Bibiana Bryson

RED ARGENTINA DE INVESTIGACION OVNI

          ENTREVISTA EXCLUSIVA AL INVESTIGADOR NICOLÁS OJEDA 

 

 IMPACTANTES DECLARACIONES SOBRE LA OVNILOGÍA ARGENTINA

 

 Entrevista exclusiva ( ésta es la versión light de la misma,

en el futuro el investigador Nicolás Ojeda decidirá si me autoriza a difundirla completa )

 al investigador con la mas dilatada  trayectoria en la investigación OVNI de la Argentina,

el señor Nicolás Ojeda, con mas de 57 años  en éste campo,

nos contará su opinión personal sobre el pasado y presente de la ovnilogía en el país y el

mundo, desclasificación, comisiones, ocultamiento y Parravicini

en cuanto al fenómeno OVNI se refiere.

 

 

 

 

_____________________________________________

 

 AVISO

 

DENUNCIA PENAL EN CURSO POR ATAQUES CIBERNÉTICOS A MI PERSONA

CON IP DETECTADAS EN CAPITAL, BUENOS AIRES, CÓRDOBA Y LA MESOPOTAMIA

 

 

 

 LINK PARA ASESORARSE EN EL CASO DE QUE LE SUCEDA A USTED

 http://www.informaticalegal.com.ar/2010/10/03/como-denunciar-un-delito-informatico/

 

 

         

FEBRERO 2014 

 

TEMA PARRAVICINI

 

Me he enterado por terceros de que existen personas mal intencionadas

y calumniadoras que están utilizando el material  que me dejara

la asistente del profesor ERÚ para LUCRAR con el,

realizando libros, charlas y conferencias.

Quiero recordarles que BSP  regaló entre sus amistades toda su obra psicográfica

y nunca lucro con el mismo,  

yo las di a conocer gratuitamente como corresponde,

 NO PAGUEN para escuchar a CHARLATANES que viajan por el mundo

LUCRANDO con su obra jactándose de ser GURUS del tema.

Ellos son meros interpretes dando su opinión personal

sobre los dibujos y textos.

En cuanto a el lejanísimo familiar que cree que por tener un par de genes

en común tiene el derecho de calumniar y difamar a las personas,

en breve le respondo con  un video donde queda demostrado

la procedencia del material que me fuera dado en custodia,

no se donde se ocultará luego de verlo. 

Parece que ese par de genes en común que tiene con el gran BSP

son precisamente los que el NUNCA utilizó y son

lo que regulan la tendencia a  la mentira y el engaño,

en éste caso en busca de  protagonismo .

Suele haber ovejas negras en las familias,

es lamentable que éste sea el caso, 

que Dios y BSP  la perdonen por el daño que le está haciendo

a la obra de Parravicini. 

 

 _____________________________________________________________

 

PARRAVICINI 2

 

VIDEO

 

 RESUMEN Y EXPLICATIVO CRONOLÓGICO DOCUMENTADO SOBRE 

 

EL ORIGEN Y DESTINO DE LA OBRA DE BSP CONTADO EN PRIMERA PERSONA 
POR SILVIA " KITTY " Y TEXTO DE UN LIBRO DE PEDRO ROMANIUK
"UNA CORTESÍA PARA LOS CALUMNIADORES Y OPORTUNISTAS DE TURNO QUE LUCRAN CON EL MATERIAL QUE DI A CONOCER GRATUITAMENTE "

ES LAMENTABLE QUE DEBA DEDICARME A REALIZAR ÉSTE VIDEO
PARA ACLARAR LA VERDAD POR CULPA DE LOS MENTIROSOS Y DIFAMADORES
QUE SON PASIBLES DE SER DEMANDADOS POR LA CAMPAÑA DE MENTIRAS HACIA MI PERSONA.

*RECUERDEN

PARRAVICINI NUNCA LUCRO CON SUS DIBUJOS PSICOGRÁFICOS, LOS REGALÓ ENTRE SUS AMIGOS MIENTRAS ESTUVO VIVO, ES DECIR ERÚ, PAKULA Y ROMANIUK ( via ERÚ-SILVIA ), ELLOS LOS PUBLICARON PARA DIFUNDIR SU OBRA, ESOS DIBUJOS SON LOS VERDADEROS LOS DEMÁS EN UN 99% TOMARON EL MATERIAL DE ELLOS SIN CITAR LA FUENTE PARA SUS PUBLICACIONES.

NO ASISTAN A LUGARES DONDE LES QUIERAN COBRAR MAS DE LO RAZONABLE PARA CUBRIR GASTOS, PARA HABLAR DE SU OBRA, EN TODO CASO CON ESE DINERO ADQUIERAN LOS LIBROS DE LOS AUTORES 
MENCIONADOS,LO MEJOR ES IR A LA FUENTE.

*MI MAS COMPLETO REPUDIO A LOS QUE LUCRAN Y MIENTEN CON LA OBRA DE BSP.

 

  

 

 

 

 _________________________________________________________________

 

 

ÉSTE SITIO SE ENCUENTRA EN MANTENIMIENTO

PARA SEGUIR LAS NOVEDADES IR A

 

 http://www.facebook.com/bibiana.bryson

 

 

 


 




   OVNI EN MONTE HERMOSO , CASO RESUELTO

 

 Me enviaron un video
que pertenece a Leandro Mitilli, en el mismo se pueden apreciar lo que parecen ser las evoluciones de luces flotando sobre el agua en MONTE HERMOSO,
que muchos confundieron con OVNIS,
pero en realidad se trata de una ilusión óptica denominado FATA MORGANA.

 
 
 
 
 CAPTURAS DEL VIDEO DE MONTE HERMOSO  A LA IZQUIERDA
 
 
 
¿ Qué es el efecto FATA MORGANA ?


El efecto Fata Morgana recibe su nombre del italiano fata Morgana (es decir: hada Morgana), en referencia a la hermanastra del Rey Arturo (Morgan le Fay) que, según la leyenda, era un hada cambiante.
Es un espejismo o ilusión óptica que se debe a una inversión de temperatura. Objetos que se encuentran en el horizonte como, por ejemplo, islas, acantilados, barcos o témpanos de hielo, adquieren una apariencia alargada y elevada, similar a "castillos de cuentos de hadas".

Con el tiempo en calma, la separación regular entre el aire caliente y el aire frío (más denso) cerca de la superficie terrestre puede actuar como una lente refractante, produciendo una imagen invertida, sobre la que la imagen distante parece flotar
Existen dos tipos de espejismos , los superiores y los inferiores.


Espejismos inferiores

Cuando una capa de aire se calienta por estar en contacto con las arenas ardientes del desierto o con el asfalto de una carretera, se genera un gradiente en el que la temperatura del aire va aumentando gradualmente desde las capas bajas hasta las más altas. Al variar la temperatura también varía el índice de refracción y un rayo de luz que penetre, en trayectoria descendente, en ese gradiente se verá obligado a refractarse de una forma continua, por lo que su trayectoria se irá curvando hasta que en una de las infinitas subcapas en que se puede considerar subdividida la capa entera de aire, experimentará una reflexión y la trayectoria se convertirá en ascendente. Así, en determinadas condiciones, dicha trayectoria pasa por un mínimo y entonces puede darse el fenómeno del espejismo inferior.


