BENDITA POESIA

Arroyo que serpentea hacia el Mar

MISIÓN CROMÁTICA

 

Dedicado al joven carpintero de Nazaret que cumplió su Misión

A Hugo Doy, y a la memoria de Vicent van Gogh y Marc Chagall

 

 

"Y se le dio el libro del profeta Isaías; y

habiendo abierto el libro, halló el lugar

donde estaba escrito…" 

(Lucas  Cap. IV)

 

 

El Espíritu del Señor está sobre mí

 

Así como en el Principio

El mismo Espíritu

El mismo Viento

Se posa sobre mis aguas

Yo soy caos

Mundo informe

Que anhela existencia

Que añora ese sueño

De ser sin demora

Soy pequeño creador

E invoco al Espíritu

Para crear como él

Una vida inédita

Como él lo hizo sobre las aguas

Yo quiero hacerlo sobre la tela

 

 

Por cuanto me ha ungido para dar buenas

nuevas a los pobres

 

Me ungió con su óleo brillante

Linaza y trementina

Sobre mi cabeza llena de colores

Me ungió para pintar buenas nuevas

A todos los pobres

A esos que anhelan un paisaje

A esos que viven abarrotados

Cuidando su oro

A esos otros que viven libres

Sin un céntimo en su bolsillo

O a aquellos

Que se detienen por un sorbo de luz

Al pasar mirando los muros

O detenerse en un cuarto

Donde mis ventanas han sido colgadas

 

 

Me ha enviado a sanar a los quebrantados

de corazón

 

Con medicina de colores

Con caricias a los ojos

Sin necesidad de palabras

Sin fármacos ni conjuros

Sólo color

Sólo formas que besan

El alma de los que saben

El alma de los que escuchan

El alma de los que cantan

Esos que ante un lienzo

Se dejan caer en los espacios

Que allí se forman y conjugan

Para sanar

Sus corazones quebrantados

Por la fealdad de los días

 

 

A pregonar libertad a los cautivos

 

Libertad de sus cárceles de razón

De sus mazmorras grises

De pensamientos limitados

Libertad para el sentido

Para la belleza desbordante

Para la riqueza de lo que escapa

A toda medida

A toda escuadra y compás

Pregón que se proclama

Con el silencio de la linaza

Y con las caricias de la trementina

Pregón sencillo

Que el óleo deja ver

Sobre las frágiles superficies de los lienzos

 

 

Dar vista a los ciegos

 

Vista

Mirada más allá de lo evidente

Mirada honda

Inteligente

Pues lo que se me presenta

No es todo lo que está

Hay más

Mucho más

Y el artista está allí para encender la luz

Para traer colores

Donde sólo hay escalas de grises

Para dibujar nuevos paisajes

E ir colmando de misterios presentes

La obvia realidad

E ir desvelando los secretos sencillos

De la intrincada noche

 

 

A poner en libertad a los oprimidos

 

A esos que de espanto

Se han dejado atrapar

Por la fealdad de la rutina

Por el asco de la monotonía

Por el desgano del trajín absurdo

Libertad para los que no saber reír

Ante la belleza evidente

Libertad para aquellos que caminan

Y no buscan hermosura

Detrás de las miradas y las palabras

Libertad para los esclavos

De lo duramente evidente

Libertad para la alegría de lo bello

Que inunda la vida

 

 

A predicar el año agradable del Señor

 

El año de la buena voluntad de Dios

Para con los hombres

Donde todos podrían empezar a conocer

El poema más majestuoso

Jamás escrito

El poema de la belleza descubierta

Sobre el lienzo de este mundo

La hermosura pura y eterna

Que se asomó como niño

Como pobre

Como perseguido

Como obrero

Como marginal

Como iluminado

Como silencioso

Como hijo y padre de milagros

Como maestro

Como hermano

Como sutil Rey

Como injusticiado

Como torturado

Como rendido

Como cordero

Como muerto

Como muerto por mí

Como muerto por ti

Como resucitado

Como amor

 

Así

Total

Completo

Fuera de él

Nada más bello

Y rescatar algo de esa belleza

Basta para que nuestro oficio

Tenga sentido

Tenga basta y cromática misión

 

 

F I N

 

 

Soli Deo Gloria

 

Luis Cruz Villalobos

Primavera del 2006

Las Condes, Santiago de Chile

 

 

 VOLVER AL INDICE

 

 

 

LAS CINCO ESTACIONES

  

Odas escritas al son de las Cuatro Estaciones de Vivaldi

y del Cannon de Pachabel, respectivamente.

 

 


1.- PRIMAVERA

 

A mi hija y mi madre

 

Primavera Allegro

 

Simplemente naces

Como todo

Casi desde nada

Naces

Espléndida y primaveral

Bella

Refulgente

Danzarina

Esbelta y noble

Te expandes como aroma

Que sabe que puede cubrir el infinito

 

Te alzas ferozmente sutil

Te expresas como doncella

Llena de la savia más fecunda

Llena del poder de la vida

De esa vida que no cabe en la noche

 

Te alzas espléndida

Como si casi no cupieras en tu nombre

Te levantas de la noche por poco eterna

Como sol que no soporta

Ni el sopor ni la ausencia

Y nos miras como la más bella

Y ahí estás

Simple y completamente nueva.

