿Por qué ensaña el malo a Dios? dijo en su corazón: No inquirirás.

Psalms 10:14
Tú has visto: porque tú miras el trabajo, y el enojo, para dar en tus manos: a tí se remite el pobre; al huérfano tú fuiste ayudador.

Psalms 10:15
Quebranta el brazo del depravado y del maligno: buscarás su maldad, y no la hallarás.

Psalms 10:16
Jehová, Rey eterno y perpetuo; de su tierra fueron destruidas las gentes.

Psalms 10:17
El deseo de los humildes oiste, o! Jehová: tú dispones su corazón, y haces atento tu oido:

Psalms 10:18
Para juzgar al huérfano y al pobre; no volverá más a quebrantar el hombre de la tierra.

Psalms 11:1
Al Vencedor. Salmo de David. EN Jehová he confiado, ¿cómo decís a mi alma: Muévete a vuestro monte, como ave?

Psalms 11:2
Porque, he aquí, los malos flecharon el arco: apercibieron sus saetas sobre la cuerda para asaetear en oculto a los rectos de corazón.

Psalms 11:3
Porque los fundamentos serán derribados: ¿el justo qué ha hecho?

Psalms 11:4
Jehová en el templo de su santidad: Jehová en el cielo su trono: sus ojos ven, sus párpados prueban a los hijos de los hombres.

Psalms 11:5
Jehová prueba al justo, y al malo, y al que ama la rapiña aborrece su alma.

Psalms 11:6
Lloverá sobre los malos lazos, fuego y azufre; y viento de torbellinos será la parte de su vaso.

Psalms 11:7
Porque el justo Jehová amó las justicias: al recto mirará su rostro.

Psalms 12:1
Al Vencedor sobre Seminit. Salmo de David SALVA, o! Jehová, porque se acabaron los misericordiosos: porque se han acabado los fieles de entre los hijos de los hombres.

Psalms 12:2
Mentira habla cada uno con su prójimo con labios lisongeros: con doblez de corazón, hablan.

Psalms 12:3
Tale Jehová todos los labios lisongeros: la lengua que habla grandezas.

Psalms 12:4
Que dijeron: Por nuestra lengua prevaleceremos: nuestros labios están con nosotros, ¿quién nos es Señor?

Psalms 12:5
Por la opresión de los pobres, por el gemido de los menesterosos, ahora me levantaré, dice Jehová: yo pondré en salvo al que el enlaza.

Psalms 12:6
Las palabras de Jehová, palabras limpias: plata refinada en horno de tierra: colada siete veces.

Psalms 12:7
Tú, Jehová, los guardarás: guárdalos para siempre de aquesta generación.

Psalms 12:8
Cercando andan los malos: entretanto las vilezas de los hijos de los hombres son exaltadas.

Psalms 13:1
Al Vencedor. Salmo de David. ¿HASTA cuándo, Jehová, me olvidarás, para siempre? ¿Hasta cuándo esconderás tu rostro de mí?

Psalms 13:2
¿Hasta cuándo pondré consejos en mi alma? ¿ánsia en mi corazón cada día? ¿Hasta cuándo será enaltecido mi enemigo sobre mí?

Psalms 13:3
Mira, óyeme, Jehová, Dios mío: alumbra mis ojos, porque no duerma de muerte.

Psalms 13:4
Porque no diga mi enemigo: Vencile: mis enemigos se alegrarán, si yo resbalare.

Psalms 13:5
Mas yo en tu misericordia he confiado: alegrarse ha mi corazón en tu salud.

Psalms 13:6
Cantaré a Jehová; porque me ha hecho bien.

Psalms 14:1
Al Vencedor. Salmo de David. DIJO el insensato en su cora- zón: No hay Dios: Corrompiéronse, hicieron obras abominables: no hay quien haga bien.

Psalms 14:2
Jehová miró desde los cielos sobre los hijos de los hombres, por ver si hay algún sabio, que busque a Dios.

Psalms 14:3
Todos declinaron a una, dañáronse; no hay quien haga bien, no hay ni aun uno.

Psalms 14:4
Ciertamente ¿no lo conocieron todos los que obran iniquidad, que comen mi pueblo, como si comiesen pan? a Jehová no invocáron.

Psalms 14:5
Allí temblaron de espanto: porque Dios está con la nación de los justos.

Psalms 14:6
El consejo del pobre avergonzasteis por cuanto Jehová es su esperanza.

Psalms 14:7
¡Quién diese de Sión la salud de Israel, tornando Jehová la cautividad de su pueblo! Gozárse ha Jacob, y alegrarse ha Israel.

Psalms 15:1
Salmo de David. JEHOVÁ, ¿quién habitará en tu tabernáculo? ¿quién residirá en el monte de tu santidad?

Psalms 15:2
El que anda en integridad, y obra justicia, y habla verdad en su corazón:

Psalms 15:3
El que no revolvió con su lengua, ni hizo mal a su prójimo, ni levantó vergüenza contra su cercano.

Psalms 15:4
En sus ojos es menospreciado el vil, y a los que temen a Jehová, honra: juró en daño suyo, y no mudó.

Psalms 15:5
Su dinero no dió a usura, ni tomó cohecho contra el inocente. El que hace estas cosas, no resbalará jamas.

Psalms 16:1
Mictam. De David. GUÁRDAME, o! Dios: porque en tí he confiado.

Psalms 16:2
Dijiste, o! alma mía, a Jehová: Tú eres, Señor; mi bien no viene a tí:

Psalms 16:3
A los santos que están en la tierra, y a los fuertes, toda mi voluntad en ellos.

Psalms 16:4
Multiplicarán sus dolores de los que se apresuraren tras otro dios; no derramaré sus derramaduras de sangre, ni tomaré sus nombres en mis labios.

Psalms 16:5
Jehová la porción de mi parte, y de mi vaso: tú sustentarás mi suerte.

Psalms 16:6
Las cuerdas me cayeron en lugares deleitosos: asimismo la heredad se hermoseó sobre mí.

Psalms 16:7
Bendeciré a Jehová, que me aconseja; aun en las noches me enseñan mis riñones.

Psalms 16:8
A Jehová he puesto delante de mí siempre: porque estando él a mi diestra, no seré conmovido.

Psalms 16:9
Por tanto se alegró mi corazón, y se gozó mi gloria: también mi carne reposará segura.

Psalms 16:10
Porque no dejarás mi alma en el sepulcro: ni darás tu Santo para que vea corrupción.

Psalms 16:11
Hacerme has saber la senda de la vida, hartura de alegrías hay con tu rostro: deleites en tu diestra para siempre.

Psalms 17:1
Oración de David. OYE, o! Jehová, la justicia; está atento a mi clamor: escucha mi oración, hecha sin labios de engaño.

Psalms 17:2
De delante de tu rostro salga mi juicio: vean tus ojos la rectitud.

Psalms 17:3
Tú has probado mi corazón; me has visitado de noche; refinásteme, y no hallaste: lo que pensé no pasó mi boca.

Psalms 17:4
Para las obras humanas, por la palabra de tus labios yo observé los caminos del violento.

Psalms 17:5
Sustenta mis pasos en tus caminos, porque mis piés no resbalen.

Psalms 17:6
Yo te he invocado, por cuanto tú me oyes, o! Dios; inclina a mí tu oreja, oye mi palabra.

Psalms 17:7
Haz maravillosas tus misericordias, salvador de los que en tí confian, de los que se levantan contra tu diestra.

Psalms 17:8
Guárdame como a lo negro de la niñeta del ojo, escóndeme con la sombra de tus alas.

Psalms 17:9
De delante de los malos que me oprimieron: de mis enemigos que me cercan por la vida.

Psalms 17:10
Cerrados con su grosura: con su boca hablan soberbiamente.

Psalms 17:11
Nuestros pasos nos han cercado ahora: ponen sus ojos para tendernos a tierra;

Psalms 17:12
Parecen al león que desea hacer presa: y al leoncillo que está escondido.

Psalms 17:13
Levántate, o! Jehová; anticipa su rostro: póstrale: escapa mi alma del malo con tu espada;

Psalms 17:14
De los varones con tu mano, o! Jehová: de los varones de mundo cuya parte es en esta vida: cuyo vientre hinches de tu tesoro: hartan sus hijos, y dejan la resta a sus chiquitos.

Psalms 17:15
Yo en justicia veré tu rostro: hartarme he cuando despertare a tu semejanza.

Psalms 18:1
Al Vencedor: Salmo del siervo de Jehová, de David, el cual habló á Jehová las palabras de este cántico el día que le libró Jehová de mano de todos sus enemigos, y de mano de Saul: Y dijo: AMARTE he, Jehová, fortaleza mía.

Psalms 18:2
Jehová, roca mía, y castillo mío, y escapador mío; Dios mío, fuerte mío: confiarme he en él: escudo mío, y el cuerno de mi salud; refugio mío.

Psalms 18:3
Al alabado Jehová invocaré, y seré salvo de mis enemigos.

Psalms 18:4
Cercáronme dolores de muerte, y arroyos de perversidad me atemorizaron:

Psalms 18:5
Dolores del sepulcro me rodearon; anticipáronme lazos de muerte:

Psalms 18:6
En mi angustia llamé a Jehová, y clamé a mi Dios: él oyó desde su templo mi voz, y mi clamor entró delante de él, en sus orejas.

Psalms 18:7
Y la tierra fué conmovida y tembló: y los fundamentos de los montes se estremecieron, y se removieron, porque él se enojó.

Psalms 18:8
Subió humo en su nariz, y de su boca fuego quemante: carbones se encendieron de él.

Psalms 18:9
Y abajó los cielos, y descendió; y oscuridad debajo de sus piés.

Psalms 18:10
Y cabalgó sobre un querubín, y voló: y voló sobre las alas del viento.

Psalms 18:11
Puso tinieblas por su escondedero: en sus en derredores de su tabernáculo, oscuridad de aguas, nubes de los cielos.

Psalms 18:12
Por el resplandor de delante de él sus nubes pasaron: granizo y carbones de fuego.

Psalms 18:13
Y tronó en los cielos Jehová, y el Altísimo dió su voz: granizo y carbones de fuego.

Psalms 18:14
Y envió sus saetas y desbaratólos: y echó relámpagos, y los destruyó.

Psalms 18:15
Y aparecieron las honduras de las aguas: y descubriéronse los cimientos del mundo por tu reprensión, o! Jehová, por el soplo del viento de tu nariz.

Psalms 18:16
Envió desde lo alto, me tomó, me sacó de las muchas aguas.

Psalms 18:17
Me escapó de mi fuerte enemigo, y de los que me aborrecieron: aunque ellos eran más fuertes que yo.

Psalms 18:18
Anticipáronme en el día de mi quebrantamiento: mas Jehová me fué por bordón.

Psalms 18:19
Y me sacó a anchura: me libró, porque se agradó de mí.

Psalms 18:20
Jehová me pagará conforme a mi justicia: conforme a la limpieza de mis manos me volverá.

Psalms 18:21
Por cuanto guardé los caminos de Jehová: y no me maleé con mi Dios.

Psalms 18:22
Porque todos sus juicios estuvieron delante de mí: y no eché de mí sus estatutos.

Psalms 18:23
Y fuí perfecto con él: y me recaté de mi maldad.

Psalms 18:24
Y pagóme Jehová conforme a mi justicia: conforme a la limpieza de mis manos delante de sus ojos.

Psalms 18:25
Con el misericordioso serás misericordioso: y con el varón perfecto serás perfecto.

Psalms 18:26
Con el limpio serás limpio, y con el perverso serás perverso.

Psalms 18:27
Por tanto tú al pueblo humilde salvarás: y los ojos altivos humillarás.

Psalms 18:28
Por tanto tú alumbrarás mi candela: Jehová, mi Dios, alumbrará mis tinieblas,

Psalms 18:29
Porque contigo desharé ejércitos: y en mi Dios asaltaré muros.

Psalms 18:30
Dios, perfecto su camino: la palabra de Jehová afinada: escudo es a todos los que esperan en él.

Psalms 18:31
Porque ¿qué Dios hay fuera de Jehová? ¿y qué fuerte fuera de nuestro Dios?

Psalms 18:32
Dios, que me ciñe de fuerza; e hizo perfecto mi camino:

Psalms 18:33
Que pone mis piés como piés de ciervas: y me hizo estar sobre mis alturas:

Psalms 18:34
Que enseña mis manos para la batalla; y el arco de acero será quebrado con mis brazos.

Psalms 18:35
Y me diste el escudo de tu salud; y tu diestra me sustentará, y tu mansedumbre me multiplicará.

Psalms 18:36
Ensancharás mi paso debajo de mí, y no titubearán mis rodillas.

Psalms 18:37
Perseguiré mis enemigos, y alcanzarles he; y no volveré hasta acabarles.

Psalms 18:38
Herírles he, y no podrán levantarse: caerán debajo de mis piés.

Psalms 18:39
Y ceñísteme de fortaleza para la pelea: agobiaste mis enemigos debajo de mí.

Psalms 18:40
Y dísteme la cerviz de mis enemigos: y a los que me aborrecían, destruí.

Psalms 18:41
Clamaron, y no hubo quien salvase: a Jehová, mas no les oyó.

Psalms 18:42
Y los molí como polvo delante del viento: como a lodo de las calles los esparcí.

Psalms 18:43
Librásteme de contiendas de pueblo: pusísteme por cabecera de gentes; pueblo que no conocí, me sirvió.

Psalms 18:44
A oida de oreja me obedeció: los hombres extraños me mintieron.

Psalms 18:45
Los hombres extraños se cayeron: y tuvieron miedo desde sus encerramientos.

Psalms 18:46
Viva Jehová, y bendito sea mi fuerte: y sea ensalzado el Dios de mi salud.

Psalms 18:47
El Dios que me da las venganzas, y sujetó pueblos debajo de mí.

Psalms 18:48
Mi librador de mis enemigos: también me hiciste superior de mis adversarios: de varón violento me libraste.

Psalms 18:49
Por tanto yo te confesaré entre las gentes, o! Jehová, y cantaré a tu nombre.

Psalms 18:50
Que engrandece las saludes de su rey, y que hace misericordia a su ungido David, y a su simiente para siempre.

Psalms 19:1
Al Vencedor. Salmo de David. LOS cielos cuentan la gloria de Dios; y el extendimiento denuncia la obra de sus manos.

Psalms 19:2
El un día pronuncia palabra al otro día, y la una noche a la otra noche declara sabiduría.

Psalms 19:3
No hay dicho, ni palabras, ni es oida su voz.

Psalms 19:4
En toda la tierra salió su línea, y al cabo del mundo sus palabras: para el sol puso tabernáculo en ellos.

Psalms 19:5
Y él como un novio que sale de su tálamo, alégrase, como un gigante, para correr el camino.

Psalms 19:6
Del un cabo de los cielos es su salida, y rodea por sus cabos; y no hay quien se esconda de su calor.

Psalms 19:7
La ley de Jehová perfecta, que vuelve el alma, el testimonio de Jehová fiel, que hace sabio al pequeño.

Psalms 19:8
Los mandamientos de Jehová rectos, que alegran el corazón: el precepto de Jehová puro, que alumbra los ojos.

Psalms 19:9
El temor de Jehová limpio que permanece para siempre, los derechos de Jehová, verdad, todos justos.

Psalms 19:10
Deseables más que el oro, y más que mucho oro afinado: y dulces más que miel, y que licor de panales.

Psalms 19:11
Tu siervo también es amonestado con ellos: en guardarlos, gran salario.

Psalms 19:12
Los errores, ¿quién los entenderá? de los encubiertos librame.

Psalms 19:13
Asimismo de las soberbias detén a tu siervo, que no se enseñoreen de mí: entónces seré perfecto, y seré limpio de gran rebelión.

Psalms 19:14
Sean voluntarios los dichos de mi boca; y el pensamiento de mi corazón delante de tí, o! Jehová, roca mía, y mi redentor.

Psalms 20:1
Al Vencedor. Salmo de David. OÍGATE, Jehová, en el día de la angustia: ensálcete el nombre del Dios de Jacob.

Psalms 20:2
Envíete ayuda desde el santuario, y desde Sión te sustente.

Psalms 20:3
Tenga memoria de todos tus presentes, y encenice tu holocausto. Selah.

Psalms 20:4
Déte conforme a tu corazón, y cumpla todo tu consejo.

Psalms 20:5
Alegrarnos hemos con tu salud, y en el nombre de nuestro Dios alzarémos pendón: cumpla Jehová todas tus peticiones.

Psalms 20:6
Ahora he conocido que Jehová ha guardado a su ungido: oirle ha desde los cielos de su santidad con las valentías de la salud de su diestra.

Psalms 20:7
Estos en carros, y aquellos en caballos confian: mas nosotros del nombre de Jehová nuestro Dios tendremos memoria.

Psalms 20:8
Estos arrodillaron, y cayeron: mas nosotros nos levantamos, y nos enhestamos.

Psalms 20:9
Jehová, salva: que el rey nos oiga el día que le invocáremos.

Psalms 21:1
Al Vencedor. Salmo de David. JEHOVÁ, en tu fortaleza se ale- grará el rey; y en tu salud se regocijará mucho.

Psalms 21:2
El deseo de su corazón le diste; y no le negaste lo que sus labios pronunciaron. Selah.

Psalms 21:3
Por tanto le adelantarás en bendiciones de bien: corona de oro fino has puesto sobre su cabeza.

Psalms 21:4
Vida te demandó, se la diste: longura de dias, por siglo y siglo.

Psalms 21:5
Grande es su gloria en tu salud: honra y hermosura has puesto sobre él.

Psalms 21:6
Porque le has bendecido para siempre: alegrástele de alegría con tu rostro.

Psalms 21:7
Por cuanto el rey confia en Jehová: y en la misericordia del Altísimo no titubeará.

Psalms 21:8
Alcanzará tu mano a todos tus enemigos: tu diestra alcanzará a los que te aborrecen.

Psalms 21:9
Ponerlos has como horno de fuego en el tiempo de tu ira: Jehová los deshará en su furor, y fuego los consumirá.

Psalms 21:10
Su fruto destruirás de la tierra: y su simiente de entre los hijos de los hombres.

Psalms 21:11
Porque tendieron mal contra tí: maquinaron maquinación, mas no prevalecieron.

Psalms 21:12
Por tanto ponerlos has a parte: con tus cuerdas apuntarás a sus rostros.

Psalms 21:13
Ensálzate, o! Jehová, con tu fortaleza: cantaremos y alabaremos tu valentía.

Psalms 22:1
Al Vencedor sobre Ajelet-hassaar. Salmo de David. DIOS mío, Dios mío! ¿por qué me has dejado? ¿estás léjos de mi salud, de las palabras de mi gemido?

Psalms 22:2
Dios mío, clamo de día, y no oyes; y de noche, y no hay para mí silencio.

Psalms 22:3
Y tú, santo, habitante, alabanzas de Israel.

Psalms 22:4
En tí esperaron nuestros padres: esperaron, y los salvaste.

Psalms 22:5
Clamaron a tí, y fueron librados: esperaron en tí, y no se avergonzaron.

Psalms 22:6
Y yo, gusano, y no varón: vergüenza de hombres y desecho del pueblo.

Psalms 22:7
Todos los que me ven, escarnecen de mí: echan de los labios, menean la cabeza.

Psalms 22:8
Remítese a Jehová, líbrele, que le quiere bien.

Psalms 22:9
Empero tú eres el que me sacó del vientre: el que me haces esperar desde los pechos de mi madre.

Psalms 22:10
Sobre tí estoy echado desde la matriz: desde el vientre de mi madre tú eres mi Dios.

Psalms 22:11
No te alejes de mí, porque la angustia está cerca: porque no hay quien ayude.

Psalms 22:12
Rodeáronme muchos toros: fuertes toros de Basán me cercaron.

Psalms 22:13
Abriéron sobre mí su boca, como león que hace presa y que brama.

Psalms 22:14
Como aguas me escurrí, y descoyuntáronse todos mis huesos: mi corazón fué como cera desliéndose en medio de mis entrañas.

Psalms 22:15
Secóse como un tiesto mi vigor, y mi lengua se pegó a mis paladares: y en el polvo de la muerte me has puesto.

Psalms 22:16
Porque me rodearon perros: cercáronme cuadrilla de malignos: horadaron mis manos y mis piés.

Psalms 22:17
Contaría todos mis huesos: ellos miran, me consideran:

Psalms 22:18
Partieron entre sí mis vestidos: y sobre mi ropa echaron suertes.

Psalms 22:19
Mas tú, Jehová, no te alejes: fortaleza mía, apresúrate para mi socorro.

Psalms 22:20
Escapa de la espada mi alma; de poder del perro mi única.

Psalms 22:21
Sálvame de la boca del león: y de los cuernos de los unicornios óyeme.

Psalms 22:22
Contaré tu nombre a mis hermanos: en medio de la congregación te alabaré.

Psalms 22:23
Los que teméis a Jehová, alabádle; toda la simiente de Jacob, glorificádle; y teméd de él toda la simiente de Israel.

Psalms 22:24
Porque no menospreció, ni abominó, la aflicción del pobre, ni escondió su rostro de él: y cuando clamó a él, le oyó.

Psalms 22:25
De tí será mi alabanza en la grande congregación: mis votos pagaré delante de los que le temen.

Psalms 22:26
Comerán los pobres, y hartarse han: alabarán a Jehová los que le buscan: vivirá vuestro corazón para siempre.

Psalms 22:27
Acordarse han, y volverse han a Jehová todos los términos de la tierra; y humillarse han delante de tí todas las familias de las gentes.

Psalms 22:28
Porque de Jehová es el reino: y él se enseñoreará de las naciones.

Psalms 22:29
Comieron, y adoraron todos los gruesos de la tierra: delante de él se arrodillaron todos los que descienden al polvo: y sus almas no vivificaron.

Psalms 22:30
La simiente le servirá: será contada a Jehová perpetuamente.

Psalms 22:31
Vendrán, y anunciarán al pueblo que naciere, su justicia que él hizo.

Psalms 23:1
Salmo de David. JEHOVÁ es mi pastor; no me faltará.

Psalms 23:2
En lugares de yerba me hará yacer: junto a aguas de reposo me pastoreará.

Psalms 23:3
Hará volver mi alma: guiarme ha por sendas de justicia por su nombre.

Psalms 23:4
Aunque ande en valle de sombra de muerte, no temeré algún mal, porque tú estarás conmigo: tu vara, y tu cayado ellos me confortarán.

Psalms 23:5
Adornarás mesa delante de mí en presencia de mis angustiadores: ungiste mi cabeza con aceite; mi copa está revertiendo.

Psalms 23:6
Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los dias de mi vida: y en la casa de Jehová reposaré por luengos dias.

Psalms 24:1
Salmo de David. DE Jehová es la tierra y su ple- nitud: el mundo, y los que en él habitan.

Psalms 24:2
Porque él la fundó sobre los mares: y sobre los ríos la afirmó.

Psalms 24:3
¿Quién subirá al monte de Jehová? ¿y quién estará en el lugar de su santidad?

Psalms 24:4
El limpio de manos, y limpio de corazón: el que no tomó en vano mi alma, ni juró con engaño.

Psalms 24:5
Recibirá bendición de Jehová: y justicia del Dios de salud.

Psalms 24:6
Esta es la generación de los que le buscan: de los que buscan tu rostro, es a saber, Jacob. Selah.

Psalms 24:7
Alzád, o! puertas, vuestras cabezas, y alzáos vosotras puertas eternas, y entrará el Rey de gloria.

Psalms 24:8
¿Quién es este Rey de gloria? Jehová el fuerte, valiente; Jehová el valiente en batalla.

Psalms 24:9
Alzád, o! puertas, vuestras cabezas, y alzáos vosotras puertas eternas, y entrará el Rey de gloria.

Psalms 24:10
¿Quién es este Rey de gloria? Jehová de los ejércitos, él es el Rey de gloria. Selah.

Psalms 25:1
Salmo de David. A TÍ, o! Jehová, levantaré mi alma.

Psalms 25:2
Dios mío, en tí confié: no sea yo avergonzado, no se alegren de mí mis enemigos.

Psalms 25:3
Ciertamente todos los que te esperan, no serán avergonzados: serán avergonzados los que se rebelan sin causa.

Psalms 25:4
Tus caminos, o! Jehová, házme saber: enséñame tus sendas.

Psalms 25:5
Encamíname en tu verdad, y enséñame: porque tú eres el Dios de mi salud: a tí he esperado todo el día.

Psalms 25:6
Acuérdate de tus miseraciones, o! Jehová: y de tus misericordias, que son perpetuas.

Psalms 25:7
De los pecados de mi mocedad, y de mis rebeliones no te acuerdes: conforme a tu misericordia acuérdate de mí, tú, por tu bondad, o! Jehová.

Psalms 25:8
Bueno y recto es Jehová: por tanto él enseñará a los pecadores el camino.

Psalms 25:9
Encaminará a los humildes por el juicio; y enseñará a los mansos su carrera.

Psalms 25:10
Todas las sendas de Jehová son misericordia y verdad, a los que guardan su concierto, y sus testimonios.

Psalms 25:11
Por tu nombre, o! Jehová, perdonarás también mi pecado; porque es grande.

Psalms 25:12
¿Quién es el varón que teme a Jehová? Enseñarle ha el camino que ha de escoger.

Psalms 25:13
Su alma reposará en el bien: y su simiente herederá la tierra.

Psalms 25:14
El secreto de Jehová, a los que le temen: y su concierto, para hacerles saber.

Psalms 25:15
Mis ojos, siempre a Jehová; porque él sacará de la red mis piés.

Psalms 25:16
Mírame, y ten misericordia de mí: porque yo soy solo, y pobre.

Psalms 25:17
Las angustias de mi corazón se ensancharon: sácame de mis congojas.

Psalms 25:18
Mira mi aflicción, y mi trabajo: y perdona todos mis pecados.

Psalms 25:19
Mira mis enemigos, que se han multiplicado: y de odio injusto me han aborrecido.

Psalms 25:20
Guarda mi alma, y líbrame: no sea yo avergonzado, porque en tí confié.

Psalms 25:21
Integridad y rectitud me guardarán: porque a tí he esperado.

Psalms 25:22
Redime, o! Dios, a Israel de todas sus angustias.

Psalms 26:1
Salmo de David. JÚZGAME, o! Jehová, porque yo en mi integridad he andado, y en Jehová he confiado: no vacilaré.

Psalms 26:2
Pruébame, o! Jehová, y tiéntame: funde mis riñones y mi corazón.

Psalms 26:3
Porque tu misericordia está delante de mis ojos: y en tu verdad ando.

Psalms 26:4
No me asenté con los varones de falsedad: ni entré con los que andan encubiertamente.

Psalms 26:5
Aborrecí la congregación de los malignos: y con los impíos nunca me asenté.

Psalms 26:6
Lavaré en inocencia mis manos: y andaré al derredor de tu altar, o! Jehová,

Psalms 26:7
Para dar voz de alabanza, y para contar todas tus maravillas.

Psalms 26:8
Jehová, la habitación de tu casa he amado: y el lugar del tabernáculo de tu gloria.

Psalms 26:9
No juntes con los pecadores mi alma, ni con los varones de sangres mi vida.

Psalms 26:10
En cuyas manos está el mal hecho, y su diestra está llena de cohechos.

Psalms 26:11
Mas yo ando en mi integridad: redímeme, y ten misericordia de mí.

Psalms 26:12
Mi pié ha estado en rectitud, y en las congregaciones bendeciré a Jehová.

Psalms 27:1
Salmo de David. JEHOVÁ es mi luz y mi salud, ¿de quién temeré? Jehová es la fortaleza de mi vida, ¿de quién me espavoreceré?

Psalms 27:2
Cuando se acercaron sobre mí los malignos para comer mis carnes: mis angustiadores y mis enemigos a mí, ellos tropezaron y cayeron.

Psalms 27:3
Aunque se asiente campo sobre mí, no temerá mi corazón: aunque se levante guerra sobre mí, yo en esto confio.

Psalms 27:4
Una cosa he demandado a Jehová, esta buscaré: Que esté yo en la casa de Jehová todos los dias de mi vida, para ver la hermosura de Jehová, y para buscar en su templo.

Psalms 27:5
Porque él me esconderá en su tabernáculo en el día del mal: esconderme ha en el escondrijo de su tienda: en roca me pondrá alto.

Psalms 27:6
Y luego ensalzará mi cabeza sobre mis enemigos en mis al derredores: y sacrificaré en su tabernáculo sacrificios de jubilación: cantaré y salmearé a Jehová.

Psalms 27:7
Oye, o! Jehová, mi voz con que llamo: y ten misericordia de mí, y respóndeme.

Psalms 27:8
Mi corazón ha dicho de tí: Buscád mi rostro. Tu rostro, o! Jehová, buscaré.

Psalms 27:9
No escondas tu rostro de mí, no apartes con ira tu siervo: mi ayuda has sido, no me dejes, y no me desampares Dios de mi salud.

Psalms 27:10
Porque mi padre y mi madre me dejaron: y Jehová me recogerá.

Psalms 27:11
Enséñame, o! Jehová, tu camino: y guíame por senda de rectitud a causa de mis enemigos.

Psalms 27:12
No me entregues a la voluntad de mis enemigos: porque se han levantado contra mí testigos falsos, y quien habla calumnia.

Psalms 27:13
Si no creyese que tengo de ver la bondad de Jehová en la tierra de los vivientes.

Psalms 27:14
Espera a Jehová esfuérzate, y esfuércese tu corazón : y espera a Jehová.

Psalms 28:1
Salmo de David. A TÍ, o! Jehová, llamaré: fuerza mía, no me dejes: porque dejándome no sea semejante a los que descienden al sepulcro.

Psalms 28:2
Oye la voz de mis ruegos, cuando clamo a tí: cuando alzo mis manos al templo de tu santidad.

Psalms 28:3
No me tires con los malos, y con los que hacen iniquidad: que hablan paz con sus prójimos, y la maldad está en su corazón.

Psalms 28:4
Dáles conforme a su obra, y conforme a la malicia de sus hechos: conforme a la obra de sus manos, dáles: págales su paga.

Psalms 28:5
Porque no entendieron las obras de Jehová, y el hecho de sus manos, derribarlos ha, y no los edificará.

Psalms 28:6
Bendito Jehová, que oyó la voz de mis ruegos.

Psalms 28:7
Jehová es mi fortaleza, y mi escudo: en él esperó mi corazón, y yo fuí ayudado: y gozóse mi corazón, y con mi canción le alabaré.

Psalms 28:8
Jehová es la fortaleza de ellos: y el esfuerzo de las saludes de su ungido es él.

Psalms 28:9
Salva a tu pueblo, y bendice a tu heredad: y pastoréalos, y ensálzalos para siempre.

Psalms 29:1
Salmo de David. DAD a Jehová, o! hijos de fuer- tes, dad a Jehová la gloria y la fortaleza.

Psalms 29:2
Dad a Jehová la gloria de su nombre: humilláos a Jehová en el glorioso santuario.

Psalms 29:3
Voz de Jehová sobre las aguas: el Dios de gloria hizo tronar: Jehová, sobre las muchas aguas.

Psalms 29:4
Voz de Jehová con potencia: voz de Jehová con gloria.

Psalms 29:5
Voz de Jehová que quebranta los cedros; y quebrantó Jehová los cedros del Líbano.

Psalms 29:6
E hízolos saltar como los becerros: al Líbano, y al Sirión como hijos de unicornios.

Psalms 29:7
Voz de Jehová que corta llamas de fuego.

Psalms 29:8
Voz de Jehová que hará temblar al desierto: hará temblar Jehová al desierto de Cádes.

Psalms 29:9
Voz de Jehová que hará estar de parto a las ciervas, y desnudará a las breñas: y en su templo todos los suyos le dicen gloria.

Psalms 29:10
Jehová estuvo en el diluvio, y asentóse Jehová por rey para siempre.

Psalms 29:11
Jehová dará fortaleza a su pueblo: Jehová bendecirá a su pueblo en paz.

Psalms 30:1
Salmo de canción del estrenamiento de la casa de David. ENSALZARTE he, o! Jehová, porque me has ensalzado: y no hiciste alegrar a mis enemigos de mí.

Psalms 30:2
Jehová, Dios mío, clamé a tí, y me sanaste.

Psalms 30:3
Jehová, hiciste subir del sepulcro mi alma: disteme vida de mi descendimiento a la sepultura.

Psalms 30:4
Cantád a Jehová sus misericordiosos: y celebrad la memoria de su santidad.

Psalms 30:5
Porque un momento hay en su furor, mas vida en su voluntad: a la tarde reposará el lloro, y a la mañana vendrá la alegría.

Psalms 30:6
Y yo dije en mi quietud: No resbalaré jamas.

Psalms 30:7
Porque tú, Jehová, por tu benevolencia asentaste mi monte con fortaleza: mas escondiste tu rostro, y yo fuí conturbado.

Psalms 30:8
A tí, o! Jehová, llamaré: y al Señor suplicaré.

Psalms 30:9
¿Qué provecho hay en mi muerte, cuando yo descendiere al hoyo? ¿Loarte ha el polvo? ¿anunciará tu verdad?

Psalms 30:10
Oye, o! Jehová, y ten misericordia de mí: Jehová, sé mi ayudador.

Psalms 30:11
Tú tornaste mi endecha en baile: desataste mi saco, y ceñísteme de alegría.

Psalms 30:12
Por tanto a tí canté gloria, y no callé: Jehová Dios mío, para siempre te alabaré.

Psalms 31:1
AL Vencedor. Salmo de David. EN tí, Jehová, he esperado; no sea yo avergonzado para siempre: líbrame en tu justicia.

Psalms 31:2
Inclina a mí tu oido, escápame presto, séme por roca de fortaleza: por casa fuerte para salvarme.

Psalms 31:3
Porque tú eres mi roca, y mi castillo: y por tu nombre me guiarás, y me encaminarás.

Psalms 31:4
Sacarme has de la red, que han escondido para mí; porque tú eres mi fortaleza.

Psalms 31:5
En tu mano encomendaré mi espíritu: redimísteme o! Jehová Dios de verdad.

Psalms 31:6
Aborrecí los que esperan en las vanidades de vanidad: y yo en Jehová he esperado.

Psalms 31:7
Gozarme he, y alegrarme he en tu misericordia; porque has visto mi aflicción: has conocido mi alma en las angustias.

Psalms 31:8
Y no me encerraste en la mano del enemigo: ántes hiciste estar mis píes en anchura.

Psalms 31:9
Ten misericordia de mí, o! Jehová, que estoy en angustia: hánse carcomido con enojo mis ojos, mi alma, y mi vientre.

Psalms 31:10
Porque se ha acabado con dolor mi vida, y mis años con suspiro; háse enflaquecido mi fuerza a causa de mi iniquidad; y mis huesos se han podrido.

Psalms 31:11
De todos mis enemigos he sido oprobio, y de mis vecinos en gran manera, y horror a mis conocidos: los que me veían fuera, huían de mí.

Psalms 31:12
He sido olvidado de corazón como muerto: he sido como un vaso perdido.

Psalms 31:13
Porque he oido afrenta de muchos: miedo en derredor, cuando consultaban juntos contra mí, para prender mi alma pensaban.

Psalms 31:14
Mas yo sobre tí confié, o! Jehová; dije: Mi Dios eres tú.

Psalms 31:15
En tu mano están mis tiempos: líbrame de la mano de mis enemigos, y de mis perseguidores.

Psalms 31:16
Haz resplandecer tu rostro sobre tu siervo: sálvame por tu misericordia.

Psalms 31:17
Jehová, no sea yo confuso, porque te he invocado: sean confusos los impíos, sean cortados para el infierno.

Psalms 31:18
Enmudezcan los labios mentirosos, que hablan contra el justo cosas duras con soberbia y menosprecio.

Psalms 31:19
¡Cuán grande es tu bien, que has guardado para los que te temen: que has obrado, para los que esperan en tí delante de los hijos de los hombres!

Psalms 31:20
Esconderlos has en el escondedero de tu rostro de las arrogancias de cada cual: esconderlos has en el tabernáculo de cuestión de lenguas.

Psalms 31:21
Bendito Jehová; porque ha hecho maravillosa su misericordia para conmigo en ciudad fuerte.

Psalms 31:22
Y yo decía en mi priesa: Cortado soy de delante de tus ojos: mas ciertamente tú oías la voz de mis ruegos, cuando clamaba a tí.

Psalms 31:23
Amád a Jehová todos sus misericordiosos: a los fieles guarda Jehová, y paga abundantemente al que hace con soberbia.

Psalms 31:24
Esforzáos, y esfuércese vuestro corazón, todos los que esperáis en Jehová.

Psalms 32:1
Salmo de David: Masquil. BIENAVENTURADO el perdo- nado de rebelión, el encubierto de pecado.

Psalms 32:2
Bienaventurado el hombre a quien no contará Jehová la iniquidad, ni hubiere en su espíritu engaño.

Psalms 32:3
Mientras callé, se envejecieron mis huesos en mi gemido todo el día.

Psalms 32:4
Porque de día y de noche se agrava sobre mí tu mano, volvióse mi verdor en sequedades de verano. Selah.

Psalms 32:5
Mi pecado te notifiqué: y no encubrí mi iniquidad. Dije: Yo confesaré contra mí mis rebeliones a Jehová; y tú perdonarás la maldad de mi pecado. Selah.

Psalms 32:6
Por esto orará todo misericordioso a tí en el tiempo del hallar: ciertamente en la inundación de las muchas aguas, no llegarán a él.

Psalms 32:7
Tú eres mi escondedero, de la angustia me guardarás: con clamores de libertad me rodearás. Selah.

Psalms 32:8
Hacerte he entender, y enseñarte he el camino en que andarás: sobre tí afirmaré mis ojos.

Psalms 32:9
No seais como el caballo, como el mulo, sin entendimiento: con cabestro y con freno su boca ha de ser cerrada para que no lleguen a tí.

Psalms 32:10
Muchos dolores para el impío: y el que espera en Jehová misericordia le cercará.

Psalms 32:11
Alegráos en Jehová, y gozáos justos: y cantád todos los rectos de corazón.

Psalms 33:1
CANTÁD justos en Jehová: a los rectos es hermosa la alabanza.

Psalms 33:2
Celebrád a Jehová con arpa: con salterio y decacordio cantád a él.

Psalms 33:3
Cantád a él canción nueva: hacéd bien tañendo con júbilo.

Psalms 33:4
Porque derecha es la palabra de Jehová: y toda su obra con verdad.

Psalms 33:5
El ama justicia y juicio: de la misericordia de Jehová está llena la tierra.

Psalms 33:6
Con la palabra de Jehová fueron hechos los cielos: y con el espíritu de su boca todo el ejército de ellos.

Psalms 33:7
El junta, como en un montón, las aguas de la mar: él pone por tesoros los abismos.

Psalms 33:8
Teman a Jehová toda la tierra: teman de él todos los habitadores del mundo.

Psalms 33:9
Porque él dijo, y fué; él mandó y estuvo.

Psalms 33:10
Jehová hace anular el consejo de las gentes, y él hace anular las maquinaciones de los pueblos.

Psalms 33:11
El consejo de Jehová permanecerá para siempre; los pensamientos de su corazón, por generación y generación.

Psalms 33:12
Bienaventurada la gente a quien Jehová es su Dios: el pueblo a quien escogió por heredad para sí.

Psalms 33:13
Desde los cielos miró Jehová; vió a todos los hijos de Adam.

Psalms 33:14
Desde la morada de su asiento miró sobre todos los moradores de la tierra.

Psalms 33:15
El formó el corazón de todos ellos; él entiende todas sus obras.

Psalms 33:16
El rey no es salvo con la multitud del ejército; el valiente no escapa con la mucha fuerza.

Psalms 33:17
Vanidad es el caballo para la salud; con la multitud de su fuerza no escapa.

Psalms 33:18
He aquí, el ojo de Jehová sobre los que le temen; sobre los que esperan su misericordia;

Psalms 33:19
Para librar de la muerte a sus almas; y para darles vida en la hambre.

Psalms 33:20
Nuestra alma esperó a Jehová; nuestro ayudador y nuestro escudo es él.

Psalms 33:21
Por tanto en él se alegrará nuestro corazón, porque en su santo nombre hemos confiado.

Psalms 33:22
Sea tu misericordia, o! Jehová, sobre nosotros, como te hemos esperado.

Psalms 34:1
Salmo de David; cuando mudó su semblante delante de Abimelec; y él le echó, y se fué. BENDECIRÉ a Jehová en todo tiempo; siempre será su alabanza en mi boca.

Psalms 34:2
En Jehová se alabará mi alma; oirán los mansos, y alegrarse han.

Psalms 34:3
Engrandecéd a Jehová, conmigo; y ensalcemos su nombre a una.

Psalms 34:4
Busqué a Jehová, y él me oyó; y de todos mis miedos me libró.

Psalms 34:5
Miraron a él, y fueron alumbrados; y sus rostros no se avergonzarón.

Psalms 34:6
Este pobre llamó, y Jehová le oyó, y de todas sus angustias le escapó.

Psalms 34:7
El ángel de Jehová asienta campo en derredor de los que le temen, y los defiende.

Psalms 34:8
Gustád, y ved que es bueno Jehová; dichoso el varón que confiará en él.

Psalms 34:9
Teméd a Jehová sus santos; porque no hay falta para los que le temen.

Psalms 34:10
Los leoncillos empobrecieron, y tuvieron hambre; y los que buscan a Jehová, no tendrán falta de ningún bien.

Psalms 34:11
Veníd, hijos, oidme; temor de Jehová os enseñaré.

Psalms 34:12
¿Quién es el varón que desea vida, qué codicia dias para ver bien?

Psalms 34:13
Guarda tu lengua de mal, y tus labios de hablar engaño.

Psalms 34:14
Apártate del mal, y haz el bien; inquiere la paz, y síguela.

Psalms 34:15
Los ojos de Jehová están sobre los justos; y sus oidos al clamor de ellos.

Psalms 34:16
La ira de Jehová contra los que mal hacen, para cortar de la tierra la memoria de ellos.

Psalms 34:17
Clamaron, y Jehová los oyó: y de todas sus angustias los escapó.

Psalms 34:18
Cercano está Jehová a los quebrantados de corazón: y a los molidos de espíritu salvará.

Psalms 34:19
Muchos son los males del justo: y de todos ellos le escapará Jehová.

Psalms 34:20
Guardando todos sus huesos; uno de ellos no será quebrantado.

Psalms 34:21
Matará al malo la maldad; y los que aborrecen al justo serán asolados.

Psalms 34:22
Redime Jehová la vida de sus siervos; y no serán asolados todos los que en él confian.

Psalms 35:1
Salmo de David. PLEITEA, o! Jehová, con mis pleiteantes; pelea con mis peleadores.

Psalms 35:2
Echa mano al escudo y al pavés, y levántate en mi socorro.

Psalms 35:3
Y saca la lanza, y cierra contra mis perseguidores; dí a mi alma: Yo soy tu salud.

Psalms 35:4
Y avergüéncense, y confúndanse los que buscan mi alma; vuelvan atrás, y sean avergonzados los que piensan mi mal.

Psalms 35:5
Sean como el tamo delante del viento: y el ángel de Jehová el que rempuje.

Psalms 35:6
Sea su camino oscuridad y resbaladeros: y el ángel de Jehová el que los persiga.

Psalms 35:7
Porque sin causa escondieron para mí el hoyo de su red: sin causa hicieron hoyo a mi alma.

Psalms 35:8
Véngale el quebrantamiento que no sepa: y su red que escondió, le prenda: con quebrantamiento caiga en ella.

Psalms 35:9
Y regocíjese mi alma en Jehová: y alégrese en su salud.

Psalms 35:10
Todos mis huesos dirán, Jehová, ¿quién como tú? Que escapas al afligido del más fuerte que él: y al pobre y menesteroso del que le roba.

Psalms 35:11
Levantáronse testigos falsos: lo que no sabía, me demandaron.

Psalms 35:12
Volviéronme mal por bien, horfandad a mi alma.

Psalms 35:13
Y yo, cuando ellos enfermaron, me vestí de saco: afligí con ayuno a mi alma, y mi oración se revolvía en mi seno.

Psalms 35:14
Como por mi compañero, como por mi hermano andaba; como el que trae luto por su madre, enlutado me humillaba.

Psalms 35:15
Y en mi cojera se alegraron, y se juntaron: juntáronse sobre mí entristecidos, y yo no lo entendía: me despedazaban, y no cesaban;

Psalms 35:16
Con los lisongeros escarnecedores de escarnio crujiendo sobre mí sus dientes.

Psalms 35:17
Señor, ¿hasta cuándo verás? Haz volver mi alma de sus quebrantamientos, mi única de los leones.

Psalms 35:18
Confesarte he en grande congregación: en pueblo fuerte te alabaré.

Psalms 35:19
No se alegren de mí mis enemigos sin porqué: ni los que me aborrecen sin causa, hagan del ojo.

Psalms 35:20
Porque no hablan paz: y contra los mansos de la tierra piensan palabras engañosas.

Psalms 35:21
Y ensancharon sobre mí su boca; dijeron: Hola, hola, nuestros ojos lo han visto.

Psalms 35:22
Visto has, o! Jehová, no calles: Señor, no te alejes de mí.

Psalms 35:23
Recuerda, y despierta para mi juicio, Dios mío, y Señor mío, para mi causa.

Psalms 35:24
Júzgame conforme a tu justicia, Jehová, Dios mío, y no se alegren de mí.

Psalms 35:25
No digan en su corazón: Hola, nuestra alma. No digan: Deshecho le hemos.

Psalms 35:26
Avergüéncense, y sean confundidos a una, los que se alegran de mi mal: vístanse de vergüenza y de confusión, los que se engrandecen contra mí.

Psalms 35:27
Canten, y alégrense los que se huelgan de mi justicia; y digan siempre: Sea ensalzado Jehová, el que ama la paz de su siervo.

Psalms 35:28
Y mi lengua hablará de tu justicia; todo el día de tu loor.

Psalms 36:1
Al Vencedor: Salmo, del siervo de Jehová, de David. DICHO de la rebelión del impío en medio de mi corazón: No hay temor de Dios delante de sus ojos.

Psalms 36:2
Por tanto se lisongea en sus ojos para hallar su iniquidad, para aborrecerla.

Psalms 36:3
Las palabras de su boca son iniquidad y fraude; no quiso entender para hacer bien.

Psalms 36:4
Iniquidad piensa sobre su cama; está sobre camino no bueno, no aborrece el mal.

Psalms 36:5
Jehová, hasta los cielos es tu misericordia; tu verdad hasta las nubes.

Psalms 36:6
Tu justicia como los montes de Dios, tus juicios abismo grande; al hombre y al animal conservas, o! Jehová.

Psalms 36:7
¡Cuán ilustre es tu misericordia, o, Dios! y los hijos de Adam se abrigan en la sombra de tus alas.

Psalms 36:8
Embriagarse han de la grosura de tu casa: y del arroyo de tus delicias los abrevarás.

Psalms 36:9
Porque contigo está el manadero de la vida; en tu lumbre veremos lumbre.

Psalms 36:10
Extiende tu misericordia a los que te conocen; y tu justicia a los rectos de corazón.

Psalms 36:11
No venga contra mi pié de soberbia; y mano de impíos no me mueva.

Psalms 36:12
Allí cayeron los obradores de iniquidad; fueron rempujados, y no pudieron levantarse.

Psalms 37:1
Salmo de David. NO te enojes con los malignos, ni tengas envidia de los que hacen iniquidad.

Psalms 37:2
Porque como yerba serán presto cortados: y como verdura de renuevo caeran.

Psalms 37:3
Espera en Jehová, y haz bien; vive en la tierra, y mantén verdad.

Psalms 37:4
Y deléitate en Jehová: y él te dará las peticiones de tu corazón.

Psalms 37:5
Vuelve hacia Jehová tu camino: y espera en él, y él hará.

Psalms 37:6
Y sacará, como la lumbre, tu justicia: y tus derechos como el medio día.

Psalms 37:7
Calla a Jehová, y espera en él: no te enojes con el que prospera en su camino, con el hombre que hace maldades.

Psalms 37:8
Déjate de la ira, y deja el enojo: no te enojes en ninguna manera para hacerte malo.

Psalms 37:9
Porque los malignos serán talados: y los que esperan a Jehová, ellos heredarán la tierra.

Psalms 37:10
Y de aquí a poco no será el malo: y contemplarás sobre su lugar, y no parecerá.

Psalms 37:11
Y los mansos heredarán la tierra; y deleitarse han con la multitud de la paz.

Psalms 37:12
Piensa el impío contra el justo; y cruje sobre él sus dientes.

Psalms 37:13
El Señor se reirá de él: porque ve que vendrá su día.

Psalms 37:14
Los impíos desenvainaron espada, y entesaron su arco, para hacer arruinar al pobre y al menesteroso: para degollar a los que andan camino derecho.

Psalms 37:15
La espada de ellos entrará en su mismo corazón; y su arco será quebrado.

Psalms 37:16
Mejor es lo poco del justo, que las riquezas de muchos pecadores.

Psalms 37:17
Porque los brazos de los impíos serán quebrados: y el que sustenta a los justos es Jehová.

Psalms 37:18
Conoce Jehová los dias de los perfectos: y su heredad será para siempre.

Psalms 37:19
No serán avergonzados en el mal tiempo: y en los dias de la hambre serán hartos.

Psalms 37:20
Porque los impíos perecerán; y los enemigos de Jehová, como lo principal de los carneros, serán consumidos: como humo se consumirán.

Psalms 37:21
El impío toma prestado, y no paga: y el justo tiene misericordia, y da.

Psalms 37:22
Porque los benditos de él, heredarán la tierra: y los malditos de él, serán talados.

Psalms 37:23
Por Jehová son ordenados los pasos del hombre piadoso, y él quiere su camino.

Psalms 37:24
Cuando cayere, no será postrado: porque Jehová sustenta su mano.

Psalms 37:25
Mozo fuí, y he envejecido, y no he visto justo desamparado, ni su simiente que busque pan.

Psalms 37:26
Todo el día tiene misericordia, y presta: y su simiente es para bendición.

Psalms 37:27
Apártate del mal, y haz el bien: y vivirás para siempre.

Psalms 37:28
Porque Jehová ama el derecho, y no desamparará a sus misericordiosos; para siempre serán guardados: y la simiente de los impíos será talada.

Psalms 37:29
Los justos heredarán la tierra, y vivirán para siempre sobre ella.

Psalms 37:30
La boca del justo hablará sabiduría, y su lengua hablará juicio.

Psalms 37:31
La ley de su Dios está en su corazón, por tanto sus piés no titubearán.

Psalms 37:32
Asecha el impío al justo, y procura matarle.

Psalms 37:33
Jehová no le dejará en sus manos; ni le condenará cuando le juzgaren.

Psalms 37:34
Espera a Jehová, y guarda su camino, y él te ensalzará para heredar la tierra: cuando los pecadores serán talados, verás.

Psalms 37:35
Yo ví al impío robusto, y reverdeciendo como un laurel verde:

Psalms 37:36
Y se pasó, y he aquí no parece: y le busqué, y no fué hallado.

Psalms 37:37
Considera al perfecto, y mira por el recto, porque la postrimería de cada uno de ellos es paz.

Psalms 37:38
Mas los rebelados fueron todos a una destruidos: la postrimería de los impíos fué talada.

Psalms 37:39
Y la salud de los justos fué Jehová, y su fortaleza en el tiempo de la angustia:

Psalms 37:40
Y Jehová los ayudó, y los escapa, y los escapará de los impíos: y los salvará, por cuanto esperaron en él.

Psalms 38:1
Salmo de David digno de memoria. JEHOVÁ, no me reprendas con tu furor, ni me castigues con tu ira.

Psalms 38:2
Porque tus saetas descendieron en mí; y sobre mí ha descendido tu mano.

Psalms 38:3
No hay sanidad en mi carne a causa de tu ira: no hay paz en mis huesos a causa de mi pecado.

Psalms 38:4
Porque mis iniquidades han pasado sobre mi cabeza: como carga pesada, se han agravado sobre mí.

Psalms 38:5
Pudriéronse, y corrompiéronse mis llagas a causa de mi locura.

Psalms 38:6
Estoy encorvado, estoy humillado en gran manera: todo el día ando enlutado.

Psalms 38:7
Porque mis caderas están llenas de ardor: y no hay sanidad en mi carne.

Psalms 38:8
Estoy debilitado y molido en gran manera: rugiendo estoy a causa del alboroto de mi corazón.

Psalms 38:9
Señor, delante de tí están todos mis deseos: y mi suspiro no te es oculto.