Espejismos superiores

El gradiente de temperatura también se puede crear a la inversa. Sobre lagos, océanos o superficies nevadas, el aire puede estar más frío en las capas bajas que en las altas, entonces la trayectoria del rayo puede atravesar un máximo y aparecen los espejismos superiores. Este tipo de espejismos ha alimentado multitud de leyendas (como la del Holandés Errante) sobre navíos fantasmas que surcaban los cielos.
Es a las tempranas horas de la mañana cuando son más frecuentes los espejismos superiores
Es excepcional que la trayectoria de los rayos luminosos sea convexa hacia arriba (espejismo superior); de producirse, un barco, una montaña, etc., parecen flotar en la atmósfera.
 
 
 
 
 
 EJEMPLOS DE  FATA MORGANA
 
 
 
 
Conclusiones:

Lo observado en MONTE HERMOSO se debe a un espejismo superior FATA MORGANA de las luces de una embarcación/es o similar que estaban en el momento exacto con las condiciones propicias para que ésto aconteciera.

Ánálisis: Bibiana Bryson

RED RADIO

 

 

 

REFLEXIONES DE JACQUES VALLÉE SOBRE EL FENÓMENO OVNI

 

 He seguido el consejo de mis amigos experimentados, que me han incitado a continuar mis investigaciones separadas de las luces de la pista. Seria en consecuencia injustificado de mi parte continuar asociándome con el medio ufológico actual. Sospecho que el fenómeno se presenta bajo un aspecto muy diferente a partir del momento en que usted logra mantenerse lejos de la querellas que solo sirven para oscurecer su estudio, y las pistas que me parece deberían ser seguidas. Las oportunidades científicas verdaderamente importantes se encuentran en otro lado.

Jaques Vallee

Palabras que me las hago propias.  

 

 

 


El fenómeno OVNI existe. Ha estado presente a lo largo de toda nuestra historia. Es de naturaleza física y la ciencia actual no es capaz de explicarlo. Corresponde a un nivel de conciencia que nosotros no hemos alcanzado todavía, es capaz de manipular las dimensiones temporales y espaciales que conocemos y afecta nuestro propio nivel de conciencia de una manera incomprensible, comportándose globalmente como lo haría un sistema de control.

Capaz de manipular nuestra conciencia con métodos desconocidos, se acompaña además de otros efectos que podemos calificar de paranormales. Pero, como mi colega Allen Hynek, estoy convencido que la ciencia de los siglos venideros terminará por explicarlos.

Estructurando nuestras creencias religiosas y nuestros conceptos del universo, este fenómeno ha ejercido también una influencia importante en numerosas tradiciones mitológicas.

Es posible que nos engañe utilizando múltiples disfraces bajo los que se presenta a nuestra mirada, tomando diversos rostros en diferentes culturas: divinos entre los primeros hebreos o los habitantes de la Mesopotamia, farfadets (pequeños demonios maliciosos, gnomos) para los cronistas de la Edad Media, bajo la forma de demonios en la época de la inquisición. Para nuestros abuelos, hacia fines del siglo diecinueve, puede haber adoptado el aspecto de fantasmas o de golpes en los muros, o el de la Muy Santa Virgen para los creyentes.
En nuestra época tecnológica, a tomado el aspecto de astronautas vestidos con trajes espaciales.

Un atento examen de los parámetros físicos presentes en los mejores casos permite desde ya emprender investigaciones sobre topologías alternativas a nuestro concepto de la realidad. En el curso de los años 70, el escritor Jacques Bergier, como observador autorizado de los últimos progresos tecnológicos que era, había ya llamado mi atención sobre el hecho de que debíamos rever nuestra concepción sobre la unicidad del Universo. La primera lección para sacar de la existencia de los OVNIS, pensaba él, podría ser que vivimos en lo que llamaba « Multiverso », presentando muchas más dimensiones que aquellas que habíamos imaginado en un principio.
El me llevó a reflexionar en las modalidades según las cuales un sistema de control podría ejercerse en el seno de una diversidad tan grande. El escritor de ciencia ficción Philip K. Dick, desarrolla con talento conceptos muy cercanos en una serie de novelas sorprendentes.

El llamó a esa entidad superior VALIS, iniciales en ingles de « Gran Sistema Vivo de Inteligencia Conciente ». Es a partir de ese punto de vista, de los universos múltiples, y de la noción de sistema de control, que el estudio del fenómeno OVNI encuentra su justificación científica, y no al nivel simplista de la búsqueda de cualquier tipo de « mecanismo de propulsión ».El tipo de tecnología que los ovnis utilizan podría, perfectamente, no apoyarse en lo que nosotros actualmente entendemos por « propulsión ».
La cosmología admite la posibilidad, inclusive la inevitabilidad de la existencia de universos con dimensiones múltiples. Tanto sobre el plano de las comunicaciones que en el de los viajes espaciales, la posibilidad de velocidades superiores a la de la luz o de la variabilidad de la flecha del tiempo es objeto de numerosas especulaciones. La idea misma de la posibilidad de viajar hacia el pasado es hoy admitida sin levantar invencibles paradojas.

Son ideas que estimulan la imaginación y abren nuevas perspectivas a las especulaciones teóricas o experimentales.
Si contemplamos el mundo que nos rodea desde el único punto de vista informacional y analizamos las diferentes maneras según las cuales el tiempo y el espacio podrían estar interconectados, la idea de base de una traslación por medio de naves viajando en el espacio aparece no solamente como inadaptada, sino también como simplista. Desde hace tiempo, ella se ha transformado en caduca por los más recientes desarrollos de la física, que proponen una visión muy diferente de lo que podría ser un modelo “extraterrestre”.

He seguido el consejo de mis amigos experimentados, que me han incitado a continuar mis investigaciones separadas de las luces de la pista. Seria en consecuencia injustificado de mi parte continuar asociándome con el medio ufológico actual. Sospecho que el fenómeno se presenta bajo un aspecto muy diferente a partir del momento en que usted logra mantenerse lejos de la querellas que solo sirven para oscurecer su estudio, y las pistas que me parece deberían ser seguidas. Las oportunidades científicas verdaderamente importantes se encuentran en otro lado.

Es este autismo de la humanidad, de su incapacidad para aceptar la existencia de lo desconocido, de lo que hoy yo tengo vergüenza.
El destino de la humanidad se sitúa en alguna parte entre la certeza de sus logros científicos y la desoladora constatación de ella no llegará jamás a conocer toda la realidad.

