Bibiana Bryson

RED ARGENTINA DE INVESTIGACION OVNI

    ROSWELL ARGENTINO BOLIVIANO RESUELTO

 

 

 

 Han pasado los años desde aquel 6 de mayo de 1978,

donde un objeto cilíndrico se estrelló contra un cerro  cerca de la frontera

Argentino Boliviana.

 

VER CASO COMPLETO AQUÍ:

 

Desde el mismo momento del incidente,

se ha especulado sobre el posible origen del misterioso objeto.

Muchos han recurrido a la información que aparecía en los periódicos,

revistas y noticieros para encontrar alguna pista de lo que en realidad ocurrió .

Han escrrito artículos con dicho material,

repitiendo una y otra vez lo sucedido. 

Pero la punta del ovillo  estaba en otra parte, 

prácticamente estuvo delante de nuestras narices todo éste tiempo. 

Fue el profesor Pedro Romaniuk quien aportó en sus declaraciones,

tal vez por su experiencia o por haber integrado una comisión de accidentes aéreos

de la FUERZA AÉREA ARGENTINA,

los indicios necesarios para resolver el caso .

 Quizás solo lo intuyó o quizás sabía algo más.

Pero vayamos directamente a sus escritos sobre el  misterio que rodeaba

al objeto y las personas involucradas en los hechos. 

 

 PEDRO ROMANIUK ESCRIBE :

 

 

 AREA DECLARADA ZONA MILITAR

 

 

 
A ESTA ESTRICTA ZONA MILITAR LLEGA EL 14 DE MAYO
 
EL PRIMERO DE LOS INGENIEROS DE LA NASA.
 
LA IDENTIDAD DE ÉSTE CIENTÍFICO OFICIAL SE RODEO DEL MAS
 
ABSOLUTO HERMETÍSMO.
 
ÉSTA PERSONA ESTUVO ACOMPAÑADO EN TODO MOMENTO
 
POR FUNCIONARIOS
 
DE LA EMBAJADA DE ESTADOS UNIDOS EN BOLIVIA,
 
JUNTO CON LOS CUALES SE ABOCÓ AL ESTUDIO DEL OBJETO
 
 ESTRELLADO EN EL ZAIRE.
 
AL RESPECTO, DEBEMOS SUPONER QUE NO TODOS LOS CIENTÍFICOS
 
ESTABAN RELACIONADOS CON LA NASA,
 
SINO QUE TAMBIEN LOS HUBO DEL ATIC,
 
CUYA BASE OPERACIONES SE ENCUENTRA EN DAYTON OHIO,
 
DONDE SE DICE HAY NAVES CAPTURADAS DE
 
 PROCEDENCIA EXTRATERRESTRE.
 
EL DÍA 18 DE MAYO, ATERRIZA EN LA BASE AEREA DE TARIJA
 
UN ENORME AVIÓN TURBOHELICE.
 
EN EL VIAJABAN ADEMÁS DE LA TRIPULACIÓN ,
 
EL CORONEL SIMMONS Y EL MAYOR JOHN HEIDE,
 
PILOTOS NORTEAMERICANOS QUE FUERON RECIBIDOS POR EL
 
COMANDANTE DE LA BASE, CORONEL JORGE MOLINA.
 
 
 
AQUÍ VEMOS A EL CORONEL SIMMONS Y EL MAYOR JOHN HEIDE

 
 
 
 AL DIA SIGUINETE OCURRIÓ UN HECHO DE IMPORTANCIA,
 
REGRESÓ A TARIJA DEL LUGAR DEL IMPACTO,
 
UNA COMISIÓN CIENTÍFICA TRAYENDO CONSIGO VARIAS CAJAS
 
Y UN ENORME BULTO ENVUELTO Y PESADO.
 
ÉSTOS OBJETOS FUERON INTRODUCIDOS EN EL ENORME HÉRCULES Y
 
AL POCO TIEMPO LEVANTÓ VUELO SIN REGRESAR.
 
SERIA INTERESANTE SABER SI ESOS AVIONES Y COMISIONES
 
CIENTÍFICAS MILITARES, COMO LAS QUE INTEGRABAN SIMMONS Y HEIDE,
 
MAS QUE PERTENECER A LA NASA , O AL SERVICIO DIPLOMÁTICO,
 
NO PROVENDRÍAN DIRECTAMENTE DEL ATIC,
 
Y SABER TAMBIEN SI EL MISTERIOSO BULTO CONTENÍA PARTES O ELEMENTOS
 
DE LA NAVE EXTRATERRESTRE.
 

 PEDRO ROMANIUK

año 1979

 

 PEDRO ROMANIUK Y ALLEN HYNEK

 

QUE ES EL ATIC ?