Psalms 38:10
Mi corazón está rodeado, me ha dejado mi vigor; y la luz de mis ojos, aun ellos no están conmigo.

Psalms 38:11
Mis amigos, y mis compañeros, se quitaron de delante de mi plaga: y mis cercanos se pusieron léjos.

Psalms 38:12
Y los que buscaban a mi alma armaron lazos: y los que buscaban mi mal, hablaban iniquidades: y todo el día meditaban fraudes.

Psalms 38:13
Y yo, como sordo, no oía: y como un mudo, que no abre su boca.

Psalms 38:14
Y fuí como un hombre que no oye: y que no hay en su boca reprensiones.

Psalms 38:15
Porque a tí Jehová esperaba: tú responderás Jehová Dios mío.

Psalms 38:16
Porque decía: Que no se alegren de mí: cuando mi pié resbalaba se engrandecían sobre mí.

Psalms 38:17
Porque yo aparejado estoy a cojear: y mi dolor está delante de mí continuamente.

Psalms 38:18
Por tanto denunciaré mi maldad: congojarme he por mi pecado.

Psalms 38:19
Porque mis enemigos son vivos y fuertes: y hánse aumentado los que me aborrecen sin causa:

Psalms 38:20
Y pagando mal por bien me son contrarios, por seguir yo lo bueno.

Psalms 38:21
No me desampares, o! Jehová; Dios mío, no te alejes de mí.

Psalms 38:22
Apresúrate a ayudarme, Señor, que eres mi salud.

Psalms 39:1
Al Vencedor; a Iditún. Salmo de David. YO dije: Miraré por mis cami- nos, para no pecar con mi lengua: guardaré mi boca con freno, entre tanto que el impío fuere contra mí.

Psalms 39:2
Enmudecí con silencio, me callé de lo bueno; y mi dolor se alborotó.

Psalms 39:3
Calentóse mi corazón dentro de mí; en mi meditación se encendió fuego: hablé con mi lengua.

Psalms 39:4
Notifícame, Jehová, mi fin, y la medida de mis dias cuanta sea, sepa yo cuanto tengo de ser del mundo.

Psalms 39:5
He aquí, como a palmos diste mis dias, y mi edad es como nada delante de tí: ciertamente toda la vanidad es todo hombre que vive. Selah.

Psalms 39:6
Ciertamente en tiniebla anda el hombre: ciertamente en vano se inquietan: allega, y no sabe quien lo cogerá.

Psalms 39:7
Y ahora, Señor, ¿qué esperaré? Mi esperanza en tí está.

Psalms 39:8
Escápame de todas mis rebeliones, no me pongas por afrenta de insensato.

Psalms 39:9
Yo enmudecí, no abrí mi boca; porque tú lo hiciste.

Psalms 39:10
Quita de sobre mí tu llaga; de la guerra de tu mano soy consumido.

Psalms 39:11
Con castigos sobre el pecado corriges al hombre, y haces desleir, como de polilla, su grandeza: ciertamente vanidad es todo hombre. Selah.

Psalms 39:12
Oye mi oración, o! Jehová escucha mi clamor; no calles a mis lágrimas; porque peregrino soy contigo; advenedizo, como todos mis padres.

Psalms 39:13
Déjame, y tomaré fuerzas, ántes que me vaya y perezca.

Psalms 40:1
Al Vencedor. Salmo de David. ESPERANDO esperé a Jehová, e inclinóse a mí, y oyó mi clamor.

Psalms 40:2
E hízome sacar de un aljibe sonoro, de un lodo cenagoso; y puso mis piés sobre peña, enderezó mis pasos.

Psalms 40:3
Y puso en mi boca canción nueva, alabanza a nuestro Dios. Verán muchos, y temerán, y esperarán en Jehová.

Psalms 40:4
Bienaventurado el varón, que puso a Jehová por su confianza; y no miró a los soberbios, ni a los que declinan a la mentira.

Psalms 40:5
Aumentado has tú, o! Jehová Dios mío, tus maravillas; y tus pensamientos para con nosotros, no te los podremos contar: si yo los anunciare, y hablare, no pueden ser enarrados.

Psalms 40:6
Sacrificio y presente no te agrada: orejas me has labrado: Holocausto y expiación no has demandado.

Psalms 40:7
Entónces dije: He aquí, vengo; en el envoltorio del libro está escrito de mí.

Psalms 40:8
Para hacer tu voluntad, Dios mío, ha me agradado; y tu ley está dentro de mis entrañas.

Psalms 40:9
Yo anuncié justicia en grande congregación: he aquí, no detuve mis labios, Jehová tú lo sabes.

Psalms 40:10
No encubrí tu justicia en medio de mi corazón: tu verdad y tu salud dije: no negué tu misericordia y tu verdad en grande congregación.

Psalms 40:11
Tú, Jehová, no detengas de mí tus misericordias: tu misericordia y tu verdad me guarden siempre.

Psalms 40:12
Porque me han cercado males hasta no haber cuento: me han comprendido mis maldades, y no puedo ver: hánse aumentado más que los cabellos de mi cabeza, y mi corazón me falta.

Psalms 40:13
Quieras, Jehová, librarme: Jehová apresúrate para ayudarme.

Psalms 40:14
Sean avergonzados y confusos a una los que buscan mi vida para cortarla: vuelvan atrás y avergüéncense los que quieren mi mal.

Psalms 40:15
Sean asolados en pago de su afrenta, los que me dicen: Hala, hala.

Psalms 40:16
Regocíjense, y alégrense en tí todos los que te buscan; y digan siempre: Sea ensalzado Jehová, los que aman tu salud.

Psalms 40:17
Y yo afligido y necesitado; y Jehová pensará de mí: mi ayudador y mi libertador eres tú; Dios mío, no te tardes.

Psalms 41:1
Al Vencedor. Salmo de David. BIENAVENTURADO el que entiende sobre el pobre; en el día malo le libre Jehová.

Psalms 41:2
Jehová le guarde, y le dé vida; sea bienaventurado en la tierra, y no le entregues a la voluntad de sus enemigos.

Psalms 41:3
Jehová le sustentará sobre la cama de dolor; toda su cama revolviste en su enfermedad.

Psalms 41:4
Yo dije: Jehová, ten misericordia de mí; sana a mi alma, porque he pecado contra tí.

Psalms 41:5
Mis enemigos dicen mal de mí: ¿Cuándo morirá, y perecerá su nombre?

Psalms 41:6
Y si me venía a ver, hablaba mentira: su corazón le amontonaba iniquidad: salido fuera, hablaba.

Psalms 41:7
Congregados murmuraban contra mí todos los que me aborrecían; contra mí pensaban mal para mí.

Psalms 41:8
Cosa pestilencial, dicen, se ha pegado en él; y el que cayó en cama, no volverá a levantarse.

Psalms 41:9
Aun el varón de mi paz, en quien confiaba; el que comía mi pan, engrandeció contra mí el calcañar.

Psalms 41:10
Mas tú Jehová, ten misericordia de mí, y házme levantar; y pagárles he.

Psalms 41:11
En esto conocí que te he agradado, porque mi enemigo no triunfará contra mí.

Psalms 41:12
Y yo en mi integridad me has sustentado: y me has hecho estar delante de tí para siempre.

Psalms 41:13
Bendito sea Jehová, el Dios de Israel, de siglo a siglo. Amén, y Amén.

Psalms 42:1
Al Vencedor: Masquil; a los hijos de Coré. COMO el ciervo brama por las corrientes de las aguas, así mi alma suspira por tí, o! Dios.

Psalms 42:2
Mi alma tuvo sed de Dios, del Dios vivo: ¡cuándo vendré, y pareceré delante de Dios!

Psalms 42:3
Fueron mis lágrimas mi pan de día y de noche cuando me decían todos los dias: ¿Dónde está tu Dios?

Psalms 42:4
De estas cosas me acordaré, y derramaré sobre mí mi alma. Cuando pasaré en el número, iré con ellos hasta la casa de Dios con voz de alegría y de alabanza, bailando la multitud.

Psalms 42:5
¿Por qué te abates, o! alma mía, y te enfureces contra mí? Espera a Dios; porque aun le tengo de alabar por las saludes de su presencia.

Psalms 42:6
Dios mío, mi alma está abatida en mí: por tanto me acordaré de tí desde tierra del Jordán, y de los Hermonitas, desde el monte de Mizar.

Psalms 42:7
Un abismo llama a otro a la voz de tus canales: todas tus ondas y tus olas han pasado sobre mí.

Psalms 42:8
De día mandará Jehová su misericordia, y de noche su canción conmigo, y mi oración al Dios de mi vida.

Psalms 42:9
Diré a Dios: Roca mía, ¿por qué te has olvidado de mí? ¿Por qué andaré enlutado por la opresión del enemigo?

Psalms 42:10
Es me muerte en mis huesos, cuando mis enemigos me afrentan, diciéndome cada día: ¿Dónde está tu Dios?

Psalms 42:11
¿Por qué te abates, o! alma mía: y por qué te enfureces contra mí? Espera a Dios, porque aun le tengo de alabar, salud de mi presencia, y Dios mío.

Psalms 43:1
JÚZGAME, o! Dios, y pleitea mi pleito: de gente no misericordiosa, de varón de engaño y de iniquidad líbrame.

Psalms 43:2
Porque tú eres el Dios de mi fortaleza: ¿por qué me has desechado? ¿por qué andaré enlutado por la opresión del enemigo?

Psalms 43:3
Envía tu luz, y tu verdad: estas me guiarán, traérme han al monte de tu santidad, y a tus tabernáculos.

Psalms 43:4
Y entraré al altar de Dios, al Dios, alegría de mi gozo: y alabárte he con arpa, o! Dios, Dios mío.

Psalms 43:5
¿Por qué te abates, o! alma mía, y por qué te enfureces contra mí? Espera a Dios, porque aun le tengo de alabar, salud de mi presencia, y Dios mío.

Psalms 44:1
Al Vencedor: a los hijos de Coré. Masquil. DIOS, con nuestros oidos hemos oido, nuestros padres nos han contado la obra que hiciste en sus tiempos, en los tiempos antiguos.

Psalms 44:2
Tú con tu mano echaste a las naciones, y los plantaste a ellos: afligiste los pueblos, y los enviaste.

Psalms 44:3
Porque no heredaron la tierra por su espada, ni su brazo les libró; si no tu diestra, y tu brazo, y la luz de tu rostro, por que los amaste.

Psalms 44:4
Tú eres mi Rey o! Dios: manda saludes a Jacob.

Psalms 44:5
Por tí acornearémos a nuestros enemigos: en tu nombre atropellarémos a nuestros adversarios.

Psalms 44:6
Porque no confiaré en mi arco, ni mi espada me salvará.

Psalms 44:7
Porque tú nos has guardado de nuestros enemigos: y a los que nos aborrecieron, has avergonzado.

Psalms 44:8
En Dios nos alabamos todo el día; y para siempre loarémos tu nombre. Selah.

Psalms 44:9
También nos has desechado, y nos has hecho avergonzar; y no sales en nuestros ejércitos.

Psalms 44:10
Hicístenos volver atrás del enemigo: y los que nos aborrecieron, nos saquearon para sí.

Psalms 44:11
Pusístenos como a ovejas para comer: y esparcístenos entre las naciones.

Psalms 44:12
Has vendido a tu pueblo de balde; y no pujaste en sus precios.

Psalms 44:13
Pusístenos por vergüenza a nuestros vecinos, por escarnio y por burla a nuestros al derredores.

Psalms 44:14
Pusístenos por proverbio entre las naciones; por movimiento de cabeza en los pueblos.

Psalms 44:15
Cada día mi vergüenza está delante de mí, y la confusión de mi rostro me cubre,

Psalms 44:16
De la voz del que me avergüenza y deshonra; del enemigo, y del que se venga.

Psalms 44:17
Todo esto nos ha venido, y no nos hemos olvidado de tí; y no hemos faltado a tu concierto.

Psalms 44:18
No se ha vuelto atrás nuestro corazón; y no se han apartado nuestros pasos de tus caminos;

Psalms 44:19
Cuando nos quebrantaste en el lugar de los dragones, y nos cubriste con sombra de muerte.

Psalms 44:20
Si nos olvidásemos del nombre de nuestro Dios; y si alzásemos nuestras manos a dios ajeno;

Psalms 44:21
¿Dios no demandaria estó? porque él conoce los secretos del corazón.

Psalms 44:22
Porque por tu causa nos matan cada día; somos tenidos como ovejas para el degolladero.

Psalms 44:23
Despierta, ¿por qué duermes, Señor? Despierta, no te alejes para siempre.

Psalms 44:24
¿Por qué escondes tu rostro, y te olvidas de nuestra aflicción, y de nuestra opresión?

Psalms 44:25
Porque nuestra alma se ha agobiado hasta el polvo: nuestro vientre está pegado con la tierra.

Psalms 44:26
Levántate para ayudarnos; y redímenos por tu misericordia.

Psalms 45:1
Al Vencedor: sobre Sosannim, á los hijos de Coré. Masquil. Canción de amores. REBOSA mi corazón palabra buena: yo digo en mis obras del rey: mi lengua será como una pluma de escribano que escribe apriesa.

Psalms 45:2
Te hermoseáste más que los hijos de los hombres: la gracia se derramó en tus labios; por tanto te ha bendecido Dios para siempre.

Psalms 45:3
Cíñete tu espada sobre el muslo, o! Valiente, con tu gloria y con tu hermosura.

Psalms 45:4
Y con tu hermosura sé prosperado: cabalga sobre palabra de verdad, y de humildad, y de justicia: y tu diestra te enseñará terribilidades.

Psalms 45:5
Tus saetas agudas, con que caerán pueblos debajo de tí; en el corazón de los enemigos del rey.

Psalms 45:6
Tu trono, o! Dios, eterno y para siempre: vara de justicia la vara de tu reino.

Psalms 45:7
Amaste la justicia, y aborreciste la maldad: por tanto te ungió Dios, tu Dios, con aceite de gozo más que a tus compañeros.

Psalms 45:8
Almizcle, y sándalos, y ámbar son todos tus vestidos, desde los palacios de marfil, donde te alegraron.

Psalms 45:9
Hijas de reyes entre tus ilustres: está la reina a tu diestra con corona de Ofir.

Psalms 45:10
Oye, hija, y mira, e inclina tu oido: y olvida tu pueblo, y la casa de tu padre.

Psalms 45:11
Y deseará el rey tu hermosura: porque él es tu Señor, e inclínate a él.

Psalms 45:12
Y la hija de Tiro con presente suplicará tu favor: todos los ricos del pueblo.

Psalms 45:13
Toda ilustre es la hija del rey de dentro: de engastes de oro es su vestido.

Psalms 45:14
Con vestidos bordados será llevada al rey, vírgenes en pos de ella: sus compañeras serán traidas a tí.

Psalms 45:15
Serán traidas con alegrías y gozo: entrarán en el palacio del rey.

Psalms 45:16
En lugar de tus padres serán tus hijos: hacérles has príncipes en toda la tierra.

Psalms 45:17
Haré memoria de tu nombre en toda generación y generación: por lo cual pueblos te alabarán eternalmente y para siempre.

Psalms 46:1
Al Vencedor: a los hijos de Coré. Sobre Halamot. Salmo. DIOS es nuestro amparo y for- taleza: socorro en las angustias hallarémos en abundancia.

Psalms 46:2
Por tanto no temeremos, aunque la tierra se mude, y aunque se trespasen los montes al corazón de la mar.

Psalms 46:3
Bramarán, turbarse han sus aguas: temblarán los montes a causa de su bravura. Selah.

Psalms 46:4
Del río sus conductos alegrarán la ciudad de Dios, el santuario de las tiendas del Altísimo.

Psalms 46:5
Dios está en medio de ella, no será movida: Dios la ayudará en mirando la mañana.

Psalms 46:6
Bramaron naciones, titubearon reinos: dió su voz, derritióse la tierra:

Psalms 46:7
Jehová de los ejércitos es con nosotros: nuestro refugio es el Dios de Jacob. Selah.

Psalms 46:8
Veníd, ved las obras de Jehová, que ha puesto asolamientos en la tierra.

Psalms 46:9
Que hace cesar las guerras hasta los fines de la tierra; que quiebra el arco, y corta la lanza, y quema los carros en el fuego.

Psalms 46:10
Cesád, y conocéd que yo soy Dios: ensalzarme he en las naciones, ensalzarme he en la tierra.

Psalms 46:11
Jehová de los ejércitos es con nosotros: nuestro refugio es el Dios de Jacob. Selah.

Psalms 47:1
Al Vencedor: a los hijos de Coré. Salmo. TODOS los pueblos batíd las manos: clamád a Dios con voz de alegría.

Psalms 47:2
Porque Jehová es sublime y temeroso: Rey grande sobre toda la tierra.

Psalms 47:3
El someterá a los pueblos debajo de nosotros, y a las naciones debajo de nuestros piés.

Psalms 47:4
El nos eligirá nuestras heredades; la hermosura de Jacob, al cual amó. Selah.

Psalms 47:5
Subió Dios con júbilo, Jehová con voz de trompeta.

Psalms 47:6
Cantád a Dios, cantád; cantád a nuestro Rey, cantád.

Psalms 47:7
Porque el Rey de toda la tierra es Dios: cantád entendiendo.

Psalms 47:8
Reinó Dios sobre las naciones: Dios se asentó sobre su santo trono.

Psalms 47:9
Los príncipes de los pueblos se juntaron al pueblo del Dios de Abraham: porque de Dios son los escudos de la tierra; él es muy ensalzado.

Psalms 48:1
Canción de Salmo: a los hijos de Coré. GRANDE es Jehová, y digno de ser en grande manera alabado en la ciudad de nuestro Dios, en el monte de su santuario.

Psalms 48:2
De hermosa situación, el gozo de toda la tierra es el monte de Sión: los lados del aquilón, la ciudad del gran Rey.

Psalms 48:3
Dios en sus palacios es conocido por refugio.

Psalms 48:4
Porque, he aquí, los reyes de la tierra fueron congregados; pasaron todos.

Psalms 48:5
Ellos vieron, maravilláronse grandemente, fueron asombrados: diéronse priesa.

Psalms 48:6
Temblor los tomó allí; dolor, como a mujer que pare.

Psalms 48:7
Con viento solano quiebras las naves de Társis.

Psalms 48:8
Como lo oímos, así lo vimos en la ciudad de Jehová de los ejércitos, en la ciudad de nuestro Dios: Dios la afirmará para siempre. Selah.

Psalms 48:9
Esperamos, o! Dios, tu misericordia en medio de tu templo.

Psalms 48:10
Conforme a tu nombre, o! Dios, así es tu loor hasta los fines de la tierra: de justicia está llena tu diestra.

Psalms 48:11
Alegrarse ha el monte de Sión: regocíjarse han las hijas de Judá por tus juicios.

Psalms 48:12
Rodeád a Sión, y cercádla: contád sus torres.

Psalms 48:13
Ponéd vuestro corazón a su antemuro: mirád sus palacios, para que lo contéis a la generación que vendrá.

Psalms 48:14
Porque este Dios es Dios nuestro eternalmente y para siempre: él nos capitaneará hasta la muerte.

Psalms 49:1
Al Vencedor: a los hijos de Coré. Salmo. OID esto todos los pueblos: escuchád todos los habitadores del mundo:

Psalms 49:2
Así los hijos de los hombres como los hijos de los varones: juntamente el rico y el pobre.

Psalms 49:3
Mi boca hablará sabidurías: y el pensamiento de mi corazón inteligencias.

Psalms 49:4
Acomodaré a ejemplos mi oido: declararé con la arpa mi enigma.

Psalms 49:5
¿Por qué temeré en los dias de adversidad, cuando la iniquidad de mis calcañares me cercará?

Psalms 49:6
Los que confian en sus haciendas, y en la multitud de sus riquezas se jactan;

Psalms 49:7
Ninguno redimiendo redimirá al hermano: ni dará a Dios su rescate.

Psalms 49:8
Porque la redención de su alma es de gran precio: y no se hará jamas,

Psalms 49:9
Que viva adelante para siempre: y nunca vea la sepultura.

Psalms 49:10
Porque se ve que los sabios mueren juntamente: el insensato y el ignorante perecen, y dejan a otros sus riquezas.

Psalms 49:11
En su íntimo piensan que sus casas son eternas: sus habitaciones para generación y generación: llamaron sus tierras de sus nombres.

Psalms 49:12
Mas el hombre no permanecerá en honra: es semejante a las bestias que mueren.

Psalms 49:13
Este es su camino, su locura: y sus descendientes corren por el dicho de ellos. Selah.

Psalms 49:14
Como ovejas son puestos en la sepultura, la muerte los pastorea; y los rectos se enseñorearon de ellos por la mañana: y su apariencia se envejece en la sepultura de su morada.

Psalms 49:15
Ciertamente Dios redimirá mi vida del poder de la sepultura, cuando me tomará. Selah.

Psalms 49:16
No temas cuando se enriquece alguno: cuando aumenta la gloria de su casa.

Psalms 49:17
Porque en su muerte no tomará nada: ni su gloria descenderá en pos de él.

Psalms 49:18
Porque mientras viviere, será su vida bendita: y tú serás loado cuando fueres bueno.

Psalms 49:19
El entrará a la generación de sus padres: para siempre no verán luz.

Psalms 49:20
El hombre en honra que no entiende, semejante es a las bestias que mueren.

Psalms 50:1
Salmo: a Asaf. EL Dios de dioses, Jehová, habló; y convocó la tierra desde el nacimiento del sol hasta donde se pone.

Psalms 50:2
De Sión, perfección de hermosura, Dios resplandeció.

Psalms 50:3
Vendrá nuestro Dios, y no callará: fuego consumirá de su presencia: y al rededor de él habrá grande tempestad.

Psalms 50:4
Convocará a los cielos de arriba: y a la tierra para juzgar a su pueblo.

Psalms 50:5
Juntádme mis misericordiosos: los que concertaron mi concierto sobre sacrificio.

Psalms 50:6
Y denunciarán los cielos su justicia; porque Dios es juez. Selah.

Psalms 50:7
Oye pueblo mío, y hablaré: Israel, y contestaré contra tí: Yo soy el Dios, el Dios tuyo.

Psalms 50:8
No te reprenderé sobre tus sacrificios; porque tus holocaustos delante de mí están siempre.

Psalms 50:9
No tomaré de tu casa becerros: ni machos de cabrío de tus apriscos.

Psalms 50:10
Porque mía es toda bestia del monte: millares de animales en los montes.

Psalms 50:11
Yo conozco a todas las aves de los montes; y las fieras del campo están conmigo.

Psalms 50:12
Si tuviere hambre, no te lo diré a tí; porque mío es el mundo y su plenitud.

Psalms 50:13
¿Tengo de comer carne de gruesos toros, o, de beber sangre de machos de cabrío?

Psalms 50:14
Sacrifica a Dios alabanza: y paga al Altísimo tus votos.

Psalms 50:15
Y llámame en el día de la angustia; librarte he, y honrarme has.

Psalms 50:16
Y al malo dijo Dios: ¿Qué tienes tú que enarrar mis leyes: y que tomes mi concierto por tu boca:

Psalms 50:17
Aborreciendo tú el castigo, y echando detrás de tí mis palabras?

Psalms 50:18
Si veías al ladrón, tu corrías con él: y con los adúlteros era tu parte.

Psalms 50:19
Tu boca metías en mal: y tu lengua componía engaño.

Psalms 50:20
Asentábaste, hablabas contra tu hermano: contra el hijo de tu madre ponías infamia.

Psalms 50:21
Estas cosas hiciste, y yo callé: ¿pensabas por eso que de cierto sería yo como tú? argüirte he, y propondré delante de tus ojos.

Psalms 50:22
Entendéd ahora esto, los que os olvidáis de Dios: porque no arrebate, y no haya quien os escape.

Psalms 50:23
El que sacrifica alabanza me honrará: y el que ordenare el camino, yo le enseñaré la salud de Dios.

Psalms 51:1
Al Vencedor: Salmo de David, cuando vino a él Natán el profeta, después que entró a Batseba. TEN misericordia de mí, o! Dios, conforme a tu misericordia; conforme a la multitud de tus miseraciones rae mis rebeliones.

Psalms 51:2
Aumenta el lavarme de mi maldad; y límpiame de mi pecado.

Psalms 51:3
Porque yo conozco mis rebeliones: y mi pecado está siempre delante de mí.

Psalms 51:4
A tí, a tí solo he pecado, y he hecho lo malo delante de tus ojos: porque te justifiques en tu palabra, y te purifiques en tu juicio.

Psalms 51:5
He aquí, en maldad he sido formado: y en pecado me calentó mi madre.

Psalms 51:6
He aquí, la verdad has amado en lo íntimo: y en lo secreto me hiciste saber sabiduría.

Psalms 51:7
Purifícame con hisopo, y seré limpio: lávame, y seré emblanquecido más que la nieve.

Psalms 51:8
Házme oir gozo y alegría: y harán alegrías los huesos que moliste.

Psalms 51:9
Esconde tu rostro de mis pecados: y rae todas mis maldades.

Psalms 51:10
Críame, o! Dios, un corazón limpio: y renueva un espíritu recto en medio de mí.

Psalms 51:11
No me eches de delante de tí: y no quites de mí tu Santo Espíritu.

Psalms 51:12
Vuélveme el gozo de tu salud: y el Espíritu voluntario me sustentará.

Psalms 51:13
Enseñaré a los prevaricadores tus caminos: y los pecadores se convertirán a tí.

Psalms 51:14
Escápame de homicidos, o! Dios, Dios de mi salud: cante mi lengua tu justicia.

Psalms 51:15
Señor, abre mis labios, y denuncie mi boca tu alabanza.

Psalms 51:16
Porque no quieres sacrificio, que, si no, yo lo daría: holocausto no quieres.

Psalms 51:17
Los sacrificios de Dios es el espíritu quebrantado: el corazón contrito y molido, o! Dios, no menospreciarás.

Psalms 51:18
Haz bien con tu buena voluntad a Sión: edifica los muros de Jerusalem.

Psalms 51:19
Entónces te agradarán los sacrificios de justicia, el holocausto, y el quemado: entónces ofrecerán sobre tu altar becerros.

Psalms 52:1
Al Vencedor: Masquil: de David, cuando vino Doeg Idumeo, y denunció a Saul, diciéndole: Vino David a casa de Aquimelec. ¿POR qué te alabas de maldad, o! valiente? la misericordia de Dios es cada día.

Psalms 52:2
Agravios maquina tu lengua: como navaja afilada, hace engaño.

Psalms 52:3
Amaste el mal más que el bien: la mentira, más que hablar justicia. Selah.

Psalms 52:4
Amaste todas las palabras dañosas; lengua engañosa.

Psalms 52:5
También Dios te derrocará para siempre: cortarte ha, y arrancarte ha de la tienda; y te desarraigará de la tierra de los vivientes. Selah.

Psalms 52:6
Y verán los justos, y temerán: y reirse han de él.

Psalms 52:7
He aquí un varón que no puso a Dios por su fortaleza, mas confió en la multitud de sus riquezas: esforzóse en su maldad.

Psalms 52:8
Mas yo, como oliva verde, en la casa de Dios: confié en la misericordia de Dios siempre y eternalmente.

Psalms 52:9
Yo te alabaré para siempre, porque hiciste: y esperaré tu nombre, porque es bueno, delante de tus misericordiosos.

Psalms 53:1
Al Vencedor sobre Mahalat. Masquil: de David. DIJO el insensato en su cora- zón: No hay Dios; corrompiéronse, e hicieron abominable maldad: no hay quien haga bien.

Psalms 53:2
Dios desde los cielos miró sobre los hijos de Adam: por ver si hay algún entendido, que busque a Dios.

Psalms 53:3
Cada uno se había vuelto atrás, a una se habían dañado: no hay quien haga bien, no hay ni aun uno.

Psalms 53:4
No tienen conocimiento todos los que obran iniquidad, que comen a mi pueblo como si comiesen pan: a Dios no invocan,

Psalms 53:5
Allí se despavorieron de pavor donde no había pavor: porque Dios esparció los huesos del que asentó campo contra tí: avergonzástelos, porque Dios los desechó.

Psalms 53:6
¿Quién diese de Sión saludes a Israel? En volviendo Dios la cautividad de su pueblo, regocijarse ha Jacob, y alegrarse ha Israel.

Psalms 54:1
Al Vencedor en Neginot. Mas- quil: de David, cuando vinieron los Zifeos y dijeron a Saul: ¿No está David escondido en nuestra tierra? O! DIOS, sálvame en tu nom- bre, y con tu valentía me defiende.

Psalms 54:2
O! Dios, oye mi oración, escucha las razones de mi boca.

Psalms 54:3
Porque extraños se han levantado contra mí, y fuertes han buscado a mí alma: no han puesto a Dios delante de si. Selah.

Psalms 54:4
He aquí, Dios es el que me ayuda; el Señor es con los que sustentan mi vida.

Psalms 54:5
El volverá el mal a mis enemigos; córtalos por tu verdad.

Psalms 54:6
Voluntariamente sacrificaré a tí; alabaré tu nombre, o! Jehová, porque es bueno.

Psalms 54:7
Porque me ha escapado de toda angustia, y en mis enemigos vieron mis ojos la venganza.

Psalms 55:1
Al Vencedor en Neginot. Masquil: de David. ESCUCHA, o! Dios, mi oración; y no te escondas de mi suplicación.

Psalms 55:2
Estáme atento, y respóndeme; que doy voces hablando, y estoy desasosegado,

Psalms 55:3
Por la voz del enemigo, por el aprieto del impío; porque echaron sobre mí iniquidad, y con furor me han amenazado.

Psalms 55:4
Mi corazón está doloroso dentro de mí: y terrores de muerte han caido sobre mí.

Psalms 55:5
Temor y temblor vino sobre mí; y terror me ha cubierto.

Psalms 55:6
Y dije: ¿Quién me diese alas como de paloma? volaría, y descansaría.

Psalms 55:7
Ciertamente huiría léjos: moraría en el desierto. Selah.

Psalms 55:8
Apresuraríame a escapar del viento tempestuoso, de la tempestad.

Psalms 55:9
Deshace, o! Señor, divide la lengua de ellos: porque he visto violencia y rencilla en la ciudad.

Psalms 55:10
día y noche la cercaron sobre sus muros: e iniquidad y trabajo hay en medio de ella.

Psalms 55:11
Agravios hay en medio de ella; y nunca se aparta de sus plazas fraude y engaño.

Psalms 55:12
Porque no me afrentó enemigo, que entónces suportáralo: ni el que me aborrecía se engrandeció contra mí, que entónces escondiérame de él.

Psalms 55:13
Mas tú, hombre según mi estimación, mi señor, y mi familiar.

Psalms 55:14
Porque juntos comunicábamos suavemente los secretos: en la casa de Dios andábamos en compañía.

Psalms 55:15
Condenados sean a muerte, desciendan al infierno vivos: porque hay maldades en su compañía, entre ellos.

Psalms 55:16
Yo a Dios clamaré; y Jehová me salvará.

Psalms 55:17
Tarde, y mañana, y a mediodía hablo y estóy gimiendo: y él oirá mi voz.

Psalms 55:18
Redimió en paz mi alma de la guerra contra mí; porque muchos fueron contra mí.

Psalms 55:19
Dios oirá, y los quebrantará, y el que permanece desde la antigüedad. Selah. Por cuanto no se mudan, ni temen a Dios.

Psalms 55:20
Extendió sus manos contra sus pacíficos: violó su pacto.

Psalms 55:21
Ablandan más que manteca las palabras de su boca, mas guerra en su corazón: enternecen sus palabras más que el aceite, mas ellas son espadas.

Psalms 55:22
Echa sobre Jehová tu carga, y él te sustentará: no dará para siempre resbalo al justo.

Psalms 55:23
Y tú, o! Dios, les harás descender al pozo de la sepultura; los varones de sangre, y engañadores no llegarán a la mitad de sus dias: mas yo confiaré en tí.

Psalms 56:1
Al Vencedor sobre la paloma muda en las lejanías. Mictam de David, cuando los Filisteos le prendieron en Gat. TEN misericordia de mí, o! Dios; porque me traga el hombre; cada día batallándome aprieta.

Psalms 56:2
Tráganme mis enemigos cada día: porque muchos son los que pelean contra mí, o! Altísimo.

Psalms 56:3
De día temo: mas yo en tí confio.

Psalms 56:4
En Dios alabaré su palabra: en Dios he confiado, no temeré lo que la carne me hará.

Psalms 56:5
Todos los dias me contristan mis negocios: contra mí son todos sus pensamientos para mal.

Psalms 56:6
Congréganse, escóndense, ellos miran atentamente mis pisadas esperando mi alma.

Psalms 56:7
¿Por la iniquidad escaparán ellos? o! Dios, derriba los pueblos con furor.

Psalms 56:8
Mis huidas has contado tú; pon mis lágrimas en tu odre, ciertamente en tu libro.

Psalms 56:9
Entónces serán vueltos atrás mis enemigos el día que yo clamare: en esto conozco que Dios es por mí.

Psalms 56:10
En Dios alabaré su palabra; en Jehová alabaré su palabra.

Psalms 56:11
En Dios he confiado, no temeré lo que el hombre me hará.

Psalms 56:12
Sobre mí, o! Dios, están tus votos: alabanzas te pagaré.

Psalms 56:13
Por cuanto has escapado mi vida de la muerte, ciertamente mis piés de caida: para que ande delante de Dios en la luz de los que viven.

Psalms 57:1
Al Vencedor: No destruyas: Mictam de David, cuando huía delante de Saul, en la cueva. TEN misericordia de mí, o! Dios, ten misericordia de mí; porque en tí ha confiado mi alma, y en la sombra de tus alas me ampararé, hasta que pasen los quebrantamientos.

Psalms 57:2
Clamaré al Dios Altísimo, al Dios que me galardona.

Psalms 57:3
El enviará desde los cielos, y me salvará de la afrenta de él que me traga. Selah. Dios enviará su misericordia y su verdad.

Psalms 57:4
Mi vida está entre leones: estoy echado entre hijos de hombres que echan llamas: sus dientes son lanza y saetas, y su lengua espada aguda.

Psalms 57:5
Ensálzate sobre los cielos, o! Dios: sobre toda la tierra se ensalce tu gloria.

Psalms 57:6
Red han compuesto a mis pasos, mi alma se ha abatido: hoyo han cavado delante de mí, caigan en medio de él. Selah.

Psalms 57:7
Aparejado está mi corazón, o! Dios, aparejado está mi corazón: cantaré, y diré salmos.

Psalms 57:8
Despierta, o! gloria mía, despierta salterio y arpa; levantarme he de mañana.

Psalms 57:9
Alabarte he en los pueblos, o! Señor, cantaré de tí en las naciones:

Psalms 57:10
Porque grande es hasta los cielos tu misericordia, y hasta las nubes tu verdad.

Psalms 57:11
Ensálzate sobre los cielos, o! Dios; sobre toda la tierra se ensalce tu gloria.

Psalms 58:1
Al Vencedor: No destruyas. Mictam de David. ¿PRONUNCIAIS de verdad, o! congregación, justicia? ¿juzgáis rectamente hijos de Adam?

Psalms 58:2
Ántes de corazón obráis iniquidades en la tierra: violencia pesáis de vuestras manos.

Psalms 58:3
Estrañáronse los impíos desde la matriz: erraron desde el vientre hablando mentira.

Psalms 58:4
Veneno tienen semejante al veneno de la serpiente: como áspide sordo que cierra su oreja.

Psalms 58:5
Que no oye la voz de los que encantan, del encantador sabio de encantamentos.

Psalms 58:6
O! Dios, quiebra sus dientes en sus bocas: quiebra, o! Jehová, las muelas de los leoncillos.

Psalms 58:7
Córranse como aguas que se van de suyo: armen sus saetas como si fuesen cortadas;

Psalms 58:8
Como el caracol que se deslie, vayan: como el abortivo de mujer, no vean el sol.

Psalms 58:9
Ántes que vuestras ollas sientan el fuego de las espinas; así vivos, así airado los arrebate con tempestad.

Psalms 58:10
Alegrarse ha el justo, cuando viere la venganza: sus piés lavará en la sangre del impío.

Psalms 58:11
Entónces dirá el hombre: Ciertamente hay fruto para el justo: ciertamente hay Dios que juzga en la tierra.

Psalms 59:1
Al Vencedor: No destruyas. Mictam de David: cuando envió Saul, y guardaron la casa, para matarle. ESCÁPAME de mis enemigos, o! Dios mío: líbrame de los que se levantan contra mí.

Psalms 59:2
Escápame de los que obran iniquidad, y sálvame de los varones de sangres:

Psalms 59:3
Porque, he aquí, han asechado a mi vida: hánse juntado contra mí fuertes sin rebelión mía, y sin pecado mío, o! Jehová.

Psalms 59:4
Sin mi delito corren, y se aperciben: despierta para encontrarme, y mira.

Psalms 59:5
Y tú, Jehová Dios de los ejércitos, Dios de Israel, despierta a visitar todas las naciones: no hayas misericordia de todos los que se rebelan con iniquidad. Selah.

Psalms 59:6
Volverse han a la tarde, ladrarán como perros, y rodearán la ciudad.

Psalms 59:7
He aquí, hablarán con su boca: espadas están en sus labios, porque, ¿Quién lo oye?

Psalms 59:8
Mas tú, Jehová, te reirás de ellos: harás burla de todas las gentes.

Psalms 59:9
Para tí reservaré su fortaleza: porque Dios es mi defensa.

Psalms 59:10
El Dios de mi misericordia me prevendrá: Dios me hará ver en mis enemigos venganza.

Psalms 59:11
No los matarás, porque mi pueblo no se olvide; házlos vagabundos con tu fortaleza, y abatelos, o! Jehová, escudo nuestro.

Psalms 59:12
Por el pecado de su boca, por la palabra de sus labios, y sean presos por su soberbia: y cuenten de maldición y de enflaquecimiento,

Psalms 59:13
Acábalos con furor, acábalos y no sean: y sepan que Dios domina en Jacob hasta los fines de la tierra. Selah.

Psalms 59:14
Y vuelvan a la tarde, y ladren como perros: y rodeen la ciudad.

Psalms 59:15
Anden ellos vagabundos para hallar que comer: y si no se hartaren, murmuren.

Psalms 59:16
Y yo cantaré tu fortaleza y loaré de mañana tu misericordia: porque has sido mi amparo, y refugio en el día de mi angustia.

Psalms 59:17
Fortaleza mía, a tí cantaré: porque eres Dios de mi amparo, Dios de mi misericordia.

Psalms 60:1
Al Vencedor: sobre Susanhedut: Mictam de David, para ensenar: cuando tuvo guerra contra Aram-naharaim y contra Aram-sobat: y volvió Joab, e hirió a Edom en el valle de las salinas y mató a doce mil. DIOS, desechástenos, disipás- tenos; airástete, vuélvete a nosotros.

Psalms 60:2
Hiciste temblar la tierra, abrístela; sana sus quebraduras, porque titubea.

Psalms 60:3
Hiciste ver a tu pueblo duras cosas: hicístenos beber vino de temblor.

Psalms 60:4
Has dado a los que te temen una bandera que alcen por amor de la verdad. Selah.

Psalms 60:5
Para que se escapen tus amados: salva con tu diestra, y óyeme.

Psalms 60:6
Dios habló en su santidad: Yo me alegraré: partiré a Siquem, y mediré al valle de Socot.

Psalms 60:7
Mío es Galaad, y mío es Manasés: y Efraim es la fortaleza de mi cabeza; Judá mi legislador;

Psalms 60:8
Moab, la olla de mi lavatorio: sobre Edom echaré mi zapato; sobre mí triunfa, o! Palestina.

Psalms 60:9
¿Quién me llevará a la ciudad fortalecida? ¿quién me llevará hasta Idumea?

Psalms 60:10
Ciertamente tú, o! Dios, que nos habías desechado; y no salías, o! Dios, con nuestros ejércitos.

Psalms 60:11
Dános socorro contra el enemigo, que vana es la salud de los hombres.

Psalms 60:12
En Dios haremos proezas; y él pisará nuestros enemigos.

Psalms 61:1
Al Vencedor sobre Neginot. Salmo de David. OYE, o! Dios, mi clamor; está atento a mi oración.

Psalms 61:2
Desde el cabo de la tierra clamaré a tí, cuando desmayare mi corazón; a la peña más alta que yo, llévame.

Psalms 61:3
Porque tú has sido mi refugio; torre de fortaleza delante del enemigo.

Psalms 61:4
Yo habitaré en tu tabernáculo para siempre; estaré seguro en el escondedero de tus alas.

Psalms 61:5
Porque tú, o! Dios, has oido mis votos; has dado heredad a los que temen tu nombre.

Psalms 61:6
Dias sobre dias añadirás al rey: sus años serán como generación y generación.

Psalms 61:7
El estará para siempre delante de Dios; misericordia y verdad apercibe que le conserven.

Psalms 61:8
Así cantaré tu nombre para siempre, pagando mis votos cada día.

Psalms 62:1
Al Vencedor: a Iditún. Salmo de David. EN Dios solamente está callada mi alma; de él es mi salud.

Psalms 62:2
El solamente es mi fuerte y mi salud: mi refugio, no resbalaré mucho.

Psalms 62:3
¿Hasta cuándo maquinaréis contra un hombre? seréis muertos todos vosotros; como pared acostada seréis, como vallado rempujado.

Psalms 62:4
Solamente consultan para arrojarle de su grandeza: aman la mentira: con su boca bendicen, mas en sus entrañas maldicen. Selah.

Psalms 62:5
En Dios solamente repósate, o! alma mía; porque de él es mi esperanza.

Psalms 62:6
El solamente es mi fuerte y mi salud: mi refugio, no resbalaré.

Psalms 62:7
Sobre Dios es mi salud y mi gloria: peña de mi fortaleza: mi refugio es en Dios.

Psalms 62:8
Esperád en él en todo tiempo, o! pueblos: derramád delante de él vuestro corazón: Dios es nuestro amparo. Selah.

Psalms 62:9
Solamente vanidad son los hijos de Adam, mentira los hijos del varón, pesándolos a todos juntos en balanzas, serán menos que la vanidad.

Psalms 62:10
No confiéis en la violencia, y en la rapiña no os desvanezcáis: en la hacienda, si se aumentare, no pongáis el corazón.

Psalms 62:11
Una vez habló Dios, dos veces he oido esto: Que de Dios es la fortaleza:

Psalms 62:12
Y tuya, Señor, es la misericordia: porque tú pagas a cada uno conforme a su obra.

Psalms 63:1
Salmo de David, estando él en el desierto de Judá. DIOS, Dios mío eres tú, a tí madrugaré: mi alma tuvo sed de tí, mi carne te desea en tierra de sequedad, y sequiosa sin aguas.

Psalms 63:2
Así te miré en el santuario, para ver tu fortaleza y tu gloria.

Psalms 63:3
Porque mejor es tu misericordia que la vida: mis labios te alabarán.

Psalms 63:4
Así te bendeciré en mi vida: en tu nombre alzaré mis manos.

Psalms 63:5
Como de meollo y de grosura será harta mi alma: y con labios de alegría te alabará mi boca,

Psalms 63:6
Cuando me acordaré de tí en mis camas, cuando a las alboradas meditaré de tí;

Psalms 63:7
Porque has sido mi socorro: y en la sombra de tus alas me regocijaré.

Psalms 63:8
Mi alma se apegó a tí: tu diestra me ha sustentado.

Psalms 63:9
Mas ellos para destrucción buscaron mi alma: descendieron en lo más bajo de la tierra.

Psalms 63:10
Matarlos han a filo de espada: porción de zorras serán.

Psalms 63:11
Y el rey se alegrará en Dios, será alabado cualquiera que jura por él: porque la boca de los que hablan mentira, será cerrada.

Psalms 64:1
Al Vencedor. Salmo de David. OYE, o! Dios, mi voz en mi ora- ción: guarda mi vida del miedo del enemigo:

Psalms 64:2
Escóndeme del secreto consejo de los malignos: de la conspiración de los que obran iniquidad.

Psalms 64:3
Que afilaron su lengua, como espada: armaron por su saeta palabra amarga:

Psalms 64:4
Para asaetar a escondidas al perfecto: de presto le asaetean, y no temen.

Psalms 64:5
Afírmanse asimismos sobre palabra mala: tratan de esconder los lazos: dicen: ¿Quién los ha de ver?

Psalms 64:6
Inquieren iniquidades; perficionan la inquisición del inquiridor, y lo que inventó lo íntimo de cada uno, y el corazón inventivo.

Psalms 64:7
Mas Dios los asaeteará con saeta, de repente serán sus plagas.

Psalms 64:8
Y harán caer sobre sí sus mismas lenguas: espantarse han todos los que los vieren.

Psalms 64:9
Y temerán todos los hombres, y anunciarán la obra de Dios, y entenderán su obra.

Psalms 64:10
El justo se alegrará en Jehová, y asegurarse ha en él: y alabarse han todos los rectos de corazón.

Psalms 65:1
Al Vencedor. Salmo de David. Canción. EN tí reposa la alabanza, o! Dios, en Sión; y a tí se pagará el voto.

Psalms 65:2
Tú oyes la oración, a tí vendrá toda carne.

Psalms 65:3
Palabras de iniquidades me sobrepujaron: mas nuestras rebeliones, tú las perdonarás.

Psalms 65:4
Dichoso el que tú escogieres, e hicieres llegar para que habite en tus patios: seremos hartos del bien de tu casa, de tu santo templo.

Psalms 65:5
Con terribilidades nos oirás en justicia, o! Dios de nuestra salud: esperanza de todos los fines de la tierra, y de las partes más lejanas de la mar.

Psalms 65:6
El que afirma los montes con su fortaleza, ceñido de valentía.

Psalms 65:7
El que amansa el estruendo de las mares, el estruendo de sus ondas: y el alboroto de las civiles sediciones.

Psalms 65:8
Y los habitadores de los fines de la tierra temen de tus maravillas: que haces alegrar las salidas de la mañana y de la tarde.

Psalms 65:9
Visitas la tierra, y después que la has hecho desear mucho, la enriqueces: el río de Dios lleno de aguas: aparejas el grano de ellos: porque así la ordenaste.

Psalms 65:10
Embriagas sus surcos, haces descender el agua en sus regaderas: ablándasla con lluvias, bendices sus renuevos.

Psalms 65:11
Coronas el año de tus bienes: y tus nubes destilan grosura.

Psalms 65:12
Destilan sobre las habitaciones del desierto: y los collados se ciñen de alegría,

Psalms 65:13
Vístense los llanos de ovejas, y los valles se cubren de grano: regocíjanse, y aun cantan.

Psalms 66:1
Al Vencedor: Canción: De Salmo. DÉ alabanza a Dios toda la tie- rra.

Psalms 66:2
Cantád la gloria de su nombre: ponéd gloria en su alabanza.

Psalms 66:3
Decíd a Dios: ¡Cuán terrible eres en tus obras! por la multitud de tu fortaleza se te sugetarán fingidamente todos tus enemigos.

Psalms 66:4
Toda la tierra te adorará, y cantarán a tí: cantarán a tu nombre. Selah.

Psalms 66:5
Veníd, y ved las obras de Dios: terrible en hechos sobre los hijos de los hombres.

Psalms 66:6
Volvió la mar en seco: por el río pasaron a pié; allí nos alegrámos en él.

Psalms 66:7
El se enseñorea con su fortaleza para siempre: sus ojos atalayan sobre las naciones: los rebeldes no serán ellos ensalzados. Selah.

Psalms 66:8
Bendecíd pueblos a nuestro Dios: y hacéd oir la voz de su loor.

Psalms 66:9
El que puso nuestra alma en vida: y no permitió que resbalasen nuestros piés.

Psalms 66:10
Porque tú nos probaste, o! Dios: afinástenos, como se afina la plata.

Psalms 66:11
Metístenos en la red: pusiste apretura en nuestros lomos.

Psalms 66:12
Hiciste subir varón sobre nuestra cabeza: entrámos en fuego y en aguas; y sacástenos a hartura.

Psalms 66:13
Entraré pues en tu casa con holocaustos: y pagarte he mis votos,

Psalms 66:14
Que pronunciaron mis labios, y habló mi boca, cuando estaba angustiado.

Psalms 66:15
Holocaustos de engordados te ofreceré, con perfume de carneros: sacrificaré bueyes y machos de cabrío. Selah.

Psalms 66:16
Veníd, oid todos los que teméis a Dios: y contaré lo que ha hecho a mi alma.

Psalms 66:17
A él hablé en alta voz: y fué ensalzado con mi lengua.

Psalms 66:18
Si yo viera iniquidad en mi corazón, no oyera el Señor.

Psalms 66:19
Ciertamente oyó Dios: escuchó a la voz de mi oración.

Psalms 66:20
Bendito Dios, que no apartó mi oración, y su misericordia de mí.

Psalms 67:1
Al Vencedor en Neginot: Salmo de Canción. DIOS haya misericordia de nosotros, y nos bendiga: haga resplandecer su rostro sobre nosotros. Selah.

Psalms 67:2
Para que conozcamos en la tierra tu camino, en todas las naciones tu salud.

Psalms 67:3
Alábente los pueblos, o! Dios, alábente todos los pueblos.

Psalms 67:4
Alégrense, y regocíjense las naciones, cuando juzgares los pueblos con equidad: y pastoreares las naciones en la tierra. Selah.

Psalms 67:5
Alábente los pueblos, o! Dios, alábente todos los pueblos.

Psalms 67:6
La tierra dará su fruto: bendecirnos ha el Dios, nuestro Dios.

Psalms 67:7
Bendíganos Dios, y témanle todos los términos de la tierra.

Psalms 68:1
Al Vencedor: de David. Salmo de Canción. LEVÁNTESE Dios, espárzanse sus enemigos: y huyan los que le aborrecen delante de él.

Psalms 68:2
Como es lanzado el humo, los lanzarás: como se derrite la cera delante del fuego, así perecerán los impíos delante de Dios.

Psalms 68:3
Mas los justos se alegrarán: regocijarse han delante de Dios, y saltarán de alegría.

Psalms 68:4
Cantád a Dios, cantád salmos a su nombre: ensalzád al que cabalga sobre los cielos en JAH su nombre: y alegráos delante de él.

Psalms 68:5
Padre de huérfanos, y defensor de viudas, Dios en la morada de su santuario.

Psalms 68:6
El Dios que hace habitar los solos en casa: que saca los presos en grillos; mas los rebeldes habitan en sequedad.

Psalms 68:7
O! Dios, cuando tú saliste delante de tu pueblo, cuando anduviste por el desierto, Selah,

Psalms 68:8
La tierra tembló; también los cielos destilaron delante de Dios; aquel Sinaí tembló delante de Dios, del Dios de Israel.

Psalms 68:9
Lluvia de voluntades esparciste, o! Dios, a tu heredad; y cuando se cansó, tú la recreaste.

Psalms 68:10
Tu compañía estaba en ella; por tu bondad acomodabas al pobre, o! Dios.

Psalms 68:11
El Señor daba palabra: de las evangelizantes había ejército grande.

Psalms 68:12
Reyes de ejércitos huían, huían: y la moradora de la casa partía despojos.

Psalms 68:13
Si fuereis echados entre las ollas, seréis como las alas de la paloma cubierta de plata, y sus plumas con amarillez de oro.

Psalms 68:14
Cuando esparcía el Omnipotente los reyes en ella; ella se emblanquecía como la nieve en Salmón.

Psalms 68:15
El monte de Dios, el monte de Basán: monte alto el monte de Basán.

Psalms 68:16
¿Por qué saltasteis, o! montes altos? Este monte amó Dios para su asiento: ciertamente Jehová habitará en él para siempre.

Psalms 68:17
Los carros de Dios dos millares de miles de ángeles: el Señor entre ellos, como en Sinaí, así en el santuario.

Psalms 68:18
Subiste a lo alto, cautivaste cautividad, tomaste dones para los hombres: y también los rebeldes para que habiten, o! JAH Dios.

Psalms 68:19
Bendito el Señor, cada día nos colma de mercedes, Dios nuestra salud. Selah.

Psalms 68:20
Dios, Dios nuestro para saludes; y el Señor Jehová tiene salidas para la muerte.

Psalms 68:21
Ciertamente Dios herirá la cabeza de sus enemigos, la mollera cabelluda de el que camina en sus pecados.

Psalms 68:22
El Señor dijo: De Basán haré volver, haré volver de los profundos de la mar;

Psalms 68:23
Porque tu pié se embermejecerá de sangre de sus enemigos; y la lengua de tus perros de ella.

