MIS CUENTOS

Obra incluida en su libro "LOS COLORES DE MI ARCOIRIS"©


Rojo de Verguenza.

Copyright © 2002-2010 CHB PRODUCTION

El teléfono sonaba, sonaba y no dejaba de hacerlo,  yo dormía profundamente, no sabia si ese molesto sonido pertenecía a mi sueno o no, pero su incomoda repetición me despertó, vi la hora y llamo mi atención que tan temprano alguien tratara de comunicarse conmigo, sonó nuevamente , atendí y una voz extraña preguntaba si podía hablar con el Sr. Charles Dotham. . .
Aquel llamado fue el comienzo de una serie de cambios en mi vida, quien me hablaba era Elvis Miau, un reportero de la estación local de radio, al que le conteste aun semidormido que si, yo era Charly -  y - Que deseaba de mi?
Tras felicitarme por el maravilloso premio recibido me invitaba a asistir a la emisora para hacerme un reportaje por lo cual me enviaría una limusina en una hora y media; yo no tenia idea de que premio me estaba hablando y ante mi pregunta sobre – De que se trata todo esto? –y- Supongo que no sera una broma de mal gusto-   El periodista paso a informarme que yo era el único ganador de la lotería estatal y eso me hacia millonario, la cifra de la que me hablaba era descontado los tax  de aproximadamente cincuenta millones de dolares, y se preguntaba como yo no sabia nada pues en estos casos la prensa se comunica con los afortunados a altas horas de la madrugada para obtener la exclusiva, le dije- Mira Elvis, te juro que ni tengo idea de nada sobre un premio y que mas aun, yo no jugaba, pero que me volviera a llamar en un rato, que esto me permitiría poner mis ideas en orden y despertarme del todo, pero que en principio le podía decir que seguramente estaban en un error, asi agradeciendo mi atención quedo en chequear la información y en instantes se comunicaría conmigo nuevamente.
Al colgar, el teléfono sonó de inmediato, era otro reportero, pero en este caso pertenecía a una cadena de TV nacional, yo no salia de mi asombro. De que cosa? De cual premio millonario me hablaban? A este también le pedí que llamara luego, a lo que accedió con mucho respeto, pero haciéndome desde ya una excelente oferta para viajar hasta Los Angeles y desde allí hacerme una nota en el show de Nancy Pemhann, que era algo asi como la estrella de moda en  noticias sensacionalistas  pagándome una cifra que mi cerebro no podía procesar si la primera cadena en tenerme en vivo era la de ellos.
Colgué nuevamente y ante mi asombro sonó nuevamente y simultáneamente el timbre de mi portero eléctrico también timbraba, allí me tilde,quede en blanco por algunos segundos, trataba de reconstruir mentalmente mis últimos días pensando en alguna posibilidad de que todo esto fuera real pero si yo nunca apostaba a nada, jamas había comprado un billete de lotería y mucho menos una serie entera que es de lo que ellos me hablaban. Seguían los timbres en la puerta y al asomarme a la ventana vi tres camiones de exteriores de televisión en el parking, la locura me invadía – Que era toda esta gente alrededor mio???
En ese momento sentí pánico pues se escucho en la puerta el ruido de una llave intentando abrirla, pensé, hasta donde llegara el morbo de estos reporteros . . .mas de inmediato vi que el presunto invasor no era mas que mi primo Danny que con vos alocada, casi a los gritos se catapultaba hacia mi con una frase inolvidable “Hijo de perra ahora  que eres mi primo el millonario me imagino que me pagaras los veintidós morlacos que me debes”, no conteste nada, era obvio que el sabia algo que yo desconocía, “Pero Danny, dime , que es todo esto de que gane un premio enorme” – Me miro con gesto raro y diciendo algunos epítetos me contó algo increíble, dijo: “Bueno Charly, te acuerdas que en el taller de la factoría en la que ambos trabajamos todos los anos se adquiere un billete para le seria especial de noche de gracias – Si, le conteste- Bien, este ano el único que no fue a gerencia y declino el descuento para la casa de lotería eres tu, y seguramente en la próxima nomina, como es de costumbre te lo descontaran, esto te hace ser el único propietario de la serie entera del 160557, y
por supuesto, un nuevo magnate, tío que afortunado eres”.
Así, de golpe, mis pies comenzaron a temblar, las palabras no salían de mi boca, los ojos se llenaban de lagrimas y me quedaba sin saliva, era natural dado que soy diabetico y una sorpresa asi podia producir una alteración en mi nivel de glucosa, mi primo , preocupado por mi reacción, me trajo agua fresca y la lanceta para aplicarme insulina, pocos minutos después mi glucosa se estabilizaba y allí quedaba yo, con los pies sobre la tierra, el teléfono así como el timbre de la puerta sonaban y sonaban, y la cara de Danny expectante sobre mi, me miraba con ojos de admiración, como si yo no fuera el mismo primo de siempre, le grite: “ Pero brother deja de mirarme con esa cara de guanaco y piensa que demonios haremos con todo este lío”, el siguió con el mismo gesto y me contesto una realidad “ De que lío me hablas, pensemos mejor en como gastaremos toda esa pasta, Charly eres rico hasta los cojones, seras un rey, tendrás todo lo que quieras y esa Isabel del aparcadero, la de los pechos gigantes, que tantas veces te corto el rostro ahora morirá a tus pies y te suplicara una velada de marcha con ella, ya lo veras”. Cuando el pronuncio su nombre dentro mio corrió adrenalina, era la mujer mas dulce del mundo, y a pesar de que nunca me había dado corte sus ojitos me inspiraban confianza y me hacían seguir siempre tirandole los tejos, si por mi fuera ella seria la mujer de mi vida, tenia luz propia e iluminaba todo a su paso.
