Bibiana Bryson

RED ARGENTINA DE INVESTIGACION OVNI

 EL MISTERIO DE LOS OVNIS BOLUDOS O ESFERAS OVNI EXPLICADO

 

DE VEZ EN CUANDO CAEN A LA TIERRA ESFERAS METÁLICAS DE DIFERENTES TAMAÑOS

QUE DE INMEDIATO  LOS MEDIOS AMARILLISTAS  LOS VENDEN COMO OVNIS .

EN ÉSTE INFORME TE DAREMOS TODA LA INFORMACIÓN,

PARA QUE NO TE DEJES EMBAUCAR MÁS CON ÉSTE ASUNTO.

 Bibiana Bryson

RED RADIO ARGENTINA

 

 


 

 Desde finales de la década de los cincuentas, hasta nuestros días, se ha reportado, en diversas partes del mundo, el hallazgo de curiosas esferas metálicas, que han caído a la Tierra y que algunas personas han tomado como fragmentos de platillos voladores o hasta como OVNIs mismos. Se trata de un curioso fenómeno que ha sido investigado por diversos ufólogos a nivel mundial, pero que yo sepa, hasta el momento nunca se le había dado una explicación racional. Existen, como decía, muchos reportes en la literatura ufológica a este respecto, pero los que siguen son los que se citan con más frecuencia. Veamos de forma cronológica una lista de estos hallazgos para luego dar una explicación de los mismos.

 

 

FRANK EDWARDS Y LOS OVNIS AUSTRALIANOS



Aún antes del lanzamiento del Sputnik se tienen datos de restos de objetos metálicos que han caído a la tierra. Tal es el caso de un disco de 1,2 metros de diámetro, que cayó a principios de abril de 1949 en Colorado, USA, en dos piezas fragmentadas. Tenía inyectores y otros adminículos como un anillo de aluminio. En ese entonces se iniciaban los primeros experimentos en la cohetería americana, por lo que no sería raro que el objeto perteneciera a estos proyectos. Sin embargo este caso no lo consideraremos porque tenemos puesta nuestra atención en los casos de esferas o, por lo menos, cilindros, y de restos asociados directamente a este tipo de avistamientos.

A principios de la primavera de 1953, un niño encontró, en unos tiraderos de basura de Connecticut, una esfera de 36 pulgadas de diámetro, con un interior hueco en el que se podía observar un disco. La esfera estaba fabricada de una aleación de Fe-Al-Co. Desconozco las proporciones de estos elementos en la aleación. (Caso 1)

Un granjero de Skene, condado de Västergötland encontró otra esfera el 28 de noviembre de 1957. A las 15:30 había viajado al pueblo sin encontrar nada anormal en su camino. A su regreso, una hora más tarde, vio sobre el camino la esfera. El reporte de la Agencia de Defensa Sueca (FAO) es simplemente la copia del documento de la policía local dirigido al personal de Defensa en Estocolmo. El reporte no indica las dimensiones ni el peso de la esfera, pero el artículo en el Borås Tidning, aparecido al día siguiente, menciona que tenía unos 40 centímetros de diámetro.

El policía Edvin Cederfeldt, dijo a los reporteros que la esfera no tenía nada que ver con globos meteorológicos ni radiosondas que eran lanzados ocasionalmente en el área.

Una nota manuscrita del capitán Lennart Bunke (quien investigó OVNIs para la FAO de 1957 a 1961), indica que el objeto fue identificado como un reflector de radar para pruebas de tiro de una base militar a 30 kilómetros a Noreste de Gothenburg.

El ufólogo sueco Svahn Clas trató de identificar el objeto de Skene como perteneciente a un Sputnik.

El Sputnik 1 reingresó el 4 de enero de 1958, pero el cohete que lo puso en órbito, el Alfa 1, lo hizo el 1 de diciembre. El Suptnik 2 reingresó el 14 de abril de 1958. Probablemente la identificación de Bunke sea la más correcta. (Caso 2)

El 1 de abril del 1958, en Neuquén, Argentina, cayeron algunos fragmentos de objetos construidos con un material negrusco, identificado como titanio, por el profesor Tomás Suárez Mignon. No se menciona la forma de dichos objetos. Probablemente eran restos del cohete que puso en órbita al Suptnik 2. (Caso 3)

En su libro Alien Liaison (1991), Tim Good relata este caso. Un hombre que trabajó durante 5 años (1956 a 1960) en el National Weapons Research Establishment (NWRE), Woomera Test Range, Salisbury, Australia, dijo que en una fecha no determinada (1958 o 1959) se recuperó una esfera de 2 pies 9 pulgadas de diámetro. La esfera parecía haber estado sometida a grandes temperaturas pues presentaba un color gris oscuro metálico.

Se intentó cortarla pero ninguna herramienta (martillos, seguetas, cinceles, desarmadores) le hizo mella.

Los americanos informaron que el objeto les pertenecía y fue enviado a la Base Aérea de Wright Patterson. (Caso 4)

En total once piezas de restos de metal, entre los que se incluía una bola de metal de 22 pulgadas de diámetro y 21.7 kilogramos de peso, fueron encontradas en Brasil, entre marzo y junio de 1962. En ese mismo período de tiempo se recuperó otra esfera en Sudáfrica (Casos 5 y 6).

En julio del mismo año se encontró otro recipiente esférico de 16 pulgadas de diámetro, cerca de Porto Allegre, Brasil. (Caso 7)

Un residente de Las Víboras, a 20 kilómetros de Gancedo, en la provincia de Chaco, encontró un tetraedro metálico y pulido, de aspecto macizo, de unos 90 kilogramos de peso y 16 pulgadas de lado. Fue en julio de 1962. (Caso 8)

Luego de conocerse la noticia del hallazgo, en agosto llega al sitio el profesorCassidy, de la Universidad de Colorado. Desde General Pinedo, que fue tomado como base, partía todos los días, en un avión de la Marina Argentinapara explorar los alrededores. Luego, en un Land Rover, dirigió un equipo de escavadores, reclutado entre la gente del pueblo y campesinos. La consigna era desenterrar varias piezas metálicas diseminadas en el campo, pero sin tocarlas.

En noviembre Cassidy regresa a los Estados Unidos, llevándose consigo el tetraedro y los demás restos encontrados. Luego volvería a Las Víboras el año siguiente.

Luego tenemos dos esferas halladas en septiembre de 1962, en Wisconsin y Carolina del Norte, la última de las cuales tenía antenas por doquier semejando un “erizo”. Era muy parecida a la que caería en Irlanda, en 1968. La esfera de Wisconsin estaba fabricada con acero. Se le identificó con los restos del Sputnik 4. (Casos 9 y 10)

Pero, tal vez el primer reporte de objetos esféricos caídos a la Tierra, que fue relacionado con OVNIs, provenga de Australia. En 1963 se encontraron tres esferas huecas en el desierto australiano. Medían 6, 15 y 18 pulgadas de diámetro (aproximadamente 15, 38 y 46 centímetros) y eran de metal. (Casos 11 a 13)

La primera fue vista, el 24 de marzo de 1963, desde una avioneta que sobrevolaba el desierto de Broken Hill, en Nueva Gales del Sur. El piloto descubrió un pequeño objeto esférico que resplandecía bajo los rayos del Sol. Se trataba de una esfera del tamaño de una bola de boliche.

Veinticinco días después, el 30 de abril, el Ministro Australiano de Abastecimientos, Allen Fairhall, declaró ante la Cámara de Representantes, que las tres esferas serían entregadas a la Fuerza Aérea de los Estados Unidos “sus legítimos dueños”. Más adelante veremos el porqué de esta extraña declaración.

Frank Edwards escribió a la Embajada de Australia en Washington para solicitar información del caso. Se le informó que se trataba de simples unidades congeladoras de un viejo modelo descontinuado de refrigerador eléctrico.

De acuerdo con Peter Twist, de The Weapons Research Establishment, de Salisbury, South Australia, la esfera encontrada en Broken Hill, conocida como la Boulia Ball, fue enviada al National Weapons Research Establishment(NWRE) en Adelaida para su examen. Se trató de enviar la esfera por avión, pero el piloto se negó a partir pensando que la bola podría explotar. Finalmente se decidió enviarla por vía terrestre.

La esfera fue identificada por el capitán D. W. Boucher, de la USAF, como perteneciente a un satélite espacial, posiblemente el Cosmos 428.

Después de ser analizada se determinó que pesaba unos 7.5 kilogramos y medía 18 pulgadas de diámetro.