Psalms 68:24
Vieron tus caminos, o! Dios: los caminos de mi Dios, de mi Rey en el santuario.

Psalms 68:25
Los cantores iban delante, detrás, los tañedores: en medio las doncellas con adufes.

Psalms 68:26
Bendecíd a Dios en congregaciones: al Señor, los de el manadero de Israel.

Psalms 68:27
Allí estaba Benjamín pequeño señoreándolos; príncipes de Judá en su congregación, príncipes de Zabulón, príncipes de Neftalí.

Psalms 68:28
Tu Dios ha ordenado tu fuerza: confirma, o! Dios, lo que has obrado en nosotros.

Psalms 68:29
Desde tu templo en Jerusalem, a tí ofrecerán los reyes dones.

Psalms 68:30
Destruye el escuadrón de lanza, el escuadrón de fuertes, con señores de pueblos, hollándolos con sus piezas de plata: destruye los pueblos que quieren guerras.

Psalms 68:31
Vendrán príncipes de Egipto: Etiopía apresurará sus manos a Dios.

Psalms 68:32
Reinos de la tierra cantád a Dios; cantád al Señor; Selah;

Psalms 68:33
Al que cabalga sobre los cielos de los cielos de antigüedad: he aquí, él dará con su voz, voz de fortaleza.

Psalms 68:34
Dad fortaleza a Dios: sobre Israel es su magnificencia, y su fortaleza en las nubes.

Psalms 68:35
Terrible eres, o! Dios, desde tus santuarios; el Dios de Israel, él da fortaleza y fuerzas al pueblo: Bendito Dios.

Psalms 69:1
Al Vencedor sobre Sosannim: de David. SÁLVAME, o! Dios, porque las aguas han entrado hasta el alma.

Psalms 69:2
Estoy zabullido en cieno profundo, que no hay pié; soy venido en profundos de aguas, y la corriente me ha anegado.

Psalms 69:3
He trabajado llamando; mi garganta se ha enronquecido; han desfallecido mis ojos de esperar a mi Dios.

Psalms 69:4
Hánse aumentado más que los cabellos de mi cabeza los que me aborrecen sin causa; hánse fortalecido mis enemigos, los que me destruyen sin porqué: lo que no hurté, entónces lo volví.

Psalms 69:5
Dios, tú sabes mi insensatez; y mis delitos no te son ocultos.

Psalms 69:6
No sean avergonzados por mí, los que te esperan, Señor Jehová de los ejércitos; no sean confusos por mí los que te buscan, o! Dios de Israel.

Psalms 69:7
Porque por tí he sufrido vergüenza; confusión ha cubierto mi rostro.

Psalms 69:8
He sido estrañado de mis hermanos, y extraño a los hijos de mi madre.

Psalms 69:9
Porque el zelo de tu casa me comió, y los denuestos de los que te denuestan, cayeron sobre mí.

Psalms 69:10
Y lloré con ayuno de mi alma, y esto me ha sido por afrenta.

Psalms 69:11
Y puse saco por mi vestido, y fuí a ellos por proverbio.

Psalms 69:12
Hablaban contra mí los que se sentaban a la puerta, y en las canciones de los bebedores de sidra.

Psalms 69:13
Y yo enderazaba mi oración a tí, o! Jehová, al tiempo de la buena voluntad: o! Dios, por la multitud de tu misericordia óyeme, por la verdad de tu salud.

Psalms 69:14
Escápame del lodo, y no sea yo anegado; y sea yo librado de los que me aborrecen, y de los profundos de las aguas.

Psalms 69:15
No me anegue el ímpetu de las aguas, ni me suerba la hondura, ni el pozo cierre sobre mí su boca.

Psalms 69:16
Oyeme, Jehová; porque benigna es tu misericordia: conforme a la multitud de tus miseraciones mira por mí.

Psalms 69:17
Y no escondas tu rostro de tu siervo; porque estoy angustiado; apresúrate, óyeme.

Psalms 69:18
Acércate a mi alma, redímela: por causa de mis enemigos líbrame.

Psalms 69:19
Tú sabes mi afrenta, y mi confusión, y mi vergüenza; delante de tí están todos mis enemigos.

Psalms 69:20
La afrenta ha quebrantado mi corazón; y he tenido dolor; y he esperado quien se compadeciese de mí, y no lo hubo, y consoladores, y no hallé.

Psalms 69:21
Y pusieron en mi comida hiel; y en mi sed me dieron a beber vinagre.

Psalms 69:22
Sea su mesa delante de ellos por lazo; y lo que es por paces, les sea por tropezón.

Psalms 69:23
Sean oscurecidos sus ojos para ver; y haz siempre titubear sus lomos.

Psalms 69:24
Derrama sobre ellos tu ira, y el furor de tu enojo les comprenda.

Psalms 69:25
Sea su palacio asolado; en sus tiendas no haya morador.

Psalms 69:26
Porque persiguieron al que tú heriste: y cuentan del dolor de los que tú mataste.

Psalms 69:27
Pon maldad sobre su maldad, y no entren en tu justicia.

Psalms 69:28
Sean raídos del libro de los vivientes: y no sean escritos con los justos.

Psalms 69:29
Y yo afligido, y dolorido: tu salud, o! Dios, me defenderá.

Psalms 69:30
Yo alabaré el nombre de Dios con canción; y magnificarle he con alabanza.

Psalms 69:31
Y agradará a Jehová más que buey, y becerro, que echa cuernos y uñas.

Psalms 69:32
Verán los humildes, y regocijarse han: buscád a Dios, y vivirá vuestro corazón.

Psalms 69:33
Porque Jehová oye a los menesterosos, y no menosprecia a sus prisioneros.

Psalms 69:34
Alábenle los cielos y la tierra, las mares y todo lo que se mueve en ellas.

Psalms 69:35
Porque Dios guardará a Sión, y reedificará las ciudades de Judá, y habitarán allí, y heredarla han.

Psalms 69:36
Y la simiente de sus siervos la heredará; y los que aman su nombre habitarán en ella.

Psalms 70:1
Al Vencedor: De David, para acordar. O! DIOS, para librarme, o! Dios, para ayudarme, apresúrate.

Psalms 70:2
Sean avergonzados y confusos los que buscan mi vida: sean vueltos atrás y avergonzados, los que quieren mi mal.

Psalms 70:3
Sean vueltos atrás en pago de su vergüenza los que dicen: Hala, hala.

Psalms 70:4
Regocíjense, y alégrense en tí todos los que te buscan; y digan siempre, los que aman tu salud: Sea engrandecido Dios.

Psalms 70:5
Yo soy afligido y menesteroso: o! Dios, apresúrate a mí: ayudador mío, y mi librador eres tú, Jehová, no te detengas.

Psalms 71:1
EN tí, Jehová, he esperado; no sea yo confundido para siempre.

Psalms 71:2
Escápame, y líbrame en tu justicia: inclina a mí tu oido, y sálvame.

Psalms 71:3
Séme por peña de fortaleza donde venga continuamente: mandado has que yo sea salvo, porque tú eres mi roca y mi castillo.

Psalms 71:4
Dios mío, escápame de la mano del impío, de la mano del perverso y falsario.

Psalms 71:5
Porque tú eres mi esperanza, Señor Jehová: seguridad mía desde mi mocedad.

Psalms 71:6
Por tí he sido sustentado desde el vientre: de las entrañas de mi madre tú fuiste el que me sacaste: de tí ha sido siempre mi alabanza.

Psalms 71:7
Como prodigio he sido a muchos; y tú mi refugio fuerte.

Psalms 71:8
Sea llena mi boca de tu alabanza, todo el día de tu gloria.

Psalms 71:9
No me deseches en el tiempo de la vejez: cuando mi fuerza se acabare, no me desampares.

Psalms 71:10
Porque mis enemigos han dicho de mí; y los que asechan mi vida, consultaron juntamente,

Psalms 71:11
Diciendo: Dios le ha dejado: perseguíd, y tomádle, porque no hay quien le libre.

Psalms 71:12
O! Dios, no te alejes de mí: Dios mío, apresúrate para ayudarme.

Psalms 71:13
Sean avergonzados, perezcan, los adversarios de mi alma: sean cubiertos de vergüenza y de confusión, los que buscan mi mal.

Psalms 71:14
Y yo siempre esperaré: y añadiré sobre toda tu alabanza.

Psalms 71:15
Mi boca recontará tu justicia: todo el día tu salud, aunque no sé el número.

Psalms 71:16
Vendré a las valentías del Señor Jehová: haré memoria de la justicia de tí solo.

Psalms 71:17
O! Dios, enseñásteme desde mi mocedad, y hasta ahora: manifestaré tus maravillas.

Psalms 71:18
Y aun hasta la vejez y las canas: o! Dios, no me desampares: hasta que denuncie tu brazo a la posteridad: tus valentías a todos los que vendrán.

Psalms 71:19
Y tu justicia, o! Dios, hasta lo alto: porque has hecho grandes cosas: o! Dios, ¿quién como tú?

Psalms 71:20
Que me has hecho ver muchas angustias y males: volverás, y darme has vida: y de los abismos de la tierra volverás a levantarme.

Psalms 71:21
Aumentarás mí magnificencia: y volverás a consolarme.

Psalms 71:22
Asimismo yo te alabaré con instrumento de salterio: tu verdad, o! Dios mío, cantaré a tí en la arpa, o! Santo de Israel.

Psalms 71:23
Mis labios cantarán cuando salmeare a tí: y mi alma, a la cual redimiste.

Psalms 71:24
Asimismo mi lengua todo el día hablará de tu justicia: por cuanto fueron avergonzados, por cuanto fueron confusos, los que procuraban mi mal.

Psalms 72:1
Salmo para Salomón. O! DIOS, da tus juicios al rey, y tu justicia al hijo del rey.

Psalms 72:2
El juzgará a tu pueblo con justicia: y a tus afligidos con juicio.

Psalms 72:3
Los montes llevarán paz al pueblo: y los collados justicia.

Psalms 72:4
Juzgará a los afligidos del pueblo: Salvará a los hijos del menesteroso, y quebrantará al violento.

Psalms 72:5
Temerte han con el sol, y ántes de la luna: por generación de generaciones.

Psalms 72:6
Descenderá como la lluvia sobre la yerba cortada: como el rocío que destila sobre la tierra.

Psalms 72:7
Florecerá en sus dias justicia, y multitud de paz, hasta que no haya luna.

Psalms 72:8
Y dominará de mar a mar, y desde el río hasta los cabos de la tierra.

Psalms 72:9
Delante de él se postrarán los Etiopes: y sus enemigos lamerán la tierra.

Psalms 72:10
Los reyes de Társis, y de las islas traerán presentes: los reyes de Jeba y de Seba ofrecerán dones.

Psalms 72:11
Y arrodillarse han a él todos los reyes; todas las naciones le servirán.

Psalms 72:12
Porque él librará al menesteroso que clamare, y al afligido, que no tuviere quien le socorra.

Psalms 72:13
Tendrá misericordia del pobre y del menesteroso, y las almas de los pobres salvará.

Psalms 72:14
De engaño y de fraude redimirá sus almas; y la sangre de ellos será preciosa en sus ojos.

Psalms 72:15
Y vivirá, y darle ha del oro de Jeba, y orará por él continuamente, todo el día le echará bendiciones.

Psalms 72:16
Será echado un puño de grano en tierra, en los cabezos de los montes; hará estruendo, como el Líbano, su fruto; y verdeguearán desde la ciudad, como la yerba de la tierra.

Psalms 72:17
Será su nombre para siempre, delante del sol será propagado su nombre; y bendecirse han en él todas las naciones; llamarle han bienaventurado.

Psalms 72:18
Bendito Jehová Dios, el Dios de Israel, que solo hace maravillas:

Psalms 72:19
Y bendito su nombre glorioso para siempre: y toda la tierra sea llena de su gloria. Amén, y Amén.

Psalms 72:20
Acábanse las oraciones de David, hijo de Isaí.

Psalms 73:1
Salmo de Asaf. CIERTAMENTE bueno es a Israel Dios, a los limpios de corazón.

Psalms 73:2
Y yo, casi se apartaron mis piés; poco faltó, para que no resbalasen mis pasos.

Psalms 73:3
Porque tuve envidia a los malvados, viendo la paz de los impíos.

Psalms 73:4
Porque no hay ataduras para su muerte: ántes su fortaleza está entera.

Psalms 73:5
En el trabajo humano no están: ni son azotados con los hombres.

Psalms 73:6
Por tanto soberbia los corona: cúbrense de vestido de violencia.

Psalms 73:7
Sus ojos están salidos de gruesos: pasan los pensamientos de su corazón.

Psalms 73:8
Soltáronse, y hablan con maldad de hacer violencia: hablan de lo alto.

Psalms 73:9
Ponen en el cielo su boca: y su lengua pasea la tierra.

Psalms 73:10
Por tanto su pueblo volverá aquí, que aguas en abundancia les son exprimidas.

Psalms 73:11
Y dirán: ¿Cómo sabe Dios? ¿Y, si hay conocimiento en lo alto?

Psalms 73:12
He aquí, estos impíos, y quietos del mundo alcanzaron riquezas:

Psalms 73:13
Verdaderamente en vano he limpiado mi corazón: y he lavado mis manos en limpieza;

Psalms 73:14
Y he sido azotado todo el día: y castigado por las mañanas.

Psalms 73:15
Si decía: Contarlo he así: he aquí, habré negado la nación de tus hijos.

Psalms 73:16
Pensaré pues para saber esto: es trabajo en mis ojos.

Psalms 73:17
Hasta que venga al santuario de Dios; entónces entenderé la postrimería de ellos.

Psalms 73:18
Ciertamente los has puesto en deslizaderos: hacerlos has caer en asolamientos.

Psalms 73:19
¡Cómo han sido asolados! ¡cuán en un punto! Acabáronse: fenecieron con turbaciones.

Psalms 73:20
Como sueño de el que despierta. Señor, cuando despertares, menospreciarás sus apariencias.

Psalms 73:21
Ciertamente mi corazón se acedó: y en mis riñones sentía punzadas.

Psalms 73:22
Mas yo era ignorante, y no entendía; era una bestia acerca de tí.

Psalms 73:23
Aunque yo siempre estaba contigo: y así echaste mano a mi mano derecha:

Psalms 73:24
Guiásteme en tu consejo: y después me recibirás con gloria.

Psalms 73:25
¿A quién tengo yo en los cielos? Y contigo nada quiero en la tierra.

Psalms 73:26
Desmáyase mi carne y mi corazón, ¡ó roca de mi corazón! que mi porción es Dios para siempre.

Psalms 73:27
Porque, he aquí, los que se alejan de tí, perecerán: tú cortas a todo aquel que rompe tu pacto.

Psalms 73:28
Y yo, el acercarme a Dios, me es el bien: he puesto en el Señor Jehová mi esperanza, para contar todas tus obras.

Psalms 74:1
Masquil de Asaf. ¿POR qué o! Dios, nos has des- echado para siempre? ¿por qué ha humeado tu furor contra las ovejas de tu dehesa?

Psalms 74:2
Acuérdate de tu congregación, que adquiriste de tiempo antiguo: cuando redimiste la vara de tu heredad, este monte de Sión, donde has habitado.

Psalms 74:3
Levanta tus piés a los asolamientos eternos: a todo enemigo que ha hecho mal en el santuario.

Psalms 74:4
Tus enemigos han bramado en medio de tus sinagogas: han puesto en ellas sus señas, señas.

Psalms 74:5
Nombrado era, como si lo llevara al cielo, el que metía las hachas en el monte de la madera para el edificio del santuario.

Psalms 74:6
Y ahora con hachas y martillos han quebrado todas sus entalladuras.

Psalms 74:7
Han puesto a fuego tus santuarios, el tabernáculo de tu nombre han ensuciado en tierra.

Psalms 74:8
Dijeron en su corazón: Destruyámoslos de una vez: quemaron todas las sinagogas de Dios en la tierra.

Psalms 74:9
No vemos ya nuestras señales: no hay más profeta, ni hay con nosotros quien sepa: ¿hasta cuándo?

Psalms 74:10
¿Hasta cuándo, o! Dios, nos afrentará el angustiador? ¿blasfemará el enemigo perpetuamente tu nombre?

Psalms 74:11
¿Por qué retráes tu mano, y tu diestra la escondes dentro de tu seno?

Psalms 74:12
Y Dios ha sido mi rey de tiempo antiguo: el que obraba saludes en medio de la tierra.

Psalms 74:13
Tú hendiste la mar con tu fortaleza: quebrantaste cabezas de ballenas en las aguas.

Psalms 74:14
Tú magullaste las cabezas del leviatán: le diste por comida al pueblo de los desiertos.

Psalms 74:15
Tú abriste fuente y río: tú secaste ríos impetuosos.

Psalms 74:16
Tuyo es el día, tuya también es la noche: tú aparejaste la lumbre y el sol.

Psalms 74:17
Tú estableciste todos los términos de la tierra: el verano y el invierno tú los formaste.

Psalms 74:18
Acuérdate de esto, que el enemigo ha dicho afrentas a Jehová: y que el pueblo insensato ha blasfemado tu nombre.

Psalms 74:19
No entregues a las bestias el alma de tu tórtola: y no olvides para siempre la compañía de tus afligidos.

Psalms 74:20
Mira al concierto: porque las oscuridades de la tierra se han henchido de habitaciones de violencia.

Psalms 74:21
No vuelva avergonzado el abatido: el afligido y el menesteroso alabarán tu nombre.

Psalms 74:22
Levántate, o! Dios, pleitea tu pleito: acuérdate de tu injuria con que el insensato te injuria cada día.

Psalms 74:23
No olvides las voces de tus enemigos: el tropel de los que se levantan contra tí sube continuamente.

Psalms 75:1
Al Vencedor: No destruyas. Salmo de Asaf. Canción. ALABARTE hemos, o! Dios, ala- barte hemos; que cercano está tu nombre: cuenten todos tus maravillas.

Psalms 75:2
Cuando yo tuviere tiempo, yo juzgaré rectamente.

Psalms 75:3
La tierra se arruinaba, y sus moradores: yo compuse sus columnas. Selah.

Psalms 75:4
Dije a los malvados: No os enloquezcáis: y a los impíos: No alcéis el cuerno.

Psalms 75:5
No levantéis en alto vuestro cuerno; no habléis con cerviz gruesa.

Psalms 75:6
Porque ni de oriente, ni de occidente, ni del desierto viene el ensalzamiento.

Psalms 75:7
Porque Dios, que es el juez; a este abate, y a aquel ensalza.

Psalms 75:8
Que el cáliz está en la mano de Jehová, y lleno de vino bermejo de mistura, y él derrama de aquí: ciertamente sus heces chuparán, y beberán todos los impíos de la tierra.

Psalms 75:9
Y yo anunciaré siempre: cantaré alabanzas al Dios de Jacob.

Psalms 75:10
Y quebraré todos los cuernos de los pecadores: y los cuernos del justo serán ensalzados.

Psalms 76:1
Al Vencedor en Neginot. Salmo de Asaf. Canción. DIOS es conocido en Judá: Dios, en Israel es grande su nombre.

Psalms 76:2
Y en Salem está su tabernáculo: y su habitación en Sión.

Psalms 76:3
Allí quebró las saetas del arco: el escudo, y la espada, y la guerra. Selah.

Psalms 76:4
Ilustre eres tú, y fuerte, más que los montes de caza.

Psalms 76:5
Los fuertes de corazón fueron despojados; durmieron su sueño, y nada hallaron en sus manos todos los varones fuertes.

Psalms 76:6
Por tu reprensión, o! Dios de Jacob, es adormecido el carro y el caballo.

Psalms 76:7
Tú eres terrible, tú: ¿y quién parará delante de tí en comenzando tu ira?

Psalms 76:8
Desde los cielos hiciste oir juicio: la tierra tuvo temor, y cesó,

Psalms 76:9
Cuando, o! Dios, te levantaste al juicio, para salvar a todos los mansos de la tierra. Selah.

Psalms 76:10
Ciertamente la ira del hombre te confesará: los restos de las iras constreñirás.

Psalms 76:11
Prometéd, y pagád a Jehová, vuestro Dios, todos los que estáis al rededor de él: traigan presentes al terrible.

Psalms 76:12
El que quita el espíritu a los príncipes: terrible a los reyes de la tierra.

Psalms 77:1
Al Vencedor; para Iditún: Salmo de Asaf. MI voz a Dios, y clamé: mi voz a Dios, y él me escuchará.

Psalms 77:2
En el día de mi angustia al Señor busqué: mi llaga se desangraba de noche, sin estancarse: mi alma no quería consuelo.

Psalms 77:3
Acordábame de Dios, y me sobresaltaba: quejábame, y desmayaba mi espíritu. Selah.

Psalms 77:4
Tenías los párpados de mis ojos: estaba quebrantado, y no hablaba.

Psalms 77:5
Contaba los dias desde el principio: los años de los siglos.

Psalms 77:6
Acordábame de mis canciones de noche: meditaba con mi corazón, y mi espíritu escudriñaba.

Psalms 77:7
¿Desechará el Señor para siempre, y no volverá más a amar?

Psalms 77:8
¿Háse acabado para siempre su misericordia? ¿Háse acabado la palabra para generación y generación.

Psalms 77:9
¿Ha olvidado Dios el haber misericordia? ¿Ha encerrado con la ira sus misericordias? Selah.

Psalms 77:10
Y dije: Enfermedad mía es. En los años de la diestra del Altísimo.

Psalms 77:11
Acordábame de las obras de Jehová: por tanto me acordé de tus maravillas antiguas.

Psalms 77:12
Y meditaba en todas tus obras, y hablaba de tus hechos.

Psalms 77:13
O! Dios, en santidad es tu camino, ¿Quién es Dios grande, como el Dios nuestro?

Psalms 77:14
Tú eres el Dios que hace maravillas, haciendo notoria en los pueblos tu fortaleza.

Psalms 77:15
Redímiste con brazo tu pueblo, los hijos de Jacob y de José. Selah.

Psalms 77:16
Viéronte las aguas, o! Dios, las aguas te vieron, temieron, también temblaron los abismos.

Psalms 77:17
Las nubes echaron inundaciones de aguas: los cielos dieron voz; asimismo discurrieron tus rayos.

Psalms 77:18
El sonido de tus truenos anduvo en cerco: los relámpagos alumbraron al mundo: la tierra se estremeció, y tembló.

Psalms 77:19
En la mar estuvo tu camino: y tus sendas en las muchas aguas; y tus pisadas no fueron conocidas.

Psalms 77:20
Llevaste, como ovejas, tu pueblo, por mano de Moisés, y de Aarón.

Psalms 78:1
Masquil de Asaf. ESCUCHA, pueblo mío, mi ley: inclinád vuestro oido a las palabras de mi boca.

Psalms 78:2
Abriré en parábola mi boca: hablaré enigmas del tiempo antiguo:

Psalms 78:3
Los cuales hemos oido y entendido: que nuestros padres nos los contaron.

Psalms 78:4
No los encubriremos a sus hijos, contando a la generación postrera las alabanzas de Jehová: y su fortaleza, y sus maravillas, que hizo.

Psalms 78:5
Que levantó testimonio en Jacob, y puso ley en Israel: la cual mandó a nuestros padres, que la notificasen a sus hijos:

Psalms 78:6
Para que sepa la generación postrera: y los hijos que nacerán, que se levantarán, cuenten a sus hijos:

Psalms 78:7
Y pondrán en Dios su confianza, y no se olvidarán de las obras de Dios: y guardarán sus mandamientos.

Psalms 78:8
Y no serán como sus padres, generación contumaz, y rebelde: generación que no compuso su corazón, ni su espíritu fué fiel con Dios.

Psalms 78:9
Los hijos de Efraim armados, flecheros, volvieron las espaldas el día de la batalla.

Psalms 78:10
No guardaron el concierto de Dios: ni quisieron andar en su ley,

Psalms 78:11
Ántes se olvidaron de sus obras, y de sus maravillas que les había mostrado.

Psalms 78:12
Delante de sus padres hizo maravillas en la tierra de Egipto, en el campo de Soan.

Psalms 78:13
Rompió la mar, e hízolos pasar: e hizo estar las aguas como en un montón.

Psalms 78:14
Y llevólos con nube de día, y toda la noche con lumbre de fuego.

Psalms 78:15
Hendió las peñas en el desierto: y dióles a beber de abismos grandes.

Psalms 78:16
Y sacó de la peña corrientes, e hizo descender aguas, como ríos.

Psalms 78:17
Y tornaron aun a pecar contra él, enojando al Altísimo en la soledad.

Psalms 78:18
Y tentaron a Dios en su corazón, pidiendo comida para su alma.

Psalms 78:19
Y hablaron contra Dios, diciendo: ¿Podrá Dios ponernos mesa en el desierto?

Psalms 78:20
He aquí, ha herido la peña, y corrieron aguas, y arroyos salieron ondeando: ¿podrá también dar pan? ¿aparejará carne a su pueblo?

Psalms 78:21
Por tanto oyó Jehová, y enojóse: y encendióse el fuego en Jacob, y el furor subió también en Israel.

Psalms 78:22
Porque no habían creido a Dios, ni habían confiado de su salud.

Psalms 78:23
Y mandó a las nubes de arriba: y abrió las puertas de los cielos.

Psalms 78:24
E hizo llover sobre ellos maná para comer, y dióles trigo de los cielos.

Psalms 78:25
Pan de nobles comió el hombre: envióles comida a hartura.

Psalms 78:26
Movió al solano en el cielo; y trajo con su fortaleza al austro,

Psalms 78:27
E hizo llover sobre ellos carne, como polvo: y aves de alas como arena de la mar.

Psalms 78:28
E hízolas caer en medio de su campo, al rededor de sus tiendas.

Psalms 78:29
Y comieron, y hartáronse mucho: y cumplióles su deseo.

Psalms 78:30
No habían aun quitado de sí su deseo, aun su vianda estaba en su boca,

Psalms 78:31
Cuando vino sobre ellos el furor de Dios, y mató en los gruesos de ellos, y derribó los escogidos de Israel.

Psalms 78:32
Con todo esto pecaron aun; y no dieron crédito a sus maravillas.

Psalms 78:33
Y consumió en muy poco sus dias, y sus años apresuradamente.

Psalms 78:34
Si los mataba, entónces le buscaban; y convertíanse, y buscaban a Dios de mañana.

Psalms 78:35
Y acordábanse que Dios era su refugio: y el Dios Alto su redentor.

Psalms 78:36
Y lisongeábanle con su boca; y con su lengua le mentían:

Psalms 78:37
Mas sus corazones no eran rectos con él: ni estuvieron firmes en su concierto.

Psalms 78:38
Mas él, misericordioso perdonaba la maldad, y no los destruyó: y abundó su misericordia para apartar su ira, y no despertó toda su ira.

Psalms 78:39
Y acordóse que eran carne: espíritu que va y no vuelve.

Psalms 78:40
¡Cuántas veces le ensañaron en el desierto, le enojaron en la soledad!

Psalms 78:41
Y volvieron, y tentaron a Dios: y limitaron al Santo de Israel.

Psalms 78:42
No se acordaron de su mano: del día que les redimió de angustia;

Psalms 78:43
Que había puesto en Egipto sus señales: y sus maravillas en el campo de Soan:

Psalms 78:44
Y había vuelto sus ríos en sangre: y sus corrientes porque no bebiesen:

Psalms 78:45
Había enviado en ellos una mezcla de moscas que los había comido: asimismo ranas que los destruyeron.

Psalms 78:46
Y había dado al pulgón sus frutos: y sus trabajos a la langosta.

Psalms 78:47
Había destruido sus viñas con granizo, y sus higuerales con piedra.

Psalms 78:48
Y entregó al pedrisco sus bestias, y sus ganados al fuego.

Psalms 78:49
Había enviado en ellos el furor de su saña: ira y enojo, y angustia, y ángeles malos.

Psalms 78:50
Enderezó el camino a su furor: no detuvo la vida de ellos de la muerte, ántes entregó su vida a la mortandad:

Psalms 78:51
E hirió a todo primogénito en Egipto; las primicias de las fuerzas en las tiendas de Cam.

Psalms 78:52
E hizo partir, como hato de ovejas, su pueblo; y llevólos, como a un rebaño, por el desierto.

Psalms 78:53
Y guiólos con seguridad, que no tuvieron miedo; y a sus enemigos cubrió la mar.

Psalms 78:54
Metiólos en los términos de su tierra santa; en este monte, que ganó su mano derecha.

Psalms 78:55
Y echó las naciones de delante de ellos, e hízolas caer en cordel de heredad: e hizo habitar en sus moradas a las tribus de Israel.

Psalms 78:56
Y tentaron, y enojaron al Dios Altísimo; y no guardaron sus testimonios.

Psalms 78:57
Y volviéronse, y rebeláronse como sus padres; volviéronse como arco enganoso.

Psalms 78:58
Y enojáronle con sus altos; y provocáronle a zelo con sus esculturas.

Psalms 78:59
Oyó Dios, y enojóse; y aborreció en grande manera a Israel.

Psalms 78:60
Por esta causa dejó el tabernáculo de Silo, la tienda en que habitó entre los hombres.

Psalms 78:61
Y dió en cautividad su fortaleza; y su gloria en mano del enemigo.

Psalms 78:62
Y entregó a su pueblo a la espada; y airóse contra su heredad.

Psalms 78:63
A sus mancebos tragó el fuego; y sus vírgenes no fueron loadas.

Psalms 78:64
Sus sacerdotes cayeron a espada: y sus viudas no lamentaron.

Psalms 78:65
Y despertóse el Señor, como un dormido: como un valiente, que da voces a causa del vino:

Psalms 78:66
E hirió a sus enemigos detrás: dióles vergüenza perpetua.

Psalms 78:67
Y aborreció la tienda de José; y no escogió a la tribu de Efraim:

Psalms 78:68
Mas escogió a la tribu de Judá: al monte de Sión, al cual amó.

Psalms 78:69
Y edificó, como alturas, su santuario: como la tierra, lo acimentó para siempre.

Psalms 78:70
Y eligió a David su siervo: y tomóle de las majadas de las ovejas.

Psalms 78:71
detrás de las paridas le trajo: para que apacentase a Jacob su pueblo, y a Israel su heredad.

Psalms 78:72
Y apacentólos con enterez de su corazón: y con las industrias de sus manos los pastoreó.

Psalms 79:1
Salmo de Asaf. O! DIOS, vinieron las gentes a tu heredad: contaminaron el templo de tu santidad; pusieron a Jerusalem en montones:

Psalms 79:2
Dieron los cuerpos de tus siervos por comida a las aves de los cielos: la carne de tus piadosos a las bestias de la tierra.

Psalms 79:3
Derramaron su sangre, como agua, en los al rededores de Jerusalem: y no hubo quien los enterrase.

Psalms 79:4
Somos afrentados de nuestros vecinos: escarnecidos y burlados de los que están en nuestros al rededores.

Psalms 79:5
¿Hasta cuándo, o! Jehová? ¿Airarte has para siempre? ¿Arderá, como fuego, tu zelo?

Psalms 79:6
Derrama tu ira sobre las naciones que no te conocen: y sobre los reinos que no invocan tu nombre.

Psalms 79:7
Porque han consumido a Jacob: y su morada han asolado.

Psalms 79:8
No nos traigas en memoria las iniquidades antiguas: anticípennos presto tus misericordias, porque estamos muy consumidos.

Psalms 79:9
Ayúdanos, o! Dios, salud nuestra, por la honra de tu nombre: y líbranos, y aplácate sobre nuestros pecados por causa de tu nombre.

Psalms 79:10
Porque dirán las gentes: ¿Dónde está su Dios? Sea notoria en las naciones delante de nuestros ojos la venganza de la sangre de tus siervos que se ha derramado.

Psalms 79:11
Entre delante de tí el gemido de los presos: conforme a la grandeza de tu brazo preserva a los sentenciados a muerte.

Psalms 79:12
Y torna a nuestros vecinos en su seno siete tantos de su deshonra con que te han deshonrado, o! Jehová.

Psalms 79:13
Y nosotros, pueblo tuyo, y ovejas de tu pasto, te alabarémos para siempre: por generación y generación contaremos tus alabanzas.

Psalms 80:1
Al Vencedor sobre Sosannim: testimonio de Asaf: Salmo. O! PASTOR de Israel, escucha: tú que pastoreas, como a ovejas, a José: tú que estás entre los querubines, resplandece.

Psalms 80:2
Despierta tu valentía delante de Efraim, y de Benjamín, y de Manasés: y ven a salvarnos.

Psalms 80:3
O! Dios, háznos tornar: y haz resplandecer tu rostro, y seremos salvos.

Psalms 80:4
Jehová Dios de los ejércitos, ¿hasta cuándo te airarás contra la oración de tu pueblo?

Psalms 80:5
Dísteles a comer pan de lágrimas: y dísteles a beber lágrimas con medida.

Psalms 80:6
Pusístenos por contienda a nuestros vecinos: y nuestros enemigos se burlan de nosotros entre sí.

Psalms 80:7
O! Dios de los ejércitos, háznos tornar: y haz resplandecer tu rostro, y seremos salvos.

Psalms 80:8
Hiciste venir la vid de Egipto: echaste a los Gentiles, y la plantaste.

Psalms 80:9
Limpiaste el lugar delante de ella: e hiciste arraigar sus raices, e hinchió la tierra.

Psalms 80:10
Los montes fueron cubiertos de su sombra: y sus ramas como cedros de Dios.

Psalms 80:11
Enviaste o! Señor, sus ramas hasta la mar: y hasta el río sus mugrones.

Psalms 80:12
¿Por qué aportillaste sus vallados, y la cogieron todos los que pasaron por el camino?

Psalms 80:13
Destruyóla el puerco montés, y la pació la bestia del campo.

Psalms 80:14
O! Dios de los ejércitos, vuelve ahora: mira desde el cielo, y vé, y visita esta vid.

Psalms 80:15
Y la planta que tu diestra plantó: y sobre el mugrón que tú corroboraste para tí.

Psalms 80:16
Quemada a fuego está, y talada: perezcan por la reprensión de tu rostro.

Psalms 80:17
Sea tu mano sobre el varón de tu diestra: sobre el hijo del hombre que tú corroboraste para tí.

Psalms 80:18
Y no nos tornaremos de tí: darnos has vida, e invocaremos tu nombre.

Psalms 80:19
O! Jehová, Dios de los ejércitos, háznos tornar, haz resplandecer tu rostro, y seremos salvos.

Psalms 81:1
Al Vencedor sobre Gitit. Salmo de Asaf. CANTÁD a Dios nuestra forta- leza: cantád con júbilo al Dios de Jacob.

Psalms 81:2
Tomád la canción, y dad al adufe: a la arpa de alegría, con el salterio.

Psalms 81:3
Tocád la trompeta en la nueva luna, en el día señalado: en el día de nuestra solemnidad.

Psalms 81:4
Porque estatuto es de Israel: juicio del Dios de Jacob.

Psalms 81:5
Por testimonio en José le ha constituido, cuando salió sobre la tierra de Egipto: donde oí lenguaje que no entendía.

Psalms 81:6
Quité entónces su hombro de debajo de la carga: sus manos se quitaron de las ollas.

Psalms 81:7
En la angustia llamaste, y yo te libré; te respondí en el secreto del trueno; te probé sobre las aguas de Meriba. Selah.

Psalms 81:8
Oye, pueblo mío, y protestarte he: Israel, si me oyeres;

Psalms 81:9
No habrá en tí dios ajeno: ni te encorvarás a dios extraño.

Psalms 81:10
Yo soy Jehová tu Dios, que te hice subir de la tierra de Egipto: ensancha tu boca, y henchirla he.

Psalms 81:11
Mas mi pueblo no oyó mi voz: e Israel no me quiso a mí.

Psalms 81:12
Y dejélos a la dureza de su corazón; caminaron en sus consejos.

Psalms 81:13
¡O si mi pueblo me oyera, si Israel anduviera en mis caminos!

Psalms 81:14
En nada derribara yo a sus enemigos: y volviera mi mano sobre sus adversarios.

Psalms 81:15
Los aborrecedores de Jehová le hubieran mentido: y el tiempo de ellos fuera para siempre.

Psalms 81:16
Y Dios le hubiera mantenido de grosura de trigo: y de miel de la piedra te hubiera hartado.

Psalms 82:1
Salmo de Asaf. DIOS está en la congregación de Dios; en medio de los dioses juzga.

Psalms 82:2
¿Hasta cuándo juzgaréis injustamente: y aceptaréis las personas de los impíos? Selah.

Psalms 82:3
Hacéd derecho al pobre y al huérfano: justificád al afligido y al menesteroso.

Psalms 82:4
Librád al afligido y al menesteroso: librádle de mano de los impíos.

Psalms 82:5
No saben, no entienden: andan en tinieblas, vacilan todos los cimientos de la tierra.

Psalms 82:6
Yo dije, dioses sois vosotros; y todos vosotros hijos del Altísimo.

Psalms 82:7
Empero como hombres moriréis: y como cualquiera de los tiranos caeréis.

Psalms 82:8
Levántate o! Dios, juzga la tierra: porque tú heredarás en todas las naciones.

Psalms 83:1
Canción. Salmo de Asaf. O! DIOS, no tengas silencio, no calles, ni ceses, o! Dios.

Psalms 83:2
Porque he aquí que tus enemigos han bramado: y tus aborrecedores han alzado cabeza.

Psalms 83:3
Sobre tu pueblo han consultado astuta y secretamente: y han entrado en consejo contra tus escondidos.

Psalms 83:4
Han dicho: Veníd, y cortémoslos de ser nación: y no haya más memoria del nombre de Israel.

Psalms 83:5
Por esto han conspirado de corazón a una: contra tí han hecho liga.

Psalms 83:6
Las tiendas de los Idumeos, y de los Ismaelitas: Moab, y los Agarenos;

Psalms 83:7
Gebal, y Ammón, y Amalec: Palestina, con los habitadores de Tiro.

Psalms 83:8
También el Assur se ha juntado con ellos: son por brazo a los hijos de Lot. Selah.

Psalms 83:9
Házles como a Madián, como a Sisara: como a Jabín en el arroyo de Cisón:

Psalms 83:10
Que perecieron en En-dor: fueron hechos muladar de la tierra.

Psalms 83:11
Pon a ellos y a sus capitanes como a Oreb, y como a Zeb, y como a Zebee, y como a Salmana: a todos sus príncipes,

Psalms 83:12
Que han dicho: Heredemos para nosotros las moradas de Dios.

Psalms 83:13
Dios mío, pónlos como a torbellino: como a hojarascas delante del viento:

Psalms 83:14
Como fuego que quema el monte: como llama que abrasa las breñas;

Psalms 83:15
Así persíguelos con tu tempestad; y con tu torbellino asómbralos.

Psalms 83:16
Hinche sus rostros de vergüenza; y busquen tu nombre, o! Jehová.

Psalms 83:17
Sean afrentados, y turbados para siempre; y sean deshonrados, y perezcan.

Psalms 83:18
Y conozcan que tu nombre es Jehová; tú solo Altísimo sobre toda la tierra.

Psalms 84:1
Al Vencedor sobre Gitit. A los hijos de Coré. Salmo. ¡CUÁN amables son tus mora- das, o! Jehová de los ejércitos!

Psalms 84:2
Codicia, y aun ardientemente desea mi alma los patios de Jehová; mi corazón y mi carne cantan al Dios vivo.

Psalms 84:3
Aun el gorrión halla casa, y la golondrina nido para sí, donde ponga sus pollos en tus altares, Jehová de los ejércitos, Rey mío, y Dios mío.

Psalms 84:4
Bienaventurados los que habitan en tu casa; perpetuamente te alabarán. Selah.

Psalms 84:5
Bienaventurado el hombre, que tiene su fortaleza en tí: caminos en sus corazones.

Psalms 84:6
Pasando por el valle de los morales lo ponen a él por fuente: y también lo ponen por bendiciones, cuando los cubre la lluvia.

Psalms 84:7
Irán de ejército en ejército; verán a Dios en Sión.

Psalms 84:8
Jehová, Dios de los ejércitos, oye mi oración: escucha, o! Dios de Jacob. Selah.

Psalms 84:9
Mira, o! Dios escudo nuestro: y pon los ojos en el rostro de tu ungido.

Psalms 84:10
Porque mejor es un día en tus patios, que mil. Escogí ántes estar a la puerta en la casa de mi Dios, que habitar en las moradas de maldad.

Psalms 84:11
Porque sol y escudo nos es Jehová Dios: gracia y gloria dará Jehová: no quitará el bien a los que andan en integridad.

Psalms 84:12
Jehová de los ejércitos, dichoso el hombre que confia en tí.

Psalms 85:1
Al Vencedor: a los hijos de Coré. Salmo. TOMASTE contentamiento en tu tierra, o! Jehová: volviste la cautividad de Jacob.

Psalms 85:2
Perdonaste la iniquidad de tu pueblo: cubriste todos los pecados de ellos. Selah.

Psalms 85:3
Quitaste toda tu saña: volvístete de la ira de tu furor.

Psalms 85:4
Tórnanos, o! Dios, salud nuestra: y haz cesar tu ira de nosotros.

Psalms 85:5
¿Enojarte has para siempre contra nosotros? ¿Extenderás tu ira de generación en generación?

Psalms 85:6
¿No volverás tú a darnos vida, y tu pueblo se alegrará en tí?

Psalms 85:7
Muéstranos, o! Jehová, tu misericordia: y dános tu salud.

Psalms 85:8
Escucharé lo que hablará el Dios Jehová: porque hablará paz a su pueblo, y a sus piadosos: para que no se conviertan a la locura.

Psalms 85:9
Ciertamente cercana está su salud a los que le temen; para que habite la gloria en nuestra tierra.

Psalms 85:10
La misericordia y la verdad se encontraron; la justicia y la paz se besaron.

Psalms 85:11
La verdad reverdecerá de la tierra: y la justicia mirará desde los cielos.

Psalms 85:12
Jehová dará también el bien: y nuestra tierra dará su fruto.

Psalms 85:13
La justicia irá delante de él: y pondrá sus pasos en camino.

Psalms 86:1
Oración de David. INCLINA, o! Jehová, tu oido, y óyeme: porque soy afligido y menesteroso.

Psalms 86:2
Guarda mi alma, porque soy piadoso; salva a tu siervo, tú, o! Dios mío, que en tí confia.

Psalms 86:3
Ten misericordia de mí, o! Jehová: porque a tí clamo todo el día.

Psalms 86:4
Alegra el alma de tu siervo: porque a tí, o! Señor, levanto mi alma.

Psalms 86:5
Porque tú Señor eres bueno, y perdonador: y grande en misericordia a todos los que te invocan.

Psalms 86:6
Escucha, o! Jehová, mi oración, y está atento a la voz de mis ruegos.

Psalms 86:7
En el día de mi angustia te llamaré: porque me respondes.

Psalms 86:8
O! Señor, no hay como tú entre los diosos: ni como tus obras.

Psalms 86:9
Todas las gentes que hiciste, vendrán, y se humillarán delante de tí, Señor: y glorificarán tu nombre.

Psalms 86:10
Porque tú eres grande, y hacedor de maravillas: tú solo eres Dios.

Psalms 86:11
Enséñame, o! Jehová, tu camino: ande yo en tu verdad: auna mi corazón, para que tema tu nombre.

Psalms 86:12
Alabarte he, o! Jehová, Dios mío, con todo mi corazón: y glorificaré tu nombre para siempre.

Psalms 86:13
Porque tu misericordia es grande sobre mí: y escapaste mi alma del hoyo profundo.

Psalms 86:14
O! Dios, soberbios se levantaron contra mí: y conspiración de fuertes buscaron a mi alma; y no te pusieron delante de sí.

Psalms 86:15
Mas tú Señor, Dios misericordioso, y clemente, luengo de iras, y grande en misericordia y verdad;

Psalms 86:16
Mira en mí, y ten misericordia de mí: da tu fortaleza a tu siervo, y guarda al hijo de tu sierva.

Psalms 86:17
Haz conmigo señal para bien, y veánla los que me aborrecen, y sean avergonzados: porque tú, Jehová, me ayudaste y me consolaste.

Psalms 87:1
A los hijos de Coré: Salmo de Canción. SU cimiento es en montes de santidad.

Psalms 87:2
Ama Jehová las puertas de Sión, más que todas las moradas de Jacob.

Psalms 87:3
Cosas ilustres son dichas de tí, ciudad de Dios. Selah.

Psalms 87:4
Yo me acordaré de Rahab y de Babilonia, entre los que me conocen: he aquí Palestina, y Tiro, con Etiopía: este nació allá.

Psalms 87:5
Y de Sión se dirá: Este, y aquel es nacido en ella: y el mismo Altísimo la fortificará.

Psalms 87:6
Jehová contará, cuando se escribieren los pueblos: Este nació allí. Selah.

Psalms 87:7
Y cantores con músicos de flautas: todas mis fuentes estarán en tí.

Psalms 88:1
Canción de Salmo a los hijos de Coré, al Vencedor: para cantar sobre Mahalat. Masquil de Hemán Ezrahita. JEHOVÁ Dios de mi salud, día y noche clamo delante de tí.

Psalms 88:2
Entre delante de tí mi oración: inclina tu oido a mi clamor.

Psalms 88:3
Porque mi alma está harta de males: y mi vida ha llegado a la sepultura.

Psalms 88:4
Soy contado con los que descienden al sepulcro: soy como hombre sin fuerza;

Psalms 88:5
Librado entre los muertos. Como los matados que duermen en el sepulcro: que no te acuerdas más de ellos, y que son cortados de tu mano.

Psalms 88:6
Hásme puesto en el hoyo profundo: en tinieblas, en honduras.

Psalms 88:7
Sobre mí se ha acostado tu ira: y con todas tus ondas me has afligido. Selah.

Psalms 88:8
Has alejado de mí mis conocidos: hásme puesto a ellos por abominaciones: estoy encerrado, y no saldré.

Psalms 88:9
Mis ojos enfermaron a causa de mi aflicción: te he llamado, o! Jehová, cada día he extendido a tí mis manos.

Psalms 88:10
¿Harás milagro a los muertos? ¿Levantarse han los muertos para alabarte? Selah.

Psalms 88:11
¿Será contada en el sepulcro tu misericordia? ¿tu verdad en la perdición?

Psalms 88:12
¿Será conocida en las tinieblas tu maravilla? ¿y tu justicia en la tierra del olvido?

Psalms 88:13
Y yo a tí, o! Jehová, he clamado: y de mañana te previno mi oración.

Psalms 88:14
¿Por qué, o! Jehová, desechas a mi alma? ¿por qué escondes tu rostro de mí?

Psalms 88:15
Yo soy afligido y menesteroso: desde la mocedad he llevado tus temores, he estado medroso.

Psalms 88:16
Sobre mí han pasado tus iras; tus espantos me han cortado.

Psalms 88:17
Hánme rodeado como aguas de continuo: hánme cercado a una.

Psalms 88:18
Has alejado de mí el amigo y el compañero; y mis conocidos en las tinieblas.

Psalms 89:1
Masquil de Etán Ezrahita. LAS misericordias de Jehová cantaré perpetuamente: en generación y generación haré notoria tu verdad con mi boca.

Psalms 89:2
Porque dije: Para siempre será edificada misericordia en los cielos: en ellos afirmarás tu verdad.

Psalms 89:3
Hice alianza con mi escogido: juré a David mi siervo;

Psalms 89:4
Para siempre confirmaré tu simiente: y edificaré de generación en generación tu trono. Selah.

Psalms 89:5
Y celebrarán los cielos tu maravilla, o! Jehová: tu verdad también en la congregación de los santos.

Psalms 89:6
Porque ¿quién en los cielos se igualará con Jehová? ¿Quién será semejante a Jehová entre los hijos de los dioses?

Psalms 89:7
Dios terrible en la grande congregación de los santos, y formidable sobre todos sus al rededores.

Psalms 89:8
Jehová Dios de los ejércitos, ¿quién como tú, FUERTE-JEHOVÁ; y tu verdad al rededor de tí?

Psalms 89:9
Tú dominas sobre la soberbia de la mar: cuando se levantan sus ondas, tú las haces sosegar.

Psalms 89:10
Tú quebrantaste como muerto a Egipto; con el brazo de tu fortaleza esparciste a tus enemigos.

Psalms 89:11
Tuyos los cielos, tuya también la tierra: el mundo y su plenitud tú lo fundaste:

Psalms 89:12
Al aquilón y al austro tú los creaste: Tabor y Hermón en tu nombre cantarán.

Psalms 89:13
Tuyo es el brazo con la valentía: fuerte es tu mano, ensalzada tu diestra.

Psalms 89:14
Justicia y juicio es la compostura de tu trono: misericordia y verdad van delante de tu rostro.

Psalms 89:15
Bienaventurado el pueblo que sabe cantarte alegremente: Jehová, a la luz de tu rostro andarán:

Psalms 89:16
En tu nombre se alegrarán todo el día: y en tu justicia se ensalzarán:

Psalms 89:17
Porque tú eres la gloria de su fortaleza; y por tu buena voluntad ensalzarás nuestro cuerno.

Psalms 89:18
Porque Jehová es nuestro escudo: y nuestro Rey es el Santo de Israel.

Psalms 89:19
Entónces hablaste en visión a tu misericordioso, y dijiste: Yo he puesto el socorro sobre valiente: ensalcé a un escogido de mi pueblo.

Psalms 89:20
Hallé a David mi siervo: ungíle con el aceite de mi santidad:

Psalms 89:21
Porque mi mano será firme con él; mi brazo también le fortificará:

Psalms 89:22
No le atribulará enemigo: ni hijo de iniquidad le quebrantará:

Psalms 89:23
Mas yo quebrantaré delante de él a sus enemigos: y heriré a sus aborrecedores.

Psalms 89:24
Y mi verdad y mi misericordia serán con él; y en mi nombre será ensalzado su cuerno.

Psalms 89:25
Y pondré su mano en la mar, y en los ríos su diestra.

Psalms 89:26
El me llamará: Mi padre eres tú, mi Dios, la roca de mi salud.

Psalms 89:27
Yo también le pondré por primogénito; alto sobre los reyes de la tierra.

Psalms 89:28
Para siempre le conservaré mi misericordia; y mi alianza será firme con él.

Psalms 89:29
Y pondré su simiente para siempre; y su trono como los dias de los cielos.

Psalms 89:30
Si dejaren sus hijos mi ley; y no anduvieren en mis juicios:

Psalms 89:31
Si profanaren mis estatutos; y no guardaren mis mandamientos:

Psalms 89:32
Entónces visitaré con vara su rebelión, y con azotes sus iniquidades.

Psalms 89:33
Mas mi misericordia no la quitaré de él: ni falsearé mi verdad.

Psalms 89:34
No profanaré mi concierto, ni mudaré lo que ha salido de mis labios.

Psalms 89:35
Una vez juré por mi santuario: No mentiré a David.

Psalms 89:36
Su simiente será para siempre, y su trono como el sol delante de mí.

Psalms 89:37
Como la luna será firme para siempre, la cual será testigo fiel en el cielo. Selah.

Psalms 89:38
Y tú desechaste, y menospreciaste a tu ungido, y airástete con él.

Psalms 89:39
Rompiste el concierto de tu siervo; profanaste a tierra su corona.

Psalms 89:40
Aportillaste todos sus vallados; has quebrantado sus fortalezas.

Psalms 89:41
Robáronle todos los que pasaron por el camino: es oprobio a sus vecinos.

Psalms 89:42
Ensalzaste la diestra de sus enemigos; alegraste a todos sus adversarios.

Psalms 89:43
Embotaste asimismo el filo de su espada; y no le levantaste en la batalla.

Psalms 89:44
Hiciste cesar su claridad, y echaste por tierra su trono.

Psalms 89:45
Acortaste los dias de su juventud; cubrístele de vergüenza. Selah.

Psalms 89:46
¿Hasta cuándo, o! Jehová? ¿Esconderte has para siempre? ¿Arderá para siempre tu ira como el fuego?

Psalms 89:47
Acuérdate cuanto sea mi tiempo: ¿pór qué criaste sujetos a vanidad a todos los hijos del hombre?

Psalms 89:48
¿Qué hombre vivirá, y no verá muerte? ¿escapará su alma del poder del sepulcro? Selah.

Psalms 89:49
Señor, ¿dónde están tus antiguas misericordias? Jurado has a David por tu verdad.

Psalms 89:50
Señor, acuérdate del oprobio de tus siervos, que yo llevo de muchos pueblos en mi seno:

Psalms 89:51
Porque tus enemigos, o! Jehová, han deshonrado, porque tus enemigos han deshonrado las pisadas de tu ungido.