 

 En los Estados Unidos, las Fuerzas Aéreas crearon a partir del año 1947, una comisión de encuesta o agencia investigadora que dependiera del A.T.I.C. (Air Technical Intelligence Center), que estaba instalado en la base aérea de Wrigth-Patterson, Daytona (Ohio). La misión de este órgano consistía en la obtención de informaciones sobre los aviones y los aparatos teledirigidos extranjeros, en realidad de trataba del servicio de Inteligencia de las Fuerzas Aéreas. Fué en esa época (1947) que el Secretario de Defensa de los EE.UU., James Forrestal le encargó al A.T.I.C. que realizase una investigación sobre estos extraños fenómenos, es así que el 30 de diciembre de 1947 el Secretario Forrestal firmó la orden instituyendo la creación de una comisión de encuesta que debía funcionar en el seno del A.T.I.C.. Dicha comisión recibió el nombre de Proyecto Signo. El mismo tuvo una efímera existencia y en general el público desconoció que la real causa de su desaparición fue que el personal que conformaba este proyecto, tanto oficiales como técnicos especializados de la Aviación Norteamericana, tuvieron la desafortunada idea de afirmar tras arduos y minuciosos estudios que los OVNIs existen y que son máquinas controladas por seres inteligentes y de procedencia extraterrestre.

Semejante conclusión puso en sobre aviso a los altos mandos militares del Pentágono, los cuales reaccionaron de una forma típicamente castrense ante lo que para ellos representaba una amenaza potencial contra la seguridad nacional, es decir según el informe, el espacio aéreo de los Estados Unidos era constantemente violado por unas máquinas desconocidas con una cualidades que daban miedo (aceleraban bruscamente de cero a varios miles de kilómetros por hora en unos segundos, repentinamente frenaban como si nada y cambiaban totalmente el rumbo sin inmutarse, podían quedar inmóviles en el espacio por tiempo indefinidos y luego con un despegue fulminante desaparecer de la vista, etc.). Era por lo tanto bastante comprensible que las autoridades tomaran una postura que proponía la más extremada cautela. Había que imponer la más rígida censura sobre aquellas informaciones y al mismo tiempo "calmar" a la opinión pública, hasta tanto no se tuviere mayor información sobre el verdadero origen, las características y las intenciones de estos fabulosos aparatos.
Así mediante la AFR 200-2 (Air Force Regulation 200-2) se castigaba con una multa que podía ascender hasta la suma de U$S 10.000, o diez años de cárcel, a todo oficial de la Aviación que revelase informes "clasificados" sobre OVNIs. De esta manera se comenzó a hacer callar la boca a los que sabían demasiado, un tiempo después la C.I.A. agregó una nueva cláusula a este esquema mediante la cual se exigía a la Aviación que "explicase" todas las observaciones de la manera que fuese, y que "desacreditaran" a los testigos importantes haciéndolos pasar por visionarios.
Sobre el mes de julio de 1948, los titulares del Proyecto Signo creyeron conveniente elevar un informe completísimo y "definitivo" al Pentágono. Este informe presentado como un documento de muchas páginas mecanografiadas y encuadernadas en unas tapas negras sobre las que se leía el texto TOP SECRET, se llegaba a la conclusión de que los OVNIs eran vehículos extraterrestres controlados, que de la gran cantidad de datos recogidos durante la gestión, sobre un gran número de ellos no habían tenido ninguna explicación normal. Este informe secretísimo fué eliminado de los archivos oficiales por medio de la incineración, solo subsistieron algunas copias del mismo, una de las cuales había llegado a manos del capitán Edward Ruppelt, cuando éste comenzó a dirigir el Proyecto Blue Book.

 



PROYECTO GRUDGE (PROJECT GRUDGE)

Al programa anterior le sucedió el Proyecto Grudge, el cual significó el inicio de una etapa oscura dentro de la investigación del fenómeno OVNI, una era oficial de actitudes totalmente escépticas, primordialmente se partía de la base de que los OVNIs no podían existir. Asimismo oficialmente significó un cambio en el personal y el alejamiento de los técnicos del Proyecto Signo, que tenían una posición amplia y positiva sobre el tema, y que apoyaban la idea de la existencia real de los OVNIs como naves extraterrestres dirigidas, que circunvolaban nuestro planeta.
Este negativo programa para la investigación del fenómeno OVNI, fué oficialmente disuelto el 27 de diciembre de 1949, dejando tras de sí, un voluminoso informe de más de 550 páginas, sobre las investigaciones realizadas durante el tiempo de su gestión. A este completo informe le fué dado el título oficial de "Objetos Volantes No Identificados - Proyecto Grudge. Informe Técnico nº102-AC-49/15-100". Su formato era típicamente militar, es decir conformado por un texto principal que tenía una breve discusión del problema, y acompañado con diversos Anexos con conclusiones y proposiciones, que servían de apoyo al texto principal. En dichos Anexos se detallaba el análisis de las distintas investigaciones que el grupo había realizado sobre los avistamientos registrados, el porcentaje de probabilidad de su existencia, etc.. Con el apoyo de la sección psicológica del Laboratorio de Medicina Aérea explicaron: "..existen bastantes razones psicológicas para explicar satisfactoriamente las observaciones que no tienen una explicación positiva...", éste informe añadía que algunas personas ven bailar "manchas o moscas ante los ojos", debidas a partículas sólidas que flotan en el humor acuoso del ojo y que proyectan sombras sobre la retina. Otras observaciones graciosas decían que se debían pura y simplemente a sujetos imaginativos, otros porcentajes se adjudicaban a globos sonda, o le daban una explicación astronómica, por ejemplo cuerpos celestes o meteoros, o simplemente lo designaban como fraudes, observaciones muy imprecisas o podrían atribuirse a avistamientos de aviones.
Comentando estas resoluciones el capitán Ruppelt dijo: "...por lo visto todos los observadores de OVNIs fueron miopes y/o imbéciles declarados...".
En el último Anexo los miembros del Proyecto Grudge declaraban: "...queda un 23% de observaciones que no podemos explicar, pero a las que, sin embargo hay que hallar una explicación, porque nosotros no creemos en los platillos volantes (sic)...". Como premisa final, antes de desaparecer, el Proyecto Grudge dictaminó: "..Las Fuerzas Aéreas de los Estados Unidos anuncian que después de dos años de investigación, pueden afirmar que no existen los platillos voladores..." 
En tanto el A.T.I.C. continuaba recibiendo datos e informes de todo tipo que guardaba automáticamente en cajones o bien posiblemente algunos iban a parar al canasto de los papeles, donde seguramente muchos de ellos se tiraban sin ni siquiera ser leídos. Precisamente durante el mes de Enero de 1951, el capitán Edward J. Ruppelt fué llamado de nuevo al servicio activo, siendo destinado al A.T.I.C. como oficial de información. Poco tiempo después se le encargó que procediese a un minucioso estudio sobre la situación hasta la fecha del tema de los OVNIs, misión que cumplió al pie de la letra y con detallados informes que entregó al Pentágono para su posterior análisis.-