 

 

 

Primavera Largo e Pisnissimo Sempre

 

Pero también sabes sentarte taciturna

Melancólica y feliz a la vez

 

Ay doncella mía

Llena de flores blancas

Llena de néctar y polen

Me miras y mi corazón se estremece

Como si supieras mi nombre oculto

Cantas tu melodía

La susurras solamente

Y yo te siento casi junto a mi oído

Y ya no tengo penas

Ya no hay más que éxtasis ante tanta belleza

Ante tanta perfección tuya

 

Oh Primavera

Tierna hermana que me amas

Y me dejas caer en tus brazos

Nuevos y de antaño

En tus brazos de madre mía

De amiga y princesa

 

Ay sutil princesa

Que bello cantas

 

 

 

Primavera Danza Pastorale Allegro

 

Sabes danzar

Sabes mover tu esbelta figura como ninguna

Y dejas tu estela por todo el aire

Dejas tu perfume esmeralda

Y nadie podría ocultarlo

Pues se expande por todo rincón

Y sabes impregnarlo en las alamedas

En los parques de todo el mundo

 

Tu danza es tenue

Es robusta y también delicada

Yo te veo de lejos

Y me quedo en silencio

Ante tanta gracia

Primaveral gracia y solemne esplendor

 

Mi vida entera gastaría viéndote allí

En ese candor de movimientos

Sencillos y completos

Plenitud de brincos y giros

Plenitud de abrazos al puro aire

Que con sus manos

Te sostiene los segundos necesarios

Para dejarte ser quien eres en el vuelo.

 

 

 

 

2.- VERANO

 

A Jesús de Nazaret y a F. Nietzsche

 

Verano Allegro Non Molto

 

Te asomas tú

Tímido corcel

Relampagueante guerrero

Y sin más armadura que tu pecho arduo

Te presentas caminando

Tranco pesado

Sólido

Firme y absoluto

Qué príncipe es éste

Que blandiendo su espada de pronto

Muestra tanto poderío

Tanto amor por la guerra santa

 

Ay

Sálvenme de tanta pasión

Y de tanto emblema de grandeza

Pero allí

De pronto

Nuevamente bajas el rostro

Y miras tus bragas

Y observas el filo perfecto

De tu espada de hierro

Y el horizonte arde

Y te envuelve

Como si quisiera atraparte

 

Pero tú

Gran corcel

Te libras

Nadie puede cogerte

Nadie puede atraparte

Eres libre

Solitario y compañero

Amante y seductor

Robusto y casi siniestro

Pero libre

Sin amarras

Sin cadenas

Sólo horizontes persigues

Sólo paisajes lejanos

Hacia donde tus pies corren

Y allí vas

Nuevamente

Veloz

Implacable

Fiera que no teme

Corcel que no tarda

 

 

 

Verano Adagio Presto

 

Pero a lo lejos

El pueblo te mira

Y ve tu silencioso reposo

Reposo del guerrero sediento

Reposo del guerrero con hambre

Y las amables doncellas

De las aldeas de la tierra

Se acercan a tu llaga

Se apiadan de tu sudor y de tu sangre

Vendan tus heridas

Calman tu clamor con su agua

Y tú en silencio

Como quien sonríe detrás de la mirada

Las ves con el rabillo del ojo

Y les besas las manos con tu calma

 

 

 

Verano Presto

 

Y el galope veloz se inicia

Oh Estival

Oh grandioso soldado

Quién podría detener tu salto

Tu embestida y tu lucha

 

Allí vas de nuevo

Ay amigo

Hermano

Estival señor de comarcas

No te detengas

Sigue tu lucha

Canta tu luz y tu fuego

Alza tu bandera bermellón

Y no mires atrás

Allí vas

 

Adiós mi señor

Adiós mi confiable amigo de siempre

Tú que supiste abrazar mi corazón

Cuando ya no tenía fuego ni paz.

 

 

 

 

3.- OTOÑO

 

A Hugo y Oscar

 

Otoño Allegro

 

Y tú

Viejo de los rincones pardos

A ti sí te conozco

Como a la palma de mi pecho

Te huelo de lejos

Reconozco tu perfume

De jazmines y violetas

Cómo no distinguir tu paso

Tu andar calmo

Tu luz opaca

Exacta para mis ojos pequeños

Cómo no saberte mío

Como hermano y padre

También como hijo

 

Otoño mío

Viejo mozuelo

Joven anciano

Mírame por tus gafas

Como lo has hecho tantos años

Y yo te esperaré

En el mismo sillón de siempre

Con un café

Con una pipa llena

Del más dulce tabaco

 

Ven aquí

Siéntate a mi lado

Contémonos las penas

Las preguntas oscuras y las claras

Contémonos los silencios

Y también las agonías

Miremos el arrebol único

Que en esta tarde se pintará

 

Pero ven

Salgamos a caminar

Respiremos este aire puro

Que has traído

Con remolinos de viento y hojas

 

 

 

Otoño Adagio

 

No llores amigo mío

Déjame secarte el canto

Déjame abrazarte

Déjame entibiar tu corazón

Con mi manos de padre

 