Otras fuerzas intervienen, de las cuales jamás nos inquietamos en atribuirles nombres y roles. Las llamamos de manera indiferente fantasmas, espíritus, extraterrestres, y cuando a pesar de todo, no llegamos a deshacernos de ellas, no dudamos en decretar servilmente que se trata en realidad de dioses, con la sola finalidad de adorar lo que en realidad somos incapaces de comprender, o, también, para idolatrar mejor lo que nuestra incurable pereza nos impide de estudiar.

JACQUES VALLÉE



gnosisyanomalias.blogspot

 

 

 ISON ES UN COMETA Y VIENE SOLO

 

Es muy común en la red que un grupo de personas dan una información incorrecta

ya sea por falta de conocimiento u otras intencione$.

Lamentablemente para ellos tarde o temprano todo se sabe,

los invito a leer todo el informe  para

entender el porqué de lo que se ve en las fotos oficiales.

 

 FOTOS ISON EXPLICADAS

 

BB

 

 

 

        PORQUÉ NO SE PUEDE CONFIAR EN LOS MILITARES Y ALGUNOS INVESTIGADORES OVNI

 

BREVE RESUMEN DE PORQUÉ NO SE PUDE CONFIAR EN LOS MILITARES Y ALGUNOS INVESTIGADORES OVNI



Secretos militares, patentes inconfesables, ufólogos y testigos con ganas de notoriedad y negocios montados entorno a los OVNIS son las causas principales.
Es una pena que al final los OVNIS sean una cuestión económica. El dinero mueve montañas.

 