 



PROYECTO LIBRO AZUL (PROJECT BLUE BOOK)

Así estaban las cosas cuando el A.T.I.C. recibió la orden de crear una agencia especial que se ocupase de los OVNIs. Esta agencia edificada sobre las cenizas de los proyectos Signo y Grudge, recibió el nombre de Proyecto Libro Azul, y su dirección fué confiada al capitán Edward J. Ruppelt, al que se consideraba ya como un especialista en la cuestión. Dicho proyecto en el transcurso de su existencia recorrió miles de kilómetros en el camino de sus encuestas con los distintos observadores, comprobaron centenares de informes y analizaron varios millares de avistajes.
A comienzos del año 1953, Ruppelt organizó una asamblea de sabios, a los que durante dos días expuso lo que el A.T.I.C. bajo su dirección, había hecho hasta la fecha. De 1947 a finales de 1952 se recibieron 4.400 informes. En Febrero del año 1962, las Fuerzas Aéreas de los Estados Unidos declararon oficialmente que: "...tras quince años de investigaciones sobre los informe relativos a platillos volantes, se ha demostrados que ninguno de los 7.000 OVNIs sobre los cuales se ha investigado, eran una nave espacial procedente de otros planetas...". Las investigaciones del Proyecto Libro Azul, iniciados en 1947 dieron como resultado que no existían pruebas de vehículos extraterrestres bajo control inteligente, ni de avances tecnológicos superiores al alcance de la ciencia moderna, ni de una amenaza a la seguridad nacional. La mayor parte de los informes sobre OVNIs, según el Proyecto Libro Azul, se referían a aviones, satélites, fenómenos astronómicos, globos, pájaros, luces, bromas, etc..
Pero a pesar de éstas escépticas conclusiones a las que había arribado el A.T.I.C., los OVNIs no interrumpieron su actividad, en espera de que estos "programas" se pronunciasen sobre su existencia o no. por el contrario continuaron manifestándose, para no dejar que se enfriase el interés popular.-

 

 Semejante conclusión puso en sobre aviso a los altos mandos militares del Pentágono, los cuales reaccionaron de una forma típicamente castrense ante lo que para ellos representaba una amenaza potencial contra la seguridad nacional, es decir según el informe, el espacio aéreo de los Estados Unidos era constantemente violado por unas máquinas desconocidas con una cualidades que daban miedo (aceleraban bruscamente de cero a varios miles de kilómetros por hora en unos segundos, repentinamente frenaban como si nada y cambiaban totalmente el rumbo sin inmutarse, podían quedar inmóviles en el espacio por tiempo indefinidos y luego con un despegue fulminante desaparecer de la vista, etc.). Era por lo tanto bastante comprensible que las autoridades tomaran una postura que proponía la más extremada cautela. Había que imponer la más rígida censura sobre aquellas informaciones y al mismo tiempo "calmar" a la opinión pública, hasta tanto no se tuviere mayor información sobre el verdadero origen, las características y las intenciones de estos fabulosos aparatos.

Así mediante la AFR 200-2 (Air Force Regulation 200-2) se castigaba con una multa que podía ascender hasta la suma de U$S 10.000, o diez años de cárcel, a todo oficial de la Aviación que revelase informes "clasificados" sobre OVNIs. De esta manera se comenzó a hacer callar la boca a los que sabían demasiado, un tiempo después la C.I.A. agregó una nueva cláusula a este esquema mediante la cual se exigía a la Aviación que "explicase" todas las observaciones de la manera que fuese, y que "desacreditaran" a los testigos importantes haciéndolos pasar por visionarios.
Sobre el mes de julio de 1948, los titulares del Proyecto Signo creyeron conveniente elevar un informe completísimo y "definitivo" al Pentágono. Este informe presentado como un documento de muchas páginas mecanografiadas y encuadernadas en unas tapas negras sobre las que se leía el texto TOP SECRET, se llegaba a la conclusión de que los OVNIs eran vehículos extraterrestres controlados, que de la gran cantidad de datos recogidos durante la gestión, sobre un gran número de ellos no habían tenido ninguna explicación normal. Este informe secretísimo fué eliminado de los archivos oficiales por medio de la incineración, solo subsistieron algunas copias del mismo, una de las cuales había llegado a manos del capitán Edward Ruppelt, cuando éste comenzó a dirigir el Proyecto Blue Book.