Psalms 89:52
Bendito Jehová para siempre. Amén y Amén.

Psalms 90:1
Oración de Moisés, varón de Dios. SEÑOR, tú nos has sido refugio en generación y generación.

Psalms 90:2
Ántes que naciesen los montes, y formases la tierra y el mundo, y desde el siglo, y hasta el siglo, tú eres Dios.

Psalms 90:3
Vuelves al hombre hasta ser quebrantado; y dices: Convertíos, hijos del hombre.

Psalms 90:4
Porque mil años delante de tus ojos, son como el día de ayer, que pasó, y como la vela de la noche.

Psalms 90:5
Háceslos pasar como avenida de aguas: son como sueño: a la mañana pasará como la yerba;

Psalms 90:6
Que a la mañana florece, y crece: a la tarde es cortada, y se seca.

Psalms 90:7
Porque con tu furor somos consumidos: y con tu ira somos conturbados.

Psalms 90:8
Pusiste nuestras maldades delante de tí: nuestros yerros a la lumbre de tu rostro.

Psalms 90:9
Porque todos nuestros dias declinan a causa de tu ira: acabamos nuestros años, como la palabra.

Psalms 90:10
Los dias de nuestra edad son setenta años: y los de los más valientes, ochenta años: y su fortaleza es molestia, y trabajo: porque es cortado presto, y volamos.

Psalms 90:11
¿Quién conoce la fortaleza de tu ira? que tu ira es como tu temor.

Psalms 90:12
Para contar nuestros dias haznos saber así: y traeremos al corazón sabiduría.

Psalms 90:13
Vuélvete a nosotros o! Jehová: ¿hasta cuándo? y aplácate para con tus siervos.

Psalms 90:14
Hártanos de mañana de tu misericordia: y cantaremos, y alegrarnos hemos todos nuestros dias.

Psalms 90:15
Alégranos como en los dias que nos afligiste: como en los años que vimos mal.

Psalms 90:16
Parezca en tus siervos tu obra; y tu gloria sobre sus hijos.

Psalms 90:17
Y sea la hermosura de Jehová nuestro Dios sobre nosotros: y haz permanecer sobre nosotros la obra de nuestras manos: la obra de nuestras manos confirma.

Psalms 91:1
EL que habita en el esconde- dero del Altísimo, morará en la sombra del Omnipotente.

Psalms 91:2
Diré a Jehová: Esperanza mía y castillo mío: Dios mío: asegurarme he en él.

Psalms 91:3
Porque él te escapará del lazo del cazador: de la mortandad de destrucciones.

Psalms 91:4
Con su ala te cubrirá, y debajo de sus alas estarás seguro: escudo y adarga, es su verdad.

Psalms 91:5
No habrás temor de espanto nocturno, ni de saeta que vuele de día,

Psalms 91:6
Ni de pestilencia que ande en oscuridad: ni de mortandad que destruya al mediodía.

Psalms 91:7
Caerán a tu lado mil, y diez mil a tu diestra: a tí no llegará.

Psalms 91:8
Ciertamente con tus ojos mirarás; y verás la recompensa de los impíos.

Psalms 91:9
Porque tú, o! Jehová, eres mi esperanza: y al Altísimo has puesto por tu habitación.

Psalms 91:10
No se ordenará para tí mal: ni plaga tocará a tu morada.

Psalms 91:11
Porque a sus ángeles mandará cerca de tí, que te guarden en todos tus caminos.

Psalms 91:12
En las manos te llevarán, porque tu pié no tropiece en piedra.

Psalms 91:13
Sobre el león y el basilisco pisarás, hollarás al cachorro del león, y al dragón.

Psalms 91:14
Por cuanto en mí ha puesto su voluntad, yo también le escaparé: ponerle he alto, por cuanto ha conocido mi nombre.

Psalms 91:15
Llamarme ha, y yo le responderé: con él estaré yo en la angustia: escaparle he, y glorificarle he.

Psalms 91:16
De longura de dias le hartaré: y mostrarle he mi salud.

Psalms 92:1
Salmo de Canción, para el día del sábado. BUENO es alabar a Jehová; y cantar salmos a tu nombre o! Altísimo:

Psalms 92:2
Anunciar por la mañana tu misericordia: y tu verdad en las noches:

Psalms 92:3
Sobre decacordo y sobre salterio: sobre arpa con meditación.

Psalms 92:4
Por cuanto me has alegrado, o! Jehová, con tus obras, con las obras de tus manos me regocijaré.

Psalms 92:5
¡Cuán grandes son tus obras, o! Jehová! muy profundos son tus pensamientos.

Psalms 92:6
El hombre necio no sabe, y el insensato no entiende esto:

Psalms 92:7
Floreciendo los impíos como la yerba; y reverdeciendo todos los que obran iniquidad, para ser destruidos para siempre:

Psalms 92:8
Mas tú, Jehová, para siempre eres Altísimo.

Psalms 92:9
Porque, he aquí, tus enemigos, o! Jehová, porque, he aquí, tus enemigos perecerán: serán disipados todos los que obran maldad.

Psalms 92:10
Y tú ensalzaste mi cuerno como de unicornio: yo fuí ungido con aceite verde.

Psalms 92:11
Y miraron mis ojos sobre mis enemigos: de los que se levantaron contra mí, de los malignos, oyeron mis orejas.

Psalms 92:12
El justo florecerá como la palma: crecerá como cedro en el Líbano.

Psalms 92:13
Plantados en la casa de Jehová, en los patios de nuestro Dios, florecerán.

Psalms 92:14
Aun en la vejez fructificarán: serán vigorosos y verdes;

Psalms 92:15
Para anunciar que Jehová mi fortaleza es recto: y que no hay injusticia en él.

Psalms 93:1
JEHOVÁ reinó, vistióse de mag- nificencia; vistióse Jehová de fortaleza: ciñóse: afirmó también el mundo, que no se moverá.

Psalms 93:2
Firme es tu trono desde entónces: tú eres eternalmente.

Psalms 93:3
Alzaron los ríos, o! Jehová, alzaron los ríos su sonido: alzaron los ríos sus ondas,

Psalms 93:4
Mas que sonidos de muchas aguas, de fuertes ondas de la mar. Fuerte es Jehová en lo alto.

Psalms 93:5
Tus testimonios son muy firmes: tu casa, o! Jehová, tiene hermosa santidad para luengos dias.

Psalms 94:1
DIOS de venganzas Jehová, Dios de venganzas, muéstrate.

Psalms 94:2
Ensálzate, o! Juez de la tierra: dá el pago a los soberbios.

Psalms 94:3
¿Hasta cuándo los impíos, o! Jehová, hasta cuándo los impíos se regocijarán?

Psalms 94:4
¿Pronunciarán, hablarán cosas duras? ¿ensalzarse han todos los que obran iniquidad?

Psalms 94:5
A tu pueblo, o! Jehová, quebrantan, y a tu heredad afligen.

Psalms 94:6
A la viuda y al extranjero matan, y a los huérfanos quitan la vida.

Psalms 94:7
Y dijeron: No verá JEHOVÁ: y, no entenderá el Dios de Jacob.

Psalms 94:8
Entendéd necios en el pueblo: y vosotros insensatos, ¿cuándo seréis sabios?

Psalms 94:9
¿El que plantó la oreja, no oirá? ¿él que formó el ojo, no verá?

Psalms 94:10
¿El que castiga a las gentes, no reprenderá? ¿el que enseña al hombre la ciencia?

Psalms 94:11
Jehová conoce los pensamientos de los hombres: que son vanidad.

Psalms 94:12
Bienaventurado el varón a quien tú JEHOVÁ, castigares, y en tu ley le enseñares.

Psalms 94:13
Para hacerle quieto en los dias de aflicción, entre tanto que se caba el hoyo para el impío.

Psalms 94:14
Porque no dejará Jehová a su pueblo, ni desamparará a su heredad.

Psalms 94:15
Porque el juicio será vuelto hasta justicia, y en pos de ella irán todos los rectos de corazón.

Psalms 94:16
¿Quién se levanta por mí contra los malignos? ¿Quién está por mí contra los que obran iniquidad?

Psalms 94:17
Si no me ayudara Jehová, presto morara mi alma con los muertos.

Psalms 94:18
Mas si decía: Mi pié resbala, tu misericordia, o! Jehová, me sustentaba.

Psalms 94:19
En la multitud de mis pensamientos dentro de mí, tus consolaciones alegraban mi alma.

Psalms 94:20
¿Juntarse ha contigo el trono de iniquidades, que cria agravio en el mandamiento?

Psalms 94:21
Pónense en ejército contra la vida del justo: y condenan la sangre inocente.

Psalms 94:22
Mas Jehová me ha sido por refugio: y mí Dios por peña de mi confianza.

Psalms 94:23
El cual hizo volver contra ellos su iniquidad: y con su maldad los talará: talarlos ha Jehová nuestro Dios.

Psalms 95:1
VENÍD, alegrémosnos en Jehová: cantemos con júbilo a la Roca de nuestra salud.

Psalms 95:2
Anticipemos su rostro con alabanza: cantémosle alegres con salmos.

Psalms 95:3
Porque Jehová es Dios grande; y Rey grande sobre todos los dioses.

Psalms 95:4
Porque en su mano están las profundidades de la tierra: y las alturas de los montes son suyas.

Psalms 95:5
Porque suya es la mar, y él la hizo: y sus manos formaron la seca.

Psalms 95:6
Veníd, postrémosnos, y encorvémosnos, arrodillémosnos delante de Jehová nuestro hacedor.

Psalms 95:7
Porque él es nuestro Dios: y nosotros el pueblo de su pasto, y ovejas de su mano. Si hoy oyereis su voz,

Psalms 95:8
No endurezcáis vuestro corazón como en Meriba: como el día de Masa en el desierto,

Psalms 95:9
Donde me tentaron vuestros padres, probáronme, también vieron mi obra.

Psalms 95:10
Cuarenta años combatí con la nación: y dije: Pueblo son que yerran de corazón, que no han conocido mis caminos:

Psalms 95:11
Por tanto yo juré en mi furor: No entrarán en mi holganza.

Psalms 96:1
CANTÁD a Jehová canción nueva: cantád a Jehová toda la tierra.

Psalms 96:2
Cantád a Jehová, bendecíd su nombre: anunciád de día en día su salud.

Psalms 96:3
Contád en las naciones su gloria: en todos los pueblos sus maravillas.

Psalms 96:4
Porque grande es Jehová, y muy alabado: terrible sobre todos los dioses.

Psalms 96:5
Porque todos los dioses de los pueblos son ídolos: mas Jehová hizo los cielos.

Psalms 96:6
Alabanza y gloria está delante de él: fortaleza y gloria está en su santuario.

Psalms 96:7
Dad a Jehová, o! familias de los pueblos, dad a Jehová la gloria y la fortaleza.

Psalms 96:8
Dad a Jehová la honra de su nombre: tomád presentes, y veníd a sus patios.

Psalms 96:9
Encorváos a Jehová en la hermosura de su santuario: teméd delante de él toda la tierra.

Psalms 96:10
Decíd en las naciones: Jehová reinó, también compuso el mundo, no se meneará: juzgará a los pueblos en justicia.

Psalms 96:11
Alégrense los cielos, y regocíjese la tierra: brame la mar y su plenitud.

Psalms 96:12
Regocíjese el campo y todo lo que en él está: entónces exultarán todos los árboles de la breña,

Psalms 96:13
Delante de Jehová que vino: porque vino a juzgar la tierra. Juzgará al mundo con justicia, y a los pueblos con su verdad.

Psalms 97:1
JEHOVÁ reinó, regocíjese la tie- rra: alégrense las muchas islas.

Psalms 97:2
Nube y oscuridad al rededor de él: justicia y juicio es el asiento de su trono.

Psalms 97:3
Fuego irá delante de él: y abrasará al rededor a sus enemigos.

Psalms 97:4
Sus relámpagos alumbraron el mundo: la tierra vió, y angustióse.

Psalms 97:5
Los montes se derritieron como cera delante de Jehová: delante del Señor de toda la tierra.

Psalms 97:6
Los cielos denunciaron su justicia: y todos los pueblos vieron su gloria.

Psalms 97:7
Avergüéncense todos los que sirven a la escultura, los que se alaban de los ídolos: todos los dioses se encorven a él.

Psalms 97:8
Oyó Sión, y alegróse: y las hijas de Judá se regocijaron por tus juicios, o! Jehová.

Psalms 97:9
Porque tú, Jehová, eres alto sobre toda la tierra: eres muy ensalzado sobre todos los dioses.

Psalms 97:10
Los que amáis a Jehová, aborecéd el mal: él guarda las almas de sus piadosos: de mano de los impíos los escapa.

Psalms 97:11
Luz está sembrada para el justo: y alegría para los rectos de corazón.

Psalms 97:12
Alégraos justos en Jehová: y alabád la memoria de su santidad.

Psalms 98:1
Salmo. CANTÁD a Jehová canción nueva: porque ha hecho maravillas. Su diestra le ha salvado, y el brazo de su santidad.

Psalms 98:2
Jehová ha hecho notoria su salud: en ojos de las naciones ha descubierto su justicia.

Psalms 98:3
Háse acordado de su misericordia y de su verdad para con la casa de Israel: todos los términos de la tierra han visto la salud de nuestro Dios.

Psalms 98:4
Cantád alegres a Jehová toda la tierra; gritád, y cantád, y decíd salmos.

Psalms 98:5
Decíd salmos a Jehová con arpa: con arpa y voz de salmódia.

Psalms 98:6
Con trompetas, y sonido de bocina: cantád alegres delante del Rey Jehová.

Psalms 98:7
Brame la mar y su plenitud: el mundo y los que habitan en él.

Psalms 98:8
Los ríos batan las manos: juntamente hagan regocijo los montes,

Psalms 98:9
Delante de Jehová; porque vino a juzgar la tierra: juzgará al mundo con justicia: y a los pueblos con rectitud.

Psalms 99:1
JEHOVÁ reinó, temblarán los pueblos: el que está sentado sobre los querubines reinó: conmoverse ha la tierra.

Psalms 99:2
Jehová en Sión es grande: y ensalzado sobre todos los pueblos.

Psalms 99:3
Alaben tu nombre, grande, y tremendo, y santo.

Psalms 99:4
Y la fortaleza del rey, que ama el juicio: tú confirmas la rectitud: tú has hecho en Jacob juicio y justicia.

Psalms 99:5
Ensalzád a Jehová nuestro Dios: y encorváos al estrado de sus piés; él es santo.

Psalms 99:6
Moisés y Aarón están entre sus sacerdotes; y Samuel entre los que invocaron su nombre: llamaban a Jehová, y él les respondía.

Psalms 99:7
En columna de nube hablaba con ellos: guardaban sus testimonios, y el derecho que les dió.

Psalms 99:8
Jehová, Dios nuestro, tú les respondías: Dios, tú eras perdonador a ellos, y vengador por sus obras.

Psalms 99:9
Ensalzád a Jehová nuestro Dios, y encorváos al monte de su santidad: porque Jehová nuestro Dios es santo.

Psalms 100:1
Salmo para alabanza. CANTÁD con júbilo a Dios los de toda la tierra.

Psalms 100:2
Servíd a Jehová con alegría: entrád delante de él con regocijo.

Psalms 100:3
Sabéd que Jehová, él es el Dios: él nos hizo, y no nosotros a nosotros: pueblo suyo somos, y ovejas de su pasto.

Psalms 100:4
Entrád por sus puertas con confesión, por sus patios con alabanza: alabádle, bendecíd a su nombre.

Psalms 100:5
Porque Jehová es bueno, para siempre es su misericordia: y hasta en generación y generación su verdad.

Psalms 101:1
Salmo de David. MISERICORDIA y juicio can- taré; a tí, Jehová, diré salmos.

Psalms 101:2
Entenderé en el camino de la perfección, cuando vinieres a mí: en perfección de mi corazón andaré en medio de mi casa.

Psalms 101:3
No pondré delante de mis ojos cosa injusta: hacer traiciones aborrecí: no se allegará a mí.

Psalms 101:4
Corazón perverso se apartará de mí: mal no conoceré.

Psalms 101:5
Al detractor de su prójimo a escondidas, a este cortaré: al altivo de ojos, y ancho de corazón, a este no puedo sufrir.

Psalms 101:6
Mis ojos serán sobre los fieles de la tierra, para que se sienten conmigo: el que anduviere en el camino de la perfección, este me servirá.

Psalms 101:7
No habitará en medio de mi casa el que hace engaño; el que habla mentiras no se afirmará delante de mis ojos.

Psalms 101:8
Por las mañanas cortaré a todos los impíos de la tierra: para talar de la ciudad de Jehová a todos los que obraren iniquidad.

Psalms 102:1
Oración del pobre, cuando fuere atormentado, y delante de Jehová derramare su queja. JEHOVÁ, oye mi oración, y venga mi clamor a tí.

Psalms 102:2
No escondas de mí tu rostro: en el día de mi angustia inclina a mí tu oreja; el día que te invocare, apresúrate a responderme.

Psalms 102:3
Porque mis dias se han consumido como humo; y mis huesos son quemados como en hogar.

Psalms 102:4
Mi corazón fué herido, y se secó como la yerba; por lo cual me olvidé de comer mi pan.

Psalms 102:5
Por la voz de mi gemido mis huesos se han pegado a mi carne.

Psalms 102:6
Soy semejante al pelícano del desierto: soy como el buho de las soledades.

Psalms 102:7
Velo, y soy como el pájaro solitario sobre el tejado.

Psalms 102:8
Cada día me afrentan mis enemigos; los que se enfurecen contra mí, conspiran contra mí.

Psalms 102:9
Por lo cual yo como la ceniza a manera de pan; y mi bebida mezclo con lloro,

Psalms 102:10
A causa de tu enojo y de tu ira: porque me alzaste, y me arrojaste.

Psalms 102:11
Mis dias son como la sombra que se va: y yo como la yerba me he secado.

Psalms 102:12
Mas tú, Jehová, para siempre permanecerás; y tu memoria para generación y generación.

Psalms 102:13
Tú levantándote habrás misericordia de Sión, porque es tiempo de tener misericordia de ella: porque el plazo es llegado.

Psalms 102:14
Porque tus siervos amaron sus piedras: y del polvo de ella tuvieron compasión.

Psalms 102:15
Y temerán las naciones el nombre de Jehová: y todos los reyes de la tierra tu gloria.

Psalms 102:16
Por cuanto Jehová habrá edificado a Sión; y será visto en su gloria.

Psalms 102:17
Habrá mirado a la oración de los solitarios: y no habrá desechado el ruego de ellos.

Psalms 102:18
Escribirse ha esto para la generación postrera: y el pueblo que se criará, alabará a JEHOVÁ.

Psalms 102:19
Porque miró de lo alto de su santuario: Jehová miró desde los cielos a la tierra,

Psalms 102:20
Para oir el gemido de los presos: para soltar a los sentenciados a muerte:

Psalms 102:21
Porque publiquen en Sión el nombre de Jehová: y su alabanza en Jerusalem,

Psalms 102:22
Cuando los pueblos se congregaren en uno, y los reinos para servir a Jehová.

Psalms 102:23
El afligió mi fuerza en el camino, acortó mis dias.

Psalms 102:24
Dije: Dios mío, no me cortes en el medio de mis dias; por generación de generaciones son tus años.

Psalms 102:25
Tú fundaste la tierra antiguamente, y los cielos son obra de tus manos.

Psalms 102:26
Ellos perecerán, y tú permanecerás; y todos ellos como un vestido se envejecerán, como una ropa de vestir los mudarás, y serán mudados:

Psalms 102:27
Mas tú, el mismo, y tus años no se acabarán.

Psalms 102:28
Los hijos de tus siervos habitarán, y su simiente será afirmada delante de tí.

Psalms 103:1
Salmo de David. BENDICE, alma mía, a Jehová, y todas mis entrañas a su nombre santo.

Psalms 103:2
Bendice, alma mía, a Jehová, y no te olvides de todos sus beneficios.

Psalms 103:3
El que perdona todas tus iniquidades, el que sana todas tus enfermedades.

Psalms 103:4
El que rescata del hoyo tu vida, el que te corona de misericordia y miseraciones.

Psalms 103:5
El que harta de bien tu boca; renovarse ha como el águila tu juventud.

Psalms 103:6
Jehová, el que hace justicias, y juicios a todos los que padecen violencia.

Psalms 103:7
Sus caminos notificó a Moisés, y a los hijos de Israel sus obras.

Psalms 103:8
Misericordioso y clemente es Jehová, luengo de iras, y grande en misericordia.

Psalms 103:9
No contenderá para siempre; ni para siempre guardará el enojo.

Psalms 103:10
No ha hecho con nosotros conforme a nuestras iniquidades; ni nos ha pagado conforme a nuestros pecados.

Psalms 103:11
Porque como la altura de los cielos sobre la tierra, engrandeció su misericordia sobre los que le temen.

Psalms 103:12
Cuanto está léjos el oriente del occidente, hizo alejar de nosotros nuestras rebeliones.

Psalms 103:13
Como el padre tiene misericordia de los hijos, tiene misericordia Jehová de los que le temen.

Psalms 103:14
Porque él conoce nuestra hechura; acuérdase que somos polvo.

Psalms 103:15
El varón, como la yerba son sus dias; como la flor del campo así florece.

Psalms 103:16
Que pasó el viento por ella, y pereció, y su lugar no la conoce más.

Psalms 103:17
Mas la misericordia de Jehová, desde el siglo y hasta el siglo, sobre los que le temen, y su justicia sobre los hijos de los hijos:

Psalms 103:18
Sobre los que guardan su concierto, y los que se acuerdan de sus mandamientos para hacerlos.

Psalms 103:19
Jehová afirmó en los cielos su trono, y su reino domina sobre todos.

Psalms 103:20
Bendecíd a Jehová sus ángeles valientes de fuerza, que ejecutan su palabra obedeciendo a la voz de su palabra.

Psalms 103:21
Bendecíd a Jehová todos sus ejércitos, sus ministros, que hacen su voluntad.

Psalms 103:22
Bendecíd a Jehová todas sus obras en todos los lugares de su señorío. Bendice alma mía a Jehová.

Psalms 104:1
BENDICE, alma mía, a Jehová; Jehová Dios mío, mucho te has engrandecido, de gloria y de hermosura te has vestido.

Psalms 104:2
Que se cubre de luz como de vestidura, que extiende los cielos como una cortina;

Psalms 104:3
Que entabla con las aguas sus doblados, el que pone a las nubes por su carro, el que anda sobre las alas del viento.

Psalms 104:4
El que hace a sus ángeles espíritus, sus ministros al fuego flameante.

Psalms 104:5
El fundó la tierra sobre sus basas, no se moverá por ningún siglo.

Psalms 104:6
Con el abismo, como con vestido, la cubriste: sobre los montes estaban las aguas.

Psalms 104:7
De tu reprensión huyeron; por el sonido de tu trueno se apresuraron.

Psalms 104:8
Subieron los montes, descendieron los valles a este lugar, que tú les fundaste.

Psalms 104:9
Pusísteles término, el cual no traspasarán, ni volverán a cubrir la tierra.

Psalms 104:10
El que envía las fuentes en los arroyos; entre los montes van.

Psalms 104:11
Abrévanse todas las bestias del campo; los asnos salvages quebrantan su sed.

Psalms 104:12
Junto a ellos habitan las aves de los cielos; entre las hojas dan voces.

Psalms 104:13
El que riega los montes desde sus doblados; del fruto de tus obras se harta la tierra.

Psalms 104:14
El que hace producir el heno para las bestias; y la yerba para servicio del hombre, sacando el pan de la tierra,

Psalms 104:15
Y el vino que alegra el corazón del hombre; haciendo relumbrar la faz con el aceite; y el pan sustenta el corazón del hombre.

Psalms 104:16
Hártanse los árboles de Jehová; los cedros del Líbano que él plantó:

Psalms 104:17
Para que aniden allí las aves; la cigüeña tenga su casa en las hayas.

Psalms 104:18
Los montes altos para las cabras monteses, las peñas madrigueras para los conejos.

Psalms 104:19
Hizo la luna para sazones: el sol conoció su occidente.

Psalms 104:20
Pones las tinieblas, y la noche es; en ella corren todas las bestias del monte.

Psalms 104:21
Los leoncillos braman a la presa, y para buscar de Dios su comida.

Psalms 104:22
Sale el sol, recógense, y échanse en sus cuevas.

Psalms 104:23
Sale el hombre a su hacienda, y a su labranza hasta la tarde.

Psalms 104:24
¡Cuán muchas son tus obras, o! Jehová! todas ellas hiciste con sabiduría: la tierra está llena de tu posesión.

Psalms 104:25
Esta gran mar y ancha de términos; allí hay pescados sin número, bestias pequeñas y grandes.

Psalms 104:26
Allí andan navíos, este leviatán que hiciste para que jugase en ella.

Psalms 104:27
Todas ellas esperan a tí, para que les des su comida a su tiempo.

Psalms 104:28
Dásles, recogen: abres tu mano, hártanse de bien.

Psalms 104:29
Escondes tu rostro, túrbanse: les quitas el espíritu, dejan de ser, y tórnanse en su polvo.

Psalms 104:30
Envias tu espíritu, críanse: y renuevas la haz de la tierra.

Psalms 104:31
Sea la gloria a Jehová para siempre: alégrese Jehová en sus obras.

Psalms 104:32
El que mira a la tierra, y tiembla: toca en los montes, y humean.

Psalms 104:33
A Jehová cantaré en mi vida: a mi Dios diré salmos mientras viviere.

Psalms 104:34
Sérme ha suave hablar de él: yo me alegraré en Jehová.

Psalms 104:35
Sean consumidos de la tierra los pecadores: y los impíos dejen de ser. Bendice alma mía a Jehová. Aleluya.

Psalms 105:1
ALABÁD a Jehová, invocád su nombre: hacéd notorias sus obras en los pueblos.

Psalms 105:2
Cantád a él, decíd salmos a él: hablád de todas sus maravillas.

Psalms 105:3
Gloriáos en su nombre santo: alégrese el corazón de los que buscan a Jehová.

Psalms 105:4
Buscád a Jehová, y a su fortaleza: buscád su rostro siempre.

Psalms 105:5
Acordáos de sus maravillas, que hizo: de sus prodigios, y de los juicios de su boca,

Psalms 105:6
Simiente de Abraham su siervo: hijos de Jacob sus escogidos.

Psalms 105:7
El es Jehová nuestro Dios: en toda la tierra están sus juicios.

Psalms 105:8
Acordóse para siempre de su alianza: de la palabra que mandó para mil generaciones:

Psalms 105:9
La cual concertó con Abraham, y de su juramento a Isaac.

Psalms 105:10
Y establecióla a Jacob por decreto, a Israel por concierto eterno,

Psalms 105:11
Diciendo: A tí daré la tierra de Canaán, por cordel de vuestra heredad.

Psalms 105:12
Siendo ellos pocos hombres en número, y extranjeros en ella.

Psalms 105:13
Y anduvieron de gente en gente: de un reino a otro pueblo.

Psalms 105:14
No consintió que hombre los agraviase: y por causa de ellos castigó a los reyes.

Psalms 105:15
No toquéis en mis ungidos: ni hagáis mal a mis profetas.

Psalms 105:16
Y llamó a la hambre sobre la tierra: y toda fuerza de pan quebrantó.

Psalms 105:17
Envió un varón delante de ellos: por siervo fué vendido José.

Psalms 105:18
Afligieron sus piés con grillos: en hierro entró su persona,

Psalms 105:19
Hasta la hora que llegó su palabra: el dicho de Jehová le purificó.

Psalms 105:20
Envió el rey, y soltóle: el señor de los pueblos, y le desató.

Psalms 105:21
Púsole por señor de su casa: y por enseñoreador en toda su posesión.

Psalms 105:22
Para echar presos sus príncipes, como él quisiese; y enseño sabiduría a sus viejos.

Psalms 105:23
Y entró Israel en Egipto: y Jacob fué extranjero en la tierra de Cam.

Psalms 105:24
E hizo crecer su pueblo en gran manera: e hízole fuerte más que sus enemigos.

Psalms 105:25
Volvió el corazón de ellos, para que aborreciesen a su pueblo: para que pensasen mal contra sus siervos.

Psalms 105:26
Envió a su siervo Moisés: a Aarón, al cual escogió.

Psalms 105:27
Pusieron en ellos las palabras de sus señales, y sus prodigios en la tierra de Cam.

Psalms 105:28
Echó tinieblas, e hizo oscuridad, y no fueron rebeldes a su palabra.

Psalms 105:29
Volvió sus aguas en sangre, y mató sus pescados.

Psalms 105:30
Engendró ranas su tierra en las camas de sus reyes.

Psalms 105:31
Dijo, y vino una mezcla de diversas moscas, piojos en todo su término.

Psalms 105:32
Volvió sus lluvias en granizo: en fuego de llamas en su tierra.

Psalms 105:33
E hirió sus viñas, y sus higueras; y quebró los árboles de su término.

Psalms 105:34
Dijo, y vino langosta, y pulgón sin número;

Psalms 105:35
Y comió toda la yerba de su tierra, y comió el fruto de su tierra.

Psalms 105:36
E hirió a todos los primogénitos en su tierra, el principio de toda su fuerza.

Psalms 105:37
Y sacólos con plata y oro; y no hubo en sus tribus enfermo.

Psalms 105:38
Egipto se alegró en su salida; porque había caido sobre ellos el terror de ellos.

Psalms 105:39
Extendió una nube por cubierta, y fuego para alumbrar la noche.

Psalms 105:40
Pidieron, e hizo venir codornices; y de pan del cielo les hartó.

Psalms 105:41
Abrió la peña, y corrieron aguas; fueron por las securas como un río.

Psalms 105:42
Porque se acordó de su santa palabra con Abraham su siervo.

Psalms 105:43
Y sacó a su pueblo con gozo; con júbilo a sus escogidos.

Psalms 105:44
Y dióles las tierras de los Gentiles: y los trabajos de las naciones heredaron:

Psalms 105:45
Para que guardasen sus estatutos; y conservasen sus leyes. Aleluya.

Psalms 106:1
Aleluya. ALABÁD a Jehová, porque es bueno: porque para siempre es su misericordia.

Psalms 106:2
¿Quién dirá las valentías de Jehová? ¿quién contará sus alabanzas?

Psalms 106:3
Dichosos los que guardan juicio, los que hacen justicia en todo tiempo.

Psalms 106:4
Acuérdate de mí, o! Jehová, en la voluntad de tu pueblo: visítame con tu salud;

Psalms 106:5
Para que yo vea el bien de tus escogidos: para que me alegre en la alegría de tu gente: y me gloríe con tu heredad.

Psalms 106:6
Pecámos con nuestros padres, hicimos iniquidad, hicimos impiedad.

Psalms 106:7
Nuestros padres en Egipto no entendieron tus maravillas: no se acordaron de la muchedumbre de tus misericordias: mas se rebelaron sobre la mar, en el mar Bermejo.

Psalms 106:8
Y salvólos por su nombre: para hacer notoria su fortaleza.

Psalms 106:9
Y reprendió al mar Bermejo, y secóse: e hízolos ir por el abismo, como por un desierto.

Psalms 106:10
Y salvólos de mano del enemigo: y rescatólos de mano del adversario.

Psalms 106:11
Y cubrieron las aguas a sus enemigos: uno de ellos no quedó.

Psalms 106:12
Y creyeron a sus palabras: y cantaron su alabanza.

Psalms 106:13
Apresuráronse, olvidáronse de sus obras: no esperaron en su consejo.

Psalms 106:14
Y desearon mal deseo en el desierto: y tentaron a Dios en la soledad.

Psalms 106:15
Y él les dió lo que pidieron: y envió flaqueza en sus almas.

Psalms 106:16
Y tomaron zelo contra Moisés en el campo: contra Aarón santo de Jehová.

Psalms 106:17
Abrióse la tierra, y tragó a Datán, y cubrió a la compañía de Abirom.

Psalms 106:18
Y encendióse el fuego en su compañía: la llama quemó a los impíos.

Psalms 106:19
Hicieron el becerro en Horeb: y encorváronse a un vaciadizo.

Psalms 106:20
Y trocaron su gloria por la imágen de un buey, que come yerba.

Psalms 106:21
Olvidaron al Dios de su salud: que había hecho grandezas en Egipto,

Psalms 106:22
Maravillas en la tierra de Cam, temerosas cosas sobre el mar Bermejo.

Psalms 106:23
Y trató de destruirlos, si Moisés su escogido no se pusiera al portillo delante de él: para apartar su ira para que no los destruyese.

Psalms 106:24
Y aborrecieron la tierra deseable: no creyeron a su palabra.

Psalms 106:25
Y murmuraron en sus tiendas; y no oyeron la voz de Jehová.

Psalms 106:26
Y alzó su mano para ellos; para postrarlos en el desierto,

Psalms 106:27
Y para postrar su simiente entre las naciones; y esparcirlos por las tierras.

Psalms 106:28
Y allegáronse a Baal-pehor; y comieron los sacrificios de los muertos.

Psalms 106:29
Y ensañáronle con sus obras; y aumentó en ellos la mortandad.

Psalms 106:30
Y púsose Finees, y juzgó; y la mortandad cesó.

Psalms 106:31
Y fuéle contado a justicia de generación a generación para siempre.

Psalms 106:32
Y ensañáronle a las águas de Meriba; e hizo mal a Moisés por causa de ellos.

Psalms 106:33
Porque hicieron rebelar a su espíritu, y habló inconsideradamente con sus labios.

Psalms 106:34
No destruyeron los pueblos, que Jehová les dijo:

Psalms 106:35
Antes se envolvieron con los Gentiles; y aprendieron sus obras:

Psalms 106:36
Y sirvieron a sus ídolos: los cuales les fueron por ruina.

Psalms 106:37
Y sacrificaron sus hijos y sus hijas a los demonios.

Psalms 106:38
Y derramaron la sangre inocente: la sangre de sus hijos y de sus hijas, que sacrificaron a los ídolos de Canaán; y la tierra fué contaminada con sangres.

Psalms 106:39
Y contamináronse con sus obras, y fornicaron con sus hechos.

Psalms 106:40
Y encendióse el furor de Jehová sobre su pueblo; y abominó su heredad.

Psalms 106:41
Y entrególos en poder de los Gentiles; y enseñoreáronse de ellos los que les aborrecían.

Psalms 106:42
Y sus enemigos les oprimieron, y fueron quebrantados debajo de su mano.

Psalms 106:43
Muchas veces los escapó, y ellos se rebelaron a su consejo; y fueron humillados por su maldad.

Psalms 106:44
Mas él miraba, cuando estaban en angustia, oyendo su clamor.

Psalms 106:45
Y acordábase de su concierto con ellos, y arrepentíase conforme a la muchedumbre de sus miseraciones.

Psalms 106:46
Y hacía que tuviesen de ellos misericordia todos los que los tenían cautivos.

Psalms 106:47
Sálvanos Jehová Dios nuestro, y júntanos de entre las naciones, para que loemos tu santo nombre, para que nos gloriemos de tus alabanzas.

Psalms 106:48
Bendito Jehová Dios de Israel desde el siglo y hasta el siglo; y diga todo el pueblo: Amén, Aleluya.

Psalms 107:1
ALABÁD a Jehová, porque es bueno; porque para siempre es su misericordia.

Psalms 107:2
Díganlo los redimidos de Jehová, los que ha redimido de poder del enemigo,

Psalms 107:3
Y los ha congregado de las tierras, del oriente y del occidente, del aquilón y de la mar.

Psalms 107:4
Anduvieron perdidos por el desierto, por la soledad sin camino: no hallando ciudad de población.

Psalms 107:5
Hambrientos, y sedientos: su alma desfallecía en ellos.

Psalms 107:6
Y clamaron a Jehová en su angustia; y escapólos de sus aflicciones.

Psalms 107:7
Y encaminólos en camino derecho; para que viniesen a ciudad de población.

Psalms 107:8
Alaben pues ellos la misericordia de Jehová, y sus maravillas con los hijos de los hombres.

Psalms 107:9
Porque hartó al alma menesterosa; y al alma hambrienta hinchió de bien.

Psalms 107:10
Los que moraban en tinieblas, y sombra de muerte, aprisionados en aflicción, y en hierros;

Psalms 107:11
Por cuanto fueron rebeldes a las palabras de Jehová; y aborrecieron el consejo del Altísimo:

Psalms 107:12
Y él quebrantó con trabajo sus corazones: cayeron, y no hubo quien les ayudase:

Psalms 107:13
Y clamaron a Jehová en su angustia: escapólos de sus aflicciones.

Psalms 107:14
Sacólos de las tinieblas, y de la sombra de muerte; y rompió sus prisiones.

Psalms 107:15
Alaben pues ellos la misericordia de Jehová, y sus maravillas con los hijos de los hombres.

Psalms 107:16
Porque quebrantó las puertas de acero; y desmenuzó los cerrojos de hierro.

Psalms 107:17
Insensatos, a causa del camino de su rebelión; y a causa de sus maldades fueron afligidos.

Psalms 107:18
Su alma abominó toda vianda; y llegaron hasta las puertas de la muerte.

Psalms 107:19
Y clamaron a Jehová en su angustia; y salvólos de sus aflicciones.

Psalms 107:20
Envió su palabra, y curólos; y escapólos de sus sepulturas.

Psalms 107:21
Alaben pues ellos la misericordia de Jehová; y sus maravillas con los hijos de los hombres.

Psalms 107:22
Y sacrifiquen sacrificios de alabanza; y enarren sus obras con jubilación.

Psalms 107:23
Los que descendieron a la mar en navíos: y contratan en las muchas aguas;

Psalms 107:24
Ellos han visto las obras de Jehová, y sus maravillas en el mar profundo.

Psalms 107:25
El dijo, y salió el viento de la tempestad, que levanta sus ondas:

Psalms 107:26
Suben a los cielos, descienden a los abismos: sus almas se derriten con el mal.

Psalms 107:27
Tiemblan, y titubean como borrachos; y toda su ciencia es perdida.

Psalms 107:28
Y claman a Jehová en su angustia; y escápalos de sus aflicciones.

Psalms 107:29
Hace parar la tempestad en silencio; y callan sus ondas.

Psalms 107:30
Y alégranse, porque se reposaron; y guíalos al puerto que quieren.

Psalms 107:31
Alaben pues ellos la misericordia de Jehová, y sus maravillas con los hijos de los hombres.

Psalms 107:32
Y ensálcenle en congregación de pueblo; y en consistorio de ancianos le loen.

Psalms 107:33
Vuelve los ríos en desierto; y los manaderos de las aguas en sed:

Psalms 107:34
La tierra fructífera en salados; por la maldad de los que la habitan.

Psalms 107:35
Vuelve el desierto en estanques de aguas, y la tierra seca en manaderos de aguas:

Psalms 107:36
Y aposenta allí hambrientos; y aderezan allí ciudad de población:

Psalms 107:37
Y siembran campos, y plantan viñas; y hacen fruto de renta:

Psalms 107:38
Y bendícelos, y se multiplican en gran manera: y no disminuye sus bestias.

Psalms 107:39
Y después son menoscabados, y abatidos de tiranía, de males, y de congojas.

Psalms 107:40
El derrama menosprecio sobre los príncipes: y les hace andar errantes, vagabundos, sin camino.

Psalms 107:41
Y levanta al pobre de la probeza; y vuelve las familias como ovejas.

Psalms 107:42
Vean los rectos, y alégrense; y toda maldad cierre su boca.

Psalms 107:43
¿Quién es sábio, y guardará estas cosas; y entenderá las misericordias de Jehová?

Psalms 108:1
Canción de salmo. De David. MI corazón está aparejado, o! Dios, cantaré y diré salmos, también mi alma.

Psalms 108:2
Despiértate salterio y arpa: yo despertaré al alba.

Psalms 108:3
Alabarte he en pueblos, o! Jehová; cantaré salmos a tí entre las naciones.

Psalms 108:4
Porque grande más que los cielos es tu misericordia, y hasta los cielos tu verdad.

Psalms 108:5
Ensálzate sobre los cielos, o! Dios: sobre toda la tierra sea ensalzada tu gloria.

Psalms 108:6
Para que sean librados tus amados: salva con tu diestra, y respóndeme.

Psalms 108:7
Dios habló por su santuario: Yo me alegraré: repartiré a Siquem, y mediré el valle de Socot.

Psalms 108:8
mío será Galaad, mío será Manasés; y Efraim será la fortaleza de mi cabeza: Judá será mi legislador;

Psalms 108:9
Moab, la olla de mi lavatorio: sobre Edom echaré mi zapato: sobre Palestina me regocijaré.

Psalms 108:10
¿Quién me guiará a la ciudad fortalecida? ¿quién me guiará hasta Idumea?

Psalms 108:11
Ciertamente tú, o! Dios, que nos habías desechado; y no salías o! Dios, con nuestros ejércitos.

Psalms 108:12
Dános socorro en la angustia; porque mentirosa es la salud del hombre.

Psalms 108:13
En Dios haremos ejército; y él rehollará a nuestros enemigos.

Psalms 109:1
Al Vencedor: Salmo de David. !O DIOS de mi alabanza! no calles:

Psalms 109:2
Porque boca de impío, y boca de engañador se han abierto sobre mí: han hablado de mí con lengua mentirosa.

Psalms 109:3
Y con palabras de odio me rodearon; y pelearon contra mí sin causa.

Psalms 109:4
En pago de mi amor me han sido adversarios; y yo, hacía oración.

Psalms 109:5
Y pusieron contra mí mal por bien; y odio por mi amor.

Psalms 109:6
Pon sobre él al impío, y Satanás esté a su diestra.

Psalms 109:7
Cuando fuere juzgado, salga por impío, y su oración sea para pecado.

Psalms 109:8
Sean sus dias pocos: tome otro su oficio.

Psalms 109:9
Sean sus hijos huérfanos; y su mujer viuda.

Psalms 109:10
Y anden sus hijos vagabundos, y mendiguen; y procuren de sus desiertos.

Psalms 109:11
Enrede el acreedor todo lo que tiene; y extraños saqueen su trabajo.

Psalms 109:12
No tenga quien le haga misericordia; ni haya quien tenga compasión de sus huérfanos.

Psalms 109:13
Su posteridad sea talada: en segunda generación sea raido su nombre.

Psalms 109:14
Venga en memoria cerca de Jehová la maldad de sus padres; y el pecado de su madre no sea raido.

Psalms 109:15
Estén delante de Jehová siempre; y él corte de la tierra su memoria.

Psalms 109:16
Por cuanto no se acordó de hacer misericordia; y persiguió al varón afligido, y menesteroso, y quebrantado de corazón, para matarle.

Psalms 109:17
Y amó la maldición, y vínole; y no quiso la bendición, y ella se alejó de él.

Psalms 109:18
Y vistióse de maldición como de su vestido; y entró como agua en sus entrañas, y como aceite en sus huesos.

Psalms 109:19
Séale como vestido con que se cubra; y en lugar de cinto con que siempre se ciña.

Psalms 109:20
Este sea el salario, de parte de Jehová, de los que me calumnían; y los que hablan mal contra mi alma.

Psalms 109:21
Y tú, Jehová Señor, haz conmigo por causa de tu nombre: escápame, porque tu misericordia es buena.

Psalms 109:22
Porque yo soy afligido y necesitado; y mi corazón está herido dentro de mí.

Psalms 109:23
Como la sombra cuando declina me voy; soy sacudido como langosta.

Psalms 109:24
Mis rodillas están enflaquecidas a causa del ayuno; y mi carne está falta de gordura.

Psalms 109:25
Yo he sido a ellos oprobio: mirábanme, y meneaban su cabeza.

Psalms 109:26
Ayúdame, Jehová Dios mío: sálvame conforme a tu misericordia;

Psalms 109:27
Y entiendan que esta es tu mano; que tú, Jehová, has hecho esto.

Psalms 109:28
Maldigan ellos, y bendigas tú; levántense, mas sean avergonzados: y tu siervo sea alegrado.

Psalms 109:29
Sean vestidos de vergüenza los que me calumnían; y sean cubiertos como de manto de su confusión.

Psalms 109:30
Yo alabaré a Jehová en gran manera con mi boca; y en medio de muchos le loaré:

Psalms 109:31
Porque él se pondrá a la diestra del pobré; para librar su alma de los que juzgan.

Psalms 110:1
Salmo de David. JEHOVÁ dijo a mi Señor: Asién- tate a mi diestra, entre tanto que pongo a tus enemigos por estrado de tus piés.

Psalms 110:2
La vara de tu fortaleza enviará Jehová desde Sión: domina en medio de tus enemigos.

Psalms 110:3
Tu pueblo será voluntario en el día de tu ejército en hermosura de santidades: como el rocío que cae de la matriz del alba, así te nacerán los tuyos,

Psalms 110:4
Juró Jehová, y no se arrepentirá: que tú serás sacerdote para siempre conforme al rito de Melquisedec.

Psalms 110:5
El Señor está a tu diestra: herirá a los reyes en el día de su furor.

Psalms 110:6
Juzgará en las naciones; henchirá de cuerpos muertos: herirá la cabeza sobre mucha tierra.

Psalms 110:7
Del arroyo, beberá en el camino; por lo cual ensalzará la cabeza.

Psalms 111:1
Aleluya. ALABARÉ a Jehová con todo el corazón, en la compañía y congregación de los rectos.

Psalms 111:2
Grandes son las obras de Jehová: buscadas de todos los que las quieren.

Psalms 111:3
Honra y hermosura es su obra; y su justicia permanece para siempre.

Psalms 111:4
Hizo memorables sus maravillas: clemente y misericordioso es Jehová.

Psalms 111:5
Dió mantenimiento a los que le temen: para siempre se acordará de su concierto.

Psalms 111:6
La fortaleza de sus obras anunció a su pueblo: dándoles la heredad de los Gentiles.

Psalms 111:7
Las obras de sus manos son verdad y juicio: fieles son todos sus mandamientos;

Psalms 111:8
Afirmados por siglo de siglo: hechos en verdad y en rectitud.

Psalms 111:9
Redención ha enviado a su pueblo; ordenó para siempre su concierto: santo y terrible es su nombre.

Psalms 111:10
El principio de la sabiduría es el temor de Jehová; entendimiento bueno es a todos los que guardan sus mandamientos: su loor permanece para siempre.

Psalms 112:1
Aleluya. BIENAVENTURADO el varón que teme a Jehová: en sus mandamientos se deleita en gran manera:

Psalms 112:2
Su simiente será valiente en la tierra: la generación de los rectos será bendita.

Psalms 112:3
Hacienda y riquezas habrá en su casa; y su justicia permanece para siempre.

Psalms 112:4
Resplandeció en las tinieblas luz a los rectos: clemente, y misericordioso, y justo.

Psalms 112:5
El buen varón tiene misericordia, y presta: gobierna sus cosas con juicio.

Psalms 112:6
Por lo cual para siempre no resbalará: en memoria eterna será el justo:

Psalms 112:7
De mala fama no tendrá temor: su corazón está aparejado, confiado en Jehová.

Psalms 112:8
Asentado está su corazón, no temerá, hasta que vea en sus enemigos la venganza.

Psalms 112:9
Esparce, da a los pobres, su justicia permanece para siempre; su cuerno será ensalzado en gloria.

Psalms 112:10
El impío verá, y airarse ha: sus dientes crujirá, y carcomerse ha: el deseo de los impíos perecerá.

Psalms 113:1
Aleluya. ALABÁD siervos de Jehová, ala- bád el nombre de Jehová.

Psalms 113:2
Sea el nombre de Jehová bendito desde ahora y hasta siempre.

Psalms 113:3
Desde el nacimiento del sol hasta donde se pone, sea alabado el nombre de Jehová.

Psalms 113:4
Alto sobre todas las naciones es Jehová: sobre los cielos es su gloria.

Psalms 113:5
¿Quién como Jehová nuestro Dios, que ha enaltecido su habitación?

Psalms 113:6
Que se abaja para ver en el cielo, y en la tierra:

Psalms 113:7
Que levanta del polvo al pobre; y al menesteroso alza del estiércol:

Psalms 113:8
Para hacerle sentar con los príncipes, con los príncipes de su pueblo.

Psalms 113:9
Que hace habitar en familia a la estéril, tornándola madre de hijos alegre. Aleluya.

Psalms 114:1
EN saliendo Israel de Egipto, la casa de Jacob del pueblo bárbaro,

Psalms 114:2
Judá fué por su santidad: Israel su señorío.

Psalms 114:3
La mar vió, y huyó: el Jordán se volvió atrás.

Psalms 114:4
Los montes saltaron como carneros; los collados, como hijos de ovejas.

Psalms 114:5
¿Qué tuviste mar, que huiste? ¿Jordán qué te volviste atrás?

Psalms 114:6
¿Los montes saltasteis como carneros, y los collados como hijos de ovejas?

Psalms 114:7
A la presencia del Señor tiembla la tierra, a la presencia del Dios de Jacob.

Psalms 114:8
El cual tornó la peña en estanque de aguas, y la roca en fuente de aguas.

Psalms 115:1
NO a nosotros, o! Jehová, no a nosotros, mas a tu nombre da gloria; por tu misericordia, por tu verdad.

Psalms 115:2
Porque dirán los Gentiles, ¿Dónde está ahora su Dios?

Psalms 115:3
Y nuestro Dios está en los cielos: todo lo que quiso, hizo.

Psalms 115:4
Sus ídolos son plata y oro: obra de manos de hombres.

Psalms 115:5
Tienen boca, mas no hablarán: tienen ojos, mas no verán.

Psalms 115:6
Tienen orejas, mas no oirán: tienen narices, mas no olerán.

Psalms 115:7
Tienen manos, mas no palparán: tienen piés, mas no andarán: no hablarán con su garganta.

Psalms 115:8
Como ellos sean los que los hacen: cualquiera que confia en ellos.

Psalms 115:9
O! Israel, confia en Jehová: él es su ayudador, y su escudo.

Psalms 115:10
Casa de Aarón, confiád en Jehová: él es su ayudador, y su escudo.

Psalms 115:11
Los que teméis a Jehová, confiád en Jehová: él es su ayudador, y su escudo.

Psalms 115:12
Jehová se acordó de nosotros: bendecirá bendecirá a la casa de Israel: bendecirá a la casa de Aarón.

Psalms 115:13
Bendecirá a los que temen a Jehová: a chicos y a grandes.

Psalms 115:14
Añadirá Jehová sobre vosotros: sobre vosotros y sobre vuestros hijos.

Psalms 115:15
Benditos vosotros de Jehová, que hizo los cielos y la tierra.

Psalms 115:16
Los cielos, los cielos son de Jehová: y la tierra dió a los hijos de los hombres.

Psalms 115:17
No los muertos alabarán a JEHOVÁ, ni todos los que descienden al silencio,

Psalms 115:18
Mas nosotros bendeciremos, a JEHOVÁ, desde ahora hasta siempre. Aleluya.

Psalms 116:1
AMÉ a Jehová, porque ha oido mi voz: mis ruegos.

Psalms 116:2
Porque ha inclinado su oido a mí; y en mis dias le llamaré,

Psalms 116:3
Rodeáronme los dolores de la muerte, las angustias del sepulcro me hallaron: angustia y dolor había hallado:

Psalms 116:4
Y llamé el nombre de Jehová: Escapa ahora mi alma, o! Jehová.

Psalms 116:5
Clemente es Jehová y justo, y misericordioso nuestro Dios.

Psalms 116:6
Guarda a los sencillos Jehová: yo estaba debilitado y salvóme.

Psalms 116:7
Vuelve, o! alma mía, a tu reposo; porque Jehová te ha hecho bien.

Psalms 116:8
Porque has librado mi alma de la muerte, mis ojos de las lágrimas, mis piés del rempujón.

Psalms 116:9
Andaré delante de Jehová en las tierras de los vivos.

Psalms 116:10
Creí, por tanto hablé: y fuí afligido en gran manera.

Psalms 116:11
Y dije en mi apresuramiento: Todo hombre es mentiroso.

Psalms 116:12
¿Qué pagaré a Jehová por todos sus beneficios sobre mí?

Psalms 116:13
El vaso de saludes tomaré; e invocaré el nombre de Jehová.

Psalms 116:14
Ahora pagaré mis votos a Jehová delante de todo su pueblo.

Psalms 116:15
Estimada es en los ojos de Jehová la muerte de sus piadosos.

Psalms 116:16
Así es, o! Jehová; porque yo soy tu siervo, yo soy tu siervo, hijo de tu sierva, tú rompiste mis prisiones.