Luis Andrés Jaspersen relata estos casos en el número 58 de Reporte OVNI y pone como referencia el libro Flying Saucers Message, de Rex Dutta. En realidad su fuente fue un artículo de Edwin Möller aparecido en la revistaDuda. Lo increíble es la verdad No. 586. En ese artículo se hace referencia al libro de Rex Dutta, pero no se da la editorial ni el año de publicación, por lo que Luis Andrés tampoco proporciona ese dato. No he leído este libro, pero el caso realmente apareció en el libro de John Michell y Robert J. M. Rickard,Phenomena: A book of wonders, publicado en Londres en 1977 por Thames & Hudson Ltd. En esta obra se dice, además, que las esferas tenían una serie de números que casi no se distinguían debido a la fusión del metal. Este detalle fue censurado por Möller y Jaspersen. Este libro es fuente de varios de los casos reportados en este artículo, por lo que el comentario un tanto vanidoso de que sólo él (Jaspersen) y Hynek se habían ocupado del asunto de las esferas metálicas que caen del cielo es una mentira (por lo menos podemos contar a Rex Dutta, John Michell, Robert J. M. Richard, Frank Edwards, Allen Hynek, Tomas Doreste, Edwin Möller y Antonio Las Heras).

Ya el doctor Edward U. Condon se había ocupado de este caso. En el informe Condon, sección III, capítulo 3 (“Direct Physical Evidence”), apartado 3(“Parts of UFOs, or UFO Equipment”), podemos leer lo siguiente:

“Se ha encontrado en el campo y en los bosques, esferas de metal de uno o dos pies de diámetro, que se han reportado como OVNIs o evidencia de los mismos. Estas esferas huecas son realmente blancos de prueba para calibrar equipos de radar. Uno de estos objetos, que en este caso no fue considerado como un “OVNI” por el que lo encontró, es de sumo interés. Se trata de un objeto encontrado en una granja de Arkansas el 3 de noviembre de 1967. La esfera fue fabricada por la Universal Metal Spinning Company de Alburquerque, Nuevo Mexico, por el Physical Science Laboratory de la New Mexico State University en Las Cruces. Estas esferas, de acuerdo con el fabricante, están hechas de aluminio, tienen diámetros que van de 3 3/16 a 28 pulgadas y se lanzan desde aviones, globos y cohetes. Por lo regular, caen libremente, alcanzando una velocidad de 90 millas por hora. Por lo regular se les deja caer en lugares deshabitados. Unas de tales esferas, las encontradas en Australia, fueron mencionadas por Edwards en un contexto ufológico (1967)”.

 

 

 


 

ALGUNOS CASOS DE LOS SESENTA



En marzo de 1964 cayó otra esfera de 11 kilogramos cerca de Belem, Brasil. (Caso 14)

El 8 de septiembre de 1964, un cazador sueco encontró una en un paraje desolado cerca de Vemdalen, en el condado de Härjedalen. Tenía unos 371 mm de diámetro y pesaba 5.28 kilogramos. Los análisis espectrales identificaron que estaba hecha de titanio.

Los investigadores de la FOA encontraron seis posibles fuentes para la esfera. En todos los casos se trataba de tanques presurizados pertenecientes a un cohete Agena D. La fuente más probable era la misión 1964-43A, lanzada el 5 de agosto de ese año. El cohete había reingresado a la Tierra el 31 de agosto y, seguramente, parte de él fue encontrado por el cazador una semana después.

Se calculó que la chatarra espacial había llegado a Vemdalen desde el Mar del Norte, con una inclinación de 80 grados, lo que explica que no hubiese reportes de su caída. (Caso 15)

En la Navidad de 1964 en Tío Pujío, Córdoba, República Argentina, cayó una esfera de más de 32 pulgadas de diámetro y 100 kilogramos de peso. El administrador de DINFIA, comodoro Sixto Fernández y el comodoro Jorge L. Ballesteros, comunican en junio de 1965, en el Casino de Aeronáutica, que la esfera estaba fabricada con Titanio y que en su interior se encontraron vestigios de hidrógeno o de helio (¿?). (Caso 16)

Poco tiempo después del caso anterior, en enero del año siguiente, una esfera gemela a aquella, es ubicada en Villa María, Córdoba, a escasos kilómetros de Tío Pujío. (Caso 17)

En Santa Fe, Argentina, también en enero de 1965, se encontró un tanque considerablemente más largo, de 40 pulgadas de diámetro por 200 de largo, que mostraba señales de haber sido impactado por micrometeoritos. (Caso 18)

En ese mismo mes y año, pero en Mendoza (¿San Luis?), se hallaron fragmentos metálicos sin forma definida, o de forma circular con “alerones”. Hicieron unos cráteres de regular tamaño en el suelo[1]. (Caso 19)

En Lavalle, Mendoza, el 13 de enero de 1965, se encontró un tanque de 13 pies de largo por 4 de diámetro, y 99 kilos de peso. DINFIA realizó una investigación oficial. (Caso 20)

Según los ufólogos, las comunicaciones se interrumpieron por 4 días y se “observaron seres diminutos enfundados en traje de buzo, que despedían una fosforescencia verdosa”.

También en Mendoza, en la localidad de Luján, el 30 de enero se encontró un cuerpo fusiforme de unas 16 pulgadas, provisto de 4 alerones. (Caso 21)

Luego, muy cerca de donde se había hallado la esfera de Tío Pujío, se encontró otra, el 21 de febrero de 1965. La esfera era muy parecida a la primera, pero con dos tuercas en sus extremos. (Caso 22)[2]

El 5 de abril de 1965 un objeto similar cayó en el pueblo de Borås, al sur de Suecia, en el condado de Västergötland. Medía 310 mm de diámetro y pesaba 4.16 kilogramos. Estaba casi intacta pues cayó en un área lodosa cercana a un lago. (Caso 23)

La FOA estudió las tablas de decaimiento de chatarra espacial de la NASA e identificó la bola como perteneciente a la misión 1965-26A, lanzada el 25 de marzo. Se trataba de restos del TAT-Agena-D que había reingresado a la Tierra el 4 de abril.

Anders Liljgren encontró en una librería de viejo, un ejemplar de un reporte sobre la literatura OVNI, de la Agencia de Investigación de Defensa Sueca(FOA). El reporte de unas 43 páginas no fue considerado “Hemlig” (secreto). Formaba parte de los archivos privados del doctor Tage O. Eriksson, el meteorólogo que dirigió las investigaciones OVNI oficiales para la Defensa Sueca, entre 1966 y 1976.

En el reporte aparecen este y otros casos de esferas metálicas recobradas en Suecia.

La gente de la localidad de Borås escuchó un fuerte ruido. En el reporte de la FAO se puede leer:

“… existen numerosos avistamientos de la 1965-26A por toda Europa. La inclinación de 96.1 grados significa que su trayectoria pasó por diversas áreas densamente pobladas de Europa”.

Se descubrió otro objeto “extraño” en Rolon, La Pampa, el 9 de julio de 1965[3]. (Caso 24)

En 1965 se encuentra un objeto “similar a un circuito electrónico de los utilizados en Aeronáutica”, en San Luis, San Luis, Argentina. Las autoridades de DINFIA hicieron una investigación. (Caso 25)

También en 1965, en San Miguel Tucumán fue hallado un cilindro de titanio. (Caso 26)

El ufólogo brasileño, doctor Olavo T. Fontes aseguró que se trataba de objetos de origen extraterrestre.

La llamada Bola de Merkanooka, cayó en septiembre de 1965 cerca de ese pueblo de Australia. Era de titanio y medía 20 pulgadas. (Caso 27)

Tres meses después, el 6 de diciembre de 1965, caían tres esferas de metal en Lora del Río, cerca de Sevilla, España. Eran esferas de 15 pulgadas de diámetro que pesaban, 9.6, 14.6 y 14.7 kilos, respectivamente. Tenían una protuberancia en la parte superior y un cordón de soldadura que las circundaba por su ecuador. (Casos 28 a 30)

Cinco días después, el 11 de diciembre, se encontraron otros dos objetos en Montemolinos, Badajoz. Esta vez eran dos cuerpos cilíndricos de 15 pulgadas de longitud por 8 de diámetro y 6.4 kilos de peso. (Casos 31 y 32)

Otro objeto fue encontrado el 28 de ese mismo mes en Fuentes de Cantos, en la misma región de Badajoz. Era otra esfera de 15 pulgadas de diámetro y 4.7 kilos. (Caso 33)

El INTA encontró que estaban hechas de una aleación de titanio y que en su interior se podían leer algunas letras en alfabeto cirílico. Se estableció que eran restos de algún satélite soviético y se inició un rastreo de nuevos objetos. En total se recuperaron otros 9 pequeños cuerpos, algunos de ellos metálicos, otros estaban carbonizados.

El gobierno de los Estados Unidos pidió que los restos fueran enviados alBattelle Memorial Institute para su análisis. El BMI emitió un comunicado de 284 páginas, el 15 de junio de 1967 (Investigation of five metallic bodies recovered alter space flight(s), #T67 94769 “SECRET No foreign dissem except Spain”)

Se decía que eran recipientes para almacenar gas a presión.