 

 Así mediante la AFR 200-2 (Air Force Regulation 200-2) se castigaba con una multa que podía ascender hasta la suma de U$S 10.000, o diez años de cárcel, a todo oficial de la Aviación que revelase informes "clasificados" sobre OVNIs. De esta manera se comenzó a hacer callar la boca a los que sabían demasiado, un tiempo después la C.I.A. agregó una nueva cláusula a este esquema mediante la cual se exigía a la Aviación que "explicase" todas las observaciones de la manera que fuese, y que "desacreditaran" a los testigos importantes haciéndolos pasar por visionarios.

Sobre el mes de julio de 1948, los titulares del Proyecto Signo creyeron conveniente elevar un informe completísimo y "definitivo" al Pentágono. Este informe presentado como un documento de muchas páginas mecanografiadas y encuadernadas en unas tapas negras sobre las que se leía el texto TOP SECRET, se llegaba a la conclusión de que los OVNIs eran vehículos extraterrestres controlados, que de la gran cantidad de datos recogidos durante la gestión, sobre un gran número de ellos no habían tenido ninguna explicación normal. Este informe secretísimo fué eliminado de los archivos oficiales por medio de la incineración, solo subsistieron algunas copias del mismo, una de las cuales había llegado a manos del capitán Edward Ruppelt, cuando éste comenzó a dirigir el Proyecto Blue Book.

 Sobre el mes de julio de 1948, los titulares del Proyecto Signo creyeron conveniente elevar un informe completísimo y "definitivo" al Pentágono. Este informe presentado como un documento de muchas páginas mecanografiadas y encuadernadas en unas tapas negras sobre las que se leía el texto TOP SECRET, se llegaba a la conclusión de que los OVNIs eran vehículos extraterrestres controlados, que de la gran cantidad de datos recogidos durante la gestión, sobre un gran número de ellos no habían tenido ninguna explicación normal. Este informe secretísimo fué eliminado de los archivos oficiales por medio de la incineración, solo subsistieron algunas copias del mismo, una de las cuales había llegado a manos del capitán Edward Ruppelt, cuando éste comenzó a dirigir el Proyecto Blue Book.

 

 

PROYECTO GRUDGE (PROJECT GRUDGE)


Al programa anterior le sucedió el Proyecto Grudge, el cual significó el inicio de una etapa oscura dentro de la investigación del fenómeno OVNI, una era oficial de actitudes totalmente escépticas, primordialmente se partía de la base de que los OVNIs no podían existir. Asimismo oficialmente significó un cambio en el personal y el alejamiento de los técnicos del Proyecto Signo, que tenían una posición amplia y positiva sobre el tema, y que apoyaban la idea de la existencia real de los OVNIs como naves extraterrestres dirigidas, que circunvolaban nuestro planeta.
Este negativo programa para la investigación del fenómeno OVNI, fué oficialmente disuelto el 27 de diciembre de 1949, dejando tras de sí, un voluminoso informe de más de 550 páginas, sobre las investigaciones realizadas durante el tiempo de su gestión. A este completo informe le fué dado el título oficial de "Objetos Volantes No Identificados - Proyecto Grudge. Informe Técnico nº102-AC-49/15-100". Su formato era típicamente militar, es decir conformado por un texto principal que tenía una breve discusión del problema, y acompañado con diversos Anexos con conclusiones y proposiciones, que servían de apoyo al texto principal. En dichos Anexos se detallaba el análisis de las distintas investigaciones que el grupo había realizado sobre los avistamientos registrados, el porcentaje de probabilidad de su existencia, etc.. Con el apoyo de la sección psicológica del Laboratorio de Medicina Aérea explicaron: "..existen bastantes razones psicológicas para explicar satisfactoriamente las observaciones que no tienen una explicación positiva...", éste informe añadía que algunas personas ven bailar "manchas o moscas ante los ojos", debidas a partículas sólidas que flotan en el humor acuoso del ojo y que proyectan sombras sobre la retina. Otras observaciones graciosas decían que se debían pura y simplemente a sujetos imaginativos, otros porcentajes se adjudicaban a globos sonda, o le daban una explicación astronómica, por ejemplo cuerpos celestes o meteoros, o simplemente lo designaban como fraudes, observaciones muy imprecisas o podrían atribuirse a avistamientos de aviones.
Comentando estas resoluciones el capitán Ruppelt dijo: "...por lo visto todos los observadores de OVNIs fueron miopes y/o imbéciles declarados...".
En el último Anexo los miembros del Proyecto Grudge declaraban: "...queda un 23% de observaciones que no podemos explicar, pero a las que, sin embargo hay que hallar una explicación, porque nosotros no creemos en los platillos volantes (sic)...". Como premisa final, antes de desaparecer, el Proyecto Grudge dictaminó: "..Las Fuerzas Aéreas de los Estados Unidos anuncian que después de dos años de investigación, pueden afirmar que no existen los platillos voladores..." 
En tanto el A.T.I.C. continuaba recibiendo datos e informes de todo tipo que guardaba automáticamente en cajones o bien posiblemente algunos iban a parar al canasto de los papeles, donde seguramente muchos de ellos se tiraban sin ni siquiera ser leídos. Precisamente durante el mes de Enero de 1951, el capitán Edward J. Ruppelt fué llamado de nuevo al servicio activo, siendo destinado al A.T.I.C. como oficial de información. Poco tiempo después se le encargó que procediese a un minucioso estudio sobre la situación hasta la fecha del tema de los OVNIs, misión que cumplió al pie de la letra y con detallados informes que entregó al Pentágono para su posterior análisis.-