Bueno, en realidad el tenia toda la razón del mundo, aparentemente era rico, anormalmente rico. Todo aquello con lo que uno siempre ha so
ñado se haría posible y aun mas todo lo no soñado también.
Me puse mi mejor ropa y trazamos un plan para poder salir del apartamento por la puerta de atrás, el plan no era malo, pero imposible de ejecutar, todo el contorno del edificio estaba rodeado de periodistas, curiosos y hasta una formacion de la union vecinal y el mismisimo asistente del alcalde con ellos.
En fin salimos y enfrentamos a la chusma, parecían animales garroneros en búsqueda de una presa, y esa presa era yo.
Gritos, manoteos, empujones, micrófonos, cámaras, todo y todos parecían tener como único objetivo tenerme, Danny y yo buscábamos la forma de escapar de esa muchedumbre barbara que pretendían un trozo de mi, y así de repente como por arte de magia escuche una voz amiga, fue como un llamado celestial, era Isabel, aquella del aparcadero, desde su viejo Ford nos llamaba, yo pude abrir la puerta y entrar al auto y mi primo se tiro dentro por la ventanilla de atrás, los tres salimos a toda velocidad, cuando supere la agitación le pregunte a ella – Que hacia allí? – Su respuesta fue simple –Te rescato, tonto, se puede saber que pasa en tu casa – Y agrego “No estarás escapando de la policía o algo así”.
Era facil darse cuenta que nada sabia ella de mi premio y que sea por lo que fuere que me rescataba no seria por ningun interes, asi le contamos lo ocurrido, sus ojos seguian inspirandome confianza y escuchamos sus sugerencias que parecían tener mucha mas lógica que nuestras alocadas ideas.
Su padre era notario y funcionario judicial y me podría ayudar a realizar las primeras gestiones para hacer efectivo el cobro de mi premio y ademas su hermana estudiaba relaciones publicas y me aconsejaría en el manejo de los medios de comunicación. Así fue como dando mil vueltas para despistar a los periodistas que nos seguían  llegamos a su casa, yo no podía dejar de mirarla, eso me ponía rojo, rojo de vergüenza y al parecer ella se dio cuenta y me pregunto porque la miraba asi y yo asi como un tarado le dije: “Isabel, se que no es el momento indicado y que esto te resultara como raro pero lo cierto es que tu me pones rojo, realmente al rojo vivo y esto me ocurre cada vez que te veo, ademas aunque tu no lo puedas creer mi verdadero premio es estar sentado aquí al lado tuyo y este es el lugar en el que siempre me gustaría estar” – Mi rostro estaba rojo como un tomate maduro y ante la mirada atónita de mi primo nos fundimos en un beso, ella y yo como un solo ser, la química revolucionaba nuestras hormonas, aquel fue nuestro primer beso, el rojo color de mi rostro se traslado al suyo y jamas pero jamas nos olvidaremos de aquel beso, ese largo y apasionado beso.
Hoy han pasado cinco anos de aquel maravilloso día en el que gane mis dos premios, tenemos dinero para el resto de nuestra vida, Danny y yo montamos una empresa de distribución de cosméticos al norte de California, y con Isabel ya vamos por el beso numero 1.000.000, y cada vez que siento sus labios sobre los míos me sigo poniendo rojo, ella como el dinero son para el resto de la vida. Como dijo aquel día mi primo “Tío eres un ser afortunado”,   y si que lo soy, tengo a Isabel.



Fin

 

Desde aquí puedes acceder las siguientes
páginas web de Carlos Hugo Becerra:

Vista previa

mi página web de cuentos digitales

 

pulsar en la imagen para acceder directamente 

 (pulsar en la imagen para acceder)

 

Aquí Estamos, el blog de Carlos Hugo Becerra

 

 

 Melilla turistica en ingles (pulsar en la imagen para acceder)

 

 pulsar en la imagen para acceder directamente

 

Vista previa

Vista previa

 PULSAR SOBRE LA IMAGEN PARA ACCEDER DIRECTAMENTE


las causas y protestas a las que adhiere este blog (pulsar en la imagen para acceder)



 

 


Creative Commons License
Esta obra, asi como CarlosHugoBecerra Web Page & carloshugobecerra.blogspot & Aqui estamos blogspot by Carlos Hugo Becerra is licensed under a Creative Commons Atribución-No Comercial-Sin Obras Derivadas 2.5 España License.
Based on a work at
www.palimpalem.com.

Permissions beyond the scope of this license may be available

at http://www.palimpalem.com/1/CarlosHugoBecerra/index.html.

Create a Free Website