Psalms 116:17
A tí sacrificaré sacrificio de alabanza; y el nombre de Jehová invocaré.

Psalms 116:18
Ahora pagaré mis votos a Jehová delante de todo su pueblo;

Psalms 116:19
En los patios de la casa de Jehová; en medio de tí, o! Jerusalem. Aleluya.

Psalms 117:1
ALABÁD a Jehová todas las naciones: alabádle todos los pueblos.

Psalms 117:2
Porque ha engrandecido sobre nosotros su misericordia, y la verdad de Jehová es para siempre. Aleluya.

Psalms 118:1
ALABÁD a Jehová, porque es bueno; porque para siempre es su misericordia.

Psalms 118:2
Diga ahora Israel: Que para siempre es su misericordia.

Psalms 118:3
Digan ahora la casa de Aarón: Que para siempre es su misericordia.

Psalms 118:4
Digan ahora los que temen a Jehová: Que para siempre es su misericordia.

Psalms 118:5
Desde la angustia llamé a JEHOVÁ; y JEHOVÁ me respondió con anchura.

Psalms 118:6
Jehová es por mí: no temeré lo que me haga el hombre.

Psalms 118:7
Jehová es por mí entre los que me ayudan: por tanto yo veré venganza en los que me aborrecen.

Psalms 118:8
Mejor es esperar en Jehová, que esperar en hombre.

Psalms 118:9
Mejor es esperar en Jehová, que esperar en príncipes.

Psalms 118:10
Todas las gentes me cercaron: en nombre de Jehová, que yo los talaré.

Psalms 118:11
Cercáronme, y tornáronme a cercar: en nombre de Jehová, que yo los talaré.

Psalms 118:12
Cercáronme como abejas, fueron apagados como fuego de espinos: en nombre de Jehová, que yo los talaré.

Psalms 118:13
Rempujando me rempujaste para que cayese: mas Jehová me ayudó.

Psalms 118:14
Mi fortaleza y mi canción es Jehová; y él me ha sido por salud.

Psalms 118:15
Voz de jubilación y de salud hay en las tiendas de los justos: la diestra de Jehová hace valentías.

Psalms 118:16
La diestra de Jehová sublime: la diestra de Jehová hace valentías.

Psalms 118:17
No moriré, mas viviré; y contaré las obras de JEHOVÁ.

Psalms 118:18
Castigando me castigó JEHOVÁ: mas no me entregó a la muerte.

Psalms 118:19
Abrídme las puertas de la justicia: entraré por ellas, alabaré a JEHOVÁ.

Psalms 118:20
Esta puerta de Jehová, los justos entrarán por ella.

Psalms 118:21
Alabarte he; porque me oiste; y me fuiste por salud.

Psalms 118:22
La piedra que desecharon los edificadores, ha sido por cabeza de esquina.

Psalms 118:23
De parte de Jehová es esto, y es maravilla en nuestros ojos.

Psalms 118:24
Este es el día que hizo Jehová: gozarnos hemos y alegrarnos hemos en él.

Psalms 118:25
Ruégote, o! Jehová, salva ahora: ruégote, o! Jehová, haz ahora prosperar.

Psalms 118:26
Bendito el que viene en nombre de Jehová: os bendecímos desde la casa de Jehová.

Psalms 118:27
Dios es Jehová, que nos ha resplandecido: atád víctimas con cuerdas a los cuernos del altar.

Psalms 118:28
Dios mío eres tú, y a tí alabaré: Dios mío, a tí ensalzaré.

Psalms 118:29
Alabád a Jehová, porque es bueno; porque para siempre es su misericordia.

Psalms 119:1
ALEF. BIENAVENTURADOS los per  fectos de camino: los que andan en la ley de Jehová.

Psalms 119:2
Bienaventurados los que guardan sus testimonios; y con todo el corazón le buscan.

Psalms 119:3
Ítem, los que no hacen iniquidad, andan en sus caminos.

Psalms 119:4
Tú encargaste tus mandamientos, que sean muy guardados.

Psalms 119:5
¡Ojalá fuesen ordenados mis caminos a guardar tus estatutos!

Psalms 119:6
Entónces no sería yo avergonzado, cuando mirase en todos tus mandamientos.

Psalms 119:7
Alabarte he con rectitud de corazón, cuando aprendiere los juicios de tu justicia.

Psalms 119:8
Tus estatutos guardaré: no me dejes enteramente.

Psalms 119:9
BET. ¿Con qué limpiará el mozo su camino? cuando guardare tu palabra.

Psalms 119:10
Con todo mi corazón te he buscado: no me dejes errar de tus mandamientos.

Psalms 119:11
En mi corazón he guardado tus dichos, para no pecar contra tí.

Psalms 119:12
Bendito tú, o! Jehová, enséñame tus estatutos.

Psalms 119:13
Con mis labios he contado todos los juicios de tu boca.

Psalms 119:14
En el camino de tus testimonios me he regocijado, como sobre toda riqueza.

Psalms 119:15
En tus mandamientos meditaré; y consideraré tus caminos.

Psalms 119:16
En tus estatutos me recrearé: no me olvidaré de tus palabras.

Psalms 119:17
GIMEL. Haz este bien a tu siervo; que viva, y guarde tu palabra.

Psalms 119:18
Destapa mis ojos; y miraré las maravillas de tu ley.

Psalms 119:19
Advenedizo soy yo en la tierra: no encubras de mi tus mandamientos.

Psalms 119:20
Quebrantada está mi alma de desear tus juicios todo el tiempo.

Psalms 119:21
Destruiste a los soberbios malditos, que yerran de tus mandamientos.

Psalms 119:22
Aparta de mí oprobio y menesprecio; porque tus testimonios he guardado.

Psalms 119:23
Príncipes también se asentaron, y hablaron contra mí: meditando tu siervo en tus estatutos.

Psalms 119:24
También tus testimonios son mis delicias: los varones de mi consejo.

Psalms 119:25
DALET. Apegóse con el polvo mi alma: vivifícame según tu palabra.

Psalms 119:26
Mis caminos te conté, y respondísteme: enséñame tus estatutos.

Psalms 119:27
El camino de tus mandamientos házme entender; y meditaré en tus maravillas.

Psalms 119:28
Mi alma se destila de ansia: confírmame según tu palabra.

Psalms 119:29
Camino de mentira aparta de mí: y de tu ley házme misericordia.

Psalms 119:30
El camino de la verdad escogí: tus juicios he puesto delante de mí.

Psalms 119:31
Allegádome he a tus testimonios, o! Jehová, no me avergüences.

Psalms 119:32
Por el camino de tus mandamientos correré: cuando ensanchares mi corazón.

Psalms 119:33
HE. Enséñame, o! Jehová, el camino de tus estatutos; y guardarle he hasta el fin.

Psalms 119:34
Dáme entendimiento, y guardaré tu ley; y guardarla he de todo corazón.

Psalms 119:35
Guíame por la senda de tus mandamientos; porque en ella tengo mi verdad.

Psalms 119:36
Inclina mi corazón a tus testimonios: y no a avaricia.

Psalms 119:37
Aparta mis ojos, que no vean la vanidad: avívame en tu camino.

Psalms 119:38
Confirma tu palabra a tu siervo, que te teme.

Psalms 119:39
Quita de mí el oprobio que he temido; porque buenos son tus juicios.

Psalms 119:40
He aquí yo he codiciado tus mandamientos: en tu justicia avívame.

Psalms 119:41
VAU. Y véngame tu misericordia, o! Jehová: tu salud, conforme a tu dicho.

Psalms 119:42
Y daré por respuesta a mi avergonzador, que en tu palabra he confiado.

Psalms 119:43
Y no quites de mi boca palabra de verdad en ningún tiempo; porque a tu juicio espero.

Psalms 119:44
Y guardaré tu ley siempre, por siglo y siglo.

Psalms 119:45
Y andaré en anchura, porque busqué tus mandamientos.

Psalms 119:46
Y hablaré de tus testimonios delante de los reyes; y no me avergonzaré.

Psalms 119:47
Y deleitarme he en tus mandamientos, que amé.

Psalms 119:48
Y alzaré mis manos a tus mandamientos, que amé; y meditaré en tus estatutos.

Psalms 119:49
ZAIN. Acuérdate de la palabra dada a tu siervo: en la cual me has hecho esperar.

Psalms 119:50
Esta es mi consolación en mi aflicción; porque tu dicho me vivificó.

Psalms 119:51
Los soberbios se burlaron mucho de mí: de tu ley no me he apartado.

Psalms 119:52
Acordéme, o! Jehová, de tus juicios antiguos, y me consolé.

Psalms 119:53
Temblor me tomó a causa de los impíos, que dejan tu ley.

Psalms 119:54
Canciones me son tus estatutos en la casa de mis peregrinaciones.

Psalms 119:55
Acordéme en la noche de tu nombre, o! Jehová, y guardé tu ley.

Psalms 119:56
Esto tuve, porque guardaba tus mandamientos.

Psalms 119:57
HET. Mi porción, o! Jehová, dije, será guardar tus palabras.

Psalms 119:58
En tu presencia supliqué de todo corazón: ten misericordia de mí según tu dicho.

Psalms 119:59
Consideré mis caminos, y torné mis piés a tus testimonios.

Psalms 119:60
Apresuréme, y no me detuve, a guardar tus mandamientos.

Psalms 119:61
Compañías de impíos me han saqueado: mas no me he olvidado de tu ley.

Psalms 119:62
A media noche me levantaré a alabarte sobre los juicios de tu justicia.

Psalms 119:63
Compañero soy yo a todos los que te temieren; y guardaren tus mandamientos.

Psalms 119:64
De tu misericordia, o! Jehová, está llena la tierra: tus estatutos enséñame.

Psalms 119:65
TET. Bien has hecho con tu siervo, o! Jehová, conforme a tu palabra.

Psalms 119:66
Bondad de sentido, y sabiduría enséñame, porque a tus mandamientos he creido.

Psalms 119:67
Ántes que fuera humillado, yo erraba: mas ahora tu palabra guardo.

Psalms 119:68
Bueno eres tú, y bienhechor: enséñame tus estatutos.

Psalms 119:69
Compusieron sobre mí mentira los soberbios: mas yo de todo corazón guardaré tus mandamientos.

Psalms 119:70
Engrosóse su corazón como sebo: mas yo en tu ley me he deleitado.

Psalms 119:71
Bueno me es haber sido humillado, para que aprenda tus estatutos.

Psalms 119:72
Mejor me es la ley de tu boca, que millares de oro y de plata.

Psalms 119:73
JOD. Tus manos me hicieron, y me compusieron: házme entender, y aprenderé tus mandamientos.

Psalms 119:74
Los que te temen, me verán, y se alegrarán; porque a tu palabra he esperado.

Psalms 119:75
Conozco, o! Jehová, que tus juicios son justicia, y que con verdad me afligiste.

Psalms 119:76
Sea ahora tu misericordia para consolarme, conforme a lo que has dicho a tu siervo.

Psalms 119:77
Vénganme tus misericordias, y viva; porque tu ley es mis delicias.

Psalms 119:78
Sean avergonzados los soberbios, porque sin causa me han calumniado: yo empero meditaré en tus mandamientos.

Psalms 119:79
Tórnense a mí los que te temen, y saben tus testimonios.

Psalms 119:80
Sea mi corazón perfecto en tus estatutos; porque no sea avergonzado.

Psalms 119:81
CAF. Desfalleció de deseo mi alma por tu salud, esperando a tu palabra.

Psalms 119:82
Desfallecieron mis ojos por tu dicho, diciendo: ¿Cuándo me consolarás?

Psalms 119:83
Porque estoy como el odre al humo: mas no he olvidado tus estatutos.

Psalms 119:84
¿Cuántos son los dias de tu siervo? ¿cuándo harás juicio contra los que me persiguen?

Psalms 119:85
Los soberbios me han cavado hoyos: mas no según tu ley.

Psalms 119:86
Todos tus mandamientos son verdad, sin causa me persiguen, ayúdame.

Psalms 119:87
Casi me han consumido por tierra: mas yo no he dejado tus mandamientos.

Psalms 119:88
Conforme a tu misericordia vivifícame; y guardaré los testimonios de tu boca.

Psalms 119:89
LAMED. Para siempre, o! Jehová, permanece tu palabra en los cielos.

Psalms 119:90
Por generación y generación es tu verdad: tú afirmaste la tierra, y persevera.

Psalms 119:91
Por tu ordenación perseveran hasta hoy; porque todas ellas son tus siervos.

Psalms 119:92
Si tu ley no hubiese sido mis delicias, ya hubiera perecido en mi aflicción.

Psalms 119:93
Nunca jamas me olvidaré de tus mandamientos; porque con ellos me has vivificado.

Psalms 119:94
Tuyo soy yo, guárdame; porque tus mandamientos he buscado.

Psalms 119:95
Los impíos me han aguardado para destruirme: mas yo entenderé en tus testimonios.

Psalms 119:96
A toda perfección he visto fin: ancho es tu mandamiento en gran manera.

Psalms 119:97
MEM. ¡Cuánto he amado tu ley! todo el día ella es mi meditación.

Psalms 119:98
Más que mis enemigos me has hecho sábio con tus mandamientos; porque me son eternos.

Psalms 119:99
Más que todos mis enseñadores he entendido; porque tus testimonios han sido mi meditación.

Psalms 119:100
Más que los viejos he entendido: porque he guardado tus mandamientos.

Psalms 119:101
De todo mal camino detuve mis piés, para guardar tu palabra.

Psalms 119:102
De tus juicios no me aparté; porque tu me enseñaste.

Psalms 119:103
¡Cuán dulces han sido a mi paladar tus palabras! más que la miel a mi boca.

Psalms 119:104
De tus mandamientos, he aquirido entendimiento; por tanto he aborrecido todo camino de mentira.

Psalms 119:105
NUN. Lámpara es a mis piés tu palabra, y lumbre a mi camino.

Psalms 119:106
Juré, y afirmé, de guardar los juicios de tu justicia.

Psalms 119:107
Afligido estoy en gran manera, o! Jehová: vivifícame conforme a tu palabra.

Psalms 119:108
Los sacrificios voluntarios de mi boca, ruégote, o! Jehová, que te sean agradables; y enséñame tus juicios.

Psalms 119:109
Mi alma está en mi palma de continuo: mas de tu ley no me he olvidado.

Psalms 119:110
Los impíos me pusieron lazo: empero yo no me desvié de tus mandamientos.

Psalms 119:111
Por heredad he tomado tus testimonios para siempre; porque son el gozo de mi corazón.

Psalms 119:112
Mi corazón incliné a hacer tus estatutos de continuo hasta el fin.

Psalms 119:113
SAMEC. Las cautelas aborrezco, y tu ley he amado.

Psalms 119:114
Mi escondedero y mi escudo eres tú, a tu palabra he esperado.

Psalms 119:115
Apartáos de mí los malignos, y guardaré los mandamientos de mi Dios.

Psalms 119:116
Susténtame conforme a tu palabra, y viviré, y no me avergüences de mi esperanza.

Psalms 119:117
Sosténme, y seré salvo; y deleitarme he en tus estatutos siempre.

Psalms 119:118
Tú atropellaste a todos los que yerran de tus estatutos; porque mentira es su engaño.

Psalms 119:119
Como escorias hiciste deshacer a todos los impíos de la tierra: por tanto yo he amado tus testimonios.

Psalms 119:120
Mi carne se ha erizado de temor de tí; y de tus juicios he tenido miedo.

Psalms 119:121
AIN. Juicio y justicia he hecho: no me dejes a mis opresores.

Psalms 119:122
Responde por tu siervo para bien: no me hagan violencia los soberbios.

Psalms 119:123
Mis ojos desfallecieron por tu salud, y por el dicho de tu justicia.

Psalms 119:124
Haz con tu siervo según tu misericordia; y enséñame tus estatutos.

Psalms 119:125
Tu siervo soy yo; dáme entendimiento, para que sepa tus testimonios.

Psalms 119:126
Tiempo es de hacer, o! Jehová: disipado han tu ley.

Psalms 119:127
Por tanto yo he amado tus mandamientos más que el oro, y más que el oro muy puro.

Psalms 119:128
Por tanto todos los mandamientos de todas las cosas estimé rectos: todo camino de mentira aborrecí.

Psalms 119:129
PE. Maravillosos son tus testimonios; por tanto los ha guardado mi alma.

Psalms 119:130
El principio de tus palabras alumbra: hace entender a los simples.

Psalms 119:131
Mi boca abrí y suspiré; porque deseaba tus mandamientos.

Psalms 119:132
Mira a mí, y ten misericordia de mí: como acostumbras con los que aman tu nombre.

Psalms 119:133
Ordena mis pasos con tu palabra; y ninguna iniquidad se enseñoree de mí.

Psalms 119:134
Redímeme de la violencia de los hombres; y guardaré tus mandamientos.

Psalms 119:135
Haz que tu rostro resplandezca sobre tu siervo; y enséñame tus estatutos.

Psalms 119:136
ríos de aguas descendieron de mis ojos; porque no guardaban tu ley.

Psalms 119:137
ZADE. Justo eres tú, o! Jehová, y rectos tus juicios.

Psalms 119:138
Encargáste la justicia, es a saber, tus testimonios, y tu verdad.

Psalms 119:139
Mi zelo me ha consumido; porque mis enemigos se olvidaron de tus palabras.

Psalms 119:140
Afinada es tu palabra en gran manera; y tu siervo la ama.

Psalms 119:141
Pequeño soy yo y desechado: mas no me he olvidado de tus mandamientos.

Psalms 119:142
Tu justicia es justicia eterna; y tu ley verdad.

Psalms 119:143
Aflicción y angustia me hallaron: mas tus mandamientos fueron mis delicias.

Psalms 119:144
Justicia eterna son tus testimonios: dáme entendimiento, y viviré.

Psalms 119:145
COF. Clamé con todo mi corazón: respóndeme Jehová, y guardaré tus estatutos.

Psalms 119:146
Clamé a tí; sálvame, y guardaré tus testimonios.

Psalms 119:147
Previne al alba y clamé, esperé tu palabra.

Psalms 119:148
Previnieron mis ojos las veladas, para meditar en tus palabras.

Psalms 119:149
Oye mi voz conforme a tu misericordia, o! Jehová: vivifícame conforme a tu juicio.

Psalms 119:150
Acercáronse los que me persiguen a la maldad: alejáronse de tu ley.

Psalms 119:151
Cercano estás tú, Jehová, y todos tus mandamientos son verdad.

Psalms 119:152
Ya ha mucho que he entendido de tus mandamientos, que para siempre los fundaste.

Psalms 119:153
RES. Mira mi aflicción, y escápame; porque de tu ley no me he olvidado,

Psalms 119:154
Pleitea mi pleito, y redímeme: vivifícame con tu palabra.

Psalms 119:155
Léjos está de los impíos la salud; porque no buscan tus estatutos.

Psalms 119:156
Muchas son tus misericordias, o! Jehová: vivifícame conforme a tus juicios.

Psalms 119:157
Muchos son mis persiguidores y mis enemigos; mas de tus testimonios no me he apartado.

Psalms 119:158
Veía a los prevaricadores, y carcomíame; porque no guardaban tus palabras.

Psalms 119:159
Mira, o! Jehová, que amo tus mandamientos: vivifícame conforme a tu misericordia.

Psalms 119:160
El principio de tu palabra es verdad; y eterno todo juicio de tu justicia.

Psalms 119:161
SIN. Príncipes me han perseguido sin causa: mas de tus palabras tuvo miedo mi corazón.

Psalms 119:162
Regocíjome yo sobre tu palabra, como el que halla muchos despojos.

Psalms 119:163
La mentira aborrezco, y abomino; tu ley amo.

Psalms 119:164
Siete veces al día te alabo sobre los juicios de tu justicia.

Psalms 119:165
Mucha paz tienen los que aman tu ley; y no hay para ellos tropezón.

Psalms 119:166
Tu salud he esperado, o! Jehová; y tus mandamientos he practicado.

Psalms 119:167
Mi alma ha guardado tus testimonios; y en gran manera los he amado.

Psalms 119:168
Guardado he tus mandamientos, y tus testimonios; porque todos mis caminos están delante de tí.

Psalms 119:169
TAU. Acérquese mi clamor delante de tí, o! Jehová: dáme entendimiento conforme a tu palabra.

Psalms 119:170
Venga mi oración delante de tí: escápame conforme a tu dicho.

Psalms 119:171
Mis labios rebosarán alabanza, cuando me enseñares tus estatutos.

Psalms 119:172
Hablará mi lengua tus palabras; porque todos tus mandamientos son justicia.

Psalms 119:173
Sea tu mano en mi socorro; porque tus mandamientos he escogido.

Psalms 119:174
Deseado he tu salud, o! Jehová; y tu ley es mis delicias.

Psalms 119:175
Viva mi alma, y alábete; y tus juicios me ayuden.

Psalms 119:176
Yo me perdí, como oveja que se pierde: busca a tu siervo, porque no me he olvidado de tus mandamientos.

Psalms 120:1
Canción de las gradas. A JEHOVÁ llamé estando en angustia; y él me respondió.

Psalms 120:2
Jehová, escapa mi alma del labio mentiroso: de la lengua engañosa.

Psalms 120:3
¿Qué te dará a tí, o qué te añadirá la lengua engañosa?

Psalms 120:4
Es como saetas de valiente agudas con brasas de enebros.

Psalms 120:5
¡Ay de mí que peregrino en Mesec: habito con las tiendas de Cedar!

Psalms 120:6
Mucho se detiene mi alma con los que aborrecen la paz.

Psalms 120:7
Yo soy pacífico; y cuando hablo, ellos guerrean.

Psalms 121:1
Canción de las gradas. ALZARÉ mis ojos a los montes de donde vendrá mi socorro.

Psalms 121:2
Mi socorro es de parte de Jehová; que hizo los cielos y la tierra.

Psalms 121:3
No dará tu pié al resbaladero: ni se dormirá el que te guarda.

Psalms 121:4
He aquí, no se adormecerá, ni dormirá el que guarda a Israel.

Psalms 121:5
Jehová será tu guardador: Jehová será tu sombra sobre tu mano derecha.

Psalms 121:6
De día el sol no te fatigará, ni la luna de noche.

Psalms 121:7
Jehová te guardará de todo mal; él guardará a tu alma.

Psalms 121:8
Jehová guardará tu salida, y tu entrada, desde ahora y hasta siempre.

Psalms 122:1
Canción de las gradas. De David. YO me alegré con los que me decían: A la casa de Jehová irémos.

Psalms 122:2
Nuestros piés estuvieron en tus puertas, o! Jerusalem.

Psalms 122:3
Jerusalem, la que es edificada como una ciudad que está unida consigo a una.

Psalms 122:4
Porque allá subieron las tribus, las tribus de JEHOVÁ, el testimonio a Israel, para alabar el nombre de Jehová.

Psalms 122:5
Porque allá están las sillas del juicio: las sillas de la casa de David.

Psalms 122:6
Demandád la paz de Jerusalem: sean pacificados los que te aman.

Psalms 122:7
Haya paz en tu antemuro, descanso en tus palacios.

Psalms 122:8
A causa de mis hermanos y mis compañeros hablaré ahora paz de tí.

Psalms 122:9
A causa de la casa de Jehová nuestro Dios buscaré bien para tí.

Psalms 123:1
Canción de las gradas. A TÍ alcé mis ojos, el que habi- tas en los cielos.

Psalms 123:2
He aquí, como los ojos de los siervos miran a la mano de sus señores: como los ojos de la sierva a la mano de su señora, así nuestros ojos miran a Jehová nuestro Dios: hasta que haya misericordia de nosotros.

Psalms 123:3
Ten misericordia de nosotros: o! Jehová, ten misericordia de nosotros; porque estamos muy hartos de menosprecio.

Psalms 123:4
Muy harta está nuestra alma del escarnio de los sosegados: del menosprecio de los soberbios.

Psalms 124:1
Canción de las gradas. De David. A NO haber estado Jehová por nosotros, dígalo ahora Israel:

Psalms 124:2
A no haber estado Jehová por nosotros, cuando se levantaron contra nosotros los hombres;

Psalms 124:3
Vivos nos tragaran entónces: cuando se encendió su furor en nosotros:

Psalms 124:4
Entónces las aguas inundaran sobre nosotros: el arroyo pasara sobre nuestra alma.

Psalms 124:5
Entónces pasaran sobre nuestra alma las aguas soberbias.

Psalms 124:6
Bendito Jehová que no nos dió por presa a sus dientes.

Psalms 124:7
Nuestra alma, como ave, escapó del lazo de los cazadores: el lazo se quebró, y nosotros escapamos.

Psalms 124:8
Nuestro socorro fué en el nombre de Jehová, que hizo el cielo y la tierra.

Psalms 125:1
Canción de las gradas. LOS que confian en Jehová, son como el monte de Sión, que no deslizará: para siempre estará.

Psalms 125:2
Jerusalem, montes al rededor de ella, y Jehová al rededor de su pueblo, desde ahora y para siempre.

Psalms 125:3
Porque no reposará la vara de la impiedad sobre la suerte de los justos; porque no extiendan los justos sus manos a la iniquidad.

Psalms 125:4
Haz bien, o! Jehová, a los buenos, y a los rectos en sus corazones.

Psalms 125:5
Y a los que se apartan tras sus perversidades, Jehová les llevará con los que obran iniquidad; y paz será sobre Israel.

Psalms 126:1
Canción de las gradas. CUANDO Jehová hiciere tornar los cautivos de Sión, seremos como los que sueñan.

Psalms 126:2
Entónces nuestra boca se henchirá de risa, y nuestra lengua de alabanza: entónces dirán entre los Gentiles: Grandes cosas ha hecho Jehová con estos.

Psalms 126:3
Grandes cosas ha hecho Jehová con nosotros: seremos alegres.

Psalms 126:4
Haz volver, o! Jehová, nuestros cautivos, como los arroyos en el austro.

Psalms 126:5
Los que sembraron con lágrimas, con regocijos segarán.

Psalms 126:6
Irá yendo y llorando el que lleva la preciosa simiente: mas viniendo, vendrá con regocijo trayendo sus gavillas.

Psalms 127:1
Canción de las gradas: para Salomón. SI Jehová no edificare la casa, en vano trabajan los que la edifican: Si Jehová no guardare la ciudad, en vano vela la guarda.

Psalms 127:2
Por demás os es el madrugar a levantaros, el veniros tarde a reposar, el comer pan de dolores: así dará a su amado el sueño.

Psalms 127:3
He aquí, heredad de Jehová son los hijos: cosa de estima el fruto de vientre.

Psalms 127:4
Como saetas en mano del valiente, así son los hijos de las juventudes.

Psalms 127:5
Bienaventurado el varón que hinchió su aljaba de ellos: no será avergonzado, cuando hablare con los enemigos en la puerta.

Psalms 128:1
Canción de las gradas. BIENAVENTURADO todo aquel que teme a Jehová, que anda en sus caminos.

Psalms 128:2
Cuando comieres el trabajo de tus manos, bienaventurado tú, y bien habrás.

Psalms 128:3
Tú mujer será coma la parra, que lleva fruto a los lados de tu casa: tus hijos, como plantas de olivas, al rededor de tu mesa.

Psalms 128:4
He aquí que así será bendito el varón que teme a Jehová.

Psalms 128:5
Bendígate Jehová desde Sión; y veas el bien de Jerusalem todos los dias de tu vida.

Psalms 128:6
Y veas a los hijos de tus hijos, la paz sobre Israel.

Psalms 129:1
Canción de las gradas. MUCHO me han angustiado desde mi juventud, dígalo ahora Israel;

Psalms 129:2
Mucho me han angustiado desde mi juventud: mas no prevalecieron contra mí.

Psalms 129:3
Sobre mis espaldas araron gañanes: hicieron luengos surcos:

Psalms 129:4
Mas Jehová justo, cortó las coyundas de los impíos.

Psalms 129:5
Serán avergonzados, y vueltos atrás, todos los que aborrecen a Sión.

Psalms 129:6
Serán como la yerba de los tejados: que ántes que salga, se seca;

Psalms 129:7
De la cual no hinchió su mano segador; ni su brazo el que hace gavillas.

Psalms 129:8
Ni dijeron los que pasaron: Bendición de Jehová sea sobre vosotros: os bendecimos en nombre de Jehová.

Psalms 130:1
Canción de las gradas. DE los profundos te llamo, o! Jehová.

Psalms 130:2
Señor, oye mi voz. Sean tus orejas atentas a la voz de mi oración.

Psalms 130:3
JEHOVÁ, si mirares a los pecados, Señor ¿quién persistirá?

Psalms 130:4
Por lo cual hay perdón acerca de tí: para que seas temido.

Psalms 130:5
Yo esperé a Jehová, mi alma esperó: a su palabra he esperado.

Psalms 130:6
Mi alma esperó a Jehová, más que las guardas esperan a la mañana: las guardas a la mañana.

Psalms 130:7
Espere Israel a Jehová, porque con Jehová está la misericordia; y abundante redención cerca de él.

Psalms 130:8
Y él redimirá a Israel de todos sus pecados.

Psalms 131:1
Canción de las gradas. De David. JEHOVÁ, no se ensoberbeció mi corazón, ni mis ojos se enaltecieron: ni anduve en grandezas, ni en cosas maravillosas más de lo que me pertenecia.

Psalms 131:2
Si no puse, e hice callar mi alma, sea yo como el destetado de su madre, como el destetado, de mi vida.

Psalms 131:3
Espera, o! Israel, a Jehová desde ahora y hasta siempre.

Psalms 132:1
Canción de las gradas. ACUÉRDATE, o! Jehová, de David, de toda su aflicción:

Psalms 132:2
Que juró a Jehová, prometió al fuerte de Jacob:

Psalms 132:3
No entraré en la morada de mi casa: no subiré sobre el lecho de mi estrado:

Psalms 132:4
No daré sueño a mis ojos, ni a mis párpados adormecimiento,

Psalms 132:5
Hasta que halle lugar para Jehová, moradas para el fuerte de Jacob.

Psalms 132:6
He aquí, en Efrata oímos de ella: hallámosla en los campos del bosque.

Psalms 132:7
Entrarémos en sus tiendas: encorvarnos hemos al estrado de sus piés.

Psalms 132:8
Levántate, o! Jehová, a tu reposo, tú, y el arca de tu fortaleza.

Psalms 132:9
Tus sacerdotes vistan justicia; y tus piadosos se regocijen.

Psalms 132:10
Por amor de David tu siervo no vuelvas de tu ungido el rostro.

Psalms 132:11
Juró Jehová verdad a David, no se apartará de ella: de fruto de tu vientre pondré sobre tu trono.

Psalms 132:12
Si tus hijos guardaren mi alianza, y mi testimonio que yo les enseñaré: sus hijos también se asentarán sobre tu trono para siempre.

Psalms 132:13
Porque Jehová ha elegido a Sión: la codició por habitación para sí.

Psalms 132:14
Este será mi reposo para siempre: aquí habitaré, porque la he codiciado.

Psalms 132:15
A su mantenimiento daré bendición: sus pobres hartaré de pan.

Psalms 132:16
Y a sus sacerdotes vestiré de salud; y sus piadosos exultarán de gozo.

Psalms 132:17
Allí haré reverdecer el cuerno de David: yo he aparejado lámpara a mi ungido.

Psalms 132:18
A sus enemigos vestiré de confusión; y sobre él florecerá su corona.

Psalms 133:1
Canción de las gradas. De David. ¡MIRÁD, cuán bueno, y cuán suave es habitar los hermanos también en uno!

Psalms 133:2
Como el buen óleo sobre la cabeza, que desciende sobre la barba, la barba de Aarón, que desciende sobre el borde de sus vestiduras:

Psalms 133:3
Como el rocío de Hermón, que desciende sobre los montes de Sión. Porque allí envia Jehová bendición, y vida eterna.

Psalms 134:1
Canción de las gradas. MIRÁD, bendecíd a Jehová todos los siervos de Jehová, los que estáis en la casa de Jehová, en las noches:

Psalms 134:2
Alzád vuestras manos al santuario, y bendecíd a Jehová.

Psalms 134:3
Bendígate Jehová desde Sión, el que hizo los cielos y la tierra.

Psalms 135:1
Aleluya. ALABÁD el nombre de Jehová, alabád siervos de Jehová.

Psalms 135:2
Los que estáis en la casa de Jehová, en los patios de la casa de nuestros Dios.

Psalms 135:3
Alabád a JEHOVÁ, porque es bueno Jehová: cantád salmos a su nombre, porque es suave.

Psalms 135:4
Porque JEHOVÁ ha escogido a Jacob para sí, a Israel por su posesión.

Psalms 135:5
Porque yo sé que Jehová es grande, y el Señor nuestro mayor que todos los dioses.

Psalms 135:6
Todo lo que quiso Jehová, hizo en los cielos y en la tierra, en las mares, y en todos los abismos.

Psalms 135:7
El que hace subir las nubes del cabo de la tierra: hizo los relámpagos para la lluvia; el que saca los vientos de sus tesoros.

Psalms 135:8
El que hirió a los primogénitos de Egipto desde el hombre hasta la bestia.

Psalms 135:9
Envió señales y prodigios en medio de tí, o! Egipto: en Faraón, y en todos sus siervos.

Psalms 135:10
El que hirió a muchas naciones; y mató a reyes poderosos:

Psalms 135:11
A Sejón rey Amorreo, y a Og rey de Basán, y a todos los reinos de Canaán.

Psalms 135:12
Y dió la tierra de ellos en heredad: en heredad a Israel su pueblo.

Psalms 135:13
Jehová, tu nombre es eterno: Jehová, tu memoria para generación y generación.

Psalms 135:14
Porque Jehová juzgará a su pueblo; y sobre sus siervos se arrepentirá.

Psalms 135:15
Los ídolos de los Gentiles son plata y oro: obra de manos de hombre.

Psalms 135:16
Tienen boca, y no hablan: tienen ojos y no ven.

Psalms 135:17
Tienen orejas y no escuchan; tampoco hay espíritu en sus bocas.

Psalms 135:18
Como ellos sean los que los hacen; y todos los que en ellos confian.

Psalms 135:19
Casa de Israel bendecíd a Jehová: Casa de Aarón bendecíd a Jehová:

Psalms 135:20
Casa de Leví bendecíd a Jehová: los que teméis a Jehová, bendecíd a Jehová.

Psalms 135:21
Bendito Jehová de Sión, el que mora en Jerusalem. Aleluya.

Psalms 136:1
ALABÁD a Jehová, porque es bueno; porque para siempre es su misericordia.

Psalms 136:2
Alabád al Dios de dioses; porque para siempre es su misericordia.

Psalms 136:3
Alabád al Señor de señores; porque para siempre es su misericordia.

Psalms 136:4
Al que solo hace grandes maravillas; porque para siempre es su misericordia.

Psalms 136:5
Al que hizo los cielos con entendimiento; porque para siempre es su misericordia.

Psalms 136:6
Al que tendió la tierra sobre las aguas; porque para siempre es su misericordia.

Psalms 136:7
Al que hizo los grandes luminares; porque para siempre es su misericordia.

Psalms 136:8
El sol para que dominase en el día; porque para siempre es su misericordia.

Psalms 136:9
La luna y las estrellas para que dominasen en la noche; porque para siempre es su misericordia.

Psalms 136:10
Al que hirió a Egipto con sus primogénitos; porque para siempre es su misericordia.

Psalms 136:11
Al que sacó a Israel de en medio de ellos; porque para siempre es su misericordia.

Psalms 136:12
Con mano fuerte, y brazo extendido; porque para siempre es su misericordia.

Psalms 136:13
Al que partió al mar Bermejo en partes; porque para siempre es su misericordia.

Psalms 136:14
E hizo pasar a Israel por medio de él; porque para siempre es su misericordia.

Psalms 136:15
Y sacudió a Faraón y a su ejército en el mar Bermejo; porque para siempre es su misericordia.

Psalms 136:16
Al que pastoreó a su pueblo por el desierto; porque para siempre es su misericordia.

Psalms 136:17
Al que hirió a grandes reyes; porque para siempre es su misericordia.

Psalms 136:18
Y mató a reyes poderosos; porque para siempre es su misericordia.

Psalms 136:19
A Sejón rey Amorreo; porque para siempre es su misericordia.

Psalms 136:20
Y a Og rey de Basán; porque para siempre es su misericordia.

Psalms 136:21
Y dió la tierra de ellos en heredad; porque para siempre es su misericordia.

Psalms 136:22
En heredad a Israel su siervo; porque para siempre es su misericordia.

Psalms 136:23
El que en nuestro abatimiento se acordó de nosotros; porque para siempre es su misericordia.

Psalms 136:24
Y nos rescató de nuestros enemigos; porque para siempre es su misericordia.

Psalms 136:25
El que da mantenimiento a toda carne; porque para siempre es su misericordia.

Psalms 136:26
Alabád al Dios de los cielos; porque para siempre es su misericordia.

Psalms 137:1
JUNTO a los ríos de Babilonia, allí nos sentámos: también llorámos acordándonos de Sión.

Psalms 137:2
Sobre los sauces que están en medio de ella colgamos nuestras arpas.

Psalms 137:3
Cuando nos pedían allí, los que nos cautivaron, las palabras de la canción, colgadas nuestras arpas de alegría: Cantádnos de las canciones de Sión.

Psalms 137:4
¿Cómo cantaremos canción de Jehová en tierra de extraños?

Psalms 137:5
Si me olvidare de tí, o! Jerusalem, mi diestra sea olvidada.

Psalms 137:6
Mi lengua se pegue a mi paladar, si no me acordare de tí: si no hiciere subir a Jerusalem en el principio de mi alegría.

Psalms 137:7
Acuérdate, o! Jehová, de los hijos de Edom en el día de Jerusalem; que decían: Descubríd, descubríd en ella hasta los cimientos.

Psalms 137:8
Hija de Babilonia destruida, bienaventurado el que te pagará tu pago, que nos pagaste a nosotros.

Psalms 137:9
Bienaventurado el que tomará, y estrellará tus niños contra las piedras.

Psalms 138:1
Salmo de David. ALABARTE he con todo mi corazón: delante de los dioses te cantaré salmos.

Psalms 138:2
Encorvarme he al templo de tu santidad, y alabaré tu nombre sobre tu misericordia y tu verdad; porque has hecho magnífico tu nombre, y tu palabra sobre todas las cosas.

Psalms 138:3
El día que te llamé, me respondiste, esforzásteme, y diste en mi alma fortaleza.

Psalms 138:4
Confesarte han, o! Jehová, todos los reyes de la tierra; porque oyeron las palabras de tu boca.

Psalms 138:5
Y cantarán en los caminos de Jehová: que la gloria de Jehová es grande.

Psalms 138:6
Porque el alto Jehová mira al humilde, y al altivo conoce de léjos.

Psalms 138:7
Si anduviere por medio de la angustia, me vivificarás: contra la ira de mis enemigos extenderás tu mano, y tu diestra me salvará.

Psalms 138:8
Jehová cumplirá por mí, Jehová, tu misericordia es para siempre; no dejarás la obra de tus manos.

Psalms 139:1
Al Vencedor: Salmo de David. JEHOVÁ, tú me has examinado, y conocido.

Psalms 139:2
Tú has conocido mi sentarme y mi levantarme, has entendido desde léjos mis pensamientos.

Psalms 139:3
Mi senda, y mi acostarme has rodeado; y todos mis caminos has conocido.

Psalms 139:4
Porque aun no está la palabra en mi lengua, y, he aquí, Jehová, tú la supiste toda.

Psalms 139:5
detrás y delante tú me formaste; y pusiste sobre mí tu mano.

Psalms 139:6
Más maravillosa es la ciencia que mi capacidad: alta es, no puedo comprenderla.

Psalms 139:7
¿A dónde me iré de tu Espíritu? ¿y a dónde huiré de delante de tí?

Psalms 139:8
Si subiere a los cielos, allí estás tú; y si hiciere mi estrado en el infierno, héte allí.

Psalms 139:9
Si tomare las alas del alba, y habitare en el cabo de la mar,

Psalms 139:10
Aun allí me guiará tu mano; y me trabará tu diestra.

Psalms 139:11
Si dijere: Ciertamente las tinieblas me encubrirán: aun la noche resplandecerá por causa de mí.

Psalms 139:12
Aun las tinieblas no encubren nada de tí; y la noche resplandece como el día: las tinieblas son como la luz.

Psalms 139:13
Porque tú poseiste mis riñones; cubrísteme en el vientre de mi madre.

Psalms 139:14
Confesarte he, porque terribles y maravillosas son tus obras: estoy maravillado, y mi alma lo conoce en gran manera.

Psalms 139:15
No fué encubierto mi cuerpo de tí, aunque yo fuí hecho en secreto: fué entretejido en los profundos de la tierra.

Psalms 139:16
Mi imperfección vieron tus ojos; y en tu libro estaban todas aquellos cosas escritas, que fueron entónces formadas, sin faltar una de ellas.

Psalms 139:17
Así que ¡cuán preciosos me son tus pensamientos, o! Dios! ¡Cuán multiplicadas son sus cuentas!

Psalms 139:18
Si las cuento, multiplícanse más que la arena: despierto, y aun estoy contigo.

Psalms 139:19
Si matases, o! Dios, al impío; y los varones de sangres se quitasen de mí;

Psalms 139:20
Que te dicen blasfemias: ensoberbécense en vano tus enemigos.

Psalms 139:21
¿No tuve en odio, o! Jehová, a los que te aborrecieron? ¿y peleo contra tus enemigos?

Psalms 139:22
De entero odio los aborrecí: túvelos por enemigos.

Psalms 139:23
Examíname, o! Dios, y conoce mi corazón: pruébame, y conoce mis pensamientos.

Psalms 139:24
Y vé si hay en mí camino de perversidad; y guíame en el camino del mundo eterno.

Psalms 140:1
Al Vencedor: Salmo de David. ESCÁPAME, o! Jehová, de hom- bre malo: de varón de iniquidades guárdame:

Psalms 140:2
Que pensaron males en el corazón: cada día juntaron contiendas.

Psalms 140:3
Aguzaron su lengua como la serpiente: veneno de áspid hay debajo de sus labios. Selah.

Psalms 140:4
Guárdame, o! Jehová, de manos de impío, de varón de injurias guárdame: que han pensado de rempujar mis pasos.

Psalms 140:5
Soberbios me han escondido lazo y cuerdas: han tendido red: en el lugar de la senda me han puesto lazos. Selah.

Psalms 140:6
He dicho a Jehová: Dios mío eres tú: escucha, o! Jehová, la voz de mis ruegos.

Psalms 140:7
Jehová, Señor, fortaleza de mi salud, cubre mi cabeza el día de las armas.

Psalms 140:8
No des, o! Jehová, al impío sus deseos: no saques en efecto su pensamiento, y se ensoberbezcan. Selah.

Psalms 140:9
La cabeza de los que me cercan, la perversidad de sus labios la cubra.

Psalms 140:10
Caigan sobre ellos brasas: en el fuego les haga Dios caer: en profundos hoyos, de donde no salgan.

Psalms 140:11
El varón de lengua no sea firme en la tierra: al varón de injuria caze el mal para rempujones.

Psalms 140:12
Yo sé que hará Jehová el juicio del afligido, el juicio de los menesterosos.

Psalms 140:13
Ciertamente los justos alabarán tu nombre: los rectos estarán en tu presencia.

Psalms 141:1
Salmo de David. JEHOVÁ, a tí he llamado, apre- súrate a mí: escucha mi voz, cuando te llamare.

Psalms 141:2
Sea enderezada mi oración delante de tí como un perfume: el don de mis manos como un presente de la tarde.

Psalms 141:3
Pon, o! Jehová, guarda a mi boca: guarda la puerta de mis labios.

Psalms 141:4
No inclines mi corazón a cosa mala: a hacer obras con impiedad con los varones que obran iniquidad; y no coma yo de sus delicias.

Psalms 141:5
Hiérame el justo con misericordia, y repréndame; y aceite de cabeza no unte mi cabeza: porque aun también mi oración será contra sus males.

Psalms 141:6
Sean derribados en lugares peñascosos sus jueces; y oigan mis palabras que son suaves.

Psalms 141:7
Como quien parte e hiende leños en tierra, son esparcidos nuestros huesos a la boca de la sepultura:

Psalms 141:8
Por tanto a tí, o! Jehová, Señor, miran mis ojos, en tí he confiado: no tengas en poco a mi alma.

Psalms 141:9
Guárdame de las manos del lazo que me han tendido; y de los lazos de los que obran iniquidad.

Psalms 141:10
Caigan los impíos a una en sus redes, mientras yo pasaré para siempre.

Psalms 142:1
Masquil de David, cuando estaba en la cueva: Oración. CON mi voz clamaré a Jehová: con mi voz pediré misericordia a Jehová.

Psalms 142:2
Delante de él derramaré mi querella: delante de él denunciaré mi angustia.

Psalms 142:3
Cuando mi espíritu se angustiaba dentro de mí, tu conociste mi senda: en el camino en que andaba, me escondieron lazo.

Psalms 142:4
Consideraba hacia mi mano derecha y miraba, y no había quien me conociese: no tuve refugio, no había quien volviese por mi vida.

Psalms 142:5
Clamé a tí, o! Jehová; dije: Tú eres mi esperanza, y mi porción en la tierra de los vivientes.

Psalms 142:6
Escucha mi clamor, que estoy afligido mucho: escápame de los que me persiguen; porque son más fuertes que yo.

Psalms 142:7
Saca mi alma de la cárcel, para que alabe tu nombre: conmigo se coronarán los justos, cuando me hubieres hecho bien.

Psalms 143:1
Salmo de David. JEHOVÁ, oye mi oración, escu- cha mis ruegos por tu verdad: respóndeme por tu justicia.

Psalms 143:2
Y no entres en juicio con tu siervo; porque no se justificará delante de tí ningún viviente.

Psalms 143:3
Porque ha perseguido el enemigo mi alma: ha quebrantado a tierra mi vida: me ha hecho habitar en tinieblas como los ya muertos.

Psalms 143:4
Y mi espíritu se angustió dentro de mí: me corazón se pasmó.

Psalms 143:5
Acordéme de los dias antiguos: meditaba en todas tus obras: meditaba en las obras de tus manos.

Psalms 143:6
Extendí mis manos a tí: mi alma, como la tierra sedienta, a tí. Selah.

Psalms 143:7
Respóndeme presto, o! Jehová, que desmaya mi espíritu: no escondas de mí tu rostro, y sea semejante a los que descienden a la sepultura.

Psalms 143:8
Házme oir por la mañana tu misericordia, porque en tí he confiado: házme saber el camino por donde ande, porque a tí he alzado mi alma.

Psalms 143:9
Escápame de mis enemigos, o! Jehová: a tí me acojo.

Psalms 143:10
Enséñame a hacer tu voluntad, porque tú eres mi Dios. Tu buen Espíritu me guie a tierra de rectitud.

Psalms 143:11
Por tu nombre, o! Jehová, me vivificarás; por tu justicia sacarás mi alma de angustia.

Psalms 143:12
Y por tu misericordia disiparás mis enemigos, y destruirás todos los adversarios de mi alma; porque yo soy tu siervo.

Psalms 144:1
Salmo de David. BENDITO Jehová mi roca, que enseña mis manos a la batalla, y mis dedos a la guerra.

Psalms 144:2
Misericordia mía, y mi castillo: altura mía, y mi libertador: escudo mío en quien he confiado: el que allana mi pueblo delante de mí.

Psalms 144:3
O! Jehová, ¿qué es el hombre, que te haces familiar a él? ¿el hijo del hombre, para que le estimes?

Psalms 144:4
El hombre es semejante a la vanidad: sus dias son como la sombra que pasa.

Psalms 144:5
O! Jehová, inclina tus cielos y desciende: toca los montes, y humeen.

Psalms 144:6
Relampaguea relámpagos, y disípalos; envia tus saetas, y contúrbalos.

Psalms 144:7
Envia tu mano desde lo alto: redímeme, y escápame de las muchas aguas: de la mano de los hijos extraños.

Psalms 144:8
Cuya boca habla vanidad; y su diestra es diestra de mentira.

Psalms 144:9
O! Dios, a tí cantaré canción nueva: con salterio, con decacordio cantaré a tí.

Psalms 144:10
El que da salud a los reyes: el que redime a David su siervo de perniciosa espada.

Psalms 144:11
Redímeme, y escápame de mano de los hijos extraños: cuya boca habla vanidad, y su diestra es diestra de mentira.

Psalms 144:12
Que nuestros hijos sean como plantas crecidas en su juventud: nuestras hijas como las esquinas labradas a manera del palacio:

Psalms 144:13
Nuestros rincones llenos, proveidos de toda suerte de grano: nuestros ganados que paran a millares, y a diez millares en nuestras plazas.

Psalms 144:14
Nuestros bueyes cargados de carnes, no haya portillo, ni quien salga, ni quien dé grita en nuestras calles.

Psalms 144:15
Bienaventurado el pueblo que tiene esto: bienaventurado el pueblo, cuyo Dios es Jehová.

Psalms 145:1
Alabanza de David. ENSALZARTE he, mi Dios y Rey; y bendeciré a tu nombre por el siglo y para siempre.

Psalms 145:2
Cada día te bendeciré; y alabaré tu nombre por el siglo y para siempre.

Psalms 145:3
Grande es Jehová, y digno de alabanza en gran manera; y su grandeza no puede ser comprendida.

Psalms 145:4
Generación a generación enarará tus obras; y anunciarán tus valentías.

Psalms 145:5
La hermosura de la gloria de tu magnificencia, y tus hechos maravillosos hablaré.

Psalms 145:6
Y la terribilidad de tus valentías dirán; y tu grandeza recontaré.

Psalms 145:7
La memoria de la muchedumbre de tu bondad rebosarán; y tu justicia cantarán.

Psalms 145:8
Clemente y misericordioso es Jehová: luengo de iras, y grande en misericordia.

Psalms 145:9
Bueno es Jehová para con todos; y sus misericordias, sobre todas sus obras.

Psalms 145:10
Alábente, o! Jehová, todas tus obras; y tus misericordiosos te bendigan.

Psalms 145:11
La gloria de tu reino digan; y hablen de tu fortaleza:

Psalms 145:12
Para notificar a los hijos de Adam sus valentías; y la gloria de la magnificencia de su reino.

Psalms 145:13
Tu reino es reino de todos los siglos; y tu señorío en toda generación y generación.

Psalms 145:14
Sostiene Jehová a todos los que caen; y levanta a todos los oprimidos.

Psalms 145:15
Los ojos de todas las cosas esperan a tí; y tú les das su comida en su tiempo.

Psalms 145:16
Abres tu mano, y hartas de voluntad a todo viviente.

Psalms 145:17
Justo es Jehová en todos sus caminos, y misericordioso en todas sus obras.

Psalms 145:18
Cercano está Jehová a todos los que le invocan: a todos los que le invocan con verdad.

Psalms 145:19
La voluntad de los que le temen, hará; y su clamor oirá, y los salvará.

Psalms 145:20
Jehová guarda a todos los que le aman; y a todos los impíos destruirá.

Psalms 145:21
La alabanza de Jehová hablará mi boca; y bendiga toda carne su santo nombre, por el siglo y para siempre.

Psalms 146:1
Aleluya. ALABA, o! alma mía, a Jehová.

Psalms 146:2
Alabaré a Jehová en mi vida: diré salmos a mi Dios mientras viviere.

Psalms 146:3
No confieis en los príncipes, ni en hijo de hombre; porque no hay en él salud.

Psalms 146:4
Saldrá su espíritu, volverse ha el hombre en su tierra: en aquel día perecerán sus pensamientos.

Psalms 146:5
Bienaventurado aquel cuyo ayudador es el Dios de Jacob: cuya esperanza es en Jehová su Dios.

Psalms 146:6
El que hizo los cielos y la tierra: la mar, y todo lo que en ello está: el que guarda verdad para siempre:

Psalms 146:7
El que hace derecho a las agraviados, el que da pan a los hambrientos: Jehová el que suelta a los aprisionados:

Psalms 146:8
Jehová es el que abre los ojos a los ciegos: Jehová el que ama a los justos:

Psalms 146:9
Jehová el que guarda a los extranjeros: al huérfano y a la viuda levanta; y el camino de los impíos trastorna.

Psalms 146:10
Reinará Jehová para siempre: tu Dios, o! Sión, por generación y generación. Aleluya.

Psalms 147:1
ALABÁD a JEHOVÁ; porque es bueno cantar salmos a nuestro Dios; porque suave y hermosa es la alabanza.