Durante el proceso de desclasificación OVNI español, los militares encargados encontraron el informe y toda la documentación oficial generada en su día. Los documentos no se desclasificaron porque no estaban relacionados oficialmente con los OVNIs. Sin embargo Vicente Juan Ballester Olmos fue autorizado, por el jefe del estado Mayor del Aire, para consultar dichos documentos en la base de Torrejón. Obtuvo una copia de los mismos y luego investigó en la base de datos del NORAD, encontrando que el cohete SL-6, que había puesto en órbita el satélite Luna 8, había caído el 6 de diciembre de 1965. El 28 de diciembre cayó el cohete SL-3 (que había colocado en órbita el satélite Cosmos 99). Pero no encontró un dato que coincidiera con el suceso del 11 de diciembre.

El Lunik 8 (NSSDC ID: 1965-077A), fue lanzado el 3 de diciembre de 1965 a las 10:48:00 UTC, desde el cosmódromo de Baikonur. La sonda tenía un peso de 1,552 kilogramos. Todo el conjunto pesaba 40 toneladas. El cohete impulsor un SS-6 modificado (Sapwood), constaba de dos etapas. Parte de estos cohetes fue lo que cayó en España.

Su misión era aterrizar en la Luna, pero como los retrocohetes se tardaron en encender, el aparato se destrozó al caer en el Mar de las Tormentas (Oceanus Procellarum).

La señora Schirmer, de Florence, Oregon, encontró una esfera el 2 de enero de 1966. Estaba incrustada de barnaclas y medía 2 pies de diámetro. Tenía dos tubos que sobresalían a lados opuestos. Apareció sobre la playa después de una tormenta. La señora Schirmer la ocultó con ramas y llamó a la Guardia Costera de Siuslaw.

Las autoridades pensaron que podría tratarse de una mina, por lo que llamaron al equipo especializado de la Marina, en Bremerton. Los militares hicieron un hoyo de 4 pulgadas y encontraron que la esfera estaba vacía.

El objeto estaba hecho con placa de titanio de 1/4 de pulgada de grosor. En su superficie había grabados varios números, lo mismo que en las placas que sostenían las válvulas.

La señora se quedó con la esfera y la mantuvo en su casa por casi treinta años. En noviembre de 1996 la señora Schirmer la donó al Oregon Air & Space Museum de Eugene. Los curadores del museo creen que se trata de parte del equipo modular de una nave Géminis.

Este objeto debió estar en la parte trasera de la cabina del Géminis. La esfera se separó poco antes que la cabina, que transportaba a los dos astronautas, reentrara a la atmósfera. Estas esferas contienen oxígeno y helio. Probablemente, por la fecha, haya pertenecido a las Géminis 3, 4 o 5, que fueron lanzadas en marzo, junio y agosto de 1965. (Caso 34)

Pescadores brasileños encontraron frente a las costas brasileñas, en abril de 1966, una esfera metálica, conteniendo trazas de helio, de 1 metro de diámetro y unos 113.3 kilogramos de peso. (Caso 35)

Un mes después, en mayo de 1966, una pieza ligera de metal de unas 20 por 12 pulgadas; otra de forma oval, de 16 por 8 pulgadas; una tercera en forma de colmena negra, de 4 por 5 pulgadas; y cuatro piezas de alambre fueron encontradas en el distrito de Río Negro, Brasil. (Casos 36 a 39)

En octubre de 1966 se encontró un recipiente esférico de titanio en Tomahawk, Wisconsin. Era de 37 centímetros de diámetro y pesaba 13.6 kilogramos. (Caso 40)

El 27 de octubre de 1966 se encontraron tres objetos cilíndricos en Punta Arenas, Chile. Cada uno pesaba unos 120 kilogramos. (Casos 41 a 43)

En enero de 1967 otra esfera cayó en Perú. Era de 23 pulgadas de diámetro y pesaba 15.8 kilogramos. (Caso 44)

“Bolitas y clavos de titanio y platino” (respectivamente), fue lo que se encontró en algún lugar no determinado de los Estados Unidos en 1967. (Casos 45 y 46)

1967 EN MÉXICO

Un objeto ovalado y con hendiduras cayó en Escobar, Buenos Aires, el 7 de febrero de 1967[4]. (Caso 47)

No solo en la parte austral del planeta ocurrían estos hallazgos. En nuestro propio país, ese mismo 7 de febrero de 1967 cayeron dos esferas metálicas, al parecer de titanio, en Monterrey. En 1996 no sabía más de este caso, ni el destino de estas esferas, pero años después supe que tenían 15 y 24 pulgadas de diámetro y pesaban 17 y 30 kilogramos, respectivamente. (Casos 48 y 49)

El suceso ocurrió en el pueblo de General Terán, Estado de Nuevo León. Los testigos enviaron una carta al secretario privado del Gobernador de Nuevo león, y anexaron un memorando en el que firmaban su declaración. A finales del siglo XX, gracias al Acta de Libertad de Información, se liberó una serie de documentos que relacionaban este caso. En dichos documentos se puede leer lo siguiente (memorando):

“En la villa de General Terán, Estado de Nuevo León, a los 15 días de febrero de 1967, a las once en punto, el profesor Ernesto Torres Malagón se presentó ante el Presidente Municipal, Ingeniero Plutarco Elías Calles Sáenz. El profesor Torres es un maestro de la Escuela Rural Federal del Ejido “Las Anacuitas” Sección Victoria del Municipio de General Terán, informando que llegó a trabajar el día martes 7 de febrero cuando los vecinos alarmados le informaron que cerca de las 10:30 horas de ese día, escucharon 2 ó 3 explosiones y súbitamente vieron descender una esfera de tamaño indefinido, dirigiéndose al Oeste, cubierta por humo y algo de fuego, cayendo en el ejido, cerca de 1,500 metros de la cantera del pueblo, considerando la posibilidad de desplazarse hacia el lugar en donde el objeto cayó, sin embargo desistieron de acercarse debido al olor tan fuerte que despedía el objeto, como de pólvora, por lo que decidieron regresar a sus casas.

”Posteriormente, el señor Reyes Perales Pérez, el domingo 12 encontró accidentalmente el objeto visto, consistente en una esfera de metal, de un material desconocido, de color indefinido, de 30 kilogramos de peso aproximadamente y cerca de 60 centímetros de diámetro. Por aviso del profesor acudieron las siguientes personas a observar el objeto: cc. ProfesorRubén Garza Rodríguez, Secretario del Ayuntamiento; señor Genaro Rodríguez Ramírez, segundo Comandante Municipal y el Profesor Leopoldo Díaz Alejandro, jefe del Departamento de Tránsito del pueblo, los cuales estuvieron de acuerdo con los testimonios de los vecinos del maestro, además pudieron investigar que el objeto, quebró ramas de un árbol, así como también se impactó en una colmena. Para transportarlo al pueblo, fue desplazado cerca de 40 metros sobre un camino para posteriormente subirlo a una camioneta y llevarlo a la población en donde tres pequeños tornillos le fueron removidos. Vecinos de la comunidad también informaron que otras partículas del objeto continuaron cayendo y una de ellas lo hizo en una propiedad privada, siendo incapaces de poder localizarla. Se debe decir que el individuo de encontró la esfera, dio muy poca información y parecía estar muy engreído por la información que poseía. La esfera, al caer, hizo un gran ruido, una especie de zumbido.

“Este memorando fue escrito como una prueba y es firmado por los que intervinieron y así lo desearon. Estamos de acuerdo.

Torres Malagón (firma) Garza R (firma) Leopoldo Díaz (firma)”

En los documentos liberados se menciona que la esfera fue enviada a la ciudad de México. Ahí, en la oficina del Director Nacional del Arsenal de Artillería, el Jefe Científico del Departamento de Seguridad Nacional, un tal De la Rosa, por parte de las autoridades mexicanas, y Abernethy Mackay, por las americanas, hicieron un cuidadoso análisis llegando a determinar que se trataba de parte o restos de un cohete fabricado con titanio. Abernethy dijo que se trataba de una esfera de titanio usada para almacenar combustible. Pertenecía a la última etapa del Titan III-C, del DoD, que cayó el 7 de febrero de 1967, después de poner en órbita 7 satélites de comunicaciones.

La esfera había caído sobre un árbol de mezquite, quebrándole las ramas, para luego caer sobre el panal. La esfera fue trasladada, el 17 de febrero, a la oficina del Gobierno del Estado, en la Ciudad de Monterrey.

En toda esa investigación no se menciona nada de la esfera de 14 pulgadas. ¿Serían los restos reportados como caídos en una propiedad privada y que, al momento de redactar el memorando, no se habían encontrado?