Ven pequeñito

Otoño sediento de leche

Ven hermano nocturno

Ojos de horizonte

Ven pequeño

Y déjame besarte la frente

Y mecerte en mi regazo

Luego lo harás tú conmigo

Así como buenos hermanos

 

Ven

Juntos podremos vencer la pena

Juntos podremos ganarle a la muerte

 

 

 

Otoño Allegro

 

Ya ves amigo

La noche no es por siempre

Ves que tu luz también es clara

 

Marcha conmigo

Entona este himno de luz

Este canto solemne de victoria

Pues en ti florecen los aromos

Esos árboles nuestros

Que ya nadie comprende

Nosotros éramos

Los que los venerábamos

Como canelos perfectos

Como ancestros heroicos

Como astros de la noche más pulcra

Y sin embargo allí siguen

Y tú sabes que florecerán nuevamente

Aunque caigan sus gotas

Pues mañana volverán a alumbrar

Justo en el momento de tu escampe.

 

 

 

 

4.- INVIERNO

 

En parte a mi esposa y mi abuela materna

 

Invierno Allegro Non Molto

 

Terrible dama

Señora de la oscura noche

Llena de sables

Llena de dagas

Dime a qué vienes

Dime a qué vas

Por tantos camino y valles

 

Aquí llega tu carroza

Sublime

Blanca y sedienta de cristal

Pero ay

También bella

Mi señora

Mi robusta y maléfica reina

No te quedes tanto tiempo

Tu látigo y tu risa

No me dejan la paz ni el canto

Me quitan la dicha del sol

Me opacan las manos

 

Vete por favor

Sin más te lo digo

Vete

Aunque sé que no lo harás

Pues recién llegaste a estas provincias

Recién tu carruaje se ha detenido

En estos nuevamente gélidos parajes

 

 

 

Invierno Largo

 

Pero qué sorprendente visión

Detrás de tu antifaz

Eras otra doncella

Detrás de tu máscara blanca de cal

No eras más que niña

Niña también sedienta de besos

Sutil princesa que lloraba

Sola

Triste

 

Aquí estoy yo

No temeré tu frío abrazo

No temeré tu beso delgado

 

 

 

Invierno Allegro

 

Ay nueva amiga

Qué pasa

Porque noto tu pecho leve

Casi detenido

Dime

¿Acaso mueres?

¿No sabes que en mis brazos

Ya han muerto suficientes?

 

Detente

Mírame

Ya no veo esa luz en tus ojos

Estás en silencio

Y no hay esperanza en tu respirar

Sé que no tienes más horas

Que tan sólo te queda ésta

Y aquí estaré junto a ti

Invernal princesa

Invernal doncella

No temas tú ahora

Pues esto acabará veloz

Y no habrá nada que lamentar mañana

Duerme

Duerme hermosa

Mañana alzarás los brazos nuevos

Las piernas de tu nuevo ser danzarán

Y tu voz ya sin demora

Ya sin gravilla ni espadas

Saltará como torrente

Como dulce y tierna y eterna cascada.

 

 

 

 

5.- GLORIA

 

A todos los que sufrieron la Tierna Miseria

 

Gloria Cannon Sempre

 

No

No cabe más luz

No hay espacio ni tiempo

Para tanta belleza

Para tanta verdad

Para tanta bondad

 

Todo

Todo

Uno

Belleza verdad y bondad

En abrazo y danza

Fundidas

Aquí y ahora

Aquí y siempre

Ahora y siempre

Nada más cabe en el corazón

En este nuevo interior transformado

En este interior

Que ya no tendrá más cubierta

 

Aquí hijos e hijas

Hermanos y hermanas

Padres y madres

Todos

Juntos

Unidos en esta gracia eterna

En este esplendor perpetuo

En esta Gloria

 

Díganme

Dónde quedó la pena

El horror

La miseria

La duda

La muerte

El mal

Dónde

Ya no hay memoria

De todo ello

Aquí

Viendo cara a cara

Al que Era Es y Será

Por los siglos de los siglos

Amén

 

Aquí

Por fin

En el océano final

En la Gloria prometida

Y ahora

Por siempre presente.

 

 

 

 

 F  I  N

 

 

 

Luis Cruz Villalobos

Las Condes, Santiago de Chile, primavera del 2007.

 

 

 VOLVER AL INDICE

 

 

BELLEZA

La Belleza alegra profundamente mi alma

A ella - hija de Dios - van dedicados estos versos

 

1.-

 

Como doncella

Desnuda

Blanca

Suave

Así Belleza

Salió a recorrer

Las calles de la urbe

 

Todos la vieron

Y comentaron oscuras cosas de ella

Callejera

Impúdica

Desvergonzada

Malvada bruja

Hija del demonio

Lujuriosa

 

En fin

De mil epítetos

Cubrieron su nombre

Pero ella siguió su camino

Y la urbe turbulenta

No fue su hogar

 

 

2.-

 

Por los caminos polvorientos

Pisando guijarros

La dulce doncella

Siguió

Pero ya estaba cansada

Tantos días caminando

Sin comida

Sin agua

Sin compañía

Que decidió detenerse

Se tendió en el pasto

Y durmió largamente

Días

Semanas

No se sabe cuanto

Pero la hierba creció en torno a ella

Las enredaderas la abrazaron

Los caracoles besaron su cuerpo

Y las crisálidas durmieron

Junto a sus brazos y sus cabellera

 