Psalms 147:2
El que edifica a Jerusalem, Jehová: los echados de Israel recogerá.

Psalms 147:3
El que sana a los quebrantados de corazón; y el que liga sus dolores.

Psalms 147:4
El que cuenta el número de las estrellas, y a todas ellas llama por sus nombres.

Psalms 147:5
Grande es el Señor nuestro, y de mucho poder; y de su entendimiento no hay número.

Psalms 147:6
El que ensalza a los humildes, Jehová: el que humilla a los impíos hasta la tierra.

Psalms 147:7
Cantád a Jehová con alabanza: cantád a nuestro Dios con arpa.

Psalms 147:8
El que cubre los cielos de nubes; el que apareja la lluvia para la tierra: el que hace a los montes producir yerba.

Psalms 147:9
El que da a la bestia su mantenimiento: a los hijos de los cuervos que claman a él.

Psalms 147:10
No toma contentamiento en la fortaleza del caballo: ni se deleita con las piernas del varón.

Psalms 147:11
Ama Jehová a los que le temen: a los que esperan en su misericordia.

Psalms 147:12
Alaba, Jerusalem, a Jehová: alaba, Sión, a tu Dios.

Psalms 147:13
Porque fortificó los cerrojos de tus puertas: bendijo a tus hijos dentro de tí.

Psalms 147:14
El que pone por tu término la paz; y de grosura de trigo te hará hartar.

Psalms 147:15
El que envia su palabra a la tierra; y muy presto corre su palabra.

Psalms 147:16
El que da la nieve como lana: derrama la helada como ceniza.

Psalms 147:17
El que echa su hielo como en pedazos; ¿delante de su frio quién estará?

Psalms 147:18
Enviará su palabra, y desleirlos ha: soplará su viento, gotearán las aguas.

Psalms 147:19
El que denuncia sus palabras a Jacob, sus estatutos y sus juicios a Israel.

Psalms 147:20
No ha hecho esto con toda nación; y sus juicios no los conocieron. Aleluya.

Psalms 148:1
Aleluya. ALABÁD a Jehová desde los cie- los: alabádle en las alturas.

Psalms 148:2
Alabádle todos sus ángeles: alabádle todos sus ejércitos.

Psalms 148:3
Alabádle el sol y la luna: alabádle todas las estrellas de luz.

Psalms 148:4
Alabádle los cielos de los cielos; y las aguas que están sobre los cielos.

Psalms 148:5
Alaben el nombre de Jehová; porque él mandó, y fueron creadas.

Psalms 148:6
Y las hizo ser para siempre, por el siglo: púsoles ley que no será quebrantada.

Psalms 148:7
Alabád a Jehová, de la tierra, los dragones y todos los abismos.

Psalms 148:8
El fuego, y el granizo; la nieve y el vapor: el viento de tempestad que hace su palabra:

Psalms 148:9
Los montes, y todos los collados: el árbol de fruto, y todos los cedros:

Psalms 148:10
La bestia, y todo animal: lo que va arrastrando, y el ave de alas.

Psalms 148:11
Los reyes de la tierra, y todos los pueblos: los príncipes, y todos los jueces de la tierra.

Psalms 148:12
Los mancebos, y también las doncellas: los viejos con los mozos.

Psalms 148:13
Alaben el nombre de Jehová; porque su nombre de él solo es ensalzado: su gloria es sobre tierra y cielos.

Psalms 148:14
El ensalzó el cuerno de su pueblo: alábenle todos sus misericordiosos: los hijos de Israel, el pueblo a él cercano. Aleluya.

Psalms 149:1
Aleluya. CANTÁD a Jehová canción nueva: su alabanza sea en la congregación de los misericordiosos.

Psalms 149:2
Alégrese Israel con su hacedor: los hijos de Sión se regocijen con su Rey.

Psalms 149:3
Alaben su nombre con corro: con adufe y arpa canten a él.

Psalms 149:4
Porque Jehová toma contentamiento con su pueblo: hermoseará a los humildes con salud.

Psalms 149:5
Regocijarse han los piadosos con gloria: cantarán sobre sus camas.

Psalms 149:6
Ensalzamientos de Dios estarán en sus gargantas; y espadas de dos filos en sus manos:

Psalms 149:7
Para hacer venganza de los Gentiles: castigos en los pueblos.

Psalms 149:8
Para aprisionar a sus reyes en grillos; y a sus nobles en cadenas de hierro.

Psalms 149:9
Para hacer en ellos el juicio escrito: esta será la gloria de todos sus piadosos. Aleluya.

Psalms 150:1
Aleluya. ALABÁD a Dios en su santuario: alabádle en el extendimiento de su fortaleza.

Psalms 150:2
Alabádle en sus valentías: alabádle conforme a la muchedumbre de su grandeza.

Psalms 150:3
Alabádle a son de bocina: alabádle con salterio y arpa.

Psalms 150:4
Alabádle con adufe y flauta: alabádle con cuerdas y órgano.

Psalms 150:5
Alabádle con címbalos resonantes: alabádle con címbalos de jubilación.

Psalms 150:6
Todo espíritu alabe a JEHOVÁ. Aleluya.

 

 

 

 

 

 

Proverbios / Proverbs



Proverbs 1:1
LOS proverbios de Salomón, hijo de David, rey de Israel:

Proverbs 1:2
Para entender sabiduría y castigo: para entender las razones prudentes:

Proverbs 1:3
Para recibir el castigo de prudencia, justicia, y juicio, y equidad:

Proverbs 1:4
Para dar a los simples astucia, y a los mozos inteligencia y consejo.

Proverbs 1:5
Oirá el sabio y aumentará la doctrina; y el entendido adquirirá consejo.

Proverbs 1:6
Para entender parábola y declaración, palabras de sabios, y sus dichos oscuros.

Proverbs 1:7
El PRINCIPIO de la sabiduría es el temor de Jehová: los insensatos despreciaron la sabiduría y la instrucción.

Proverbs 1:8
Oye, hijo mío, el castigo de tu padre, y no deseches la ley de tu madre:

Proverbs 1:9
Porque aumento de gracia serán a tu cabeza, y collares a tu cuello.

Proverbs 1:10
Hijo mío, si los pecadores te quisieren engañar, no consientas.

Proverbs 1:11
Si dijeren: Ven con nosotros, espiemos a la sangre: asechemos al inocente sin razón:

Proverbs 1:12
Tragarlos hemos como el sepulcro, vivos; y enteros, como los que caen en sima:

Proverbs 1:13
Hallaremos riquezas de todas suertes: henchiremos nuestras casas de despojos:

Proverbs 1:14
Echa tu suerte entre nosotros: tengamos todos una bolsa:

Proverbs 1:15
Hijo mío, no andes en camino con ellos: aparta tu pié de sus veredas:

Proverbs 1:16
Porque sus piés correrán al mal; e irán presurosos a derramar sangre.

Proverbs 1:17
Porque en vano se tenderá la red delante de los ojos de toda ave.

Proverbs 1:18
Mas ellos a su sangre espían, y a sus almas asechan.

Proverbs 1:19
Tales son las sendas de todo codicioso de codicia, la cual prenderá el alma de sus poseedores.

Proverbs 1:20
La sabiduría clama de fuera: en las plazas da su voz:

Proverbs 1:21
En las encrucijadas de los murmullos de gente clama: en las entradas de las puertas de la ciudad dice sus razones:

Proverbs 1:22
¿Hasta cuándo, o! simples, amaréis la simpleza, y los burladores desearán el burlar, y los insensatos aborrecerán la ciencia?

Proverbs 1:23
Volvéos a mi reprensión: he aquí que yo os derramaré mi espíritu, y os haré saber mis palabras.

Proverbs 1:24
Por cuanto llamé, y no quisisteis: extendí mi mano, y no hubo quien escuchase:

Proverbs 1:25
Y desechasteis todo consejo mío, y no quisisteis mi reprensión:

Proverbs 1:26
También yo me reiré en vuestra calamidad; y me burlaré cuando os viniere lo que teméis.

Proverbs 1:27
Cuando viniere, como una destrucción, lo que teméis; y vuestra calamidad viniere como un torbellino: cuando viniere sobre vosotros tribulación y angustia:

Proverbs 1:28
Entónces me llamarán, y no responderé: buscarme han de mañana, y no me hallarán:

Proverbs 1:29
Por cuanto aborrecieron la sabiduría; y no escogieron el temor de Jehová:

Proverbs 1:30
Ni quisieron mi consejo; y menospreciaron toda reprensión mía.

Proverbs 1:31
Comerán pues del fruto de su camino; y de sus consejos se hartarán.

Proverbs 1:32
Porque el reposo de los ignorantes los matará; y la prosperidad de los insensatos los echará a perder.

Proverbs 1:33
Mas el que me oyere, habitará confiadamente; y vivirá reposado de temor de mal.

Proverbs 2:1
HIJO mío, si tomares mis pala- bras, y guardares mis mandamientos dentro de tí,

Proverbs 2:2
Haciendo estar atento tu oido a la sabiduría: si inclinares tu corazón a la prudencia:

Proverbs 2:3
Si clamares a la inteligencia; y a la prudencia dieres tu voz:

Proverbs 2:4
Si como a la plata, la buscares, y como a tesoros la escudriñares:

Proverbs 2:5
Entónces entenderás el temor de Jehová; y hallarás el conocimiento de Dios.

Proverbs 2:6
Porque Jehová da la sabiduría; y de su boca viene el conocimiento, y la inteligencia.

Proverbs 2:7
El guarda el ser a los rectos: es escudo a los que caminan perfectamente,

Proverbs 2:8
Guardando las veredas del juicio; y el camino de sus misericordiosos guardará.

Proverbs 2:9
Entónces entenderás justicia, juicio, y equidad, y todo buen camino.

Proverbs 2:10
Cuando la sabiduría entrare en tu corazón, y la ciencia fuere dulce a tu alma;

Proverbs 2:11
Consejo te guardará, inteligencia te conservará.

Proverbs 2:12
Para escaparte del mal camino, del hombre que habla perversidades:

Proverbs 2:13
Que dejan las veredas derechas, por andar por caminos tenebrosos:

Proverbs 2:14
Que se alegran haciendo mal: que se huelgan en malas perversidades:

Proverbs 2:15
Cuyas veredas son torcidas, y ellos torcidos en sus caminos:

Proverbs 2:16
Para escaparte de la mujer extraña, de la agena que ablanda sus razones:

Proverbs 2:17
Que desampara al príncipe de su mocedad; y se olvida del concierto de su Dios.

Proverbs 2:18
Por lo cual su casa está inclinada a la muerte, y sus veredas van hacia los muertos.

Proverbs 2:19
Todos los que a ella entraren, no volverán: ni tomarán las veredas de la vida.

Proverbs 2:20
Para que andes por el camino de los buenos; y guardes las veredas de los justos.

Proverbs 2:21
Porque los rectos habitarán la tierra, y los perfectos permanecerán en ella.

Proverbs 2:22
Mas los impíos serán cortados de la tierra; y los prevaricadores serán de ella desarraigados.

Proverbs 3:1
HIJO mío, no te olvides de mi ley; y tu corazón guarde mis mandamientos:

Proverbs 3:2
Porque longura de dias, y años de vida, y paz te aumentarán.

Proverbs 3:3
Misericordia, y verdad no te desamparen: átalas a tu cuello, escríbelas en la tabla de tu corazón;

Proverbs 3:4
Y hallarás gracia y buena opinión en los ojos de Dios, y de los hombres.

Proverbs 3:5
Fíate de Jehová de todo tu corazón; y no estribes en tu prudencia.

Proverbs 3:6
Reconócele en todos tus caminos; y él enderezará tus veredas.

Proverbs 3:7
No seas sabio en tu opinión: teme a Jehová, y apártate del mal:

Proverbs 3:8
Porque será medicina a tu ombligo, y tuétano a tus huesos.

Proverbs 3:9
Honra a Jehová de tu sustancia; y de las primicias de todos tus frutos:

Proverbs 3:10
Y serán llenos tus alfolíes de hartura; y tus lagares rebentarán de mosto.

Proverbs 3:11
No deseches, hijo mío, el castigo de Jehová: ni te fatigues de su corrección:

Proverbs 3:12
Porque Jehová al que ama, y quiere, como el padre al hijo, a ese castiga.

Proverbs 3:13
Bienaventurado el hombre que halló la sabiduría; y que saca a luz la inteligencia.

Proverbs 3:14
Poque su mercadería es mejor que la mercadería de la plata; y sus frutos, más que el oro fino.

Proverbs 3:15
Más preciosa es que las piedras preciosas; y todo lo que puedes desear, no se puede comparar a ella.

Proverbs 3:16
Longura de dias trae en su mano derecha: en su izquierda, riquezas y honra.

Proverbs 3:17
Sus caminos son caminos deleitosos; y todas sus veredas, paz.

Proverbs 3:18
Esta es el árbol de vida a los que asen de ella; y los que la sustentan, son bienaventurados.

Proverbs 3:19
Jehová con sabiduría fundó la tierra: afirmó los cielos con inteligencia.

Proverbs 3:20
Con su ciencia se partieron los abismos; y los cielos destilan el roció.

Proverbs 3:21
Hijo mío, no se aparten estas cosas de tus ojos: guarda la ley, y el consejo;

Proverbs 3:22
Y serán vida a tu alma, y gracia a tu cuello.

Proverbs 3:23
Entónces caminarás por tu camino confiadamente; y tu pié no tropezará.

Proverbs 3:24
Cuando te acostares, no habrás temor; y acostarte has, y tu sueño será suave.

Proverbs 3:25
No habrás temor del pavor repentino, ni de la ruina de los impíos, cuando viniere.

Proverbs 3:26
Porque Jehová será tu confianza; y el guardará tu pié, porque no seas tomado.

Proverbs 3:27
No detengas el bien de sus dueños, cuando tuvieres poder para hacerlo.

Proverbs 3:28
No digas a tu prójimo: Vé, y vuelve, y mañana te daré, cuando tienes contigo.

Proverbs 3:29
No pienses mal contra tu prójimo, estando él confiado de tí.

Proverbs 3:30
No pleitées con alguno sin razón, si él no te ha malgalardonado.

Proverbs 3:31
No tengas envidia al hombre injusto: ni escojas alguno de sus caminos:

Proverbs 3:32
Porque el perverso es abominado de Jehová; y con los rectos es su secreto.

Proverbs 3:33
Maldición de Jehová está en la casa del impío; mas a la morada de los justos bendecirá.

Proverbs 3:34
Ciertamente él escarnecerá a los escarnecedores; y a los humildes dará gracia.

Proverbs 3:35
Los sabios heredarán la honra; y los insensatos sostendrán deshonra.

Proverbs 4:1
OID hijos la enseñanza del padre; y estád atentos, para que sepáis inteligencia.

Proverbs 4:2
Porque os doy buen enseñamiento: no desamparéis mi ley.

Proverbs 4:3
Porque yo fuí hijo de mi padre, delicado y único delante de mi madre:

Proverbs 4:4
Y enseñábame, y me decía: Sustente mis razones tu corazón: guarda mis mandamientos, y vivirás.

Proverbs 4:5
Adquiere sabiduría, adquiere inteligencia: no te olvides, ni te apartes de las razones de mi boca.

Proverbs 4:6
No la dejes, y ella te guardará; ámala, y conservarte ha.

Proverbs 4:7
Primeramente sabiduría: adquiere sabiduría, y ante toda tu posesión adquiere inteligencia.

Proverbs 4:8
Engrandécela, y ella te engrandecerá; ella te honrará, cuando tú la hubieres abrazado.

Proverbs 4:9
Dará a tu cabeza aumento de gracia: corona de hermosura te entregrará.

Proverbs 4:10
Oye, hijo mío, y recibe mis razones; y multiplicársete han años de vida.

Proverbs 4:11
Por el camino de la sabiduría te he encaminado; y por veredas derechas te he hecho andar.

Proverbs 4:12
Cuando por ellas anduvieres, no se estrecharán tus pasos; y si corrieres, no tropezarás.

Proverbs 4:13
Ten asida la instrucción, no la dejes: guárdala, porque ella es tu vida.

Proverbs 4:14
No entres por la vereda de los impíos: ni vayas por el camino de los malos:

Proverbs 4:15
Desampárala; no pases por ella: apártate de ella, y pasa.

Proverbs 4:16
Porque no duermen, si no hicieren mal; y pierden su sueño, si no han hecho caer.

Proverbs 4:17
Porque comen pan de maldad, y beben vino de robos.

Proverbs 4:18
Mas la vereda de los justos es como la luz del lucero: auméntase, y alumbra hasta que el día es perfecto.

Proverbs 4:19
El camino de los impíos es como la oscuridad: no saben en qué tropiezan.

Proverbs 4:20
Hijo mío, está atento a mis palabras; y a mis razones inclina tu oreja:

Proverbs 4:21
No se aparten de tus ojos: mas guárdalas en medio de tu corazón;

Proverbs 4:22
Porque son vida a los que las hallan; y medicina a toda su carne.

Proverbs 4:23
Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; porque de él mana la vida.

Proverbs 4:24
Aparta de tí la perversidad de la boca; y la iniquidad de labios aleja de tí.

Proverbs 4:25
Tus ojos miren lo recto; y tus párpados enderecen tu camino delante de tí.

Proverbs 4:26
Pesa la vereda de tus piés; y todos tus caminos sean ordenados.

Proverbs 4:27
No te apartes a diestra, ni a siniestra: aparta tu pié del mal.

Proverbs 5:1
HIJO mío está atento a mi sabi- duría, y a mi inteligencia inclina tu oido:

Proverbs 5:2
Para que guardes mis consejos; y tus labios conserven la ciencia.

Proverbs 5:3
Porque los labios de la mujer extraña destilan panal de miel; y su paladar es más suave que el aceite:

Proverbs 5:4
Mas su fin es amargo como el ajenjo; agudo como espada de dos filos.

Proverbs 5:5
Sus piés descienden a la muerte: sus pasos sustentan el sepulcro.

Proverbs 5:6
Si no pesares el camino de vida, sus caminos son instables: no los conocerás.

Proverbs 5:7
Ahora pues, hijos, oídme, y no os apartéis de las razones de mi boca.

Proverbs 5:8
Aleja de ella tu camino; y no te acerques a la puerta de su casa.

Proverbs 5:9
Porque no des a los extraños tu honor; y tus años a cruel.

Proverbs 5:10
Porque no se harten los extraños de tu fuerza; y tus trabajos estén en casa del extraño:

Proverbs 5:11
Y gimas en tus postrimerías, cuando se consumiere tu carne y tu cuerpo,

Proverbs 5:12
Y digas: ¿Cómo aborrecí el castigo; y mi corazón menospreció la reprensión,

Proverbs 5:13
Y no oí la voz de los que me castigaban; y a los que me enseñaban no incliné mi oido?

Proverbs 5:14
Poco se faltó para que no cayese en todo mal, en medio de la compañía y de la congregación.

Proverbs 5:15
Bebe el agua de tu cisterna, y las corrientes de tu pozo.

Proverbs 5:16
Derrámense por de fuera tus fuentes: en las plazas los ríos de tus aguas.

Proverbs 5:17
Sean para tí solo, y no para los extraños contigo.

Proverbs 5:18
Será bendito tu manadero; y alégrate de la mujer de tu mocedad.

Proverbs 5:19
Cierva amada, y graciosa cabra; sus pechos te hartarán en todo tiempo; y de su amor andarás ciego de continuo.

Proverbs 5:20
¿Y por qué andarás ciego, hijo mío, con la agena, y abrazarás el seno de la extraña?

Proverbs 5:21
Pues que los caminos del hombre están delante de los ojos de Jehová, y el pesa todas sus veredas.

Proverbs 5:22
Sus iniquidades prenderán al impío; y con las cuerdas de su pecado será detenido.

Proverbs 5:23
Él morirá sin castigo; y por la multitud de su locura errará.

Proverbs 6:1
HIJO, si salieres por fiador por tu amigo, si tocaste tu mano al extraño,

Proverbs 6:2
Enlazado eres con las palabras de tu boca; y preso con las razones de tu boca.

Proverbs 6:3
Haz esto ahora, hijo mío, y líbrate; porque has caido en la mano de tu prójimo: Vé, humíllate, y esfuerza tu prójimo.

Proverbs 6:4
No des sueño a tus ojos, ni a tus párpados adormecimiento.

Proverbs 6:5
Escápate como el corzo de la mano del cazador; y como el ave de la mano del parancero.

Proverbs 6:6
Vé a la hormiga, o! perezoso, mira sus caminos, y sé sabio:

Proverbs 6:7
La cual no tiene capitán, ni gobernador, ni señor,

Proverbs 6:8
Y con todo eso apareja en el verano su comida: en el tiempo de la siega allega su mantenimiento.

Proverbs 6:9
Perezoso; ¿hasta cuándo has de dormir? ¿Cuándo te levantarás de tu sueño?

Proverbs 6:10
Tomando un poco de sueño, cabeceando otro poco, poniendo mano sobre mano otro poco para volver a dormir:

Proverbs 6:11
Vendrá como caminante tu necesidad, y tu pobreza como hombre de escudo.

Proverbs 6:12
El hombre perverso es varón inicuo: camina en perversidad de boca,

Proverbs 6:13
Guiña con sus ojos, habla con sus piés: enseña con sus dedos;

Proverbs 6:14
Perversidades están en su corazón: en todo tiempo anda pensando mal: enciende rencillas;

Proverbs 6:15
Por tanto su calamidad vendrá de repente: súbitamente será quebrantado, y no habrá quien le sane.

Proverbs 6:16
Seis cosas aborrece Jehová, y aun siete abomina su alma:

Proverbs 6:17
Los ojos altivos, la lengua mentirosa, las manos derramadoras de la sangre inocente,

Proverbs 6:18
El corazón que piensa pensamientos inicuos, los piés presurosos para correr al mal,

Proverbs 6:19
El testigo mentiroso que habla mentiras; y el que enciende rencillas entre los hermanos.

Proverbs 6:20
Guarda, hijo mío, el mandamiento de tu padre; y no dejes la ley de tu madre:

Proverbs 6:21
Atala siempre en tu corazón: enlázala a tu cuello.

Proverbs 6:22
Cuando anduvieres, te guie: cuando durmieres, te guarde: cuando despertares, hable contigo:

Proverbs 6:23
Porque el mandamiento candela es, y la ley luz; y camino de vida las reprensiones de la enseñanza;

Proverbs 6:24
Para que te guarden de la mala mujer; de la blandura de la lengua de la extraña.

Proverbs 6:25
No codicies su hermosura en tu corazón: ni te prenda con sus ojos.

Proverbs 6:26
Porque a causa de la mujer ramera viene el hombre a un bocado de pan; y la mujer caza la preciosa alma del varón.

Proverbs 6:27
¿Tomará el hombre fuego en su seno, y que sus vestidos no se quemen?

Proverbs 6:28
¿Andará el hombre sobre las brasas, y que sus piés no se abrasen?

Proverbs 6:29
Así el que entrare a la mujer de su prójimo: no será sin culpa todo hombre que la tocare.

Proverbs 6:30
No tienen en poco al ladrón, cuando hurtare para henchir su alma, teniendo hambre:

Proverbs 6:31
Mas tomado, paga las setenas: o da toda la sustancia de su casa.

Proverbs 6:32
Mas el que comete adulterio con la mujer, es falto de entendimiento: corrompe su alma el que tal hace.

Proverbs 6:33
Plaga y vergüenza hallará; y su afrenta nunca será raida.

Proverbs 6:34
Porque el zelo sañudo del varón no perdonará en el día de la venganza.

Proverbs 6:35
No tendrá respeto a ninguna redención: ni querrá perdonar aunque le multipliques el cohecho.

Proverbs 7:1
HIJO mío, guarda mis razones, y encierra contigo mis mandamientos.

Proverbs 7:2
Guarda mis mandamientos, y vivirás; y mi ley como las niñas de tus ojos.

Proverbs 7:3
Lígalos a tus dedos: escríbelos en la tabla de tu corazón.

Proverbs 7:4
Dí a la sabiduría: Tú eres mi hermana; y a la inteligencia llama parienta:

Proverbs 7:5
Para que te guarden de la mujer agena, y de la extraña, que ablanda sus palabras.

Proverbs 7:6
Porque mirando yo por la ventana de mi casa, por mi ventana,

Proverbs 7:7
Miré entre los simples, consideré entre los mancebos un mancebo falto de entendimiento,

Proverbs 7:8
El cual pasaba por la calle, junto a su esquina; e iba camino de su casa,

Proverbs 7:9
A la tarde del día, ya que oscurecía, en la oscuridad y tiniebla de la noche:

Proverbs 7:10
Y veis aquí una mujer, que le sale al encuentro con atavío de ramera, astuta de corazón,

Proverbs 7:11
Alborotadora y rencillosa: sus piés no pueden estár en casa:

Proverbs 7:12
Ahora de fuera, ahora por las plazas: asechando por todas las encrucijadas.

Proverbs 7:13
Y traba de él, y bésale; desvergonzó su rostro; y díjole:

Proverbs 7:14
Sacrificios de paz he prometido, hoy he pagado mis votos:

Proverbs 7:15
Por tanto he salido a encontrarte, buscando diligentemente tu faz; y he te hallado.

Proverbs 7:16
Con paramentos he emparamentado mi cama, alzados con cuerdas de Egipto.

Proverbs 7:17
He sahumado mi cámara con mirra, alóes, y canela.

Proverbs 7:18
Ven, embriaguémosnos de amores hasta la mañana: alegrémosnos en amores.

Proverbs 7:19
Porque el marido no está en su casa, ha ido a un viaje muy largo:

Proverbs 7:20
El saco del dinero llevó en su mano, el día de la fiesta volverá a su casa.

Proverbs 7:21
Derribóle con la multitud de la suavidad de sus palabras: con la blandura de sus labios le compelió.

Proverbs 7:22
Váse en pos de ella luego, como va el buey al degolladero, y como el insensato a las prisiones para ser castigado:

Proverbs 7:23
De tal manera que la saeta traspasó su higado: como el ave que se apresura al lazo, y no sabe que es contra su vida.

Proverbs 7:24
Ahora pues hijos, oídme, y estád atentos a las razones de mi boca.

Proverbs 7:25
No se aparte a sus caminos tu corazón; y no yerres en sus veredas.

Proverbs 7:26
Porque a muchos ha hecho caer muertos; y todos los fuertes han sido muertos por ella.

Proverbs 7:27
Caminos del sepulcro son su casa, que descienden a las cámaras de la muerte.

Proverbs 8:1
¿NO clama la sabiduría; y la inteligencia da su voz?

Proverbs 8:2
En los altos cabezos, junto al camino, a las encrucijadas de las veredas se para:

Proverbs 8:3
En el lugar de las puertas, a la entrada de la ciudad: a la entrada de las puertas da voces:

Proverbs 8:4
O! hombres, a vosotros clamo; y mi voz es a los hijos de los hombres.

Proverbs 8:5
Entendéd simples astucia; y vosotros insensatos, tomád entendimiento:

Proverbs 8:6
Oid, porque hablaré cosas excelentes, y abriré mis labios para cosas rectas.

Proverbs 8:7
Porque mi paladar hablará verdad; y mis labios abominan la impiedad.

Proverbs 8:8
En justicia son todas las razones de mi boca: no hay en ellas cosa perversa, ni torcida.

Proverbs 8:9
Todas ellas son rectas al que entiende; y rectas a los que han hallado sabiduría.

Proverbs 8:10
Recibíd mi castigo, y no la plata; y ciencia, mas que el oro escogido.

Proverbs 8:11
Porque mejor es la sabiduría que las piedras preciosas; y todas las cosas que se pueden desear, no se pueden comparar a ella.

Proverbs 8:12
Yo, la sabiduría, moré con la astucia; y yo invento la ciencia de los consejos.

Proverbs 8:13
El temor de Jehová es aborecer el mal; la soberbia, y la arrogancia, y el mal camino, y la boca perversa aborrezco.

Proverbs 8:14
Conmigo está el consejo, y el ser: yo soy la inteligencia; mía es la fortaleza.

Proverbs 8:15
Por mí reinan los reyes, y los príncipes determinan justicia.

Proverbs 8:16
Por mí dominan los príncipes, y todos los gobernadores juzgan la tierra.

Proverbs 8:17
Yo amo a los que me aman; y los que me buscan, me hallan.

Proverbs 8:18
Las riquezas y la honra están conmigo, riqueza firme y justa.

Proverbs 8:19
Mejor es mi fruto que el oro, y que el oro refinado; y mi renta, que la plata escogida.

Proverbs 8:20
Por vereda de justicia guiaré, por medio de veredas de juicio.

Proverbs 8:21
Para hacer heredar a mis amigos el ser, y que yo hincha sus tesoros.

Proverbs 8:22
Jehová me poseyó en el principio de su camino, desde entónces, ántes de sus obras.

Proverbs 8:23
Eternalmente tuve el principado, desde el principio, ántes de la tierra.

Proverbs 8:24
Ántes de los abismos fuí engendrada; ántes que fuesen las fuentes de las muchas aguas:

Proverbs 8:25
Ántes que los montes fuesen fundados: ántes de los collados, yo era engendrada.

Proverbs 8:26
No había aun hecho la tierra, ni las plazas, ni la cabeza de los polvos del mundo.

Proverbs 8:27
Cuando componía los cielos, allí estaba yo; cuando señalaba por compás las sobrehaz del abismo:

Proverbs 8:28
Cuando afirmaba los cielos arriba: cuando afirmaba las fuentes del abismo:

Proverbs 8:29
Cuando ponía a la mar su estatuto; y a las aguas, que no pasasen su mandamiento: cuando señalaba los fundamentos de la tierra:

Proverbs 8:30
Con él estaba yo por ama, y fuí en delicias todos los dias, teniendo solaz delante de él en todo tiempo.

Proverbs 8:31
Tengo solaz en la redondez de su tierra; y mis solaces son con los hijos de los hombres.

Proverbs 8:32
Ahora pues, hijos, oídme; y bienaventurados los que guardaren mis caminos.

Proverbs 8:33
Obedecéd la instrucción, y sed sabios; y no la menosprecieis.

Proverbs 8:34
Bienaventurado el hombre que me oye, trasnochando a mis puertas cada día: guardando los umbrales de mis entradas.

Proverbs 8:35
Porque el que me hallare, hallará la vida; y alcanzará la voluntad de Jehová.

Proverbs 8:36
Mas el que peca contra mí, defrauda a su alma: todos los que me aborrecen, aman la muerte.

Proverbs 9:1
LA sabiduría edificó su casa; labró sus siete columnas:

Proverbs 9:2
Mató a su víctima, templó su vino, y puso su mesa.

Proverbs 9:3
Envió sus criadas, clamó sobre lo más alto de la ciudad:

Proverbs 9:4
Cualquiera simple, venga acá. A los faltos de entendimiento dijo:

Proverbs 9:5
Veníd, coméd mi pan; y bebéd del vino que yo he templado.

Proverbs 9:6
Dejád las simplezas, y vivíd; y andád por el camino de la inteligencia.

Proverbs 9:7
El que castiga al burlador, afrenta toma para sí; y el que reprende al impío, su mancha.

Proverbs 9:8
No castigues al burlador, porque no te aborrezca: castiga al sabio, y amarte ha.

Proverbs 9:9
Dá instrucción al sabio, y será más sabio: enseña al justo, y añadirá enseñamiento.

Proverbs 9:10
El temor de Jehová es el principio de la sabiduría; y la ciencia de los santos es inteligencia.

Proverbs 9:11
Porque por mí se aumentarán tus dias; y años de vida se te añadirán.

Proverbs 9:12
Si fueres sabio, para tí lo serás; mas si fueres burlador, tú solo pagarás.

Proverbs 9:13
La mujer insensata es alborotadora, es simple, y no sabe nada:

Proverbs 9:14
Asiéntase sobre una silla a la puerta de su casa, en lo alto de la ciudad;

Proverbs 9:15
Para llamar a los que pasan por el camino: que van por sus caminos derechos:

Proverbs 9:16
Cualquiera simple, venga acá. A los faltos de entendimiento, dijo:

Proverbs 9:17
Las aguas hurtadas son dulces; y el pan encubierto es suave.

Proverbs 9:18
Y no saben, que allí están los muertos; y sus convidados están en los profundos de la sepultura.

Proverbs 10:1
EL hijo sabio alegra al padre; y el hijo insensato es tristeza de su madre.

Proverbs 10:2
Los tesoros de maldad no serán de provecho; mas la justicia libra de la muerte.

Proverbs 10:3
Jehová no dejará tener hambre al alma del justo: mas la iniquidad lanzará a los impíos.

Proverbs 10:4
La mano negligente hace pobre: mas la mano de los diligentes enriquece.

Proverbs 10:5
El que recoge en el verano, es hombre entendido; el que duerme en el tiempo de la segada, hombre confuso.

Proverbs 10:6
Bendita es la cabeza del justo: mas la boca de los impíos cubrira iniquidad.

Proverbs 10:7
La memoria del justo será bendita: mas el nombre de los impíos se podrirá.

Proverbs 10:8
El sabio de corazón recibirá los mandamientos: mas el insensato de labios caerá.

Proverbs 10:9
El que camina en integridad, anda confiado: mas el que pervierte sus caminos, será quebrantado.

Proverbs 10:10
El que guiña del ojo, dará tristeza; y el insensato de labios será castigado.

Proverbs 10:11
Vena de vida es la boca del justo: mas la boca de los impíos cubrirá la iniquidad.

Proverbs 10:12
El odio despierta las rencillas: mas la caridad cubrirá todas las maldades.

Proverbs 10:13
En los labios del prudente se halla sabiduría, y es vara a las espaldas del falto de entendimiento.

Proverbs 10:14
Los sabios guardan la sabiduría: mas la boca del insensato es calamidad cercana.

Proverbs 10:15
Las riquezas del rico son su ciudad fuerte; y el desmayo de los pobres es su pobreza.

Proverbs 10:16
La obra del justo es para vida: mas el fruto del impío es para pecado.

Proverbs 10:17
Camino a la vida es guardar la corrección; y el que deja la reprensión yerra.

Proverbs 10:18
El que encubre el odio tiene labios mentirosos; y el que echa mala fama es insensato.

Proverbs 10:19
En las muchas palabras no falta rebelión: mas el que refrena sus labios es prudente.

Proverbs 10:20
Plata escogida es la lengua del justo: mas el entendimiento de los impíos es como nada.

Proverbs 10:21
Los labios del justo apacientan a muchos: mas los insensatos con falta de entendimiento mueren.

Proverbs 10:22
La bendición de Jehová es la que enriquece, y no añade tristeza con ella.

Proverbs 10:23
Es como risa al insensato hacer abominación: mas el hombre entendido sabe.

Proverbs 10:24
Lo que el impío teme, eso le vendrá: mas Dios da a los justos lo que desean.

Proverbs 10:25
Como pasa el torbellino, así el malo no es: mas el justo, fundado para siempre.

Proverbs 10:26
Como el vinagre a los dientes, y como el humo a los ojos, así es el perezoso a los que le envían.

Proverbs 10:27
El temor de Jehová aumentará los dias: mas los años de los impíos serán acortados.

Proverbs 10:28
La esperanza de los justos es alegría; mas la esperanza de los impíos perecerá.

Proverbs 10:29
Fortaleza es al perfecto el camino de Jehová: mas espanto es a los que obran maldad.

Proverbs 10:30
El justo eternalmente no será removido, mas los impíos no habitarán la tierra.

Proverbs 10:31
La boca del justo producirá sabiduría: mas la lengua perversa será cortada.

Proverbs 10:32
Los labios del justo conocerán lo que agrada: mas la boca de los impíos perversidades.

Proverbs 11:1
EL peso falso abominación es a Jehová: mas la pesa perfecta le agrada.

Proverbs 11:2
Cuando vino la soberbia, vino también la deshonra: mas con los humildes es la sabiduría.

Proverbs 11:3
La perfección de los rectos los encaminará: mas la perversidad de los pecadores los echará a perder.

Proverbs 11:4
No aprovecharán las riquezas en el día de la ira: mas la justicia escapará de la muerte.

Proverbs 11:5
La justicia del perfecto enderezará su camino; mas el impío por su impiedad caerá.

Proverbs 11:6
La justicia de los rectos los escapará; mas los pecadores en su pecado serán presos.

Proverbs 11:7
Cuando muere el hombre impío, perece su esperanza; y la esperanza de los malos perecerá.

Proverbs 11:8
El justo es escapado de la tribulación: mas el impío viene en su lugar.

Proverbs 11:9
El hipócrita con la boca daña a su prójimo; mas los justos con la sabiduría son escapados.

Proverbs 11:10
En el bien de los justos la ciudad se alegra: mas cuando los impíos perecen hay fiestas.

Proverbs 11:11
Por la bendición de los rectos la ciudad será engrandecida; mas por la boca de los impíos ella será trastornada.

Proverbs 11:12
El que carece de entendimiento, menosprecía a su prójimo; mas el hombre prudente calla.

Proverbs 11:13
El que anda en chismes, descubre el secreto; mas el de espíritu fiel encubre la cosa.

Proverbs 11:14
Cuando faltaren las industrias, el pueblo caerá; mas en la multitud de consejeros está la salud.

Proverbs 11:15
De aflicción será afligido el que fiare al extraño; mas el que aborreciere las fianzas vivirá confiado.

Proverbs 11:16
La mujer graciosa tendrá honra; y los fuertes tendrán riquezas.

Proverbs 11:17
A su alma hace bien el hombre misericordioso; mas el cruel atormenta su carne.

Proverbs 11:18
El impío hace obra falsa; mas el que sembrare justicia, tendrá galardón firme.

Proverbs 11:19
Como la justicia es para vida, así el que sigue el mal es para su muerte.

Proverbs 11:20
Abominación son a Jehová los perversos de corazón: mas los perfectos de camino le son agradables.

Proverbs 11:21
Aunque llegue la mano a la mano, el malo no quedará sin castigo; mas la simiente de los justos escapará.

Proverbs 11:22
Zarcillo de oro en la nariz del puerco es la mujer hermosa, y apartada de razón.

Proverbs 11:23
El deseo de los justos solamente es bueno; mas la esperanza de los impíos es enojo.

Proverbs 11:24
Hay unos que reparten, y les es añadido más: hay otros que son escasos más de lo que es justo; mas vienen a pobreza.

Proverbs 11:25
El alma liberal será engordada; y el que hartare, él también será harto.

Proverbs 11:26
El que detiene el grano, el pueblo le maldecirá: mas bendición será sobre la cabeza del que vende.

Proverbs 11:27
El que madruga al bien, hallará favor: mas el que busca el mal, venirle ha.

Proverbs 11:28
El que confia en sus riquezas, caerá; mas los justos reverdecerán como ramos.

Proverbs 11:29
El que turba su casa, heredará viento; y el insensato será siervo del sabio de corazón.

Proverbs 11:30
El fruto del justo es árbol de vida, y el que caza almas, es sabio.

Proverbs 11:31
Ciertamente el justo será pagado en la tierra: ¿cuánto más el impío y pecador?

Proverbs 12:1
EL que ama el castigo, ama la sabiduría: mas el que aborrece la reprensión, es ignorante.

Proverbs 12:2
El bueno alcanzará favor de Jehová: mas él condenará al hombre de malos pensamientos.

Proverbs 12:3
El hombre malo no permanecerá: mas la raíz de los justos no será movida,

Proverbs 12:4
La mujer virtuosa corona es de su marido: mas la mala, como carcoma en sus huesos.

Proverbs 12:5
Los pensamientos de los justos son juicio: mas las astucias de los impíos engaño.

Proverbs 12:6
Las palabras de los impíos son asechar a la sangre: mas la boca de los rectos les librará.

Proverbs 12:7
Dios trastornará a los impíos, y no serán más: mas la casa de los justos permanecerá.

Proverbs 12:8
Según su sabiduría es alabado el hombre: mas el perverso de corazón será en menosprecio.

Proverbs 12:9
Mejor es el que se menosprecia, y tiene siervos, que el que se precia, y carece de pan.

Proverbs 12:10
El justo conoce el alma de su bestia: mas la piedad de los impíos es cruel.

Proverbs 12:11
El que labra su tierra, se hartará de pan: mas el que sigue a los vagabundos es falto de entendimiento.

Proverbs 12:12
Desea el impío la red de los malos: mas la raíz de los justos dará fruto.

Proverbs 12:13
El impío es enredado en la prevaricación de sus labios: mas el justo saldrá de la tribulación.

Proverbs 12:14
Del fruto de la boca el hombre será harto de bien; y la paga de las manos del hombre le será dada.

Proverbs 12:15
El camino del insensato es derecho en su opinión: mas el que obedece al consejo es sabio.

Proverbs 12:16
El insensato a la hora se conocerá su ira: mas el que disimula la injuria es cuerdo.

Proverbs 12:17
El que habla verdad, declara justicia: mas el testigo mentiroso, engaño.

Proverbs 12:18
Hay algunos que hablan como estocadas de espada: mas la lengua de los sabios es medicina.

Proverbs 12:19
El labio de verdad permanecerá para siempre: mas la lengua de mentira, por un momento.

Proverbs 12:20
Engaño hay en el corazón de los que piensan mal: mas alegría en el de los que piensan bien.

Proverbs 12:21
Ninguna adversidad acontecerá al justo; mas los impíos serán llenos de mal.

Proverbs 12:22
Los labios mentirosos son abominación a Jehová: mas los obradores de verdad, su contentamiento.

Proverbs 12:23
El hombre cuerdo encubre la sabiduría: mas el corazón de los insensatos predica la fatuidad.

Proverbs 12:24
La mano de los diligentes se enseñoreará: mas la negligente será tributaria.

Proverbs 12:25
El cuidado congojoso en el corazón del hombre le abate: mas la buena palabra le alegra.

Proverbs 12:26
El justo hace ventaja a su prójimo: mas el camino de los impíos les hace errar.

Proverbs 12:27
El engaño no chamuscará su caza: mas el haber precioso del hombre es la diligencia.

Proverbs 12:28
En la vereda de justicia está la vida; y el camino de su vereda no es muerte.

Proverbs 13:1
EL hijo sabio recibe la ense- ñanza del padre: mas el burlador no escucha la reprensión.

Proverbs 13:2
Del fruto de la boca el hombre comerá bien: mas el alma de los prevaricadores, mal.

Proverbs 13:3
El que guarda su boca, guarda su alma: mas el que abre sus labios tendrá calamidad.

Proverbs 13:4
Desea, y nada alcanza el alma del perezoso: mas el alma de los diligentes será engordada.

Proverbs 13:5
El justo aborrecerá la palabra de mentira; mas el impío se hace hediondo, y confuso.

Proverbs 13:6
La justicia guarda al de perfecto camino; mas la impiedad trastornará al pecador.

Proverbs 13:7
Hay algunos que se hacen ricos, y no tienen nada; y otros, que se hacen pobres, y tienen muchas riquezas.

Proverbs 13:8
La redención de la vida del hombre son sus riquezas; y el pobre no escucha la reprensión.

Proverbs 13:9
La luz de los justos se alegrará: mas la candela de los impíos se apagará.

Proverbs 13:10
Ciertamente la soberbia parirá contienda: mas con los avisados es la sabiduría.

Proverbs 13:11
Las riquezas de vanidad se disminuirán: mas el que allega con su mano, multiplicará.

Proverbs 13:12
La esperanza que se alarga, es tormento del corazón: mas árbol de vida es el deseo cumplido.

Proverbs 13:13
El que menosprecia la palabra, perecerá por ello: mas el que teme el mandamiento, será pagado.

Proverbs 13:14
La ley al sabio es manadero de vida para apartarse de los lazos de la muerte.

Proverbs 13:15
El buen entendimiento conciliará gracia: mas el camino de los prevaricadores es duro.

Proverbs 13:16
Todo hombre cuerdo hace con sabiduría: mas el insensato manifestará fatuidad.

Proverbs 13:17
El mal mensajero caerá en mal: mas el mensajero fiel es medicina.

Proverbs 13:18
Pobreza y vergüenza tendrá el que menospreciare la enseñanza: mas el que guarda la corrección, será honrado.

Proverbs 13:19
El deseo cumplido deleita al alma: mas apartarse del mal, es abominación a los insensatos.

Proverbs 13:20
El que anda con los sabios, será sabio: mas el que se allega a los insensatos, será quebrantado.

Proverbs 13:21
Mal perseguirá a los pecadores: mas a los justos bien será pagado.

Proverbs 13:22
El bueno dejará herederos a los hijos de los hijos; y el haber del pecador para el justo está guardado.

Proverbs 13:23
En el barbecho de los pobres hay mucho pan: mas piérdese por falta de juicio.

Proverbs 13:24
El que detiene el castigo, a su hijo aborrece: mas el que le ama, madruga a castigarle.

Proverbs 13:25
El justo come hasta que su alma se harta: mas el vientre de los impíos tendrá necesidad.

Proverbs 14:1
LA mujer sábia edifica su casa: mas la insensata con sus manos la derriba.

Proverbs 14:2
El que camina en su rectitud, teme a Jehová: mas el pervertido en sus caminos, le menosprecia.

Proverbs 14:3
En la boca del insensato está la vara de la soberbia: mas los labios de los sabios los guardarán.

Proverbs 14:4
Sin bueyes, el alfolí está limpio: mas por la fuerza del buey hay abundancia de panes.

Proverbs 14:5
El testigo verdadero, no mentirá: mas el testigo falso hablará mentiras.

Proverbs 14:6
Buscó el burlador la sabiduría, y no la halló: mas la sabiduría al hombre entendido es fácil.

Proverbs 14:7
Véte de delante del hombre insensato: pues no le conociste labios de ciencia.

Proverbs 14:8
La ciencia del cuerdo es entender su camino: mas la insensatez de los fatuos es engaño.

Proverbs 14:9
Los insensatos hablan pecado; mas entre los rectos hay amor.

Proverbs 14:10
El corazón conoce la amargura de su alma; y extraño no se entremeterá en su alegría.

Proverbs 14:11
La casa de los impíos será asolada: mas la tienda de los rectos florecerá.

Proverbs 14:12
Hay camino que al hombre le parece derecho: mas su salida es caminos de muerte.

Proverbs 14:13
Aun en la risa tendrá dolor el corazón; y la salida de la alegría es congoja.

Proverbs 14:14
De sus caminos será harto el apartado de razón; y el hombre de bien se apartará de él.

Proverbs 14:15
El simple cree a toda palabra: mas el entendido entiende sus pasos.

Proverbs 14:16
El sabio teme, y apártase del mal: mas el insensato enójase, y confia.

Proverbs 14:17
El que de presto se enoja, hará locura; y el hombre de malos pensamientos será aborrecido.

Proverbs 14:18
Los simples heredarán la insensatez: mas los cuerdos se coronarán de sabiduría.

Proverbs 14:19
Los malos se inclinaron delante de los buenos; y los impíos, a las puertas del justo.

Proverbs 14:20
El pobre es odioso aun a su amigo: mas los que aman al rico, son muchos.

Proverbs 14:21
El pecador menosprecia a su prójimo: mas el que tiene misericordia de los pobres, es bienaventurado.

Proverbs 14:22
¿No yerran, los que piensan mal? mas los que piensan bien tendrán misericordia, y verdad.

Proverbs 14:23
En todo trabajo hay abundancia: mas la palabra de los labios solamente empobrece.

Proverbs 14:24
La corona de los sabios es sus riquezas: mas la insensatez de los fatuos su fatuidad.

Proverbs 14:25
El testigo verdadero libra las almas: mas el engañoso hablará mentiras.

Proverbs 14:26
En el temor de Jehová está la fuerte confianza; y allí sus hijos tendrán esperanza.

Proverbs 14:27
El temor de Jehová es manadero de vida, para ser apartado de los lazos de la muerte.

Proverbs 14:28
En la multitud del pueblo está la gloria del rey; y en la falta del pueblo, la flaqueza del príncipe.

Proverbs 14:29
El que tarde se aira, es grande de entendimiento: mas el corto de espíritu, engrandece la locura.

Proverbs 14:30
El corazón blando es vida de las carnes: mas la envidia, pudrimiento de huesos.

Proverbs 14:31
El que oprime al pobre, afrenta a su hacedor: mas el que tiene misericordia del pobre, le honra.

Proverbs 14:32
Por su maldad será lanzado el impío: mas el justo, en su muerte tiene esperanza.

Proverbs 14:33
En el corazón del cuerdo reposará la sabiduría; y en medio de los insensatos es conocida.

Proverbs 14:34
La justicia engrandece la gente: mas el pecado es afrenta de las naciones.

Proverbs 14:35
La benevolencia del rey es para con el siervo entendido: mas el que le avergüenza, es su enojo.

Proverbs 15:1
LA blanda respuesta quita la ira: mas la palabra de dolor hace subir el furor.

Proverbs 15:2
La lengua de los sabios adornará a la sabiduría: mas la boca de los insensatos hablará fatuidad.

Proverbs 15:3
Los ojos de Jehová en todo lugar están mirando los buenos y los malos.

Proverbs 15:4
La lengua saludable es árbol de vida: mas la perversidad en ella es quebrantamiento de espíritu.

Proverbs 15:5
El insensato menosprecia la enseñanza de su padre: mas el que guarda la corrección, saldrá cuerdo.

Proverbs 15:6
En la casa del justo hay gran provisión: mas en los frutos del impío, turbación.

Proverbs 15:7
Los labios de los sabios esparcen sabiduría: mas el corazón de los insensatos no así.

Proverbs 15:8
El sacrificio de los impíos es abominación a Jehová: mas la oración de los rectos es su contentamiento.

Proverbs 15:9
Abominación es a Jehová el camino del impío: mas él ama al que sigue justicia.

Proverbs 15:10
El castigo es molesto al que deja el camino: mas el que aborreciere la corrección, morirá.

Proverbs 15:11
El infierno y la perdición están delante de Jehová: ¿cuánto más los corazones de los hombres?

Proverbs 15:12
El burlador no ama al que le castiga: ni se allega a los sabios.

Proverbs 15:13
El corazón alegre hermosea el rostro: mas por el dolor del corazón el espíritu es triste.

Proverbs 15:14
El corazón entendido busca la sabiduría: mas la boca de los insensatos pace fatuidad.

Proverbs 15:15
Todos los dias del afligido son trabajosos: mas el buen corazón, convite continuo.

Proverbs 15:16
Mejor es lo poco con el temor de Jehová, que el gran tesoro donde hay turbación.

Proverbs 15:17
Mejor es la comida de legumbres donde hay amor, que de buey engordado, donde hay odio.

Proverbs 15:18
El hombre iracundo revolverá contiendas: mas el que tarde se enoja, amansará la rencilla.

Proverbs 15:19
El camino del perezoso es como seto de espinos: mas la vereda de los rectos es solada.

Proverbs 15:20
El hijo sabio alegra al padre: mas el hombre insensato menosprecia a su madre.

Proverbs 15:21
La insensatez es alegría al falto de entendimiento: mas el hombre entendido enderezará el caminar.

Proverbs 15:22
Los pensamientos son frustrados donde no hay consejo: mas en la multitud de consejeros se afirman.

Proverbs 15:23
El hombre se alegra con la respuesta de su boca; y la palabra a su tiempo, ¡cuán buena es!

Proverbs 15:24
El camino de la vida es hacia arriba al entendido; para apartarse de la sima de abajo.

Proverbs 15:25
Jehová asolará la casa de los soberbios: mas él afirmará el término de la viuda.

Proverbs 15:26
Abominación son a Jehová los pensamientos del malo: mas las hablas de los limpios son limpias.

Proverbs 15:27
Alborota su casa el codicioso: mas el que aborrece los presentes, vivirá.

Proverbs 15:28
El corazón del justo piensa para responder: mas la boca de los impíos derrama malas cosas.

Proverbs 15:29
Léjos está Jehová de los impíos, mas él oye la oración de los justos.

Proverbs 15:30
La luz de los ojos alegra el corazón: y la buena fama engorda los huesos.

Proverbs 15:31
El oido que escucha la corrección de vida, entre los sabios morará.

Proverbs 15:32
El que tiene en poco el castigo, menosprecia su alma: mas el que escucha la corrección tiene entendimiento.

Proverbs 15:33
El temor de Jehová es enseñamiento de sabiduría; y delante de la honra la humilidad.

Proverbs 16:1
DEL hombre son las prepara- ciones del corazón: mas de Jehová la respuesta de la lengua.

Proverbs 16:2
Todos los caminos del hombre son limpios en su opinión: mas Jehová pesa los espíritus.

Proverbs 16:3
Encomienda a Jehová tus obras; y tus pensamientos serán afirmados.