A finales de marzo de 1967, un objeto en forma de cilindro luminoso y del tamaño de un autobús, se precipitó contra la ladera de un cerro ubicado entre Mezcala y Xochilapa[5] en medio de una explosión. El misterioso objeto volante fusiforme cayó a tan sólo 30 kilómetros de la ciudad de Chilpancingo, capital del Estado de Guerrero, a 400 kilómetros al Sudoeste del Distrito Federal y muy cerca del lugar de operaciones de la Brigada Campesina de Ajusticiamiento del Partido de los Pobres, comandada por el líder guerrilleroLucio Cabañas.

Fue un diario de la capital de la República, Últimas Noticias, del 28 de marzo, el que informó de la caída y explosión. El corresponsal de dicho periódico informaba que al menos un millar de habitantes de la vecina población de Xochilapa, vieron caer el objeto del cielo y escucharon una atronadora explosión cuando chocó contra el suelo. El impacto hizo retumbar muchas casas. Varios testigos dijeron al corresponsal que el objeto tenía forma de cigarro, despedía una luz cegadora y era imposible de confundir con un meteorito. Al parecer, una unidad de infantería recibió la misión de buscar los restos del aparato.

La noticia sería reproducida en diversos periódicos del mundo, como elEvening News of India, del 30 de marzo; Le Maine Libre, del 30; y Ouest-France de Caen, del 31; La Tribune de Sherbrooke, del 12 de julio. También apareció en la Flying Saucer Review, de mayo-junio de 1967 (págs. 32), citando el nombre del pueblo como Ochilava.

La noticia en el Últimas Noticias añadía además que el objeto había sido visto desde la ciudad de México (?) por la señora Amy Sziper. Este último avistamiento fue sometido a reencuesta por Héctor Escobar Sotomayor en 1985, variando ampliamente la versión de la señora Sziper, con la versión de la prensa. Según los periodistas la señora Sziper vio un objeto luminoso en forma de puro, pero ella declaró que no fue así, sino que únicamente vio un destello similar al de un rayo, cerca de la medianoche. Escobar afirma que,“probablemente no hay ninguna relación con lo visto en Guerrero”. (Caso 50)

Otras dos esferas cayeron en México en Julio de aquel año. También tenían 24 pulgadas de diámetro, con una circunferencia de 38.5 pulgadas. Se sabe que una de ellas era de titanio. Desconozco el material con el que estaba fabricada la otra. También se halló una placa de metal con tornillos. (Casos 51 a 53)

El guardia rural Jack McClure nos muestra cómo domina los mini OVNIs esféricos.

La famosa fotografía del OVNI de Mendoza, que incluso llegó a aparecer en laFlying Saucer Review. Chatarra espacial.

La esfera de Borås.

Las esferas españolas son de las pocas que han caído casi intactas a la tierra. Aquí una rara foto de las mismas.

Actualmente la esfera se encuentra en exhibición en el Oregon Air & Space Museum de Eugene.

Perforación que hicieron los miembros de la Marina.

Probablemente esta foto pertenezca al caso peruano, pero no tengo la confirmación.

Traducción del memorando de Torres, Garza y Díaz, en donde mencionan del hallazgo de una esfera en el General Terán, Nuevo León.

Aerograma del 17 de febrero de 1967, dirigido al departamento de Estado de los Estados Unidos, con copias para la NSF, NASA y OST. Informa de la caída de la esfera sobre territorio mexicano.

Telegrama del 17 de febrero en donde se informaba de un futuro análisis de la esfera. Se veía la posibilidad de que vinieran técnicos de la NASA.

Telegrama del 6 de marzo en donde se indica que el objeto es un tanque de combustible de los utilizados en las sondas espaciales.

Rubén Garza Rodríguez, Secretario del Ayuntamiento del pueblo de General Terán, posa con la esfera en su oficina, poco antes de enviarla para su análisis.

[1] Según el Clarín, del 31 de enero de 1965; y Los Andes, de Mendoza, del 13 de enero de 1965, Pág.. 5; 14 de enero de 1965, Pág.. 6; 15 de enero de 1965, Pág.. 5; y 16 de enero de 1965, Pág.. 5.

[2] Estos casos argentinos fueron relatados en los diarios Clarín, en sus ediciones del 27 y 28 de diciembre de 1964, 13, 14 y 15 de enero de 1965;Crónica, del 27 de diciembre de 1964; y La Razón, del 13 de enero y 24 de febrero de 1965.

[3] El diario Crónica, del 10 de julio de 1965, menciona esta noticia originada en Rolón, La Pampa.

[4] Según el diario Crónica, del 8 de febrero de 1967.

[5] El nombre del poblado fue escrito, indistintamente, como Xochilapa y Ochávala.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 http://marcianitosverdes.haaan.com/2006/06/los-ovnis-boludos-primera-parte/

 

 

LOS OVNIS BOLUDOS FINAL

 

 Ya en nuestro artículo original de 1996 apuntábamos a que se trataba de restos de naves espaciales fabricadas en la tierra por la Unión Soviética y por los Estados Unidos. Varios de los nuevos casos que hemos reseñado apuntan a esa solución. Incluso recientemente se ha desclasificado un estudio que demuestra esta hipótesis. En mayo de 1972 la Oficina de Impresión del Gobierno de los Estados Unidos, publicó una lista de reentradas de objetos que habían sido estudiados por el Senate Committee on Aeronautical and Space Sciences. Llevaba por título “Convention on International Liability for Damage Caused by Space Objects: Analysis and Background Data”.

Esta lista ha sido actualizada y se encuentra como Summary of Recovered Reentry Debris. El lector la puede encontrar en el Apéndice 1.

Este resumen comprende 54 casos que incluyen tanto esferas como otros restos de satélites y cohetes que han caído a la Tierra. Nosotros apuntábamos en 1996, 27 casos, hoy hemos subido la lista a 154.

En el resumen se puede observar que varios de los casos que reseñamos ya tienen una explicación:

Los autores del resumen advierten que únicamente proporcionan los casos por ellos conocidos. A su lista tendrían que sumar, por lo menos, otros 79 casos que menciono en este artículo. ¡Seguro que existen muchos más!

En julio del 2000 se publicó el número 97 de la revista Contacto OVNI en el que varios ufólogos (entre los que se encontraban Antonio Díaz Altamirano, Rafael Lara Palmeros, Luis Ramírez Reyes y Mario Torres Lujan), retomaba la hipótesis de este autor, misma que había sido objeto de burla cuando se expuso por primera vez en 1996. La razón es que algunos de ellos habían viajado al Centro Espacial Johnson, en Texas, a hacer un reportaje y, mientras tomaban fotografías de las naves espaciales, pudieron observar que muchas de ellas contenían las famosas esferas. ¡Después de todo tenía razón el maldito escéptico de Noguez!

Se calcula que hay de 100 a 200 reentradas de grandes objetos por año. En casi 40 años han caído a la Tierra unas 14,000 toneladas métricas de desechos, esto es entre el 20 y el 30% de la masa de todos los satélites y cohetes que han sido lanzados al espacio. El mayor de ellos fue la estación MIR, de 120 toneladas.

La probabilidad de ser herido por chatarra espacial es de menos de 1 en un billón. La probabilidad de ser alcanzado por un rayo es de 1 en 1.4 millones. La de ser alcanzado por una esfera debe ser todavía menor a 1 en un billón. Sólo se conoce un caso de una vaca, en Cuba, que fue impactada por chatarra espacial en 1960.

En el Apéndice 2 se incluyen varias tablas que resumen los casos aquí presentados. Analizar esos datos puede dar información adicional. Pero hay que aclarar que no se pueden sacar conclusiones, a menos que se esté consciente de que estarán sesgadas. El sesgo proviene de múltiples fuentes. La primera, obvia, es que este autor escogió únicamente los casos de “chatarra espacial” en los que estaban involucradas las esferas y los cilindros. Sólo consideró los restos que no presentaban una forma bien definida, sí estaban relacionados a las caídas de esferas o cilindros.

Una segunda fuente de sesgo es que el autor no lee lenguas como el ruso, suahili, cantonés, etcétera. Quiero decir con lo anterior que sólo la literatura en español e inglés que estuvo a mi disposición, es la fuente de este trabajo. Seguramente deben existir muchísimos otros informes en otras lenguas. Por ejemplo, resulta más que curioso que Rusia (la antigua Unión Soviética), siendo una de las principales fuentes de “chatarra espacial”, y teniendo la mayor extensión territorial, no presente ningún caso en esta lista. Los Estados Unidos aportan 27 casos (el 17.53%). También este dato me sorprende. Supongo que el porcentaje debería ser mayor, por razones similares a las de Rusia. Avanzo dos hipótesis explicativas:

- Los americanos saben de antemano en dónde van a caer estos objetos y tienen algún programa de pronta recuperación, como el que se puso en acción durante el desastre del Columbia, (lo que explicaría varias de las leyendas de OVNIs estrellados en los que se menciona a gente de la NASA o del Ejército).