Diseños de Alexander Lippisch
Tras terminar la guerra Henry Arnold, comandante de las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos, declaró que la nueva aviación sería "diferente de cuanto se ha visto en el mundo". No era para menos. El material capturado a Alemania había sorprendido a los aliados.
A la Unión Soviética, desde luego, se le ocultaba todo, pero no se le podía engañar con el tema de los OVNIS (y viceversa). Sin embargo, sí se podía negar a Europa que se estaba usando, sin su licencia, una tecnología que pertenecía a sus empresas, o más todavía, esconder su verdadero origen, haciéndolo pasar como propio.
El sistema de ocultación funcionó a la perfección. Existen numerosos relatos de técnicos que por casualidad vieron los nuevos aparatos. Tal era la diferencia en su construcción con los tradicionales, que algunos pensaron de verdad que eran aeronaves procedentes de otro mundo.
Grupos enteros de científicos, bajo el uniforme militar, viajaron por Europa "requisando" equipos técnicos, aparatos, documentos y cualquier cosa que encontraban. El desarrollo atómico alemán era una de las cuestiones prioritarias, pues los aliados sabían perfectamente que habían estado muy cerca de sufrir un ataque nuclear.
Horten 229
En 1945 el general Marshall todavía reconoció la existencia de este peligro, pero la cortina del silencio se extendió muy pronto sobre el tema nuclear. Se intentó hacer desaparecer de la historia cualquier posible referencia a las aeronaves alemanas, y a los submarinos, con capacidad para portar bombas atómicas. De nuevo, el tema extraterrestre resultó idóneo para confundir a las personas que pudieran ver los planos de las aeronaves, sus restos en los hangares o el equipo técnico en los laboratorios. Pero, también, se utilizó el esoterismo para realizar el encubrimiento.
Jacques Bergier, en su mundialmente famoso libro “El retorno de los brujos”, escrito junto con Louis Pauwels, nos hizo creer en todo un mundo esotérico, mezclando verdades con exageraciones. Pero Bergier también fue uno de los científicos encargados de buscar los secretos atómicos alemanes nada más terminar la guerra, y en su obra intentó ocultar el avance científico alemán en física atómica.
El 17 de julio de 1940 los alemanes nombraron por primera vez el plutonio, aunque claro, no lo llamaron así, simplemente era el elemento 94 de la tabla. El mérito del descubrimiento se suele otorgar un año más tarde al estadounidense Glen T. Seaborg. Sabiendo perfectamente que el plutonio era un descubrimiento alemán, Bergier introdujo la idea de que ya se conocía en Europa en 1937, pero en manos del alquimista Fulcanelli. Casi consiguió con ello que los historiadores, al leer la palabra “alquimia”, pensaran que la existencia del plutonio en la Europa de los cuarenta era sólo un rumor de los esoteristas. Únicamente cometió un fallo. El nuevo elemento no fue bautizado con su nombre hasta 1942, y Bergier afirmaba que su informador lo había llamado plutonio cinco años antes.
En “El retorno de los brujos” sus autores Louis Pauwels y Jacques Bergier, sin referirse exclusivamente a los OVNIs, hicieron revivir cuestiones olvidadas por un público ya cansado de los temas esotéricos. Sigilosamente se introdujeron ideas ficticias que despistaron a los investigadores durante años.
Naturalmente, Bergier no es el único sospechoso de haber intoxicado las investigaciones. Entre los propios ufológos algunas figuras principales nunca dejaron de ser sospechosas El ejemplo más llamativo en ufología es J. Allen Hynek. Este antiguo asesor militar, pasó del bando del ejército al de los ufólogos sin levantar ningún recelo. Hynek investigó multitud de casos. Algunos eran aeronaves fácilmente reconocibles, sobre todo para un antiguo asesor de las fuerzas aéreas, pero durante años silenció el origen de los objetos voladores, pues sabía perfectamente que no eran extraterrestres.
El 21 de abril de 1967, Cliff Crowder, tras terminar por la noche su trabajo en la oficina, se dirigió a su casa de South Hill, Virginia. En medio de la carretera descubrió una extraña nave que le obligo a frenar de golpe. Parecía un depósito metálico que descansaba sobre un raro conjunto de patas. Según sus propias palabras: “Tenía un brillante aspecto metálico, algo así como aluminio... De repente hubo una llamarada blanca, el objeto despegó del suelo y subió recto hacia arriba como una bala”.
J. Allen Hynek se interesó por el caso y envió a su colaborador Williams T. Powers. El testigo describió a la perfección un CP-400 P-2, desarrollado por Helmut von Zborowski, pero existía un problema. El ingeniero alemán había diseñado este aparato en Francia en 1957. ¿Qué hacía esta aeronave diez años después, en un pequeño pueblo de Estados Unidos?. Powers se encargó de hacer creer a los vecinos de South Hill que allí había aterrizado una nave extraterrestre. De todos modos, el caso es una muestra de la fiabilidad de las descripciones de muchos testigos, pese a producirse una interpretación errónea, al estar influenciada por la moda extraterrestre.
El OVNI de South Hill era fácilmente identificable, pero una aeronave que oficialmente no existía había sido vista en un lugar donde no debía haber estado. Williams T. Powers, enviado por J. Allen Hynek, convenció a los vecinos de que habían visto una nave extraterrestre.
Como ufólogo, Hynek, potenció la creencia en alienígenas, aunque al acercarse su muerte cambió de opinión: "Existen demasiados informes sobre avistamientos OVNI. Si todos ellos correspondieran a vehículos extraterrestres, resultaría que estamos siendo continuamente visitados por los extraterrestres (...). Los OVNIS muestran un comportamiento tan extraño, que difícilmente se puede suponer que se trata de una maniobra extraterrestre". Estas palabras de Hynek hicieron que muchos ufólogos dudaran de su razonamiento científico y de su honestidad investigadora. Los OVNIS debían ser extraterrestres.
De forma paralela se incentivó artificialmente las publicaciones sobre OVNIS, haciendo pasar la tecnología humana por alienígena. Lord Desmond Leslie, primo lejano de Churchill y apodado "el irlandés volante", fue un héroe de guerra a los mandos de su caza. En 1952 recibió una carta de Clara John, editora de la revista The Little Listening Post, esposa del político Walton C. John y amiga de Townsend Brown. En ella le hablaba del contacto de George Adamski con extraterrestres, ocurrido el 20 de noviembre de ese año. Desde entonces se dedicó a expandir la idea de que los habitantes de Venus habían venido a este mundo para salvarnos del peligro atómico. En 1953 fue el coautor, junto con Adamski, del libro más popular de la ufología en esa época: “Los platillos volantes han aterrizado”.
Al año siguiente de la edición del libro, la esposa de Leslie, la famosa actriz Agnes Bermelle, dio todavía más publicidad en el Reino Unido a los venusianos, al comenzar a realizar declaraciones en revistas y periódicos muy populares como el Weekend Mail o el Daily Mail.
El libro “Los platillos volantes han aterrizado” aumentó considerablemente sus ventas, gracias a la publicidad realizada por la mujer de Desmond Leslie.
En esta vieja historia de los OVNIS de Adamski y las naves antigravedad de Brown, siempre rodeada por militares, no es difícil ver una conspiración. Una mujer, Clara John, conocedora de las naves diseñadas por Brown, promociona la idea de su origen extraterrestre, gracias a Adamski y Leslie, mientras, su amigo y creador, las propone a la marina. Hay por medio un poderoso almirante, Radford, que, además, ha sido asociado a los OVNIS con el tema de Majestic-12 (un supuesto complot para ocultar la existencia de alienígenas) Una empresa estadounidense comprando una empresa francesa en el momento adecuado.
Un antiguo mayor de la marina, Keyhoe, vuelve a paralizar el trabajo de Brown, y sigue fomentando la creencia de que los platillos vienen de otros mundos. ¿Se trata de una gran maniobra para ocultar raras aeronaves secretas? ¿Es todo fruto de la casualidad? ¿Eran Adamski y Leslie "agentes" del gobierno o simples oportunistas?.
Admitamos la hipótesis que admitamos una cosa es segura: los OVNIS de Adamski son humanos, pues Brown los diseñó antes de que llegaran de Venus. Sea una ocultación del gobierno o un grupo de gente que consiguió dinero fácil, lo cierto es que nos hicieron creer en extraterrestres.
Admitamos la hipótesis que admitamos una cosa es segura: los OVNIS de Adamski son humanos. Sea una ocultación del gobierno o un grupo de gente que consiguió dinero fácil, lo cierto es que nos hicieron creer en extraterrestres. Brown los diseñó antes de que llegaran de Venus.
Introducir a la persona adecuada en un colectivo para que influya sobre él, se da en diferentes niveles de la sociedad. ¿Alguien puede pensar que no se ha hecho nunca en ufología? Muchos de ellos nos hicieron creer en extraterrestres. Al principio por ocultar el origen de la tecnología y mantener los secretos de la guerra fría, pero como todo en esta vida no sólo existe un origen para esta fe.
Los bibliógrafos reconocen que el primer libro de Keyhoe, “Los platillos volantes son verdaderos” (1950), supuso un cambio en las aficiones de los lectores. Más tarde aparecería “Platillos volantes del espacio exterior” (1953). Junto con Frank Scully, autor del trabajo “Detrás de los platillos volantes” presentado en dos libros (1950 y 1951), y el primero en escribir sobre el incidente de Roswell, influyó decisivamente para fomentar las visitas de alienígenas.
Al carro de la moda extraterrestre se quisieron subir muchos sólo por el afán del protagonismo. Aquel que veía un OVNI tomaba cierta fama social, e incluso llegaba a ganar algún dinero con sus fotos. Comenzaron a aparecer fraudes que durante años fueron tomados por casos auténticos. Existían tantas fotografías OVNI que nuestro planeta, tal y como opinaba Hynek, parecía ser el centro de visitas número uno del universo. Los grupos ufológicos se esforzaron por descubrir las falsas, pero el trabajo resultaba tan inmenso como imposible, y el público admitía cualquier imagen.
En 1962, Alex Brich de 14 años, fotografió en el Reino Unido cinco OVNIS. Apareció en radio y televisión, fue entrevistado por el Ministerio del Aire, y contó su caso en la asamblea de la Asociación Británica para la Investigación OVNI. Diez años después confesó que sólo eran formas pintadas en un cristal.
En 1965, durante una oleada de "cigarros puros" en Warminster (Inglaterra), el joven Gordon Faulkner obtuvo otra foto OVNI histórica. Los vecinos estaban tan preocupados por los sucesos, que incluso el alcalde hizo una reunión con ellos para tomar medidas. Gordon fue el centro de atención durante esa época. Tras su muerte y treinta años después su cómplice Roger Hodton confesó: Eran dos botones.
Alex Brich el día que explicó cómo había falsificado su famosa fotografía de OVNIS.
Los militares recibían peticiones de todo tipo por parte de los ufólogos. Unas no podían contestar por ser trabajos secretos, otras eran incontestables. ¿Tenían, por ejemplo, explicación aeronáutica los casos de Brich y Faulkner? ¿Qué podían decir de los fenómenos naturales electromagnéticos?. Pero ellos también alentaban la idea extraterrestre cuando les convenía. Así, ante hechos incómodos bastaba una insinuación y se transformaba en un caso que las revistas divulgaban enseguida.
El 12 de abril de 1968 moría en un accidente de aviación el cosmonauta ruso Yuri Gagarin a los 34 años de edad. El héroe nacional soviético volaba con su instructor en un viejo MIG-15 de entrenamiento. El gobierno no podía admitir que su muerte se debía al vetusto aparato, las deficiencias técnicas y una serie de errores humanos. En 1968 y en la URSS todo debía ser perfecto. Uno de los rumores que se hicieron correr fue que Gagarin, el primer hombre que oficialmente viajó al espacio, había topado con un OVNI.
Al realizar el fraude de Warminster, Gordon Faulkner consiguió que durante una oleada de “cigarros puros” la gente comenzara a hablar también de platillos volantes. Como en otros muchos casos, se produjo una mezcla de verdad con mentira que consiguió confundir a los ufólogos durante muchos años. Tras más de tres décadas su socio, Roger Hodton, confesó el engaño ante la televisión.
¿Por qué creemos en los extraterrestres? Mejor dicho: ¿Por qué creemos que los extraterrestres nos visitan? Pues porque nos lo han hecho creer. Secretos militares, patentes inconfesables, ufólogos y testigos con ganas de notoriedad y negocios montados entorno a los OVNIS son las causas principales. Creer simplemente que existen es algo que hacemos muchos de nosotros, quizá desde la época de los griegos, lo malo es que no hemos encontrado pruebas de que ninguna raza alienígena haya llegado a la Tierra. Como tantas cosas humanas, es una pena que al final los OVNIS sean una cuestión económica. El dinero mueve montañas.
Diseños de Alexander Lippisch
Tras terminar la guerra Henry Arnold, comandante de las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos, declaró que la nueva aviación sería "diferente de cuanto se ha visto en el mundo". No era para menos. El material capturado a Alemania había sorprendido a los aliados.