Proverbs 16:4
Todas las cosas ha hecho Jehová por sí mismo; y aun al impío para el día malo.

Proverbs 16:5
Abominación es a Jehová todo altivo de corazón: la mano junta a la mano, no será sin castigo.

Proverbs 16:6
Con misericordia y verdad será reconciliado el pecado; y con el temor de Jehová se aparta del mal.

Proverbs 16:7
Cuando los caminos del hombre serán agradables a Jehová, aun sus enemigos pacificará con él.

Proverbs 16:8
Mejor es lo poco con justicia, que la muchedumbre de los frutos sin derecho.

Proverbs 16:9
El corazón del hombre piensa su camino: mas Jehová endereza sus pasos.

Proverbs 16:10
Adivinación está en los labios del rey: en juicio no prevaricará su boca.

Proverbs 16:11
Peso y balanzas derechas son de Jehová: obra suya son todas las pesas de la bolsa.

Proverbs 16:12
Abominación es a los reyes hacer impiedad; porque con justicia será confirmado su trono.

Proverbs 16:13
Los labios justos son el contentamiento de los reyes; y al que habla lo recto aman.

Proverbs 16:14
La ira del rey es mensajero de muerte: mas el hombre sabio la evitará.

Proverbs 16:15
En la alegría del rostro del rey está la vida; y su benevolencia es como la nube tardía.

Proverbs 16:16
Mejor es adquirir sabiduría que oro preciado; y adquirir inteligencia vale más que la plata.

Proverbs 16:17
El camino de los rectos es apartarse del mal: su alma guarda, el que guarda su camino.

Proverbs 16:18
Ántes del quebrantamiento es la soberbia; y ántes de la caida, la altivez de espíritu.

Proverbs 16:19
Mejor es abajar el espíritu con los humildes, que partir despojos con los soberbios.

Proverbs 16:20
El entendido en la palabra, hallará el bien; y el que confia en Jehová, bienaventurado él.

Proverbs 16:21
El sabio de entendimiento es llamado entendido; y la dulzura de labios aumentará la doctrina.

Proverbs 16:22
Manadero de vida es el entendimiento al que le posee: mas la erudición de los insensatos es locura.

Proverbs 16:23
El corazón del sabio hace prudente su boca; y con sus labios aumenta la doctrina.

Proverbs 16:24
Panal de miel son las hablas suaves, suavidad al alma, y medicina a los huesos.

Proverbs 16:25
Hay camino que es derecho al parecer del hombre: mas su salida son caminos de muerte.

Proverbs 16:26
El alma del que trabaja, trabaja para sí; porque su boca le constriñe.

Proverbs 16:27
El hombre perverso cava en busca del mal; y en sus labios es como llama de fuego.

Proverbs 16:28
El hombre perverso levanta contienda; y el chismoso aparta los príncipes.

Proverbs 16:29
El hombre malo lisongéa a su prójimo; y le hace caminar por el camino no bueno:

Proverbs 16:30
Cierra sus ojos para pensar perversidades: mueve sus labios, efectúa el mal.

Proverbs 16:31
Corona de honra es la vejez: en el camino de justicia se hallará.

Proverbs 16:32
Mejor es el que tarde se aira, que el fuerte; y el que se enseñoréa de su espíritu, que el que toma una ciudad.

Proverbs 16:33
La suerte se echa en el seno: mas de Jehová es todo su juicio.

Proverbs 17:1
MEJOR es un bocado de pan seco, y en paz, que la casa de cuestión llena de víctimas.

Proverbs 17:2
El siervo prudente se enseñoreará del hijo deshonrador; y entre los hermanos partirá la herencia.

Proverbs 17:3
Afinador a la plata, y fragua al oro: mas Jehová prueba los corazones.

Proverbs 17:4
El malo está atento al labio inicuo; y el mentiroso escucha a la lengua maldiciente.

Proverbs 17:5
El que escarnece al pobre, afrenta a su hacedor; y el que se alegra en la calamidad agena no será sin castigo.

Proverbs 17:6
Corona de los viejos son los hijos de los hijos; y la honra de los hijos, sus padres.

Proverbs 17:7
No conviene al insensato el labio excelente: ¿cuánto ménos al príncipe el labio mentiroso?

Proverbs 17:8
Piedra preciosa es el presente en ojos de sus dueños: a donde quiera que se vuelve, da prosperidad.

Proverbs 17:9
El que cubre la prevaricación, busca amistad: mas el que reitera la palabra, aparta al príncipe.

Proverbs 17:10
Aprovecha la reprensión en el entendido, más que cien azotes en el insensato.

Proverbs 17:11
El rebelde no busca sino mal; y mensajero cruel será enviado contra él.

Proverbs 17:12
Encuentre con el hombre un oso, que le hayan quitado sus cachorros, y no un insensato en su locura.

Proverbs 17:13
El que da mal por bien, no se apartará mal de su casa.

Proverbs 17:14
Soltar las aguas es el principio de la contienda: pues ántes que se revuelva el pleito, déjalo.

Proverbs 17:15
El que justifica al impío, y el que condena al justo, ámbos a dos son abominación a Jehová.

Proverbs 17:16
¿De qué sirve el precio en la mano del insensato para comprar sabiduría, no teniendo entendimiento?

Proverbs 17:17
En todo tiempo ama el amigo: mas el hermano para la angustia es nacido.

Proverbs 17:18
El hombre falto de entendimiento toca la mano, fiando a otro delante de su amigo.

Proverbs 17:19
La prevaricación ama, el que ama pleito; y el que alza su portada, busca quebrantamiento.

Proverbs 17:20
El perverso de corazón nunca hallará bien; y el que revuelve con su lengua, caerá en mal.

Proverbs 17:21
El que engendra al insensato, para su tristeza le engendra; y el padre del insensato no se alegrará.

Proverbs 17:22
El corazón alegre hará buena disposición: mas el espíritu triste seca los huesos.

Proverbs 17:23
El impío toma presentes del seno, para pervertir las veredas del derecho.

Proverbs 17:24
En el rostro del entendido se parece la sabiduría: mas los ojos del insensato, hasta el cabo de la tierra.

Proverbs 17:25
El hijo insensato es enojo a su padre; y amargura a la que le engendró.

Proverbs 17:26
Ciertamente condenar al justo, no es bueno: ni herir a los príncipes sobre el derecho.

Proverbs 17:27
Detiene sus dichos el que sabe sabiduría; y de preciado espíritu es el hombre entendido.

Proverbs 17:28
Aun el insensato cuando calla, es contado por sabio: el que cierra sus labios es entendido.

Proverbs 18:1
CONFORME al deseo busca el apartado: en toda doctrina se envolverá.

Proverbs 18:2
No toma placer el insensato en la inteligencia: mas en lo que se descubre su corazón.

Proverbs 18:3
Cuando viene el impío, viene también el menosprecio; y con el deshonrador, la vergüenza.

Proverbs 18:4
Aguas profundas son las palabras de la boca del hombre; y arroyo revertiente la fuente de la sabiduría.

Proverbs 18:5
Tener respeto a la persona del impío, para hacer caer al justo de su derecho, no es bueno.

Proverbs 18:6
Los labios del insensato vienen con pleito; y su boca a cuestiones llama.

Proverbs 18:7
La boca del insensato es quebrantamiento para sí; y sus labios son lazos para su alma.

Proverbs 18:8
Las palabras del chismoso parecen blandas: mas ellas descienden hasta lo íntimo del vientre.

Proverbs 18:9
También el que es negligente en su obra, es hermano del dueño disipador.

Proverbs 18:10
Torre fuerte es el nombre de Jehová: a él correrá el justo, y será levantado.

Proverbs 18:11
Las riquezas del rico son la ciudad de su fortaleza; y como un muro alto, en su imaginación.

Proverbs 18:12
Ántes del quebrantamiento se eleva el corazón del hombre; y ántes de la honra, el abatimiento.

Proverbs 18:13
El que responde palabra ántes de oir, insensatez le es, y vergüenza.

Proverbs 18:14
El ánimo del hombre suportará su enfermedad: mas al ánimo angustiado, ¿quién le suportará?

Proverbs 18:15
El corazón del entendido adquiere sabiduría; y el oido de los sabios busca la ciencia.

Proverbs 18:16
El presente del hombre le ensancha el camino; y le lleva delante de los grandes.

Proverbs 18:17
El justo es primero en su pleito; y su adversario viene, y búscale.

Proverbs 18:18
La suerte pone fin a los pleitos; y desparte los fuertes.

Proverbs 18:19
El hermano ofendido es más contumaz que una ciudad fuerte; y las contiendas de los hermanos son como cerrojos de alcázar.

Proverbs 18:20
Del fruto de la boca del hombre se hartará su vientre: de la renta de sus labios se hartará.

Proverbs 18:21
La muerte y la vida están en poder de la lengua; y el que la ama, comerá de sus frutos.

Proverbs 18:22
El que halló mujer, halló el bien; y alcanzó la benevolencia de Jehová.

Proverbs 18:23
El pobre habla ruegos; mas el rico responde durezas.

Proverbs 18:24
El hombre de amigos mantiénese en amistad; y a veces hay amigo más conjunto que el hermano.

Proverbs 19:1
MEJOR es el pobre que camina en su simplicidad, que el de perversos labios, e insensato.

Proverbs 19:2
El alma sin ciencia no es buena; y el presuroso de piés, peca.

Proverbs 19:3
La insensatez del hombre tuerce su camino; y contra Jehová se aira su corazón.

Proverbs 19:4
Las riquezas allegan muchos amigos: mas el pobre, de su amigo es apartado.

Proverbs 19:5
El testigo falso no será sin castigo; y el que habla mentiras, no escapará.

Proverbs 19:6
Muchos rogarán al príncipe: mas cada uno es amigo del hombre que da.

Proverbs 19:7
Todos los hermanos del pobre le aborrecen, ¿cuánto más sus amigos se alejarán de él? buscará la palabra, y no la hallará.

Proverbs 19:8
El que posee entendimiento, ama su alma: guarda la inteligencia, para hallar el bien.

Proverbs 19:9
El testigo falso no será sin castigo; y el que habla mentiras, perecerá.

Proverbs 19:10
No conviene al insensato la delicia, ¿cuánto ménos al siervo ser señor de los príncipes?

Proverbs 19:11
El entendimiento del hombre detiene su furor; y su honra es disimular la prevaricación.

Proverbs 19:12
Como el bramido del cachorro del león es la ira del rey; y como el rocío sobre la yerba su benevolencia.

Proverbs 19:13
Dolor es para su padre el hijo insensato; y gotera continua las contiendas de la mujer.

Proverbs 19:14
La casa y las riquezas herencia son de los padres: mas de Jehová la mujer prudente.

Proverbs 19:15
La pereza hace caer sueño; y el alma negligente hambreará.

Proverbs 19:16
El que guarda el mandamiento, guarda su alma: mas el que menospreciare sus caminos, morirá.

Proverbs 19:17
A Jehová empresta el que da al pobre; y él le dará su paga.

Proverbs 19:18
Castiga a tu hijo entre tanto que hay esperanza: mas para matarle no alces tu voluntad.

Proverbs 19:19
El de grande ira, llevará la pena; porque aun si le librares, todavía tornarás.

Proverbs 19:20
Escucha el consejo, y recibe la enseñanza, para que seas sabio en tu vejez.

Proverbs 19:21
Muchos pensamientos están en el corazón del hombre: mas el consejo de Jehová permanecerá.

Proverbs 19:22
Contentamiento es a los hombres hacer misericordia; y el pobre es mejor que el mentiroso.

Proverbs 19:23
El temor de Jehová es para vida; y permanecerá harto: no será visitado de mal.

Proverbs 19:24
El perezoso esconde su mano en el seno: aun a su boca no la llevará.

Proverbs 19:25
Hiere al burlador, y el simple se hará avisado; y corrigiendo al entendido, entenderá ciencia.

Proverbs 19:26
El que roba a su padre, y ahuyenta a su madre, hijo es avergonzador, y deshonrador.

Proverbs 19:27
Cesa, hijo mío, de oir el enseñamiento, que te haga desviar de las razones de sabiduría.

Proverbs 19:28
El testigo perverso se burlará del juicio; y la boca de los impíos encubrirá la iniquidad.

Proverbs 19:29
Aparejados están juicios para los burladores; y azotes para los cuerpos de los insensatos.

Proverbs 20:1
EL vino hace burlador: la cer- veza, alborotador; y cualquiera que en él errare, no será sabio.

Proverbs 20:2
Bramido, como de cachorro de león, es el miedo del rey: el que le hace enojar, peca contra su alma.

Proverbs 20:3
Honra es del hombre dejarse de pleito: mas todo insensato se envolverá en él.

Proverbs 20:4
El perezoso no ara a causa del invierno: mas él pedirá en la segada, y no hallará.

Proverbs 20:5
Aguas profundas es el consejo en el corazón del hombre: mas el hombre entendido le alcanzará.

Proverbs 20:6
Muchos hombres pregonan cada cual el bien que han hecho: mas hombre de verdad ¿quién le hallará?

Proverbs 20:7
El justo que camina en su integridad, bienaventurados serán sus hijos después de él.

Proverbs 20:8
El rey que está en el trono de juicio, con su mirar disipa todo mal.

Proverbs 20:9
¿Quién podrá decir: Yo he limpiado mi corazón, limpio estoy de mi pecado?

Proverbs 20:10
Doblada pesa, y doblada medida, abominación son a Jehová ámbas cosas.

Proverbs 20:11
El muchacho aun es conocido por sus obras, si su obra es limpia y recta.

Proverbs 20:12
El oido oye, y el ojo ve: Jehová hizo aun ámbas cosas.

Proverbs 20:13
No ames el sueño, porque no te empobrezcas: abre tus ojos, hartarte has de pan.

Proverbs 20:14
El que compra, dice: Malo es, malo es: mas en apartándose, él se alaba.

Proverbs 20:15
Hay oro, y multitud de piedras preciosas: mas los labios sabios son vaso precioso.

Proverbs 20:16
Quítale su ropa, porque fió al extraño; y préndale por la extraña.

Proverbs 20:17
Sabroso es al hombre el pan de mentira: mas después, su boca será llena de cascajo.

Proverbs 20:18
Los pensamientos con el consejo se ordenan; y con industria se hace la guerra.

Proverbs 20:19
El que descubre el secreto, anda en chismes; y con el que lisongéa de sus labios, no te entremetas.

Proverbs 20:20
El que maldice a su padre, o a su madre, su candela será apagada en oscuridad tenebrosa.

Proverbs 20:21
La herencia adquirida de priesa en el principio, su postrimería aun no será bendita.

Proverbs 20:22
No digas: Yo me vengaré: espera a Jehová, y él te salvará.

Proverbs 20:23
Abominación son a Jehová las pesas dobladas; y el peso falso, no es bueno.

Proverbs 20:24
De Jehová son los pasos del hombre: el hombre pues, ¿cómo entenderá su camino?

Proverbs 20:25
Lazo es al hombre tragar santidad; y después de los votos andar preguntando.

Proverbs 20:26
El rey sabio esparce los impíos; y sobre ellos hace tornar la rueda.

Proverbs 20:27
Candela de Jehová es el alma del hombre, que escudriña lo secreto del vientre.

Proverbs 20:28
Misericordia y verdad guardan al rey; y con clemencia sustenta su trono.

Proverbs 20:29
La honra de los mancebos es su fortaleza; y la hermosura de los viejos, su vejez.

Proverbs 20:30
Las señales de las heridas son medicina en el malo; y las plagas en lo secreto del vientre.

Proverbs 21:1
COMO los repartimientos de las aguas así está el corazón del rey en la mano de Jehová: a todo lo que quiere, le inclina.

Proverbs 21:2
Todo camino del hombre es recto en su opinión: mas Jehová pesa los corazones.

Proverbs 21:3
Hacer justicia y juicio es a Jehová más agradable que sacrificio.

Proverbs 21:4
Altivez de ojos, y grandeza de corazón, y pensamiento de los impíos es pecado.

Proverbs 21:5
Los pensamientos del solícito ciertamente van a abundancia: mas todo presuroso ciertamente a pobreza.

Proverbs 21:6
Allegar tesoros con lengua de mentira, es vanidad, que será echada con los que buscan la muerte.

Proverbs 21:7
La rapiña de los impíos los destruirá: porque no quisieron hacer juicio.

Proverbs 21:8
El camino del hombre es torcido y extraño: mas la obra del limpio es recta.

Proverbs 21:9
Mejor es vivir en un rincón de casa, que con la mujer rencillosa en casa espaciosa.

Proverbs 21:10
El alma del impío desea mal: su prójimo no le parece bien.

Proverbs 21:11
Cuando el burlador es castigado, el simple se hace sabio; y enseñando al sabio, toma sabiduría.

Proverbs 21:12
Considera el justo la casa del impío: que los impíos son trastornados por el mal.

Proverbs 21:13
El que cierra su oido al clamor del pobre, también él clamará y no será oido.

Proverbs 21:14
El presente en secreto amansa el furor, y el don en el seno la fuerte ira.

Proverbs 21:15
Alegría es al justo hacer juicio: mas quebrantamiento a los que hacen iniquidad.

Proverbs 21:16
El hombre que yerra del camino de la sabiduría, en la compañía de los muertos reposará.

Proverbs 21:17
Hombre necesitado será el que ama la alegría; y el que ama el vino y el ungüento no enriquecerá.

Proverbs 21:18
El rescate del justo será el impío; y por los rectos será castigado el prevaricador.

Proverbs 21:19
Mejor es morar en tierra del desierto, que con la mujer rencillosa, e iracunda.

Proverbs 21:20
Tesoro de codicia, y aceite está en la casa del sabio: mas el hombre insensato lo disipará.

Proverbs 21:21
El que sigue la justicia y la misericordia, hallará la vida, la justicia, y la honra.

Proverbs 21:22
La ciudad de los fuertes tomó el sabio; y derribó la fuerza de su confianza.

Proverbs 21:23
El que guarda su boca, y su lengua, su alma guarda de angustias.

Proverbs 21:24
Soberbio, arrogante, burlador, es el nombre del que hace con saña de soberbia.

Proverbs 21:25
El deseo del perezoso le mata; porque sus manos no quieren hacer.

Proverbs 21:26
Todo el tiempo desea: mas el justo da; y no perdona.

Proverbs 21:27
El sacrificio de los impíos es abominación, ¿cuánto más ofreciéndole con maldad?

Proverbs 21:28
El testigo mentiroso perecerá: mas el hombre que oye, permanecerá en su dicho.

Proverbs 21:29
El hombre impío asegura su rostro: mas el recto ordena sus caminos.

Proverbs 21:30
No hay sabiduría, ni inteligencia, ni consejo contra Jehová.

Proverbs 21:31
El caballo se apareja para el día de la batalla: mas de Jehová es el salvar.

Proverbs 22:1
DE más estima es la buena fama que las muchas riquezas; y la buena gracia, que la plata y que el oro.

Proverbs 22:2
El rico y el pobre se encontraron: a todos ellos hizo Jehová.

Proverbs 22:3
El avisado ve el mal, y escóndese: mas los simples pasan, y reciben el daño.

Proverbs 22:4
El salario de la humildad y del temor de Jehová, son riquezas, y honra, y vida.

Proverbs 22:5
Espinas y lazos hay en el camino del perverso: el que guarda su alma se alejará de ellos.

Proverbs 22:6
Instruye al niño en su carrera: aun cuando fuere viejo no se apartará de ella.

Proverbs 22:7
El rico se enseñoreará de los pobres; y el que toma emprestado es siervo del que empresta.

Proverbs 22:8
El que sembrare iniquidad, iniquidad segará; y la vara de su ira se acabará.

Proverbs 22:9
El ojo misericordioso será bendito; porque dió de su pan al menesteroso.

Proverbs 22:10
Echa al burlador, y saldrá la contienda; y cesará el pleito, y la vergüenza.

Proverbs 22:11
El que ama la limpieza de corazón, y la gracia de sus labios, su compañero será el rey.

Proverbs 22:12
Los ojos de Jehová miran por la ciencia; y las cosas del prevaricador pervierte.

Proverbs 22:13
Dice el perezoso: El león está fuera: en mitad de las calles seré muerto.

Proverbs 22:14
Sima profunda es la boca de las mujeres extrañas: aquel contra el cual Jehová tuviere ira, caerá en ella.

Proverbs 22:15
La insensatez está ligada en el corazón del muchacho: mas la vara de la corrección la hará alejar de él.

Proverbs 22:16
El que oprime al pobre para aumentarse él, y el que da al rico, ciertamente será pobre.

Proverbs 22:17
Inclina tu oido, y oye las palabras de los sabios, y pon tu corazón a mi sabiduría:

Proverbs 22:18
Porque es cosa deleitable, si las guardares en tus entrañas; y que juntamente sean ordenadas en tus labios.

Proverbs 22:19
Para que tu confianza esté en Jehová, te las he hecho saber hoy a tí también.

Proverbs 22:20
¿No te he escrito tres veces en consejos y ciencia;

Proverbs 22:21
Para hacerte saber la certidumbre de las razones verdaderas; para que respondas razones de verdad a los que enviaren a tí?

Proverbs 22:22
No robes al pobre, porque es pobre: ni quebrantes en la puerta al afligido:

Proverbs 22:23
Porque Jehová juzgará la causa de ellos; y robará su alma a los que los robaren.

Proverbs 22:24
No te entremetas con el iracundo: ni te acompañes con el hombre enojoso.

Proverbs 22:25
Porque no aprendas sus veredas, y tomes lazo para tu alma.

Proverbs 22:26
No estés entre los que tocan la mano: entre los que fian por deudas.

Proverbs 22:27
Si no tuvieres para pager: ¿por qué quitarán tu cama de debajo de tí?

Proverbs 22:28
No trespases el término antiguo que hicieron tus padres.

Proverbs 22:29
¿Has visto hombre solícito en su obra? delante de los reyes estará: no estará delante de los de baja suerte.

Proverbs 23:1
CUANDO te asentares a comer con algún señor, considera bien lo que estuviere delante de tí:

Proverbs 23:2
Y pon cuchillo a tu garganta, si tienes grande apetito.

Proverbs 23:3
No codicies sus manjares delicados; porque es pan engañoso.

Proverbs 23:4
No trabajes para ser rico: déjate de tu cuidado.

Proverbs 23:5
¿Has de poner tus ojos en las riquezas, siendo ningunas? porque hacerse han alas, como alas de águila; y volarán al cielo.

Proverbs 23:6
No comas pan de hombre de mal ojo; ni codicies sus manjares.

Proverbs 23:7
Porque cual es su pensamiento en su alma, tal es él. Decirte ha, come, y bebe: mas su corazón no está contigo.

Proverbs 23:8
¿Comiste tu parte? vomitarlo has; y perdiste tus suaves palabras.

Proverbs 23:9
No hables en las orejas del insensato; porque menospreciará la prudencia de tus razones.

Proverbs 23:10
No traspases el término antiguo, ni entres en la heredad de los huérfanos:

Proverbs 23:11
Porque el defensor de ellos es el Fuerte: el cual juzgará la causa de ellos contra tí.

Proverbs 23:12
Aplica al castigo tu corazón; y tus orejas a las hablas de sabiduría.

Proverbs 23:13
No detengas el castigo del muchacho; porque si le hirieres con vara, no morirá.

Proverbs 23:14
Tú le herirás con vara, y librarás su alma del infierno.

Proverbs 23:15
Hijo mío, si sabio fuere tu corazón, también a mí se me alegrará el corazón.

Proverbs 23:16
Mis entrañas también se alegrarán, cuando tus labios hablaren cosas rectas.

Proverbs 23:17
No tenga envidia de los pecadores tu corazón: ántes persevera en el temor de Jehová todo tiempo:

Proverbs 23:18
Porque ciertamente hay fin; y tu esperanza no será cortada.

Proverbs 23:19
Oye tú, hijo mío, y sé sabio, y endereza al camino tu corazón.

Proverbs 23:20
No estés con los bebedores de vino, ni con los comedores de carne:

Proverbs 23:21
Porque el bebedor y el comilon empobrecerán; y el sueño hará vestir vestidos rotos.

Proverbs 23:22
Oye a tu padre, a aquel que te engendró; y cuando tu madre envejeciere, no la menosprecies.

Proverbs 23:23
Compra la verdad, y no la vendas: la sabiduría, el enseñamiento, y la inteligencia.

Proverbs 23:24
Alegrando se alegrará el padre del justo; y el que engendró sabio, se regocijará con él.

Proverbs 23:25
Alégrese tu padre y tu madre, y regocíjese la que te engendró.

Proverbs 23:26
Dáme, hijo mío, tu corazón, y miren tus ojos por mis caminos:

Proverbs 23:27
Porque sima profunda es la ramera, y pozo angosto la extraña.

Proverbs 23:28
También ella, como robador, asecha; y multiplica entre los hombres los prevaricadores.

Proverbs 23:29
¿Para quién será el ay? ¿para quién el ay? ¿para quién las rencillas? ¿para quién las quejas? ¿para quién las heridas de balde? ¿para quién los cardenales de los ojos?

Proverbs 23:30
Para los que se detienen junto al vino; para los que van buscando la mistura.

Proverbs 23:31
No mires al vino como es bermejo, como resplandezca su color en el vaso, como se entra suavemente.

Proverbs 23:32
A su fin morderá como serpiente; y como basilisco dará dolor.

Proverbs 23:33
Tus ojos mirarán las extrañas; y tu corazón hablará perversidades.

Proverbs 23:34
Y serás como el que yace en medio de la mar; y como el que yace en cabo del mastelero.

Proverbs 23:35
Y dirás hiriéronme, mas no me dolió: azotáronme, mas no lo sentí: cuando despertare, aun lo tornaré a buscar.

Proverbs 24:1
NO tengas envidia de los hom- bres malos: ni desees estar con ellos.

Proverbs 24:2
Porque su corazón piensa en robar; e iniquidad hablan sus labios.

Proverbs 24:3
Con sabiduría se edificará la casa; y con prudencia se afirmará.

Proverbs 24:4
Y con ciencia las cámaras se henchirán de todas riquezas preciosas y hermosas.

Proverbs 24:5
El hombre sabio es fuerte; y el hombre entendido es valiente de fuerza.

Proverbs 24:6
Porque con industrias harás la guerra; y la salud está en la multitud de los consejeros.

Proverbs 24:7
Alta está para el insensata la sabiduría: en la puerta no abrirá su boca.

Proverbs 24:8
Al que piensa mal hacer, al tal, hombre de malos pensamientos le llamarán.

Proverbs 24:9
El mal pensamiento del insensato es pecado; y abominación a los hombres el burlador.

Proverbs 24:10
Si fueres flojo en el día de trabajo, tu fuerza será angosta.

Proverbs 24:11
¿Detenerte has de escapar los que son tomados para la muerte, y los que son llevados al degolladero?

Proverbs 24:12
Si dijeres: Ciertamente no lo supimos: ¿el que pesa los corazones no lo entenderá? El que mira por tu alma él lo conocerá, el cual dará al hombre según sus obras.

Proverbs 24:13
Come, hijo mío, de la miel, porque es buena; y del panal dulce a tu paladar:

Proverbs 24:14
Tal será el conocimiento de la sabiduría a tu alma, si la hallares; y al fin tu esperanza no será cortada.

Proverbs 24:15
O! impío, no aseches a la tienda del justo: no saquees su acostadero:

Proverbs 24:16
Porque siete veces cae el justo, y se torna a levantar: mas los impíos caerán en el mal.

Proverbs 24:17
Cuando cayere tu enemigo, no te huelgues; y cuando tropezare, no se alegre tu corazón:

Proverbs 24:18
Porque Jehová no lo mire, y le desagrade; y aparte de sobre él su enojo.

Proverbs 24:19
No te entremetas con los malignos, ni tengas envidia de los impíos:

Proverbs 24:20
Porque para el malo no habrá buen fin; y la candela de los impíos será apagada.

Proverbs 24:21
Teme a Jehová, hijo mío, y al rey: no te entremetas con los inmutadores:

Proverbs 24:22
Porque su quebrantamiento se levantará de repente: ¿y el quebrantamiento de ámbos quién lo comprenderá?

Proverbs 24:23
También estas cosas pertenecen a los sabios. Tener respeto a personas en el juicio, no es bueno.

Proverbs 24:24
El que dijere al malo, justo eres: los pueblos le maldecirán, y las naciones le detestarán:

Proverbs 24:25
Mas los que le reprenden, serán agradables; y sobre ellos vendrá bendición de bien.

Proverbs 24:26
Los labios serán besados, del que responde palabras rectas.

Proverbs 24:27
Apareja de fuera tu obra, y dispónela en tu heredad; y después edificarás tu casa.

Proverbs 24:28
No seas testigo sin causa contra tu prójimo; y no lisongees con tus labios.

Proverbs 24:29
No digas: Como me hizo, así le haré: daré el pago al varón según su obra.

Proverbs 24:30
Pasé junto a la heredad del hombre perezoso, y junto a la viña del hombre falto de entendimiento.

Proverbs 24:31
Y he aquí que por toda ella habían ya crecido espinas, hortigas habían ya cubierto su superficie, y su cerca de piedra estaba ya destruida.

Proverbs 24:32
Y yo miré, y púselo en mi corazón: lo ví, y recibí enseñanza.

Proverbs 24:33
Tomando un poco de sueño, cabeceando otro poco, poniendo mano sobre mano otro poco para volver a dormir:

Proverbs 24:34
Vendrá como caminante, tu necesidad; y tu pobreza como hombre de escudo.

Proverbs 25:1
TAMBIÉN estos son proverbios de Salomón, los cuales copiaron los varones de Ezequías rey de Judá.

Proverbs 25:2
Honra de Dios es encubrir la palabra; y honra del rey es escudriñar la palabra.

Proverbs 25:3
Para la altura de los cielos, y para la profundidad de la tierra, y para el corazón de los reyes, no hay investigación.

Proverbs 25:4
Quita las escorias de la plata, y saldrá vaso al fundidor.

Proverbs 25:5
Aparta al impío de la presencia del rey, y su trono se afirmará en justicia.

Proverbs 25:6
No te alabes delante del rey; ni estés en el lugar de los grandes:

Proverbs 25:7
Porque mejor es que se te diga: Sube acá: que no, que seas abajado delante del príncipe, que miraron tus ojos.

Proverbs 25:8
No salgas a pleito presto; porque después al fin no sepas que hacer, avergonzado de tu prójimo.

Proverbs 25:9
Trata tu causa con tu compañero; y no descubras el secreto a otro:

Proverbs 25:10
Porque no te deshonre el que lo oyere, y tu infamia no pueda volver atrás.

Proverbs 25:11
Manzanas de oro con figuras de plata es la palabra dicha como conviene.

Proverbs 25:12
Zarcillo de oro, y joyel de oro fino es el que reprende al sabio, que tiene orejas que oyen.

Proverbs 25:13
Como frio de nieve en tiempo de la segada, así es el mensajero fiel a los que le envían: que al alma de su señor da refrigerio.

Proverbs 25:14
Como cuando hay nubes y vientos, y la lluvia no viene, así es el hombre que se jacta de vana liberalidad.

Proverbs 25:15
Con luenga paciencia se aplaca el príncipe; y la lengua blanda quebranta los huesos.

Proverbs 25:16
¿Hallaste la miel? come lo que te basta; porque no te hartes de ella, y la revieses.

Proverbs 25:17
Detén tu pié de la casa de tu prójimo; porque harto de tí, no te aborrezca.

Proverbs 25:18
Martillo, y espada, y saeta aguda es el hombre que habla contra su prójimo falso testimonio.

Proverbs 25:19
Diente quebrado, y pié resbalador es la confianza del prevaricador en el tiempo de la angustia.

Proverbs 25:20
El que canta canciones al corazón afligido es como el que quita la ropa en tiempo de frio: o el que echa vinagre sobre jabón.

Proverbs 25:21
Si el que te aborrece, tuviere hambre, dále de comer pan; y si tuviere sed, dále de beber agua:

Proverbs 25:22
Porque ascuas allegas sobre su cabeza; y Jehová te lo pagará.

Proverbs 25:23
El viento del norte ahuyenta la lluvia, y el rostro airado la lengua detractora.

Proverbs 25:24
Mejor es estar en un rincón de casa, que con la mujer rencillosa en casa espaciosa.

Proverbs 25:25
Como el agua fría al alma sedienta, así son las buenas nuevas de léjas tierras.

Proverbs 25:26
Fuente turbia, y manadero corrupto es el justo, que resbala delante del impío.

Proverbs 25:27
Comer mucha miel, no es bueno: ni inquirir de su gloria, es gloria.

Proverbs 25:28
Ciudad derribada y sin muro es el hombre, cuyo ímpetu no tiene rienda.

Proverbs 26:1
COMO la nieve en el verano, y la lluvia en la segada, así conviene al insensato la honra.

Proverbs 26:2
Como el gorrión andar vagabundo, y como la golondrina volar, así la maldición sin causa nunca vendrá.

Proverbs 26:3
El azote para el caballo, y el cabestro para el asno, y la vara para el cuerpo del insensato.

Proverbs 26:4
Nunca respondas al insensato conforme a su fatuidad, porque no seas como él también tú.

Proverbs 26:5
Responde al insensato conforme a su fatuidad, porque no se estime sabio en su opinión.

Proverbs 26:6
El que corta los piés, beberá el daño; y el que envia algo por la mano del insensato.

Proverbs 26:7
Alzád las piernas del cojo: así es el proverbio en la boca del insensato.

Proverbs 26:8
Como quien liga la piedra en la honda, así es el que da honra al insensato.

Proverbs 26:9
Espinas hincadas en mano de embriagado: tal es el proverbio en la boca de los insensatos.

Proverbs 26:10
El Grande cria todas las cosas; y al insensato da la paga, y a los transgresores da el salario.

Proverbs 26:11
Como perro que vuelve a su vómito: así el insensato que segunda su fatuidad.

Proverbs 26:12
¿Has visto hombre sabio en su opinión? más esperanza hay del insensato que de él.

Proverbs 26:13
Dice el perezoso: El león está en el camino: el león está en las calles.

Proverbs 26:14
Las puertas se revuelven en su quicio, y el perezoso en su cama.

Proverbs 26:15
Esconde el perezoso su mano en el seno: cánsase de tornarla a su boca.

Proverbs 26:16
Más sabio es el perezoso en su opinión, que siete que le den consejo.

Proverbs 26:17
El que pasando se enoja en el pleito ajeno, es como el que toma al perro por las orejas.

Proverbs 26:18
Como el que enloquece, y echa llamas, y saetas, y muerte,

Proverbs 26:19
Tal es el hombre que daña a su amigo, y dice: Cierto, burlaba.

Proverbs 26:20
Sin leña, el fuego se apagará; y donde no hubiere chismoso, cesará la contienda.

Proverbs 26:21
El carbón para brasas; y la leña para el fuego; y el hombre rencilloso para encender contienda.

Proverbs 26:22
Las palabras del chismoso parecen blandas: mas ellas entran hasta lo secreto del vientre.

Proverbs 26:23
Plata de escorias echada sobre tiesto son los labios encendidos, y el corazón malo.

Proverbs 26:24
Otro parece en los labios el que aborrece: mas en su interior pone engaño:

Proverbs 26:25
Cuando hablare amigablemente, no le creas; porque siete abominaciones están en su corazón.

Proverbs 26:26
Encúbrese el odio en el desierto: mas su malicia será descubierta en la congregación.

Proverbs 26:27
El que cavare sima, en ella caerá; y el que revuelve la piedra, a él volverá.

Proverbs 26:28
La falsa lengua al que atormenta aborrece; y la boca lisongera hace resbaladero.

Proverbs 27:1
NO te alabes del día de mañana; porque no sabes que parirá el día.

Proverbs 27:2
Alábete el extraño, y no tu boca: el ajeno, y no tus labios.

Proverbs 27:3
Pesada es la piedra, y la arena pesa: mas la ira del insensato es más pesada que ámbas cosas.

Proverbs 27:4
Cruel es la ira; e impetuoso el furor: ¿mas quién parará delante de la envidia?

Proverbs 27:5
Mejor es la reprensión manifiesta, que el amor oculto.

Proverbs 27:6
Fieles son las heridas del que ama; e importunos los besos del que aborrece.

Proverbs 27:7
El alma harta huella el panal de miel: mas al alma hambrienta todo lo amargo es dulce.

Proverbs 27:8
Cual es el ave que se va de su nido, tal es el hombre que se va de su lugar.

Proverbs 27:9
El ungüento y el sahumerio alegran el corazón; y el amigo al hombre con el consejo dado de ánimo.

Proverbs 27:10
No dejes a tu amigo, ni al amigo de tu padre: ni entres en casa de tu hermano el día de tu aflicción: mejor es el vecino cercano, que el hermano lejano.

Proverbs 27:11
Sé sabio, o! hijo mío, y alegra mi corazón; y tendré que responder al que me deshonrare.

Proverbs 27:12
El avisado ve el mal, y escóndese: mas los simples pasan, y llevan el daño.

Proverbs 27:13
Quítale su ropa, porque fió al extraño; y por la extraña, préndale.

Proverbs 27:14
El que bendice a su amigo a alta voz madrugando de mañana, por maldición se le contará.

Proverbs 27:15
Gotera continua en tiempo de lluvia, y la mujer rencillosa son semejantes.

Proverbs 27:16
El que la escondió, escondió el viento; porque el aceite en su mano derecha clama.

Proverbs 27:17
Hierro con hierro se aguza; y el hombre aguza el rostro de su amigo.

Proverbs 27:18
El que guarda la higuera, come su fruto: y el que guarda a su señor, será honrado.

Proverbs 27:19
Como un agua se parece a otra, así el corazón del hombre al otro.

Proverbs 27:20
El sepulcro y la perdición nunca se hartan: así los ojos de los hombres nunca se hartan.

Proverbs 27:21
El crisol prueba la plata, y la fragua el oro; y al hombre la boca del que le alaba.

Proverbs 27:22
Aunque majes al insensato en un mortero entre granos de trigo majados a pisón, no se quitará de él su fatuidad.

Proverbs 27:23
Considera atentamente el rostro de tus ovejas: pon tu corazón al ganado.

Proverbs 27:24
Porque las riquezas no son para siempre; ¿y la corona será para perpetuas generaciones?

Proverbs 27:25
Saldrá la grama, aparecerá la yerba, y segarse han las yerbas de los montes.

Proverbs 27:26
Los corderos para tus vestidos, y los cabritos para el precio del campo.

Proverbs 27:27
Y abundancia de leche de las cabras para tu mantenimiento, y para mantenimiento de tu casa, y para sustento de tus criadas.

Proverbs 28:1
HUYE el impío sin que nadie le persiga: mas el justo está confiado como un leoncillo.

Proverbs 28:2
Por la rebelión de la tierra sus príncipes son muchos: mas por el hombre entendido y sabio permanecerá sin mutación.

Proverbs 28:3
El hombre pobre, y robador de los pobres es lluvia de avenida, y sin pan.

Proverbs 28:4
Los que dejan la ley, alaban al impío: mas los que la guardan, contenderán con ellos.

Proverbs 28:5
Los hombres malos no entienden el juicio: mas los que buscan a Jehová, entienden todas las cosas.

Proverbs 28:6
Mejor es el pobre que camina en su perfección, que el de perversos caminos, y rico.

Proverbs 28:7
El que guarda la ley, es hijo prudente: mas el que es compañero de glotones, avergüenza a su padre.

Proverbs 28:8
El que aumenta sus riquezas con usura y recambio, para que se dé a los pobres lo allega.

Proverbs 28:9
El que aparta su oido por no oir la ley, su oración también será abominable.

Proverbs 28:10
El que hace errar a los rectos por el mal camino, él caerá en su misma sima: mas los perfectos heredarán el bien.

Proverbs 28:11
El hombre rico es sabio en su opinión: mas el pobre entendido le examinará.

Proverbs 28:12
Cuando los justos se alegran, grande es la gloria; y cuando los impíos son levantados, el hombre será buscado.

Proverbs 28:13
El que encubre sus pecados, nunca prosperará: mas el que confiesa, y se aparta, alcanzará misericordia.

Proverbs 28:14
Bienaventurado el hombre que siempre teme: mas el que endurece su corazón, caerá en mal.

Proverbs 28:15
León bramador, y oso hambriento es el príncipe impío sobre el pueblo pobre.

Proverbs 28:16
El príncipe falto de entendimiento multiplica los agravios: mas el que aborrece la avaricia, alargará los dias.

Proverbs 28:17
El hombre que hace violencia con sangre de persona, hasta el sepulcro huirá; y nadie le sustentará.

Proverbs 28:18
El que camina en integridad, será salvo: mas el de perversos caminos, caerá en alguno.

Proverbs 28:19
El que labra su tierra se hartará de pan: mas el que sigue a los ociosos, se hartará de pobreza.

Proverbs 28:20
El hombre de verdad tendrá muchas bendiciones: mas el que se apresura a enriquecer, no será sin culpa.

Proverbs 28:21
Tener respeto a personas en el juicio, no es bueno: aun por un bocado de pan prevaricará el hombre.

Proverbs 28:22
Apresúrase a ser rico el hombre de mal ojo, y no conoce que le ha de venir pobreza.

Proverbs 28:23
El que reprende al hombre que vuelve atrás, hallará gracia, mas que el que lisongea con la lengua.

Proverbs 28:24
El que roba a su padre y a su madre, y dice que no es maldad, compañero es del hombre destruidor.

Proverbs 28:25
El altivo de ánimo revuelve contiendas: mas el que confia en Jehová, engordará.

Proverbs 28:26
El que confia en su corazón es insensato: mas el que camina en sabiduría, él escapará.

Proverbs 28:27
El que da al pobre, nunca tendrá pobreza: mas el que del pobre aparta sus ojos, tendrá muchas maldiciones.

Proverbs 28:28
Cuando los impíos son levantados, el hombre cuerdo se esconderá: mas cuando perecen, los justos se multiplican.

Proverbs 29:1
EL hombre que reprendido endurece la cerviz, de repente será quebrantado: ni habrá para él medicina.

Proverbs 29:2
Cuando los justos dominan, el pueblo se alegra: mas cuando domina el impío, el pueblo gime.

Proverbs 29:3
El hombre que ama la sabiduría, alegra a su padre: mas el que da de comer a rameras, perderá la hacienda.

Proverbs 29:4
El rey con el juicio afirma la tierra: mas el hombre amigo de presentes, la destruirá.

Proverbs 29:5
El hombre que lisongea a su prójimo, red tiende delante de sus pasos.

Proverbs 29:6
Por la prevaricación del hombre malo hay lazo: mas el justo cantará, y se alegrará.

Proverbs 29:7
Conoce el justo el derecho de los pobres: mas el impío no entiende sabiduría.

Proverbs 29:8
Los hombres burladores enlazan la ciudad: mas los sabios apartan el furor.

Proverbs 29:9
Si el hombre sabio contendiere con el insensato, que se enoje, o que se ría, no tendrá reposo.

Proverbs 29:10
Los hombres sangrientos aborrecen al perfecto: mas los rectos buscan su contentamiento.

Proverbs 29:11
Todo su espíritu echa fuera el insensato: mas el sabio al fin le sosiega.

Proverbs 29:12
Del señor que escucha la palabra mentirosa, todos sus criados son impíos.

Proverbs 29:13
El pobre y el usurero se encontraron: Jehová alumbra los ojos de ámbos.

Proverbs 29:14
El rey que juzga con verdad a los pobres, su trono será firme para siempre.

Proverbs 29:15
La vara y la corrección dan sabiduría: mas el muchacho suelto avergonzará a su madre.

Proverbs 29:16
Cuando los impíos son muchos, mucha es la prevaricación: mas los justos verán su ruina.

Proverbs 29:17
Corrige a tu hijo, y darte ha descanso; y dará delicias a tu alma.

Proverbs 29:18
Sin profecía el pueblo será disipado: mas el que guarda la ley, bienaventurado él.

Proverbs 29:19
El siervo no será castigado con palabras; porque entiende, y no responde.

Proverbs 29:20
¿Has visto hombre ligero en sus palabras? mas esperanza hay del insensato que de él.

Proverbs 29:21
El que regala a su siervo desde su niñez, a la postre será su hijo.

Proverbs 29:22
El hombre enojoso levanta contiendas; y el furioso muchas veces peca.

Proverbs 29:23
La soberbia del hombre le abate; y al humilde de espíritu sustenta la honra.

Proverbs 29:24
El compañero del ladrón aborrece su vida; oirá maldiciones, y no le denunciará.

Proverbs 29:25
El temor del hombre pondrá lazo: mas el que confia en Jehová será levantado.

Proverbs 29:26
Muchos buscan el favor del príncipe: mas el juicio de cada uno de Jehová es.

Proverbs 29:27
Abominación es a los justos el hombre inicuo: mas abominación es al impío el de rectos caminos.

Proverbs 30:1
PALABRAS de Agur hijo de Jace: La profecía que dijo el varón a Itiel, a Itiel, y Ucal:

Proverbs 30:2
Yo ciertamente, más torpe de ingenio soy que ninguno, ni tengo entendimiento de hombre.

Proverbs 30:3
Ni aprendí sabiduría: ni supe ciencia de santos.

Proverbs 30:4
¿Quién subió al cielo, y descendió? ¿Quién encerró los vientos en sus puños? ¿Quién ató las aguas en un paño? ¿Quién afirmó todos los límites de la tierra? ¿Cuál es su nombre, y el nombre de su hijo, si tú lo sabes?

Proverbs 30:5
Toda habla de Dios es limpia, es escudo a los que en él esperan.

Proverbs 30:6
No añadas sobre sus palabras, porque no te arguya, y seas hallado mentiroso.

Proverbs 30:7
Dos cosas te he demandado, no me las niegues ántes que muera:

Proverbs 30:8
Vanidad y palabra mentirosa aparta de mí: no me des pobreza ni riquezas: mantiéneme del pan que he menester.

Proverbs 30:9
Porque no me harte, y te niegue; y diga: ¿Quién es Jehová? y porque siendo pobre, hurte; y blasfeme el nombre de mi Dios.

Proverbs 30:10
Nunca acuses al siervo cerca de su señor; porque no te maldiga, y peques.

Proverbs 30:11
Hay generación que maldice a su padre, y a su madre no bendice.

Proverbs 30:12
Hay generación limpia en su opinión, y nunca se ha limpiado su inmundicia.

Proverbs 30:13
Hay generación cuyos ojos son altivos, y cuyos párpados son alzados.

Proverbs 30:14
Hay generación cuyos dientes son espadas; y cuyas muelas son cuchillos, para tragar de la tierra a los pobres, y de entre los hombres a los menesterosos.

Proverbs 30:15
La sanguijuela tiene dos hijas que se llaman Trae, trae. Tres cosas hay que nunca se hartan: la cuarta nunca dice: Basta.

Proverbs 30:16
El sepulcro, y la matriz estéril, y la tierra no harta de aguas; y el fuego nunca dice: Basta.

Proverbs 30:17
El ojo que escarnece a su padre, y menosprecia el enseñamiento de la madre, sáquenlo los cuervos del río, y tráguenlo los hijos del águila.

Proverbs 30:18
Tres cosas me son ocultas, y la cuarta no sé:

Proverbs 30:19
El rastro del águila en el aire: el rastro de la culebra sobre la peña: el rastro de la nave en medio de la mar; y el rastro del hombre en la moza.

Proverbs 30:20
Tal es el rastro de la mujer adúltera: come, y limpia su boca, y dice: No he hecho maldad.

Proverbs 30:21
Por tres cosas se alborota la tierra, y la cuarta no la puede sufrir:

Proverbs 30:22
Por el siervo cuando reinare; y por el insensato cuando se hartare de pan:

Proverbs 30:23
Por la mujer aborrecida, cuando se casare; y por la sierva, cuando heredare a su señora.

Proverbs 30:24
Cuatro cosas son las más pequeñas de la tierra, y las mismas son más sabias que los sabios:

Proverbs 30:25
Las hormigas, pueblo no fuerte; y en el verano apareja su comida:

Proverbs 30:26
Los conejos, pueblo no fuerte; y ponen su casa en la piedra:

Proverbs 30:27
La langosta no tiene rey; y sale junta toda ella:

Proverbs 30:28
La araña, que ase con las manos, y está en palacios de rey.

Proverbs 30:29
Tres cosas hay de hermoso andar, y la cuarta pasea muy bien:

Proverbs 30:30
El león fuerte entre todos los animales, que no torna atrás por nadie:

Proverbs 30:31
El lebrel ceñido de lomos; y el macho cabrío; y el rey, contra el cual ninguno se levanta.

Proverbs 30:32
Si caiste, fué porque te enalteciste; y si mal pensaste, pon el dedo en la boca.

Proverbs 30:33
Ciertamente el que esprime la leche, sacará manteca; y el que recio se suena las narices, sacará sangre; y el que esprime la ira, sacará contienda.

Proverbs 31:1
PALABRAS de Lemuel rey: la profecía con que le enseñó su madre.

Proverbs 31:2
¿Qué, hijo mío? ¿Y qué, hijo de mi vientre? ¿y qué, hijo de mis deseos?

Proverbs 31:3
No des a las mujeres tu fuerza, ni tus caminos, que es para destruir a los reyes.

Proverbs 31:4
No es de los reyes, o! Lemuel, no es de los reyes beber vino, ni de los príncipes la cerveza:

Proverbs 31:5
Porque no beban, y olviden la ley; y perviertan el derecho de todos los hijos afligidos.

Proverbs 31:6
Dad la cerveza al que perece, y el vino a los de amargo ánimo.

Proverbs 31:7
Beban, y olvídense de su necesidad, y de su miseria no se acuerden más.

Proverbs 31:8
Abre tu boca por el mudo, en el juicio de todos los hijos de muerte.

Proverbs 31:9
Abre tu boca, juzga justicia, y el derecho del pobre, y del menesteroso.

Proverbs 31:10
¿Mujer valiente quién la hallará? porque su valor luengamente pasa al de las piedras preciosas.

Proverbs 31:11
El corazón de su marido está en ella confiado, y de despojo no tendrá necesidad.

Proverbs 31:12
Dárle ha bien, y no mal, todos los dias de su vida.

Proverbs 31:13
Buscó lana y lino; y de voluntad trabajó con sus manos.

Proverbs 31:14
Fué como navío de mercader, que trae su pan de léjos.

Proverbs 31:15
Levantóse aun de noche; y dió comida a su familia; y ración a sus criadas.

Proverbs 31:16
Consideró la heredad, y compróla; y plantó viña del fruto de sus manos.

Proverbs 31:17
Ciño sus lomos de fortaleza, y esforzó sus brazos.

Proverbs 31:18
Gustó que era buena su grangería; su candela no se apagó de noche.

Proverbs 31:19
Aplicó sus manos al huso; y sus manos tratáron la rueca.

Proverbs 31:20
Su mano extendió al pobre; y al menesteroso extendió sus manos.

Proverbs 31:21
No tendrá temor de la nieve por su familia, porque toda su familia está vestida de ropas dobladas.

Proverbs 31:22
Ella se hizo tapices: de lino fino y púrpura es su vestido.

Proverbs 31:23
Conocido es su marido en las puertas, cuando se asienta con los ancianos de la tierra.

Proverbs 31:24
Hizo telas, y vendió; y dió cintas al mercader.

Proverbs 31:25
Fortaleza y hermosura es su vestido; y en el día postrero reirá.

Proverbs 31:26
Abrió su boca con sabiduría; y la ley de clemencia está en su boca.

Proverbs 31:27
Considera los caminos de su casa; y no comió el pan de balde.

Proverbs 31:28
Levantáronse sus hijos, y llamáronla bienaventurada; y su marido también la alabó.

Proverbs 31:29
Muchas mujeres hicieron riquezas, mas tú las sobrepujaste a todas.

Proverbs 31:30
Engañosa es la gracia, y vana la hermosura: la mujer que teme a Jehová, esa será alabada.

Proverbs 31:31
Dádla del fruto de sus manos; y alábenla en las puertas sus hechos.

 

 

 

 

 

 

Eclesiastés / Ecclesiastes



Ecclesiastes 1:1
PALABRAS del Predicador, hijo de David, rey en Jerusalem.

Ecclesiastes 1:2
Vanidad de vanidades, dijo el Predicador, vanidad de vanidades; todo vanidad.

Ecclesiastes 1:3
¿Qué tiene más el hombre de todo su trabajo, con que trabaja debajo del sol?

Ecclesiastes 1:4
Generación va, y generación viene; y la tierra siempre permanece.