- Los americanos hacen lo posible por controlar que estos objetos no caigan sobre su territorio. Si lo hace en otros países, es lo de menos.

En cuanto a las fechas de caída tenemos que el 2.04% lo hizo en la década del 50; el 47.62% en los 60; 22.45% en los 70; 4.08% en los 80; 13.61% en los 90; y 10.20% en lo que va de este siglo.

El único dato que me sorprende es el de la década de los ochenta. Es lógico que la cantidad reportada en los 50 sea baja: comenzaba la carrera espacial en 1957. Luego, la inexperiencia hizo que en los 60 se dispararan los fallos. Un refinamiento en la tecnología disminuyó los casos en los 70. Los 90 presentan una cantidad razonable; lo mismo que el despunte de este siglo. Los 80 tienen un valor bajo.

Una posible explicación viene del lado de la ufología. Recordemos que la principal fuente de estos casos es la literatura ufológica. Se relaciona con OVNIs la caída de estas esferas. La década de los 80 fue llamada “la década perdida”, por el escaso interés en los OVNIs. ¿Será esta la razón del bajón en los 80?

En cuanto a la predilección por un lugar de caída, las palmas se lo lleva Argentina con 30 casos (19.48%) y los Estados Unidos con 27 casos (17.53%). Le sigue México con 19 casos (poco más del 12%), lo que no es raro ya que el autor puede verificar la casuística nacional por la cercanía. En seguida está Brasil con 12. Nueva Zelanda y Australia tienen 8 y 7 casos, respectivamente. España aporta 6 o el 4.08%. Suecia tiene 5 casos. Colombia, Sudáfrica y Nepal cuentan 4 cada uno. Chile, Guatemala y Bolivia, 3. Arabia Saudita, Perú, Venezuela y Canadá van con 2. Finalmente, con 1 caso cada uno: Chad, Irlanda, Italia, Sudan, Uganda, Martinica, Yugoslavia, Francia, Filipinas y Angola. Por cierto, serían los mares y océanos los que tendrían la mayor colección de restos de OVNIs. Obviamente su destino serían las profundidades. Esta es la razón por la que sólo se menciona 1 objeto caído en el Atlántico y otro en el Pacífico, ambos sobre embarcaciones (alemana y japonesa).

Un último dato sin sitio de caída conocido, completa el total de 154 casos.

Hay 93 esferas de diversos tamaños y pesos. Ocho de ellas vienen en una presentación con antenas (58.5% y 5.44% respectivamente). En 23 casos no se describe la forma del objeto, probablemente sean placas sin forma definida. Los casos que se indican como placas son 4. Si reunimos esos 19 con estos 4 tenemos un 15.65%. Los cilindros comprenden 21 casos. Las formas ovales son 4, pero supongo que en realidad se refieren a esferas. Hay 2 discos (nuevamente tal vez se trate de placas). Finalmente hay 1 casos de cada uno de los siguientes tipos: tetraedro, bolitas, clavos, cono, conector, cubo, válvula y varillas.

Los tamaños de las esferas van de 4 a 48 pulgadas (para las de origen americano), y de 9 centímetros a 140 (para las de origen soviético). Esta es una de las principales razones para apuntar un origen terrestre: las esferas están fabricadas usando el sistema métrico decimal o el sistema inglés.

Entre esferas y cilindros hay 30 con medidas desconocidas. Tenemos 13 esferas de 15 pulgadas, la medida más común (15.12%). Hay 9 de 24; 7 de 16; 5 de 32 y 36 pulgadas, cada una. Las esferas de 6, 20, 22 y 48 pulgadas son 3 (cada una). Se cuentan 2 de 4, 8 y 18 pulgadas, cada una. Y por último, con un solo ejemplar: 14, 23, 28, 33, 39 y 40 pulgadas.

En medidas decentes tenemos: la medida más común es de 40 centímetros (5 casos). Dos casos de 38 centímetros. Un por cabeza: 9, 15, 36, 37 y 140 centímetros, siendo este el mayor tamaño.

En las esferas los pesos se reparten de la siguiente forma:

hasta 25 Kg

2

2.33%

hasta 35 Kg

2

2.33%

hasta 3 Kg

3

3.49%

hasta 30 Kg

3

3.49%

hasta 5 Kg

4

4.65%

hasta 20 Kg

4

4.65%

más de 100 Kg

4

4.65%

hasta 10 Kg

7

8.14%

hasta 15 Kg

16

18.60%

sin datos

41

47.67%

Los cilindros muestran esta distribución:

hasta 50 Kg

1

4.76%

hasta 100 Kg

1

4.76%

hasta 5 Kg

2

9.52%

hasta 10 Kg

2

9.52%

más de 100 Kg

4

19.05%

desconocido

11

52.38%

Pero los datos no son significativos y no nos dan mayor información puesto que no sabemos cuanto de su materia se perdió al reingresar a la atmósfera.

La composición es más interesante. Eliminando el caso extraterrestre del Remio, hay 25 casos de restos construidos con aleaciones de titanio (17%); 4 con aleaciones de aluminio, 2 con plomo, y 1 caso con Acero y otro con una aleación de Cobre Estaño. Pero en la gran mayoría, 72 casos, se desconoce de qué están hechas.

En general los componentes hechos de aluminio o materiales con puntos de fusión similares no sobreviven las reentradas, mientras que las piezas hechas con materiales con altos puntos de fusión, como el acero inoxidable, titanio y vidrio, sí lo hacen.

Algunas de las esferas fabricadas con aluminio están relacionadas con cierto tipo de refrigeradores. Parte de la carcasa de los cohetes también se fabrica con este tipo de aleaciones, debido a su bajo peso.

Varias de las esferas y restos espaciales tienen grabados marcas, letras y números que denotan, indudablemente, un origen terrestre. Son total 20 este tipo de casos. Probablemente todas tengan, originalmente, este tipo de identificación, el cual se pudo haber perdido gracias a los efectos de la reentrada en la atmósfera.

Se han identificado sin lugar a dudas 98 casos (62 americanos y 36 soviéticos). El resto seguramente se identificará en el futuro.

Los tanques a presión del Agena D (construido por Lockheed) fueron usados con varios fines: a) para almacenar nitrógeno o freon (CFC) utilizado para orientar y posicionar los satélites, b) para almacenar helio para presurizar los tanques de combustible an su etapa Estas esferas tienen diferentes usos, desde cambiar o mover de orbita los satélites, hasta impulsar o ayudar a bombear el combustible de los cohetes. En su interior hay diversos gases (hidrógeno, helio, tetróxido de nitrógeno, etcétera), pero es el helio el más común. El helio a alta presión impulsa los propelentes hipergólicos desde los tanques hasta el inyector del motor. El proceso esta controlado por válvulas. Se almacena en tanques esféricos de doble pared: un tanque metálico y una chaqueta exterior. Entre estos dos se coloca un aislante aluminizado de mylar, y se genera un vacío para minimizar la transferencia de calor. El helio debe estar en condiciones supercríticas (una densidad de 8 veces la del helio a condiciones ambientales), a temperaturas criogénicas (-269 °C, 4 grados por arriba del cero absoluto), y a una presión de 14.7 psia. El recipiente tiene conductos de llenado y de vaciado, un disco de expulsión, y un intercambiador de calor interno helio/helio. Al cerrar la válvula de llenado e introducir gas helio, en esas condiciones, se alcanza el nivel supercrítico y el helio se vuelve líquido, aumentando su densidad (de vapor a líquido). Al final de la presurización la densidad del helio supercrítico es de aproximadamente 8.7 libras por pie cúbico y la presión final es de aproximadamente 178 psi.

El disco de expulsión evita una sobrepresurización en la esfera. Consiste de dos discos de expulsión en serie, con una válvula entre ambos, que abre a baja presión (150 psia) y se cierra cuando se excede esa presión. Los discos de expulsión son idénticos; se activan a presiones entre 1,881 y 1967 psia.

La forma en que se usaron en el programa Saturno Apolo la describe John Ducan en Internet.



Tenemos pues la solución al “enigma de los mini-OVNIs esféricos”. Se trata de objetos manufacturados por el hombre. No obstante, dudo mucho que los ufólogos acepten este veredicto. Para ellos estas esferas seguirán siendo los “OVNIs boludos”, porque ellos, los ufólogos, nunca dejarán de ser unos pelotudos.

NO TODOS , NO TODOS ( SIC )



¿Continuará?

 

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Allison Wes, Adair Bill & Pittman Craig, Shuttle Disaster. Ice under insulation could have hit shuttle, St. Petersburg Times, February 5, 2003.