Allí quedó Belleza

Durmiendo en silencio

Pero un día un niño

Cándido y risueño

Tropezó con ella

Y calló rodando al suelo

 

Se puso en pie

Y hurgueteó agachado

La hierva crecida

Y toco la blanca presencia

De Belleza que dormía

 

Buscó su rostro y le habló

Con sutileza en murmullo

Belleza se puso de pie

Y cual primaveral ropaje

Descubrió sobre su cuerpo

 

Se desprendió de su prisión vegetal

Y veloz besó al niño en la frente

Y corrió sin detenerse ni ver atrás

 

El niño asustado

Quedó mirando a la doncella

Como en un sueño hermoso

Y se tocó la frente

Sintiendo el frescor del beso que le dio

 

 

3.-

 

Belleza

Vestida de hierbas

Corría y corría

Y por el camino la vieron pasar

Unos rudos comerciantes

 

Que bella

-Pensaron con un dejo de lascivia

Y uno de ellos salió en su caza

Que pronto logró

Ramera deseada

Le llamó el engendro feroz

Que la tomó de la cintura

 

Sin ninguna sutileza

La arrastró hasta el carro

Allí la amarró con cuerdas oscuras

Y la dejó entre sacos de nueces

Viejos cofres sucios

Y cajas con frutas y hatos de leña

 

Ella en silencio lloró

Y luego se durmió nuevamente

 

 

4.-

 

De súbito

Belleza adolorida

Despertó en un cuarto terrible

Se sentía sucia

Violada

Ofendida en su centro

En su corazón meridiano

Pero de lo más hondo

Sacó fuerzas vivas

Para escapar

Y sin saber de qué cielo

Fue embestida

Por una fuerza genial

Y de certeros garrotazos

Destrozó las sienes

De los infames

 

Corrió

Vestida de dolor y humillación

Corrió

Vestida con lágrimas

Con sudor de espanto y miseria

Corrió

Y no quería detenerse

Pero su cuerpo cayó rendido

Como ancla

Y allí quedó

Al borde de un camino

En la tierra húmeda

Y las rocas frías

 

Al abrir sus ojos

Un joven sencillo curaba sus heridas

Y ella supo que no tenía que temer

Él la miro a los ojos

Y dijo su nombre con un gesto

 

Ella lo amó en su corazón

Casi sin comprender por qué

Y se dejó acariciar el cabello

En el silencio más hondo

Y santo que había conocido.

 

 

5.-

 

El joven se llamaba Amor

Y no fue necesario

Que dijese su nombre

Pues sus cuidado por Belleza

Ya lo habían confirmado

 

Amor limpió las heridas

Y las vendó con ternura

Haciendo jirones su traje

 

Belleza

Quiso conocerlo

Y caminaron largos caminos

Hasta llegar a un faro

Allí Amor

En sacro silencio

La invitó a ser por siempre su esposa

Y Belleza aceptó

Siendo el Sol el Ministro

Que ofició la solitaria boda

Y bendijo desde lo alto la unión

Por siempre.

 

 

F I N

 

 

Luis Cruz Villalobos

Las Condes, Santiago de Chile, 2006-2007

 

 

 VOLVER AL INDICE

 

 

CONCIERTO ESPERANZA

Poemas escritos al son del Concierto para Flauta en Re Mayor de Telemann 

 

A Dios y adiós

 

1.- Andante

 

Ay mi Dios

Cómo brota el corazón

de la tierra húmeda y amarga

Cómo brota y florece

después de la tormenta que asoló

y quiso dañar la paz

 

Yo

días atrás

Miraba esta dulce hora

Como quién ve a lo lejos una golondrina que se va

Y este instante tibio se iba

Como luna que no logra alcanzarse

 

Pero hoy es hoy

Y mi pecho vuelve a cantar

Vuelve a trenzar melodías diáfanas

que se saben tiernas

 

Ay mi Dios

Tan largo es tu regreso

cuando te marchas al silencio

y nos dejas con la dura espera en la sien

Sin embargo igual te amo

Pues en el fondo no te tardas

Ni menos te adelantas

Siempre llegas en el segundo exacto

y esto jamás podré negar

 

 

 

2.- Allegro

 

Ahora hay fuego en el pecho

Nuevo

Renovado

Vivo

Mejor y más hondo que el de ayer

Pues Tú no malgastas las gotas de nuestros ojos

No dejas que ninguna se pierda

Todas son riego nutritivo de nuestro bien

 

Hoy te miro más alto

Más esbelto y sublime

Pues al estar más cerca de Ti

Cómo no verte más imponentemente maravilloso

Temible

Numinosamente sorprendente

Y así

Como el reivindicador de mi causa

Como el que cuida mi espalda y mi frente

Así hoy

te beso los pies que tu has querido bajar a mi humano abismo

 

Ay Señor mío

Que bueno y cercano es tu amor

Yo me sorprendo con él

Pues lo haces desbordar como quien tiene más y más

Como quien no escatima en gastos

Por eso te amo

Porque tu amor ha llenado mi copa a rebozar

Y no me queda más que amarte

Con este mismo amor que tu derrochas sobre mí

 

 

 