Ecclesiastes 1:5
Y sale el sol, y pónese el sol; y como con deseo vuelve a su lugar, donde torna a nacer.

Ecclesiastes 1:6
El viento va al mediodía, y rodea al norte: va rodeando rodeando, y por sus rodeos torna el viento.

Ecclesiastes 1:7
Los ríos todos van a la mar, y la mar no se hinche: al lugar de donde los ríos vinieron, allí tornan para volver.

Ecclesiastes 1:8
Todas las cosas andan en trabajo, más que el hombre pueda decir; ni los ojos viendo hartarse de ver, ni los oidos oyendo henchirse.

Ecclesiastes 1:9
¿Qué es lo que fué? Lo mismo que será. ¿Qué es lo que ha sido hecho? Lo mismo que se hará; y nada hay nuevo debajo del sol.

Ecclesiastes 1:10
Hay algo de que se pueda decir: ¿Veis aquí, esto es nuevo? Ya fué en los siglos que nos han precedido.

Ecclesiastes 1:11
No hay memoria de lo que precedió, ni tampoco de lo que sucederá habrá memoria en los que serán después.

Ecclesiastes 1:12
Yo, el Predicador, fuí rey sobre Israel en Jerusalem,

Ecclesiastes 1:13
Y dí mi corazón a inquirir y buscar con sabiduría sobre todo lo que se hace debajo del cielo: (esta mala ocupación dió Dios a los hijos de los hombres, en que se ocupen:)

Ecclesiastes 1:14
Yo miré todas las obras que se hacen debajo del sol; y, he aquí, que todo ello es vanidad, y aflicción de espíritu.

Ecclesiastes 1:15
Lo torcido no se puede enderezar; y lo falto no se puede contar.

Ecclesiastes 1:16
Hablé yo con mi corazón, diciendo: He aquí, yo soy engrandecido, y he crecido en sabiduría sobre todos los que fueron ántes de mí en Jerusalem; y mi corazón ha visto multitud de sabiduría y de ciencia.

Ecclesiastes 1:17
Y dí mi corazón a conocer la sabiduría, y la ciencia; y las locuras y desvaríos: conocí al cabo que aun esto era aflicción de espíritu.

Ecclesiastes 1:18
Porque en la mucha sabiduría hay mucho enojo; y quien añade ciencia, añade dolor.

Ecclesiastes 2:1
DIJE yo también en mi corazón: Ahora ven acá, yo tentaré en alegría. Mira en bien. Y esto también era vanidad.

Ecclesiastes 2:2
A la risa dije: Enloqueces; y al placer: ¿De qué sirve esto?

Ecclesiastes 2:3
Yo propuse en mi corazón de atraer al vino mi carne, y que mi corazón anduviese en sabiduría, y retuviese la insensatez, hasta ver cual fuese el bien de los hijos de los hombres, en el cual se ocupasen debajo del cielo todos los dias de su vida.

Ecclesiastes 2:4
Engrandecí mis obras, edifiquéme casas, plantéme viñas;

Ecclesiastes 2:5
Híceme huertos, y jardines; y planté en ellos árboles de todos frutos.

Ecclesiastes 2:6
Híceme estanques de aguas para regar de ellos el bosque donde crecían los árboles.

Ecclesiastes 2:7
Poseí siervos y siervas, y tuve hijos de familia: también tuve posesión grande de vacas y ovejas sobre todos los que fueron ántes de mí en Jerusalem.

Ecclesiastes 2:8
Alleguéme también plata y oro, y tesoro preciado de reyes y de provincias. Híceme cantores, y cantoras; y todos los deleites de los hijos de los hombres, sinfonía y sinfonías.

Ecclesiastes 2:9
Y fuí magnificado, y aumentado más que todos los que fueron ántes de mí en Jerusalem: además de esto mi sabiduría me perseveró.

Ecclesiastes 2:10
No negué a mis ojos ninguna cosa que deseasen; ni aparté a mi corazón de toda alegría; porque mi corazón gozó de todo mi trabajo; y esta fué mi parte de todo mi trabajo.

Ecclesiastes 2:11
Al cabo yo miré todas las obras que habían hecho mis manos, y el trabajo que tomé para hacerlas; y, he aquí, todo vanidad y aflicción de espíritu; y que no hay más debajo del sol.

Ecclesiastes 2:12
Después yo torné a mirar para ver la sabiduría, y los desvaríos, y la insensatez: (porque, ¿qué hombre hay que pueda seguir al rey en lo que ya hicieron?)

Ecclesiastes 2:13
Y yo ví que la sabiduría sobrepuja a la insensatez, como la luz a las tinieblas.

Ecclesiastes 2:14
El sabio tiene sus ojos en su cabeza: mas el insensato anda en tinieblas. Y entendí también yo, que un mismo suceso sucederá al uno y al otro.

Ecclesiastes 2:15
Y yo dije en mi corazón: Como sucederá al insensato, me sucederá también a mí: ¿para qué pues he trabajado hasta ahora por hacerme más sabio? Y dije en mi corazón, que también esto era vanidad.

Ecclesiastes 2:16
Porque ni del sabio, ni del insensato, habrá memoria para siempre; porque en viniendo dias ya todo será olvidado; y también morirá el sabio, como el insensato.

Ecclesiastes 2:17
Y aborrecí la vida; porque toda obra que se hacía debajo del sol, me era fastidiosa; porque todo era vanidad y aflicción de espíritu.

Ecclesiastes 2:18
Y yo aborrecí todo mi trabajo, en que trabajé debajo del sol: el cual dejaré a otro, que vendrá después de mí.

Ecclesiastes 2:19
¿Y quién sabe si será sabio, o insensato, el que se enseñoreará en todo mi trabajo, en que ya trabajé, y en que me hice sabio debajo del sol? Esto también es vanidad.

Ecclesiastes 2:20
Y yo me torné para desesperar mi corazón, por todo el trabajo en que trabajé, y en que me hice sabio debajo del sol.

Ecclesiastes 2:21
Que trabaje el hombre con sabiduría, y con ciencia, y con rectitud, y que haya de dar su hacienda a hombre que nunca trabajó en ello. También esto es vanidad, y gran trabajo.

Ecclesiastes 2:22
Porque ¿qué tiene el hombre por todo su trabajo, y fatiga de su corazón, en que él trabajó debajo del sol?

Ecclesiastes 2:23
Porque todos sus dias no son si no dolores, y enojos sus ocupaciones; aun de noche no reposa su corazón. Esto también es vanidad.

Ecclesiastes 2:24
No hay luego bien para el hombre si no que coma y beba, y que su alma vea el bien de su trabajo. También ví yo, que esto es de la mano de Dios.

Ecclesiastes 2:25
Porque ¿quién comerá; y quién se curará mejor que yo?

Ecclesiastes 2:26
Porque al hombre que es bueno delante de Dios, él le dá sabiduría, y ciencia, y alegría: mas al pecador dió ocupación, que allegue, y amontone, para que dé al bueno delante de él. También esto es vanidad y aflicción de espíritu.

Ecclesiastes 3:1
PARA todas las cosas hay sazón; y todo lo que quisiereis debajo del cielo, tiene su tiempo determinado.

Ecclesiastes 3:2
Tiempo de nacer, y tiempo de morir: tiempo de plantar, y tiempo de arrancar lo plantado:

Ecclesiastes 3:3
Tiempo de matar, y tiempo de curar: tiempo de destruir, y tiempo de edificar:

Ecclesiastes 3:4
Tiempo de llorar, y tiempo de reir: tiempo de endechar, y tiempo de bailar:

Ecclesiastes 3:5
Tiempo de esparcir las piedras, y tiempo de allegar las piedras: tiempo de abrazar, y tiempo de alejarse del abrazar:

Ecclesiastes 3:6
Tiempo de buscar, y tiempo de perder: tiempo de guardar, y tiempo de echar:

Ecclesiastes 3:7
Tiempo de romper, y tiempo de coser: tiempo de callar, y tiempo de hablar:

Ecclesiastes 3:8
Tiempo de amar, y tiempo de aborrecer: tiempo de guerra, y tiempo de paz.

Ecclesiastes 3:9
¿Qué tiene más el que trabaja en lo que trabaja?

Ecclesiastes 3:10
Yo he visto la ocupación que Dios dió a los hijos de los hombres, para que en ella se ocupasen.

Ecclesiastes 3:11
Todo lo hizo hermoso en su tiempo, y aun el mundo dió a su corazón, de tal manera que no alcance el hombre esta obra de Dios desde el principio hasta el cabo.

Ecclesiastes 3:12
Yo he conocido que no hay mejor para ellos, que alegrarse, y hacer bien en su vida.

Ecclesiastes 3:13
Y también que es don de Dios, que todo hombre coma y beba, y goce de todo su trabajo.

Ecclesiastes 3:14
He entendido, que todo lo que Dios hace eso será perpetuo: sobre aquello no se añadirá, ni de ello se disminuirá; porque Dios hace, para que teman los hombres delante de él.

Ecclesiastes 3:15
Aquello que fué, ya es; y lo que ha de ser ya fué; y Dios restaura lo que pasó.

Ecclesiastes 3:16
Ví más debajo del sol: en lugar del juicio, allí la impiedad; y en lugar de la justicia, allí la iniquidad.

Ecclesiastes 3:17
Y yo dije en mi corazón: Al justo y al impío juzgará Dios, porque allí hay tiempo determinado a todo lo que quisiereis, y sobre todo lo que se hace.

Ecclesiastes 3:18
Dije en mi corazón acerca de la condición de los hijos de los hombres, que Dios los hizo escogidos; y es para ver, que ellos sean bestias los unos a los otros.

Ecclesiastes 3:19
Porque el suceso de los hijos de los hombres, y el suceso del animal, el mismo suceso es; como mueren los unos, así mueren los otros; y una misma respiración tienen todos; ni tiene más el hombre que la bestia; porque todo es vanidad.

Ecclesiastes 3:20
Todo va a un lugar; todo es hecho del polvo; y todo se tornará en el mismo polvo.

Ecclesiastes 3:21
¿Quién sabe si el espíritu de los hijos de los hombres suba arriba, y el espíritu del animal descienda debajo de la tierra?

Ecclesiastes 3:22
Así que he visto que no hay bien, mas que alegrarse el hombre con lo que hiciere; porque esta es su parte: porque ¿quién le llevará para que vea lo que ha de ser después de él?

Ecclesiastes 4:1
Y TORNÉME yo, y ví todas las violencias que se hacen debajo del sol: y, he aquí las lágrimas de los oprimidos, y que no tienen quien los consuele; y que la fuerza estaba en la mano de sus opresores, y para ellos no había consolador.

Ecclesiastes 4:2
Y alabé yo los muertos, que ya murieron, más que los vivos, que son vivos hasta ahora.

Ecclesiastes 4:3
Y tuve por mejor que ellos ámbos al que aun no fué; porque no ha visto las malas obras que se hacen debajo del sol.

Ecclesiastes 4:4
Ví también todo trabajo, y toda rectitud de obras, que no es sino envidia del hombre contra su prójimo. También esto es vanidad, y aflicción de espíritu.

Ecclesiastes 4:5
El insensato pliega sus manos, y come su carne.

Ecclesiastes 4:6
Mas vale el un puño lleno con descanso, que ámbos puños llenos con trabajo, y aflicción de espíritu.

Ecclesiastes 4:7
Yo me torné otra vez, y ví otra vanidad debajo del sol.

Ecclesiastes 4:8
Es el hombre solo, sin sucesor; que ni tiene hijo ni hermano, y nunca cesa de trabajar, ni aun sus ojos se hartan de sus riquezas; ni piensa: ¿Para quién trabajo yo, y defraudo mi alma del bien? También esto es vanidad, y ocupación mala.

Ecclesiastes 4:9
Mejores son dos que uno; porque tienen mejor paga de su trabajo.

Ecclesiastes 4:10
Porque si cayeren, el uno levantará a su compañero: mas ¡ay del solo! que cuando cayere, no habrá segundo que le levante.

Ecclesiastes 4:11
También si dos durmieren, calentarse han: mas el solo ¿cómo se calentará?

Ecclesiastes 4:12
Y si alguno prevaleciere contra el uno, dos estarán contra él; porque cordón de tres dobleces no presto se rompe.

Ecclesiastes 4:13
Mejor es el muchacho pobre y sabio, que el rey viejo e insensato, que no puede ser más avisado.

Ecclesiastes 4:14
Porque como de la cárcel salió a reinar; porque en su reino nació pobre.

Ecclesiastes 4:15
Ví mas todos los vivientes debajo del sol caminando con el muchacho sucesor, que estará en su lugar.

Ecclesiastes 4:16
No tiene fin todo el pueblo, que fué ántes de ellos: tampoco los que fueren después, se alegrarán en él. También esto es vanidad, y aflicción de espíritu.

Ecclesiastes 5:1
CUANDO fueres a la casa de Dios, mira bien por tu pié; y acércate más para oir, que para dar el sacrificio de los insensatos; porque no saben que hacen mal.

Ecclesiastes 5:2
No te des priesa con tu boca, ni tu corazón se apresure a pronunciar palabra delante de Dios; porque Dios está en el cielo, y tú sobre la tierra: por tanto tus palabras sean pocas.

Ecclesiastes 5:3
Porque como de la mucha ocupación viene el sueño, así la voz del insensato, de la multitud de las palabras.

Ecclesiastes 5:4
Cuando a Dios prometieres promesa no tardes de pagarla; porque no se agrada de los insensatos. Lo que prometieres, paga.

Ecclesiastes 5:5
Mejor es que no prometas, que no que prometas, y no pagues.

Ecclesiastes 5:6
No sueltes tu boca para hacer pecar a tu carne; ni digas delante del ángel, que fué ignorancia: ¿por qué harás tú que se aire Dios a causa de tu voz, y que destruya la obra de tus manos?

Ecclesiastes 5:7
Porque los sueños son en multitud; y las vanidades y las palabras son muchas: mas teme a Dios.

Ecclesiastes 5:8
Si violencias de pobres, y extorsión de derecho y de justicia vieres en la provincia, no te maravilles de esta licencia; porque alto está mirando sobre alto, y más altos están sobre ellos:

Ecclesiastes 5:9
Y mayor altura hay en todas las cosas de la tierra: mas el que sirve al campo es rey.

Ecclesiastes 5:10
El que ama el dinero, no se hartará de dinero; y el que ama el mucho tener, no tendrá fruto. También esto es vanidad.

Ecclesiastes 5:11
Cuando los bienes se aumentan, también se aumentan sus comedores: ¿qué bien pues tendrá su dueño sino verlos de sus ojos?

Ecclesiastes 5:12
Dulce es el sueño del trabajador, que coma mucho, que poco: mas al rico, la hartura no le deja dormir.

Ecclesiastes 5:13
Hay otra trabajosa enfermedad que ví debajo del sol: las riquezas guardadas de sus dueños para su mal,

Ecclesiastes 5:14
Las cuales se pierden en malas ocupaciones; y a los hijos que engendraron nada les quedó en la mano:

Ecclesiastes 5:15
Como salió del vientre de su madre, desnudo, así se vuelve, tornando como vino, y nada tuvo de su trabajo para llevar en su mano.

Ecclesiastes 5:16
Este también es un gran mal, que como vino, así se haya de volver. ¿Y de qué le aprovechó trabajar al viento?

Ecclesiastes 5:17
Además de esto, todos los dias de su vida comerá en tinieblas, y mucho enojo, y dolor, e ira.

Ecclesiastes 5:18
He aquí pues el bien que yo he visto: Que lo bueno es comer, y beber, y gozar del bien de todo su trabajo, con que trabaja debajo del sol todos los dias de su vida, que Dios le dió; porque esta es su parte.

Ecclesiastes 5:19
Y también, que a todo hombre, a quien Dios dió riquezas, y hacienda, también le dió facultad para que coma de ellas, y tome su parte, y goce su trabajo: esto es don de Dios.

Ecclesiastes 5:20
Porque no se acordará mucho de los dias de su vida, porque Dios le responderá con alegría de su corazón.

Ecclesiastes 6:1
HAY otro mal que he visto debajo del cielo, y muy común entre los hombres:

Ecclesiastes 6:2
Hombre, a quien Dios dió riquezas, y hacienda, y honra, y nada le falta de todo lo que su alma desea; y Dios no le dió facultad de comer de ello; ántes los extraños se lo comen: esto vanidad es, y enfermedad trabajosa.

Ecclesiastes 6:3
Si el hombre engendrare cien hijos, y viviere muchos años, y los dias de su edad fueren asaz; si su alma no se hartó del bien, y también careció de sepultura; yo digo que el abortivo es mejor que él.

Ecclesiastes 6:4
Porque en vano vino, y a tinieblas va, y con tinieblas será cubierto su nombre.

Ecclesiastes 6:5
Aunque no haya visto el sol, ni conocido nada, más reposo tiene este, que aquel.

Ecclesiastes 6:6
Porque si viviere mil años dos veces, y no gozó del bien; cierto todos van a un lugar.

Ecclesiastes 6:7
Todo el trabajo del hombre es para su boca, y con todo eso, su deseo no se harta.

Ecclesiastes 6:8
Porque ¿qué más tiene el sabio que el insensato? ¿Qué más tiene el pobre que supo caminar entre los vivos?

Ecclesiastes 6:9
Mas vale vista de ojos, que deseo que pasa; y también esto es vanidad, y aflicción de espíritu.

Ecclesiastes 6:10
El que es, ya su nombre ha sido nombrado, y se sabe, que es hombre; y que no podrá contender con el que es más fuerte que él.

Ecclesiastes 6:11
Ciertamente las muchas palabras multiplican la vanidad. ¿Qué más tiene el hombre?

Ecclesiastes 6:12
Porque ¿quién sabe cual es el bien del hombre en la vida todos los dias de la vida de su vanidad, que los pasa como sombra? Porque ¿quién enseñará al hombre que será después de él debajo del sol?

Ecclesiastes 7:1
MEJOR es la buena fama que el buen ungüento; y el día de la muerte, que el día del nacer mismo.

Ecclesiastes 7:2
Mejor es ir a la casa del luto que a la casa del convite; porque es el fin de todos los hombres; y el que vive, lo pondrá en su corazón.

Ecclesiastes 7:3
Mejor es el enojo que la risa; porque con la tristeza del rostro se enmendará el corazón.

Ecclesiastes 7:4
El corazón de los sabios, en la casa del luto: mas el corazón de los insensatos, en la casa del placer.

Ecclesiastes 7:5
Mejor es oir la reprensión del sabio, que la canción de los insensatos.

Ecclesiastes 7:6
Porque la risa del insensato es como el estrépito de las espinas debajo de la olla; y también esto es vanidad.

Ecclesiastes 7:7
Ciertamente el agravio hace enloquecer al sabio; y el presente corrompe el corazón.

Ecclesiastes 7:8
Mejor es el fin del negocio, que su principio: mejor es el sufrido de espíritu, que el altivo de espíritu.

Ecclesiastes 7:9
No te apresures en tu espíritu a enojarte; porque la ira en el seno de los insensatos reposa.

Ecclesiastes 7:10
Nunca digas: ¿Qué es la causa que los tiempos pasados fueron mejores que estos? Porque nunca de esto preguntarás con sabiduría.

Ecclesiastes 7:11
Buena es la ciencia con herencia; y más a los que ven el sol:

Ecclesiastes 7:12
Porque en la sombra de la ciencia, y en la sombra del dinero reposa el hombre; mas la sabiduría excede, en que da vida a sus poseedores.

Ecclesiastes 7:13
Mira la obra de Dios; porque ¿quién podrá enderezar el que él torció?

Ecclesiastes 7:14
En el día del bien, está en el bien; y en el día del mal, vé. Dios también hizo esto delante de lo otro, porque el hombre no halle nada tras de él.

Ecclesiastes 7:15
Todo lo ví en los dias de mi vanidad. Justo hay, que perece por su justicia; e impío hay, que por su maldad alarga sus dias.

Ecclesiastes 7:16
No seas justo mucho, ni seas demasiadamente sabio: ¿por qué te destruirás?

Ecclesiastes 7:17
No hagas mal mucho, ni seas insensato: ¿por qué morirás ántes de tu tiempo?

Ecclesiastes 7:18
Bueno es que tomes esto, y también de estotro no apartes tu mano; porque el que a Dios teme, saldrá con todo.

Ecclesiastes 7:19
La sabiduría esfuerza al sabio, más que diez poderosos príncipes, que sean en la ciudad.

Ecclesiastes 7:20
Ciertamente no hay hombre justo en la tierra, que haga bien, y nunca peque.

Ecclesiastes 7:21
Tampoco apliques tu corazón a todas las palabras que se hablaren; porque alguna vez no oigas a tu siervo, que dice mal de tí.

Ecclesiastes 7:22
Porque tu corazón sabe, que tú también dijiste mal de otros muchas veces.

Ecclesiastes 7:23
Todas estas cosas probé con sabiduría, diciendo: Hacerme he sabio: mas ella se alejó de mí.

Ecclesiastes 7:24
Léjos está lo que fué; y lo profundo profundo ¿quién lo hallará?

Ecclesiastes 7:25
Yo he rodeado, y mi corazón, por saber, y examinar, e inquirir la sabiduría, y la razón; y por saber la maldad de la insensatez, y el desvarío del error,

Ecclesiastes 7:26
Y yo he hallado más amarga que la muerte la mujer: la cual es redes, y lazos su corazón: sus manos, ligaduras. El bueno delante de Dios escapará de ella: mas el pecador será preso en ella.

Ecclesiastes 7:27
Mira, esto he hallado, dice el Predicador, mirando las cosas una a una para hallar la razón:

Ecclesiastes 7:28
Lo cual mucho buscó mi alma, y no lo hallé: un hombre entre mil he hallado: mas mujer de todas estas nunca hallé.

Ecclesiastes 7:29
Solamente, he aquí, esto hallé: que Dios hizo al hombre recto: mas ellos buscaron muchas cuentas.

Ecclesiastes 8:1
¿QUIÉN como el sabio? ¿Y quién como el que sabe la declaración de la palabra? La sabiduría del hombre hará relucir su rostro, y la fuerza de su cara se mudará.

Ecclesiastes 8:2
Yo te aviso que guardes el mandamiento del rey, y la palabra del juramento de Dios.

Ecclesiastes 8:3
No te apresures a irte de delante de él: ni estés en cosa mala, porque el hará todo lo que quisiere.

Ecclesiastes 8:4
Porque la palabra del rey es su potestad; y quién le dirá: ¿Qué haces?

Ecclesiastes 8:5
El que guarda el mandamiento, no experimentará mal; y el tiempo, y el juicio, conoce el corazón del sabio.

Ecclesiastes 8:6
Porque para todo lo que quisiereis hay tiempo, y juicio; porque el trabajo del hombre es grande sobre él.

Ecclesiastes 8:7
Porque no sabe lo que ha de ser, y cuando haya de ser, ¿quién se lo enseñara?

Ecclesiastes 8:8
No hay hombre que tenga potestad sobre su espíritu para detener el espíritu; ni hay potestad sobre el día de la muerte; ni hay armas en guerra; ni la impiedad escapará al que la posee.

Ecclesiastes 8:9
Todo esto he visto, y he puesto mi corazón en todo lo que se hace debajo del sol, el tiempo en que el hombre se enseñoréa del hombre para mal suyo.

Ecclesiastes 8:10
Entónces ví también impíos, que después de sepultados, volvieron; y los que de lugar santo caminaron, fueron puestos en olvido en la ciudad donde obraron verdad: esto también vanidad es.

Ecclesiastes 8:11
Porque luego no se ejecuta sentencia sobre la mala obra, el corazón de los hijos de los hombres está lleno en ellos para hacer mal.

Ecclesiastes 8:12
Porque el que peca, haga mal cien veces, y le sea prolongado, aun yo también sé, que los que a Dios temen, tendrán bien, los que temieren delante de su presencia;

Ecclesiastes 8:13
Y que el impío nunca tendrá bien, ni le serán prolongados los dias, mas serán como sombra; porque no temió delante de la presencia de Dios.

Ecclesiastes 8:14
Hay otra vanidad que se hace sobre la tierra: que hay justos, los cuales son pagados como si hicieran obras de impíos; y hay impíos, que son pagados como si hicieran obras de justos. Digo que esto también es vanidad.

Ecclesiastes 8:15
Por tanto yo alabé la alegría: que no tiene el hombre bien debajo del sol, sino que coma, y beba, y se alegre; y que esto se le pegue de su trabajo los dias de su vida, que Dios le dió debajo del sol.

Ecclesiastes 8:16
Por lo cual yo dí mi corazón a conocer sabiduría, y a ver la ocupación que se hace sobre la tierra: que ni de noche, ni de día, ve el hombre sueño en sus ojos.

Ecclesiastes 8:17
Y ví acerca de todas las obras de Dios, que el hombre no puede alcanzar obra que se haga debajo del sol; por la cual trabaja el hombre buscándola, y no la hallará: aunque diga el sabio que sabe, no la hallará: aunque diga el sabio que sabe, no la podrá alcanzar.

Ecclesiastes 9:1
CIERTAMENTE a todo esto dí mi corazón, para declarar todo esto: Que los justos, y los sabios, y sus obras, están en la mano de Dios: y que no sabe el hombre ni el amor, ni el odio, por todo lo que pasa delante de él.

Ecclesiastes 9:2
Todo acontece de la misma manera a todos: un mismo suceso tiene el justo y el impío; el bueno, y el limpio, y el no limpio; y el que sacrifica, y el que no sacrifica; como el bueno así el que peca: el que jura, como el que teme el juramento.

Ecclesiastes 9:3
Este mal hay entre todo lo que se hace debajo del sol: que todos tengan un mismo suceso; y que también el corazón de los hijos de los hombres esté lleno de mal, y de enloquecimiento en su corazón en su vida, y después, a los muertos.

Ecclesiastes 9:4
Porque para todo aquel que está aun entre los vivos, hay esperanza; porque mejor es perro vivo, que león muerto.

Ecclesiastes 9:5
Porque los que viven, saben que han de morir: mas los muertos nada saben, ni más tienen paga; porque su memoria es puesta en olvido.

Ecclesiastes 9:6
Aun su amor, su odio, y su envidia ya feneció; y no tienen ya más parte en el siglo, en todo lo que se hace debajo del sol.

Ecclesiastes 9:7
Anda, y come tu pan con gozo, y bebe tu vino con alegre corazón; porque tus obras ya son agradables a Dios.

Ecclesiastes 9:8
En todo tiempo sean blancos tus vestidos; y nunca falte ungüento sobre tu cabeza.

Ecclesiastes 9:9
Goza de la vida con la mujer que amas, todos los dias de la vida de tu vanidad, que te son dados debajo del sol, todos los dias de tu vanidad; porque esta es tu parte en la vida, y en tu trabajo, en que trabajas debajo del sol.

Ecclesiastes 9:10
Todo lo que te viniere a la mano para hacer, házlo según tus fuerzas; porque en el sepulcro, donde tú vas, no hay obra, ni industria, ni ciencia, ni sabiduría.

Ecclesiastes 9:11
Tornéme, y ví debajo del sol, que ni es de los ligeros la carrera; ni la guerra, de los fuertes; ni aun de los sabios el pan; ni de los prudentes las riquezas; ni de los elocuentes la gracia: mas que tiempo, y ocasión acontece a todos.

Ecclesiastes 9:12
Porque el hombre tampoco conoce su tiempo: como los peces, que son presos en la mala red, y como las aves, que se prenden en lazo; así son enlazados los hijos de los hombres en el tiempo malo, cuando cae de súbito sobre ellos.

Ecclesiastes 9:13
También ví esta sabiduría debajo del sol; la cual me es grande:

Ecclesiastes 9:14
Una pequeña ciudad, y pocos hombres en ella; y viene contra ella un gran rey, y cércala, y edifíca contra ella grandes baluartes:

Ecclesiastes 9:15
Y hállase en ella un hombre pobre, sabio, el cual escapa la ciudad con su sabiduría; y nadie se acordaba de aquel pobre hombre.

Ecclesiastes 9:16
Entónces yo dije: Mejor es la sabiduría que la fortaleza, aunque la ciencia del pobre sea menospreciada, y sus palabras no sean escuchadas.

Ecclesiastes 9:17
Las palabras del sabio con reposo son oidas, mas que el clamor del señor entre los insensatos.

Ecclesiastes 9:18
Mejor es la sabiduría que las armas de guerra: mas un pecador destruye mucho bien.

Ecclesiastes 10:1
LAS moscas muertas hacen heder y dar mal olor el perfume del perfumador; y al estimado por sabiduría y honra una pequeña insensatez.

Ecclesiastes 10:2
El corazón del sabio está a su mano derecha: mas el corazón del insensato, a su mano izquierda.

Ecclesiastes 10:3
Y aun cuando el insensato va por el camino, su cordura falta; y dice a todos: insensato es.

Ecclesiastes 10:4
Si espíritu de señor te acometiere, no dejes tu lugar; porque la flojedad hara reposar grandes pecados.

Ecclesiastes 10:5
Hay otro mal que ví debajo del sol, como salido de delante del señor por yerro:

Ecclesiastes 10:6
La insensatez está asentada en grandes alturas; y los ricos están sentados en bajeza.

Ecclesiastes 10:7
Ví siervos encima de caballos, y príncipes que andaban, como siervos, a tierra.

Ecclesiastes 10:8
El que hiciere el hoyo, caerá en él; y el que aportillare el vallado, morderle ha la serpiente.

Ecclesiastes 10:9
El que mudare las piedras, tendrá trabajo en ellas: el que cortare la leña, peligrará en ella.

Ecclesiastes 10:10
Si se embotare el hierro, y su filo no fuere aguzado, añadir más fuerza: mas la bondad de la sabiduría excede.

Ecclesiastes 10:11
Si la serpiente mordiere no encantada, no es más el lenguaz.

Ecclesiastes 10:12
Las palabras de la boca del sabio son gracia: mas los labios del insensato lo echan a perder.

Ecclesiastes 10:13
El principio de las palabras de su boca es insensatez; y el fin de su habla, desvarío malo.

Ecclesiastes 10:14
El insensato multiplica palabras, y dice: No sabe hombre lo que ha de ser: ¿y quién le hará saber, lo que será después de él?

Ecclesiastes 10:15
El trabajo de los insensatos los fatiga; porque no saben por donde van a la ciudad.

Ecclesiastes 10:16
¡Ay de tí tierra, cuando tu rey fuere mozo, y tus príncipes comen de mañana!

Ecclesiastes 10:17
¡Bienaventurada tierra tú, cuando tu rey fuere hijo de nobles, y tus príncipes comen a su hora por la fuerza, y no por el beber!

Ecclesiastes 10:18
Por la pereza se cae la techumbre; y por la flojedad de manos se llueve la casa.

Ecclesiastes 10:19
Por el placer se hace el convite, y el vino alegra los vivos; y el dinero responde a todo.

Ecclesiastes 10:20
Ni aun en tu pensamiento digas mal del rey; ni en los secretos de tu cámara digas mal del rico; porque las aves del cielo llevarán la voz; y las que tienen alas, harán saber la palabra.

Ecclesiastes 11:1
ECHA tu pan sobre las aguas, que después de muchos dias lo hallarás.

Ecclesiastes 11:2
Reparte a siete, y aun a ocho; porque no sabes el mal que vendrá sobre la tierra.

Ecclesiastes 11:3
Si las nubes fueren llenas de agua, sobre la tierra la derramarán; y si el árbol cayere al mediodía o al norte, al lugar que el árbol cayere, allí quedará.

Ecclesiastes 11:4
El que al viento mira, nunca sembrará; y el que mira a las nubes, nunca segará.

Ecclesiastes 11:5
Como tú no sabes cual es el camino del viento, o como se crian los huesos en el vientre de la mujer preñada, así ignoras la obra de Dios, el cual hace todas las cosas.

Ecclesiastes 11:6
Por la mañana siembra tu simiente, y a la tarde no dejes reposar tu mano: porque tú no sabes cual es lo mejor, esto, o lo otro, o si ámbas a dos cosas son buenas.

Ecclesiastes 11:7
Suave ciertamente es la luz, y agradable es a los ojos ver el sol:

Ecclesiastes 11:8
Mas si el hombre viviere muchos años, y en todos ellos hubiere tenido alegría: si después trajere a la memoria los dias de las tinieblas, que serán muchos; todo lo que le habrá pasado, dirá haber sido vanidad.

Ecclesiastes 11:9
Alégrate mancebo en tu mocedad, y tome placer tu corazón en los dias de tu juventud; y camina en los caminos de tu corazón, y en la vista de tus ojos: mas sabe, que sobre todas estas cosas te traerá Dios en juicio.

Ecclesiastes 11:10
Quita pues el enojo de tu corazón, y aparta de tu carne el mal; porque la mocedad y la juventud vanidad es.

Ecclesiastes 12:1
Y TEN memoria de tu Criador en los dias de tu juventud, ántes que vengan los malos dias, y lleguen los años, de los cuales digas: No tengo en ellos contentamiento.

Ecclesiastes 12:2
Ántes que se oscurezca el sol, y la luz, y la luna, y las estrellas; y las nubes se tornen tras la lluvia:

Ecclesiastes 12:3
Cuando temblarán las guardas de la casa, y se encorvarán los hombres fuertes, y cesarán las muelas, y se disminuirán; y se oscurecerán los que miran por las ventanas;

Ecclesiastes 12:4
Y las puertas de afuera se cerrarán por la bajeza de la voz de la muela; y se levantará a la voz del ave, y todas las hijas de canción serán humilladas:

Ecclesiastes 12:5
Cuando también temerán de lo alto, y los tropezones en el camino; y florecerá el almendro, y cargarse ha la langosta, y perderse ha el apetito; porque el hombre va a la casa de su siglo, y los endechadores por la plaza andarán en derredor.

Ecclesiastes 12:6
Ántes que la cadena de plata se quiebre, y se rompa la lenteja de oro, y el cántaro se quiebre junto a la fuente, y la rueda sea rompida sobre el pozo;

Ecclesiastes 12:7
Y el polvo se torne a la tierra, como era ántes, y el espíritu se vuelva a Dios, que le dió.

Ecclesiastes 12:8
Vanidad de vanidades, dijo el Predicador, todo vanidad.

Ecclesiastes 12:9
Y cuanto más el Predicador fué sabio, tanto más enseñó sabiduría al pueblo, e hizo escuchar, e hizo escudriñar; y compuso muchos proverbios.

Ecclesiastes 12:10
Procuró el Predicador hallar palabras agradables, y escritura recta, palabras de verdad.

Ecclesiastes 12:11
Las palabras de los sabios son como aguijones, y como clavos hincados de los maestros de las congregaciones, puestas debajo de un pastor.

Ecclesiastes 12:12
Y además de esto, hijo mío, sé avisado: no hay fin de hacer muchos libros; y el mucho estudio aflicción es de la carne.

Ecclesiastes 12:13
El fin de todo el sermón es oido: TEME A DIOS, Y GUARDA SUS MANDAMIENTOS, porque esto es el todo del hombre.

Ecclesiastes 12:14
Porque Dios traerá toda obra en juicio, el cual se hará sobre toda cosa oculta, buena, o mala.

 

 

 

 

 

 

Cantares / Song of Solomon



Song of Solomon 1:1
CANCIÓN de canciones de Salomón.

Song of Solomon 1:2
¡Oh si me besase de besos de su boca! porque mejores son tus amores que el vino.

Song of Solomon 1:3
Por el olor de tus buenos ungüentos, ungüento derramado es tu nombre: por tanto las doncellas te amaron.

Song of Solomon 1:4
Tírame en pos de tí, correremos. Metióme el rey en sus cámaras: gozarnos hemos, y alegrarnos hemos en tí: acordarnos hemos de tus amores, más que del vino. Los rectos te aman.

Song of Solomon 1:5
Morena soy, o! hijas de Jerusalem, mas de codiciar, como las cabañas de Cedar, como las tiendas de Salomón.

Song of Solomon 1:6
No miréis en que soy morena; porque el sol me miró: los hijos de mi madre se airaron contra mí: hiciéronme guarda de viñas, y mi viña, que era mía, no guardé.

Song of Solomon 1:7
Házme saber o! tú, a quien mi alma ama, donde repastas, donde haces tener majada al mediodía: Porque ¿por qué seré, como la que se aparta hacia los rebaños de tus compañeros?

Song of Solomon 1:8
Si tú no lo sabes, o! hermosa entre las mujeres, sálte por los rastros del rebaño, y apacienta tus cabritas junto a las cabañas de los pastores.

Song of Solomon 1:9
A una de las yeguas de los carros de Faraón te he comparado, o! amor mío.

Song of Solomon 1:10
Hermosas son tus mejillas entre los zarcillos, tu cuello entre los collares.

Song of Solomon 1:11
Zarcillos de oro te haremos, con clavos de plata.

Song of Solomon 1:12
Mientras que el rey estaba en su recostadero, mi espicanardi dió su olor.

Song of Solomon 1:13
Mi amado es para mi un manojico de mirra: que reposará entre mis pechos.

Song of Solomon 1:14
Racimo de cofer en las viñas de Engadí es para mí mi amado.

Song of Solomon 1:15
He aquí, que tú eres hermosa, o! compañera mía, he aquí, que tú eres hermosa: tus ojos de paloma.

Song of Solomon 1:16
He aquí, que tú eres hermoso, o! amado mío, también suave: también nuestro lecho florido.

Song of Solomon 1:17
Las vigas de nuestras casas son de cedro: las tablazones, de hayas.

Song of Solomon 2:1
YO soy el lirio del campo, y la rosa de los valles.

Song of Solomon 2:2
Como el lirio entre las espinas, así es mi compañera entre las hijas.

Song of Solomon 2:3
Como el manzano entre los árboles monteses, así es mi amado entre los hijos: debajo de su sombra deseé sentarme, y me asenté, y su fruto ha sido dulce a mi paladar.

Song of Solomon 2:4
Trajome a la cámara del vino; y su bandera de amor puso sobre mí.

Song of Solomon 2:5
Sustentádme con frascos de vino, es forzádme con manzanas; porque estoy enferma de amor.

Song of Solomon 2:6
Su izquierda esté debajo de mi cabeza, y su derecha me abrace.

Song of Solomon 2:7
Yo os conjuro, o! hijas de Jerusalem, por las gamas, o por las ciervas del campo, que no despertéis, ni hagáis velar al amor, hasta que él quiera.

Song of Solomon 2:8
¡La voz de mi amado: He aquí que este viene saltando sobre los montes, saltando sobre los collados.

Song of Solomon 2:9
Mi amado es semejante al gamo, o al cabrito de los ciervos. Héle aquí, está detrás de nuestra pared, mirando por las ventanas, mostrándose por las rejas.

Song of Solomon 2:10
Mi amado habló, y me dijo: Levántate, o! amor mío, hermosa mía, y vénte:

Song of Solomon 2:11
Porque, he aquí, ha pasado el invierno: la lluvia se ha mudado, y se fué;

Song of Solomon 2:12
Las flores se han mostrado en la tierra; el tiempo de la canción es venido, y voz de tórtola se ha oido en nuestra región;

Song of Solomon 2:13
La higuera ha metido sus higos, y las vides en cierne dieron olor: levántate, o! amor mío, hermosa mía, y vénte.

Song of Solomon 2:14
Paloma mía, en los agujeros de la peña, en lo escondido de la escalera: muéstrame tu vista: házme oir tu voz; porque tu voz es dulce, y tu vista hermosa.

Song of Solomon 2:15
Tomádnos las zorras, las zorras pequeñas, que echan a perder las viñas, mientras nuestras viñas están en cierne.

Song of Solomon 2:16
Mi amado es mío, y yo suya: él apacienta entre lirios.

Song of Solomon 2:17
Hasta que apunte el día, y las sombras huyan, tórnate, o! amado mío: sé semejante al gamo, o al cabrito de los ciervos sobre los montes de Beter.

Song of Solomon 3:1
POR las noches busqué en mi cama al que ama mi alma; le busqué, y no le hallé.

Song of Solomon 3:2
Ahora pues levantarme he, y rodearé por la ciudad: por las calles, y por las plazas buscaré al que ama mi alma: le busqué, y no le hallé.

Song of Solomon 3:3
Halláronme las guardas que rondan por la ciudad, y les pregunté, diciendo: ¿Habéis visto al que ama mi alma?

Song of Solomon 3:4
Pasando de ellos un poco, luego hallé al que ama mi alma: trabé de él, y no le dejé, hasta que le metí en casa de mi madre, y a la cámara de la que me engendró.

Song of Solomon 3:5
Yo os conjuro, o! hijas de Jerusalem, por las gamas, o por las ciervas del campo, que no despertéis, ni hagáis velar a mi amor, hasta que él quiera.

Song of Solomon 3:6
¿Quién es esta que sube del desierto como varas de humo, sahumada de mirra y de encienso, y de todos polvos aromáticos?

Song of Solomon 3:7
He aquí que la cama de Salomón sesenta fuertes la cercan, de los fuertes de Israel.

Song of Solomon 3:8
Todos ellos tienen espadas, diestros en la guerra: cada uno su espada sobre su muslo por los temores en las noches.

Song of Solomon 3:9
El rey Salomón se hizo un tálamo de madera del Líbano.

Song of Solomon 3:10
Sus columnas hizo de plata, su solado de oro, su cielo de grana, su interior solado de amor por las hijas de Jerusalem.

Song of Solomon 3:11
Salíd, o! hijas de Sión, y ved al rey Salomón con la corona con que le coronó su madre el día de su desposorio, y el día del gozo de su corazón.

Song of Solomon 4:1
HE aquí que tú eres hermosa, o! amor mío, he aquí que tú eres hermosa: tus ojos, de paloma entre tus copetes; tu cabello, como manada de cabras que se muestran desde el monte de Galaad.

Song of Solomon 4:2
Tus dientes como manada de ovejas trasquiladas, que suben del lavadero: que todas ellas paren mellizos, y estéril no hay entre ellas.

Song of Solomon 4:3
Tus labios, como un hilo de grana, y tu habla hermosa: tus sienes, como pedazos de granada, dentro de tus copetes.

Song of Solomon 4:4
Tu cuello, como la torre de David edificada para enseñamientos: mil escudos están colgados de ella, todos escudos de valientes.

Song of Solomon 4:5
Tus dos pechos, como dos cabritos mellizos de gama, que son apacentados entre los lirios.

Song of Solomon 4:6
Hasta que apunte el día, y huyan las sombras, iré al monte de la mirra, y al collado del incienso.

Song of Solomon 4:7
Tú, toda eres hermosa, o! amor mío, y no hay mancha en tí.

Song of Solomon 4:8
Conmigo del Líbano, o! esposa mía, conmigo vendrás del Líbano: mirarás desde la cumbre de Amaná, desde la cumbre de Senir, y de Hermón: desde las moradas de los leones, desde los montes de los tigres.

Song of Solomon 4:9
Quitado me has mi corazón, hermana, esposa mía, quitado me has mi corazón, con uno de tus ojos, con un collar de tu cuello.

Song of Solomon 4:10
¡Cuán hermosos son tus amores, o! hermana, esposa mía! ¡cuánto son mejores que el vino tus amores! ¡y el olor de tus ungüentos, que todas las especias aromáticas!

Song of Solomon 4:11
Panal de miel destilan tus labios, o! esposa mía: miel, y leche están debajo de tu lengua, y el olor de tus vestidos, como el olor del Líbano.

Song of Solomon 4:12
Huerto cerrado, o! hermana, esposa mía, fuente cerrada, fuente sellada.

Song of Solomon 4:13
Tus renuevos, como paraíso de granados con frutos suaves; alcanfores, y espicanardi.

Song of Solomon 4:14
Espicanardi y azafrán, caña aromática, y canela, con todos los árboles de incienso: mirra y alóes, con todas las principales especias.

Song of Solomon 4:15
Fuente de huertos, pozo de aguas vivas, que corren del Líbano.

Song of Solomon 4:16
Levántate aquilón, y ven, austro, sopla mi huerto, caigan sus especias. Venga mi amado a su huerto, y como de su dulce fruta.

Song of Solomon 5:1
YO vine a mi huerto, o! her- mana, esposa mía; yo cogí mi mirra, y mis especias. Yo comí mi panal, y mi miel: yo bebí mi vino, y mi leche. Coméd amigos, bebéd amados, y embriagáos.

Song of Solomon 5:2
Yo duermo, y mi corazón vela. La voz de mi amado, que toca a la puerta, diciendo: Abreme, hermana mía, amor mío, paloma mía, mi sin mancilla, porque mi cabeza está llena de rocío, mis guedejas de las gotas de la noche.

Song of Solomon 5:3
He desnudado mi ropa, ¿cómo la tengo de vestir? He lavado mis piés, ¿cómo los tengo de ensuciar?

Song of Solomon 5:4
Mi amado metió su mano por el agujero de la puerta, y mis entrañas rugieron dentro de mí.

Song of Solomon 5:5
Yo me levánte para abrir a mi amado, y mis manos gotearon mirra, y mis dedos mirra que pasaba sobre las aldabas del candado.

Song of Solomon 5:6
Yo abrí a mi amado: mas mi amado era ya ido, ya había pasado; y mi alma salió tras su hablar, le busqué, y no le hallé: le llamé, y no me respondió.

Song of Solomon 5:7
Halláronme las guardas, que rondan la ciudad: hiriéronme, llagáronme, quitáronme mi manto de encima, las guardas de los muros.

Song of Solomon 5:8
Yo os conjuro, o! hijas de Jerusalem, que si hallareis a mi amado, que le hagáis saber, que de amor estoy enferma.

Song of Solomon 5:9
¿Qué es tu amado más que los otros amados, o! la más hermosa de todas las mujeres? ¿qué es tu amado más que los otros amados, que así nos has conjurado?

Song of Solomon 5:10
Mi amado es blanco, rubio, mas señalado que diez mil.

Song of Solomon 5:11
Su cabeza, oro fino; sus guedejas crespas, negras como el cuervo:

Song of Solomon 5:12
Sus ojos, como de las palomas, que están junto a los arroyos de las aguas, que se lavan con leche, que están junto a la abundancia.

Song of Solomon 5:13
Sus mejillas, como una era de especias aromáticas, como las flores de las especias: sus labios, lirios que gotean mirra que pasa.

Song of Solomon 5:14
Sus manos, anillos de oro engastados de jacintos: su vientre, blanco marfil cubierto de zafiros.

Song of Solomon 5:15
Sus piernas, columnas de mármol fundadas sobre basas de oro fino: su vista como el Líbano, escogido como los cedros.

Song of Solomon 5:16
Su paladar, dulzuras, y todo él deseos. Tal es mi amado, tal es mi amigo, o! hijas de Jerusalem.

Song of Solomon 6:1
¿DÓNDE es ido tu amado, o! la más hermosa de todas las mujeres? ¿ a dónde se apartó tu amado, y buscarle hemos contigo?

Song of Solomon 6:2
Mi amado descendió a su huerto a las eras de la especia, para apacentar en los huertos, y para coger los lirios.

Song of Solomon 6:3
Yo soy de mi amado, y mi amado es mío, el cual apacienta entre los lirios.

Song of Solomon 6:4
Hermosa eres tú, o! amor mío, como Tirsa: de desear, como Jerusalem: espantosa, como banderas de ejércitos.

Song of Solomon 6:5
Aparta tus ojos de delante de mí, porque ellos me vencieron. Tu cabello es como manada de cabras, que se muestran en Galaad.

Song of Solomon 6:6
Tus dientes, como manada de ovejas, que suben del lavadero: que todas paren mellizos, y estéril no hay entre ellas.

Song of Solomon 6:7
Como pedazos de granada son tus sienes entre tus copetes.

Song of Solomon 6:8
Sesenta son las reinas, y ochenta las concubinas; y las doncellas sin cuento.

Song of Solomon 6:9
Mas una es la paloma mía, la perfecta mía: única es a su madre, escogida a la que la engendró: viéronla las hijas, y llamáronla bienaventurada: las reinas y las concubinas la alabaron.

Song of Solomon 6:10
¿Quién es esta que se muestra como el alba, hermosa como la luna, ilustre como el sol, espantosa como banderas de ejércitos?

Song of Solomon 6:11
A la huerta de los nogales descendí, para ver los frutos del valle, para ver si brotaban las vides, si florecían los granados.

Song of Solomon 6:12
No sé, mi alma me ha tornado como los carros de Aminadab.

Song of Solomon 6:13
Tórnate, tórnate, o! Sulamita: tórnate, tórnate, y mirarte hemos. ¿Qué veréis en la Sulamita? Como una compañía de reales.

Song of Solomon 7:1
¡CUÁN hermosos son tus piés en los calzados, o! hija del príncipe! Los cercos de tus muslos son como ajorcas, obra de mano de excelente maestro.

Song of Solomon 7:2
Tu ombligo, como una taza redonda, que no le falta bebida. Tu vientre, montón de trigo cercado de lirios.

Song of Solomon 7:3
Tus dos pechos, como dos cabritos mellizos de gama.

Song of Solomon 7:4
Tu cuello, como torre de marfil: tus ojos como las pesqueras de Jesebón junto a la puerta de Batrabem: tu nariz, como la torre del Líbano, que mira hacia Damasco.

Song of Solomon 7:5
Tu cabeza encima de tí, como la grana; y el cabello de tu cabeza, como la púrpura del rey ligada en los corredores.

Song of Solomon 7:6
¡Qué hermosa eres, y cuán suave, o! amor deleitoso!

Song of Solomon 7:7
Tu estatura es semejante a la palma; y tus pechos, a los racimos.

Song of Solomon 7:8
Yo dije: Yo subiré a la palma, asiré sus ramos; y tus pechos serán ahora como racimos de vid; y el olor de tus narices, como de manzanas.

Song of Solomon 7:9
Y tu paladar como el buen vino, que se entra a mi amado suavemente, y hace hablar los labios de los viejos.

Song of Solomon 7:10
Yo soy de mi amado, y conmigo es su deseo.

Song of Solomon 7:11
Ven, o! amado mío, salgamos al campo, moremos en las aldeas.

Song of Solomon 7:12
Levantémosnos de mañana a las viñas: veamos si brotan las vides, si se abre el cierne, si han florecido los granados: allí te daré mis amores.

Song of Solomon 7:13
Las mandrágoras han dado olor; y en nuestras puertas hay todas dulzuras, nuevas, y viejas. Amado mío, yo las he guardado para tí.

Song of Solomon 8:1
¡OH quién te me diese, como hermano, que mamaste los pechos de mi madre! ¡Qué te hallase yo fuera, y te besase, y que no te menospreciasen!

Song of Solomon 8:2
¡Qué yo te llevase, que yo te metiese en casa de mi madre: que me enseñases, que te hiciese beber vino adobado, del mosto de mis granadas!

Song of Solomon 8:3
Su izquierda esté debajo de mi cabeza, y su derecha me abrace.

Song of Solomon 8:4
Yo os conjuro, o! hijas de Jerusalem, ¿por qué despertaréis, y por qué haréis velar al amor, hasta que él quiera?

Song of Solomon 8:5
¿Quién es esta, que sube del desierto recostada sobre su amado? Debajo de un manzano te desperté: allí tuvo dolores de tí tu madre; allí tuvo dolores la que te parió.

Song of Solomon 8:6
Pónme, como un sello, sobre tu corazón, como un signo sobre tu brazo; porque fuerte es como la muerte el amor: duro como el sepulcro el celo: sus brasas, brasas de fuego, llama fuerte.

Song of Solomon 8:7
Las muchas aguas no podrán apagar al amor: ni los ríos le cubrirán. Si diese hombre toda la hacienda de su casa por este amor, menospreciando la menospreciarán.

Song of Solomon 8:8
Tenemos una pequeña hermana, que no tiene aun pechos: ¿qué haremos a nuestra hermana, cuando de ella se hablaré?

Song of Solomon 8:9
Si ella es muro, edificarémos sobre él un palacio de plata. Y si fuere puerta, guarnecerla hemos con tablas de cedro.

Song of Solomon 8:10
Yo soy muro, y mis pechos son como torres desde que yo fuí en sus ojos como la que halla paz.

Song of Solomon 8:11
Salomón tuvo una viña en Baal-hamón, la cual entregó a guradas: cada uno de los cuales traerá mil piezas de plata por su fruto.

Song of Solomon 8:12
Mi viña, que es mía delante de mí: las mil piezas serán tuyas, o! Salomón; y doscientos, de los que guardan su fruto.

Song of Solomon 8:13
¡Ah la que estás en los huertos! los compañeros escuchan tu voz: házme oir.

Song of Solomon 8:14
Huye, o! amado mío, y sé semejante al gamo, o al cervatillo de los ciervos, a las montañas de las especias.