Anganuzzi Héctor, Historia de los Platos Voladores en Argentina, Plus Ultra, Buenos Aires, 1976, Pág. 68.

Anónimo, ¡Cayó del cielo una bola de boliche!, en Duda, No. 494, México, 17 de septiembre de 1981, pág. 1.

Anónimo, Cae un meteorito en Juchitepec, Novedades, lunes 29 de enero de 1996.

Anonimo, Caida del cielo, Journal do Brasil, 14 de julio del 2002, Rio de Janeiro, Brasil.

Anónimo, Cayeron partes de un meteorito en zonas serranas de Querétaro, Excélsior, México, lunes 29 de enero de 1996.

Anónimo, Esferas metálicas, Contacto OVNI, No. 82, México, junio 1998.

Anónimo, Evidencias de una cultura prehistórica en Sudáfrica, en Contactos Extraterrestres, No. 75, México, 14 de noviembre de 1979, pág. 8.

Anónimo, Extraño objeto, La Prensa, México, 23 de febrero de 1984.

Anónimo, Fugaz y colorido fenómeno luminoso cruzó el cielo de México, del Golfo al Pacífico, Uno más uno, México, lunes 29 de enero de 1996.

Anónimo, Glödande metall föll från himlen, cable de la agencia AFP, 2 de mayo del 2000.

Anónimo, Gran expectación por la caída de un aerolito, El Heraldo de México, México, lunes 29 de enero de 1996.

Anónimo, Mystery Balls, Fortean Times, September 2002.

Anónimo, Objetos espaciales siguen alarmando, La Hora, artículo en Internet, 3 de abril del 2003.

Anónimo, Trasladan a la capital fragmento de aerolito que cayó en Chiapas, La Prensa, México, lunes 29 de enero de 1996.

Anónimo, Un gros cigare ”explose”, La Tribune de Sherbrooke, 12 de Julio de 1967, p.1.

Anónimo, Un misterio: Fragmentos extraterrestres, Cuarta Dimensión, Nº 95, Buenos Aires, diciembre de 1981.

Anónimo, Un OVNI explose, La Presse, 9 de agosto de 1977, p. A6.

Anónimo, Villagers flee as ‘UFO falls with thunder’, 22 de agosto del 2002, Luanda, Angola.

Anonym, ‘Space Junk’ falls in South Africa, cable de Associated Press, may 3, 2000.

Anonym, UFOs Are Space Garbage – Nasa, South African Press Association, 2 de mayo del 2000

Anonyme, L’OVNI était une fuste russe, France Soir, 7 de avril de 1993.

Anonymous, Gemini Helium Tanks Remain, página en Internet,

Balderas Roberto y Alvarado Noel, Gran espectáculo ofreció la caída de un meteorito en cerros de Juchitepec, La Prensa, México, lunes 29 de abril de 1996.

Benítez Juan José, Materia Reservada, Editorial Planeta, Barcelona, 1993.

Bergier Jacques, Los Extraterrestres en la Historia, Plaza y Janés, Barcelona, 1977, Pág. 51.

Clark Greg, Fallen Soviet Satellite Debris Could Earn $100 K, artículo en internet, SPACE.com, 15 February 2000.

Del Castillo y Gama Gustavo, Acta científica Potosina. Primer semestre de 1957, vol 1, No. 1. Ed. Universitaria Potosina.

Díaz Altamirano Antonio, y Torres Luján Mario, ”Las esferas que caen del cielo”, ¿un enigma resuelto?, Contacto OVNI, No. 94, México, julio del 2000, Págs. 16-17.

Doreste Tomás, ¿Y si los OVNIs fuesen un mito?, Laser Press, México, 1982.

Doreste Tomás, El mundo de los enigmas, los misterios y lo oculto, Ediciones Océano S.A., Barcelona, Págs. 660, 680.

Doreste Tomás, Grandes enigmas. El fascinante mundo de lo oculto, Tomo II, Ediciones Océano S.A., Barcelona, 1991, Págs. 274-275.

Doreste Tomás, Grandes Temas de lo oculto y lo insólito, Tomo IV, Ediciones Océano S.A., Barcelona, 1982, Págs. 680-682.

Dutta Rex. Flying saucer message. Pelham Books 1972.

Edwards Frank, Platillos volantes aquí y ahora, Plaza & Janes, Barcelona, España, 1976.

Escobar Sotomayor Héctor, 500 años de OVNIs en México (1521 – 1977), Corporativo Mina, México, 1995.

Escobar Sotomayor Héctor, Los fraudes OVNI en México, Perspectivas ufológicas, No. 2, México, abril 1994, págs. 21-26.

Esquivel Morgado Silvia y Juárez Juárez Pedro, Cayó un meteorito en los volcanes de Amecameca, La Tribuna, México, lunes 29 de enero de 1996.

Flores Cavazos Jerónimo El enigma de las esferas voladoras, Enigma OVNI, Edición especial de Contacto OVNI, No. 19, México, noviembre de 1999, Págs. 17-19

González Rubén, Fragmento de un OVNI caído en Finlandia, Cuarta Dimensión, Nº 77, Buenos Aires, junio de 1980, Págs. 20-21.

Granchi Irene, Fragmentos y trazos físicos de OVNIs, Cuarta Dimensión, Nº 162, Buenos Aires, junio de 1986.

Grupo Z-28, Investigación sobre el objeto que cayó en Entre Ríos, Cuarta Dimensión, Nº 66, Buenos Aires, julio de 1979, Págs. 33-35.

Gutiérrez Oscar, Bolas de fuego sobre la ciudad de Tuxtla Gutiérrez, Diario de Chiapas, martes 30 de enero de 1996.

Herskovitz Jon, ‘Debris belt’ being scoured for astronauts’ remains, Deccan Herald, Tuesday, February 4, 2003.

Horwood Alison, New light on mysterious space balls, The New Zealand Herald, 27 de agosto del 2002, Nueva Zelanda.

Jaspersen Luis Andrés, “OVNIs esfera” caen por todo el mundo, Reporte OVNI, No. 24, México, abril de 1994, págs. 20-23.

Jaspersen Luis Andrés, El misterio de las esferas metálicas, Reporte OVNI, No. 58, México, octubre de 1995, págs. 30-31.

Jaspersen Luis Andrés, Los fascinantes mini-OVNIs, Insólito, No, 7, México, diciembre de 1981, págs. 20-25.

Jaspersen Luis Andrés, Yo tengo un fragmento de OVNI, Contacto OVNI, No. 20, México, septiembre de 1996, págs. 18-19.

Kevin Randle, A history of UFO crashes, Avon Books, 1995.

Kiwanuka Frederick, Mubende hit by rocket fragment, says police, New Vision, 10 de abril del 2002, Kampala.

Lara Palmeros Augusto, ¿OVNI o chatarra especial?, Contacto OVNI, No. 94, México, julio del 2000, Págs. 14-15.

Larsson Gilbert, Undersökning av fragment från rymdfarkoster. FOA 1 Report A 1433-40(12), April 1968.

Las Heras Antonio, El misterio de las esferas de Ayacucho, La Semana, Buenos Aires, 8 de marzo de 1984, pág. 72.

Lujan Nereo, Experts to study unidentified fallen object, Philippine Daily Inquirer, 7 de octubre de 1996, Filipinas.

Manrique Rubén El misterio de las esferas que caen del cielo, Enigma OVNI, Edición especial de Contacto OVNI, No. 19, México, noviembre de 1999, Págs. 14-16

Michell John & Rickard J. M. Robert, Phénoméma: A book of wonders, Thames & Hudson Ltd., Londres, 1977.

Möller Erwin, El misterio de las esferas que cayeron del cielo, Duda, No. 586, México, 22 de septiembre de 1982, págs. 5-26.

Moreno Norberto e Ibáñez Alfredo, Resultaron ser meteoritos las bolas de fuego, La Prensa, México, lunes 29 de enero de 1996.

Motta Mary, Sky May Fall on Iridium, artículo en Internet, 8 marzo 2000.

Muñoz Rubén, La fiesta del ternero y la bola del Sputnik, La Semana, Buenos Aires, 8 de marzo de 1984, págs. 68-74.

Murguía Mora Pedro, Cementerio extraterrestre, Anuario 1983 Akasha, Santa Fe, Argentina, 1983, págs. 18-21.

Nicholas Redfern, “Cosmic Crashes”, Simon & Schuster, 1999

Ramírez Reyes Luis, No todo lo que viene de arriba es extraterrestre, Contacto OVNI, No. 94, México, julio del 2000, Págs. 18.

Ruiz Noguez Luis, ¿Qué son esas extrañas esferas?, Contacto OVNI, No. 20, México, septiembre 1996, págs. 13-20.

Ruiz Noguez Luis, Los OVNIs boludos, conferencia en Congreso OVNI, México julio 2003.

Ruiz Noguez Luis, OVNIs estrellados en México, Corporativo Mina S.A. de C.V., México, 1996.

Taggart Stewart, Aussies, kiwis take MIR deorbit in stride, Space.com, 20 de febrero de 2001, Sydney, Australia.

Trainor Joseph, Metallic sphere UFOs spotted in Argentina, UFO Roundup, Volume 5, Number 46, November 16, 2000

Trainor Joseph, Small metal sphere falls from the sky in Brazil, UFO Roundup, Volume 7, Number 29, July 16, 2002.

Twist Peter, Re-entry of Space Vehicle Fragments, Journal of Spacecraft, Vol. 2, No. 5, Sep Oct 1965, pags. 660-63.

Zapién Jimeno Oscar, Una gran explosión atemoriza a la población, Contacto OVNI, No. 16, México, julio 1996, págs. 14-20.

PÁGINAS EN INTERNET

Anonym, Debris from a Delta II Second Stage Rocket Falls in South Africa, artículo en Internet.

Anónimo, Mystery orb from sea dubbed ‘unidentified floating object’, artículo en Internet, 14 de junio del 2002, http://www2b.abc.net.au/science/k2/stn/archives/archive8/newposts/68/topic68562.shtm

Anónimo, Nota en Boletin Semanal de Astrored, 1 de abril del 2001, Argentina. Artículo en internet, http://www.astrored.org/actualidad/boletin/index.php/20010401

Arrick Roger, Strange Metal Orb Found in Texas, artículo en Internet, http://www.robotics.com/orb/

Charla con Jaime Maussán, en OvniPage, http://www.geocities.com/Area51/Dimension/3532/ovnipage.html

Diamond S. Christine, Environmental concerns expressed over NASA’s handling of debris, Lufkin Daily News, feb 8, 2003. Versión en Internet: http://www.lufkindailynews.com/news/newsfd/auto/feed/news/2003/02/08/1044681936.16698.2981.0785.html

Diamond S. Christine, Environmental concerns raised, Daily Sentinel, feb 7, 2003. Versión en Internet: http://www.dailysentinel.com/news/newsfd/auto/feed/news/2003/02/08/1044681936.16698.6494.0790.html

Duncan John, página en Internet, http://www.apollosaturn.com/Lmnr/mp.htm, enero 1 de 1999.

Flury W., Space Debris, pagina en Internet, http://esapub.esrin.esa.it/pff/pffv4n4/ppfflunr4.htm

France Soir du 2 Avril 1993.

Garay Adriana, Mostrará pruebas de “otros mundos”, en OvniPage, 25 de Noviembre de 1998.

http://100cia.com/article.php/sid.735

http://allafrica.com/stories/200204100271.html

http://orbitaldebris.jsc.nasa.gov/reentry/recovered.html

http://sigma.8m.com/Observatorio.htm

http://www.afu.info/newsl46.htm

http://www.astrored.org

http://www.flatoday.com/space/explore/stories/2000a/050300a.htm

http://www.geocities.com/Area51/Dimension/3532/news_mexico.html

http://www.geocities.com/hatumpampa/Boletin.html

http://www.geocities.com/hatumpampa/Boletin.html?953301576360

http://www.geocities.com/radioastronomia/cosa.html

http://www.lahora.com.gt/03/04/30/paginas/nac_2.htm#n2

http://www.nzherald.co.nz/storydisplay.cfm?storyID=2351068&thesection=news&thes\

http://www.observatorioaea.com/observatorio.htm

http://www.observatorioaea.com/salyut.htm

http://www.space.com/missionlaunches/missions/mir_australia_010220.html

http://www.space.com:80/sciencefiction/phenomena/south_african_spheres_000502.html

http://www2.satellite.eu.org/sat/seesat/Feb-1997/

http://www2.satellite.eu.org/sat/seesat/Jan-1997/

http://www2.satellite.eu.org/sat/seesat/May-2000/0005.html

http://www2.satellite.eu.org/sat/seesat/May-2000/0031.html

http://wwwvms.utexas.edu/~ecannon/meteorlinks.html

Leigh Jason, “The Glowing Orb–UFO” , página en Internet

Leigh Jason, The fallen, Kingsbury, Texas, Sphere–was it a high-tech weapon?, página en Internet, February 28, 1997. http://jasonleigh.org/van.htm

Liljegren Anders & Svahn Clas, Metallic Spheres, página en internet, http://www.afu.info/newsl46.htm

Maley Paul, Space debris, página en Internet, http://www.eclipsetours.com/sat/debris.html

The aerospace corporatiom http://www.reentrynews.com/recovered.html

Walker Ken, Civil Support Teams clear shuttle HAZMAT, página en Internet, http://www.agd.state.tx.us/pao/archives/2003/hazmat/hazmat.htm

APÉNDICE 1

Summary of Recovered Reentry Debris

1. An unknown number of pieces of debris from a space object were reported to have fallen in South Africa in September 1960. May have resulted from unsuccessful attempt to launch an Atlas/Able.

2. An unknown number of rocket motor and propellant tank pieces were reported to have fallen in Cuba in November 1960. Believed to be sub-orbital debris from failure of a Thor booster used to launch the Transit-IIIA satellite on 30 November 1960.

3. In March and June 1962 eleven pieces of stainless steel skin (average mass 2.7 kg) and one sustainer rocket engine spherical pressure bottle (0.56 m diameter, mass 21.7 kg) were found in Brazil and South Africa. Identified as pieces from Atlas booster for Mercury MA-6 mission, launched 20 February 1962.

4. In July 1962 a spherical pressure vessel about 0.4 m in diameter was found near Porto Allegre, Brazil. Part of a U.S. Air Force test satellite.

5. In September 1962 a cylindrical metal piece (diameter 0.15 m, mass 9.5 kg) fell on a street intersection in Manitowoc, Wisconsin. Identified as part of Soviet Sputnik IV, launched 15 May 1960.

6. In October 1962 three pieces of stainless steel skin (average size 0.9 x 1.2 m) and one piece of aluminum with steel nut, bolt, and washer attached (about 5 x 5 cm, mass 0.22 kg) were found in the Ivory Coast and Upper Volta. Identified as pieces from Atlas booster for Mercury MA-8 mission, launched 3 October 1962.

7. In April and June 1963 two spherical pressure vessels were found near Broken Hill, New South Wales, Australia. Believed to be from U.S. Agena rocket stage used to launch U.S. Air Force test satellites on 14 December 1962 and 7 January 1963. Both rocket stages reentered from orbit in January 1963.

8. In May 1963 a piece of stainless steel skin (0.42 m², mass 2.7 kg) was found near Concordia, Argentina. Identified as part of the Atlas booster for Mercury MA-9 mission, launched 15 May 1963.

9. In May 1963 a piece 0.3 x 0.38 m was found about 200 km north of Pretoria, South Africa. Believed to be part of a Soviet spacecraft.

10. In March 1964 a metal spherical pressure vessel (mass 11 kg) fell near Belem, Brazil. Believed to be part of a DoD Agena rocket stage.

11. In March 1964 an undetermined number of fragments fell in British Columbia, Canada. Believed to be of Soviet origin.

12. In May 1964 a charred piece of electronic equipment (mass 79 kg) was found near La Fria, Venezuela. Identified as part of a DoD satellite launched 27 April 1964, which reentered 26 May 1964.

13. In December 1964 and January 1965 a metal sphere (diameter 0.84 m), an aluminum cylinder (4 x 1.5 m) and four fragments of a rocket nozzle were found in northern Argentina. Identified as pieces from a DoD Titan III booster stage, possibly from a Trans-stage launched 10 December 1964, which reentered 13 December 1964.

14. In January 1965 a piece of woven asbestos sheet was found in Malawi. Identity not confirmed.

15. In early 1965 an object having the appearance of a space fragment was reported washed ashore on Abaco Island in the Bahamas. Possibly from the Atlas-Mariner I booster which was destroyed by the range safety officer shortly after launch on 22 July 1962, and landed in the designated ocean impact area.

16. In June 1965 three pieces believed to be space fragments were found in the Madiya Pradesh and Kota districts of India. Believed to be pieces from a DoD Titan IIIC development test launched 18 June 1965.

17. In September 1965 a titanium sphere (diameter 0.5 m), called the Merkanooka ball, and was found in Australia. Identified as a tank used for drinking water in Gemini V spacecraft launched 21 August 1965, components of which reentered in late August 1965.

18. In December 1965 three metal spheres fell near Seville, Spain. Believed to have been parts from Soviet Luna 8 rocket stage, launched 3 December 1965, parts of which reentered on 5 and 6 December 1965.

19. In March 1966 a piece of plastic shroud (about 1.2 x 1.5 m) was found in Australia. Identified as part from Echo II, launched 25 January 1964, one part of which reentered 23 February 1966.