 Al programa anterior le sucedió el Proyecto Grudge, el cual significó el inicio de una etapa oscura dentro de la investigación del fenómeno OVNI, una era oficial de actitudes totalmente escépticas, primordialmente se partía de la base de que los OVNIs no podían existir. Asimismo oficialmente significó un cambio en el personal y el alejamiento de los técnicos del Proyecto Signo, que tenían una posición amplia y positiva sobre el tema, y que apoyaban la idea de la existencia real de los OVNIs como naves extraterrestres dirigidas, que circunvolaban nuestro planeta.

Este negativo programa para la investigación del fenómeno OVNI, fué oficialmente disuelto el 27 de diciembre de 1949, dejando tras de sí, un voluminoso informe de más de 550 páginas, sobre las investigaciones realizadas durante el tiempo de su gestión. A este completo informe le fué dado el título oficial de "Objetos Volantes No Identificados - Proyecto Grudge. Informe Técnico nº102-AC-49/15-100". Su formato era típicamente militar, es decir conformado por un texto principal que tenía una breve discusión del problema, y acompañado con diversos Anexos con conclusiones y proposiciones, que servían de apoyo al texto principal. En dichos Anexos se detallaba el análisis de las distintas investigaciones que el grupo había realizado sobre los avistamientos registrados, el porcentaje de probabilidad de su existencia, etc.. Con el apoyo de la sección psicológica del Laboratorio de Medicina Aérea explicaron: "..existen bastantes razones psicológicas para explicar satisfactoriamente las observaciones que no tienen una explicación positiva...", éste informe añadía que algunas personas ven bailar "manchas o moscas ante los ojos", debidas a partículas sólidas que flotan en el humor acuoso del ojo y que proyectan sombras sobre la retina. Otras observaciones graciosas decían que se debían pura y simplemente a sujetos imaginativos, otros porcentajes se adjudicaban a globos sonda, o le daban una explicación astronómica, por ejemplo cuerpos celestes o meteoros, o simplemente lo designaban como fraudes, observaciones muy imprecisas o podrían atribuirse a avistamientos de aviones.
Comentando estas resoluciones el capitán Ruppelt dijo: "...por lo visto todos los observadores de OVNIs fueron miopes y/o imbéciles declarados...".
En el último Anexo los miembros del Proyecto Grudge declaraban: "...queda un 23% de observaciones que no podemos explicar, pero a las que, sin embargo hay que hallar una explicación, porque nosotros no creemos en los platillos volantes (sic)...". Como premisa final, antes de desaparecer, el Proyecto Grudge dictaminó: "..Las Fuerzas Aéreas de los Estados Unidos anuncian que después de dos años de investigación, pueden afirmar que no existen los platillos voladores..." 
En tanto el A.T.I.C. continuaba recibiendo datos e informes de todo tipo que guardaba automáticamente en cajones o bien posiblemente algunos iban a parar al canasto de los papeles, donde seguramente muchos de ellos se tiraban sin ni siquiera ser leídos. Precisamente durante el mes de Enero de 1951, el capitán Edward J. Ruppelt fué llamado de nuevo al servicio activo, siendo destinado al A.T.I.C. como oficial de información. Poco tiempo después se le encargó que procediese a un minucioso estudio sobre la situación hasta la fecha del tema de los OVNIs, misión que cumplió al pie de la letra y con detallados informes que entregó al Pentágono para su posterior análisis.-

 Este negativo programa para la investigación del fenómeno OVNI, fué oficialmente disuelto el 27 de diciembre de 1949, dejando tras de sí, un voluminoso informe de más de 550 páginas, sobre las investigaciones realizadas durante el tiempo de su gestión. A este completo informe le fué dado el título oficial de "Objetos Volantes No Identificados - Proyecto Grudge. Informe Técnico nº102-AC-49/15-100". Su formato era típicamente militar, es decir conformado por un texto principal que tenía una breve discusión del problema, y acompañado con diversos Anexos con conclusiones y proposiciones, que servían de apoyo al texto principal. En dichos Anexos se detallaba el análisis de las distintas investigaciones que el grupo había realizado sobre los avistamientos registrados, el porcentaje de probabilidad de su existencia, etc.. Con el apoyo de la sección psicológica del Laboratorio de Medicina Aérea explicaron: "..existen bastantes razones psicológicas para explicar satisfactoriamente las observaciones que no tienen una explicación positiva...", éste informe añadía que algunas personas ven bailar "manchas o moscas ante los ojos", debidas a partículas sólidas que flotan en el humor acuoso del ojo y que proyectan sombras sobre la retina. Otras observaciones graciosas decían que se debían pura y simplemente a sujetos imaginativos, otros porcentajes se adjudicaban a globos sonda, o le daban una explicación astronómica, por ejemplo cuerpos celestes o meteoros, o simplemente lo designaban como fraudes, observaciones muy imprecisas o podrían atribuirse a avistamientos de aviones.