3.- Adagio

 

Pero debo postrarme a tus pies

Y allí

Conciente de mi mendicidad

De tu soberanía sobre ésta mi vida

Y pedir tu plan

Tu instrucción absoluta

Pues ya no soy mío

Soy tuyo

Todo tuyo

Total y eternamente tuyo

Sin la más mínima libertad en mí

Pero libre en la verdad y la luz

En la paz y la alegría

En el amor y la honda libertad

De estar siempre y gratuitamente en tu presencia

 

Soy tu esclavo

Y por eso la felicidad es mi estandarte

Y cómo no

Si tu nombre es amor

Y si el amor es dueño de mi ser

La plenitud de vida y armonía

Posee los salones y rincones de mi alma

 

Yo te alabo

Desde mi pequeñez

Desde la más patente humillación

Que no podría ser otra ante tan gran Presencia

Y no quiero mi Dios

Que me dejes alejarme de tus pies

Allí anhelo instalar mi choza

Y nutrirme de esa fuente de vida que fluye

De tus hondas heridas que me cantan de tu amor

Allí seré tu sirviente que lava tus llagas

Con las lágrimas del más ferviente amor que responde al tuyo

 

 

 

4.- Allegro

 

 

¡Vamos mi Señor!

Vamos a conquistar nueva comarca

Llévame como tu escudero

Pequeño y sencillo

Tan sólo eso me basta

para ir a dar la vida lleno de tu gloria

 

¡Vamos!

Dime dónde vas

Y allí estaré

Ahora que has pulido toda la armadura que me diste

Ahora te sigo completo

Con el casco de la redención infinita que me has dado

Con el digno cinturón de la verdad que eres por siempre en mí

Con la coraza de tu sangre justa y santa

Con los pies bien calzados

con el siempre bueno y nuevo anuncio de tu paz

Con el digno escudo de tu certeza

Con la flameante espada de tu revelación dada a mi corazón

Y con las espaldas cubiertas por los ruegos y plegarias de tu pueblo

 

¡Vamos mi Dios

Llévame a tus provincias

Donde cantarás un bello canto de victoria por siempre!

 

 

 F I N

 

 

 

Luis Cruz Villalobos

Vitacura, Santiago de Chile

Veinticuatro de abril del dos mil siete

 

 VOLVER AL INDICE

 

 

EROS REDIMIDO

Dedicado a mi bella mujer

 

 

"Yo dormía, pero mi corazón velaba.

Es la voz de mi amado que llama:

Ábreme, hermana mía, amiga mía,

paloma mía, perfecta mía,

Porque mi cabeza está llena de rocío,

Mis cabellos de las gotas de la noche.

Me he desnudado de mi ropa;

¿cómo me he de vestir?"

 

Cantar de los Cantares V.2 2-3

 

 

 

PRELUDIO

¿Cómo redimir a Eros

Si por tantos siglos

A estado en manos

De los macabros demonios

De la lujuria y la lascivia?

¿Cómo redimirlo

Cómo rescatarlo de su noche

Cómo liberarlo de su celda?

 

- Fundiéndolo al Apartado Amor

 

 

 

 

Primera Parte

Eros Maldito

 

1.-

 

Comenzaremos

Por maldecir

Desde lo más hondo

Todo intento de alzar

A las cumbres de la dignidad

Cualquier utilización

De aquello que debía amarse

Y cualquier amor

A aquello que debía usarse

He aquí el principio

Del desastre y mutilación

De Eros

 

 

2.-

 

Cuánta belleza pudo brotar

De este don que nos dieron

Cuánto encanto

Pero no

Eros quedó encadenado

Nadie lo supo

Nadie vio al negrero furtivo

Pero allí han estado

Las cadenas casi eternas

Y el dolor inefable

De no conocer un placer veraz

Sino sólo sustituto inaudito

 

 

3.-

 

A cuántos se ha visto llorar

Lamentarse ante esa nausea

De no haber encontrado

Después de la explosión

Del sediento placer

Una gota de paz profunda

Satisfacción nítida

Para una vida que pide

En hondo silencio

Un amor más real y extendido

 

 

4.-

 

Y ese llanto

Después de la noche noche-huracán

Que no dejó ninguna flor

Ese llanto no se calla fácilmente

Se puede ocultar

Pero el dolor de sentirse objeto

No es cosa vana

 

 

5.-

 

Incluso el hombre

Bestia repleta

De savia volcánica

Incluso él

Después del goce fugaz

De un abrazo sin alma

Cae como perdido

Como buscando un rincón

Donde ocultar su pobreza

Su hastío vital

Del cual incluso

Puede ocultarse

 

 

6.-

 

Vestirse

Ante un desconocido

Ante un extraño

Que besó a otras

Sin lograr encontrarte

Es penumbra

Es desdicha

Vergüenza que se niega

Vergüenza que mancha

 

 

7.-

 

Eros maldito

Cárcel

Celda de pudor

Engañoso placer

Que no sabe a nada

Déjate liberar

Y ven al hogar

A la casa plena

Del conyugal encuentro

 

 

 

Segunda Parte

Eros Liberado

 

 

1.-

 