20. In April 1966 a helium pressure sphere (diameter 1 m, mass 113.3 kg) was found by crew of Brazilian fishing boat at sea off coast of Brazil. Identified as part of S-IVB stage of Saturn booster sub-orbital test that was launched 26 February 1966, and landed in the designated ocean impact area.

21. In May 1966 a piece of lightweight metal (0.5 x 0.3 m), an oval-shaped metal piece (0.4 x 0.2 m), a black beehive-shaped piece (10 x 12 cm), and four pieces of fragile wire were found in the Rio Negro District of Brazil. Identified as parts of S-IVB stage of Saturn development test (SA-5) launched 29 January 1964, which reentered 30 April 1966.

22. In June 1966 a fragment believed to have returned from space was found in Colombia. Identified as part of Atlas booster used to launch Agena target vehicle either for Gemini 8 or Gemini 9A (launched 16 March and 1 June 1966). Probably from Gemini 9A target vehicle booster.

23. In July 1966 a piece of lightweight metal (4.7 x 2.6 m) and a piece of aluminum (3.3 x 5.1 m) were found in Peru and Zambia, respectively. In August and November 1966 a truncated cone metal piece (5.4 kg) and a smaller piece were found in Swaziland. Identified as pieces from S-IVB stage of Apollo-Saturn development test (AS-203) launched 5 July 1966.

24. In October 1966 a titanium spherical pressure vessel (diameter 0.37 m, mass 13.6 kg) was found near Tomahawk, Wisconsin. Identified as Soviet in origin.

25. In January 1967 a metal sphere (diameter 0.58 m, mass 15.8 kg) was found in Peru. Identified as part of Delta booster used to launch Biosatellite-1 on 14 December 1966.

26. In February 1967 two spherical pressure vessels were found in Mexico. One sphere was titanium with a diameter of 0.6 m and a mass of 30 kg; the other sphere had a diameter of 0.36 m. Believed to be Parts from the upper stage or experiments associated with a U.S. Air Force Titan IIIC.

27. In July 1967 a titanium sphere (diameter 0.6 m), a flat metal piece with bolts, and a titanium sphere (circumference 0.98 m) were found in Mexico. Identified as parts from Agena target vehicle launched 11 November 1966, in connection with Gemini XII mission.

28. In September 1967 a spherical pressure vessel (diameter 0.6 m) was found in Saudi Arabia. Identified as part of Delta booster used to launch Explorer 35 on 19 July 1967.

29. In December 1967 a metal piece (1 x 1.8 m, mass 10 kg) was found in Finland. Believed to be part of a Soviet vehicle.

30. In February 1968 a metal fragment (1 x 3 m, mass 57.5 kg) and in June 1970 a metal sphere (diameter 0.9 m) were found in Colombia. Identified as parts of lunar module descent stage used in Apollo V test mission, launched 22 January 1968.

31. In March 1968 a triangular cone-shaped piece (0.3 x 1.2 m, mass 10-15 kg) a metal disc (10-12 cm in diameter), and a small oval-shaped metal piece fell in the Gandaki Zone of Nepal. Believed to be of Soviet origin.

32. In April 1968 a metal sphere (diameter 0.6 m, mass 29 kg) was found near Mudgee, Australia. Identified as pressure vessel from Delta booster used to launch Biosatellite-II on 7 September 1967.

33. In April 1968 several pieces of plastic material in panel sections (0.23 x 0.23 m) were found in Angola. Identified as pieces of insulation from 3rd stage of Apollo VI booster, launched 4 April 1968.

34. In August 1968 a metal sphere (diameter 0.71 m, mass 20 kg) was found in eastern Colombia. Believed to be of U.S. origin.

35. In September 1968 a spherical pressure vessel (diameter 0.37 m, mass 14.5 kg) was found near Nome, Alaska. Identified as Soviet in origin.

36. In June 1969 numerous fragments (about 10 kg each) fell on a Japanese freighter off De Kastri Fort U.S.S.R. Pieces believed to be of Soviet origin.

37. In July 1969 a small fragment (about 30 cm long) fell on the deck of a German ship in the Atlantic Ocean. Other pieces fell in the water near the ship. Identified as debris from the first stage of the Saturn booster used to launch Apollo 11 on 16 July 1969.

38. In September 1969 a metal pressure sphere (diameter 0.38 m, mass 13.8 kg) was found near Ostersound, Sweden. Believed to be of Soviet origin.

39. In December 1969 a cylindrical piece (about 1 m in diameter) washed ashore hear Marie Galante, Martinique. Believed to be from the shroud of an Atlas booster that had been jettisoned in the designated ocean impact area.

40. In April 1970 a metal fragment was found in the West Cape area of South Africa. Believed to be part of Soviet spacecraft.

41. In July 1970 a spherical pressure vessel was found near Lai, Chad. Probably part of a Soviet vehicle.

42. In August 1970 five oblong pieces of steel (0.6-0.8 m long, mass about 70 kg each) and one flat steel plate (1.2 x 1.2 m, mass 290 kg) fell in Kansas, Texas, and Oklahoma. Identified as parts from Soviet Cosmos 316, launched 23 December 1969, which reentered 28 August 1970.

43. In March and April 1971 three spherical pressure vessels were found in North Dakota. Determined to be of U.S. origin.

44. In April 1972 four titanium pressure spheres (diameter 0.38 m, mass 13.6 kg each) were found in an area near Ashburton, New Zealand. A fifth sphere was found six years later near Eiffelton, New Zealand. Probably from Soviet Cosmos 482, launched 31 March 1972, part of which reentered 2 April 1972.

45. In January 1978 numerous fragments fell in the Northwest Territories of Canada. The debris consisted largely of rods (2 x 10 cm, average mass 55 g), and cylinders (10 x 40 cm, mass 3.6 kg) constructed mostly from beryllium. Identified as debris from Soviet Cosmos 954, launched 18 September 1977, which reentered 24 January 1978.

46. In June 1988 a titanium pressure sphere (diameter 0.37 m) was found in region of Marble Bar, Australia. Probably from Soviet Foton 4, launched 14 April 1988, reentered 28 April 1988.

47. In February 1991 numerous fragments fell on and around the town of Capitan Bermudez, Argentina. Identified as debris from Soviet Salyut 7/Cosmos 1686, launched 19 April 1982, which reentered 7 February 1991.

48. In December 1994 a metal plate (2.4 x 2.4 m, mass 20 kg) was found in Cosala, Mexico. Probably from Russian Cosmos 2267, launched 5 November 1993, which reentered 10 December 1994.

49. In January 1997 a steel propellant tank (1.7 x 2.7 m, mass 270 kg) landed near Georgetown, Texas. A titanium pressure sphere (diameter 0.58 m, mass 32 kg), and a composite combustion chamber (0.76 m long, average width 0.25 m) landed near Seguin, Texas. A lightweight fragment of charred woven material (10 x 13 cm) struck a woman in Turley, Oklahoma. She was not injured. Identified as debris from 2nd stage of Delta II booster, used to launch Midcourse Space Experiment on 24 April 1996. Stage reentered 22 January 1997.

50. In April 2000 a steel propellant tank (1.7 x 2.7 m, mass 270 kg), a titanium pressure sphere (diameter 0.58 m, mass 32 kg), and a composite combustion chamber (0.76 m long, average width 0.25 m) landed near Capetown, South Africa. Identified as debris from 2nd stage of Delta II booster, used to launch GPS IIA-25 on 28 March 1996. Stage reentered 27 April 2000.

51. In October 2000 a metal fragment (10 x 18 cm) was found near Wichita, Kansas. Probably part of 4th-stage casing from Russian Proton booster, used to launch three Glonass navigation satellites on 13 October 2000. The casing reentered on 14 October 2000.

52. In January 2001 a titanium rocket-motor casing (diameter 1.2 m, length 2 m, mass 70 kg) was found in Saudi Arabia, 240 km west of Riyadh. Identified as debris from 3rd stage of Delta II booster used to launch GPS IIA-20 on 13 May 1993. Stage reentered 14 January 2001.

53. In March 2002 a titanium pressure sphere struck a home in Kasambya, Uganda. No injuries were reported. Identified as debris from 3rd stage of Ariane 3 booster used to launch GStar 1 and Telecom 1B on 8 May 1985. Stage reentered 27 March 2002.

54. In August 2002 a large sphere (diameter ~0.5 m, mass ~10 kg) landed near the village of Manzau, Angola. Probably debris from 3rd stage of Ariane 4 booster used to launch Atlantic Bird 2 satellite on 25 Sep 2001. Stage reentered 11 August 2002.

 

 http://marcianitosverdes.haaan.com

 

 

LA ESFERA " VICTORIA "

 

 http://www.alcione.org/ESFERA_VICTORIA/