Comentando estas resoluciones el capitán Ruppelt dijo: "...por lo visto todos los observadores de OVNIs fueron miopes y/o imbéciles declarados...".
En el último Anexo los miembros del Proyecto Grudge declaraban: "...queda un 23% de observaciones que no podemos explicar, pero a las que, sin embargo hay que hallar una explicación, porque nosotros no creemos en los platillos volantes (sic)...". Como premisa final, antes de desaparecer, el Proyecto Grudge dictaminó: "..Las Fuerzas Aéreas de los Estados Unidos anuncian que después de dos años de investigación, pueden afirmar que no existen los platillos voladores..." 
En tanto el A.T.I.C. continuaba recibiendo datos e informes de todo tipo que guardaba automáticamente en cajones o bien posiblemente algunos iban a parar al canasto de los papeles, donde seguramente muchos de ellos se tiraban sin ni siquiera ser leídos. Precisamente durante el mes de Enero de 1951, el capitán Edward J. Ruppelt fué llamado de nuevo al servicio activo, siendo destinado al A.T.I.C. como oficial de información. Poco tiempo después se le encargó que procediese a un minucioso estudio sobre la situación hasta la fecha del tema de los OVNIs, misión que cumplió al pie de la letra y con detallados informes que entregó al Pentágono para su posterior análisis.-

 Comentando estas resoluciones el capitán Ruppelt dijo: "...por lo visto todos los observadores de OVNIs fueron miopes y/o imbéciles declarados...".

En el último Anexo los miembros del Proyecto Grudge declaraban: "...queda un 23% de observaciones que no podemos explicar, pero a las que, sin embargo hay que hallar una explicación, porque nosotros no creemos en los platillos volantes (sic)...". Como premisa final, antes de desaparecer, el Proyecto Grudge dictaminó: "..Las Fuerzas Aéreas de los Estados Unidos anuncian que después de dos años de investigación, pueden afirmar que no existen los platillos voladores..." 
En tanto el A.T.I.C. continuaba recibiendo datos e informes de todo tipo que guardaba automáticamente en cajones o bien posiblemente algunos iban a parar al canasto de los papeles, donde seguramente muchos de ellos se tiraban sin ni siquiera ser leídos. Precisamente durante el mes de Enero de 1951, el capitán Edward J. Ruppelt fué llamado de nuevo al servicio activo, siendo destinado al A.T.I.C. como oficial de información. Poco tiempo después se le encargó que procediese a un minucioso estudio sobre la situación hasta la fecha del tema de los OVNIs, misión que cumplió al pie de la letra y con detallados informes que entregó al Pentágono para su posterior análisis.-

 En el último Anexo los miembros del Proyecto Grudge declaraban: "...queda un 23% de observaciones que no podemos explicar, pero a las que, sin embargo hay que hallar una explicación, porque nosotros no creemos en los platillos volantes (sic)...". Como premisa final, antes de desaparecer, el Proyecto Grudge dictaminó: "..Las Fuerzas Aéreas de los Estados Unidos anuncian que después de dos años de investigación, pueden afirmar que no existen los platillos voladores..." 

En tanto el A.T.I.C. continuaba recibiendo datos e informes de todo tipo que guardaba automáticamente en cajones o bien posiblemente algunos iban a parar al canasto de los papeles, donde seguramente muchos de ellos se tiraban sin ni siquiera ser leídos. Precisamente durante el mes de Enero de 1951, el capitán Edward J. Ruppelt fué llamado de nuevo al servicio activo, siendo destinado al A.T.I.C. como oficial de información. Poco tiempo después se le encargó que procediese a un minucioso estudio sobre la situación hasta la fecha del tema de los OVNIs, misión que cumplió al pie de la letra y con detallados informes que entregó al Pentágono para su posterior análisis.-

 En tanto el A.T.I.C. continuaba recibiendo datos e informes de todo tipo que guardaba automáticamente en cajones o bien posiblemente algunos iban a parar al canasto de los papeles, donde seguramente muchos de ellos se tiraban sin ni siquiera ser leídos. Precisamente durante el mes de Enero de 1951, el capitán Edward J. Ruppelt fué llamado de nuevo al servicio activo, siendo destinado al A.T.I.C. como oficial de información. Poco tiempo después se le encargó que procediese a un minucioso estudio sobre la situación hasta la fecha del tema de los OVNIs, misión que cumplió al pie de la letra y con detallados informes que entregó al Pentágono para su posterior análisis.-

 

 

 PROYECTO LIBRO AZUL (PROJECT BLUE BOOK)