Cuando amamos al fin

Sin importar lo anterior

Quisiéramos encontrarnos

Con la virginidad viva

No con la manoseada

Y disgregada condición

-Común como el rencor-

De haber pasado por otros

Cómo algo que se usó

 

 

2.-

 

Eros liberado

Nuevo y a tus anchas

Con él no temes mirar atrás

Volverte al que te amó

Pues seguirá ahí

Como roble

Que el otoño no vence

Como casa

Que te aguarda en invierno

 

 

3.-

 

No un deporte

No un juego

No un choque

Entre objetos

Remplazables

Y lejanos

Sino una danza

Bella y digna

Perfectible y nueva

 

 

4.-

 

Cuando Eros

Se libera de sus negreros

Se vuelve hermoso

Ya no sólo es deseo obtuso

Sino gala y sutileza

Hermosura sencilla

Dispuesta a renovarse

Con la creatividad

De los que se aman de verdad

 

 

5.-

 

Y es posible

Mirarse a los ojos

Sin temores ni disturbios

Sin sospechas ni pudores

Antes del abrazo

Durante la danza

Y después de la aurora

Ojos frente a ojos

Profundamente cómplices

Gracias al Apartado Amor

 

 

6.-

 

Y este camino es largo

Aventura buena

Y extensa

Pues Eros Liberado

En su hogar verdadero

No se cansa de andar

De avanzar a la cima

De alcanzar horizontes

Es Eros renovado

Día tras día

Noche tras noche

Pues está bendito por el Cielo

 

 

 

"Ponme como un sello

Sobre tu corazón

Porque fuerte es

Como la muerte

Este Apartado Amor

Y las muchas aguas

No podrán apagarlo

Ni lo ahogarán los ríos"

 

Cantar de los Cantares VIII.6 6-7

 

 

F I N

 

Luis Cruz Villalobos

Vitacura, Santiago de Chile

Primavera del 2006
 
 
 
 
 
 

HAY POESIA

A todos los que saben leer dentro

 

 “El escribir poesía no es primariamente una causa de alegría para el poeta, más bien, el escribir poesía es alegría, es serenificación, porque es en el escribir, que consiste el principal retorno a casa... Escribir poesía significa existir en esa alegría, que conserva en palabras el misterio de la proximidad del Alegrísimo.

Lo sereno conserva y tiene todo en tranquilidad y en totalidad... Es lo santo. Para el poeta, lo "Altísimo" y lo “Santo" son uno y lo mismo: lo Sereno. Como origen de todo lo que es alegre es lo Alegrísimo. Aquí es donde ocurre la pura serenificación”.

 

Martin Heidegger

Existencia y Ser

 

 

 


PRELUDIO

 

Te diré que hay poesía

En tantos sitios

En tantas lugares y momentos

 

Te diré hoy

Dónde mis ojos pequeños

Alcanzan a ver

Esa poesía escondida

 

Te diré que hay poesía

Como quién descubre tesoros

Y no aguanta el canto.

 

 

 

1.-

 

Hay poesía

En este otoño único

En este amable señor

Que llega con su abrigo

Y sus aromas de antaño

 

Hay poesía en su caminar

De lágrimas secas que cantan

También en su sobresaltos

En su danza de ventolera

Donde nos llama veloz

A cobijarnos en el nido

 

Hay poesía en este otoño

Que viene año tras año

A encontrarnos

Cara a cara

Como quien trae un mensaje

El mensaje de la lluvia inevitable

El pregón de la pena

El anuncio del frío y de la escarcha

Así viene el otoño

Y su poesía es sublime

Melancólica flauta es la que toca

Flemática danza la que enseña

 

Así es y más

Pues hay poesía en este otoño.

 

 

 

2.-

 

Hay poesía

En el dolor

Ese que se clava hondo

Por la traición

Por la pena de la derrota

Por el juicio que cae como daga

Cuando no lo esperabas

Ni tu conciencia lo había anunciado

 

Hay poesía en la pena honda

En ese grito callado

Que se queja de no tener canto

Que se queja de no tener luz

Para florecer como loto

De la ciénaga oscura

Desde donde podría brillar

 

Hay poesía en el desgarro

Del que ama y no es amado

Del que odia y es odiado

Del que pide y no le dan

Del que quiere dar y no le piden

 

Hay poesía en el pecho triste

Al que le roban de vez en cuando la paz

Al que le mutilan los cantos

Al que le derrotan las ganas

 

Allí hay poesía

En esos sitios de oscura andanza

En la noche de la felicidad

 

Allí hay poesía

Allí y más allá.

 

 

 

 

3.-

 

Hay poesía

En el beso

En el gesto más pequeño de afecto

En la mano que se da sincera

En el cariño que se deja

Enlazado a los cabellos

En la palabra cálida

Que se arroja como una flor

Y que se transforma en semilla pura

 

Hay poesía

En los pasos que van a casa

En ese andar en busca del hogar tibio

Que te espera con ansias

 

Allí hay poesía

En el amor

En ese amor humano

De los que te conocen

Y no esperan mal de ti

En aquellos

Que no calumnian tu nombre

Detrás de tus ojos

En aquellos

Que saben como es tu corazón

- Imperfecto pero anhelante de Dios –

 

Allí hay poesía

Y más allá también.