15 5601-6292




Los militares que nos hicieron creer en extraterrestres

Diseños de Alexander Lippisch
Tras terminar la guerra Henry Arnold, comandante de las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos, declaró que la nueva aviación sería "diferente de cuanto se ha visto en el mundo". No era para menos. El material capturado a Alemania había sorprendido a los aliados.

A la Unión Soviética, desde luego, se le ocultaba todo, pero no se le podía engañar con el tema de los OVNIS (y viceversa). Sin embargo, sí se podía negar a Europa que se estaba usando, sin su licencia, una tecnología que pertenecía a sus empresas, o más todavía, esconder su verdadero origen, haciéndolo pasar como propio.

El sistema de ocultación funcionó a la perfección. Existen numerosos relatos de técnicos que por casualidad vieron los nuevos aparatos. Tal era la diferencia en su construcción con los tradicionales, que algunos pensaron de verdad que eran aeronaves procedentes de otro mundo.

Grupos enteros de científicos, bajo el uniforme militar, viajaron por Europa "requisando" equipos técnicos, aparatos, documentos y cualquier cosa que encontraban. El desarrollo atómico alemán era una de las cuestiones prioritarias, pues los aliados sabían perfectamente que habían estado muy cerca de sufrir un ataque nuclear.


Horten 229
En 1945 el general Marshall todavía reconoció la existencia de este peligro, pero la cortina del silencio se extendió muy pronto sobre el tema nuclear. Se intentó hacer desaparecer de la historia cualquier posible referencia a las aeronaves alemanas, y a los submarinos, con capacidad para portar bombas atómicas. De nuevo, el tema extraterrestre resultó idóneo para confundir a las personas que pudieran ver los planos de las aeronaves, sus restos en los hangares o el equipo técnico en los laboratorios. Pero, también, se utilizó el esoterismo para realizar el encubrimiento.

Jacques Bergier, en su mundialmente famoso libro “El retorno de los brujos”, escrito junto con Louis Pauwels, nos hizo creer en todo un mundo esotérico, mezclando verdades con exageraciones. Pero Bergier también fue uno de los científicos encargados de buscar los secretos atómicos alemanes nada más terminar la guerra, y en su obra intentó ocultar el avance científico alemán en física atómica.

El 17 de julio de 1940 los alemanes nombraron por primera vez el plutonio, aunque claro, no lo llamaron así, simplemente era el elemento 94 de la tabla. El mérito del descubrimiento se suele otorgar un año más tarde al estadounidense Glen T. Seaborg. Sabiendo perfectamente que el plutonio era un descubrimiento alemán, Bergier introdujo la idea de que ya se conocía en Europa en 1937, pero en manos del alquimista Fulcanelli. Casi consiguió con ello que los historiadores, al leer la palabra “alquimia”, pensaran que la existencia del plutonio en la Europa de los cuarenta era sólo un rumor de los esoteristas. Únicamente cometió un fallo. El nuevo elemento no fue bautizado con su nombre hasta 1942, y Bergier afirmaba que su informador lo había llamado plutonio cinco años antes.


En “El retorno de los brujos” sus autores Louis Pauwels y Jacques Bergier, sin referirse exclusivamente a los OVNIs, hicieron revivir cuestiones olvidadas por un público ya cansado de los temas esotéricos. Sigilosamente se introdujeron ideas ficticias que despistaron a los investigadores durante años.
Naturalmente, Bergier no es el único sospechoso de haber intoxicado las investigaciones. Entre los propios ufológos algunas figuras principales nunca dejaron de ser sospechosas El ejemplo más llamativo en ufología es J. Allen Hynek. Este antiguo asesor militar, pasó del bando del ejército al de los ufólogos sin levantar ningún recelo. Hynek investigó multitud de casos. Algunos eran aeronaves fácilmente reconocibles, sobre todo para un antiguo asesor de las fuerzas aéreas, pero durante años silenció el origen de los objetos voladores, pues sabía perfectamente que no eran extraterrestres.

El 21 de abril de 1967, Cliff Crowder, tras terminar por la noche su trabajo en la oficina, se dirigió a su casa de South Hill, Virginia. En medio de la carretera descubrió una extraña nave que le obligo a frenar de golpe. Parecía un depósito metálico que descansaba sobre un raro conjunto de patas. Según sus propias palabras: “Tenía un brillante aspecto metálico, algo así como aluminio... De repente hubo una llamarada blanca, el objeto despegó del suelo y subió recto hacia arriba como una bala”.

J. Allen Hynek se interesó por el caso y envió a su colaborador Williams T. Powers. El testigo describió a la perfección un CP-400 P-2, desarrollado por Helmut von Zborowski, pero existía un problema. El ingeniero alemán había diseñado este aparato en Francia en 1957. ¿Qué hacía esta aeronave diez años después, en un pequeño pueblo de Estados Unidos?. Powers se encargó de hacer creer a los vecinos de South Hill que allí había aterrizado una nave extraterrestre. De todos modos, el caso es una muestra de la fiabilidad de las descripciones de muchos testigos, pese a producirse una interpretación errónea, al estar influenciada por la moda extraterrestre.


El OVNI de South Hill era fácilmente identificable, pero una aeronave que oficialmente no existía había sido vista en un lugar donde no debía haber estado. Williams T. Powers, enviado por J. Allen Hynek, convenció a los vecinos de que habían visto una nave extraterrestre.
Como ufólogo, Hynek, potenció la creencia en alienígenas, aunque al acercarse su muerte cambió de opinión: "Existen demasiados informes sobre avistamientos OVNI. Si todos ellos correspondieran a vehículos extraterrestres, resultaría que estamos siendo continuamente visitados por los extraterrestres (...). Los OVNIS muestran un comportamiento tan extraño, que difícilmente se puede suponer que se trata de una maniobra extraterrestre". Estas palabras de Hynek hicieron que muchos ufólogos dudaran de su razonamiento científico y de su honestidad investigadora. Los OVNIS debían ser extraterrestres.

De forma paralela se incentivó artificialmente las publicaciones sobre OVNIS, haciendo pasar la tecnología humana por alienígena. Lord Desmond Leslie, primo lejano de Churchill y apodado "el irlandés volante", fue un héroe de guerra a los mandos de su caza. En 1952 recibió una carta de Clara John, editora de la revista The Little Listening Post, esposa del político Walton C. John y amiga de Townsend Brown. En ella le hablaba del contacto de George Adamski con extraterrestres, ocurrido el 20 de noviembre de ese año. Desde entonces se dedicó a expandir la idea de que los habitantes de Venus habían venido a este mundo para salvarnos del peligro atómico. En 1953 fue el coautor, junto con Adamski, del libro más popular de la ufología en esa época: “Los platillos volantes han aterrizado”.

Al año siguiente de la edición del libro, la esposa de Leslie, la famosa actriz Agnes Bermelle, dio todavía más publicidad en el Reino Unido a los venusianos, al comenzar a realizar declaraciones en revistas y periódicos muy populares como el Weekend Mail o el Daily Mail.


El libro “Los platillos volantes han aterrizado” aumentó considerablemente sus ventas, gracias a la publicidad realizada por la mujer de Desmond Leslie.
En esta vieja historia de los OVNIS de Adamski y las naves antigravedad de Brown, siempre rodeada por militares, no es difícil ver una conspiración. Una mujer, Clara John, conocedora de las naves diseñadas por Brown, promociona la idea de su origen extraterrestre, gracias a Adamski y Leslie, mientras, su amigo y creador, las propone a la marina. Hay por medio un poderoso almirante, Radford, que, además, ha sido asociado a los OVNIS con el tema de Majestic-12 (un supuesto complot para ocultar la existencia de alienígenas) Una empresa estadounidense comprando una empresa francesa en el momento adecuado.

Un antiguo mayor de la marina, Keyhoe, vuelve a paralizar el trabajo de Brown, y sigue fomentando la creencia de que los platillos vienen de otros mundos. ¿Se trata de una gran maniobra para ocultar raras aeronaves secretas? ¿Es todo fruto de la casualidad? ¿Eran Adamski y Leslie "agentes" del gobierno o simples oportunistas?.


Admitamos la hipótesis que admitamos una cosa es segura: los OVNIS de Adamski son humanos, pues Brown los diseñó antes de que llegaran de Venus. Sea una ocultación del gobierno o un grupo de gente que consiguió dinero fácil, lo cierto es que nos hicieron creer en extraterrestres.
Admitamos la hipótesis que admitamos una cosa es segura: los OVNIS de Adamski son humanos. Sea una ocultación del gobierno o un grupo de gente que consiguió dinero fácil, lo cierto es que nos hicieron creer en extraterrestres. Brown los diseñó antes de que llegaran de Venus.

Introducir a la persona adecuada en un colectivo para que influya sobre él, se da en diferentes niveles de la sociedad. ¿Alguien puede pensar que no se ha hecho nunca en ufología? Muchos de ellos nos hicieron creer en extraterrestres. Al principio por ocultar el origen de la tecnología y mantener los secretos de la guerra fría, pero como todo en esta vida no sólo existe un origen para esta fe.


Los bibliógrafos reconocen que el primer libro de Keyhoe, “Los platillos volantes son verdaderos” (1950), supuso un cambio en las aficiones de los lectores. Más tarde aparecería “Platillos volantes del espacio exterior” (1953). Junto con Frank Scully, autor del trabajo “Detrás de los platillos volantes” presentado en dos libros (1950 y 1951), y el primero en escribir sobre el incidente de Roswell, influyó decisivamente para fomentar las visitas de alienígenas.
Al carro de la moda extraterrestre se quisieron subir muchos sólo por el afán del protagonismo. Aquel que veía un OVNI tomaba cierta fama social, e incluso llegaba a ganar algún dinero con sus fotos. Comenzaron a aparecer fraudes que durante años fueron tomados por casos auténticos. Existían tantas fotografías OVNI que nuestro planeta, tal y como opinaba Hynek, parecía ser el centro de visitas número uno del universo. Los grupos ufológicos se esforzaron por descubrir las falsas, pero el trabajo resultaba tan inmenso como imposible, y el público admitía cualquier imagen.

En 1962, Alex Brich de 14 años, fotografió en el Reino Unido cinco OVNIS. Apareció en radio y televisión, fue entrevistado por el Ministerio del Aire, y contó su caso en la asamblea de la Asociación Británica para la Investigación OVNI. Diez años después confesó que sólo eran formas pintadas en un cristal.

En 1965, durante una oleada de "cigarros puros" en Warminster (Inglaterra), el joven Gordon Faulkner obtuvo otra foto OVNI histórica. Los vecinos estaban tan preocupados por los sucesos, que incluso el alcalde hizo una reunión con ellos para tomar medidas. Gordon fue el centro de atención durante esa época. Tras su muerte y treinta años después su cómplice Roger Hodton confesó: Eran dos botones.


Alex Brich el día que explicó cómo había falsificado su famosa fotografía de OVNIS.

Los militares recibían peticiones de todo tipo por parte de los ufólogos. Unas no podían contestar por ser trabajos secretos, otras eran incontestables. ¿Tenían, por ejemplo, explicación aeronáutica los casos de Brich y Faulkner? ¿Qué podían decir de los fenómenos naturales electromagnéticos?. Pero ellos también alentaban la idea extraterrestre cuando les convenía. Así, ante hechos incómodos bastaba una insinuación y se transformaba en un caso que las revistas divulgaban enseguida.

El 12 de abril de 1968 moría en un accidente de aviación el cosmonauta ruso Yuri Gagarin a los 34 años de edad. El héroe nacional soviético volaba con su instructor en un viejo MIG-15 de entrenamiento. El gobierno no podía admitir que su muerte se debía al vetusto aparato, las deficiencias técnicas y una serie de errores humanos. En 1968 y en la URSS todo debía ser perfecto. Uno de los rumores que se hicieron correr fue que Gagarin, el primer hombre que oficialmente viajó al espacio, había topado con un OVNI.


Al realizar el fraude de Warminster, Gordon Faulkner consiguió que durante una oleada de “cigarros puros” la gente comenzara a hablar también de platillos volantes. Como en otros muchos casos, se produjo una mezcla de verdad con mentira que consiguió confundir a los ufólogos durante muchos años. Tras más de tres décadas su socio, Roger Hodton, confesó el engaño ante la televisión.

¿Por qué creemos en los extraterrestres? Mejor dicho: ¿Por qué creemos que los extraterrestres nos visitan? Pues porque nos lo han hecho creer. Secretos militares, patentes inconfesables, ufólogos y testigos con ganas de notoriedad y negocios montados entorno a los OVNIS son las causas principales. Creer simplemente que existen es algo que hacemos muchos de nosotros, quizá desde la época de los griegos, lo malo es que no hemos encontrado pruebas de que ninguna raza alienígena haya llegado a la Tierra. Como tantas cosas humanas, es una pena que al final los OVNIS sean una cuestión económica. El dinero mueve montañas.

Los militares que nos hicieron creer en extraterrestres

Tras terminar la guerra Henry Arnold, comandante de las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos, declaró que la nueva aviación sería "diferente de cuanto se ha visto en el mundo". No era para menos. El material capturado a Alemania había sorprendido a los aliados.
A la Unión Soviética, desde luego, se le ocultaba todo, pero no se le podía engañar con el tema de los OVNIS (y viceversa). Sin embargo, sí se podía negar a Europa que se estaba usando, sin su licencia, una tecnología que pertenecía a sus empresas, o más todavía, esconder su verdadero origen, haciéndolo pasar como propio.
El sistema de ocultación funcionó a la perfección. Existen numerosos relatos de técnicos que por casualidad vieron los nuevos aparatos. Tal era la diferencia en su construcción con los tradicionales, que algunos pensaron de verdad que eran aeronaves procedentes de otro mundo.
Grupos enteros de científicos, bajo el uniforme militar, viajaron por Europa "requisando" equipos técnicos, aparatos, documentos y cualquier cosa que encontraban. El desarrollo atómico alemán era una de las cuestiones prioritarias, pues los aliados sabían perfectamente que habían estado muy cerca de sufrir un ataque nuclear.

 

 Los militares que nos hicieron creer en extraterrestres


En 1945 el general Marshall todavía reconoció la existencia de este peligro, pero la cortina del silencio se extendió muy pronto sobre el tema nuclear. Se intentó hacer desaparecer de la historia cualquier posible referencia a las aeronaves alemanas, y a los submarinos, con capacidad para portar bombas atómicas. De nuevo, el tema extraterrestre resultó idóneo para confundir a las personas que pudieran ver los planos de las aeronaves, sus restos en los hangares o el equipo técnico en los laboratorios. Pero, también, se utilizó el esoterismo para realizar el encubrimiento.
Jacques Bergier, en su mundialmente famoso libro “El retorno de los brujos”, escrito junto con Louis Pauwels, nos hizo creer en todo un mundo esotérico, mezclando verdades con exageraciones. Pero Bergier también fue uno de los científicos encargados de buscar los secretos atómicos alemanes nada más terminar la guerra, y en su obra intentó ocultar el avance científico alemán en física atómica.


El 17 de julio de 1940 los alemanes nombraron por primera vez el plutonio, aunque claro, no lo llamaron así, simplemente era el elemento 94 de la tabla. El mérito del descubrimiento se suele otorgar un año más tarde al estadounidense Glen T. Seaborg. Sabiendo perfectamente que el plutonio era un descubrimiento alemán, Bergier introdujo la idea de que ya se conocía en Europa en 1937, pero en manos del alquimista Fulcanelli. Casi consiguió con ello que los historiadores, al leer la palabra “alquimia”, pensaran que la existencia del plutonio en la Europa de los cuarenta era sólo un rumor de los esoteristas. Únicamente cometió un fallo. El nuevo elemento no fue bautizado con su nombre hasta 1942, y Bergier afirmaba que su informador lo había llamado plutonio cinco años antes.


En “El retorno de los brujos” sus autores Louis Pauwels y Jacques Bergier, sin referirse exclusivamente a los OVNIs, hicieron revivir cuestiones olvidadas por un público ya cansado de los temas esotéricos. Sigilosamente se introdujeron ideas ficticias que despistaron a los investigadores durante años.


Naturalmente, Bergier no es el único sospechoso de haber intoxicado las investigaciones. Entre los propios ufológos algunas figuras principales nunca dejaron de ser sospechosas El ejemplo más llamativo en ufología es J. Allen Hynek. Este antiguo asesor militar, pasó del bando del ejército al de los ufólogos sin levantar ningún recelo. Hynek investigó multitud de casos. Algunos eran aeronaves fácilmente reconocibles, sobre todo para un antiguo asesor de las fuerzas aéreas, pero durante años silenció el origen de los objetos voladores, pues sabía perfectamente que no eran extraterrestres.
El 21 de abril de 1967, Cliff Crowder, tras terminar por la noche su trabajo en la oficina, se dirigió a su casa de South Hill, Virginia. En medio de la carretera descubrió una extraña nave que le obligo a frenar de golpe. Parecía un depósito metálico que descansaba sobre un raro conjunto de patas. Según sus propias palabras: “Tenía un brillante aspecto metálico, algo así como aluminio... De repente hubo una llamarada blanca, el objeto despegó del suelo y subió recto hacia arriba como una bala”.
J. Allen Hynek se interesó por el caso y envió a su colaborador Williams T. Powers. El testigo describió a la perfección un CP-400 P-2, desarrollado por Helmut von Zborowski, pero existía un problema. El ingeniero alemán había diseñado este aparato en Francia en 1957. ¿Qué hacía esta aeronave diez años después, en un pequeño pueblo de Estados Unidos?. Powers se encargó de hacer creer a los vecinos de South Hill que allí había aterrizado una nave extraterrestre. De todos modos, el caso es una muestra de la fiabilidad de las descripciones de muchos testigos, pese a producirse una interpretación errónea, al estar influenciada por la moda extraterrestre.


El OVNI de South Hill era fácilmente identificable, pero una aeronave que oficialmente no existía había sido vista en un lugar donde no debía haber estado. Williams T. Powers, enviado por J. Allen Hynek, convenció a los vecinos de que habían visto una nave extraterrestre.

 

 


Como ufólogo, Hynek, potenció la creencia en alienígenas, aunque al acercarse su muerte cambió de opinión: "Existen demasiados informes sobre avistamientos OVNI. Si todos ellos correspondieran a vehículos extraterrestres, resultaría que estamos siendo continuamente visitados por los extraterrestres (...). Los OVNIS muestran un comportamiento tan extraño, que difícilmente se puede suponer que se trata de una maniobra extraterrestre". Estas palabras de Hynek hicieron que muchos ufólogos dudaran de su razonamiento científico y de su honestidad investigadora. Los OVNIS debían ser extraterrestres.

 

 
De forma paralela se incentivó artificialmente las publicaciones sobre OVNIS, haciendo pasar la tecnología humana por alienígena. Lord Desmond Leslie, primo lejano de Churchill y apodado "el irlandés volante", fue un héroe de guerra a los mandos de su caza. En 1952 recibió una carta de Clara John, editora de la revista The Little Listening Post, esposa del político Walton C. John y amiga de Townsend Brown. En ella le hablaba del contacto de George Adamski con extraterrestres, ocurrido el 20 de noviembre de ese año. Desde entonces se dedicó a expandir la idea de que los habitantes de Venus habían venido a este mundo para salvarnos del peligro atómico. En 1953 fue el coautor, junto con Adamski, del libro más popular de la ufología en esa época: “Los platillos volantes han aterrizado”.


Al año siguiente de la edición del libro, la esposa de Leslie, la famosa actriz Agnes Bermelle, dio todavía más publicidad en el Reino Unido a los venusianos, al comenzar a realizar declaraciones en revistas y periódicos muy populares como el Weekend Mail o el Daily Mail.


El libro “Los platillos volantes han aterrizado” aumentó considerablemente sus ventas, gracias a la publicidad realizada por la mujer de Desmond Leslie.
En esta vieja historia de los OVNIS de Adamski y las naves antigravedad de Brown, siempre rodeada por militares, no es difícil ver una conspiración. Una mujer, Clara John, conocedora de las naves diseñadas por Brown, promociona la idea de su origen extraterrestre, gracias a Adamski y Leslie, mientras, su amigo y creador, las propone a la marina. Hay por medio un poderoso almirante, Radford, que, además, ha sido asociado a los OVNIS con el tema de Majestic-12 (un supuesto complot para ocultar la existencia de alienígenas) Una empresa estadounidense comprando una empresa francesa en el momento adecuado.


Un antiguo mayor de la marina, Keyhoe, vuelve a paralizar el trabajo de Brown, y sigue fomentando la creencia de que los platillos vienen de otros mundos. ¿Se trata de una gran maniobra para ocultar raras aeronaves secretas? ¿Es todo fruto de la casualidad? ¿Eran Adamski y Leslie "agentes" del gobierno o simples oportunistas?.
Admitamos la hipótesis que admitamos una cosa es segura: los OVNIS de Adamski son humanos, pues Brown los diseñó antes de que llegaran de Venus. Sea una ocultación del gobierno o un grupo de gente que consiguió dinero fácil, lo cierto es que nos hicieron creer en extraterrestres.


Admitamos la hipótesis que admitamos una cosa es segura: los OVNIS de Adamski son humanos. Sea una ocultación del gobierno o un grupo de gente que consiguió dinero fácil, lo cierto es que nos hicieron creer en extraterrestres. Brown los diseñó antes de que llegaran de Venus.


Introducir a la persona adecuada en un colectivo para que influya sobre él, se da en diferentes niveles de la sociedad. ¿Alguien puede pensar que no se ha hecho nunca en ufología? Muchos de ellos nos hicieron creer en extraterrestres. Al principio por ocultar el origen de la tecnología y mantener los secretos de la guerra fría, pero como todo en esta vida no sólo existe un origen para esta fe.


Los bibliógrafos reconocen que el primer libro de Keyhoe, “Los platillos volantes son verdaderos” (1950), supuso un cambio en las aficiones de los lectores. Más tarde aparecería “Platillos volantes del espacio exterior” (1953). Junto con Frank Scully, autor del trabajo “Detrás de los platillos volantes” presentado en dos libros (1950 y 1951), y el primero en escribir sobre el incidente de Roswell, influyó decisivamente para fomentar las visitas de alienígenas.


Al carro de la moda extraterrestre se quisieron subir muchos sólo por el afán del protagonismo. Aquel que veía un OVNI tomaba cierta fama social, e incluso llegaba a ganar algún dinero con sus fotos. Comenzaron a aparecer fraudes que durante años fueron tomados por casos auténticos. Existían tantas fotografías OVNI que nuestro planeta, tal y como opinaba Hynek, parecía ser el centro de visitas número uno del universo. Los grupos ufológicos se esforzaron por descubrir las falsas, pero el trabajo resultaba tan inmenso como imposible, y el público admitía cualquier imagen.
En 1962, Alex Brich de 14 años, fotografió en el Reino Unido cinco OVNIS. Apareció en radio y televisión, fue entrevistado por el Ministerio del Aire, y contó su caso en la asamblea de la Asociación Británica para la Investigación OVNI. Diez años después confesó que sólo eran formas pintadas en un cristal.


En 1965, durante una oleada de "cigarros puros" en Warminster (Inglaterra), el joven Gordon Faulkner obtuvo otra foto OVNI histórica. Los vecinos estaban tan preocupados por los sucesos, que incluso el alcalde hizo una reunión con ellos para tomar medidas. Gordon fue el centro de atención durante esa época. Tras su muerte y treinta años después su cómplice Roger Hodton confesó: Eran dos botones.


Alex Brich el día que explicó cómo había falsificado su famosa fotografía de OVNIS.
Los militares recibían peticiones de todo tipo por parte de los ufólogos. Unas no podían contestar por ser trabajos secretos, otras eran incontestables. ¿Tenían, por ejemplo, explicación aeronáutica los casos de Brich y Faulkner? ¿Qué podían decir de los fenómenos naturales electromagnéticos?. Pero ellos también alentaban la idea extraterrestre cuando les convenía. Así, ante hechos incómodos bastaba una insinuación y se transformaba en un caso que las revistas divulgaban enseguida.


El 12 de abril de 1968 moría en un accidente de aviación el cosmonauta ruso Yuri Gagarin a los 34 años de edad. El héroe nacional soviético volaba con su instructor en un viejo MIG-15 de entrenamiento. El gobierno no podía admitir que su muerte se debía al vetusto aparato, las deficiencias técnicas y una serie de errores humanos. En 1968 y en la URSS todo debía ser perfecto. Uno de los rumores que se hicieron correr fue que Gagarin, el primer hombre que oficialmente viajó al espacio, había topado con un OVNI.
Al realizar el fraude de Warminster, Gordon Faulkner consiguió que durante una oleada de “cigarros puros” la gente comenzara a hablar también de platillos volantes. Como en otros muchos casos, se produjo una mezcla de verdad con mentira que consiguió confundir a los ufólogos durante muchos años. Tras más de tres décadas su socio, Roger Hodton, confesó el engaño ante la televisión.


¿Por qué creemos en los extraterrestres? Mejor dicho: ¿Por qué creemos que los extraterrestres nos visitan? Pues porque nos lo han hecho creer. Secretos militares, patentes inconfesables, ufólogos y testigos con ganas de notoriedad y negocios montados entorno a los OVNIS son las causas principales. Creer simplemente que existen es algo que hacemos muchos de nosotros, quizá desde la época de los griegos, lo malo es que no hemos encontrado pruebas de que ninguna raza alienígena haya llegado a la Tierra. Como tantas cosas humanas, es una pena que al final los OVNIS sean una cuestión económica. El dinero mueve montañas.

 

lacaraocultadelosovnis.com.ar

 

 

  OVNI FILMADO EN MEXICO POCO ANTES DE UN TERREMOTO ERA UN GLOBO



 
Hace unos días circula por la red un video viral sobre un supuesto OVNI que fue filmado en IXTACALA MEXICO, el autor original del mismo es el señor P. Oscoy.
En el se puede apreciar las evoluciones de un objeto que surca el cielo de una forma errática ( ver fotografía dos con la secuencia ) sin cambiar su rumbo pero si su orientación.
El video no evidencia manipulación alguna, además como se puede observar en la comparativa ( primera foto), un objeto de similares caracterisitcas fue observado en el año 2008.
Por último utilizamos para la comparativa una fotografía de un globo a la deriva sobre la ciudad de MEXICO.
Para nosotros nada mas que decir, que cada uno saque sus propias conclusiones.


BB


LINK VIDEO ORIGINAL:

 https://www.youtube.com/watch?v=IPVHu0PEFT8



OTROS VIDEOS QUE SUGIEREN GLOBOS DEL SEÑOR OSCOY :

https://www.youtube.com/watch?v=Dmixsj6Z8L4

https://www.youtube.com/watch?v=i9aa6UeCDGQ