Así estaban las cosas cuando el A.T.I.C. recibió la orden de crear una agencia especial que se ocupase de los OVNIs. Esta agencia edificada sobre las cenizas de los proyectos Signo y Grudge, recibió el nombre de Proyecto Libro Azul, y su dirección fué confiada al capitán Edward J. Ruppelt, al que se consideraba ya como un especialista en la cuestión. Dicho proyecto en el transcurso de su existencia recorrió miles de kilómetros en el camino de sus encuestas con los distintos observadores, comprobaron centenares de informes y analizaron varios millares de avistajes.
A comienzos del año 1953, Ruppelt organizó una asamblea de sabios, a los que durante dos días expuso lo que el A.T.I.C. bajo su dirección, había hecho hasta la fecha. De 1947 a finales de 1952 se recibieron 4.400 informes. En Febrero del año 1962, las Fuerzas Aéreas de los Estados Unidos declararon oficialmente que: "...tras quince años de investigaciones sobre los informe relativos a platillos volantes, se ha demostrados que ninguno de los 7.000 OVNIs sobre los cuales se ha investigado, eran una nave espacial procedente de otros planetas...". Las investigaciones del Proyecto Libro Azul, iniciados en 1947 dieron como resultado que no existían pruebas de vehículos extraterrestres bajo control inteligente, ni de avances tecnológicos superiores al alcance de la ciencia moderna, ni de una amenaza a la seguridad nacional. La mayor parte de los informes sobre OVNIs, según el Proyecto Libro Azul, se referían a aviones, satélites, fenómenos astronómicos, globos, pájaros, luces, bromas, etc..
Pero a pesar de éstas escépticas conclusiones a las que había arribado el A.T.I.C., los OVNIs no interrumpieron su actividad, en espera de que estos "programas" se pronunciasen sobre su existencia o no. por el contrario continuaron manifestándose, para no dejar que se enfriase el interés popular.-

 

 Así estaban las cosas cuando el A.T.I.C. recibió la orden de crear una agencia especial que se ocupase de los OVNIs. Esta agencia edificada sobre las cenizas de los proyectos Signo y Grudge, recibió el nombre de Proyecto Libro Azul, y su dirección fué confiada al capitán Edward J. Ruppelt, al que se consideraba ya como un especialista en la cuestión. Dicho proyecto en el transcurso de su existencia recorrió miles de kilómetros en el camino de sus encuestas con los distintos observadores, comprobaron centenares de informes y analizaron varios millares de avistajes.

 A comienzos del año 1953, Ruppelt organizó una asamblea de sabios, a los que durante dos días expuso lo que el A.T.I.C. bajo su dirección, había hecho hasta la fecha. De 1947 a finales de 1952 se recibieron 4.400 informes. En Febrero del año 1962, las Fuerzas Aéreas de los Estados Unidos declararon oficialmente que: "...tras quince años de investigaciones sobre los informe relativos a platillos volantes, se ha demostrados que ninguno de los 7.000 OVNIs sobre los cuales se ha investigado, eran una nave espacial procedente de otros planetas...". Las investigaciones del Proyecto Libro Azul, iniciados en 1947 dieron como resultado que no existían pruebas de vehículos extraterrestres bajo control inteligente, ni de avances tecnológicos superiores al alcance de la ciencia moderna, ni de una amenaza a la seguridad nacional. La mayor parte de los informes sobre OVNIs, según el Proyecto Libro Azul, se referían a aviones, satélites, fenómenos astronómicos, globos, pájaros, luces, bromas, etc..

Pero a pesar de éstas escépticas conclusiones a las que había arribado el A.T.I.C., los OVNIs no interrumpieron su actividad, en espera de que estos "programas" se pronunciasen sobre su existencia o no. por el contrario continuaron manifestándose, para no dejar que se enfriase el interés popular.-

 Pero a pesar de éstas escépticas conclusiones a las que había arribado el A.T.I.C., los OVNIs no interrumpieron su actividad, en espera de que estos "programas" se pronunciasen sobre su existencia o no. por el contrario continuaron manifestándose, para no dejar que se enfriase el interés popular.-

 

 

 

 

PROYECTO MOONDUST

 

 DOCUMENTOS DESCLASIFICADOS CONFIRMAN QUE EL PROYECTO MOONDUST ESTUVO

INVOLUCRADO EN EL UFO CRASH DE LA FRONTERA ARGENTINO BOLIVIANA 

 

 

Project Moondust - Santa Cruz, Bolivia Object Recovery

 Project Moondust: Santa Cruz, Bolivia Object Recovery,

May 1978 (212k)

These 2 pages of documentation were forwarded to the State Department by the CIA and detail the crash of "an unidentified object" in Bolivian territory in May 1978. The object was reportedly 4 meters in diameter and Bolivian authorities had sealed off an area of 200 km around the crash site.

 

 DICE : MAYO 1978

 

Éstas 2 paginas fueron enviadas por la CIA al DEPARTAMENTO DE ESTADO

Y DETALLAN EL CRASH DE UN UFO EN EL TERRITORIO BOLIVIANO EN MAYO DE 1978.

EL OBJETO FUE REPORTADO COMO DE 4 METROS DE DIÁMETRO Y

LAS AUTORIDADES BOLIVIANAS HAN SELLADO UN AREA DE 200 KM ALREDEDOR

DEL LUGAR DEL IMPACTO. 

 

 


 

 Air Intelligence Agency

 

 

 "MOON DUST," the prominent governmental space debris and UFO retrieval program designed to locate, recover, and deliver descended foreign space vehicles back to Wright Patterson Foreign Technology Division headquarters for analysis and exploitation.

 


     The incident association with project MOON DUST intensifies these questions; what was the level of involvement of MOON DUST personnel and what did they hope to gain or hide in Bolivia?

 http://www.ufoinfo.com/news/ufocrashconfirmed.shtml

 

 

 TRADUCCIÓN:

 

MOON DUST , EL PROMINENTE PROGRAMA  GUBERNAMENTAL PARA EL RECUPERO DE

RESTOS ESPACIALES Y UFOS .