 

 

 

4.-

 

Hay poesía

En los artefactos cotidianos

 

En la mesa y la silla

Pues son objetos de contacto

Y de convivencia sin par

 

Hay poesía en los estantes y libreros

Incluso cuando están vacíos

Pues allí se posan las ideas

Y los sueños de los que vendrán

 

También hay poesía en los sillones

En los divanes y mecedoras

Que reciben los cansancios de los días

 

En las lámparas

Que abren sus ojos para que la noche

No sea tan dura sobre nuestras cabezas

 

Hay poesía en los floreros

A pesar de ser sacrilegio de la viva belleza

 

Hay poesía en las puertas y las ventanas

Como símbolos de la apertura

De los seres hacia el mundo

Y como símbolo de la apertura del mundo

Hacia los seres

 

Hay poesía en las camas

En aquellas pequeñas que acogen la vida fresca

Y en aquellas más amplias

Que la hacen saltar a la luz

Por medio de la más íntima danza

 

Hay poesía en las cortinas

Que guardan silencio ante la vida

Que dejan ver u ocultan

 

Hay poesía en las alfombras

Que besan los pies de tantos

Y siguen dignas como doncellas coloridas

En sus labores amables

 

Hay poesía en la cocina

Con sus aparejos sencillos

Que facilitan el claro nutrir

 

Hay poesía en los muros y los techos

Hay poesía en la casa

Que se transforma en hogar

Cuando el amor se multiplica

Y desborda los techos y los muros

 

Hay poesía en las cosas

Sencillas y pasajeras

Que nos acompañan en amable silencio

 

Hay poesía allí

Y mucho más allá.

 

 

 

5.-

 

Hay poesía

En la música que inunda los rincones

Que vuela y no se deja atrapar

 

Hay poesía en las melodías

En los ritmos

En los distintos sones

Que besan los oídos

Y se deslizan acariciando la vida

 

Hay poesía en la música humana

Y en la que brota de toda la creación

En lo alto de la montaña

Y en el llano

En la selva y los mares

En el abismo y las cuevas

En los pechos de plumas

Y en los hocicos feroces

 

Allí hay poesía

Musical y recóndita poesía

Que inunda esta tierra

Rodeada de infinitos silencios estelares

 

Allí hay poesía

Y más allá.

 

 

F I N 

 

 

 

Luis Cruz Villalobos

Las Condes, Santiago de Chile, otoño del 2007

 

 

 VOLVER AL INDICE

 

 

GOTAS Y NUBES

A todos los que me vinculé en la ciudad de Concepción

 

 

LA FLOR DE LA MONTAÑA

 

 

He tomado una hermosa flor

de una alta montaña

rocosa y rodeada de abismos

 

He bajado al llano

y corriendo feliz

por el prado fresco

he llegado a la aldea

donde la gente

y el bullicio son uno

 

He buscado un rostro triste

Alguna mano que necesitara

la tibieza y claridad

de mi bella flor

 

La he ofrecido feliz

y al tomarla

mirándola no la han visto

y sin amarla la han guardado

Y ella

Mi flor de la montaña

a quedado olvidada

muriendo pétalo por pétalo

en algún sitio polvoriento

 

He viajado

nuevamente a la montaña

surcando abismos

 Y estando a punto

de tomar otra flor

he pensado quedarme en esa cima

riendo solo

junto a la belleza

 

Pero he bajado la montaña

con una flor en mi corazón

dispuesta a ser regalada

eternamente

 

 

 

 

LA BUENA TIERRA BIENAVENTURADA

 

 

La Buena Tierra

es pobre

No tiene semillas propias

que la llenen de vida

Sólo abono

tierno y miserable

 

La Buena Tierra

es blanda

Sensible a las herramientas

del Sembrador

Sensible a la lluvia y al sol

Al día y la noche

 

La Buena Tierra

es mansa

Está dispuesta a ser cultivada

Está dispuesta a ser removida

y llenada de surcos

 

La Buena Tierra

Tiene hambre y sed

de semillas y agua

Está abierta a los nutrientes

que necesita su existencia

 

La Buena Tierra

da sus frutos a todos

así como todo lo ha recibido

del Sembrador y del Cielo

 

La Buena Tierra

está limpia

de rocas y raíces de mala hierva

Está limpia y de cara al Sol

 

La Buena Tierra

es apacible

Es un sitio de reposo

para cualquiera que pasa

Es un lugar fresco

y lleno de alimento

para el que necesita

 

La Buena Tierra

muchas veces será maltratada

por oscuros desconocidos

Será despreciada por su luz

y se preferirá en su lugar

al camino polvoriento

Al surco pedregoso

Al sitio de cardos y espinos

 

 

La Buena Tierra

son los bienaventurados

Son los eternos hijos del Señor

 

 

 

 

GOTAS

 

 

Una gota de agua

es importante

aunque sea su esencia

el desaparecer

Aunque su sentido vital

esté en el darse

En el esparcirse en los otros

 

He aquí

una gran verdad misteriosa

Las gotas

son iguales a las palabras

Son iguales al amor

Son iguales al hombre verdadero

 

 

 

 

LA CITA NOCTURNA

 

 

Recibí una cita de mi Señor

Él dijo en ella

que esa noche estaría conmigo

Que pasaría a verme a mi choza

Yo de tanto asombro y alegría

no supe que hacer

Busqué mis mejores ropas

Limpié con mi joven esposa

el piso y los muros

Remendamos las cortinas y el mantel

Arreglé la mejor silla

para que mi Señor se sentara

Compré en el mercado

unas pocas hojas de té

y una tortilla recién hecha

Ésta sería nuestra cena

No podía ofrecerle más

pero Él sabía que aquello

era todo lo que podía darle

 

Llegó la tarde y luego la noche

mi esposa y mi hijo se acostaron

Pasaron las horas

y mi Señor no llegaba

Aquella noche mi hijo lloró

No pudiendo dormir daba gritos

Ni su madre con su seno

podía callarlo

Lloraba incansablemente

Insoportablemente lloraba

y mi corazón estaba confuso

Irritado y maldiciente

 

Mi Señor no venía

No cumplía su palabra

No acudía a nuestra cita

y mi hijo pequeño

seguía llorando sin remedio

Yo lo escuchaba

desde el otro cuarto

esperando junto a la ventana

a mi Señor en su carruaje

 

Ya cuando supe que no vendría

fui al cuarto buscando mi lecho

Allí seguía llorando mi hijo

 

Yo disgustado lo hice callar

con un áspero grito

y su llanto se hizo mayor

Mi esposa lo continuó acariciando

Soportando sus regaños terribles

Soportando con amor puro

su llanto

 

Me acosté junto a ellos

y quise alejarme en un sueño tranquilo

pero no pude hacerlo

Al otro día

otra nota debajo de mi puerta

En ella mi Señor me reprendía

por haber faltado a la cita

cuando Él estuvo aquella noche

en mi hijo y mi esposa

 

 

 

 

PADRE

 

 

Señor

Cuando tus pequeños

te dicen "Padre"

al oído en una oración

¿Te llenas de alegría?

¿Te recorre un escalofrío?

¿Te enterneces

Padre eterno

cuando te llamamos "Padre"?

¿Busca una lágrima tuya

la puerta indicada

para cantar tu gozo?

 

Padre nuestro

Llora y canta tu alegría

porque tienes pequeños

que te aman tanto

como nos logran amar de verdad

nuestros hijos

 

 

 

 

TU TEMPLO

 

 

Señor

Es hermoso tu templo

Sus alfombras son suaves

y acarician mis pies

y acarician mis manos cuando la tocan

 

Es hermoso tu templo

Señor

Es ideal para mis juegos

Es lugar perfecto para escondites

Para guardar tesoros simples

y para dormir en silencio

 

Señor

¿Por qué los mayores

me cogen de la mano

cuando corro entre las bancas

Y me dicen que calle

cuando grito de alegría

por los pasillos de tu templo?

Cuando me escondo tras el altar

me miran con disgusto

y me sacan de un tirón

 

Señor

Tu casa es bella

-yo quiero vivir aquí por siempre-

Dicen que debo ser respetuoso en ella

Pero yo no creo

que tu seas un hombre serio

que quiere niños como postes

o como piedras que siempre están quietas

 

Tu templo me llama a jugar

Incluso cuando hablan de extrañas cosas

"Bienaventurados los pobres"

"Dejad que los niños

vengan a mí"

"El último será el primero"

En fin

Palabras que aquí resuenan

Pero hay algo en ellas que me agrada

Que me dice que Tú

no odias mi juego

 

Yo prefiero tu templo

cuando está vacío

sin mayores que me cogen

Sólo contigo en silencio

 

Tu templo es hermoso

Gracias porque en él me dejas jugar

con todos los niños del mundo

 

 

 

 

EN COSA DE SEGUNDOS

 

 

De un segundo a otro

estoy perdido

cayendo nuevamente

Dejando atrás esperanza y fe

Dejando flores

Dejando frutos tiernos

que quise dar

 

De un segundo a otro

sólo quiero irme

detrás del Sol

llorando y pidiendo cielo

Sólo cielo

porque esta tierra me harta

Su miseria

-esa que también es mía-

me satura el alma

Los pulmones y el corazón

 

De un segundo a otro

quiero dormir eternamente

y despertar

justo en aquel momento

en que todos

Todos

cantemos un mismo canto

por siempre

 

 

 

 

EN EL HUECO DE TU MANO

 

 

Me escondo

en el hueco de tu mano

y me siento seguro

Porque Tú eres sereno

Tu silencio es agua fresca

que mi alma de niño

ha aprendido a beber

 

Me escondo

en tu mano

y soy el más grande

de toda la tierra

Porque reconozco

mi pequeña esencia

junto a todos tus hijos

¡Porque en el hueco

de tu mano de Padre

cabremos muchos hermanos!

 

Me refugio

en el hueco de tu mano

Porque aquí encuentro salud

Porque es mi hogar elegido

Y ya no hay temores

ni angustias en mis ojos

Te he conocido

y Tú me has nombrado

con un nuevo nombre de hijo

 

Me refugio

en tu mano

Padre silencioso y bello

Y me lleno de sonrisas

que se trasforman en gorriones

Y me lleno de tu paz

que se transforma en su canto

 

 

F I N

 

Luis Cruz Villalobos

San Pedro de la Paz, Concepción, Chile 1997.

 

VOLVER AL INDICE