FUE DISEÑADO PARA RECUPERAR Y ENVIAR VEHÍCULOS ESPACIALES

DE REGRESO A WRIGHT PATTERSON , COMANDO CENTRAL DIVISIÓN DE TECNOLOGÍAS

FORÁNEAS PARA EL ANÁLISIS Y EXPLOTACIÓN.

LA ASOCIACIÓN DE ÉSTE INCIDENTE CON MOONDUST INTENSIFICA ÉSTAS PREGUNTAS:

 

¿ CUÁL ERA EL NIVEL DE COMPROMISO DEL PERSONAL DE MOONDUST Y

QUE ESPERABAN OBTENER O ESCONDER EN BOLIVIA ? 

 

 

 

 MÁS DOCUMENTOS DESCLASIFICADOS

Project Moon Dust

 

Project MOON DUST was an operation to recover objects and debris from space vehicles that had survived re-entry from space to earth.  However, there have been many rumors about the project which connected it to the UFO phenomenon.

  1. Project Moon Dust Files [22 Pages] - Recently Released from the Department of State
  2.  Project Moon Dust Files [2 Pages] - Also released from the Department of State, declassified by the CIA.
  3.  Project Moon Dust Files [4 Pages, 1mb]

 

NOTA : El punto número 2 que no están los documentos los reproduzco a continuación

 

Project Moondust - Santa Cruz, Bolivia Object Recovery

 Project Moondust: Santa Cruz, Bolivia Object Recovery, May 1978 (212k)

These 2 pages of documentation were forwarded to the State Department by the CIA and detail the crash of "an unidentified object" in Bolivian territory in May 1978. The object was reportedly 4 meters in diameter and Bolivian authorities had sealed off an area of 200 km around the crash site.

 

 

 

 _______________________________________________________________________

 

 Ya hemos avanzado a la parte más interesante del misterio,

donde se revelará la verdadera identidad de uno de los militares norteamericanos.

 

 

¿ QUIÉN ES EN REALIDAD ÉSTE MILITAR ?

 

 

 

ENTRE LAS DOS FOTOGRAFÍAS HAY  22 AÑOS DE DIFERENCIA
 

 

 Menuda sorpresa me llevé cuando investigando en el caso, dí con ésta fotografía,

pues queda en claro de que son la misma persona.

No obstante me dije no puede ser,

entonces indagé a fondo en su identidad y trabajo.

La sorpresa fue entonces aún mayor,

pero antes de continuar veamos éste video,

creo que lo que denuncia su esposa es revelador.

Al menos a lo que respecta a su identidad y funciones .

 

 

 

 

 ÉSTE VIDEO , ES UN FRAGMENTO DE UNO MAS LARGO

CUYO TEXTO PUEDEN ENCONTRAR AQUÍ:

http://www.docstoc.com/docs/78841224/talk_UFO-Skywatch-conference_May-09

 

 

 

¿ QUE HACÍA MARK RICHARDS EN BOLIVIA ?

 

 

  MARK RICHARDS  ERA CAPITAN Y DIRECTOR DEL PROYECTO MOONDUST.

SU ABUELO ESTUVO INVOLUCRADO CON TESLA, COANDA, HUBBLE y GODDARD.

SU PADRE PARTICIPÓ CON BYRD EN LA OPERACIÓN HIGHJUMP A LA ANTARTIDA

Y LA LISTA SIGUE.

LO QUE DENUNCIA SU ESPOSA DESDE HACE 12 AÑOS ES SORPRENDENTE ,

MUCHO PARECE CIENCIA FICCIÓN,

PERO LO CONCRETO ES QUE MARK RICHARDS ESTUVO EN BOLIVIA

Y QUE RECUPERARON SECRETAMENTE COMO DICE EL PROFESOR ROMANIUK 

UN OBJETO DE ORIGEN DESCONOCIDO.

LO DEMÁS ES CUESTIONABLE Y HABRÍA QUE PROBARLO.

EL UFO CRASH TODAVÍA TIENE CAMINO POR RECORRER,

JO ANN RICHARDS PROMETE MÁS EVIDENCIAS ,

 QUIZÁS EN POCO TIEMPO SE SEPA LA VERDAD DE LO QUE REALMENTE

SUCEDIÓ ESE 6 DE MAYO DE 1978 EN LA FRONTERA ARGENTINO BOLIVIANA.

 LO CIERTO ES QUE EL DIRECTOR DEL PROYECTO MOONDUST

ESTUVO EN BOLIVIA Y SE LLEVÓ DE ALLÍ UN OVNI QUE SE ESTRELLÓ EL

6 DE MAYO DE 1978.

 

 

JO ANN Y MARK RICHARDS

 

 

 

PRÓXIMAS PONENCIAS DE JO ANN RICHARDS EN REINO UNIDO

 

 
 
 

INVESTIGACIÓN Y TEXTO :  Bibiana Bryson

RED RADIO ARGENTINA

21 de julio de 2011

 

 SE AUTORIZA SU DIFUSIÓN SI ES DE MANERA COMPLETA

 

 ___________________________________________________________________

 

  ARCHIVO

 
TODAS LAS NOVEDADES SOBRE LA VERDADERA IDENTIDAD
DE UNO DE LOS MILITARES NORTEAMERICANOS
QUE ESTUVO EN EL LUGAR DEL IMPACTO
 
 
 
 CONTINÚA AQUÍ: